MERMELADA DE MANZANA

MERMELADA DE MANZANA

 

 

 

¿Qué hacemos si tenemos unos cuantos kilos de manzana y no sabemos en que emplearlos antes de que se estropeen? Pregunta difícil, respuesta fácil.

Tenemos muchas elaboraciones en las que podemos utilizar esta deliciosa fruta, en Mi Dulce Pecado por ejemplo podéis encontrar entre otras el   BIZCOCHO DE MANZANA , y el DULCE DE MANZANA. El bizcocho es ideal para marcarnos una buena merienda al pie de un buen café o chocolate a la taza y el dulce es idóneo para acompañar un buen queso Cabrales o queso de Cabra bien untadito todo sobre pan de biscote. Dejando a parte estas dos opciones, hoy os dejo caer este post para traeros una variante mas, un clásico entre los clásicos, una buena mermelada casera.

La mermelada de manzana nos viene genial para untar en las tostaditas de la mañana o de la merienda junto con un poquito de queso en crema, algo de mantequilla o con lo que mas nos guste acompañarla. También podemos emplearla como relleno para una buena tarta casera  o para hacer contraste dulce-salado en otro tipo de recetas. Tenemos muchas opciones para darle salida y lo mejor es que podemos hacer la cantidad que nos apetezca y conservarla prácticamente durante un año entero.

¿Os parece difícil elaborarla? Para nada, si tenéis esa idea quitárosla de la cabeza. Si la hacemos de manera tradicional solo hay que estar pendiente de la mezcla y revolver cada poco una vez que la ponemos en proceso de cocción, pillarle el punto óptimo es muy sencillo y su envasado aún mas. Y si la hacemos con la thermomix, siguiendo los pasos no puede ser mas sencillo, introducimos ingredientes y ella nos hace todo el trabajo difícil. No hay escusa para que nos pueda salir mal. Si os apetece enredar un poco en la cocina con un puñado de  manzanas esta es una buena opción.

 

INGREDIENTES

  • 1,200 kg de manzana.
  • 800 g de azúcar.
  • Zumo de 1 limón.
  • Canela.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Elaborar esta mermelada es pan comido, solo debemos dejar macerar un poco los ingredientes , llevar todo a ebullición y dejar que poco a poco se vaya cocinando. Estando pendientes de la mezcla y cogiendo bien el punto óptimo no hay mermelada que se resista. 

 

ELABORACIÓN

  1. Comenzamos lavando bien todas las manzanas por fuera. Vamos a dejarlas con piel ya que ésta contiene gran cantidad de fibra que ayudará a que la mermelada mas tarde nos espese. Descorazonamos las manzanas , desechamos pepitas y el rabito y el resto lo troceamos todo y lo introducimos en una pota o cacerola. 
  2. Agregamos a la manzana el zumo de un limón, el azúcar y un poquito de canela y dejamos que macere todo durante un par de horas. 
  3. Pasado el tiempo de maceración vamos a triturar todos los ingredientes con una batidora o con un robot de cocina  para reducirlo. No hace falta dejarlo como una papilla, simplemente es por integrarlo todo un poco. 
  4. Llevamos la mezcla a ebullición a fuego intermedio y estamos pendientes de ella, revolviendo cada poco. Dejamos que cueza entre 30-40 minutos aproximadamente. Si tenemos un termómetro de cocina es muy sencillo pillarle el punto óptimo. En el momento en que sumergimos el termómetro y nos marca unos 100º ya podremos retirarla. Y si no lo tenemos basta con coger un cucharadita de mermelada, volcarla sobre la encimera fría y esperar unos segundos a ver si espesa o sigue líquida. 
  5. Una vez que retiramos la mermelada del fuego rellenamos los envases hasta arriba con ella. Estos deben estar previamente esterilizados. Para esterilizarlos se introducen junto con las tapas en una olla y se cubre todo de agua. Se lleva a ebullición y una vez que el agua haya hervido mínimo 20 minutos se retira todo, se deja secar al aire libre y entonces ya se podrán utilizar.
  6. Si ya hemos rellenado los envases de mermelada podemos dejarla así si la vamos a consumir en poco tiempo. Si queremos hacer cantidad o que se conserve una temporada  tendremos que hacerles un baño María. Para ello introducimos todos los envases bien cerrados en una pota. Los cubrimos enteros de agua y los llevamos a ebullición. En el momento en que el agua haya hervido al menos 15 minutos ya tenemos el baño María listo. De esta manera podemos llegar a conservar hasta un año entero la mermelada. 

