PASTAS DE NUEZ

 

PASTAS DE NUEZ

 

 

 

¡Menudo juego nos dan los frutos secos en la repostería! Avellanas, almendra, nueces, pistachos, cacahuetes, piñones… ¿Qué tenemos gran cantidad de frutos o nos han dado una buena remesa de alguno en particular y que no sabemos que hacer con ellos? No pasa nada, podemos utilizarlos en miles de recetas , tanto de cocina como de repostería, solo hay que marcar en Google el fruto en cuestión y se nos desplegarán un montón de opciones.

En nuestra casa tenemos una buena cantidad de nueces durante unos meses que recogemos del pueblo en la época de recolecta. Me vienen como anillo al dedo, aprovecho para emplearlas en algunas recetillas. En la web ya he subido por ejemplo la venera de nuez, el turrón de navidad, el bizcocho, las casadiellas rellenas… poco a poco iré añadiendo más hasta obtener una buena selección. Así haré con las  nueces y con el resto de frutos secos para ir pisando todos los palos. ¡Como me gusta enredar en la cocina!

Hoy os traigo la receta de unas galletas de nuez muy sencillas de elaborar. Con cinco ingredientes básicos y con algún extra para darle un toque sabroso. En este caso he empleado las pasas por que en casa nos gustan mucho en la repostería, le dan un toque muy jugoso, pero se pueden sustituir también por lágrimas o pepitas de chocolate o algún ingrediente extra que se nos ocurra que pueda conjugar bien . Y si no nos queremos complicar , aunque no les agreguemos nada quedan muy ricas igualmente. ¿Os apetece una? Aviso que detrás de una viene otra… es un no parar.

 

INGREDIENTES

(20-25 UNIDADES)

  • 120 g de azúcar glass (normal para thermomix).
  • 175 g de mantequilla en pomada.
  • 250 g de harina de trigo.
  • 125 g de nuez (sin tostar).
  • Ralladura de limón.
  • 150 g de pasas (opcional).
  • Huevo para pintar.

 

 

DE FORMA TRADICIONAL

Elaborar estas pastas es muy sencillo. Se trata de integrar ingredientes a mano hasta formar una masa,  dejar que repose, darles forma y al horno. Yo he utilizado las pasas para aportar un toque sabroso, pero podemos excluirlas sino nos gustan  o por ejemplo añadir pepitas de chocolate en su lugar. 

 

ELABORACION

  1.  En primer lugar extendemos la harina sobre la mesa en la que vamos a trabajar en forma de volcán. En el centro del volcán vamos a añadir el azúcar glass, la mantequilla a temperatura ambiente, la ralladura de limón y la nuez sin tostar y triturada. Si tenemos la nuez entera debemos reducirla con un robot de cocina o un molinillo. 
  2. Con las manos vamos a ir integrando poco a poco todos los ingredientes hasta obtener una masa homogénea. Hacemos un hueco en la masa , esparcimos 100 g de pasas, mezclamos de nuevo  y hacemos una bola con ella. La enfilmamos y la llevamos a la nevera una hora aproximadamente. 
  3. Una vez reposada, espolvoreamos un poco de harina sobre la mesa y por encima de la masa y con la ayuda de un rodillo vamos a ir estirándola poco a poco al grosor que nos guste para adaptar a las pastas. La masa es algo quebradiza, pero podemos unirla fácilmente con las manos si se resquiebra un poco. Lo hacemos así, estirando con el rodillo  y recortando piezas con un corta- pastas, o bien cogiendo trocitos de masa en la mano, dándoles forma redonda y aplastándolos un poco, podemos seguir el procedimiento que mas nos guste. 
  4. Colocamos las piezas en la bandeja sobre papel de horno algo separadas, pues durante el horneado van a crecer un poquito y si las juntamos mucho podrían pegarse. Batimos un huevo y pincelamos suavemente las pastas por la superficie. 
  5. Si hemos optado por utilizar pasas podemos pegar por encima las que nos quedan a nuestro gusto. También podemos sustituir las pasas por lagrimas de chocolate si nos gustan mas o simplemente no añadirles nada. 
  6. Horneamos las pastas  a 180º con calor por arriba y por abajo durante 15-20 minutos. Las retiramos cuando la superficie esté doradita. Una vez que sacamos la  bandeja dejamos que enfríen y no las manipulamos hasta entonces. Cuando hayan enfriado ya podemos hincarles el diente o servirlas en el momento que mas nos apetezca. Si queremos  conservarlas durante días, debemos utilizar  envases de cierre hermético  o  las típicas latas de pastas. Como veréis, la receta es muy sencilla y el resultado esta asegurado. 

 

CON THERMOMIX

Vamos a elaborar la masa de las pastas con la thermomix en unos sencillos pasos. Acto seguido mezclamos las pasas (lagrimas de chocolate si nos apetece mas), le damos forma y horneamos.

 

ELABORACION

  1.  En primer lugar introducimos el azúcar en la thermomix y lo trituramos un minuto en velocidad progresiva 5-10 hasta convertirlo en azúcar glass.
  2.  Agregamos las nueces (naturales, sin tostar) y trituramos 15 segundos en velocidad progresiva 5-8.
  3. Añadimos la mantequilla en pomada, la harina y la ralladura de limón y mezclamos 30 segundos en velocidad 6.
  4. Volcamos la masa sobre la mesa de trabajo. Esparcimos por encima 100 g de las pasas pasas o lágrimas de chocolate y mezclamos bien. Hacemos una bola con la masa. La enfilmamos y la llevamos una hora a la nevera.
  5.  Transcurrido el tiempo de reposo (la masa ya no estará tan blandita) esparcimos un poco de harina sobre la mesa de trabajo y por encima y con la ayuda de un rodillo vamos estirándola al grosor que mas nos apetezca darle a las pastas. La masa puede estar algo quebradiza, pero se rejuntea con las manos sin problema. Tenemos dos opciones, estirar con el rodillo y con un corta-pastas ir recortando las figuras hasta terminar la masa o bien coger pequeñas porciones con la mano, darles forma redonda y aplastarlas sobre la bandeja en forma de pasta, lo que os resulte más práctico.
  6.  Vamos colocando las piezas en la bandeja sobre papel de horno un poco separadas, ya que crecen algo durante el horneado y se nos podrían pegar unas a otras sino. Pincelamos la superficie con un poco de huevo e incrustamos por encima las pasas que nos quedan, pepitas de chocolate si lo preferimos, o sin nada tal cual están.
  7.  Horneamos a 180º con calor por arriba y por abajo unos 15-20 minutos, hasta que la superficie esté doradita. Una vez que sacamos la bandeja del horno dejamos que las pastas enfríen sin manipularlas y cuando ya estén frías podemos comerlas o guardarlas para mas adelante. Si queremos conservarlas durante días se mantienen muy bien en envases con cierres herméticos o en las típicas latas de pastas de toda la vida.

 

Si os apetece podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

OREJAS DE CARNAVAL

OREJAS DE CARNAVAL

 

 

 

 

Hoy vengo a la carga con un postre gallego. Resulta que hace unas semanas una de mis cuñadas me agrego a un grupo de repostería gallega de Facebook en el que me dijo que colgaban unos postres de escandalo. Rápidamente le di a aceptar y le eche un vistazo. Así a priori me impactaron muchísimo las imágenes de los dulces que los usuarios colgaban, literalmente se me caía la baba con algunas publicaciones. Luego me metí en algunas recetas y la verdad que me llamó mucho la atención la repostería de esta zona, tiene todo muy buena pinta. Contiene recetas muy destacadas de Galicia pero se pueden colgar de cualquier tipo. Os voy a dejar aquí el enlace por si os apetece echarle un vistazo e incorporaros al grupo https://www.facebook.com/groups/lambonadasdegalicia 

La cuestión es que hace unas semanas, durante los días de carnaval, los usuarios de este grupo en concreto empezaron a colgar sus dulces de temporada. Los mas publicadas eran las filloas (lo que aquí conocemos como frixuelos), las flores y las orejas. He de confesar que una repostera asidua como yo nunca antes había visto las orejas y me picó el gusanillo. Empecé a navegar por Google, a ojear diferentes recetas y procedimientos y me animé a hacerlas. Mirando los ingredientes que mas se utilizan, versioné a mi manera la elaboración y me puse manos a la obra. El resultado, espectacular. He de decir que nos encantaron las orejas y creo que se van a convertir en el referente de nuestro carnaval a partir de ahora (y fuera de fechas probablemente también caigan de vez en cuando).

Para entrar un poco en materia os diré que las orejas de carnaval o “orellas de entroido´´ son un postre tradicional tanto de la zona de Galicia como de León. Reciben este nombre porque se les suele dar la forma de oreja a la hora de freírlas, pero al final  tampoco tiene mucha importancia, le podemos dar el aspecto que mas nos guste. Se trata de una masa frita compuesta principalmente por harina, manteca, huevo, leche, agua, limón, aceite y canela. En la versión que hoy os  traigo he utilizado mantequilla en vez de manteca de cerdo y ralladura de naranja en vez de limón, podéis utilizar lo que mas a mano tengáis. Al final, una vez que les damos la forma a las orejas y las freímos, espolvoreamos un poco de azúcar glass y canela por encima y están de muerte. Os animo a probarlas y que me contéis que tal os han salido ¡Espero que os gusten tanto como a nosotros!

 

INGREDIENTES

  • 500 g de harina de trigo.
  • 1 huevo grande o dos pequeños.
  • 100 g de mantequilla.
  • 100 g de azúcar glass (normal para la thermomix).
  • 50 ml de leche entera.
  • 50 ml de agua.
  • 80 ml de anís.
  • Ralladura de naranja.
  • Canela y azúcar glass para espolvorear.
  • Sal.

 

 

DE FORMA TRADICIONAL

Elaborar las orejas de carnaval es muy sencillo. Solo debemos unificar todos los ingredientes hasta conseguir una masa, darle un poco de reposo, estirar y freír. La masa es muy manejable, y una vez que estén en la sartén es dorarlas un poquito nada mas. Con ingredientes básicos del todo vamos a obtener una buena merendola.

