FLORES DE CARNAVAL

FLORES DE CARNAVAL

 

 

Llega el carnaval o como diríamos aquí el Antroxu, y con ello, las ganas de movernos e innovar un poquito. ¡Cuantas cosas nos traen estas celebraciones! Nos soltamos un poco la melena, nos disfrazamos dejando atrás cualquier pudor o mínimo de vergüenza, nos echamos a la calle y disfrutamos de todo lo que nos ofrece, desfiles, concursos, actuaciones, fiestas privadas o públicas, comidas temáticas… es una época que nos encanta.

Y como no podía ser de otra manera, durante el Antroxu tenemos nuestra repostería especializada. Cada zona tiene sus particulares dulces de carnaval, aquí en Asturias por ejemplo es muy típico degustar estos días las casadiellas, los frixuelos o las torrijas. En Galicia, a parte de los frixuelos, es fácil encontrarnos en cualquier domicilio, tienda o restaurante con las orejas, las rosquillas, las chulas de calabaza o las bicas blancas por ejemplo. Cada provincia o comunidad autónoma tiene sus recetas especificas.

La receta que hoy os traigo, las flores fritas, es muy típica de la zona de Galicia, de Extremadura y de las dos Castillas. Quizás donde mas repercusión tenga es en el campo de Calatrava (Castilla – La Mancha), de ahí viene su forma de cruz, es semejante a la cruz de Calatrava (cuatro brazos iguales y flores de lis en los extremos). También son bastante conocidas en Colombia y México. Mientras que en Galicia se preparan por carnaval, en Extremadura y las dos Castillas es mas factible consumirlas durante la semana santa. Sea en una zona u en otra, o en sus diferentes versiones es un dulce que no podéis dejar de probar. 

Las flores se elaboran con una masa de harina , huevo, leche o agua y algún aromatizante. La masa se fríe con la ayuda de un molde de hierro o acero que le confiere su forma característica y una vez frita se espolvorea con un poco de azúcar y canela. Como vais a comprobar a continuación la elaboración es muy sencilla. Una vez que le cogemos el punto al molde (a la segunda o tercera flor ya lo dominamos completamente si somos principiantes) las flores se van haciendo rápidamente unas detrás de otras. Si os apetece elaborar este recetón y aún no tenéis el molde, podéis adquirirlo vía internet a través de Amazon mismamente. Espero que la receta os guste y me contéis que os parece. 

 

INGREDIENTES

Para 15 flores 

  • 150 ml de leche.
  • 100 ml de agua.
  • 200 g de harina de trigo.
  • 2 cdas de azúcar.
  • 2 huevos.
  • Ralladura de naranja o limón.
  • Sal.
  • Anís.
  • 1 l de aceite para freír.
  • Azúcar normal o glass y canela para espolvorear. 

 

DE FORMA TRADICIONAL

Elaborar esta masa es pan comido, solo tenemos que mezclar ingredientes. Una vez integrados dejamos que la masa repose un poco y nos ponemos en marcha con la sartén. Comenzamos a freír con la ayuda del molde de acero y va una flor detrás de otra en un santiamén. 

 

ELABORACION

  1. En primer lugar cogemos un bol e introducimos en él los huevos, la leche, el agua y un chorrito generoso de anís y mezclamos todo con la ayuda de la batidora. 
  2. Agregamos la harina, el azúcar, una pizca de sal y la ralladura de una naranja o limón y batimos de nuevo hasta mezclar bien todos los ingredientes. No hace falta insistir en el batido, tan solo se trata de mezclar de manera que quede una masa homogénea sin grumos. 
  3. Una vez que tenemos la masa lista dejamos que repose unos 20 minutos aproximadamente. Mientras tanto preparamos la sartén. Necesitamos una sartén bastante alta porque a la hora de freír las flores el aceite debe cubrir el molde de acero totalmente. En mi caso como no tengo sartén alta utilice una pota sin mas. La rellenamos bien de aceite girasol u oliva suave y cuando la masa haya reposado la ponemos a calentar. 
  4. El aceite debe estar caliente pero tampoco en exceso. Si tenemos termómetro de cocina lo pondremos a unos 190º aproximadamente. Una vez que esta listo debemos introducir un par de minutos el molde de acero dentro del aceite de manera que quede cubierto. Si no lo dejamos calentar bien es posible que la masa se nos pegue, por ello es importante que lo dejemos ese par de minutos.
  5. Introducimos el molde caliente dentro de la masa sin llegar a hundirlo del todo. No debe quedar masa por la parte de arriba porque sino luego no se nos desprendería la flor. Si tenéis dudas podéis observar en la foto de abajo como debe cubrirse. 
  6. Acto seguido sacamos el molde de la masa y lo trasladamos a la sartén. Introducimos el molde dentro del aceite de manera que la masa quede totalmente cubierta de aceite (sin tocar el fondo) y esperamos unos 10 segundos. A partir de ahí vamos a tirar suavemente del molde y la masa con forma de flor se va ir desprendiendo y va a quedar suelta en el aceite. 
  7. Una vez que la flor esta nadando en el aceite la freímos vuelta y vuelta hasta que esté doradita. Va muy rápido, enseguida se tuesta. Mientras la flor se fríe dejamos el molde dentro del aceite para que se mantenga caliente. 
  8. Repetimos el proceso flor a flor hasta terminar la masa. Cuando vamos sacando las piezas las dejamos sobre papel absorbente y espolvoreamos azúcar y canela al gusto.

Si la primera vez que metemos el molde con masa en el aceite la flor se nos pega al molde no pasa nada. Nos ayudamos con una cuchara para que la masa se desprenda y a la segunda flor ya le tenemos pillado el truquillo. El molde debe estar siempre caliente y no debe cubrirse entero de masa para que ésta se desprenda sin dificultad. 

 

CON THERMOMIX

Con la thermomix la masa no puede ser mas sencilla de elaborar. Metemos todos los ingredientes dentro y en un solo paso ya la tenemos lista. La dejamos reposar un rato y procedemos a freír las flores. 

 

ELABORACION

  1. Introducimos en la thermomix todos los ingredientes. Mezclamos 20 segundos en velocidad 6. Pasamos la masa a un bol y dejamos que repose unos 20 minutos.
  2.  Mientras la masa reposa vamos preparando la sartén. La sartén debe ser alta, tiene que permitir que toda la flor del molde quede cubierta de aceite durante el proceso. Si no tenemos una sartén alta podemos utilizar una pota mismamente. La rellenamos de aceite de girasol u oliva suave. Lo mas seguro es que mínimo necesitemos un litro para que el molde de flor quede cubierto entero de aceite. 
  3. Una vez reposada la masa calentamos el aceite. Debe estar caliente pero no en exceso, si tenemos termómetro de cocina lo ideal es que oscile sobre unos 190º. Cuando el aceite esté caliente introducimos el molde de la flor y lo dejamos posado un par de minutos para que caliente bien. Es importante dejarlo calentar ese par de minutos, porque sino podemos tener problemas al despegar la masa al freír. 
  4. En el momento en que tenemos el molde bien caliente lo introducimos en la masa sin llegar a cubrirlo del todo. Si lo cubriéramos entero la masa no se desprendería del molde al freír. Podéis mirar en las fotos hasta donde se introduce aproximadamente. Dejamos que la masa se adhiera unos segundos al molde.
  5. Trasladamos el molde a la sartén. Lo vamos a introducir por completo en el aceite de manera que quede bien cubierto sin tocar el fondo. Esperamos unos 10 segundos y vamos a sacudirlo ligeramente arriba y abajo hasta que la masa se desprenda y quede flotando en el aceite. 
  6. Si en el primer intento la masa no se desprende bien no os preocupéis. Os ayudáis de una cuchara para soltarla y listo. A la segunda flor ya le tenéis pillado el truquillo. Si no se ha desprendido bien es porque no se calentó el molde lo suficiente previamente. 
  7. Ahora que tenemos la flor flotando en el aceite la freímos vuelta y vuelta hasta que esté doradita. Veréis que la masa se fríe muy rápido. Mientras la flor se esté friendo dejaremos el molde a un lado dentro del aceite para que se mantenga siempre caliente. Repetimos el proceso con el resto de la masa hasta terminarla.
  8. Según vayamos friendo las flores las vamos dejando sobre papel absorbente. Podemos espolvorearlas de azúcar normal o glass y con un poquito de canela para darles el toque final. 

 

Imágenes de como utilizar el molde:

Mientras la masa reposa calentamos el aceite e introducimos el molde (bien cubierto) un par de minutos dentro para que caliente.

Cuando el molde esté caliente lo sumergimos en la masa sin llegar a cubrirlo del todo hasta el borde.

Introducimos el molde en el aceite y una vez que la masa se desprenda dándole unos ligeros toques dejamos que se fría vuelta y vuelta. Mientras, mantenemos el molde dentro del aceite para que se mantenga caliente.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

MERMELADA DE CHAYOTA O PATATA CHINA

MERMELADA DE CHAYOTA O

PATATA CHINA

 

 

Ahora que han pasado las navidades (dejamos atrás el turrón, el panettone y el roscón de reyes) volvemos a la carga de nuevo con una de mis recetas favoritas del blog, la mermelada. Como podéis comprobar en el índice tengo muchas variedades de mermelada publicadas. Me gusta experimentar continuamente y sacarle el máximo partido a la fruta corriente que podemos encontrar en el mercado. ¿Y por que digo corriente? Pues porque hoy me voy a salir un poco de lo habitual y vamos a trabajar con una fruta que para la mayoría de los españoles no es muy conocida, la chayota o patata china

Patatas chinas (variedad con espina)

 

Antes de hablaros de esta gran fruta os diré que no la compre en ningún sitio, de hecho no se ni siquiera si se vende por aquí cerca o donde se puede adquirir. Vivo en Asturias y nunca la he visto antes a la venta. Ha llegado a mis manos desde Ferrera de los Gavitos, un pueblo que pertenece al concejo de Valdés. Me consta que esta fruta no es muy conocida en nuestro país pero que poco a poco se está extendiendo cada vez mas. 