 

CON THERMOMIX

Vamos a elaborar de forma muy práctica esta mermelada de manzana. Gracias a la thermo tenemos la ventaja de que no necesitamos estar pendientes de la mezcla en ningún momento. Añadimos ingredientes, programamos y dejamos que ella se encargue de todo.

 

ELABORACIÓN

  1.  En primer lugar lavamos bien por fuera todas las manzanas. Las descorazonamos y partimos en cachitos desechando las pepitas y el rabito. Las vamos a dejar con piel ya que está contiene gran cantidad de pectina, una fibra que ayudará a que la mermelada espese. Introducimos primero 600 g de manzana, la trituramos un poco en velocidad progresiva 5-8 para que nos entre toda y añadimos los otros 600 g restantes.
  2. Integramos el azúcar, el zumo de un limón y un poco de canela y trituramos todo unos 15 segundos en velocidad progresiva 5-8.
  3. Colocamos el cestillo en vez de el cubilete para que la mezcla evapore mejor y programamos 30 minutos a 100º en velocidad 2 y medio.
  4. Una vez que el tiempo termina volcamos la mezcla en los envases oportunos. Los envases tienen que estar previamente esterilizados. Para esterilizarlos siempre se deben introducir junto con las tapas en una pota con agua, todo cubierto,  y dejar que el agua hierba al menos 20 minutos. Se dejan secar al aire libre y ya se pueden utilizar.
  5. Una vez que tenemos los envases rellenos los cerramos bien con las tapas y los sometemos a un baño maría. Para ello introducimos todos los envases en una pota y los cubrimos enteros de agua. Llevamos la pota a ebullición y dejamos que el agua hierba al menos 15 minutos, de esta manera tendremos el vacío hecho.
  6. Dejamos que la mermelada repose hasta el día siguiente y ya tenemos una buena opción para nuestras tostadas del desayuno o de la merienda, para rellenar tartas, para regalar o para lo que mas nos apetezca. Si les hemos hecho el baño María podemos conservar la mermelada prácticamente un año entero.

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

image_pdfDESCARGAimage_printIMPRIMIR

MAZAPAN

MAZAPAN

 

 

Llegan las navidades y lo que mas nos apetece es lanzarnos al turrón, los polvorones, las peladillas…y como no, al rico mazapán. ¿Por qué nos gustarán tanto estos dulces? ¿Qué tienen que son tan adictivos? Valdrá mas no torturarnos con el porqué y dejarnos llevar de vez en cuando…

La navidad anterior me puse las botas con los mazapanes y me prometí que para el siguiente año los haría yo misma de forma casera. Como no es menester dejar las promesas pendientes hace dos semanas hice una compra cuantiosa de almendra, probé a elaborarlos y desde entonces ya llevo varias tandas  y con ganas de seguir haciendo mas lo que nos queda de fiestas. ¡Que jugosos y como presta disfrutarlos en el paladar!

El mazapán es muy sencillo de hacer, solo lleva tres ingredientes principales, almendra, azúcar y clara de huevo. Luego podemos añadir un extra como es la yema para pintar la superficie, un poco de canela… El procedimiento es muy sencillo, solo se trata de integrar los ingredientes, darles un reposo y empezar a modelar. Una vez que tenemos las piezas solo hay que gratinar unos minutos para dorarlos por arriba y ya los tenemos listos para degustar. 

Este tipo de receta es muy entretenida, podemos ayudarnos con los corta-pastas que tengamos por casa (si son de motivos navideños los mazapanes quedan mas chulos) y recortar piezas como si hiciésemos manualidades. Es ideal para que los peques nos puedan ayudar y se entretengan también un pedazo. 

Como último apunte os aconsejaría comprar almendra de calidad, puesto que cuanto mejor sea, el mazapán mas exquisito va a saber. El secreto  está en usar un buen producto y en cogerle el puntillo a la masa. Para cogerle ese puntillo leí en  internet que lo ideal era justo utilizar la cantidad de clara que he señalado en la receta, y desde luego, a mi no me ha fallado. ¡Espero que os animéis a probarlo y os deseo a todos unas dulces fiestas navideñas!