 

ELABORACION

  1. En primer lugar comenzamos introduciendo en un bol la mantequilla (a temperatura ambiente), el agua, la leche, la ralladura de naranja, el huevo, el azúcar, el anís y la sal. Con la ayuda de una batidora mezclamos todo bien hasta que no queden grumos.
  2. Agregamos la harina y vamos a integrarla bien en la mezcla manualmente hasta obtener una masa homogénea. Es una masa muy manejable, no debería de quedar pegajosa, se trabaja y moldea muy bien. Hacemos una bola con ella, la enfilmamos y la dejamos reposar una hora a temperatura ambiente.
  3. Pasado el tiempo de reposo vamos a ir moldeando las orejas. Podemos ir dándoles la forma y friendo todo a la vez. Cogemos porciones de masa y con la ayuda de un rodillo las estiramos muy finas, como si fueran papel. Cuanto mas finas mas ricas están. La masa no se debería pegar, pero si así fuera podemos utilizar un poco de aceite para estirarla y bañar el rodillo.  Con la ayuda de un cuchillo o herramienta de cortar vamos ir haciendo formas indefinidas tirando a triangulares, de manera que le podamos dar forma plegando el vértice, aunque la forma tampoco es muy importante, yo al final le acabé dando la que surgió sobre la marcha.
  4. Calentamos abundante aceite en una sartén y a temperatura media vamos a ir friéndolas vuelta y vuelta hasta que estén doraditas, se hacen bastante rápido. Como observareis se crean burbujitas en la masa, es totalmente normal. Según las vamos sacando las colocamos sobre papel absorbente para quitar el exceso de aceite y las espolvoreamos con un poquito de azúcar lustre y canela.  Recomiendo comerlas el mismo día que es cuando mas sabrosas están. De todas maneras para guardarlas mejor en latas o envases con cierre hermético.

 

CON THERMOMIX

En tres sencillos pasos vamos a obtener la masa de las orejas. Una vez reposada le damos forma, freímos y espolvoreamos con azúcar y canela.

 

ELABORACION

  1. En primer lugar introducimos la mantequilla en la Thermomix. Si preferimos usar la manteca de cerdo en vez de mantequilla también nos valdría. Programamos un minuto a 37º en velocidad 2.
  2. Añadimos el huevo, el azúcar, la leche, el agua, el anís, la sal y la ralladura de naranja y mezclamos 20 segundos en velocidad 2.
  3. Por último agregamos la harina y amasamos en espiga 2 minutos. Una vez lista la masa la volcamos sobre la mesa de trabajo y la boleamos. Enfilmamos la bola y la dejamos reposar una hora a temperatura ambiente.
  4. En el momento en que la masa esta reposada le quitamos el papel film y vamos a darle forma. Veremos que es muy manejable, no es necesario espolvorear harina para estirarla pues se trabaja muy bien con ella tal cual está. En caso de utilizar usaríamos aceite tanto para la mesa como para el rodillo. Cogemos pequeñas porciones y las estiramos con el rodillo  muy finas, como si fuera papel. Cuanto mas fina sea la masa mas ricas van a estar.  Recortamos piezas irregulares tirando a  triangulares, de manera que le podamos dar un poco de forma plegando el vértice. De todas maneras la forma no importa mucho, le podemos dar la que mas nos apetezca. Abajo os muestro las fotos del proceso para que os hagáis una idea.
  5. Calentamos abundante aceite en una sartén y vamos friendo las piezas vuelta y vuelta hasta que estén doraditas. Se fríen bastante rápido, de manera que podemos ir friendo y estirando masa y recortando todo a la vez. Un truco que leí a una bloguera y que me gusto mucho para que el aceite no se nos requeme y se mantenga limpio es introducir un trozo de piel de naranja o limón dentro mientras cocinamos, cambiándolo por otro en el momento en que se ponga negro.
  6. Mientras las piezas están friendo, veremos que se forman burbujitas en la masa. Es normal, es así como deben de quedar. Sacamos las piezas una vez fritas sobre papel absorbente y espolvoreamos en caliente un poco de azúcar lustre y canela por encima. Un buen café y una orejitas hacen una buena combinación para las tardes de carnaval.

 

Masa de las orejas

Estirado y recorte de las piezas

Fritura vuelta y vuelta

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

GALLETAS COOKIES

GALLETAS COOKIES

 

 

 

¡Tengo un miniproblema con las cookies! Son las galletas que mas me gustan y el problema es que no puedo comer menos de seis o siete seguidas. Procuro comerlas de muy en muy, porque el día que me pongo, preparo un cafelito, empiezo por la primera y es un no parar. Mira que hay galletas en el mercado, pero no se que me pasa con este tipo en cuestión, que me nublan el cerebro y no soy capaz de comer una o dos para mantener un poco la línea ,me desboco en cuanto cae un paquete en mis manos. Pero bueno, hay que mirar el lado positivo, que todos los problemas sean así…

Estoy segura de que todos las habéis probado, hay muchas marcas en los supermercados. Si sois muy forofos de las cookies, os recomiendo que probéis las del Lidl. Están de muerte. Y si os apetece elaborarlas en casa, con la ayuda de  ingredientes muy básicos es pan comido. Tenéis muchas recetas por la red, y todas tienen una pinta estupenda. Suelen llevar los mismos ingredientes, solo que unos y otros jugamos un poco con las cantidades a nuestro gusto personal. Si os apetece probar esta versión os voy a indicar con pasos sencillos como obtener la masa. Después podéis darles forma de la manera que mas os guste, a mano o con moldes o corta-pastas. De ambas maneras quedan muy bonitas.

Las cookies son unas galletas de mantequilla muy sabrosas cuyo punto fuerte son las pepitas o lagrimas de chocolate que llevan incorporadas y les da ese toque tan especial. En la receta he añadido las pepitas tanto dentro de la masa como por la superficie.  Siempre podemos jugar un poco al gusto con la cantidad de chocolate, de azúcar , de mantequilla… elegir un tipo de azúcar o combinar blanco con moreno… tenemos muchas opciones para barajar. Si os apetece probar esta receta, no perdáis letra y seguir leyendo.

 

INGREDIENTES

 

(Para 15-20 cookies)

  • 400 g de harina de trigo.
  • 125 g de azúcar normal.
  • 125 g de azúcar moreno.
  • 200 g de mantequilla (temperatura ambiente).
  • 2 huevos.
  • 1 cucharadita de levadura en polvo (tipo Royal).
  • 250 g de pepitas o lágrimas de chocolate.
  • Esencia de vainilla.
  • Sal.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Con la ayuda de la batidora y el arte de nuestras manos a vamos obtener una cookies realmente sabrosas y espectaculares. Lo único que recalcaría para trabajar la masa de lo mejor forma es utilizar la mantequilla a temperatura ambiente, ni fundida, ni fría de nevera. Con que la saquemos dos o tres horas antes de utilizarla de la nevera es suficiente.

 

ELABORACION

  1.  Comenzamos la receta cogiendo un bol grande y vertiendo en él los dos tipos de azúcar junto con la mantequilla. Cogemos la batidora y mezclamos bien hasta que se forme una crema.
  2. Añadimos los huevos y volvemos a mezclar.
  3. Integramos la levadura, la sal, la esencia de vainilla y la mitad de harina y seguimos mezclando de nuevo. Posteriormente añadimos la otra mitad de la harina y terminamos de integrarlo todo.
  4. Una vez que tenemos la masa lista la sacamos del bol, la volcamos sobre la mesa de trabajo e incorporamos manualmente unos 200 gramos de pepitas de chocolate. El resto las dejamos para después. Mezclamos bien hasta que queden repartidas y hacemos una bola con la masa.
  5.  Colocamos papel de horno sobre las bandejas y comenzamos a darle forma a las galletas. Tenemos dos opciones. O bien cogemos una porción al tamaño deseado de masa y con la mano la aplastamos y le vamos dando la forma redonda o bien cogemos la porción y la extendemos con el rodillo sobre la mesa y con un corta-pastas recortamos la forma. De una manera u otra las vamos posando en las bandejas sin dejar mucha separación puesto que no van a crecer mucho durante el horneado.
  6. Una vez que hemos terminado toda la masa y tenemos todas las galletas extendidas vamos a ir colocando las pepitas que reservamos sobre la superficie, se trata de apoyarlas y hundirlas ligeramente. Precalentamos el horno a 180º.
  7. Horneamos las galletas durante 15-17 minutos, hasta que la superficie esté doradita. Recomiendo no pasarse del tiempo, ya que unos minutos mas arriba o abajo se nota la diferencia. Dejamos que enfríen sin tocarlas fuera del horno y ya las tenemos listas para mojar en un buen chocolate o directamente para hincarle el diente.

 

CON THERMOMIX

En tan solo un paso vamos a obtener la masa de las galletas con la ayuda de la thermo. Una vez fuera del vaso solo nos queda integrar el chocolate y empezar a darles formas. Es una masa que no necesita reposo ni nevera, se trabaja recién hecha y es muy cómoda de manejar.

 

ELABORACION

  1. En primer lugar introducimos en la thermo todos los ingredientes menos las pepitas de chocolate. Mezclamos  20 segundos en velocidad 5. Es importante que la mantequilla esté a temperatura ambiente para que la masa se maneje bien.
  2. Una vez que tenemos la masa la volcamos sobre la encimera donde vamos a trabajarla y a mano integramos unos 200 gramos de pepitas de chocolate (reservamos el resto para mas adelante). Mezclamos bien todas las pepitas entre la masa para que queden distribuidas y hacemos una bola grande con ella.
  3. A partir de aquí ya podemos ir creando las galletas. Cogemos una porción del tamaño que mas nos apetezca hacer la galleta y hacemos una bola con ella. Podemos darle forma de dos maneras distintas. O bien la aplastamos manualmente y le vamos dando forma con la mano o bien como he hecho en este caso extendemos la porción con el rodillo al grosor deseado y con un corta-pastas circular recortamos la galleta. De esta última forma la galleta queda mas redonda y definida, es cuestión de gustos. Según vamos creando las galletas las vamos posando en  la bandeja de horno sobre el papel adecuado. No es necesario dejar mucha separación entre ellas pues apenas crecen durante el horneado.
  4. Una vez que hemos obtenido todas las galletas, por lo tanto hemos terminado la masa, vamos a distribuir por la superficie el resto de las lagrimas de chocolate que nos quedaron pendientes. Se trata de posarlas y hundirlas un poquito con la mano.
  5. Precalentamos el horno a 180º y horneamos las galletas durante 15-17 minutos aproximadamente o hasta que las veamos doraditas. Una vez fuera del horno dejamos que enfríen  sin tocarlas ni juntarlas (las pepitas todavía están calientes y derriten fácil). Cuando estén  frías ya las tenemos preparadas para degustar en el momento que mas nos apetezca. Si las queremos conservar aguantan varios días dentro de las típicas latas de las pastas o de cualquier envase con cierre hermético.

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/

MANTECADO DE PASCUA

MANTECADO DE PASCUA

 

 

 

Ahora que estamos en plena semana santa  os traigo otra recetilla para entretenernos un poco durante estos días con un dulce muy característico de la temporada. La tengo editada de la pascua anterior, pero este año he cambiado la foto porque me gusta mas la decoración que le hemos puesto. Hemos elaborado el mantecado en equipo familiar. El bizcocho lo hizo mi cuñada, el glaseado se lo agregó la menda y las decoración nuestras peques. Con mucho mimo el resultado ha sido de escandalo.