Cuando he visto el aspecto que tenían los frutos me he asombrado mucho, sobre todo porque tiene unos pinchos por fuera que no hacen cosquillas precisamente. A partir de ahí tuve claro que se avecinaba un recetón de los que me gustan, así que me puse manos a lo obra y a investigar.

Después de navegar por la Wikipedia y de informarme un poquito a través de otras páginas y blogs puedo afirmar que la chayota es originaria de Centroamérica , aunque hoy en día se cultiva por todo el mundo. Tiene múltiples nombres según la zona donde se encuentre. Chayote, Cidrayota, Tayota, Güisquil, Papa de pobre, Xuxú o Yuyu, Guatila, Papa del aire, son algunas de las denominaciones por los que se la conoce entre otras muchas. Aquí en España la identificamos como Chayota o Patata china.

¿Y que es exactamente? Pues la chayota es un fruto que viene de la chayotera, una planta trepadora que puede alcanzar hasta los 15 metros de alto. Es familia del pepino y del melón. Tiene un aspecto semejante al de una pera, pero la corteza es muy dura. Hay varias especies, el color puede ir variando desde un verde hasta un amarillo, pasando por distintas tonalidades. La piel puede ser lisa o al contrario, puede tener unas espinas muy pronunciadas. Este fruto es pesado, puede oscilar entre los 500 gramos y llegar incluso a los 2 kilos. Es muy poco calórico y muy rico en fibra, vitaminas y minerales, por lo tanto muy bueno para la salud. 

La chayota se suele utilizar en cocina como sustituta de la patata corriente, por ello nos da mucho juego para hacer cantidad de recetas con ella. También se puede usar como ingrediente para batidos, jugos y dulces. Y dentro de este último grupo, los dulces, vamos a integrar la receta que hoy os traigo, una buena mermelada para untar en el desayuno o en la merienda.

Resulta super ligera, con un toque dulzón irresistible. La podemos combinar en pan con mantequilla, queso o lo que mas nos guste y os puedo asegurar que está riquísima. El proceso es similar al de cualquier otra mermelada, no tiene ninguna complicación y gracias al efecto conservador de un buen baño María, podemos disponer de ella durante un largo periodo de tiempo si nos apetece. ¿Qué tenéis estos frutos cerca y os apetece enredar? Pues seguir leyendo… 

 

Planta chayotera

 

INGREDIENTES

PARA 3-4 TARROS

  • 1 kg de chayotas o patatas chinas (sin piel y troceadas).
  • 500 g de azúcar.
  • 150 ml de agua.
  • Zumo de 1 limón.
  • Canela.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Para obtener esta delicia de mermelada tan solo nos hacen falta los ingredientes, una buena pota o cacerola y unos tarros donde envasarla. El proceso como veréis no tiene ninguna dificultad y el resultado es inmejorable. 

 

ELABORACION

  1. Lo primero que hemos de hacer antes de elaborar cualquier tipo de mermelada es esterilizar bien los tarros que vamos a utilizar. Para ello vamos a introducirlos junto con sus tapas dentro de una pota y vamos a cubrirlo todo de agua. Lo llevamos a ebullición y cuando el agua rompa a hervir lo dejamos unos 20 minutos más. Pasado este tiempo podemos retirar los envases y las tapas y dejarlo secar todo al aire libre. 
  2. Hay unas cuantas variedades de chayota, la que hoy os traigo tiene una particularidad. Todo el cuerpo viene rodeado de unos pinchos muy pronunciados. Por ello, si vamos a utilizar esta especie en concreto cogeremos una manopla fuerte e iremos pelando los frutos poco a poco con cuidado. Quitamos la piel al completo, de manera que no quede una sola espina. 
  3. En cuanto tengamos las chayotas peladas, les quitamos la pepita central. Ésta se desprende muy bien. Las pasamos un poco por agua y vamos rallándolas e introduciéndolas en una pota.
  4.  Una vez que hemos rallado (o troceado muy pequeño las chayotas), agregamos a la pota el agua, el zumo de un limón, el azúcar y un poquito de canela. Lo llevamos a ebullición a fuego intermedio, revolviendo de seguido. 
  5. Cuando comience a hervir, bajamos el fuego. Dejamos que se cocine sobre 30 minutos o hasta que adquiera la textura de mermelada que mas nos guste, siempre revolviendo la mezcla cada poco. 
  6. Cuando obtengamos la textura que mas se ajuste a nuestras expectativas (siempre teniendo en cuenta que cuando enfríe va espesar un poco más), observamos si tiene grumos. Si está grumosa y no nos gusta que tenga grumos la trituramos a nuestro gusto. 
  7. Rellenamos los envases y los cerramos correctamente con las tapas. Si vamos a consumir la mermelada en los próximos días podemos guardarla en el frigorífico. Si por el contrario queremos que nos dure unas semanas, unos meses o incluso un año entero debemos de hacerle un buen baño maría a los tarros. 
  8. Para hacer el baño maría introduciremos todos los tarros en una pota y los cubriremos enteros de agua. Los llevamos a ebullición y una vez que el agua rompa a hervir los dejamos 20 minutos más. Pasado el tiempo los retiramos y ya los tenemos listos. Si vamos a hacer conservas podemos guardarlas en el lugar mas fresco de la casa (no es necesario la nevera). 

 

CON THERMOMIX

Con la ayuda de la thermomix elaborar esta mermelada no va a poder ser mas sencillo. Solo tenemos que introducir en la maquina todos los ingredientes, triturarlos y programar para que se transformen en una deliciosa crema de chayota.

 

ELABORACION

  1. En primer lugar lo que debemos hacer antes de comenzar con la elaboración de la receta es esterilizar bien todos los envases que vamos a utilizar para la mermelada.  Para ello vamos a introducir los tarros de cristal junto con las tapas en una olla o cacerola. Cubrimos todo con agua y lo llevamos a ebullición. Una vez que el agua rompa a hervir lo dejamos 20 minutos mas y ya podemos retirarlo. Dejaremos que tanto los envases como las tapas sequen al aire libre. 
  2. Pelamos las chayotas o patatas chinas con muchísimo cuidado. Hay varias especies, la que manejo en este caso tiene unos pinchos muy pronunciados alrededor de todo el cuerpo. Por ello debemos de utilizar unas manoplas fuertes para no pincharnos e ir cortando poco a poco los laterales y alrededor hasta quitar toda la piel por completo. 
  3. Una vez peladas quitamos la pepita interior de cada patata. Se desprende con mucha facilidad. Pasamos las patatas por agua y las vamos troceando e introduciéndolas en la thermomix hasta obtener un kilo aproximadamente. 
  4. Incorporamos en la thermo el agua, el zumo de un limón, el azúcar y un poquito de canela. Trituramos 20 segundos en velocidad 8.
  5. Quitamos el cubilete y colocamos el cestillo. Programamos la maquina 45 minutos a 100º en velocidad 3. 
  6. Una vez transcurrido el tiempo observamos la textura de la mermelada. Si nos gusta que no queden grumos podemos triturarla en velocidad progresiva 5-10 hasta obtener el punto que mas nos guste. 
  7. Rellenamos los tarros y los cerramos con las tapas correctamente. Llegados a este punto debemos decidir si la vamos a comer en los siguientes días o bien vamos a guardarla durante mas tiempo o elaborar conservas. Si la vamos a consumir inmediatamente la mantenemos en la nevera sin mas. Si por el contrario pretendemos que nos aguante mas tiempo debemos hacerle un baño maría a todos los tarros. 
  8. Para hacer el baño maría tan solo tenemos que introducir los tarros en una olla o cacerola y cubrirlos por completo de agua. Los llevamos a ebullición y en el momento en que el agua rompa a hervir los dejamos unos 20 minutos mas y los retiramos. De esta manera queda hecha una buena conserva.

 

Podemos guardar los botes en un lugar fresco de la casa y mantenerlos en perfectas condiciones hasta un año entero. 

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

TURRON DE ALICANTE

TURRON DE ALICANTE

 

¡Vuelve la Navidad! Como nos gusta estas fechas, como nos gusta juntarnos con familia, amigos, compañeros… y pasar buenos momentos en compañía. ¡Cuantas comidas, meriendas y cenas Navideñas nos vienen por delante! Y sobre todo ¡Cuantas vueltas le vamos a dar a la cabeza con los menús que tenemos que preparar! 

La cena de Nochebuena, la de nochevieja, la comida de reyes, la de Navidad, el día que nos juntamos con Paquito o Menganita… algunas veces nos tocará comer fuera, pero seguro es, que en alguna nos va a tocar cocinar. En la entrada de hoy, no os traigo un buen fumet ni una parrilla de marisco, pero si un pequeño aperitivo con el que amenizar cualquier tipo de comida o evento. Sin duda uno de los mas recurrentes y mas famosos de esta época, el turrón.