 

INGREDIENTES

  • 250 g de almendra molida cruda (para la thermomix vale entera o a la mitad).
  • 250 g de azúcar glass (para la thermomix vale normal).
  • 1 huevo (la clara al menos de 40g).
  • Canela (opcional).

 

DE FORMA TRADICIONAL

Elaborar estos mazapanes es pan comido. Solo tenemos que integrar ingredientes, dejar que la masa tome un ligero reposo, modelar y gratinar unos minutos. Apenas lleva tiempo y el resultado es sorprendente.

 

ELABORACION

  1. En un bol grande introducimos el azúcar con la almendra y lo mezclamos todo. Ambos ingredientes deben estar bien finitos. Si ya los compramos molidos perfecto, y si vamos a  triturar la almendra y el azúcar en un robot de cocina hemos de dejarlos bien reducidos para que no se noten luego grumos.
  2. Separamos la clara y la yema del huevo. Batimos la clara y la añadimos al bol. La yema la reservamos para pintar mas tarde las figuritas. Mezclamos los ingredientes de nuevo hasta que estén bien integrados y la masa tenga un aspecto arenoso.
  3. Probamos a hacer una pieza. Si la masa se rompe o quiebra con facilidad es que esta muy seca y necesita hidratación, es ese caso añadiremos un poco de agua. Si por el contrario se nos pega demasiado a las manos es que hemos echado mas clara de la necesaria y lo resolvemos añadiendo un poco más de almendra y azúcar. Una vez que la masa está lista hacemos una bola con ella, la enfilmamos y la llevamos a la nevera una hora para que se hidrate.
  4. Pasado el tiempo de reposo oportuno procederemos a darle forma a los mazapanes. Podemos pillar pequeñas porciones y darles forma con la mano o bien utilizar un corta-pastas para definirlos mejor. En mi caso lo que hago es coger una poca de masa, extenderla con el rodillo sobre la encimera a la misma altura que tenga el corta-pastas y después ir recortando piezas y posándolas sobre el papel de horno de la bandeja.
  5. Una vez que tenemos todas las piezas formadas cogemos la yema que tenemos reservada y la batimos. Pincelamos la superficie de todas las figuritas mojando el pincel en la yema y escurriéndolo bien, que no quede todo muy pringoso. Les damos un golpe de calor en el horno previamente precalentado a 200º, poniendo nada mas que el grill, para que doren por arriba. Recomiendo dejarlas 2 o 3 minutos nada mas, a lo sumo 5, ya que el mazapán no debe cocinarse. Si nos pasáramos de tiempo crearíamos una capa exterior un poco mas dura y ya no tendría la misma consistencia. Una vez que sacamos las piezas dejamos que enfríen y de esta manera ya  las tenemos listas para degustar en estas fechas tan señaladas. Para guardarlos unos dias a mi me gusta envolverlos en papel film individualmente, así no se resecan ni pierden hidratación. 

 

CON THERMOMIX

Con la thermomix siempre tenemos la ventaja de que podemos comprar el azúcar y la almendra sin triturar y hacerlo en el momento. Para esta receta nos viene genial para moler ambos ingredientes e integrarlos con la clara. Obtenemos la masa enseguida y ya la podemos dejar reposar. 

 

ELABORACION

  1. En primer lugar lo que vamos a hacer es moler el azúcar y convertirlo en glass. Para ello lo introducimos en la thermomix y programamos 1 minuto en velocidad progresiva 6-10. Después lo reservamos en un bol aparte. 
  2.  Introducimos la almendra en la thermo y la molemos también 1 minuto en velocidad progresiva 6-10.
  3. Integramos el azúcar reservado junto con la almendra y lo mezclamos todo 15 segundos en velocidad 6.
  4.  Añadimos un poco de canela si nos apetece. Desclaramos el huevo y por último añadimos la clara. Si la pesamos e introducimos 40 g exactos la masa sale perfecta. Reservamos la yema para mas adelante.  Mezclamos 20 segundos en velocidad 6. Volcamos la masa sobre la encimera, hacemos una bola con ella, la enfilmamos y la dejamos una hora en la nevera para que se hidrate bien. 
  5. Una vez que la hemos dejado reposar procederemos a darle forma a las figuritas. Podemos hacerlo de dos formas diferentes, o cogemos pequeñas porciones y le damos forma con la mano o bien utilizamos un corta-pastas. En mi caso lo que hago es coger pequeñas porciones de masa, estirarlas sobre la mesa con el rodillo a la misma altura que tenga el corta-pastas e ir recortando piezas y posándolas sobre el papel de horno en la bandeja. 
  6. En el momento en que tenemos todas las piezas hechas batimos la yema de huevo que hemos reservado y pincelamos la superficie de los mazapanes. 
  7. Precalentamos el horno solo con el grill puesto a 200º. Horneamos 2 o 3 minutos las piezas (a lo sumo 5) y las introducimos en la rejilla del horno de arriba del todo. Debemos de controlar que no se nos pase el tiempo porque doran muy deprisa y si nos excedemos conseguiremos que la capa exterior este demasiado reseca. Una vez que los sacamos dejamos que enfríen. A mi me gusta envolverlos individuamente en papel film para que no pierdan hidratación y se mantengan mejor. 

