TARTA DE LOS DOMINGOS


TARTA DE LOS DOMINGOS

 

 

Como hace ya algún tiempo que no elaboro una tarta y esta semana estuve de antojillo (me da la risa porque suelo estarlo a menudo, pero alguna excusa tengo que poner),  cogí mano de la lista de  mis recetas pendientes y me puse a la tarea con devoción.

He de reconocer que nunca había oído hablar de esta tarta, fue hace unos meses cuando una compañera de trabajo me puso al día con ella. Me dijo que era tan mítica como la tarta de la abuela. Es el típico postre que se hace muy rapidillo, utilizando esas texturas dulces que tanto nos gustan. Vamos, una tarta más de las que podemos encontrarnos en cualquier hogar un domingo cualquiera… 

Efectivamente, tenía muy buena pinta, la elaboré por aquel entonces y me encantó, estaba buenísima. Desde entonces tengo el run run en la cabeza de subirla al blog. Una cosa por otra, aún no me había puesto, así que esta semana me lance a por ello. Sobra decir que es un autentico vicio, elaboré tres tartas estos días y las estuve paseando por las casas de la familia de un lado a otro (atiborrándolos a ellos y atiborrándome yo). Cuando algo me gusta mucho acabo repitiendo la receta una y otra vez, no me canso.  

Observaciones: Esta receta esta subida hace ya varios meses y voy poco a poco actualizándola. En el día de hoy (20/02/2022) he cambiado la foto principal y he añadido el proceso de la receta al final del post también en imágenes, una a una, con todos los pasos a seguir.

 

INGREDIENTES

Para las capas de galleta:

  • 1 paquete de galletas tipo María.
  • Leche tibia para remojarlas.

Para la crema pastelera:

  • 750 ml de leche.
  • 200 g de azúcar.
  • 3 huevos.
  • 60 g de Maizena.
  • Corteza de limón y una rama de canela (para la forma tradicional).
  • Canela en polvo y corteza de limón (para la thermomix).

Para la nata montada:

  • 750 ml de nata para montar.
  • 80 g de azúcar glass.
  • 2 cdas de queso cremoso (tipo Philadelphia).

Para el toffe:

  • 150 ml de nata para cocinar.
  • 125 g de azúcar.
  • 75g de mantequilla.

 

 

DE FORMA TRADICIONAL

Las cantidades que están indicadas son para realizar la tarta en un molde de 24-28 cm de diámetro y dan lugar a 8-10 raciones abundantes con las que degustar un buen postre de sobremesa. Es muy sencillo de elaborar y el resultado es dulcemente exitoso.

ELABORACIÓN

  1. En primer lugar vamos a elaborar la crema pastelera. Para ello cogemos un cazo e introducimos en él la leche, la rama de canela y la corteza de limón. Llevamos todo a ebullición a fuego intermedio. Mientras calienta, en un bol batimos a parte  los huevos, el azúcar y la maizena. Una vez que la leche rompe a hervir retiramos la canela y la corteza y añadimos la mezcla del bol. Revolvemos con una varilla de continuo mientras la materia va espesando. Una vez que hierve y adquiere la textura cremosa podemos retirarla del fuego.
  2. Ahora que tenemos la crema vamos a empezar a componer la tarta. Cogemos el molde donde la vamos a hacer y cubrimos la base con galletas, no importa que queden huecos. Volcamos un poco de crema por encima para que reblandezcan y colocamos otra capa de galletas tapando los huecos para que queden salteadas. Volcamos el resto de la crema y alisamos un poco la superficie con una cuchara. Dejamos que espese algo durante media hora.
  3. Encima de la crema vamos a poner otra capa de galletas, esta vez con una es suficiente. Antes de esparcirlas las remojamos un poco en leche tibia para que ablanden.
  4. Una vez lista la capa de galletas vamos a por la de nata. Para ello introducimos en un bol la nata, el azúcar glass y las dos cucharadas de queso cremoso (el queso nos ayudará a espesar) y batimos sin parar hasta que monte  todo. Para que monte mejor recomiendo meter las varillas de la batidora media hora previamente en el congelador. Una vez que tenemos la nata montada (sabremos que está lista cuando cojamos un cucharada, le demos la vuelta y ésta no se caiga) la esparcimos encima de la galleta y con una cuchara vamos aplanando bien por todos lados hasta que quede la superficie lisa.
  5. Por último nos queda la crema de toffe para bañar la superficie.  En una sartén elaboramos un caramelo con el azúcar y las dos cucharadas de agua. Simplemente dejamos que se haga solo, a fuego intermedio, y sin revolver. Cuidado que no se nos queme, nada mas que esté liquido y de un color clarito ya está listo. Lo que si podemos hacer es menear un poco la sartén de vez en cuando. Cuando el caramelo esté liquido bajamos el fuego al mínimo y le vamos añadiendo poco a poco la nata de cocinar (previamente templada en el microondas). Una vez que esté mezclado añadimos la mantequilla a temperatura ambiente en trocitos pequeños revolviendo hasta que se funda bien. Ahora que tenemos el toffe lo introducimos en un recipiente de cristal y dejamos que enfríe lo suficiente. Cuando esté prácticamente frío ya podemos bañar la tarta por encima con el. Dejamos la tarta  unas horas en nevera y luego ya la tendremos lista para desmoldar y servir.

 

CON THERMOMIX

La tarta que hoy os traigo es muy sencilla de hacer, y si para encima disponemos de la thermomix los tiempos para hacer la crema pastelera, la nata montada y el toffe se reducen muchísimo, de manera que no hay excusa para no ponernos manos a la obra. Las cantidades indicadas  van acordes para un molde de 24-28 cm de diámetro y aproximadamente salen unas 8-10 raciones considerables.

 

ELABORACIÓN

  1. En primer lugar vamos a comenzar elaborando la crema pastelera. Para ello metemos en la thermo todos los ingredientes necesarios y la programamos 14 minutos a 90º en velocidad 3 con la mariposa colocada. Una vez que la tenemos lista retiramos la piel de limón y comenzamos a componer la tarta.
  2. Extendemos por la base del molde que vamos a utilizar galletas tipo María cubriéndola, volcamos un poco de crema en caliente por encima para que reblandezcan y extendemos otra capa de galletas tapando los agujeritos que quedan en la anterior de manera que queden las galletas salteadas. Cubrimos con el resto de crema pastelera y alisamos la superficie con una cuchara. Dejamos enfriar media hora.
  3. Cuando la crema haya espesado un poco esparcimos galletas por encima, esta vez solo una tanda, remojándolas previamente en leche tibia para que reblandezcan.
  4. Ahora que tenemos la primera capa de crema lista vamos a por la segunda, la de nata montada. Colocamos la mariposa en la thermomix una vez limpia, y agregamos los ingredientes correspondientes. La programamos a velocidad 3 1/2 sin tiempo, hasta que monte bien. Hay que tener cuidado de no pasarse y parar la maquina cada poco para que no se corte. Sabremos que esta montada cuando al coger una cucharada y darle la vuelta la nata no caiga. Una vez lista la extendemos por encima de las galletas reblandecidas y alisamos bien con una cuchara por encima presionando por todos lados para que no queden huecos.
  5. Tenemos la capa de crema y la de nata extendidas, con lo cual ahora solo nos hace falta darle un baño de toffe por encima. Para ello hacemos un caramelo con el azúcar y dos cucharadas de agua en la sartén. Lo dejamos a fuego intermedio hacerse solo, sin revolver. Podemos menear un poco la sartén de cuando en cuando. Cuidado de no quemar el caramelo, porque sino le daría mal gusto a la tarta. En el momento en que esté liquido, con un color clarito, estaría listo. Mientras se hace introducimos en la thermo, una vez limpia, la nata y la mantequilla y programamos 2 minutos a 100º en velocidad 4. Cuando el caramelo esté liquido programamos la thermo 2 minutos más a 100º en velocidad 1 y vamos añadiéndolo por el bocal poco a poco. Cuando termine introducimos el toffe en un bol de cristal y dejamos que enfríe. En el momento que ya esté  frío ya podemos bañar la tarta con el y dejarla en nevera unas horas o hasta el día siguiente , cuando desmoldaremos y serviremos al gusto.

 

PROCESO DE ELABORACION PASO A PASO

 

1.Cubrimos la superficie con galletas.

 

2. Cubrimos las galletas con la mitad de la crema pastelera y alisamos la superficie.

3. Intercalamos otra capa de galletas.

4. Cubrimos las galleta con el resto de la crema pastelera y alisamos la superficie.

5. Intercalamos la ultima tanda de galletas , esta vez previamente reblandecidas en leche tibia.

6. Elaboramos la crema de nata, la extendemos y alisamos la superficie.

7. Hacemos el caramelo en una sartén y acabamos de elaborar el toffe en ella si lo hacemos de forma tradicional o en la thermomix si la vamos a utilizar.

8. Una vez que obtenemos el toffe dejamos que enfríe completamente.

9. Cuando el toffe esté frío lo extendemos por la superficie, dejamos que la tarta repose un poco y a la nevera.

 

10. Resultado final.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece seguirme en mis otras redes sociales aquí podéis hacerlo:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

MERMELADA DE HIGOS

MERMELADA DE HIGOS

 

 

 

Esta semana vamos a dedicar el post a una fruta de temporada que está deliciosa y es muy nutritiva, el higo. Mi madre tiene en su morada un pequeño jardín con algún que otro árbol frutal, y es todo un deleite poder recoger sus frutos y aprovecharlos para hacer mermeladas, pasteles, tartas y cuantiosas recetas de repostería. Ahora en el mes de septiembre recogemos las avellanas, y acto seguido, recolectamos los higos. Es por ello que esta semana toca este tipo de receta, hay que aprovechar los ingredientes caseros siempre que se pueda.