El turrón es un dulce que podemos incorporar en un pequeño picoteo de la tarde, como postre de cualquier comida o cena o como el elemento mágico, es decir, al que vamos a echar mano al armario a cualquier hora del día. Es un producto que no puede faltar en estas fechas tan señaladas, al igual que los polvorones, las peladillas, los roscos de vino, etc. y si para mas inri, lo podemos hacer casero, es el no va mas. Tenemos turrones de toda clase, nata y nueces, de yema, de chocolate, de avellanas… hay mucha diversidad donde elegir. Todos los años me suelo decantar por elaborar un turrón casero en cantidades (para casa y para regalar) y este año le ha tocado el turno al duro, el turrón de Alicante. 

El turrón de Alicante (alto en proteínas y minerales) es una masa dulce que se obtiene cociendo la miel e incorporando clara a punto de nieve y almendra tostada. Se forma una masa blanda que con el paso de las horas se va a ir endureciendo poco a poco. Hay quien le pone oblea por encima y debajo a modo sándwich, y hay quien lo prefiere tal cual está, eso ya va a gusto del consumidor. Como su propio nombre indica, es muy típico de la zona de Alicante, donde están muy especializados en las elaboraciones de turrón. En este caso, hablamos de un turrón duro. 

Lo único que os puedo decir es que es muy fácil de hacer y el resultado es explosivo. Una vez elaborado lo dejamos endurecer el tiempo necesario, lo desmoldamos y podemos guardarlo durante toda la Navidad gracias al poder conservador del azúcar y de las grasas naturales del fruto seco. A continuación os muestro la receta y os animo a trabajar un poco con la almendra. 

 

INGREDIENTES

PARA 2 TABLETAS

  • 300 g de almendra cruda.
  • 200 g de miel.
  • 100 g de azúcar glass (normal para la thermo).
  • 1 clara de huevo.
  • Papel de oblea.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Elaborar el turrón de Alicante es muy fácil. Si ya tenemos todos los ingredientes preparados y un par de moldes para rellenar, con unos sencillos pasos vamos a obtener esta delicia navideña.

 

ELABORACION

  1. Comenzamos reduciendo la miel. Con este paso lo que hacemos es eliminar la mayor cantidad de agua posible que la miel contiene. Para ello la introducimos en una pota o cacerola y la llevamos a fuego lento 45 minutos revolviendo de vez en cuando. 
  2. Mientras la miel se reduce vamos a ir tostando la almendra cruda. La extendemos toda sobre la bandeja de horno y la horneamos entre 10 y 15 minutos (hasta que esté doradita) a 180º. Después la reservamos. 
  3. Mientras la miel y la almendra están en proceso podemos ir montando la clara de huevo con la batidora a punto de nieve (hasta que este espumosa y solida). Una vez montada la reservamos. 
  4. Forramos los moldes con papel de oblea comestible. Recortamos la base haciendo el dibujo sobre una lamina de oblea y luego volvemos a hacer otro para la tapa. Así con tantos moldes vayamos a usar. En este caso utilice dos , entonces recorté dos bases y dos tapas de oblea. 
  5. Después de reducir la miel durante 45 minutos vamos a agregarle el azúcar glass y seguir revolviendo a fuego intermedio unos 10 minutos. 
  6.  Sacamos la mezcla del fuego y vamos introduciendo la clara montada poco a poco y revolviendo con una lengua hasta que quede bien mezclado todo. 
  7. Añadimos la almendra tostada reservada y mezclamos de nuevo hasta repartirla bien por toda la crema.
  8. Llegados a este punto vamos  a proceder a rellenar los moldes. Ponemos las bases de oblea en el fondo de cada molde. Untamos una lengua y las manos con un poco de aceite y rellenamos los moldes con la crema (presionando hacia abajo para que no queden huecos libres). Este paso es muy importante hacerlo con rapidez puesto que la crema enseguida endurece y es mas difícil maniobrar con ella. 
  9. Una vez que los moldes están rellenos cogemos las tapas de oblea que hemos recortado previamente y las colocamos encima. Presionamos para que queden bien adheridas y dejamos que el turrón endurezca durante un par de días. 
  10. A la hora de desmoldar soltamos los laterales del molde con la ayuda de un cuchillo. Una vez fuera podemos mantenerlo en forma de tableta (queda mas vistoso si recortamos un poco los laterales) o bien lo cortamos en trocitos , lo que mas nos apetezca. Nos aguanta en perfecto estado todas las Navidades y no es necesario mantenerlo en nevera. 

 

CON THERMOMIX

Para esta receta vamos a utilizar la thermomix para tres sencillos pasos, para montar la clara, para reducir la miel y para mezclar los ingredientes. Veréis que no tiene complicación ninguna y el resultado es espectacular.

 

ELABORACION

  1. En primer lugar vamos a reducir el azúcar a glass. Para ello lo colocamos en la thermo y trituramos 1 minuto en velocidad progresiva 7-10. Lo reservamos fuera.
  2. Montamos la clara de huevo. Ponemos la mariposa en la thermomix. Es muy importante que la maquina este muy seca por dentro, de lo contrario no nos montará. Introducimos la clara y la montamos 1 minuto en velocidad 3/2. Después la reservamos fuera de la thermo. 
  3. Incorporamos en el vaso toda la miel. Sin cubilete, programamos 40 minutos, varoma, velocidad 2. Lo que hacemos con este paso es eliminar todo el agua que contiene la miel. 
  4. Mientras la miel esta en proceso vamos a ir tostando las almendras crudas. Se suele introducir almendra entera, en este caso yo utilicé la laminada pues es la que tenía mas a mano. Calentamos el horno a 180º y extendemos bien las almendras por la bandeja. Horneamos de 10 a 15 minutos, hasta que veamos que están doraditas. Después las reservamos. 
  5. Una vez que la miel está reducida colocamos la mariposa en la thermo, agregamos la clara montada y el azúcar glass que teníamos reservado. Programamos 15 minutos, a 100º en velocidad 2.
  6. Mientras la maquina trabaja vamos a ir forrando los moldes. Utilizaremos el papel de oblea comestible para poner una base y para cubrir al final. Para ello compramos unas laminas. Dibujamos la silueta de la base del molde en la lamina y la recortamos. Utilizamos el recorte para hacer otra silueta para la tapa. Así con tantos moldes como vayamos a utilizar. Dejamos puesta la base de oblea en cada molde.
  7. Una vez que la thermo termine vamos a agregar las almendras tostadas y mezclarlas en la masa manualmente. 
  8. Con la ayuda de una lengua e incluso de las manos (tanto la lengua como las manos untadas de aceite para que la masa no se pegue), vamos a ir rellenando los moldes y cubriendo bien que no queden huecos. Este paso es un poco engorroso puesto que la masa enseguida se endurece y es mas difícil manejarla, por eso debemos de hacerlo de forma rápida. 
  9. Una vez que tenemos las tabletas rellenas las vamos a cubrir con las tapas de oblea que hemos recortado previamente. Las colocamos y presionamos para que queden bien adheridas. 
  10. Dejamos que el turrón endurezca poco a poco. Podemos mantenerlo en el molde un par de días. Una vez que esté duro desmoldamos las tabletas con la ayuda de un cuchillo y ya tenemos nuestro turrón casero de Navidad. Queda mas vistoso si recortamos un poco los laterales (de manera que la almendra se vea). Nos puede aguantar todas las fiestas y no es necesario conservarlo en nevera. 

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

BAYONESA

BAYONESA

 

 

Hace unos meses cayeron en mis manos unas calabazas de cidra. Aquí no suelen estar a la venta, a menos que las cultives o conozcas a alguien que las tenga es difícil hacerse con ellas. De manera que me puse toda contenta y con gran brío me lancé a la labor de explotarlas al máximo y obtener de ellas un delicioso cabello de ángel. El resultado me gustó mucho y publiqué la receta. Hice varias conservas al baño María y así puedo ir utilizándolas cuando mas me apetezca.

Tengo que reconocer que he estado empleando el cabello como mermelada en las tostadas y están de muerte, pero últimamente me apetecía empezar a enredar algo mas con el. Así que empecé a fisgar pasteles que se pueden hacer con este relleno tan bueno y al final me decanté por la bayonesa, un dulce que la mayoría de todos conocemos y hemos probado alguna vez y que sin embargo es probable que no conozcamos su nombre técnico. Al menos a mí así me ha pasado, sabia que se trataba de hojaldre relleno, normalmente expuesto en porciones, pero no conocía su nombre. Ahora me he puesto totalmente al día con este manjar y hoy os traigo la receta bien explicada paso a paso y con imágenes de todo el proceso.

¿Qué contaros de la Bayonesa? Pues que es una pieza de hojaldre rellena de cabello de ángel que suele tener forma rectangular (lo mas sencillo es utilizar dos laminas de hojaldre) y que normalmente se sirve en pequeñas porciones cuadradas o rectangulares. Hay quien espolvorea un poco de azúcar por la superficie y hay quien utiliza una mezcla de azúcar y canela.

Se puede hacer con la superficie uniforme o bien podemos crear un pequeño enrejado como podéis observar en las imágenes. A la hora de elaborar el enrejado yo he utilizado un enrejillador (también se puede hacer con un cuchillo). Si no tenéis y os apetece haceros con uno los hay en muchos negocios, ferreterías, tiendas online… el dibujo queda muy bonito y es muy sencillo de usar.

Dicho todo esto os doy paso a la receta, espero que os guste y os animéis a elaborar vuestra propia bayonesa casera.

 

INGREDIENTES

 

DE FORMA TRADICIONAL

Una vez que tenemos todos los ingredientes la elaboración de la bayonesa es muy rápida y sencilla. Siempre tenemos la opción de realizar el hojaldre y el cabello de ángel casero. Si os apetece hacer uno de ellos o ambos en casa pinchando los enlaces en rojo os mostraré las recetas respectivas. Mas abajo podréis ver el proceso foto a foto de como obtener una rica bayonesa.