Esta receta en particular, es la tradicional receta del mantecado de Avilés, de aquí de Asturias. Por lo que he leído se viene haciendo desde finales del siglo XVII, cuando se descubrió un dulce que podía viajar con los veleros que hacían las Américas aguantando varios días sin estropearse. Poco a poco se fue haciendo tradicional y la repostería Avilesina le dio forma y lo adornó con un baño de glaseado convirtiéndolo en todo un referente regional.

El mantecado se puede hacer de forma individual, como es el ejemplo que hoy os traigo, o bien elaborar el diseño  característico que en Avilés le dan en semana santa. Por estas fechas los padrinos  y madrinas le regalan a sus ahijados, el domingo concretamente,  el “bollo de pascua´´. Este bollo está formado por tres mantecados, elaborados en unos moldes con forma de estrella y superpuestos unos sobre otros. Suelen llevar un baño de glaseado por encima  y una amplia decoración al gusto de cada uno, elementos de chocolate y figuritas de pascua principalmente… Si alguna vez vais hasta Avilés por estas fechas podéis contemplar estos manjares por todos los escaparates de las pastelerías que la ciudad os ofrece, es todo un espectáculo visual.

Antes de comenzar con la receta, tengo que dejar plasmado un apunte. El mantecado original es así tal cual, con solo cuatro ingredientes, mantequilla, harina , huevos y azúcar. No hay que añadirle nada de levadura (en algunas recetas la hemos visto agregada), ni aromas extras. La receta tradicional de la comarca de Avilés es así, si lleva algo más  ya sería una variante. Dicho esto, si  os apetece probar un postre delicioso y pintoresco, atentos a los pasos, sencillos y muy rápidos.

 

 

INGREDIENTES

 

Para el mantecado:

  • 300 g de harina de trigo.
  • 300g de mantequilla.
  • 300g de azúcar.
  • 300 g de huevo (6 unidades aproximadamente).

Para el glaseado:

  • 230 g de azúcar glass (normal para la thermomix).
  • 1 clara de huevo.

Para la decoración:

  • Figuritas de chocolate de pascua.
  • Huevos de chocolate.
  • Lacasitos, emanens, fideos, bolas de chocolate de colores…

 

DE FORMA TRADICIONAL

A la hora de elaborar el mantecado es importante tener en cuenta un par de detalles. El primero es que es imprescindible insistir con el batido previo. El otro aspecto, es que la mantequilla debe estar en pomada, a temperatura ambiente. Hay que sacarla de la nevera el día antes. Dicho esto, es imposible que siguiendo estas pautas no os quede un mantecado de primera.

ELABORACION

  1. En un bol introducimos el azúcar y los huevos y batimos enérgicamente unos diez , quince minutos, hasta que obtengamos una mezcla clarita  que haya aumentado su volumen.
  2. Añadimos la mantequilla en dados y batimos hasta que quede bien integrada y obtengamos una mezcla homogénea.
  3. Agregamos la harina y batimos. Al final del todo podemos ayudarnos de una varilla e ir mezclándola manualmente con movimientos envolventes hasta que quede bien integrada.
  4. Precalentamos el horno a 180º con calor por arriba y por abajo  y añadimos la masa a un molde previamente engrasado con aceite.
  5. Una vez que el horno está caliente, introducimos el mantecado en la segunda rejilla empezando por abajo durante 50 minutos (es imprescindible no abrir el horno en ningún momento).
  6. Pasado el tiempo de horneado sacamos el mantecado, esperamos que enfríe unos minutos y lo desmoldamos.
  7. Ahora que tenemos la masa lista vamos a darle un baño de glaseado. Para ello introducimos el azúcar glass junto con la clara de huevo en un bol y lo mezclamos bien con la batidora. Si queda muy denso se puede añadir una pizca de agua y batir de nuevo. Bañamos el mantecado por encima.
  8. Por último, solo nos queda añadir la decoración si queremos orientarlo como un dulce de pascua. Aquí cada uno ya la hace como mas le gusta o según los elementos decorativos de los que disponga. Lo que suele ser característico es emplear elementos de chocolate , sobre todo figuritas de Pascua.

 

CON THERMOMIX

Con la ayuda de la thermomix nos vamos a ahorrar bastante mano de obra, ya que el batido que es muy importante, lleva su tiempo, y en estos pasos la maquina maniobra por nosotros. Así que si la escusa era no estar con la batidora quince minutos en la mano, ahora ya no hay escusa que valga. Manos a la obra y empezamos.

ELABORACIÓN

  1. En primer lugar colocamos la mariposa en la thermomix. Agregamos los huevos y el azúcar y programamos 7 minutos a 37º en velocidad 3 1/2.
  2. Una vez pasado el tiempo volvemos a batir la mezcla otros 7 minutos en la misma velocidad, pero esta vez sin temperatura.
  3. Agregamos la mantequilla en pomada (es muy importante que no esté de nevera) en dados y mezclamos 20 segundos en velocidad 2.
  4. Agregamos la harina y mezclamos 5 segundos en velocidad 3. Sacamos el vaso de la thermomix, retiramos la mariposa y con la ayuda de la lengua vamos mezclando un poco  a mano con movimientos envolventes hasta que termine de integrarse bien la harina.
  5. Precalentamos el horno a 180º con calor por arriba y por abajo. Untamos de aceite el molde que vamos a utilizar. Las cantidades indicadas son perfectas para un molde de plum cake, pero podemos hacerlo en el que queramos.
  6. Cuando el horno esté caliente introducimos el molde en la segunda rejilla empezando por abajo y dejamos que se haga durante 50 minutos sin abrir para nada el horno.
  7. Pasado el tiempo de horneado sacamos el mantecado, dejamos que enfríe unos minutos y lo desmoldamos.
  8. Con la thermomix limpia, vamos a elaborar el glaseado para bañar el mantecado. Introducimos el azúcar normal y lo trituramos durante un minuto a velocidad progresiva 7-10 hasta convertirlo en lustre. Añadimos la clara de huevo y mezclamos  20 segundos a velocidad 6. Esparcimos la mezcla por encima del mantecado.
  9. Ahora ya solo nos quedaría la decoración si queremos convertirlo en un pequeño detalle para regalar a nuestros ahijados por semana santa. Suele ser típicas las figuritas de pascua, bolas de chocolate, fideos… lo que mas nos guste o de lo que dispongamos. Recomiendo adornar el mantecado cuando este frío del todo, puesto que se nos pueden derretir las figuritas y complementos si lo hacemos antes de tiempo (lo digo por experiencia).

 

Si os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

 

ENSAIMADAS

ENSAIMADAS

 

 

Y mientras… seguimos en pleno confinamiento aquí en España, por la pandemia del Coronavirus. Desgraciadamente hay muchas bajas entre la población  y la cosa no parece mejorar de momento. Esperemos que dentro de poco se estanquen los positivos y las defunciones y la curva empiece a descender. La solución es muy fácil… hay que quedarse en casa, salir lo imprescindible y nada mas. Así evitaremos nuevos contagios y lograremos erradicar esta incipiente pesadilla.

A muchas personas se les hace cuesta arriba pasar tantas horas sin salir de unos pocos metros cuadrados, pero hay que ser positivos, hay que buscar actividades para mantener la mente ocupada y evadirse un poco de todo este caos. Para ello, por ejemplo, este pequeño botón, una sencilla receta de repostería que puede mantenernos ocupados unos minutos al día, a la par que nos permite disfrutar de un buen desayuno o merienda  casero delicioso.

La ensaimada es un producto de repostería muy tradicional de la Isla de Mallorca (personalmente tuve la oportunidad de viajar hace años allí de vacaciones y doy fé de que están buenísimas). Es una masa dulce fermentada y horneada que se suele espolvorear de azúcar glass y puede ir rellena o no. En Mallorca el relleno original es de cabello de Angel, pero hoy en día las solemos rellenar de mucha variedad de ingredientes, chocolate, nata , cremas… Sea de una forma u de otra esta claro que están muy ricas, así que si os apetece hincarle el diente a una, aquí os dejo una recetilla que me pasaron hace muchos años en la Escuela de Hostelería donde cursaba mis estudios y que he adaptado a la thermomix también. Espero que os guste.

INGREDIENTES

6 Piezas de tamaño considerable

Para la masa madre:

  • 30 g de levadura fresca o 10 g de levadura de panaderia en polvo.
  • 130 ml de leche entera.
  • 150 g de harina de trigo.

Para la 2º masa:

  • 100 ml de leche entera.
  • 350 g de harina de trigo.
  • 50 g de manteca de cerdo.
  • 75 g de mantequilla.
  • 75 g de azúcar.
  • 3 huevos.
  • Sal.
  • Relleno opcional (virutas de chocolate).

 

DE FORMA TRADICIONAL

Vamos a elaborar estas ensaimadas de forma muy sencillita. Lo que si recomiendo, como vamos a necesitar darle a la masa dos reposos, es comenzar la receta un día por la tarde y dejar que las piezas suban durante  toda la noche, horneandolas al día siguiente por la mañana. Se puede hacer en el mismo día, pero de esta manera el levado será mucho mejor.

ELABORACIÓN

Primera masa (masa madre).

  1. Hacemos un mini volcan en la mesa con los 150 g de harina.
  2. En el centro del volcán añadimos la levadura disuelta en la leche templada.  Mezclamos los tres ingredientes bien hasta conseguir una masa bastante blanda.
  3. Le damos forma de bola a la masa y la introducimos en un vaso con agua unos diez minutos hasta que veamos que  empieza a flotar.  Mientras, ya podemos ponernos con la segunda masa.

Segunda masa.

  1. De nuevo hacemos un volcán con la harina que hemos anotado arriba para esta masa. En el centro añadimos una pizca de sal, la mantequilla, el azúcar, la leche y los huevos.
  2. Trabajamos la masa unificándola y amasándola unos diez minutos. Después agregamos como si fuera otro ingrediente más la masa madre (recudiendola un poco del agua) y seguimos trabajándola con energía y rapidez para lograr una buena elasticidad unos quince minutos. Tenemos que obtener una masa muy gomosa.
  3. Una vez que tenemos la masa lista hacemos una bola con ella , la llevamos a un bol enharinada, tapamos el bol  con un paño y dejamos que doble su volumen un par de horas mínimo.

Montaje de las piezas.