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

 

image_pdfDESCARGAimage_printIMPRIMIR

TARTA DE SANTIAGO

TARTA DE SANTIAGO

 

 

TARTA CON BASE DE PASTA QUEBRADA DULCE

 

¿Quién no ha probado alguna vez la tarta de Santiago? El que no lo haya hecho que tire la primera piedra… La tarta es muy conocida  porque la podemos encontrar a través de todo el camino Compostelano, desde Roncesvalles hasta Santiago de Compostela. Un delicioso manjar muy sencillo por la poca cantidad de ingredientes que lleva, pero muy sorprendente por su sabor inigualable.

Para elaborar la tarta se utilizan tres ingredientes básicos, tales como huevos, almendra y azúcar. A partir de ahí podemos añadirle algún elemento aromatizador, limón, naranja, canela… Es muy sencilla de hacer, puesto que al final se trata de un bizcocho hecho con almendra molida, solo hay que hacer la mezcla de ingredientes y hornear.

Podemos elaborar la tarta como dije anteriormente, como un bizcocho básico o podemos complicarnos un poco mas y encamisarla con una base de pasta quebrada dulce. Si nos apetece añadirle ese extra es muy sencillo, la base quebrada se hace muy rápido y con un poco de reposo en nevera ya podemos maniobrar con ella. La estiramos sobre el molde forrando superficie y paredes, la cocemos un poco en blanco y luego introducimos el relleno normal en su interior para hornear de nuevo. Tanto de manera habitual, como si fuera un bizcocho o con la base quebrada dulce, las dos versiones son estupendas.

Como un pequeño apunte recomendaré siempre comprar la almendra cruda entera o en mitades, tostarla un poco para restarle humedad y molerla antes de su uso. De todas maneras se puede comprar ya molida, tostada… al gusto de cada uno. Dicho esto os dejo la receta que hace años, allá por el 2006, me pasaron en el modulo de pastelería que cursé en mi formación y que desde entonces he ido utilizando a lo largo de este tiempo. Adaptada a la thermomix y con pasos muy sencillos espero que os guste.

 

INGREDIENTES

TARTA DE SANTIAGO

  • 4 huevos.
  • 300 g de almendra cruda.
  • 200 g de azúcar glass (normal para thermomix).
  • Ralladura de medio limón.
  • Un poco de azúcar glass extra para decorar.

 

TARTA DE SANTIAGO CON BASE DE PASTA QUEBRADA DULCE

PARA LA PASTA QUEBRADA DULCE:

  • 250 g de harina de trigo.
  • 1 huevo.
  • 100 g de azúcar glass (normal para thermomix).
  • 125 g de mantequilla.
  • Sal.

PARA EL RELLENO:

  • 4 huevos.
  • 300 g de almendra cruda.
  • 200 g de azúcar glass (normal para thermomix).
  • Ralladura de medio limón.
  • Un poco de azúcar glass  extra para decorar.

 

DE FORMA TRADICIONAL

A continuación voy a explicar en pasos muy breves y concisos como elaborar la tarta de Santiago original Gallega y como podemos hacerla también añadiéndole un extra, una base de pasta quebrada dulce. Si os apetece probar la de toda la vida, que es muy sencilla y el resultado todos lo conocemos, está de escandalo, quedaros con la primera opción. Si queréis liar un poco mas la madeja y hacerla con otra variante lanzaros a la segunda opción y a ver cual os gusta más. De las dos formas la tarta está de muerte, eso está garantizado.