 

ELABORACION

  1. En primer lugar colocamos sobre la bandeja del horno la primera lámina de hojaldre. Si nos apetece hacer el hojaldre de forma casera pincháis en el enlace en rojo y podréis ver la receta.
  2.  Cogemos el cabello de ángel y vamos extendiéndolo por toda la lámina dejando los bordes despejados. La cantidad de cabello va al gusto de cada uno, a mi me gusta una capa finita, por eso con 500 gramos me es suficiente, pero si la queremos un poco más gordita utilizaremos más. Batimos un huevo y pintamos con una brocha los bordes. Si disponéis de calabaza de cidra para elaborar el cabello de ángel de forma casera pinchando en el enlace rojo de arriba podréis ver también la receta. 
  3.  Cubrimos todo con la segunda lámina de hojaldre. En este punto podemos hacer un enrejado si nos apetece. Para ello utilizaremos un cuchillo o un enrejillador. Haremos el dibujo sobre la lámina (antes de colocarla). Si lo hacemos con un enrejillador tenemos que dejarlo rodar apretando bien para que quede muy marcado. 
  4. Una vez que tenemos la segunda lámina de hojaldre colocada vamos a pintar toda la superficie con huevo batido. Después cogeremos un tenedor y la pincharemos entera para que la masa no nos infle dentro del horno. 
  5. Espolvoreamos un poco de azúcar y canela por la superficie. Horneamos la bayonesa a 200º unos 15-20 minutos o hasta que esté dorada. 
  6. Una vez fuera del horno podemos servirla como está o cortarla en pequeñas porciones cuadradas o rectangulares como podéis ver en la foto. De esta forma tan sencilla obtenemos una muy buena bayonesa casera. 

 

CON THERMOMIX

Si tenemos todos los ingredientes a mano, en esta receta no nos hace falta utilizar la thermomix, pues solo se trata de un montaje sencillo. Lo que si podemos hacer es el hojaldre y el cabello de ángel de forma casera, y para ello si que podemos utilizarla. A continuación os muestro los enlaces por si os apetece hacer la masa o el relleno o ambos si disponéis de calabaza de cidra (es la calabaza de la que se obtiene el cabello).

Para elaborar las dos laminas de hojaldre pincharemos aquí:

https://midulcepecado.com/masa-de-hojaldre-comun/

Para elaborar el cabello de ángel lo haremos con esta receta:

https://midulcepecado.com/cabello-de-angel/

Una vez que tenemos todos los ingredientes el proceso será idéntico al que describo mas arriba de forma tradicional. 

 

FOTOS DEL PROCESO PASO A PASO

1. Colocamos la primera lámina de hojaldre en la bandeja de horno.

2. Cubrimos el hojaldre con el cabello de ángel de forma uniforme. Pintamos los bordes con huevo.

3.Tapamos todo con la segunda lámina de hojaldre. Pintamos la superficie con huevo y la pinchamos con un tenedor.

4. Espolvoreamos un poco de azúcar y de canela. Horneamos a 200º unos 15-20 minutos o hasta que la superficie esté dorada.

Si nos apetece hacer un enrejado antes de colocar la segunda lámina de hojaldre utilizamos el enrejillador para hacerle el dibujo. Después colocamos la lámina sobre el cabello de ángel.

Bayonesa sin enrejado.

Bayonesa con enrejado.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

MASA DE HOJALDRE COMUN

MASA DE HOJALDRE COMUN

 

 

¡Que tendrá el hojaldre que tanto nos gusta! Ya sea en recetas saladas o dulces es una masa a la que recurrimos con mucha frecuencia. Que nos apetece una empanada de hojaldre, pues cogemos dos laminas y las rellenamos. Que nos apetecen unas palmeritas o canutillos, cogemos unas laminas y empezamos a darles forma. Así con infinidad de recetas.

Lo mas sencillo es ir al mercado y comprar masa de hojaldre de nevera o congelada. Pero… y si os dijera que no es tan complicado como a priori parece elaborarlo en casa. Además siempre tenemos la opción de congelarlo y utilizarlo cuando mejor nos venga. La idea siempre suscita muchas dudas, pero desde aquí os animo a quitar esos miedos y seguir paso a paso todo el proceso para obtener un buen hojaldre casero. Al final no es tanto como parece, y la dicha de haberlo elaborado uno mismo es muy grande.

Como apunte general de esta masa, puedo decir que esta compuesta por cuatro ingredientes muy básicos, harina, materia grasa, agua y sal. En cuanto a la harina, podemos utilizar la de media fuerza si vamos a usar el hojaldre de forma inmediata, si no lo mas recomendable para conservarla es la de fuerza. En la elección de la materia grasa podemos utilizar mantequilla, margarina o manteca de cerdo. Lo mas aconsejable es la mantequilla que tiene mayor calidad, después la margarina que tiene algo menos, y luego está la manteca que es la de peor calidad. En cuanto al  agua, hay que recalcar que es vital, ayuda a hidratar la proteína para formar bien el gluten. Procuraremos que siempre esté fría. Y por último no nos podemos olvidar de la sal, pues a parte de aportar sabor nos ayuda a estabilizar y darle plasticidad al gluten.

Existen 4 tipos de hojaldre. A continuación os muestro la diferencia entre cada uno de ellos.

  • Hojaldre común. La masa envuelve a la grasa.
  • Hojaldre invertido. La grasa envuelve a la masa. Este hojaldre se deshace en la boca nada mas comerlo.
  • Hojaldre rápido o falso hojaldre. La materia grasa se junta con la masa. Este hojaldre es mas fácil de hacer, pero la calidad es menor.
  • Hojaldre mitad-mitad. Lleva menor cantidad de grasa y se le dan menos vueltas.

De todos estos tipos de hojaldre, el que hoy vamos a elaborar es el primero, el común. El proceso es muy sencillo. Tenemos que integrar bien todos los ingredientes menos el bloque de grasa, amasar bien la masa, formar una bola con ella, realizarle un par de cortes en cruz y dejarla reposar un rato en la nevera. Una vez reposada procederemos a laminar la masa en forma de estrella, colocaremos el bloque de grasa en el centro y lo envolveremos con los pliegues. A partir de ahí estiraremos el plastón y le haremos una vuelta sencilla. Repetiremos el laminado y las vueltas 6 veces, de esta manera obtendremos 729 capas de grasa. Tras la ultima vuelta podemos utilizar el hojaldre en el momento, llevarlo a la nevera o congelarlo. A continuación os detallo todo este proceso de forma sencilla para que lo entendáis mejor, con explicaciones y con fotos del proceso paso a paso.

 

INGREDIENTES

Para dos laminas

  • 500 g de harina de fuerza.
  • 40 g de manteca o mantequilla en pomada.
  • 8 g de sal.
  • 250 ml de agua.
  • 450 g de mantequilla en bloque a temperatura ambiente. 

 

DE FORMA TRADICIONAL

Elaborar la masa de hojaldre es muy sencillo. Solo tenemos que unificar ingredientes y amasar. Dejamos que la masa repose, la estiramos, introducimos en el interior la grasa y comenzamos a estirar y darle varias vueltas sencillas. A continuación os lo voy a explicar con detalle y con imágenes del proceso paso a paso.

 

ELABORACION

  1. En primer lugar comenzamos haciendo un volcán sobre la mesa de trabajo con la harina. En el interior vamos a introducir todos los ingredientes menos la mantequilla en bloque. Los integramos con las manos poco a poco y amasamos varios minutos hasta obtener una masa elástica.
  2. Una vez que tenemos bien amasada la masa hacemos una bola con ella y realizamos dos cortes profundos en cruz. Enfilmamos la masa y la llevamos 20 minutos a la nevera.
  3. Ya reposada la masa espolvoreamos la superficie de trabajo con un poco de harina y vamos a ir estirando los 4 pliegues y la masa con el rodillo hasta formar una estrella. 
  4. Cogemos el bloque de mantequilla, lo envolvemos en papel vegetal y con la ayuda del rodillo vamos golpeándolo suavemente hasta reducir un poco el grosor. Así nos será más fácil trabajar luego con el plastón. 
  5. Ponemos el bloque de mantequilla ya reducido en medio de la masa. La mantequilla debe estar a temperatura ambiente, ni muy fría ni muy blanda.
  6. Envolvemos la mantequilla con los pliegues de la masa de manera que quede bien cubierta por todos lados. 
  7. Golpeamos el plastón con el rodillo suavemente hasta reducirlo a un grosor de 2 cm aproximadamente, intentando dejarlo con una forma lo mas rectangular posible. Una vez reducido empezamos a estirar con el rodillo el plastón, siempre rodándolo desde el medio hacia adelante y del medio hacia atrás, nunca de una punta a la otra. 
  8. Una vez que tenemos bien estirado el plastón vamos a doblarlo en tres partes iguales. Llevamos la de un lateral hacia el medio y la del otro lateral hacia el medio también. A este proceso se le conoce como vuelta sencilla. Giramos el plastón 1/4 y volvemos a estirarlo de nuevo hasta dejar una lamina rectangular. 
  9. Repetimos el proceso de estirar y doblar en total 6 veces. Con 6 vueltas sencillas obtendremos un hojaldre de 729 capas de materia grasa.
  10. Con esta cantidad de plastón podemos cocinar dos laminas de hojaldre. Para ello dividimos la masa en dos en la última vuelta y dejamos las dos laminas estiradas. Si nos apetece congelar la masa podemos meter cada lamina entre dos papeles vegetales , doblarlas en 3 e introducirlas así en el congelador. 