  1. Cuando la masa haya  doblado su volumen ya podemos comenzar a darle forma a las  ensaimadas . Para ello cortamos la masa en 6 porciones mas o menos parecidas.
  2. Con una brocha vamos a untar de aceite de oliva la superficie donde vamos a trabajar y así mismo el rodillo de cocina  por todos lados. Cogemos una porción y la extendemos con el rodillo en forma rectangular, de manera que el largo aproximadamente sea de unos 30 cm. Vamos a dejar el grosor más fino posible.
  3. Una vez bien extendida derretimos la manteca de cerdo en el microondas y con la brocha pintamos la masa por encima con ella. En este punto, si nos apetece, podemos rellenarla. En mi caso utilice pepitas de chocolate,  pero podéis usar cualquier fruto seco… simplemente extendiendo el relleno por encima.
  4. Ahora que tenemos la masa lista vamos a ir enrollándola poco a poco como si hiciésemos un cigarrillo alargado. Una vez enrollada procedemos a envolverla en forma de espiral. Si hemos rellenado la masa dará para pocas vueltas al estar un poquito mas gordo el cigarro. Si no va rellena, dará para mas vueltas.
  5. Repetimos el proceso desde el principio con cada porción de masa hasta obtener seis piezas.
  6. Si ya las tenemos preparadas cogemos  tres laminas de papel de horno y colocamos un par de piezas en cada una de ellas. A partir de aquí les daremos  el segundo reposo. Yo las dejaría toda una noche para que leven correctamente dentro del horno.
  7. En el momento que tengamos las piezas bien levadas podemos proceder a hornearlas. Las introduciremos de dos en dos en el horno. Untamos con agua las piezas con la ayuda de la brocha y las horneamos a 180º con calor por arriba y por abajo unos 12-15 minutos, hasta que las veamos doradas. Las sacamos del horno y espolvoreamos un poco de azúcar glass por encima.  Ya tenemos de esta manera listas nuestras ensaimadas caseras.

 

CON THERMOMIX

Utilizaremos la thermomix para elaborar las dos masas, la masa madre y la segunda masa. A partir de ahí el proceso será todo manual. Como dije anteriormente recomiendo empezar la receta un día por la tarde para que las piezas puedan reposar una noche entera. De esta manera, las hornearíamos por la mañana.

ELABORACION

Masa madre

  1. Introducimos en la thermomix la leche y la levadura 4 segundos en velocidad 8. Agregamos la harina y amasamos un minuto en velocidad espiga. Si la masa esta muy pegajosa añadimos una pizca de harina más  y mezclamos. La sacamos sobre una mesa y hacemos una bola con ella.
  2. Introducimos la bola dentro de un vaso con agua y la dejamos diez minutos dentro hasta que veamos que la masa este flotando en la superficie. Mientras, nos ponemos con la segunda masa.

Segunda masa.

  1. Sin lavar el vaso de la thermomix vamos a introducir dentro la leche, los huevos, la mantequilla,el azúcar, la masa madre (recudida), la harina y la sal. Mezclamos todo 30 segundos en velocidad 6 y después amasamos 10 minutos en posición espiga.
  2. Sacamos la masa del vaso y hacemos una bola con ella. Le enharinamos y la introducimos en un bol grande. Tapamos el bol con un paño  y dejamos que repose un par de horas hasta que doble su tamaño.

Montaje de las piezas.

El montaje es exactamente igual que como he descrito en la forma tradicional, por ello haré un copia y pega de los pasos a seguir.

  1. Una vez que la masa ha doblado su volumen ya podemos comenzar a darle forma a las  ensaimadas . Para ello cortamos la masa en 6 porciones mas o menos parecidas.
  2. Con una brocha vamos a untar de aceite de oliva la superficie donde vamos a trabajar y así mismo el rodillo de cocina  por todos lados. Cogemos una porción y la extendemos con el rodillo en forma rectangular, de manera que el largo aproximadamente sea de unos 30 cm. Vamos a dejar el grosor más fino posible.
  3. Una vez bien extendida derretimos la manteca de cerdo en el microondas y con la brocha pintamos la masa por encima con ella. En este punto, si nos apetece, podemos rellenarla. En mi caso utilice pepitas de chocolate,  pero podéis usar cualquier fruto seco… simplemente extendiendo el relleno por encima.
  4. Ahora que tenemos la masa lista vamos a ir enrollándola poco a poco como si hiciésemos un cigarrillo alargado. Una vez enrollada procedemos a envolverla en forma de espiral. Si hemos rellenado la masa dará para pocas vueltas al estar un poquito mas gordo el cigarro. Si no va rellena, dará para mas vueltas.
  5. Repetimos el proceso desde el principio con cada porción de masa hasta obtener seis piezas.
  6. Si ya las tenemos preparadas cogemos  tres laminas de papel de horno y colocamos un par de piezas en cada una de ellas. A partir de aquí les daremos  el segundo reposo. Yo las dejaría toda una noche para que leven correctamente dentro del horno.
  7. En el momento que tengamos las piezas bien levadas podemos proceder a hornearlas. Las introduciremos de dos en dos en el horno. Untamos con agua las piezas con la ayuda de la brocha y las horneamos a 180º con calor por arriba y por abajo unos 12-15 minutos, hasta que las veamos doradas. Las sacamos del horno y espolvoreamos un poco de azúcar glass por encima. Ya tenemos listo un buen desayuno o merienda para relamerse.

 

Si os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

 

 

 

TARTA BIZCOMOUSSE

TARTA BIZCOMOUSSE

 

Hace ya un tiempillo que tenía ganas de subir esta receta,me había hablado muy bien una compañera de trabajo de la tarta. Ella la había visto en una revista de thermomix, la había probado y me recomendó que la hiciera, porque no me iba a arrepentir. Un día me lance y la verdad es que me gustó mucho, así que no pude dejar pasar la oportunidad de mostrárosla. Le hice algún que otro retoque , la ornamenté a mi gusto y aquí la tenéis, espero que os animéis vosotros también a degustarla.

La tarta es muy sencilla , esta compuesta principalmente por una base de bizcocho brownie y una capa gorda de mousse de chocolate. El bizcocho brownie, para los que no lo conozcáis, se trata de un dulce que no lleva levadura, y donde los ingredientes principales son el chocolate y las nueces. La mousse, por otro lado,  es una espuma donde se emplean las claras a punto de nieve para darle ese toque suave  y ligero que tanto nos encanta. La combinación de ambos, hacen de este un postre muy suave, nada empalagoso y con un sabor espectacular. Queda muy vistoso y es ideal para cualquier tipo de evento. Si os puede la curiosidad, venga, os animo a probarla, dejemos que el paladar se de un capricho de vez en cuando…

 

 

INGREDIENTES

MOLDE DE 28 CM DE DIÁMETRO.

Para el brownie:

  • 6 huevos.
  • 150 g de azúcar.
  • 160 g de mantequilla.
  • 120 g de chocolate negro.
  • 200 g de harina de trigo.
  • 120 g de nueces troceadas.
  • Sal.

Para la mousse:

  • 8 yemas de huevo.
  • 4 claras.
  • 180 g de azúcar.
  • 75 g de mantequilla.
  • 340 g de chocolate negro.
  • 4 hojas de gelatina.
  • 375 ml de nata para montar.

Para la decoración:

  • Fideos de chocolate.
  • Cerezas u otras frutas.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Esta tarta de bizcomousse esta formada por dos partes principales, un bizcocho brownie de base y una mousse de chocolate, el resto es todo ornamentación. Es un postre muy ligero, nada empalagoso, que se puede poner en cualquier comida, cena o merienda (mi cuñado hasta lo desayuna) y está de vicio. Si queréis ver lo sencillo que es elaborarlo podéis seguir leyendo…

ELABORACIÓN

Bizcocho brownie:

  1. En primer lugar vamos a realizar la base de bizcocho. Para ello cogemos un bol e introducimos la mantequilla y el chocolate negro (de chocolatina corriente) en trozos. Lo llevamos al microondas y calentamos revolviendo cada poco hasta obtener una crema uniforme. Después lo reservamos.
  2. En otro bol cascamos los huevos, agregamos el azúcar y con la ayuda de una batidora batimos hasta blanquear un poco la mezcla. Añadimos la crema de chocolate y seguimos batiendo un poco hasta unificarlo bien.
  3. Agregamos la harina, una pizca de sal y las nueces y seguimos batiendo hasta obtener una mezcla homogénea.
  4. Cogemos un  molde desmoldable (yo utilicé uno de 28 cm de diámetro), lo untamos de aceite o mantequilla y espolvoreamos un poco de harina por él para facilitar mas tarde que el bizcocho salga bien. Introducimos la mezcla del brownie dentro y horneamos entre 15 a 20 minutos  a 180º.
  5. Una vez horneado dejamos que enfríe un poco para continuar con la mousse.

Nota:Si queremos que el bizcocho esté muy jugoso podemos calarlo por encima con un poco de almíbar, y si vemos que se abomba hacia arriba en el horneado  lo nivelamos recortándolo con el cuchillo.

Mousse de chocolate:

  1. Comenzamos colocando las hojas de gelatina dentro de una fuente con agua para que se vayan hidratando.
  2. En un bol colocamos el chocolate negro partido en trozos junto con la mantequilla. Lo introducimos al microondas y vamos calentando y revolviendo constantemente hasta obtener una crema de chocolate. Una vez lista añadimos las yemas de huevo y las hojas de gelatina hidratadas (deben de estar blanditas) y batimos con batidora hasta que quede bien unificado todo. Dejamos que enfríe un poco la mezcla.
  3. Mientras enfría la crema de chocolate cogemos un bol y montamos con batidora las yemas junto con la mitad del azúcar a punto de nieve, es  decir hasta conseguir un merenguillo. Cogemos otro recipiente  a parte y montamos la nata  con la otra mitad del azúcar. Reservamos las dos mezclas.
  4. Una vez que la crema de chocolate ha enfriado un poco vamos a ir añadiendo la nata montada y revolviendo suavemente con movimientos envolventes con una varilla. Cuando esté todo unificado vamos a ir haciendo lo mismo pero agregando la claras a punto de nieve.
  5. Una vez que tenemos lista la mousse la vertemos suavemente sobre el bizcocho brownie y dejamos que enfrié unas horas en nevera.

Ornamentación:

  1. Ahora  que ya  tenemos la tarta fría podemos cubrirla por encima con fideos de chocolate hasta tapar ligeramente la capa de mousse.
  2. Desmoldamos y decoramos por encima con algún trozo de fruta, por ejemplo con unas cerezas o unas pocas fresas.

 

CON THERMOMIX

Gracias a la thermomix podemos hacer en un periquete las dos partes principales que componen esta tarta, tanto la base de bizcocho brownie como la capa de mousse de chocolate. Ahorramos material de cocina, tiempo y espacio. Si la tenéis a punto, vamos a por la receta.