Aquí en España, los higos suelen darse en los meses de Agosto y Septiembre, mientras que en el hemisferio sur se recogen en Febrero y Marzo. Existen muchas especies de higos, siempre ricos en fibras, sales y minerales. Por aquí suelen darse dos tipos primordialmente, podemos encontrarnos con las higueras comunes o con las Breveras o Bacoreras. Las primeras nos proporcionan una única cosecha, mientras que las Breveras producen dos, una entre Junio y Julio, donde se recogen las Brevas, y otra entre Agosto y Septiembre, donde se recolectan los higos. Las Brevas son de color oscuro, mientras que los higos comunes tienden a tener un color verdoso.

La nuestra es una higuera común, así que después de recoger varios kilos de higos tuve claro que lo mejor para gastar tanta cantidad es hacer una buena mermelada casera  con ellos. Queda espectacular y la podemos conservar durante el año entero hasta la siguiente recolecta. Otra opción para aprovecharlos es utilizarlos como relleno para pizzas o empanadas, el contraste dulce-salado les da un toque genial. Y ya si queremos hacer alguna receta a parte de la mermelada, con sabor exclusivo a higo , aquí os dejo un par de ellas que no tienen desperdicio, el flan y el dulce de fruta, rematadamente buenos.

https://midulcepecado.com/dulce-de-higo/

https://midulcepecado.com/flan-de-higos/

 

RECOLECTA CASERA

 

HIGOS PARTIDOS A LA MITAD

 

 

A la hora de elaborar mermelada los higos deben de estar madurillos. Sabremos que lo están si vemos que tienen la piel rugosa y suave al tacto, y que el cuello no esta unido firmemente a la rama, sino que cuelga como si fuese a caer por su propio peso.

Para hacer la mermelada únicamente necesitaremos los frutos, azúcar , un poco de  limón (este cítrico nos hace de conservante para que nos dure unos cuantos meses) y un pellizco de canela. Si ya tenemos los ingredientes a mano vamos a proceder con la receta…

 

INGREDIENTES

Para tres envases de mermelada:

  • 1 kg de higos limpios y troceados.
  • 200 g de azúcar moreno.
  • 200 g de azúcar blanquilla.
  • Zumo de un limón.
  • 1 cdta de canela molida (opcional).

 

DE FORMA TRADICIONAL

Antes de utilizar los envases para la mermelada los debemos de tener bien esterilizados. Es muy sencillo, primero los lavamos con jabón muy bien debajo del grifo y después los introducimos en una olla llena de agua junto con las tapas. Lo llevamos todo  a ebullición, una vez que el agua rompa a hervir lo dejamos unos minutos mas y apagamos el fuego. Retiramos los envases y las tapas y lo dejamos secar todo al aire libre. De esta manera los tendremos listos para usar.

ELABORACIÓN

  1. Cogemos los higos y los lavamos bien debajo del grifo. Cortamos los rabitos y los desechamos. Partimos los frutos a la mitad (incluimos la piel)  y los ponemos en una olla junto con los dos tipos de azúcar (si queremos podemos utilizar los 400 g de uno solo), el limón y la canela. Los dejamos que maceren unas horas.
  2. Una vez que están macerados llevamos la olla al fuego y los cocemos unos 30-40 minutos, removiendo cada poco y quitando la espumilla que queda a flote. Sabremos si la mermelada está lista si hacemos una pequeña prueba. Cogemos una cucharadita y la ponemos sobre la encimera. Esperamos un poco (enfría bastante rápido) y vemos la textura que va a coger. Si nos parece demasiado líquida cocemos la mermelada unos minutos más hasta adquirir la consistencia deseada.
  3. Una vez que hemos hervido la mermelada podemos triturarla para que no tenga grumos si así nos gusta más. Cuando tengamos la textura  por la que hemos optado introducimos la mermelada en los envases y cerramos muy bien las tapas. Podemos conservarla en un lugar fresco y seco. Si queremos que nos aguante durante meses  debemos de hacerle el vacío. Para ello introducimos la mermelada en una olla y la llenamos de agua de manera que cubra los envases al completo. Los ponemos al fuego y una vez que el agua rompa a hervir los dejamos 15 minutos mínimo para que se hagan al baño María. Retiramos los envases y dejamos que enfríen.

 

CON THERMOMIX

Lo primero que hemos de tener en cuenta antes de hacer la mermelada, es que los envases donde la vamos a introducir deben de estar esterilizados. Para ello los vamos a lavar bien, después los llevamos en una pota llena de agua a calentar (incluidas las tapas) y cuando hierba, pasados unos minutos, lo sacamos todo  y  lo dejamos secar al aire libre.

ELABORACIÓN

  1. Cogemos los higos y los lavamos bien debajo del grifo. Les quitamos los rabitos y los desechamos. Partimos los frutos a la mitad (incluyendo la piel) y los introducimos en la Thermomix. Trituramos 10 segundos en velocidad 4.
  2. Añadimos los dos tipos de azúcar (si queremos utilizamos los 400 g de un solo tipo), el zumo del limón y la canela. Quitamos el cubilete de la thermo y en su lugar colocamos el cestillo para que la mezcla evapore mejor. Programamos 50 minutos  en velocidad 1 en posición varoma. Una vez terminado el tiempo comprobamos la consistencia de la mermelada. Para ello cogemos una cucharada y la vertemos sobre la encimera. No tardará nada en enfriarse, en ese momento es cuando veremos la textura que le va a quedar. Si la queremos mas consistente la pondremos unos minutos más a cocer en la thermo y si nos gusta sin grumos trituramos 20 segundos en velocidad progresiva 7-10. He elaborado la receta muchas veces y para mi gusto los 50 minutos me conceden la textura que mas me gusta.
  3. Una vez que tenemos la mermelada al gusto llenamos los envases hasta dejar un centímetro libre por arriba y cerramos muy bien con las tapas. Si los queremos conservar durante tiempo les tendremos que hacer el vacío. Para ello llevamos los envases de nuevo a una pota, la llenamos de agua hasta cubrirlos al completo y la ponemos a hervir. Una vez que el agua hierva la dejamos 15 minutos mínimo  más para que se hagan al baño María.
  4. Ahora que hemos hecho el vacío dejamos enfriar la mermelada. A la hora de conservarla optaremos por un lugar seco y fresco. Si le hemos hecho el vacio al baño Maria nos dura tranquilamente un año entero.

Si os apetece podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

MARAÑUELAS DE CANDAS

MARAÑUELAS DE CANDAS

 

 

Hace ya tiempo tiempo que tenía ganas de volver a hacer las Marañuelas, unos dulces muy típicos de mi provincia, Asturias, más concretamente de los concejos de Candás y Luanco. Para matar el mono, esta semana me puse manos a la obra y elaboré varias bandejas para repartir entre la familia (suelen ser mis conejillos de indias).

Las Marañuelas son una especie de galletas compuestas por azúcar , huevo, harina y manteca. A partir de esos ingredientes  cada uno va variando la receta a su gusto, agregando diversos aromas y dándole su toque personal. Es un dulce muy recurrente en las zonas que he mencionado antes  de cara a la época  de pascua, forma parte de las tradiciones entre padrinos y ahijados. Las podemos encontrar con diversas formas, siendo la más habitual la de espiral, pero independientemente, nosotros podemos darle la que mas nos apetezca.

Los dos concejos están ligados a las Marañuelas, pero no utilizan la misma receta, hay una diferencia entre unas y otras. En las de Candás se utilizan los huevos enteros mientras que las de Luanco se hacen solo con las yemas. Partiendo de esa base, hoy os traigo una receta muy sencilla derivada de la composición que podemos encontrar en Candás.

Como comprobareis, el proceso es muy sencillo y los ingredientes muy básicos. Recalco esto porque no es un dulce de los más baratos, mientras que si lo elaboramos de forma casera, por un coste mínimo podemos obtener mucha cantidad de  Marañuelas. Os animo a que si tenéis oportunidad hagáis turismo por estas localidades y si os gustan las galletas, aquí tenéis la manera más sencilla de obtenerlas en casa en el momento que gustéis.

 

INGREDIENTES

Para 30 unidades:

  • 1 kg de harina de trigo.
  • 300 g de mantequilla en pomada.
  • 500 g de azúcar.
  • 4 huevos.
  • 1 vaso pequeño de anis (tipo taza de café solo).
  • 1 sobre de levadura quimica en polvo.
  • Ralladura de limón o naranja.
  • 1 cdta de aroma de vainilla (opcional).
  • Sal.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Para elaborar las Marañuelas solo tenemos que hacer dos sencillos pasos, amasar un poco la materia y darle la forma que mas nos guste. El resto es cosa del horno. Vais a comprobar que la masa se hace muy rápido y lo bueno es que no necesita reposo, una vez lista podemos proceder con ella. Las cantidades que arriba están marcadas dan para 30 piezas de tamaño considerable, si las queréis hacer más recatadas os recomiendo utilizar la mitad de ingredientes.

ELABORACIÓN

  1. Hacemos un volcán con la harina sobre la mesa. Introducimos en su interior el resto de ingredientes y vamos mezclando y amasando poco a poco con las manos hasta conseguir una masa homogénea que esté blanda pero que no se pegue a la mesa.
  2. Ahora que ya tenemos la masa lista no es necesario dejar que repose. Podemos comenzar a darle forma a las Marañuelas. Forramos una bandeja con papel de horno y vamos a ir colocando las piezas separadas unas de otras, así evitaremos  que  se peguen, ya que van a crecer un poco durante el horneado. Para darle la forma a cada Marañuela cogemos un trocito de masa y lo estiramos como si fuera un churro con el grosor de una pila pequeña. Cogemos un extremo y lo vamos a ir enroscando como si fuese un caracol sobre la mesa, es decir, en forma de espiral.
  3. Una vez que tenemos las galletas repartidas en la bandeja las horneamos a 180º unos 20 minutos o hasta que doren un poco por fuera.
  4. Fuera del horno las espolvoreamos si nos apetece con un poco de azúcar glass.  Cuando enfríen las tendremos listas para degustar. Si queremos conservarlas varios días las guardaremos en recipientes cerrados herméticamente, o mismamente en las típicas latas de galletas que solemos tener por casa. 