 

CON THERMOMIX

Para obtener la masa de hojaldre solo vamos a utilizar la thermomix para hacer la masa inicial. Ahorraremos unificar ingredientes y amasar a mano. El resto del proceso será de forma manual, estiraremos la masa, pondremos la grasa dentro y comenzaremos a laminarla y darle las 6 vueltas simples que necesita para lograr las 729 capas de materia grasa que tiene todo buen hojaldre.

 

ELABORACION

  1.  Como primera pauta introducimos todos los ingredientes menos la mantequilla en bloque en la thermomix. Programamos 30 segundos en velocidad 6.
  2. A continuación realizamos un amasado de 3 minutos en velocidad espiga con el vaso cerrado.
  3. Sacamos la masa encima de la mesa y hacemos una bola firme con ella. Realizamos dos cortes profundos en  cruz, enfilmamos la masa y la llevamos 20 minutos al frigorífico.
  4.  Una vez que tenemos reposada la masa, espolvoreamos la superficie de trabajo con harina y  la vamos a ir estirando comenzando por los pliegues hasta formar una estrella.
  5. Cogemos el bloque de mantequilla y lo cubrimos por abajo y por arriba con papel vegetal. Con la ayuda del rodillo vamos a ir golpeándolo suavemente hasta reducirlo un poco. De esta manera trabajaremos mejor con el plastón.
  6. Ponemos el bloque de mantequilla ya reducido en medio de la masa. La mantequilla debe estar a temperatura ambiente, ni muy fría ni muy blanda.
  7.  Envolvemos la mantequilla con los pliegues de la masa de manera que quede perfectamente cubierta por todos lados.
  8. Golpeamos el plastón con el rodillo suavemente hasta reducirlo a un grosor de 2 cm aproximadamente, intentando dejarlo con una forma lo mas rectangular posible. A continuación lo vamos a estirar, siempre rodando el rodillo desde el medio hacia adelante y del medio hacia atrás, nunca de una punta a la otra. 
  9.  Una vez estirado el plastón imaginamos que lo dividimos en 3 partes iguales. Llevamos un lateral hacia el medio y después el otro lateral hacia el medio también. A este proceso se le conoce como vuelta sencilla. Giramos el plastón 1/4 y volvemos a estirarlo de nuevo hasta dejar una lamina rectangular. 
  10. Repetimos el proceso de estirar y doblar en total 6 veces. Con 6 vueltas sencillas obtendremos un hojaldre de 729 capas de materia grasa.
  11. Con esta cantidad de plastón podemos cocinar dos laminas de hojaldre. Para ello dividimos la masa en dos en la última vuelta y dejamos las dos laminas estiradas. Si nos apetece congelar la masa podemos meter cada lamina entre dos papeles vegetales , doblarlas en 3 e introducirlas así en el congelador. 

 

1.Hacemos un volcán con la harina e introducimos todos los ingredientes en el interior menos la mantequilla en bloque. Unificamos los ingredientes y amasamos hasta obtener una masa elástica.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Con thermo introducimos todos los ingredientes menos la mantequilla en bloque y programamos 30 segundos a velocidad 6. Después amasamos 3 minutos en velocidad espiga.

 

2. Hacemos una bola con la masa, un corte en cruz y la llevamos media hora a la nevera.

3. Pasado el tiempo de reposo estiramos las 4 puntas hasta formar una estrella.

4. Colocamos el bloque de mantequilla entre papel de horno y con el rodillo vamos aplastándolo para reducirlo un poco.

 

 

 

 

 

5. Colocamos la mantequilla en el centro de la masa.

6. Envolvemos la mantequilla con los pliegues de masa de manera que quede bien cubierta por todos lados.

7. Golpeamos con el rodillo suavemente hasta reducir el bloque a un grosor de 2 cm y o vamos rodando de la mitad del plastón hacia delante y de la mitad hacia atrás hasta formar una lamina rectangular.

8. Una vez estirado doblamos el plastón en tres partes iguales plegando los laterales hacia el medio. Esto se llama vuelta sencilla. Giramos 1/4 el plastón y volvemos a estirar. Haremos un total de 6 vueltas sencillas.

9. Si nos apetece congelar la masa podemos cortarla en dos en la última vuelta, poner cada lamina entre dos capas de papel de horno, doblarla como si fuésemos a darle otra vuelta y meterla así a congelar.

10. De esta manera quedan las dos laminas dobladas y protegidas con el papel vegetal . Las introducimos así a congelar.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

MERMELADA DE TOMATE

MERMELADA DE TOMATE

 

 

 

¿Os gustan los tomates? Seguro que de alguna forma los consumís habitualmente, ya sea troceaditos para una ensalada, triturados para cocinar, fritos para hacer una buena salsa, como condimento para una buena sopa, en rodajitas asados al horno, incluso en zumo (es muy famoso el zumo de tomate). Se puede utilizar esta fruta de muchas maneras, como ingrediente principal o secundario. Cuando pensamos en tomates siempre los asociamos con alguna receta de comida como aperitivo, entrante o plato principal, pero… ¿y por qué no como parte de un desayuno o merienda? A parte de relacionarlo con la cocina, también podemos ligarlo con la repostería. ¿Y como? Pues muy sencillo, sacando el azucarero y dándole brío. 

La mermelada que hoy os traigo es muy sencilla de elaborar. Hasta ahora nunca había probado a hacerla, pero como hace unos días mi hermana me dio una gran cantidad de tomates de la huerta (estamos en temporada de ellos), ya no tenía escusa para aplazar esta receta que hace tiempo tenía ganas de probar. Tengo que decir que los tomates de casa estaban espectaculares, no tienen punto de comparación con la mayoría de los que hoy podemos comprar en los mercados. Fueron  cultivados en Folgueira Mayor, un pequeño pueblo de apenas 3 casas en el occidente Asturiano, perteneciente al concejo de Boal. No hubo que tratarlos a penas, así que se puede decir que son totalmente naturales, grandes y sabrosos. Como se nota el cambio cuando hay que volver a comprarlos…

Esta mermelada se elabora igual que cualquier otra, con los mismos ingredientes, solamente tenemos que cambiar la fruta principal, en esta caso los tomates. Una vez que la obtenemos podemos envasarla para el consumo propio o hacer conservas para almacenar o regalar. ¿Con que la podemos acompañar? Pues eso va al gusto de cada uno, yo particularmente os aconsejo ligarla con un buen queso, en montaditos con jamón, con una ricas anchoas…tenemos muchas opciones. Desde aquí os animo a probar esta delicia y que me comentéis que tal el resultado.

 

INGREDIENTES

PARA 2-3 TARROS

  • 1 kg de tomates (pelados y troceados).
  • 500 g de azúcar.
  • 1 limón.
  • Canela.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Para elaborar esta mermelada tan solo nos hace falta unos tarros, los 4 ingredientes y una pota o cacerola.  Unificamos la mezcla, la llevamos al fuego y dejamos que poco a poco se vaya cocinando.

 

ELABORACION

  1. Lo primero que hemos de hacer antes de ponernos con los ingredientes es esterilizar bien los tarros que vamos a utilizar. Para ello los introducimos junto con las tapas en una pota o cacerola y lo cubrimos todo hasta arriba de agua. Lo llevamos a ebullición y una vez que el agua rompa a hervir lo dejamos unos 20 minutos mas. Pasado este tiempo retiramos con cuidado tanto los tarros como las tapas y dejamos que sequen solos. 
  2. Una vez que tenemos los tarros secos podemos proceder con la receta. Cogemos los tomates, los pelamos, los cortamos en trocitos y los vamos introduciendo en una pota hasta obtener el kilo aproximadamente. A la hora de pelarnos nos es mas sencillo si les hacemos un corte en cruz en la base y los escaldamos en agua. Para ello ponemos primero el agua a hervir, cuando hierba los introducimos y cuando vuelva a hervir de nuevo los dejamos un par de minutos y listo. De esta manera la piel saldrá sin esfuerzo. 
  3.  Agregamos encima del tomate troceado el zumo de un limón, el azúcar y un poco de canela. Removemos todo para que quede bien mezclado y lo dejamos reposar una o dos horas. 
  4. Llevamos la mezcla a ebullición a fuego lento y removemos constantemente durante una hora aproximadamente o hasta que veamos que vamos consiguiendo la textura de mermelada. Siempre debemos de tener en cuenta que una vez que enfríe va a espesar un poco mas. 
  5. Cuando la mermelada esté lista miramos como esta de grumosa y si no nos gustan los grumos la trituramos hasta el punto que mas nos guste. A mi particularmente me gusta sin un solo grumo y siempre la reduzco lo máximo posible. 
  6. Rellenamos los tarros y los cerramos correctamente. Si vamos a consumir la mermelada en los próximos días podemos mantenerla tal cual está en la nevera. Si por el contrario queremos regalar algún tarro o hacer cantidades para almacenar debemos de hacer un buen baño María. Para ello introducimos los tarros en una pota y los cubrimos por completo de agua. Los llevamos a ebullición y una vez que el agua rompa a hervir los dejamos 20 minutos mas. De esta manera quedará un buen vacío y podremos almacenar la mermelada en un lugar fresco de la casa incluso un año entero. 

 

CON THERMOMIX

¿Aun no habéis probado esta deliciosa mermelada? Pues con la thermo el proceso para obtenerla es de lo más rápido y sencillo. El resultado como siempre, una delicia. Introducimos los ingredientes, ponemos la máquina a funcionar y nos olvidamos hasta que finalice. 