 

ELABORACION

TARTA DE SANTIAGO

  1.  En primer lugar vamos a tostar un poco la almendra para restarle humedad y reducir su nivel de aceite. Este paso es opcional, si queremos lo hacemos y sino nos lo saltamos. Extendemos la almendra cruda por la bandeja del horno y la introducimos unos 10 minutos a 170º. Una vez fuera del horno dejamos que enfríe.
  2.  En un bol introducimos el azúcar y los huevos y los mezclamos con varilla hasta que la mezcla quede blanquecina.
  3.  Añadimos la ralladura de medio limón y agregamos la almendra una vez que esté fría. Si la tenemos entera o en mitades debemos de molerla finita o con un poco de grosor (al gusto de cada uno) para añadirla reducida. Una vez que la incorporamos revolvemos toda la mezcla hasta integrar bien los ingredientes. No debemos de batirla , sino mezclarla.
  4. Engrasamos un molde con un poquito de aceite  y añadimos la mezcla anterior.  Horneamos en el hueco central durante aproximadamente 45 minutos a 180º, el tiempo dependerá del horno, algunos necesitaran unos minutos menos y otros unos minutos mas.
  5. Una vez fuera del horno dejamos que la tarta enfríe y la desmoldamos. Para decorarla con la cruz de Santiago es muy sencillo. Nos metemos en Google, descargamos una plantilla de la cruz, la imprimimos y la recortamos. Ponemos la cruz posada en el centro de la tarta y con un colador y azúcar glass vamos esparciendo el azúcar sobre la superficie hasta cubrirlo todo. Levantamos la plantilla con cuidado y la cruz queda perfectamente visible.

 

TARTA DE SANTIAGO CON BASE DE PASTA QUEBRADA DULCE

 

PARA LA MASA QUEBRADA DULCE:

  1. En primer lugar vamos a elaborar la base para la tarta. Extendemos sobre la mesa de trabajo la harina y la mantequilla fría cortada en dados. Con los dedos vamos mezclando ambos ingredientes hasta que formen migas , sin trabajarlo en exceso.
  2. Añadimos el huevo (batido), el azúcar y la sal y seguimos mezclando con las manos hasta conseguir una masa homogénea, siempre sin excedernos, en el momento en que ya tenga la textura de una masa integrada y podamos darle forma la boleamos y la envolvemos en papel film. La dejamos reposar media hora en la nevera.
  3. Una vez que ya ha reposado la vamos a encontrar mas manejable. Con un rodillo y siempre espolvoreando con un poquito de harina para que no se nos pegue a la mesa extendemos la masa de manera que nos de para cubrir la base del molde que vamos a utilizar (lo ideal es uno de entre 24 y 28 cm de diámetro).
  4. Engrasamos el molde con un poquito de aceite y lo encamisamos con la masa, tanto la superficie como dos o tres cm de altura por los laterales. Una vez que cubrimos el molde pinchamos con un tenedor la masa, ponemos un poco de papel albal por encima y lo rellenamos con algo de peso para cocerlo al horno en blanco (lo mas fácil es esparcir unos pocos garbanzos). Horneamos en el hueco central unos 15 minutos a 160º.
  5. Pasado este tiempo sacamos el molde del horno y quitamos el papel albal y los garbanzos. Ahora es el momento de hacer el relleno y cubrir la base para hornear la tarta de nuevo.

RELLENO Y MONTAJE:

  1.  Comenzamos tostando la almendra en el centro del horno unos 10 minutos a 170º para quitarle un poco de humedad y aceites. Dejamos que enfríe. Si la tenemos entera o en mitades trituramos como si fuera harina o con un poco de grosor, al gusto de cada uno. La reservamos.
  2. En un bol introducimos los huevos y el azúcar y batimos hasta que la mezcla blanquee un poco.
  3. Agregamos al bol la ralladura de limón y la almendra y mezclamos todo con una lengua o cuchara. No es necesario batir, solo mezclar. Una vez que el relleno está listo lo volcamos sobre la base de pasta quebrada dulce que hemos cocido en blanco anteriormente e introducimos el molde en el horno. Horneamos a 180º unos 50-55 minutos. Si vemos que a última hora tuesta mucho por arriba podemos cubrir la superficie con papel albal los últimos minutos.
  4. Una ver fuera del horno esperamos a que enfríe un poco y desmoldamos para decorar. Ornamentar la tarta con la cruz de Santiago es muy sencillo. Descargamos una plantilla de internet, la recortamos y la posamos en el centro de la superficie. Espolvoreamos todo por encima con azúcar glass con la ayuda de un colador y acto seguido levantamos con cuidado la plantilla. La cruz va a quedar perfectamente visible y en cuanto la tarta enfríe del todo ya podemos hincarle el diente y disfrutar.