 

CON THERMOMIX

A la hora de hacer la receta con la thermomix recomiendo hacerla en dos veces si queremos utilizar el kilo de harina puesto que es bastante masa. A mí me salieron 30 unidades de tamaño considerable pero podéis hacerlas más pequeñas y por tanto en mas cantidad.

ELABORACIÓN

(Con la mitad de cantidades de los ingredientes). Nos saldrían unas 15 piezas. Si queremos utilizar el kilo de harina lo hacemos en dos veces con todas las cantidades, ya que sino es demasiada masa para la thermomix.

  1. Introducimos la mantequilla en pomada fría y el azúcar y mezclamos 10 segundos a velocidad 3 1/2.
  2. Integramos los huevos, el anís, la ralladura de limón o de naranja y el aroma si optamos por él. Mezclamos 10 segundos a velocidad 3 1/2.
  3. Vamos añadiendo poco a poco la sal, la levadura y la harina por el bocal sin tiempo y a velocidad 3 1/2 hasta que quede todo bien integrado.
  4. Amasamos 2 minutos a velocidad espiga. Sacamos la masa sobre la mesa y si esta muy pegajosa añadimos un poco mas de harina manualmente. Debe quedar una masa elástica y  blandita, pero que no se pegue a la mesa.
  5. Una vez que tenemos lista la masa no hace falta que repose. Podemos comenzar a darle forma a las galletas. Cogemos porciones pequeñas y las estiramos en forma de churro al grosor de una pila pequeña. Agarramos un extremo y vamos enroscando el churro como si fuese un caracol sobre la mesa. Colocamos las piezas sobre papel de horno en la bandeja de forma separada, ya que durante el horneado tienden a crecer un poco.
  6. Horneamos las marañuelas a 180º unos 20 minutos o hasta que doren un poco por fuera. Una vez horneadas podemos espolvorear un poco de azúcar glass por encima. Si queremos que nos aguanten varios días podemos guardarlas en recipientes cerrados de forma hermética o bien en las típicas latas de galletas de toda la vida. 

Si os ha gustado la receta y os apetece podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

BIZCOCHO DE MANZANA

BIZCOCHO DE MANZANA

 

 

Existen múltiples recetas de bizcochos, manjares fundamentales de muchos desayunos y gran cantidad de meriendas que todos solemos probar en alguna que otra ocasión, ya sea comprado o casero. Esta última opción se da en gran medida ya que es un género que se hace bastante rápido y siempre viene bien para ofrecer a cualquier visita inesperada. A la hora de elaborar un bizcocho casero tenemos la gran suerte de que normalmente tenemos siempre los ingredientes a mano porque son muy básicos, no suele ser necesario hacer un viaje al supermercado si se nos antoja en un momento puntual.

La masa de bizcocho más corriente está constituida por huevos, azúcar y harina. Partiendo de esa base siempre podemos hacer infinidad de variantes añadiendo unos u otros ingredientes al gusto, siempre aprovechando aquellos que tenemos a nuestro alcance por casa. A un bizcocho se le puede agregar cualquier tipo de fruta o macedonia, yogures, dátiles, frutos secos, miel, canela , café, licores, todo aquello que se nos ocurra que le puede dar un toque diferente o nutritivo.

La semana pasada, aprovechando que teníamos gran cantidad de manzanas por casa y miel propia  (mi chico se está iniciando en el arte de la apicultura) me dispuse a hacer un bizcocho con dichos elementos como aditivos, a sabiendas de que le iban a dar un sabor dulzón para chuparse los dedos. Si os apetece probar a hacerlo vosotros, no perdáis detalle de la receta a continuación.

 

 

INGREDIENTES

  • 6 huevos.
  • 450 g de azúcar.
  • 300 g de harina de trigo.
  • 2 yogures griegos.
  • 150 ml de aceite de girasol.
  • 2 cdas de miel.
  • Ralladura de limón.
  • 2 sobres de levadura en polvo.
  • 4 manzanas.
  • Sal.

 

DE FORMA TRADICIONAL

A la hora de elaborar este bizcocho he utilizado yogures griegos pero podemos usar cualquier otro tipo y manzanas he agregado cuatro en gajos pero cada uno puede añadir las que guste. La miel es opcional, a mi me gusta darle un toque diferente con ella, pero sino tenéis tampoco pasa nada, no es un elemento indispensable. Y por último, ya puestos a puntualizar, ralladuras para  el bizcocho siempre podemos utilizar de limón o de naranja , la que mas rabia nos de.

ELABORACION

  1. Programamos el horno a 180º con calor por arriba y por abajo. Engrasamos el molde que vamos a utilizar con aceite o mantequilla y harina y procedemos al batido.
  2. Cogemos un bol grande e introducimos en él los huevos y el azúcar. Con la ayuda de una batidora batimos bien hasta blanquear un poco la mezcla.
  3. Añadimos el aceite, la ralladura de limón, las cucharadas de miel y los yogures. Batimos de nuevo hasta que quede bien unificado.
  4. Añadimos la harina, la sal y la levadura y batimos por última vez. Pelamos todas las manzanas que vamos a utilizar y las cortamos en gajos libres de pepitas.
  5. Introducimos en el molde un poco de masa y añadimos unos gajos de manzana de forma dispersa. Añadimos otro poco de masa y volvemos a repetir la operación. Agregamos la masa que queda y cubrimos por arriba con el resto de gajos pendientes.
  6. Una vez cubierto el molde vamos a introducirlo en el horno y estar pendientes a partir de los 40 minutos del progreso. Sabremos cuando está listo cuando pinchemos con un cuchillo el bizcocho y este nos salga totalmente limpio. Para que la parte de arriba no dore demasiado podemos taparla con papel de aluminio a media cocción.

 

CON THERMOMIX

Con la thermomix el proceso para hacer el bizcocho es muy sencillo, con una rápida programación  tenemos la masa batida lista para hornear.

ELABORACIÓN

  1. Programamos el horno a 180º con calor por arriba y por abajo. Engrasamos el molde que vamos a utilizar con aceite o mantequilla y harina.
  2. Introducimos en el vaso el azúcar y los huevos. Programamos 6 minutos a 37º, en velocidad 5.
  3. Añadimos el aceite, los yogures, la ralladura de limón y las dos cucharadas de miel y mezclamos 20 segundos a velocidad 3.
  4. Incorporamos la harina, la levadura y la sal y marcamos 30 segundos en velocidad 4.
  5. Pelamos las manzanas y las cortamos en gajos (libres de pepitas). Una vez que tenemos la masa vertemos una poca sobre el molde y esparcimos unos pocos gajos, volvemos a incorporar otro poco de masa y esparcimos mas gajos, añadimos lo que resta de la masa y de nuevo repartimos los gajos que nos quedan por encima de forma dispersa.
  6. Introducimos el bizcocho en el horno y a partir de los 40 minutos estamos pendientes de la evolución. Sabremos cuando está listo en el momento que al pinchar con un cuchillo este nos salga limpio. Para evitar que dore mucha la capa superior podemos taparlo a media cocción con papel de aluminio, teniendo siempre en cuenta que nunca debemos abrir el horno en la primera media hora, ya que se nos podría bajar.

Podéis seguirme si os apetece en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

TARTA MERENGADA DE CREMA DE LIMÓN

TARTA MERENGADA DE CREMA DE LIMÓN

 

 

Hace unas semanas, como tantas otras veces vengo haciendo desde hace años, me junte con mi amiga Delfina (ambas nos conocimos estudiando el modulo de pastelería hace ya mas de una década) para saborear la cocina rica y sofisticada (nos encanta llambiar manjares y buenos postres).

Esta vez, en vez de ir de establecimiento, ella y su pareja (los dos son  compañeros de cocina en un restaurante de nuestra localidad) nos prepararon en su casa un menú de escándalo: unos buenos entrantes , un lechazo con patatinas muy tierno y un postre fino y elegante como es la tarta merengada de crema de limón.  Tal fue mi sorpresa y agrado hacia el dulce de sobremesa que decidí versionarlo y subirlo a la red, pues riquísimo sería poco adjetivo para describirlo, me encantó.

Tengo que apuntalar que este es un postre dirigido sobre todo a los amantes de los elementos ácidos, como es en este caso el limón, pero hay que tener cuidado de no pasarnos con el susodicho, ambas cruzamos la linea y es de sabios rectificar, así que para mejorar la receta ajusté la cantidad  necesaria para darle el sabor a limón , pero sin excesos.

Como podréis comprobar, es una tarta ligerita, que vamos a ir creando sobre una base de pasta quebrada dulce, rellenándola de crema de limón y cubriéndola con merengue italiano, montado con un almíbar a punto de bola que le da una textura y sabor inigualable. ¿Estáis preparados? Pues allá vamos…

 

INGREDIENTES

Para la base de pasta quebrada dulce:

  • 200 g de harina de trigo normal.
  • 120 g de mantequilla fría.
  • 1 huevo.
  • 40 ml de nata de cocinar.
  • 50 g de azúcar.
  • Sal.

Para la crema de limón:

  • 6 huevos.
  • Zumo  de 2 o 3 limones.
  • 150 ml de agua.
  • 300 g de azúcar.
  • 60 g de mantequilla.
  • 30 g de maizena.

Para el merengue italiano:

  • 5 claras de huevo.
  • 160 ml de agua.
  • 300 g de azúcar.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Esta tarta es un postre que a priori igual parece un poco complicado de hacer puesto que está compuesta de  tres fases y la tercera, la  del merengue italiano, a simple vista,  puede resultar aparatosa de hacer o un tostón como diría la juventud de hoy en día. Pero nada mas lejos de la realidad, si seguís al pie de la letra las instrucciones os saldrá a la primera, está garantizado. Solo hace falta unos cuantos ingredientes básicos, prestar atención y ponerse manos a la obra.