ELABORACIÓN

Bizcocho brownie:

  1. Introducimos en la thermomix el chocolate troceado junto con la mantequilla, colocamos la mariposa y programamos 6 minutos a 90º en velocidad 1. Reservamos la crema y quitamos la mariposa.
  2. Agregamos a la thermo (no hace falta que la limpiemos después del primer paso) los huevos junto con el azúcar. Batimos 3 minutos en velocidad 4.
  3. Añadimos la harina y y la sal y mezclamos 15 segundo en velocidad 3.
  4. Introducimos la crema de chocolate y mezclamos 25 segundos a velocidad 3.
  5. Por último incorporamos las nueces troceadas y mezclamos 15 segundos en velocidad 5.
  6. Engrasamos un molde desmoldable (yo utilicé uno de 28 cm de diámetro) con un poco de aceite o mantequilla y espolvoreamos harina para que no se nos pegue. Vertemos la mezcla y horneamos entre 15 y 20 minutos a 180º. Una vez horneado dejamos que el brownie enfríe un poco.

Nota:Si queremos que el bizcocho esté muy jugoso podemos calarlo por encima con un poco de almíbar, y si vemos que se abomba hacia arriba en el horneado  lo nivelamos recortándolo con el cuchillo.

Mousse de chocolate:

  1. En primer lugar sumergimos las hojas de gelatina dentro de agua para que vayan hidratándose.
  2. Introducimos en la thermo las yemas, las claras y el azúcar. Programamos 9 minutos a 70º en velocidad 3/2. Una vez transcurrido el tiempo volvemos a programarla 5 minutos mas pero esta vez sin temperatura. Reservamos la mezcla.
  3. Sin limpiar la thermomix vertemos la mantequilla y el chocolate a trozos  y anotamos 6 minutos a 80º en velocidad 2. Una vez listo añadimos las hojas de gelatina escurridas y mezclamos 3 minutos a velocidad 2.
  4. Añadimos la mezcla de huevos montados del punto 1 y mezclamos 15 segundos en velocidad 3.
  5. Por último agregamos la nata montada y mezclamos 25 segundos en velocidad 4.
  6. Vertemos la mousse sobre la base de bizcocho brownie y dejamos que enfríe en nevera unas horas.

Ornamentación:

  1. Una vez fría la tarta decoramos la superficie con fideos de chocolate hasta cubrir la mousse y desmoldamos.
  2. Por encima podemos darle un toque de color decorando con alguna fruta , como la cereza o la fresa. Así de sencillo obtenemos nuestra tarta bizcomousse.

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/

LAZOS DE CREMA

LAZOS DE CREMA

 

 

El otro día navegando con mi amigo google me di cuenta de una cosa, ¡No sabía como se llamaban este tipo de dulces!. ¡No puede ser!- me dije. Venga a insertar una y otra vez la palabra “mojí´´ o “mují´´ para contrastar información.  ¿Pero que le pasa hoy a la red? ¿Me va a decir a mi que estos dulces no son típicos? ¿Como es que hay tan poca información de ellos, si por lo menos aquí en Asturias (y me imagino que en otras provincias también) no fallan de presencia en cualquier pastelería?

Pues nada, apenas aparecía nada. Pero ay amigo, no es que no sean dulces conocidos, que si lo son, es que no están reconocidos con el nombre de mojí o mují, como toda la vida los he llamado desde que tengo uso de razón. Tanteando variantes acabé comprobando que como más se les conoce es como lazos de crema (cierto el nombre es bastante aclaratorio, ya que es una masa en forma de lazo rellena de crema), pero aquí no se les suele llamar así. ¡Ay google, a veces parece que lo sabes todo, pero otras pinchas un poco cuando te ponemos a prueba! Pues bien, no me enrollo más. Hace unos días se me antojo hacer unos mojís (yo seguiré llamándolos así) para una merienda y dicho y hecho me puse manos a la obra. ¿Queréis saber un poco de que se componen?

Los mojís están compuestos por una masa de bollería hojaldrada,  una crema pastelera y un baño de almíbar. La masa se suele dividir en tiras , enroscadas en espiral y conformando el dibujo de una especie de dulce de palmera o mariposa. Las alas están rellenas con la crema pastelera y por fuera  los lazos suelen tener un abrillantado a base de almíbar que les da un toque muy chic. A priori puede parecer difícil de elaborar , pero una vez que tenemos los tres componentes , el montaje es super sencillo a la par que entretenido. Si os apetece ver como va os invito a probar esta receta y que me digáis que os ha parecido el resultado.

 

INGREDIENTES

(Para 8 unidades bien proporcionadas)

Para el almíbar:

  • 150 ml de agua.
  • 150 g de azúcar.
  • Aroma de vainilla, coñac…

Para la crema pastelera:

  • 1 l de leche.
  • 80 g de maizena.
  • 4 huevos.
  • 250 g de azúcar.
  • Canela en rama.
  • Corteza de limón.

Para la masa de bollería hojaldrada:

  • 500 g de harina de fuerza.
  • 25 g de levadura fresca.
  • 35 g de mantequilla.
  • 75 ml de agua.
  • 75 ml de leche.
  • 75 g de azúcar.
  • 5 g de sal.
  • 2 huevos.
  • 200 g de mantequilla (en bloque para agregar al final).

 

DE FORMA TRADICIONAL

Para montar estos ricos lazos de  crema debemos obtener primero una masa de bollería hojaldrada, una crema pastelera para rellenarlos y un almíbar para pintarlos. Si queremos , podemos hacer el almíbar y la crema pastelera el día anterior, sino procederemos a primera hora del día en que los vamos a hornear para que les de tiempo a enfriar antes de utilizarlos.

ELABORACIÓN

Crema pastelera:

  1. Cogemos una cazuela, introducimos la leche , la rama de canela y la corteza de un limón. Llevamos a ebullición.
  2. Mientras se va calentando, en un bol a parte  batimos los huevos con el azúcar. Después añadimos la maizena y seguimos batiendo hasta que no veamos ningún grumo.
  3. Cuando la leche rompa a hervir sacamos la corteza de limón y la rama de canela , y a fuego lento introducimos la mezcla del punto dos y vamos revolviendo con varilla continuamente hasta que vaya espesando y adquiera una textura cremosa. En ese momento pasamos la crema a un bol de cristal, la tapamos a ras con film para que no cree costra y reservamos en  nevera  para utilizarla mas tarde.

Almibar:

  1. En un cazo ponemos el agua junto con el azúcar. Sin revolver dejamos que hierba.
  2. Una vez que rompa a hervir  lo retiramos del fuego y le añadimos si nos apetece un chorro de  licor, aroma o coñac. Reservamos para pintar los lazos una vez horneados.

Masa de bollería hojaldrada:

  1. Cogemos la harina y formamos un volcán sobre la mesa con ella. En el centro colocamos  el resto de ingredientes (mantequilla utilizaremos 35 g, los 200 g son para mas adelante). Amasamos todo bien con la manos y hacemos una bola con la masa que obtendremos. Le hacemos un corte en cruz por la parte de arriba, la enfilmamos y la llevamos a la nevera una media hora (si es mas tiempo no pasa nada).
  2. Una vez reposada en la nevera, sacamos la bola. Espolvoreamos con harina la mesa de trabajo y la masa por ambos lados. Vemos que la masa al haberle hecho un corte en cruz, la parte de  arriba se divide como en cuatro pliegues, pues con el rodillo vamos a estirar cada pliegue hacia fuera hasta que la masa adquiera la forma de una flor  de cuatro pétalos (no hay que estirar mucho, lo suficiente para que en el centro podamos colocar el bloque de 200 g de mantequilla).
  3. Una vez que esta estirada colocamos en el centro la mantequilla (debe estar fría y en una pieza, no a trozos), cogemos los cuatro pliegues y la envolvemos con ellos, juntándolos y uniéndolos  por arriba. Le damos vuelta al plastón (es así como denominamos la pieza que vamos a trabajar), de manera que los pliegues queden hacia abajo. Espolvoreamos bien de harina y golpeamos un poco la masa con el rodillo para bajarla de altura. Después vamos estirándola hasta que nos quede a un centímetro de grosor y con forma rectangular (como si fuésemos a hacer masa de empanada). A partir de aquí vamos a comenzar a realizar tres vueltas simples con la masa.
  4. Tenemos la masa estirada, vamos a imaginar que  se divide en tres partes iguales.  Doblamos la parte de un extremo y la apoyamos sobre la del centro, y después doblamos la del otro extremo y la llevamos también hacia el centro. Giramos la masa con los pliegues hacia el lateral y volvemos a extenderla de nuevo con el rodillo  en forma rectangular a un centímetro de grosor. Ya hemos dado la primera vuelta. Debemos repetir el proceso de doblar la masa y estirar, dos veces mas, para que sean tres vueltas simples. Una vez que le hemos dado las tres vueltas  doblamos la masa de nuevo y la enfilmamos así para llevarla a la nevera un par de horas mínimo. Cuando estemos haciendo este punto recomiendo espolvorear con harina  la mesa de trabajo y la masa a menudo  para evitar que se nos pueda pegar.

Montaje: 

  1. Ahora que tenemos los tres componentes que necesitamos vamos a darle forma al lazo de crema. Cogemos la masa de bollería hojaldrada y la estiramos sobre la mesa en forma rectangular hasta que quede un grosor de 3 mm aproximadamente. Dividimos toda la masa en tiras largas, de unos 3 cm de ancho. El largo de las tiras va determinar el tamaño del lazo, a mayor longitud mas amplio será el lazo.
  2. Cogemos cada una de las tiras y vamos enrollándolas en forma de espiral como si fuesen macarrones. Una vez que la tira está retorcida entera, sobre el papel de horno hacemos el dibujo de el lazo con ella. Cogemos los dos extremos de la linea y los llevamos hacia el centro de la misma formando las dos alas. Pegamos ambos extremos por debajo de la masa. Hacemos lo mismo con cada una de las tiras hasta terminar toda la masa.
  3. En el momento que tenemos el dibujo definido vamos a rellenar ambos espacios de las “alas´´ como digo yo, con la crema pastelera. Cogemos una manga, la rellenamos con la crema y los cubrimos. Haremos lo mismo con cada una de las piezas. Cuando estén rellenos todos los lazos vamos a dejarlos reposar un par de horas.
  4. Precalentamos el horno a 200º.  Una vez reposadas las piezas, pintamos todas las partes de las masas con un pincel y un poco de huevo batido. Acto seguido  horneamos  unos 20 minutos aproximadamente.
  5. Cuando tengamos los lazos fuera del horno cogemos el almíbar, los pincelamos con el hasta brillen con alegría y los dejamos enfriar. Siguiendo todos estas pautas podremos elaborar estos dulces  en nuestra casa cuando mas nos apetezca.