 

CON THERMOMIX

Gracias a la thermomix podemos hacer en un santiamén la tarta de Santiago corriente. Si nos apetece añadirle el extra de la base quebrada dulce en tres sencillos pasos obtenemos esta base y tras un pequeño reposo montamos la tarta también en menos que canta un gallo. De una forma u otra apenas nos va a llevar tiempo, y el resultado siempre va a ser positivo. 

 

ELABORACION

TARTA DE SANTIAGO

  1. En primer lugar vamos a tostar un poco la almendra para restarle humedad y aceite. Este paso es optativo, no obligatorio. Para ello extendemos toda la almendra por la bandeja del horno y la calentamos en el hueco central unos diez minutos a 170º. Cuando esté horneada dejamos que enfríe fuera. 
  2. Una vez que está fría vamos a reducir la almendra si es que la hemos cogido en mitades o entera. Para ello la introducimos en la thermomix y programamos 20 segundos en velocidad 5. La reservamos en un bol aparte. 
  3. Introducimos el azúcar en la thermo y lo pulverizamos 15 segundos en velocidad 10.
  4. Añadimos la ralladura de medio limón y los huevos y mezclamos 10 segundos en velocidad 4.
  5. Agregamos la almendra reservada y mezclamos 7 segundos en velocidad 3.
  6. Engrasamos el molde que vamos a utilizar (lo ideal es que tenga entre 24 y 28 cm de diámetro) con un poco de aceite y volcamos el relleno en el interior. Horneamos unos 45 minutos a 180º. 
  7. Una vez que está fuera del horno dejamos que enfríe y desmoldamos. Después podemos proceder a ornamentar la tarta. Para hacer la cruz de Santiago es muy sencillo. Descargamos una plantilla por internet, la imprimimos y la recortamos. Posamos la plantilla en el centro de la tarta y con la ayuda de un colador vamos cubriendo toda la superficie de azúcar glass. Una vez cubierta quitamos con cuidado la plantilla y la cruz de Santiago va a quedar perfectamente reflejada. 

 

TARTA DE SANTIAGO CON BASE DE PASTA QUEBRADA DULCE

 

PARA LA MASA QUEBRADA DULCE:

  1. En primer lugar vamos a pulverizar el azúcar de la base quebrada en la thermo unos 30 segundos en velocidad progresiva 5-10 hasta convertirlo en azúcar glass.
  2. Agregamos encima la harina, el huevo, la sal y la mantequilla en dados (fría de nevera). Mezclamos 15 segundos en velocidad 4.
  3. Sacamos la masa sobre la encimera y con las manos la integramos y hacemos una bola. No debemos amasarla, solo unificarla. Envolvemos en film la masa y la llevamos media hora a la nevera.
  4. Una vez reposada espolvoreamos harina por la mesa de trabajo y por encima de la masa para que no se nos pegue y con la ayuda del rodillo vamos extendiéndola  lo suficiente para cubrir el molde que vayamos a utilizar , tanto la base como unos dos o tres centímetros de pared.
  5. Encamisamos el molde con la masa y la pinchamos con el tenedor por todos lados. Cubrimos la superficie con papel albal y con algo de peso (los garbanzos son ideales) para hornearla en blanco. Horneamos en el hueco central unos 15 minutos a 160º. Una vez fuera del horno retiramos el papel albal y el peso que le hayamos puesto y procedemos a elaborar el relleno para volver a hornear posteriormente.