ELABORACIÓN

Base de pasta quebrada dulce:

  1.  En primer lugar vamos a comenzar haciendo un volcán con la harina sobre la encimera. Añadimos en su interior los huevos y el azúcar  y vamos mezclando con las manos. Una vez que esté medio ligado añadimos el resto de ingredientes y seguimos mezclando bien hasta que nos quede una masa uniforme. Se trata de mezclar, no de amasar. Es importante recalcar que la mantequilla cuanto mas fría este en este paso mucho mejor.
  2. Hacemos una bola con la masa, la envolvemos en papel film y la llevamos una media hora a la nevera.
  3. Pasada la media hora enharinamos un poco la mesa y estiramos la masa con un rodillo en forma redonda como si fuese para una pizza. Debemos calcular bien que nos cubra todo el molde con los bordes incluidos hasta arriba (tenemos moldes para estas bases quebradas en cualquiera de nuestros centros comerciales, son los que se utilizan para hacer las quiches). Una vez cubierto el molde pasamos por los bordes el rodillo para quitar los sobrantes y con un tenedor pinchamos toda la masa para que respire dentro del horno y no se infle.
  4. Programamos el horno a 180º y una vez que tome la temperatura introducimos el molde aproximadamente unos 20 minutos o hasta que veamos que está un poco dorada la masa.

Crema de limón:

  1. Mientras la base de pasta quebrada dulce está en el horno podemos ir haciendo el relleno de crema de limón. Para ello introducimos en una cacerola o pota los huevos , el azúcar y la maizena y con la batidora mezclamos bien. Añadimos posteriormente el zumo de limón, el agua y la mantequilla y volvemos a mezclar.
  2. Llevamos la mezcla a ebullición a fuego intermedio sin dejar de remover y una vez que comience a hervir esperamos unos segundos  y vertemos la mezcla sobre la base quebrada (una vez horneada), cubriéndola hasta el borde.
  3. Esperamos a que enfríe un poco y la metemos en la nevera mientras preparamos el merengue italiano.

Merengue italiano:

  1. Cogemos una pota pequeña e introducimos el agua junto con el azúcar. Dejamos que hierva a fuego intermedio hasta obtener un almíbar sin revolverlo. Tenemos que retirarlo del fuego cuando esté a punto de bola. ¿Y cuando es este momento? Si tenemos un termómetro de cocina, estará listo cuando alcance los 120 º y sino hacemos la prueba de la cuchara. Cogemos una gotita de almíbar y la posamos sobre la mesa. Si se cristaliza en forma de bola ya ha alcanzado el punto ideal, sino esperamos un poco más hasta conseguirlo.
  2. Mientras el almíbar se está haciendo, introducimos las claras de huevo en un recipiente bien seco (no puede haber una gota de agua ya que esto evita que se monte y las claras deben de estar a temperatura ambiente). Con la batidora a máxima potencia vamos montando las claras. Para elaborar este almíbar hay que tener persistencia, puesto que hay que insistir con el batido. Montamos sin parar hasta que el almíbar  esté a punto de bola, en ese momento  vamos a ir vertiéndolo sobre las claras montadas sin dejar de batirlas, y de forma muy lenta , dejando caer un hilillo de almíbar poco a poco hasta terminarlo.
  3. Cuando obtengamos una buena textura, es decir cuando le damos vuelta a una cucharada de merengue y este no se cae, vamos a ir introduciéndolo en una manga pastelera con una boquilla gorda y rizada. Sacamos la tarta de la nevera y sobre la crema de limón elaboramos dibujos con el merengue a nuestro gusto. Yo dejo caer unos chorretones y los termino en punta sin aplastarlos. Podemos requemar la parte de arriba del merengue para darle un buen toque. Para ello utilizamos un soplete o bien lo metemos un poco en la parte de arriba del horno con el grill puesto hasta que se dore un poco (no podemos despegar el ojo del horno puesto que a la mínima se puede quemar, se dora en cuestión de dos o tres minutos). Una vez requemado el merengue mantenemos la tarta en nevera hasta la hora de servirla.

 

PARA LA THERMOMIX

En este tipos de tartas , la thermomix una vez más, se agradece a raudales, puesto que nos acorta los tiempos de elaboración y nos evita el estar pendientes en todo momento de los fogones. Para hacer el merengue es todo una maravilla, puesto hay que insistir con el batido, y programando el tiempo nos podemos despreocupar , porque va a montar a la perfección. No me canso de decir, que a día de hoy ni móviles, ni tablets, ni videoconsolas etc. Para mí mi mayor diversión es este invento culinario. Merece la pena el desembolso.

ELABORACIÓN

Para la base de pasta quebrada dulce:

  1. Introducimos dentro de la thermomix todos los ingredientes y programamos 17 segundos a velocidad 4. Procuraremos que la mantequilla esté fría de nevera. Sacamos la masa de la thermo y la juntamos haciendo una bola sobre la mesa. La envolvemos en papel film y la llevamos media hora a la nevera.
  2. Pasada esta media hora sacamos la masa y la estiramos sobre la mesa enharinada con un rodillo en forma redonda como si fuera para una pizza. Procuraremos calcular bien para que  cubra todo el molde  hasta el borde. (Podemos utilizar moldes para quiches con base desmoldable que los suele haber en cualquier centro comercial).
  3. Cubrimos el molde con la masa, pasamos el rodillo por los bordes para eliminar los sobrantes y pinchamos toda la superficie y laterales con un tenedor para que respire dentro del horno y no se infle.  Horneamos a 180º durante 20 minutos o hasta que la veamos un poco dorada.

Para la crema de limón:

  1. Una vez que tenemos la base quebrada lista procedemos a hacer el relleno de limón. Introducimos todos los ingredientes dentro de la thermo y programamos 6 minutos a 90º en velocidad 4.
  2. Volcamos la crema sobre la base de pasta quebrada hasta cubrirla toda y llegar a los bordes. Dejamos que enfrié un poco y la introducimos en la nevera hasta que cuaje (con media hora es suficiente). Después procedemos a hacer el merengue italiano.

Para el merengue italiano:

  1. Colocamos la mariposa en la thermo e introducimos las claras de huevo. Programamos 18 minutos a velocidad 3,5. Las claras deben de estar a temperatura ambiente y la thermo muy seca, sin una gota de agua.
  2. En una pota pequeña, a fuego intermedio, hacemos un almíbar con el agua y el azúcar sin removerlo. Lo vamos a utilizar a punto de bola. Para saber cual es el momento exacto de retirarlo podemos usar un termómetro de cocina y cuando llegue a los 120º estará listo, o bien podemos utilizar el truco de la cuchara. Cogemos una gotita de almíbar con una cucharilla y la volcamos sobre la encimera. Si cristaliza y se hace una bola esta en el punto adecuado, sino esperamos un poco mas.
  3. Cuando tengamos listo el almíbar abrimos el bocal de la thermo (que aún debe de seguir montando las claras) y vamos añadiéndolo en forma de hilo suave  muy poco a poco hasta terminarlo. En el momento que esté bien montado y el merengue no se menee al coger una cucharada ya podemos utilizarlo.
  4. Introducimos el merengue en una manga pastelera con una boquilla gorda y rizada. Vamos haciendo el dibujo que mas nos guste sobre la crema de limón. En mi caso  hago pequeños rimeros  y los dejo en punta sin aplastarlos. Para darle el toque final podemos requemarlo un poco por encima. Para ello o bien utilizamos un soplete o introducimos la tarta en el horno lo más arriba posible y con el grill puesto apenas unos dos o tres minutos. Hay que vigilar bien porque en cuestión de segundos puede quemarse. Cuando dore un poquito la retiramos y la introducimos en la nevera hasta la hora de servir.

Podéis seguirme si os apetece en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

MERMELADA DE KIWI Y MANZANA

MERMELADA DE KIWI Y MANZANA

 

Uno de los desayunos más típicos aquí en España suele estar compuesto por  un café con leche, un zumito de naranja y unas tostadas de pan normal o de molde, donde solemos untar mantequilla o queso (en mi caso soy adicta al Philadelphia) y un poco de mermelada. A muchos de vosotros ¿os suena verdad? ¡Que rico está! Siempre es una buena manera de comenzar la jornada diaria con las pilas cargadas de energía.

Como habréis observado, la entrada de hoy va dirigida en su totalidad a uno de estos componentes de nuestra ingesta mañanera, la mermelada. ¿Y que es la mermelada exactamente?  Pues bien, podríamos definirla como una conserva de fruta cocida en azúcar. ¿Y es complicado hacerla de forma casera? Os contesto que para nada, teniendo en consideración algunos aspectos básicos podréis ver que no tiene ciencia ninguna elaborarla, solo necesitamos la fruta que mas nos guste, azúcar y un chorrito de zumo de limón.

¿Qué criterios debemos de tener en cuenta para obtener una buena mermelada? Los siguientes:

  • La fruta debe de estar  en su estado óptimo, ni virgen, ni muy madura, un termino medio, y por supuesto, siempre en buen estado.
  • Hay muchos tipos de fruta, y uno de los componentes de la misma que nos ayuda a obtener la textura de la mermelada es la PECTINA, una fibra natural que al reaccionar con el azúcar y con un ácido, le dan esa consistencia gelatinosa. Hay frutas que tienen mucha pectina y otras que tienen poca (por ejemplo el albaricoque, la fresa y los melocotones),por lo tanto para hacer mermelada de estas últimas conviene añadir un poco de pectina externa.
  • La cantidad de azúcar es muy importante, ya que si añadimos poca la mermelada  nos podría quedar muy liquida y con mal aspecto. Podemos reducirlo algo como yo he hecho para que no quede tan dulzona pero aún así no demasiado.
  • Es conveniente utilizar un elemento ácido como es el limón, ya que nos ayuda a conservarla y darle la textura adecuada.
  • Podría señalar que la cocción manual también es muy importante. Debemos de encontrar el punto adecuado para pararla. Si disponemos de un termómetro de cocina ese punto se hallará en el momento en que durante el proceso nos marque 100º. Otra forma es coger una pizca de la mermelada y darle la vuelta a la cucharilla. Si gotea de forma liquida aun le queda tiempo de cocción. A ojo le iremos cogiendo el truco.
  • Recomiendo esterilizar siempre los envases donde vamos a introducirla para su mejor conservación. Una mermelada bien hecha nos puede durar meses, prácticamente un año.