 

ELABORACION

  1.  En primer lugar (como suelo indicar en cualquier receta de mermeladas) debemos de tener los tarros que vamos a utilizar esterilizados. Esterilizarlos es muy sencillo, solo tenemos que poner en una pota o cacerola todos los tarros abiertos junto con las tapas cubiertos de agua hasta arriba. Los llevamos a ebullición y cuando el agua hierva los dejamos 20 minutos mas al fuego. Una vez pasado este tiempo dejamos que los tarros y las tapas sequen a temperatura ambiente.
  2.  Cogemos los tomates, les quitamos la piel y los vamos introduciendo en la thermomix en trocitos hasta obtener el kilo. Si nos cuesta pelar la piel podemos escaldarlos, les hacemos un corte en cruz en la base, los introducimos en agua hirviendo y cuando vuelva a hervir los dejamos un par de minutos. De esta manera la piel saldrá muy fácilmente. 
  3. Agregamos el azúcar, el zumo de un limón y un poco de canela y programamos la maquina 50 minutos a 100º en velocidad 3. Para todo este proceso quitaremos el cubilete y dejaremos el cestillo puesto sobre la tapa. 
  4. Una vez transcurrido el tiempo analizamos la textura. Si nos gusta la mermelada muy triturada y vemos grumos podemos triturarla unos segundos en la thermo hasta que esté a nuestro gusto. 
  5. Ahora que tenemos la confitura lista vamos rellenando los tarros con ella. Si vamos a consumir en los próximos días la mermelada podemos mantenerla tal cual está dentro del frigorífico. Si lo que nos apetece es regalarla o guardar en cantidades para que nos dure una buena temporada o incluso un año entero debemos de hacerles el baño María a los tarros. Para ello los cerramos correctamente, los metemos dentro de una pota u olla y los cubrimos enteros de agua. Los llevamos a ebullición y cuando el agua hierba los dejamos al menos 20 minutos mas. De esta manera obtenemos un buen vacío y podemos conservar los tarros durante mucho tiempo sin miedo a que se expongan a una contaminación. 

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

MERMELADA DE CALABACIN

MERMELADA DE CALABACIN

 

 

 

 

INGREDIENTES

PARA 2-3 TARROS

  • 1 kg de calabacín en trozos (sin piel).
  • 500 g de azúcar.
  • Zumo de 1 limón.
  • Canela.

 

¡Seguimos con los calabacines! Este verano hemos puesto unas plantas en el huerto y han salido bastantes calabacines para consumir y experimentar de múltiples maneras. En el tema cocina nos gusta mucho cortarlos en rodajitas y freírlas en la plancha, cortarlos en dados y hacer purés con ellos o asarlos al horno rellenos de pescado o carne. En cuanto a la repostería , cada vez suelo utilizarlos más. El año pasado me dio por hacer unos bizcochos  ligeros y esponjosos con ellos. Este año he vuelto a hacerlos pero esta vez con un toque de chocolate, y para rematar el verano he elaborado unos cuantos tarros de mermelada con ellos. 

Todas las recetas de repostería en las que se suele utilizar el calabacín tienen algo en común, podemos agregar gran cantidad de esta hortaliza. Al final le va a dar un sabor ligero, nunca va saber demasiado a calabacín. Esto es bueno, por qué así hacemos algo mas sanas estas elaboraciones y para los mas peques o los que no les guste mucho que sepa a calabacín , el sabor queda bastante camuflado con el proceso. 

La mermelada que hoy os traigo es muy sencilla de hacer. Solo vamos a utilizar el calabacín como ingrediente principal. Podemos añadirle si queremos unas manzanas para ayudar a que la mezcla espese gracias a la pectina que contienen. En este caso no las he empleado pero se pueden añadir 3 o 4 manzanas con la piel sin problema. En cuanto al azúcar, normalmente las mermeladas llevan la misma cantidad de azúcar que de fruta, pero a mi me parece una cantidad excesiva y pudiendo utilizar menos va a ser mucho mas sano. Aquí veréis que puse la mitad de azúcar pero podéis añadir mas a vuestro gusto. Por lo demás, el proceso es muy sencillo y el sabor resultante espectacular. 

Recomiendo siempre que se elaboren mermeladas caseras esterilizar bien los tarros como os indico mas abajo y si queremos conservarlos durante tiempo o regalarlos, es aconsejable cocerlos al baño María una vez elaborados para evitar que acaben contaminados. Dicho esto pasamos a la elaboración, espero que os guste…

 

 

DE FORMA TRADICIONAL

Una vez que tenemos todos los ingredientes, solamente tenemos que ponerlos en una cazuela o pota e ir controlando la mezcla hasta obtener el punto óptimo de cocción. A partir de ahí trituramos hasta dejar la textura que mas nos guste, rellenamos los tarros y si queremos hacer conservas cocemos al baño María.

 

ELABORACION

  1. Lo primero que debemos de hacer es esterilizar los envases de cristal aptos para mermeladas que vamos a utilizar. Para ello o bien los metemos en el lavavajillas si tenemos o los introducimos en una pota junto con las tapas cubiertos hasta arriba de agua. Llevamos la pota a ebullición y en el momento en el que el agua hierva la dejamos 20 minutos mas. Una vez pasado este tiempo retiramos con cuidado los envases y tapas y los dejamos secar al aire libre. 
  2.  Preparamos el calabacín. A mi particularmente me gusta quitarle la piel, pero si os gusta mas utilizarla no hay problema.  Lavamos bien los calabacines, los pelamos, quitamos las semillas y los cortamos en trocitos pequeños hasta obtener un kilo aproximadamente. 
  3. En una pota o cazuela introducimos todo el calabacín, el azúcar, el zumo de 1 limón y un poquito de canela. Llevamos toda la mezcla a ebullición a fuego intermedio y dejamos que vaya cociendo durante una hora aproximadamente, revolviendo de vez en cuando. El tiempo es relativo, tendremos que ir mirando cuándo adquiere la  textura de mermelada, siempre teniendo en cuenta que cuando enfríe va a espesar un poco mas. 
  4. Una vez que tenemos la mermelada lista observamos como está de grumosa. Si nos gusta con menos grumos o muy triturada la trituramos a nuestro gusto con un robot de cocina.
  5. Rellenamos los tarros y los cerramos correctamente con las tapas. Si vamos a consumir la mermelada en los días siguientes podemos guardarla en el frigorífico tal cual está. Si por el contrario queremos que nos aguante semanas, meses o incluso un año entero debemos cocer los tarros al baño María. Para ello los introducimos en una pota cubiertos hasta arriba de agua y la llevamos a ebullición. En el momento en que el agua hierba esperamos 20 minutos mas y ya tenemos el baño María hecho. Si la vamos a conservar durante tiempo podemos guardarla en un lugar fresco de la casa sin necesidad de nevera. 

 

CON THERMOMIX

Elaborar mermelada es muy sencillo, y con la thermomix que no tenemos que estar pendientes de revolver ni de vigilar, más todavía, programamos los minutos adecuados y ella se encarga de todo. Una vez que tenemos los envases esterilizados y los ingredientes a mano comenzamos la receta. 

 

ELABORACION

  1.  En primer lugar lo que vamos a hacer es preparar el calabacín. A mi me gusta mas quitarle la piel, pero se puede utilizar si nos apetece. Ya sea con piel o sin piel lo vamos cortando en trocitos (sin semillas y bien limpios) e introduciéndolos en la thermomix hasta obtener un kilo aproximadamente. Después trituramos 20 segundos en velocidad 5. 
  2. Introducimos el azúcar, el zumo de un limón y un poquito de canela. Mezclamos 5 segundos en velocidad 6. 
  3. Quitamos el cubilete y colocamos el cestillo. Programamos 50 minutos a 100º en velocidad 2.
  4. Siempre que vayamos a hacer conservas debemos esterilizar los envases y las tapas. Para ello o bien los lavamos en el lavavajillas o los introducimos en una pota cubiertos hasta arriba de agua y los llevamos a ebullición. Una vez que el agua hierva esperamos 20 minutos mas y ya podemos sacarlo todo y dejarlo secar al aire libre.
  5. Cuando la thermomix termine de confitar el calabacín observamos la textura que tiene, siempre teniendo en cuenta que cuando enfríe va a espesar un poco. Si lo vemos demasiado liquido podemos cocinarlo unos minutos mas. Cuando esté a nuestro gusto miramos si tiene grumos. Si nos gusta muy triturado y esta grumoso trituramos unos segundos a velocidad 6. A mi por ejemplo no me simpatiza ver grumos y por eso lo trituro muy bien como se puede apreciar en la foto. Para triturar quitamos el cestillo y ponemos el cubilete. 
  6. Rellenamos todos los envases y los cerramos con la tapas correctamente. Si vamos a consumir la mermelada en poco tiempo podemos mantenerla tal cual está en la nevera. Si por el contrario queremos que aguante semanas o bien meses o un año entero debemos de cocer los tarros al baño María. Para ello los introducimos en una pota bien cerrados y los cubrimos enteros de agua. Lo ponemos todo al fuego y una vez que el agua hierva los dejamos 20 minutos mas. De esta manera queda el vacío hecho y podemos conservarlos hasta un año entero. Si vamos a guardar la mermelada durante tiempo podemos dejarla en un lugar fresco de la casa sin necesidad de frigorífico. 