 

CON THERMOMIX

A la hora de elaborar los lazos de crema podemos tirar de la thermomix para hacer cada uno de los tres componentes que necesitamos, el almíbar, la crema pastelera y la masa de bollería hojaldrada. Tanto el almíbar como la crema se puede elaborar el día antes para no emplear demasiado tiempo en el mismo día, pero eso ya va a gusto de cada uno.

ELABORACIÓN

Para el almíbar:

  1. Introducimos en la thermo el agua y el azúcar y programamos 10 minutos a 100º en velocidad 2.
  2. Una vez listo podemos añadirle si nos apetece un poco de esencia de vainilla o algún tipo de licor. Dejamos que enfríe para abrillantar los lazos mas adelante.

Para la crema pastelera:

  1. Introducimos en la cubeta la leche, la corteza de limón y el palito de canela. Programamos 90º, 10 minutos a velocidad 1. Una vez listo retiramos la corteza y la canela.
  2. Añadimos los huevos, el azúcar y la maizena. Mezclamos unos segundos a velocidad 4  y programamos de 8 a 10 minutos ,a 90º en velocidad 3 con la mariposa.

Para la masa de bollería hojaldrada:

  1. Introducimos en la thermo la leche y la levadura y mezclamos 15 segundos en velocidad 4. Añadimos los 35 g de mantequilla , los huevos, el agua, el azúcar y la sal y programamos 10 segundos en velocidad 6. Integramos la harina y ponemos el programa espiga durante 30 segundos. Sacamos la masa de la thermo, la boleamos y le hacemos un corte en cruz por arriba. La enfilmamos y la llevamos a la nevera media hora.
  2. Una vez reposada en la nevera, sacamos la bola. Espolvoreamos con harina la mesa de trabajo y la masa por ambos lados. Vemos que la masa al haberle hecho un corte en cruz, la parte de  arriba se divide como en cuatro pliegues, pues con el rodillo vamos a estirar cada pliegue hacia fuera hasta que la masa adquiera la forma de una flor  de cuatro pétalos (no hay que estirar mucho, lo suficiente para que en el centro podamos colocar el bloque de 200 g de mantequilla).  Una vez que esta estirada colocamos en el centro la mantequilla (debe estar fría y en una pieza, no a trozos), cogemos los cuatro pliegues y la envolvemos con ellos, juntándolos y uniéndolos  por arriba. Le damos vuelta al plastón (es así como denominamos la pieza que vamos a trabajar), de manera que los pliegues queden hacia abajo. Espolvoreamos bien de harina y golpeamos un poco la masa con el rodillo para bajarla de altura. Después vamos estirándola hasta que nos quede a un centímetro de grosor y con forma rectangular. Aquí es cuando comenzamos a hacer las vuelta simples.
  3. Tenemos el plastón estirado en forma rectangular como si fuésemos a hacer una empanada.  Pues bien, vamos a imaginar que la masa se divide en tres partes iguales.  Doblamos la parte de un extremo y la apoyamos sobre la del centro, y después doblamos la del otro extremo y la llevamos también hacia el centro. Giramos la masa con los pliegues hacia el lateral y volvemos a extenderla de nuevo en forma rectangular a un centímetro de grosor. Ya hemos dado la primera vuelta. Debemos repetir el proceso de doblar la masa y estirar, dos veces mas, para que sean tres vueltas simples. Una vez que le hemos dado las tres vueltas  doblamos la masa de nuevo y la enfilmamos así para llevarla a la nevera un par de horas mínimo. Durante este punto numero tres recomiendo espolvorear de continuo con harina la mesa de trabajo y la masa para evitar que se nos pueda pegar.

Montaje:

 

  1. Cogemos la masa de bollería hojaldrada y la estiramos sobre la mesa en forma rectangular hasta que quede un grosor de 3 mm aproximadamente. Dividimos toda la masa en tiras largas, de unos 3 cm de ancho. El largo de las tiras va determinar el tamaño del lazo, a mayor longitud mas amplio será el lazo.
  2. Cogemos cada una de las tiras y vamos enrollándolas en forma de espiral como si fuesen macarrones. Una vez que la tira está retorcida entera, sobre el papel de horno hacemos el dibujo de el lazo con ella. Cogemos los dos extremos de la linea y los llevamos hacia el centro de la misma formando las dos alas. Pegamos ambos extremos por debajo de la masa. Hacemos lo mismo con cada una de las tiras hasta terminar toda la masa.
  3. En el momento que tenemos el dibujo definido vamos a rellenar ambos espacios de las “alas´´, como digo yo, con la crema pastelera. Cogemos una manga, la rellenamos con la crema y los cubrimos. Haremos lo mismo con cada una de las piezas. Cuando estén rellenos todos los lazos vamos a dejarlos reposar un par de horas.
  4. Precalentamos el horno a 200º.  Una vez reposadas las piezas, pintamos todas las partes de las masas con un pincel y un poco de huevo batido. Acto seguido  horneamos  unos 20 minutos aproximadamente.
  5. Cuando tengamos los lazos fuera del horno cogemos el almíbar, los pincelamos con el para darles sabor y brillo y dejamos que enfríen. Así de sencillo podemos obtener estos dulces para sorprender en cualquier merienda o desayuno.

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

CROISSANTS

CROISSANTS

   

¿Alguna vez os habéis preguntado realmente como se denominan este tipo de dulces?  Siempre que he ido a comprarlos a un establecimiento los he pedido bajo el nombre de “curasán´´ , pero hay personas que lo llaman “croissant´´, en idioma francés, o cruasán (en español). Cual ha sido mi sorpresa al investigar un poco que hasta ahora lo había estado diciendo mal, pues el termino reconocido por la R.A.E. es cruasán, no curasán. Nunca te acostarás sin aprender algo nuevo.

Pues bien, esta semana se me ha antojado hacer estas piezas en versión mini. Hacia mucho que no jugaba a darle vueltas simples a una masa, toda una técnica elaborada que conforma este tipo de dulces,  entretenida y no tan complicada como suele parecer. Los cruasanes se hacen a partir de una masa de bollería hojaldrada, es decir, una masa derivada del pan a la que añadimos grasa, en este caso mantequilla, integrándola de tal manera, que con las vueltas  obtenemos una materia conformada por capas de masa y capas de mantequilla intercaladas, la cual después hornearemos en piezas  definidas para obtener nuestros dulces de croissant. 

Mucha gente le tiene un poco de miedo a este tipo de elaboraciones, pero no hay porqué tenerlo , siguiendo los pasos al pie de la letra, es muy sencillo. El único problema que podemos encontrar es que la mantequilla se nos vaya un poco entre capa y capa y se nos pegue a la mesa, pero espolvoreando continuamente la masa con harina durante el proceso esto no tiene por qué ocurrir. Si tenéis curiosidad aquí os dejo la receta, desde luego puedo afirmar con creces que los cruasanes caseros saben muchísimo mejor que los comprados y  de esta manera , siempre sabemos lo que llevan dentro, a buen entendedor, pocas palabras bastan… 

 

INGREDIENTES (Salen unas 25/30 piezas pequeñas)

Para el almíbar:

  • 150 ml de agua.
  • 150 g de azúcar. 

Para la masa de bollería hojaldrada:

  • 500 g de harina de fuerza.
  • 25 g de levadura fresca.
  • 35 g de mantequilla.
  • 75 ml de agua.
  • 75 ml de leche.
  • 75 g de azúcar.
  • 5 g de sal.
  • 2 huevos.
  • 200 g de mantequilla (en bloque para agregar al final).

 

DE FORMA TRADICIONAL

Elaborar estos deliciosos cruasanes no tiene misterio ninguno, solo necesitamos crear la masa de bollería hojaldrada, darle la forma de media luna que suelen adoptar y tras el horneado pintarlos con un poco de almíbar para darles brillo. Si tenemos claro el proceso vamos a ello. 

ELABORACIÓN

  1. En primer lo que vamos a hacer es obtener el almíbar con el que vamos a abrillantar los cruasanes después del horneado. Para ello llevamos a ebullición el agua con el azúcar en un cazo pequeño. Revolvemos bien y una vez que hierba lo retiramos del fuego y dejamos que enfríe. 
  2. Ahora que ya tenemos el almíbar vamos a obtener la masa de bollería hojaldrada. Hacemos un volcán con la harina e integramos en el centro el resto de ingredientes. Usaremos los 35 g de mantequilla, los 200 g no, ya que estos se utilizarán mas adelante. Amasamos todo con las manos hasta que quede bien integrado y hacemos una bola con la masa que obtuvimos. Le hacemos un corte en cruz por arriba, la enfilmamos y la llevamos media hora a la nevera (si es más tiempo no pasa nada).
  3. Una vez reposada en la nevera, sacamos la bola. Espolvoreamos con harina la mesa de trabajo y la masa por ambos lados. Vemos que la masa al haberle hecho un corte en cruz, la parte de  arriba se divide como en cuatro pliegues, pues con el rodillo vamos a estirar cada pliegue hacia fuera hasta que la masa adquiera la forma de una flor  de cuatro pétalos (no hay que estirar mucho, lo suficiente para que en el centro podamos colocar el bloque de 200 g de mantequilla).  Una vez que esta estirada colocamos en el centro la mantequilla (debe estar fría y en una pieza, no a trozos), cogemos los cuatro pliegues y la envolvemos con ellos, juntándolos y uniéndolos  por arriba. Le damos vuelta al plastón (es así como denominamos la pieza que vamos a trabajar), de manera que los pliegues queden hacia abajo. Espolvoreamos bien de harina y golpeamos un poco la masa con el rodillo para bajarla de altura. Después vamos estirándola hasta que nos quede a un centímetro de grosor y con forma rectangular. Aquí es cuando comenzamos a hacer las vuelta simples.
  4. Tenemos el plastón estirado en forma rectangular como si fuésemos a hacer una empanada.  Pues bien, vamos a imaginar que la masa se divide en tres partes iguales.  Doblamos la parte de un extremo y la apoyamos sobre la del centro, y después doblamos la del otro extremo y la llevamos también hacia el centro. Giramos la masa con los pliegues hacia el lateral y volvemos a extenderla de nuevo con el rodillo en forma rectangular a un centímetro de grosor. Ya hemos dado la primera vuelta. Debemos repetir el proceso de doblar la masa y estirar, dos veces mas, para que sean tres vueltas simples. Una vez que le hemos dado las tres vueltas  doblamos la masa de nuevo y la enfilmamos así para llevarla a la nevera un par de horas mínimo. Cuando estemos haciendo este punto recomiendo espolvorear con harina  la mesa de trabajo y la masa a menudo  para evitar que se nos pueda pegar.
  5. Después del reposo, cogemos  la masa, la desdoblamos y empezamos a hacer las piezas (la masa debe estar a un cm de grosor mas o menos). Con un cuchillo o corta-pizzas recortamos piezas en forma de triángulos isósceles (dos lados iguales y uno mas corto). El tamaño dependerá de lo grande que queramos los cruasanes, de modo que hacemos una prueba para tantear y luego ya nos hacemos una idea del que queremos. Para darle forma a las piezas es tan sencillo como coger el extremo mas corto e ir enrollándolo hacia delante , hacia la punta. Una vez enrollado doblamos los extremos del churro hacia dentro para darle forma de media luna y lo colocamos en la bandeja de horno forrada de papel. Cuando tengamos todas las piezas en la bandeja, algo separadas, las pincelamos con huevo batido, y las horneamos unos 15 minutos a 200º, más o menos hasta que se vean doradas.
  6. Fuera del horno abrillantamos con un pincel los cruasanes con el almíbar que hemos elaborado previamente y ya tenemos estos deliciosos dulces listos para deleitar a los paladares. 