Después de tener en cuenta estos consejillos vamos ahora con la práctica. En este caso he elaborado una mermelada de dos frutas mezcladas, el kiwi y la manzana. Resulta muy sabrosa y ligera, toda una tentación para nuestros desayunos o meriendas.

 

INGREDIENTES

  • 520 g de kiwi.
  • 350 g de manzana.
  • 450 g de azúcar (moreno o normal).
  • 1 cda de zumo de limón.

 

DE FORMA TRADICIONAL

La mermelada es muy sencilla de elaborar, lo único que necesitamos es un cazo y estar muy atentos para que no se nos pegue el azúcar en la cocción que suele ser un error muy habitual. Si tenemos fruta de temporada, que a veces nos suelen regalar familiares o conocidos en cantidades, es una forma de aprovecharla y darle salida antes de que se nos estropee.

ELABORACIÓN

  1. Lo primero de todo que vamos a hacer es pelar toda la fruta, tanto las manzanas como los kiwis, sacarle las pepitas y trocearla en pequeño. La cantidad que he marcado arriba es la que debemos obtener una vez reducida.
  2. Cogemos un cazo e introducimos dentro toda la fruta junto con el azúcar y el zumo de limón. Dejamos que macere un par de horas.
  3. Una vez macerado, vamos a darle un golpe de batidora para reducir toda la mezcla. Llevamos el cazo a fuego intermedio, y vamos revolviendo de tanto en tanto para evitar que se nos pegue el azúcar durante la cocción. Nos puede llevar aproximadamente una media hora, pero podemos encontrar el punto de cocción óptimo sumergiendo un termómetro de cocina, cuando éste nos marque 100º o bien cogiendo una cantidad de mermelada ínfima con una cucharilla y dándole la vuelta. Si vemos que gotea le falta cocción, sino a ojo lo iremos comprobando.
  4. Ahora que ya está lista la mermelada podemos proceder a envasarla. Si vemos que está poco reducida podemos darle otro golpe de batidora, eso va al gusto de cada uno. Antes de envasar recomiendo esterilizar los botes y una vez que los hemos rellenado cocerlos al baño maría cubiertos de agua durante unos quince minutos mínimo para hacer el vacío.

 

CON THERMOMIX

A la hora de hacer la mermelada con la thermomix tenemos una gran ventaja, que no tenemos que estar pendientes de revolver para que se nos pegue el azúcar. Introducimos los ingredientes y nos despreocupamos. Podemos utilizar cualquier tipo de fruta, yo en este caso opté por kiwis y manzanas porque tenemos cantidades que nos han regalado de temporada y así les damos provecho antes de que se estropeen. Si ya tenemos esterilizados los envases vamos a proceder con su obtención.

ELABORACIÓN

  1. Pelamos toda la fruta, los kiwis y las manzanas, les quitamos las pepitas y la troceamos entera. La cantidad de la receta que he marcado arriba corresponde una vez que tenemos reducida la fruta. Vamos introduciéndola en la thermomix y cuando obtengamos esa cantidad añadimos el azúcar y el zumo de limón y trituramos unos 15 segundos a velocidad 4.
  2. Colocamos el cestillo en el lugar del cubilete para que la mezcla evapore mejor y programamos posteriormente unos 50 minutos a 100º en velocidad 3. Una vez transcurrido el tiempo observamos como está la textura, cogemos una cucharada y la ponemos sobre la encimera. Enfría enseguida y es en ese momento donde veremos su consistencia final, si deseamos que esté más espesa ponemos unos minutos más  la thermo  y si no nos gustan los grumos le damos unos golpes de turbo para triturarla.
  3. Ahora que tenemos la mermelada lista podemos envasarla. Debemos esterilizar los envases de antemano siempre y una vez rellenos y bien cerrados cocerlos unos quince minutos mínimo cubiertos de agua al baño maría para hacer el vacío. De esta forma tan sencilla obtenemos una buena mermelada casera.

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

ROSCÓN DE REYES

ROSCÓN DE REYES 

 

 

 

El roscón de reyes, como todos sabéis, es un dulce muy típico de la navidad que se sirve el  6 de enero, tanto en el desayuno como en la merienda para festejar el día de los reyes magos (Melchor, Gaspar y Baltasar), que tras el nacimiento de Jesús de Nazaret vinieron desde oriente para entregarle oro, incienso y mirra como obsequios de gran riqueza simbólica.

Este roscón tan apreciado consta de una masa dulce redonda en forma de donut grande, adornada con azúcar escarchado y fruta confitada principalmente. Puede ir relleno o no, si es así, se suele utilizar para ello  una crema pastelera, trufa, nata montada  o alguna variante mas.

Cabe destacar que  uno de los ingredientes que lo diferencian de otras masas es el agua de azahar , que se obtiene a través de la destilación de los pétalos de la flor de azahar de naranjo amargo aportándole un sabor muy característico. Otro de los aspectos a señalar en este dulce es la tradición de añadir en su interior varias figuritas como obsequio y una haba seca (se dice que el que la encuentre debe pagar ese roscón o el del año siguiente).  Hoy en día podemos ver regalos en miniatura de toda índole e incluso hay quien añade algo de dinero camuflado para darle un toque innovador y diferente (de ello se hacen eco grandes pastelerías entregando una cantidad considerable en un único roscón de todos los que disponen a la venta). Una buena técnica de marketing en mi opinión.

Lo que si está claro, es que es uno de los dulces más representativos de estas fechas que no falta en las mayoría de los hogares el día 6.  Por ello, hoy os traigo una versión del roscón para que todos podáis hacerlo en vuestras casas de forma muy sencilla y natural. Siempre que respetéis unos buenos tiempos de levado, vais a obtener esta delicia de reyes para sorprender a toda la familia.

 

INGREDIENTES

Para la masa madre

  • 40 ml de leche entera.
  • 5 g de levadura fresca.
  • 70 g de harina de fuerza.

Para la masa normal

  • 40 ml de leche entera.
  • 50 g de mantequilla.
  • 15 g de levadura fresca.
  • 250 g de harina de fuerza.
  • 1 huevo.
  • 70 g de azúcar glasé.
  • 40 g de miel.
  • Ralladura de limón.
  • Ralladura de naranja.
  • 15 ml de agua de azahar.
  • 1 pizca de sal.

Para la crema pastelera

  • 3 huevos.
  • 60 g de maizena.
  • 180 g de azúcar.
  • 750 ml de leche entera.
  • Piel de un limón.
  • Canela en rama.

Para el almíbar

  • 100 ml de agua.
  • 100 g de azúcar.

Ornamentación

  • Huevo para pintar.
  • Fruta escarchada.
  • Azúcar humedecido.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Las cantidades arriba indicadas dan lugar a un roscón de reyes de un tamaño bien proporcionado para 8 comensales. Os aconsejo que el día antes de hornear  dejéis hecha la crema pastelera, el almíbar y el roscón ya con su forma dada  para que leve durante toda la noche, ya que es muy importante respetar los tiempos de reposo para que aumente su tamaño.

ELABORACIÓN

Crema pastelera

  1. Lo primero de todo que vamos a hacer es la crema pastelera, ya que esta debe permanecer en la nevera unas horas antes de ser utilizada. Para ello cogemos una cazuela e introducimos en ella la leche junto con  la piel de un limón y  una rama de canela. Lo llevamos a ebullición a fuego intermedio.
  2. Mientras va calentando, en un bol a parte, batimos el azúcar, los huevos y la maizena.
  3. Una vez que la leche rompe a hervir retiramos la piel del limón y la rama de canela y añadimos dentro la mezcla del bol.  Removemos constantemente hasta que de nuevo hierva  y veamos que va adquiriendo textura cremosa.
  4. Volcamos la mezcla en un recipiente  y tapamos a ras con papel film. Cuando enfríe un poco la llevamos a la nevera unas horas para que vaya espesando.

Almíbar.

  1. Ahora vamos a elaborar el almíbar para calar el roscón una vez horneado, lo haremos en este instante porque también se debe utilizar en frío. Cogemos un cazo e introducimos dentro el agua y  el azúcar. Lo llevamos a ebullición y una vez que rompa a hervir lo retiramos del fuego. Cuando enfríe un poco lo guardamos en el frigorífico.

Masa madre.

  1. Tenemos ya elaborada la crema pastelera y el almíbar. Es en este momento cuando comenzamos a hacer la masa. Primero elaboraremos la masa madre, y una vez que la tengamos , con ella formaremos la masa final. Obtener la masa madre es muy sencillo. Templamos la leche en un bol y disolvemos posteriormente la levadura fresca dentro. Añadimos la harina y amasamos con las manos  un poco. Hacemos una bola pequeña con la masa y la introducimos en un reciente con agua templada unos diez minutos. Veremos que pasado este tiempo la masa madre está flotando en el agua, entonces ya podemos pasar a realizar la masa final. 

Masa final del roscón.

  1. Ya hemos elaborado la masa madre, ahora vamos a utilizarla para crear la masa del roscón. Calentamos la leche junto con la mantequilla hasta templarla y disolvemos dentro la levadura. Hacemos un volcán con la harina y agregamos en su interior la mezcla anterior, la masa madre y el resto de ingredientes de la masa final. Mezclamos todo poco a poco a mano hasta formar una bola con la masa. La masa aparentemente esta algo pegajosa, debemos evitar el exceso de harina extra en lo posible. Una vez que tenemos la bola formada la vamos a dejar reposar dos o tres horas tapada con un paño en la zona más cálida de la casa.
  2. Cuando la masa haya reposado el tiempo suficiente vamos a volver a mezclarla  un poco con las manos  para sacarle los gases. Después la boleamos bien como una pelota. Con un dedo hacemos un agujero en el centro y le vamos dando forma de donut grande poco a poco de manera manual. Debemos de hacerlo amplio, teniendo en cuenta que en el tiempo de reposo al que le vamos a someter de nuevo tiene que doblar su volumen y en el horno posteriormente crecerá más. Cuanto mas amplio mejor mantendremos el agujero del medio abierto en el horno. Colocamos el roscón en la bandeja sobre papel sulfurizado y lo dejamos reposar varias horas dentro del horno apagado. Yo recomiendo que se quede toda la noche levando para hornearlo al día siguiente por la mañana (preferiblemente el día de su consumo).