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

BIZCOCHO DE CALABACIN Y CHOCOLATE

BIZCOCHO DE CALABACIN Y CHOCOLATE

 

 

 

Llega el veranito y los huertos empiezan a dar sus frutos, calabazas, pimientos, tomates… y todo sale a la par y en cantidades. Como presta recolectar y aprovechar las verduras y hortalizas caseras, que al final es de lo mas sano que hay en alimentación. Este año por ejemplo, hemos puesto unas plantas de calabacín entre otras y han salido unas piezas buenísimas.

Normalmente empleo los calabacines para cocinarlos a la plancha o en freidora de aire en rodajas, en trocitos para puré o al horno con un buen relleno de atún o de carne. En temporada de verano, que es cuando recolectamos una cantidad grande, aprovecho  también para utilizarlo en repostería. La cosecha anterior elabore varios bizcochos con el calabacín, este año versione un poco el bizcocho para darle un toque de chocolate y como resultado hoy os traigo este recetón. 

Habrá quien le extrañe comer un bizcocho cuyo componente principal es una hortaliza. ¿Sabrá bien? ¿No sabrá demasiado a calabacín? ¿Sera buena la combinación? Pues si. Está muy bueno. Lleva una gran cantidad de calabacín y sin embargo al gusto se nota un sabor ligero. Queda muy compacto y esponjado, y con el toque de chocolate esta para chuparse los dedos. Ya si lo acompañamos con un buen café o chocolate a la taza, es un desayuno o merienda espectacular. Un postre de los de siempre, pero con un toque diferente. 

El calabacín podemos utilizarlo con piel o sin piel. Yo los suelo pelar, pero va al gusto de cada uno. Podemos dejar el bizcocho sin relleno o bien añadir unos frutos secos, unas pepitas o lagrimas de chocolate, lo que mas nos apetezca. La receta que vais a ver a continuación da lugar a una pieza prominente de bizcocho, pero siempre podemos hacerlo mas reducido bajando las cantidades en función a una regla de tres. Mas cantidad de ingredientes, mas tamaño del bizcocho y mas tiempo de horneado y así a la inversa. 

 

INGREDIENTES

  • 6 huevos.
  • 300 g de azúcar.
  • 450 g de harina de trigo.
  • 200 ml de aceite de girasol.
  • 450 g de calabacín troceado.
  • 70  g de cacao en polvo.
  • 2 sobres de levadura.
  • Nueces, dátiles, pasas (opcional).
  • Ralladura de naranja.
  • Sal.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Elaborar este bizcocho es muy sencillo. Una vez que troceamos bien el calabacín solo se trata de ir juntando ingredientes y batiendo. De ahí al molde, y del molde al horno. No tiene dificultad ninguna. 

 

ELABORACION

  1.  Lo primero que vamos a hacer es reducir el calabacín para poder añadirlo a la mezcla. Si queremos utilizamos la piel y sino lo pelamos y la desechamos. Si utilizamos la piel cortamos los bordes y lo lavamos por fuera. Con la ayuda de un robot de cocina o un rallador vamos a triturar o rallar bien todo el calabacín hasta obtener la cantidad arriba indicada. Lo dejamos reposando sobre papel absorbente para que recuda un poco el liquido hasta que lo vayamos a utilizar. 
  2. Ponemos el horno a 180º con calor por arriba y por abajo y engrasamos el molde que vamos a utilizar con un poco de aceite o mantequilla y harina.
  3. En un bol grande vertemos los huevos y el azúcar y con la ayuda de una batidora batimos enérgicamente durante 10 minutos hasta que la mezcla blanquee.
  4. Agregamos el aceite y el calabacín (escurrido) y mezclamos todo con la batidora. Solo mezclar, no debemos insistir en el batido.
  5. Incorporamos la harina, el cacao, la levadura, la ralladura de naranja y la sal y volvemos a mezclar de nuevo con la batidora.
  6. Si nos apetece añadimos unas pocas de nueces, de dátiles, de pasas… lo que tengamos a mano o lo que mas nos guste y batimos un poco para mezclarlo. Introducimos la masa en el molde.
  7. Con el horno precalentado a 180º con calor por arriba y por abajo introducimos en la rejilla del medio el molde. Dejamos que el bizcocho se hornee aproximadamente hora y cuarto. Tantearemos el tiempo a partir de la hora. Sabremos cuando está listo si al pinchar con un cuchillo este nos sale totalmente limpio. En mi caso tarda todo ese tiempo porque suelo hacer bizcochos grandes de 6 huevos. Si por ejemplo lo hacemos mas pequeño con la mitad de ingredientes el tiempo será menor. 
  8. Una vez fuera del horno dejamos que enfríe unos minutos y desmoldamos. A partir de aquí le podemos hincar el diente cuando mas nos apetezca. 

 

CON THERMOMIX

Vamos aprovechar la thermomix al máximo obteniendo esta rica masa de bizcocho de forma muy rápida en tan solo unos pasos. Escogemos el molde que mas nos guste, lo engrasamos, elaboramos la masa, lo rellenamos y directo al horno.

 

ELABORACION

  1.  En primer lugar vamos a preparar el molde. Escogemos el que mas nos llame la atención y lo engrasamos con un poco de aceite o mantequilla y harina. En mi caso, como me gusta mucho usar los de silicona, solo lo empapo con un poco de aceite. 
  2. Introducimos en la thermomix los huevos y el azúcar y batimos 6 minutos a 37º en velocidad 4.
  3. Agregamos el aceite, el calabacín troceado sin pepitas (podemos usar la piel si queremos) y la ralladura de naranja y mezclamos 30 segundos en velocidad 6. 
  4. Incorporamos la harina, el cacao, la sal y la levadura y mezclamos otros 30 segundos en velocidad 6. A la hora de escoger el chocolate podemos utilizar el que mas nos guste, ya sea cacao puro, de hacer a la taza, ColaCao… 
  5.  Por último, y esto es de forma opcional, podemos rellenarlo si nos apetece. Si nos gustan las nueces, los dátiles, las pasas u otros ingredientes similares podemos añadir un puñadito de lo que mas nos guste y mezclarlo todo con la masa 5 segundos en velocidad 4. 
  6. Rellenamos el molde con la masa y lo llevamos al horno en la rejilla central el tiempo necesario. Empezaremos a comprobar si esta listo a partir de la hora aproximadamente, en el momento en que pinchemos con un cuchillo por el centro y este nos salga limpio el bizcocho sabremos que ya está cocinado.  Normalmente yo suelo hacer los bizcochos grandes a proporción de seis huevos y los de calabacín me suelen tardar hora y cuarto en hacerse en el horno. Si no lo queremos tan grande podemos hacerlo en función de 3 huevos y el tiempo será menor.
  7.  Una vez listo sacamos el bizcocho del horno, esperamos a que enfríe unos minutos y desmoldamos con cuidado. Ahora ya tenemos listo nuestro dulce de calabacín con chocolate para degustar cuando mas nos apetezca. 

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

MERMELADA DE CEREZA

MERMELADA DE CEREZA

 

 

¡Como me presta hacer mermelada con fruta de temporada! Me encanta ir con unas cestas a recolectar cuando los árboles están repletos e ir para casa cargada con miles de ideas en la cabeza. Con la fruta que recojo suelo hacer piezas de dulce, mermeladas, tartas, bizcochos… siempre encuentro la manera de darle un buen uso. 

Hace unas semanas, vi que uno de los cerezos del pueblo (nos movemos por el occidente de Asturias), tenía las cerezas a puntito de caramelo. Estaban empezando a abandonar el verde por el rojo pero todavía les quedaba un poco por madurar. Deje que pasasen unos días para que cogiesen justo el punto de madurez que necesitan y después recolecté una buena cantidad. ¡Que dulces, que ricas estaban!

La cereza, es una fruta que dura muy poco, si no la recogemos a tiempo, enseguida madura y se estropea. Hay que recogerla en el momento adecuado y luego consumirla en los días siguientes, ya que no aguanta mucho. Con lo cual ¿Qué puedo hacer con varios kilos de cereza sobre la mesa sin que se echen a perder? Pues muy sencillo, la elaboración mas recurrente para estos casos, una buena mermelada casera.

¿Y como se puede hacer una buena mermelada, que esté rica y con la textura que mas nos guste? Pues con la fruta en un buen estado de madurez, un poco de azúcar, limón y siguiendo la receta que a continuación os muestro. Con ella podréis elaborarla de forma muy simplificada, tanto de forma tradicional como con la thermomix. Conseguiremos una mermelada con una buena consistencia (hay quien le gusta mas espesa o menos) y con una buena textura (hay quien le gusta con muchos grumos, con unos pocos, o bien batida). Si os apetece endulzar un poco el día y tenéis cerezas en vuestra mesa, os animo a probar este manjar. 

 

 

INGREDIENTES

  • 800 g de cerezas (sin hueso).
  • 400 g de azúcar.
  • Zumo de 1 limón.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Para elaborar esta mermelada tan solo necesitamos los 3 ingredientes, una pota y unos buenos tarros. A partir de ahi si seguimos las indicaciones no hay fallo posible. Vamos a obtener una mermelada casera con la textura que mas nos guste y a disfrutar de ella en el momento que mas nos apetezca (podemos conservarla incluso un año entero).