 

CON THERMOMIX

Nos vamos a beneficiar de la thermo para obtener el almíbar y la masa antes de trabajarla de forma rápida, el resto del proceso se hará manualmente como en la forma tradicional. De una manera u de otra, está claro que los cruasanes van a salir para relamerse. 

ELABORACIÓN

  1. Lo primero  que vamos a hacer es obtener el almíbar con el que vamos a pintar los cruasanes justo después de su horneado. Para ello introducimos en la thermo el azúcar y el agua y programamos 10 minutos a 100º en velocidad 2. Una vez listo lo retiramos y dejamos que enfríe. 
  2. Ahora que ya tenemos el almíbar vamos a ir a por la masa de bollería hojaldrada. Para ello introducimos en la thermo la leche y la levadura y mezclamos 15 segundos en velocidad 4. Añadimos los 35 g de mantequilla , los huevos, el agua, el azúcar y la sal y programamos 10 segundos en velocidad 6. Integramos la harina y ponemos el programa espiga durante 30 segundos. Sacamos la masa de la thermo, la boleamos y le hacemos un corte en cruz por arriba. La enfilmamos y la llevamos a la nevera media hora. 
  3. Una vez reposada en la nevera, sacamos la bola. Espolvoreamos con harina la mesa de trabajo y la masa por ambos lados. Vemos que la masa al haberle hecho un corte en cruz, la parte de  arriba se divide como en cuatro pliegues, pues con el rodillo vamos a estirar cada pliegue hacia fuera hasta que la masa adquiera la forma de una flor  de cuatro pétalos (no hay que estirar mucho, lo suficiente para que en el centro podamos colocar el bloque de 200 g de mantequilla).  Una vez que esta estirada colocamos en el centro la mantequilla (debe estar fría y en una pieza, no a trozos), cogemos los cuatro pliegues y la envolvemos con ellos, juntándolos y uniéndolos  por arriba. Le damos vuelta al plastón (es así como denominamos la pieza que vamos a trabajar), de manera que los pliegues queden hacia abajo. Espolvoreamos bien de harina y golpeamos un poco la masa con el rodillo para bajarla de altura. Después vamos estirándola hasta que nos quede a un centímetro de grosor y con forma rectangular. Aquí es cuando comenzamos a hacer las vuelta simples.
  4. Tenemos el plastón estirado en forma rectangular como si fuésemos a hacer una empanada.  Pues bien, vamos a imaginar que la masa se divide en tres partes iguales.  Doblamos la parte de un extremo y la apoyamos sobre la del centro, y después doblamos la del otro extremo y la llevamos también hacia el centro. Giramos la masa con los pliegues hacia el lateral y volvemos a extenderla de nuevo en forma rectangular a un centímetro de grosor. Ya hemos dado la primera vuelta. Debemos repetir el proceso de doblar la masa y estirar, dos veces mas, para que sean tres vueltas simples. Una vez que le hemos dado las tres vueltas  doblamos la masa de nuevo y la enfilmamos así para llevarla a la nevera un par de horas mínimo. Durante este punto numero cuatro recomiendo espolvorear de continuo con harina la mesa de trabajo y la masa para evitar que se nos pueda pegar. 
  5. Después del reposo, cogemos  la masa, la desdoblamos y empezamos a hacer las piezas (la masa debe estar a un cm de grosor mas o menos). Con un cuchillo o corta-pizzas recortamos piezas en forma de triángulos isósceles (dos lados iguales y uno mas corto). El tamaño dependerá de lo grande que queramos los cruasanes, de modo que hacemos una prueba para tantear y luego ya nos hacemos una idea del que queremos. Para darle forma a las piezas es tan sencillo como coger el extremo mas corto e ir enrollándolo hacia delante , hacia la punta. Una vez enrollado doblamos los extremos del churro hacia dentro para darle forma de media luna y lo colocamos en la bandeja de horno forrada de papel. Cuando tengamos todas las piezas en la bandeja, algo separadas, las pincelamos con huevo batido, y las horneamos unos 15 minutos a 200º, más o menos hasta que se vean doradas.
  6. Fuera del horno abrillantamos con un pincel los cruasanes con el almíbar que hemos elaborado previamente y ya los tenemos  listos para degustar. 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/

 

PANETTONE

PANETTONE

 

 

 

Panettone elaborado en molde convencional y relleno de fruta escarchada.

 

Panettone elaborado en molde desechable y relleno de pepitas de chocolate.

 

Panettone fuera del molde desechable relleno de chocolate.

 

 

El panettone es sin lugar a dudas, uno de los dulces más clásicos de las fiestas navideñas, es difícil que no se deje caer por la mayoría de los hogares en la merienda o en el desayuno al menos una vez en toda la Navidad.   En mi caso, todos los años venía un panettone camuflado en la compra semanal, escondido entre los yogures y los cereales para pasarlo un poco desapercibido (al final el remordimiento de conciencia por pecar mucho con el dulce era el mismo) pero que me quitaran lo bailado, solo se vive una vez. Hace un par de años deje de comprarlos, me puse manos a la obra y empecé a elaborarlos  a mi gusto. 

El panettone tiene su origen en Italia hace más de cinco siglos, son muchas las leyendas que narran como se originó en la época Navideña y quien fue su creador pero a día de hoy no se sabe cual de ellas es verídica. Mas tarde se fue extendiendo a nivel mundial en las fechas señaladas.

Es un dulce que tiene mucho éxito dada su textura y ligereza. La masa es de tipo brioche (lleva leche incorporada), por fuera la corteza queda dorada y por dentro el panettone esta muy esponjado. Antiguamente se rellenaba de fruta confitada, pero hoy en día ha ido evolucionando y se le suele agregar un poco al gusto de cada uno, siendo lo mas usual quitando la fruta confitada, las uvas pasas, los frutos secos y las lagrimas de chocolate. Normalmente manda la tradición acompañarlo con un poco de vino o licores, pero siempre existe mi opción favorita que es la del cola-cao, el chocolate a la taza o el café. Lo que esta claro , es que lleve una compañía u otra el sabor del panettone casero es espectacular  y por ello hoy os propongo que probéis la receta  y estas navidades hagáis vuestro propio dulce.

¿Que tiene de complicada esta receta? Absolutamente nada. Lo único que hemos de tener en cuenta es que lleva dos tiempos de levado, uno mucho mas largo que el otro. Por ello recomiendo comenzar a elaborar la masa un día por la tarde y dejar el último levado que es el mas largo para la noche, de manera que al levantarnos ya tengamos la masa bien esponjada dentro del molde y únicamente tengamos que meterla al horno el tiempo correspondiente. Por lo demás , la masa es muy sencillita de elaborar. Os dejo la receta escrita y al final del todo varias imágenes del proceso para que veáis lo fácil que es. Espero que lo disfrutéis. 

 

INGREDIENTES

  • 3 huevos.
  • 90 ml de leche.
  • 60 ml de agua.
  • 125 g de azúcar.
  • 160 g de mantequilla.
  • 25 g de levadura fresca.
  • 550 g de harina de fuerza.
  • Ralladura de limón.
  • 1 cda de agua de azahar.
  • 100g de pepitas de chocolate.
  • 100 g de fruta escarchada, pasas o frutos secos.
  • Sal 1 cdta.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Elaborar el panettone es muy sencillo siempre que respetemos los tiempos de levado, que son los que le dan esponjosidad a la masa. Se puede hacer el mismo día o bien podéis hacer como yo, preparar la masa por la tarde y dejar que leve toda la noche para hornearla por la mañana, eso ya va al gusto de cada uno. Las cantidades que arriba indico dan para un panettone de tamaño bastante considerable, si lo preferís mas normaluco, como los típicos de supermercado, podéis utilizar la mitad de ingredientes, o bien hacer dos panettones.  Para elaborarlo he utilizado un molde de 15 cm de diámetro y 15 cm de altura, y como la masa crece mucho para que no se desparrame lo forre alrededor con papel de horno facilitando la subida. Según el molde que utilicéis es bueno que lo forréis de alguna manera para evitar incidentes y esta es una forma sencilla de hacerlo. En otra ocasiones como se ve en las fotos utilizo los moldes desechables de tamaño grande (para un kilo de masa aproximadamente), son muy prácticos y tan validos como los clásicos. Abajo del todo después de las explicaciones para la thermomix tenemos varias imágenes del proceso para hacernos una idea práctica. 