Montaje.

  1. Transcurridas varias horas veremos que la masa del roscón ha aumentado su tamaño. Por lo tanto, vamos a comenzar a pintarlo de huevo con una brocha y colocarle la fruta escarchada de forma distribuida por encima. Una vez que lo tenemos listo lo vamos a llevar al horno a 170º unos 20 minutos. Un truco cuando vamos pillados de tiempo y la masa no subió lo suficiente en el reposo es introducirla un rato en el horno a 50º hasta que aumente lo suficiente, sacarla, poner el horno a 170 º y cuando esté caliente volver a meterla el tiempo estipulado. Y otro consejillo para mantener bien el agujero del centro y que no se nos cierre es meter una flanera de horno pequeña en el centro durante el horneado.
  2. Una vez que el roscón está horneado lo dejamos enfriar un poco y después con un cuchillo de sierra lo abrimos por la mitad. Cogemos  la crema pastelera, la removemos un poco para que este algo blanda y rellenamos una manga con boquilla rizada o lisa con ella . Distribuimos la crema por la base de la parte de abajo del roscón y lo tapamos con la parte de arriba.
  3. Ahora que tenemos relleno el roscón vamos a darle un baño con una brocha con el  almíbar que tenemos reservado calando por encima poco a poco. Así le aportaremos sabor y brillo. En un vaso mezclamos un poco de azúcar con unas gotas de agua para humedecerlo y podemos repartirlo también por encima para culminar con un toque de nieve. Después de todo este proceso de elaboración ya tenemos listo nuestro roscón de reyes para su consumo. Si  queremos añadir  alguna sorpresita por dentro yo aprovecho para camuflarla dentro de la crema pastelera en el momento de extenderla.

 

CON THERMOMIX

A la hora de elaborar el roscón de reyes si tenemos la thermomix podemos agilizar los tiempos de proceso para obtener tanto la crema pastelera, como el almíbar y la masa. Recomiendo crear estos tres elementos el día antes de su consumo para poder dejar que repose la masa  toda la noche y proceder al horneado y al montaje al día siguiente por la mañana. Así nos aseguraremos que el esponjado sea suficiente. Las cantidades arriba indicadas dan lugar a un roscón de 8 raciones de tamaño considerable.

ELABORACIÓN

Crema pastelera.

Vuelvo a recalcar que es conveniente hacerla con tiempo ya que debe utilizarse cuando se encuentre fría y espesa.

  1. Introducimos en la cubeta la leche, la corteza de limón y el palito de canela. Programamos 7 minutos a 90º en velocidad 1. Una vez listo retiramos la corteza y la canela.
  2. Añadimos los huevos, el azúcar y la maizena. Mezclamos unos segundos a velocidad 4  y programamos 11 minutos a 90º en velocidad 3 con la mariposa.
  3. Vertemos la crema en un bol de cristal y tapamos con film a ras. Dejamos enfriar hasta el día siguiente o unas horas antes de ser utilizada.

Almíbar.

Recomiendo al igual que la crema hacerlo con tiempo para utilizarlo una vez que esté frio.

  1. Introducimos en la thermo el agua y el azúcar. Programamos 10 minutos a 100º en velocidad 1.
  2. Una vez que enfríe lo reservamos en la nevera.

Masa madre.

Debemos elaborar la masa madre y la masa final con tiempo suficiente para que leve durante varias horas. Por ello recomiendo dejar el roscón toda una noche reposando una vez que tiene su forma dada.

  1. Introducimos en la thermo la leche un minuto y medio a 50º en velocidad 1.
  2. Agregamos la levadura y mezclamos 4 segundos en velocidad 1.
  3. Añadimos la harina  y programamos 45 segundos en modo espiga. Cogemos la masa y con las manos le damos forma redonda. Introducimos la bola en un bol con agua templada unos diez minutos. Pasado este tiempo veremos que la masa madre está flotando en el agua.

Masa final del roscón.

  1. Introducimos en la thermo la leche, la mantequilla y la miel 2 minutos a 37º en velocidad 1.
  2. Agregamos la levadura y mezclamos 5 segundos en velocidad 4.
  3. Añadimos la harina, el azúcar , el huevo, las ralladuras de limón y naranja, el agua de azahar , la sal y la masa madre escurrida y programamos 30 segundos en velocidad espiga.
  4. Sacamos la masa en la mesa de trabajo y con las manos la vamos mezclando y boleando. Cuando tengamos hecha una bola definida la dejamos reposar tapada con un paño dos o tres horas en la zona mas cálida de la casa.
  5. Una vez reposada la masa vamos a trabajarla de nuevo con las manos para sacarle los gases. La mezclamos una segunda vez  y hacemos una nueva bola. Con un dedo hacemos un agujero en el interior y vamos dándole forma de donut grande. Haremos el agujero amplio, dado que hay que tener en cuenta que dobla su volumen durante el segundo levado y vuelve a aumentar en el horneado. Colocamos el roscón con su forma ya definida sobre papel sulfurizado en la bandeja y lo dejamos reposar dentro del horno apagado unas horas o si es posible una noche entera.

Montaje. Una vez que tenemos la crema pastelera y el almíbar fríos y la masa del roscón ha estado levando durante horas podemos proceder a montar el roscón relleno.

  1. Con una brocha pintamos de huevo todo el roscón por la parte superior y vamos distribuyendo la fruta confitada al gusto por encima.
  2. Una vez que lo tenemos listo lo vamos a llevar al horno a 170º unos 20 minutos. Un truco cuando vamos pillados de tiempo y la masa no subió lo suficiente en el reposo es introducirla un rato en el horno a 50º hasta que aumente lo suficiente, sacarla, poner el horno a 170 º y cuando esté caliente volver a meterla el tiempo estipulado. Y otro consejillo para mantener bien el agujero del centro y que no se nos cierre es meter una flanera de horno pequeña en el centro durante el horneado.
  3. Cuando el roscón esté horneado  lo dejamos enfriar un poco y después con un cuchillo de sierra lo abrimos por la mitad. Cogemos  la crema pastelera, la removemos un poco para que este algo blanda y rellenamos una manga con boquilla rizada o lisa con ella . Distribuimos la crema por la base de la parte de abajo del roscón y lo tapamos con la parte de arriba.
  4. Ahora que tenemos relleno el roscón vamos a darle un baño con una brocha con el  almíbar que tenemos reservado calando por encima poco a poco. Así le aportaremos sabor y brillo. En un vaso mezclamos un poco de azúcar con unas gotas de agua para humedecerlo y podemos repartirlo también por encima para culminar con un toque de nieve. Si le vamos a agregar alguna sorpresita y la haba yo suelo camuflarlas entre la crema pastelera cuando la extiendo. Así de fácil obtenemos nuestro propio roscón de reyes.

Si os ha gustado la receta y os apetece podeís seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

DULCE DE MANZANA

DULCE DE MANZANA

 

 

Ahora que estamos inmersos en pleno otoño y muchas personas están empleadas en  la recogida de manzana, he creído conveniente dedicar un artículo a esta gran fruta.

En Asturias tenemos grandes manzanares, con muchas variedades diferentes, Blanquina, Carrió, Clará, Reinetta,,, muchas de ella dedicadas a la obtención de la sidra , fabricada con el jugo fermentado (imposible venir por aquí y no probarla) y otras para su puesta en venta. Y por suerte, durante estas fechas tengo la posibilidad de recoger gran cantidad de esta fruta para consumo propio, puesto que mi familia materna dispone de un gran terreno lleno de manzanos.

Todos los años durante este mes suelo emplear gran parte de las manzanas que recogemos para hacer dulce. Dulce para casa y para regalar a a parte. Hago repetidas cantidades en diferentes moldes y los meto al congelador para poder disponer todo el año de dulce casero, aunque también aprovecho para  hacer tarta con la manzana, relleno para alguna empanada, mermelada,,, podemos darle muchos tipos de uso. ¿Y que es lo mejor de todo? Los beneficios que  nos aporta.

La manzana nos sirve como antiinflamatorio para el aparato digestivo, es diurética, depurativa, anticatarral, nos ayuda a prevenir el colesterol, la diabetes, el cáncer y muchos otros aspectos más. Si con toda esta retahíla no os he convencido para que mantengáis esta fruta en vuestra dieta diaria es que no hace falta porque lo sabéis y disfrutáis de ella en la medida de lo posible.

Como hoy la receta va de manzanas , aquí os dejo el  proceso tanto tradicional como con la thermomix para obtener un buen dulce de este manjar.

 

INGREDIENTES

  • 1,2 kg de manzanas.
  • 800 g de azúcar.
  • 1 limón.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Para hacer el dulce de manzana de forma tradicional vamos a utilizar una pota. Hemos de tener en cuenta que los tiempos de cocción siempre pueden variar en función del tipo de manzana utilizada, de su nivel de madurez y de las cantidades que utilicemos. Por ello tendremos que tantear hasta encontrar el punto óptimo. Las cantidades arriba indicadas dan lugar a una pieza del tamaño que muestro que es bastante generosa. Si variamos la cantidad de manzana debemos variar el azúcar en proporción.