 

ELABORACION

  1. Lo primero que vamos a hacer es lavar bien las cerezas, desechar los rabitos y los huesos e ir introduciéndolas en trozos en una pota o cacerola. No es necesario que la cantidad de cereza sea exacta, podemos utilizar la que nos apetezca, siempre teniendo en cuenta que el azúcar irá en función de la cereza. Siempre pondremos la mitad de cantidad de azúcar respecto a la cantidad de cereza. 
  2. Una vez que tenemos toda la cereza en la pota añadimos el zumo de un limón y el azúcar. Llevamos la mezcla a ebullición y cuando rompa a hervir la mantenemos a fuego intermedio durante media hora aproximadamente, revolviéndola cada poco. 
  3. A partir de este momento observamos que textura tiene, teniendo siempre en cuenta que una vez que enfríe va a espesar un poco. Si la vemos demasiado liquida podemos dejarla unos minutos mas en el fuego. Una vez que la retiramos del fuego rellenamos los tarros con ella. Si vemos que está muy grumosa y nos gusta mas evitar los grumos podemos batirla hasta obtener la consistencia que mas nos guste. 
  4. Los tarros que vamos a utilizar siempre deben de estar esterilizados previamente. Esterilizarlos es muy fácil. Hay que introducirlos en una pota junto con las tapas cubiertos hasta arriba de agua y ponerlos al fuego. Una vez que el agua rompa a hervir esperamos 20 minutos y ya podemos sacarlos y dejarlos secar al aire libre hasta que los utilicemos. 
  5. Si ya tenemos los tarros rellenos de mermelada, procedemos a poner las tapas. En este momento tenemos dos opciones. Si la vamos a consumir en las próximas semanas la metemos en el frigorífico sin más. Si por el contrario queremos hacer gran cantidad o conservas para tener todo el año debemos de hacerles un baño maría a los tarros. El baño maría se obtiene introduciendo todos los tarros bien cerrados en una pota y cubriéndolos hasta arriba de agua. Los llevamos a ebullición y una vez que el agua rompa a hervir los dejamos unos 20 minutos mas. De esta manera podemos tener mermelada para una buena temporada o incluso de cosecha a cosecha. 

 

CON THERMOMIX

Con la ayuda de la thermomix vamos a elaborar esta mermelada en muy poco tiempo y con un resultado espectacular. Una vez que introducimos los ingredientes programamos la maquina y nos olvidamos de estar pendientes de la mezcla ni de revolver. 

 

ELABORACION

  1.  En primer lugar comenzamos lavando las cerezas y desechando los rabitos y los huesos. Vamos introduciendo poco a poco los trocitos limpios en la thermomix hasta obtener unos 800 g aproximadamente.
  2.  Introducimos la mitad de azúcar (en este caso 400 g) y el zumo de un limón. 
  3. Quitamos el cubilete, colocamos el cestillo sobre la tapa de la thermomix y programamos 40-45 minutos, a 100º en velocidad 4. Es muy importante poner esta velocidad, ya que si ponemos menos corremos el riesgo de que al cocer se nos escape todo el liquido por el bocal. 
  4. Una vez pasado este tiempo comprobamos la textura de la mermelada. Siempre hemos de tener en cuenta que una vez que enfríe va a espesar un poco. Si la vemos muy liquida podemos ponerla unos minutos más. A mi particularmente este tiempo me ha dejado la mermelada con una consistencia perfecta, pero todo depende de la fruta y sus características particulares. 
  5. Una vez que le hemos cogido el punto a la mermelada rellenamos los tarros (previamente esterilizados) y los cerramos bien. Si vamos a consumir la mermelada en los próximos días podemos meterla en la nevera sin mas. Si lo que queremos es hacer conservas o mantenerla mas tiempo debemos esterilizar los tarros antes de utilizarlos y darles un baño María una vez que los hemos rellenado. 
  6. Esterilizar los tarros es muy sencillo, solo tenemos que lavar bien tanto los envases como las tapas con agua y jabón y luego introducirlos en una pota llena de agua y darles un hervor. Se dejan secar al aire libre y listo. Hacer el baño María (si queremos que nos dure incluso un año entero) es muy parecido. Introducimos los tarros rellenos de mermelada bien cerrados en una pota y los cubrimos enteros con agua. Los llevamos a ebullición y una vez que el agua rompa a hervir los dejamos 15-20 minutos más. De esta manera podemos conservar la mermelada en un lugar de la casa que esté fresquito (sin falta de nevera) y tener reservas para una buena temporada, o incluso de cosecha a cosecha. 

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

 

TARTA DE QUESO Y CHOCOLATE CON LECHE

 

¡Cuantas veces he recurrido a este tipo de postres para los eventos gastronómicos! Están tan ricos y son tan sencillos de hacer… Concretamente suelo elaborar a menudo la versión ¨blanca¨ de esta tarta, es decir la de nata y chocolate blanco. Es una tarta muy ligera, cremosa y con un sabor espectacular. El otro día me iba a poner a repostear con esa receta para llevarla a una parrillada familiar. Cuando me dispuse a hacer la lista de ingredientes que necesitaba para ir a comprar decidí darle un toque a última hora y hacerla diferente. Cambié el chocolate blanco por chocolate normal y me puse a la tarea. Si la blanca esta muy buena, esta versión chocolateada no le tiene nada que envidiar. Misma tarta , diferente estética y sabor.

Como dije antes, lleva muy poco tiempo de elaboración. Primero tenemos que hacer una base de galleta (en mi caso hice la clásica de mantequilla y galleta), pero podemos hacer la que mas nos guste. Después solo tenemos que mezclar el resto de ingredientes, hervirlos y dejar que la cuajada haga su efecto. Una vez fría la desmoldamos y decoramos como mas nos guste. Queda muy resultona, es muy sencilla y el sabor es fantástico, es la típica tarta que nos saca de un apuro cuando nos hemos comprometido a elaborar un postre casero y a penas tenemos tiempo para ello.

A la hora de escoger ingredientes, como subrayé en la receta original, es muy importante que escojamos los que mas nos gusten. Por ejemplo una nata que siempre nos funcione (en mi caso me encanta la textura de la de Pascual), un queso que nos encante (siempre he utilizado el de Philadelphia, últimamente estoy probando el de President y me da buen resultado) y un chocolate por el que perdamos la cabeza (en este caso he utilizado el chocolate de postres Nestle), aunque en cuanto a chocolates hay mucha variedad de chocolate, chocolate con leche corriente, especial para fundir, de fondant, de postres… Debemos escoger siempre aquellos sabores con los que mas nos sentimos identificados , de esta manera la tarta siempre va a ser un triunfo.

 

INGREDIENTES

Para la base de galleta:

  • 90 g de mantequilla.
  • 250 g de galleta María o similar.

Para el relleno:

  • 150 g de tableta de chocolate con leche (vale de fondant, de fundir, especial postres…).
  • 500 ml de nata para montar (recomiendo la de Pascual).
  • 250 ml de leche.
  • 150 g de azúcar.
  • 250 g de queso cremoso (tipo Philadelphia).
  • 1 sobre y medio de cuajada.

 

 

DE FORMA TRADICIONAL

Las cantidades que se indican en la receta son para 8 raciones aproximadamente, por ello lo ideal es utilizar un molde desmoldable de unos 26/28 cm de diámetro. De esta manera al desmoldar nos quedara intacta y tendrá una altura adecuada. 

 

ELABORACIÓN

Base:

  1. En primer lugar vamos a triturar la galleta. Para ello o bien utilizamos un molinillo o simplemente esparcimos las galletas por encima de la mesa y les pasamos el rodillo de amasar por encima varias veces hasta que queden bien reducidas. 
  2. Fundimos la mantequilla en el microondas. En un bol mezclamos las dos materias bien y vamos esparciendo todo por la base del molde y allanando la superficie y los bordes con una cuchara hasta que nos quede uniforme.  

Relleno:

  1. Cogemos una cacerola e introducimos dentro todos los ingredientes, la nata, la leche, el azúcar, el queso , la cuajada y  el chocolate (partido en trocitos  para facilitar que se funda mejor).
  2. A fuego lento vamos removiendo constantemente con una varilla hasta que se vuelva una mezcla homogénea . Una vez que rompa a hervir removemos un par de minutos mas y retiramos del fuego.
  3. Introducimos la mezcla suavemente sobre la base de galleta y dejamos enfriar de un día para otro o mínimo seis horas.
  4. Una vez que esta fría y bien cuajada la tarta, procedemos a desmoldarla. Por encima podemos adornarla como queramos, con fideos de colores, galletas, figuritas de chocolate, bolitas, lo que se nos ocurra…  

 

CON THERMOMIX

Vamos a utilizar la thermomix para elaborar por un lado la base y por otro lado la mezcla que va a ir encima. Como vais a comprobar se ahorra mucho tiempo ya que no hay que estar pendiente de la mezcla en el fuego, la maquina se encarga de revolver continuamente e ir cocinando. Es en este tipo de recetas donde mas se notan las ventajas de tener una thermomix. 

 

ELABORACIÓN

Para la base:

  1. Trituramos las galletas en el vaso, 5 segundos a velocidad 10.
  2. Añadimos la mantequilla a temperatura ambiente y mezclamos 5 segundos a velocidad 5.
  3. Extendemos la mezcla por toda la base del molde y aplanamos hasta que quede uniforme con la ayuda de una cuchara.  

Para el relleno:

  1. Introducimos en el vaso el chocolate blanco y trituramos 10 segundos a velocidad 7.
  2. Integramos el resto de ingredientes, el azúcar, la leche, la nata, el queso y la cuajada. Programamos 11 minutos, temperatura 100º a velocidad 3.
  3. Introducimos la mezcla sobre la base de galleta y dejamos que enfríe hasta el día siguiente o mínimo 6 horas.
  4. Al día siguiente o cuando la tarta ya esté fría ya podemos decorarla por encima con los complementos que mas nos apetezcan, galletas, figuritas de chocolate, virutas…  

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

1 2 3 11