 

ELABORACIÓN

  1. En primer lugar lo que vamos a hacer es templar un poco la leche y diluir en ella la levadura hasta que se deshaga. 
  2. Con la harina, hacemos un volcán sobre la mesa de trabajo y en su interior vamos añadiendo la mezcla de leche y levadura y todos los ingredientes restantes menos los destinados a su relleno (chocolate, frutos secos, pasas etc…). Amasamos todo a mano durante cinco minutos hasta obtener una masa homogénea. La masa debe quedar algo pegajosa, podemos agregar una pizca de harina para hacer una bola con ella y que se nos desprenda de las manos, pero muy poca para no alterar la textura.
  3. Una vez que hacemos una bola con ella vamos a dejarla reposar en un bol en un  lugar cálido hasta que doble su volumen (hora y media  aproximadamente).
  4. Cuando la masa haya crecido lo suficiente la ponemos sobre la mesa y procedemos a desgasificarla. Para ello apretamos con los puños para sacarle el aire y volvemos a amasarla un par de minutos. Hacemos una bola de nuevo con ella y la estiramos con el rodillo de forma rectangular, como si fuésemos a hacer una empanada. Una vez estirada repartimos por encima las pepitas de chocolate, pasas , fruta confitada o frutos secos, lo que hayamos escogido para el relleno.
  5. Doblamos la masa  con la mano como si fuese un rodillo de tela en tres partes y volvemos a estirarla. Repetimos la operación una vez más y después hacemos una bola con ella, cogiendo las esquinas y sometiéndolas por debajo poco a poco hasta que vaya cogiendo la forma. Introducimos la bola en el molde ( previamente untado de aceite y forrado por los laterales con papel de horno para que no nos desborde la masa si es de los clásicos o simplemente untado en aceite si es de los desechables). Dejamos que leve en un lugar templado hasta que triplique su volumen (yo suelo dejarlo la noche entera). 
  6. Cuando la masa haya cogido altura suficiente cogemos una brocha de cocina y pintamos la superficie con leche. Horneamos a 180º aproximadamente unos 40 minutos ( a los 15-20 minutos de haberlo metido en el horno recomiendo taparlo por encima con papel albal para que no nos dore demasiado la superficie). Después del horneado debemos dejar enfriar el panettone boca abajo para que no pierda su forma durante dos o tres horas. Se suele hacer cruzando unas varillas por la parte baja y colgándolo entre dos superficies.  Si hacéis todos estos pasos, el panettone que os va a salir va a ser espectacular. ¿Os estáis empezando a animar?

 

CON THERMOMIX

Como he mencionado en la forma tradicional las cantidades arriba indicadas dan para un panettone de tamaño bastante proporcional, de manera que si preferís uno mas estándar podéis utilizar la mitad de ingredientes o bien hacer dos panettones por separado con esas cantidades. Es importante que utilicéis un molde apto para que pueda levar, yo usé uno de 15 cm de diámetro y de altura y lo forre por los laterales con papel vegetal para que luego la masa no se desparramara al crecer, de manera que podéis hacer un apaño con lo que tengáis o bien comprar moldes aptos para los panettone, que pueden ser rígidos o de usar y tirar. En las fotos de arriba podéis ver un panettone realizado en molde convencional y otro en molde desechable.  Dicho esto vamos a proceder con la receta, donde la thermomix juega un gran papel porque nos proporciona la masa de manera muy rápida y efectiva. 

ELABORACIÓN

  1. En primer lugar introducimos en la thermo el agua y la leche y programamos 1 minuto a 37º en velocidad 1.
  2. Una vez templados los líquidos vamos a añadir la levadura fresca y mezclar 4 segundos en velocidad 4. 
  3. Agregamos los huevos, el azúcar, la ralladura, la mantequilla, el agua de azahar, la harina y la sal y mezclamos todo 15 segundos en velocidad 4. Después amasamos en posición espiga 6 minutos. Si la masa esta muy pegajosa añadimos un poco mas de harina y mezclamos un segundo en velocidad espiga. Sacamos la masa y hacemos una bola con ella. Podemos añadir una pizca de harina para que se desprenda bien pero lo justo para darle la forma porque debe mantener esa textura un poco pegajosa que adquiere. 
  4. Dejamos reposar la masa en un bol en un lugar cálido hasta que doble su volumen (una hora y media aproximadamente).
  5. A partir de aquí ya no utilizaremos la thermomix asi que el proceso es exactamente igual al descrito anteriormente. Cuando la masa haya crecido lo suficiente la ponemos sobre la mesa y procedemos a desgasificarla. Para ello apretamos con los puños para sacarle el aire y volvemos a amasarla un par de minutos. Hacemos una bola de nuevo con ella y la estiramos con el rodillo de forma rectangular, como si fuésemos a hacer una empanada. Una vez estirada repartimos por encima las pepitas de chocolate, pasas, fruta confitada o frutos secos, lo que hayamos escogido para el relleno.
  6. Doblamos la masa  con la mano como si fuese un rodillo de tela en tres partes y volvemos a estirarla. Repetimos la operación una vez más y después hacemos una bola con ella, cogiendo las esquinas y sometiéndolas por debajo poco a poco hasta que vaya cogiendo la forma.Introducimos la bola en el molde ( previamente untado de aceite y forrado por los laterales con papel de horno para que no nos desborde la masa si es de los clásicos o simplemente untado en aceite si es de los desechables). Dejamos que leve en un lugar templado hasta que triplique su volumen (yo suelo dejarlo la noche entera). 
  7. Cuando la masa haya cogido altura suficiente cogemos una brocha de cocina y pintamos la superficie con leche. Horneamos a 180º aproximadamente unos 40 minutos ( a los 15-20 minutos de haberlo metido en el horno recomiendo taparlo por encima con papel albal para que no nos dore demasiado la superficie). Después del horneado se debe dejar enfriar el panettone boca abajo para que no pierda su forma durante dos o tres horas. Se suele hacer cruzando unas varillas por la parte baja y colgándolo entre dos superficies. Si realizáis todos estos pasos este dulce tiene el éxito asegurado. 

 

 

Masa antes del primer levado.

Masa tras el reposo.

Masa estirada en forma rectangular.

Relleno extendido (en este caso utilicé pepitas de chocolate).

Masa doblada. Ambos laterales hacia el centro.

Le damos forma redonda para dejarlo reposar de nuevo.

Dejamos que repose dentro del molde untado en aceite toda la noche.

Masa después de levar toda la noche.

Panettone horneado.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/

 

 

 

MARAÑUELAS DE CANDAS

MARAÑUELAS DE CANDAS

 

 

Hace ya tiempo tiempo que tenía ganas de volver a hacer las Marañuelas, unos dulces muy típicos de mi provincia, Asturias, más concretamente de los concejos de Candás y Luanco. Para matar el mono, esta semana me puse manos a la obra y elaboré varias bandejas para repartir entre la familia.

Las Marañuelas son una especie de galletas compuestas por azúcar , huevo, harina y manteca. A partir de esos ingredientes  cada uno va variando la receta a su gusto, agregando diversos aromas y dándole su toque personal. Es un dulce muy recurrente en las zonas que he mencionado antes  de cara a la época  de Pascua, forma parte de las tradiciones entre padrinos y ahijados. Las podemos encontrar con diversas formas, siendo la más habitual la de espiral, pero independientemente, nosotros podemos darle la forma que se nos ocurra.

Los dos concejos están ligados a las Marañuelas, pero no utilizan la misma receta, hay una diferencia entre unas y otras. En las de Candás se utilizan los huevos enteros mientras que las de Luanco se hacen solo con las yemas. Partiendo de esa base, hoy os traigo una receta muy sencilla derivada de la composición que podemos encontrar en Candás.

Como comprobareis, el proceso es muy sencillo y los ingredientes muy básicos. Recalco esto porque no es un dulce de los más baratos, mientras que si lo elaboramos de forma casera, por un coste mínimo podemos obtener mucha cantidad de  Marañuelas. Os animo a que si tenéis oportunidad hagáis turismo por estas localidades y si os gustan las galletas, aquí tenéis la manera más sencilla de obtenerlas en casa en el momento que gustéis.

 

INGREDIENTES

Para 30 unidades:

  • 1 kg de harina de trigo.
  • 300 g de mantequilla en pomada.
  • 500 g de azúcar.
  • 4 huevos.
  • 1 vaso pequeño de anis (tipo taza de café solo).
  • 1 sobre de levadura quimica en polvo.
  • Ralladura de limón o naranja.
  • 1 cdta de aroma de vainilla (opcional).
  • Sal.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Para elaborar las Marañuelas solo tenemos que hacer dos sencillos pasos, amasar un poco la materia y darle la forma que mas nos guste. El resto es cosa del horno. Vais a comprobar que la masa se hace muy rápido y lo bueno es que no necesita reposo, una vez lista podemos proceder con ella. Las cantidades que arriba están marcadas dan para 30 piezas de tamaño considerable, si las queréis hacer más recatadas os recomiendo utilizar la mitad de ingredientes.

ELABORACIÓN

  1. Hacemos un volcán con la harina sobre la mesa. Introducimos en su interior el resto de ingredientes y vamos mezclando y amasando poco a poco con las manos hasta conseguir una masa homogénea que esté blanda pero que no se pegue a la mesa.
  2. Ahora que ya tenemos la masa lista no es necesario dejar que repose. Podemos comenzar a darle forma a las Marañuelas. Forramos una bandeja con papel de horno y vamos a ir colocando las piezas separadas unas de otras, así evitaremos  que  se peguen ya que van a crecer un poco en el horno. Para darle la forma a cada Marañuela cogemos un trocito de masa y lo estiramos como si fuera un churro con el grosor de una pila pequeña. Cogemos un extremo y lo vamos a ir enroscando como si fuese un caracol sobre la mesa, es decir, en forma de espiral.
  3. Una vez que tenemos las galletas repartidas en la bandeja las horneamos a 180º unos 20 minutos o hasta que doren un poco por fuera. Cuando enfrien las tendremos listas para degustar. Si queremos conservarlas varios días las guardaremos en recipientes cerrados herméticamente.

CON THERMOMIX

A la hora de hacer la receta con la thermomix recomiendo hacerla en dos veces si queremos utilizar el kilo de harina puesto que es bastante masa. A mí me salieron 30 unidades de tamaño considerable pero podéis hacerlas más pequeñas y por tanto en mas cantidad.

ELABORACIÓN

  1. Introducimos la mantequilla en pomada fría y el azúcar y mezclamos 10 segundos a velocidad 3 1/2.
  2. Integramos los huevos, un vaso pequeño de  anís, la ralladura de limón o de naranja y el aroma si optamos por él. Mezclamos 10 segundos a velocidad 3 1/2.
  3. Vamos añadiendo poco a poco la sal, la levadura y la harina por el bocal sin tiempo y a velocidad 3 1/2 hasta que quede todo bien integrado.
  4. Amasamos 2 minutos a velocidad espiga. Sacamos la masa sobre la mesa y si esta muy pegajosa añadimos un poco mas de harina manualmente. Debe quedar una masa elástica y  blandita, pero que no se pegue a la mesa.
  5. Una vez que tenemos lista la masa no hace falta que repose. Podemos comenzar a darle forma a las galletas. Cogemos porciones pequeñas y las estiramos en forma de churro al grosor de una pila pequeña. Agarramos un extremo y vamos enroscando el churro como si fuese un caracol sobre la mesa. Colocamos las piezas sobre papel de horno en la bandeja de forma separada, ya que durante el horneado tienden a crecer un poco.
  6. Horneamos las marañuelas a 180º unos 20 minutos o hasta que doren un poco por fuera. Una vez frías están listas para comer y si queremos que nos aguanten varios días podemos guardarlas en recipientes cerrados de forma hermética.

Si os apetece podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

1 2