ELABORACIÓN

  1. En primer lugar vamos a lavar bien las manzanas por fuera , descorazonándolas y troceándolas en pedazos, desechando todo  lo que no valga. Las dejaremos con la piel ya que ésta nos ayuda a obtener una estructura más compacta. Introducimos todos los trozos en una pota hasta obtener la cantidad arriba indicada.
  2. Exprimimos el limón y añadimos el zumo a la pota junto con el azúcar. El limón nos ayuda con sus propiedades como conservante. Podemos añadirle un poco de agua , aunque esto es opcional, para evitar que el azúcar se nos convierta en caramelo. Lo llevamos todo a ebullición a fuego intermedio una media hora o hasta que el azúcar se haya disuelto bien y la manzana este blanda.
  3. Pasamos la mezcla por la trituradora hasta que quede un puré fino y lo vertemos de nuevo en la pota. Lo llevamos a ebullición otra vez  al menos una hora , a partir de ahí tendremos que ir comprobando en que punto  se encuentra el dulce hasta encontrar el más óptimo . Sabremos que está listo si cogemos una cucharadita, la ponemos sobre un plato y vemos que solidifica en unos segundos. Sino es así lo mantendremos cociendo un poco más hasta que nos de resultado la prueba.
  4. Una vez listo lo vertemos sobre un tupper-ware o varios, según el tamaño deseado. El dulce de manzana se puede decir que  dura mucho tiempo, así que si hacemos cantidades grandes  lo podemos conservar en nevera o incluso congelarlo para ir sacando a lo largo de un año entero.

 

CON THERMOMIX

Con la  thermomix el proceso para obtener el dulce no puede ser más sencillo, puesto que no tenemos que estar pendientes de la cocción, con el tiempo necesario sale bien cuajado. Las cantidades arriba indicadas las he ajustado para aprovechar al máximo el espacio del vaso.

 

ELABORACIÓN 

  1. En primer lugar vamos a lavar a bien las manzanas por fuera puesto que las vamos a utilizar con piel, ya que ésta  nos facilita la tarea de cuajar el dulce. Las descorazonamos y las troceamos en trocitos desechando los restos que no sirvan. Vamos introduciendo los trozos en la thermo con la pesa puesta hasta obtener la cantidad indicada. Si se llena la thermo y todavía no hemos conseguido la cantidad trituramos unos segundos la manzana para hacer más espacio hasta completar el kilo doscientos.
  2. Trituramos 15 segundos a velocidad 4. Añadimos el azúcar y el limón (pelado y sin pepitas). El limón nos sirve como conservante para mantener el dulce durante mucho tiempo. Indicamos en la maquina 25 segundos a velocidad 8 hasta  obtener una especie de puré o papilla.
  3. Programamos  la thermo una hora a 100º en velocidad 3. Cuando el tiempo haya finalizado le damos unos golpes de turbo para reducir el dulce y vertemos el contenido en el molde o los moldes que hayamos escogido. Las cantidades que he indicado dan lugar a una pieza bastante prominente como se puede apreciar en la foto. Podemos conservar el dulce en nevera, dura bastante, e incluso si queremos hacer cantidades para un año entero tenemos la opción de congelarlo e ir sacando las piezas cuando nos apetezca.

 

Si os apetece, podeis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

PROFITEROLES

PROFITEROLES

 

 

¿A quien no le gusta pegarse un buen atracón de profiteroles, ya sean rellenos de nata montada o de crema pastelera con un buen colacao o cafetín? ¿A ninguno verdad? ¡Si!  a mi también se me hace la boca agua…

Los profiteroles o Petisús , como toda la vida los he conocido en las pastelerías, son unas bolas de pasta choux rellenas de una materia u otra según la región donde se elaboren y bañadas en un rico chocolate. Este tipo de pasta, de origen francés, se diferencia de otras por ser muy ligera y por su consumo en frío. Es mítico encontrar los petisús en forma alargada también, pero a mi particularmente me llaman más la atención en redondo, de un tamaño ideal para llevárnoslos a la boca y saborearlos poco a poco.

La receta de esta pasta choux la tengo desde hace ya varios años. Me la pasaron unos amigos, Vero y Javi, tremendos reposteros y cocinillas. Cada vez que hacemos una quedada nos ponemos bien las botas con nuestras elaboraciones caseras. Los últimos curasanes que hicieron estaban de órdago, ya me están dando ganas de pegarles un telefonazo de nuevo,  siempre nos sorprenden con una receta diferente, menuda adicción…

Los profiteroles son un poco laboriosos, sobre todo si los hacemos de forma tradicional, requiere su tiempo y su técnica pero luego el resultado es espectacular. Si sois aventureros, os apetece enredar un poco con la manga pastelera y el horno nos ponemos a ello…

 

INGREDIENTES

Aproximadamente 50 unidades

Para la pasta choux:

  • 500 ml de agua.
  • 150 g de mantequilla.
  • 250 g de harina mitad floja mitad de fuerza.
  • 9 huevos.
  • 1 cdta de sal.

Para la crema pastelera:

  • 1,5 l de leche.
  • 6 huevos.
  • 120 g de maizena.
  • 330 g de azúcar.
  • Canela en rama (en polvo para la thermomix).
  • Corteza de limón.

Para la cobertura:

  • 375 g de chocolate tipo Nestle.
  • 125 ml de agua.
  • 125 g de mantequilla.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Las cantidades que aporto en esta receta dan para numerosas piezas de profiteroles. Si tomamos de referencia el tamaño bocadito salen unas 50 aproximadamente. Yo personalmente las hice un poco más grandes porque me gustan mas y obtuve unas 30 piezas. Siempre debéis de hacer una regla de tres con las cantidades en función de los profis que queráis obtener.

ELABORACIÓN

Crema pastelera:

La crema pastelera tenemos que utilizarla bien fría por lo cual recomiendo elaborarla el día anterior a la composición.

  1. Cogemos una cazuela, introducimos la leche , una rama de canela y la corteza de un limón. Llevamos a ebullición.
  2. Mientras se va calentando, en un bol a parte  batimos los huevos con el azúcar. Después añadimos la maizena y seguimos batiendo hasta que no veamos ningún grumo.
  3. En el momento en que la leche rompa a hervir sacamos la corteza de limón y la rama de canela , y a fuego lento introducimos la mezcla del punto dos y vamos revolviendo con varilla continuamente hasta que vaya espesando y adquiera una textura cremosa. En ese momento pasamos la crema a un bol de cristal. La refrigeramos en nevera más tarde cubierta con film transparente a ras para que no entre el aire.

Pasta choux:

  1. Cogemos un cazo amplio, introducimos en él la mantequilla, la sal y el agua y lo llevamos todo a ebullición.
  2. Una vez que hierva, añadimos fuera del fuego la harina (utilizamos la mitad de harina floja y la otra mitad de fuerza) y removemos fuertemente con una cuchara de madera. Si vemos que queda un poco grumoso seguimos removiendo un poco a fuego lento hasta que se termine de mezclar.
  3. Vamos a notar que la masa que tenemos en el cazo está bastante dura, lo cual es normal, no os asustéis. Ahora prestad atención, este paso es importante , vamos a añadir uno a uno los huevos removiendo constantemente con la cuchara de madera  fuera del fuego de manera que no añadimos otro huevo hasta que el anterior se haya absorbido bien. Poco a poco la masa se irá ablandando. Removemos bien hasta que obtenemos una textura tal, que cogiendo una cucharada de la masa y dandole la vuelta esta caiga lentamente sobre el cazo. Ahi sabremos que está lista.
  4. Cogemos una manga pastelera con boquilla rizada de tamaño pequeño, la rellenamos y reservamos.

Montaje:

  1. Una vez que tenemos la pasta choux en la manga preparada vamos a darle forma. Sobre una bandeja de horno con papel vegetal vamos a ir posando la boquilla y dejando caer masa. Debemos tener en cuenta que el tamaño se duplicará en el horno, así que calcularemos a ojo la cantidad y dispondremos las piezas separadas unas de otras. Si al levantar la boquilla nos quedan picas hacia arriba mojamos el dedo en agua y las hundimos.
  2. Horneamos durante unos 20 minutos a 220º si son piezas pequeñas tipo bocaditos, en mi caso como las hice un poco más grandes programé unos 30 minutos.  Una vez listas las sacamos y dejamos enfriar un poco.
  3. Cogemos la crema pastelera y la revolvemos un poco para ablandarla. Rellenamos una manga con boquilla pequeña con ella. Pieza a pieza, hacemos un agujero con un cuchillo en un lateral e introducimos la boquilla de la manga por el y las rellenamos todas.

Cobertura:

Una vez que tenemos rellenos los profiteroles vamos a darles un baño de chocolate.

  1. En un cazo rallamos o trituramos el chocolate con leche y añadimos el agua. Removemos constantemente a fuego lento hasta que quede bien disuelto.
  2. Añadimos la mantequilla y seguimos removiendo  hasta que la mezcla este homogénea.
  3. Dejamos enfriar un poco la cobertura. Colocamos los profiteroles sobre una rejilla y con una cuchara vamos dándoles un baño con el chocolate. Si nos cae chocolate por la rejilla siempre podremos aprovecharlo si colocamos una bandeja debajo. Debemos utilizarlo en el momento que mas nos favorezca el grosor. Si lo vemos muy liquido lo dejamos enfriar otro poco.

Como habéis visto esta recetilla da un poco de trabajo, pero os puedo asegurar que el sabor es inigualable. Si queréis sorprender en una merienda organizaros un día antes y montar unos ricos profiteroles, os aseguro que sorprenderéis.

 

CON THERMOMIX

Como he indicado arriba del todo las cantidades especificadas dan para unas 50 piezas en plan bocaditos o unas 30 un poco más grandes como las que muestro en la foto. Siempre que modifiquemos las cantidades en la thermomix para obtener mas o menos profiteroles cambiaremos también los tiempos en proporción.

ELABORACIÓN

Crema pastelera:

La crema que vamos a utilizar para rellenar los profiteroles la tenemos que emplear bien fría, por ello debemos procurar hacerla el día anterior a su montaje.

  1. Introducimos en la cubeta la leche, la corteza de limón y el palito de canela. Programamos 15 minutos a 90º en velocidad 1. Una vez listo retiramos la corteza y la canela.
  2. Añadimos los huevos, el azúcar y la maizena. Mezclamos unos segundos a velocidad 4  y programamos 12 minutos a 90º en velocidad 3 con la mariposa.
  3. Vertemos la crema en un bol de cristal y tapamos con film a ras. Dejamos enfriar hasta el día siguiente.

Pasta choux:

  1. Introducimos en la thermo el agua, la sal y la mantequilla. Programamos 10 minutos a 90º en velocidad 2.
  2. Añadimos la harina de golpe, mitad floja, mitad de fuerza. Mezclamos 30 segundos a velocidad 4.
  3. Dejamos reposar la mezcla 10 minutos sin el cubilete.
  4. Ponemos la thermo en velocidad 4 sin temperatura ni tiempo. Añadimos por el bocal poco a poco todos los huevos de uno en uno y muy despacio.
  5. Una vez lista la masa la volcamos sobre una manga pastelera con boquilla rizada.

Montaje:

  1. Una vez que tenemos la pasta choux en la manga preparada vamos a darle forma. Sobre una bandeja de horno con papel vegetal vamos a ir posando la boquilla y dejando caer masa. Debemos tener en cuenta que el tamaño se duplicará en el horno, así que calcularemos a ojo la cantidad y dispondremos las piezas separadas unas de otras. Si al levantar la boquilla nos quedan picas hacia arriba mojamos el dedo en agua y las hundimos.
  2. Horneamos durante unos 20 minutos a 220º si son piezas pequeñas tipo bocaditos, en mi caso como las hice un poco más grandes programé unos 30 minutos.  Una vez listas las sacamos y dejamos enfriar un poco.
  3. Cogemos la crema pastelera y la revolvemos un poco para ablandarla. Rellenamos una manga con boquilla pequeña con ella. Pieza a pieza, hacemos un agujero con un cuchillo en un lateral e introducimos la boquilla de la manga por el y las rellenamos todas.

Cobertura:

  1. Ahora que tenemos los profiteroles rellenos vamos a bañarlos en chocolate. Introducimos el chocolate en la thermomix  y le damos unos golpes de turbo hasta reducirlo bien.
  2. Bajamos con la lengua el chocolate de los laterales hacia las cuchillas y añadimos el agua. Programamos 12 minutos a 37º en velocidad 2.
  3. Agregamos la mantequilla y programamos otros 12 minutos a 37º en velocidad 2.
  4. Esperamos que enfríe un poco la cobertura y cuando adquiera el grosor que mas nos guste bañamos todas las piezas con una cuchara por encima. Si lo hacemos con una rejilla y una bandeja debajo podremos aprovechar todo lo que vaya cayendo  hacia abajo de nuevo.

 

Podéis seguirme si os apetece en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

BOMBAS DE CREMA

BOMBAS DE CREMA O BOLAS DE FRAILE

 

 

En ocasiones vemos la foto de algún alimento o postre y se nos queda grabado en la retina. Nos quedamos con ese «¡uaauuuu! ¡que pintaza! Más vale comprarlo que hacerlo, porque seguro que es complicado´´. Efectivamente hay postres que requieren un trayecto un poco laborioso , y sin embargo otros son muy sencillos de hacer aunque de mano nos parezcan muy complicados. Esta receta pertenece a esta segunda opción. Puede parecer difícil de hacer, sobre todo para aquellos que no suelan elaborar a menudo, pero una vez que nos ponemos manos a la obra se hace en un periquete y de forma muy sencilla.

Las bombas de crema, tal como las conocemos aquí, son originarias de Alemania, y se les denomina según la región por diferentes nombres, berlinesas, bolas de fraile, berlines, bombas,,, Consisten en una masa de brioche frita en aceite o grasa y rellena de crema. ¿Que diferencia una masa normal de bollería de una masa de brioche? Pues que las masas normales se elaboran con harina floja (tienen menos proteína de gluten) y las de brioche se hacen con harina de fuerza (tienen mayor porcentaje de gluten). La harina de fuerza se suele usar cuando en la masa se utiliza mayor porcentaje de azúcar ,grasas , etc.

Estas bolas de fraile las elaboré un fin de semana para acompañar el cafetín de la tarde y gustaron mucho. Entraban solas en el paladar, tal cual como si fuesen pipas,,, la verdad que son un poco viciosas. A continuación os pongo la receta de la forma tradicional y posteriormente adaptada a la thermomix. Espero que os guste.

 

INGREDIENTES

Elaborar esta receta en pan comido, por un lado obtendremos la crema pastelera y por otro la masa de bollería. Una vez frita la masa, la partimos a la mitad, rellenamos con la crema y tenemos nuestras bombas preparadas.

Para la crema pastelera:

  • 1 l de leche.
  • 80 g de maizena.
  • 4 huevos.
  • 250 g de azúcar.
  • Canela en rama.
  • Corteza de limón.

Para la masa:

  • 250 ml de leche.
  • 25 g de levadura fresca.
  • 80 g de azúcar.
  • 75 g de mantequilla.
  • 2 huevos.
  • 2 cdtas de vainilla liquida.
  • 620 g de harina de fuerza.
  • Una pizca de sal.
  • Ralladura de limón.

 

DE FORMA TRADICIONAL

 

ELABORACIÓN

Crema pastelera:

La crema pastelera recomiendo hacerla el día anterior o unas horas previas a su utilización, puesto que debemos dejarla enfriar bien.

  1. Cogemos una cazuela, introducimos la leche , una rama de canela y la corteza de un limón. Llevamos a ebullición.
  2. Mientras se va calentando, en un bol a parte  batimos los huevos con el azúcar. Después añadimos la Maizena y seguimos batiendo hasta que no veamos ningún grumo.
  3. En el momento en que la leche rompa a hervir sacamos la corteza de limón y la rama de canela , y a fuego lento introducimos la mezcla del punto dos y vamos revolviendo con varilla continuamente hasta que vaya espesando y adquiera una textura cremosa. En ese momento pasamos la crema a un bol de cristal y la tapamos a ras con film. Dejamos que enfríe un poco y la introducimos en la nevera unas horas. 

Masa:

  1. Templamos un poco la leche. Introducimos la levadura dentro y mezclamos hasta que se disuelva.
  2. Preparamos un volcán sobre la mesa con la harina y la sal. Introducimos en su interior el azúcar, la leche con la levadura ya disuelta, la mantequilla, los huevos, la vainilla y la ralladura de un par de limones. Vamos amasando poco a poco hasta obtener una masa elástica, suave y sin grumos.
  3. Cubrimos la masa con harina y la llevamos a un bol tapada con un paño hasta que doble su volumen (una hora aproximadamente).
  4. Una vez leudada la masa, la ponemos encima de la mesa de trabajo y desgasificamos amasándola un poco. Cortamos porciones de 50 g . Aproximadamente sacaremos unas 20 piezas, si queremos hacerlas mas grandes sacaremos menos piezas. Procedemos a bolearlas. Para ello ponemos la mano en forma de C con la masa en el centro y apoyada sobre la encimera, moviéndola en sentido de las agujas del reloj, hasta que vaya adquiriendo la forma de una bola bien definida. Una vez que tenemos todas las bolas, las tapamos y dejamos que doblen su volumen de nuevo.

MONTAJE:

  1. Cuando las piezas hayan doblado su volumen, las freímos en una sartén fondona con abundante aceite de girasol a unos 170º. Freímos primero por la base y después les damos la vuelta. Se la damos una vez que cojan color, no hace falta esperar mucho porque se hacen rápido. Las sacamos con una espumadera y las rebozamos rápidamente en azúcar porque sino luego es más difícil que se adhiera.
  2. Cuando las masas estén frías, cortamos a la mitad cada una de ellas. Cogemos una manga pastelera con boquilla rizada o lisa , introducimos en ella la crema pastelera y las vamos rellenando al gusto.

Así de fácil y sencillo obtenemos una masa frita rellena de crema que hoy en día es uno de los pasteles más socorridos en todas las tiendas de repostería.

 

CON  THERMOMIX

A la hora de elaborar la receta con la thermomix el procedimiento del montaje, la conservación de la crema , los tiempos de levado etc. es todo exactamente igual que lo descrito anteriormente. Lo único que cambia es la forma de obtener la crema pastelera y la masa. Para ello utilizaremos los mismos ingredientes de la siguiente forma:

Para la crema:

  1. Introducimos en la cubeta la leche, la corteza de limón y el palito de canela. Programamos 90º, 10 minutos a velocidad 1. Una vez listo retiramos la corteza y la canela.
  2. Añadimos los huevos, el azúcar y la maizena. Mezclamos unos segundos a velocidad 4  y programamos de 8 a 10 minutos ,a 90º en velocidad 3 con la mariposa.

Para la masa:

  1. Introducimos en la cubeta la leche y la levadura. Templamos un minuto, a 37º en velocidad 1.
  2. Añadimos el azúcar, la mantequilla, los huevos y la esencia de vainilla. Mezclamos 30 segundos en velocidad 2.
  3. Agregamos la harina, la sal y la ralladura de limón y amasamos 2 minutos en velocidad espiga.

Montaje:

  1. Cuando las piezas hayan doblado su volumen, las freímos en una sartén fondona con abundante aceite de girasol a unos 170º. Freímos primero por la base y después les damos la vuelta. Se la damos una vez que cojan color, no hace falta esperar mucho porque se hacen rápido. Las sacamos con una espumadera y las rebozamos rápidamente en azúcar porque sino luego es más difícil que se adhiera.
  2. Cuando las masas estén frías, cortamos a la mitad cada una de ellas. Cogemos una manga pastelera con boquilla rizada o lisa , introducimos en ella la crema pastelera y las vamos rellenando al gusto.

Como habéis visto, hemos elaborado la masa y el relleno con la thermo de forma muy sencilla, por tanto no hay escusa para no probar estas ricas berlinesas.

Si os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

 

1 2 3