 

RELLENO Y MONTAJE:

  1.  Comenzamos tostando un poco la almendra del relleno para eliminar humedad y aceites. Este paso no es obligatorio pero si recomendable. Extendemos la almendra por la bandeja del horno y horneamos unos 10 minutos a 170º.
  2.  Una vez que la almendra haya enfriado del todo vamos a triturarla en caso de que la hayamos cogido entera o en mitades. Para ello la introducimos en la thermo y programamos 20 segundos en velocidad 5. Si ya la hemos cogido triturada nos saltamos este paso. La reservamos en un bol.
  3. Introducimos en la thermo el azúcar del relleno y lo convertimos en glass programando 15 segundos en velocidad 10.
  4. Añadimos la ralladura de medio limón y los huevos y mezclamos 10 segundos en velocidad 4.
  5. Integramos la almendra reservada y mezclamos 7 segundos en velocidad 3.
  6. Ahora que tenemos el relleno vamos a volcar la mezcla sobre la base de masa quebrada dulce que hemos horneado un poco previamente. Llevamos de nuevo el molde al horno a 180º unos 50-55 minutos. Si vemos que a última hora tuesta mucho por arriba podemos cubrir la superficie con papel albal los últimos minutos.
  7.  Una vez fuera del horno esperamos a que la tarta enfríe un poco y desmoldamos. Cuando esté fría del todo ya podemos decorarla y que mejor que colocar la típica cruz de Santiago. Para ello podemos descargar una plantilla de la cruz de internet, imprimirla y recortarla. La posamos sobre el centro de la tarta y con la ayuda de un colador vamos espolvoreando azúcar glass hasta cubrir toda la superficie. Cuando esté toda cubierta levantamos la plantilla con cuidado y voilá, ya tenemos la cruz pintada. De esta manera obtenemos una variedad de la tarta que sin duda no nos va a dejar indiferentes.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

image_pdfDESCARGAimage_printIMPRIMIR

BIZCOCHO DE HIGOS

BIZCOCHO DE HIGOS

 

 

INGREDIENTES

 

  • 6 Huevos.
  • 350 g de azúcar.
  • 2 yogures naturales.
  • 350 g de harina de trigo.
  • 180 ml de aceite de girasol.
  • 8-10 higos maduros.
  • 2 sobres de levadura en polvo.
  • Ralladura de limón.
  • Sal.

 

 

Llega septiembre y la higuera de casa empieza a dar sus frutos. Van madurando poco a poco de manera que unos días recogemos unos kilos, dejamos que pasen tres o cuatro días mas y hay otra tanda madurita para recolectar… así hasta que van quedando poquitos. ¿Y que hacemos con tanto higo teniendo en cuenta que duran poco una vez maduros? Pues podemos emplearlos para un montón de recetas culinarias. 

Lo que elaboro fijo todos los años es la mermelada, suelo rellenar un montón de tarros, les hago un baño María y reparto entre la familia y allegados, ya es como una tradición. Luego para días esporádicos suelo utilizarlo para cubrir alguna pizza, darle un contraste dulce a alguna empanada, para elaborar un flan, un dulce de higo… y como en el día de hoy pues para darle un toque diferente al bizcocho. Tenemos un abanico muy amplio a la hora de utilizar esta fruta en la cocina. A continuación os dejo enlace de algunas de las recetas en la que lo podemos emplear.

https://midulcepecado.com/mermelada-de-higos/

https://midulcepecado.com/dulce-de-higo/

https://midulcepecado.com/flan-de-higos/

Este año por hacer algo nuevo y diferente con ellos me lance a hacer un bizcocho relleno. Cogí unos poco de la higuera (podéis añadir la cantidad al gusto), hice masa para un bizcocho de yogur y los integre a última hora en trocitos dentro de la masa. Metí el molde relleno en el horno y en cuestión de 40-50 minutos estaba listo. Al final tuvimos una merienda con un toque diferente. Es un bizcocho muy fácil de hacer y con un regusto de higo suave (no se nota de forma muy intensa o recargada). Si tenéis higos a mano o mucho excedente y os apetece hacer una prueba aquí os dejo una versión más para experimentar. 

 

DE FORMA TRADICIONAL

Antes de comenzar a elaborar la masa vamos a precalentar el horno a 180º con calor por arriba y por abajo. Escogemos el molde que vamos a utilizar y lo engrasamos. A mi me gusta untarlo solo con aceite pero si os gusta mas podéis poner mantequilla y harina. Acto seguido comenzamos con la masa.

 

ELABORACION

  1.  Lavamos los higos bajo el grifo y desechamos los rabitos. Partimos cada higo en cuatro trozos y los reservamos.
  2. Cogemos un bol grande e introducimos los huevos junto con el azúcar. Batimos con la batidora hasta blanquear un poco la mezcla. 
  3. Agregamos el aceite y los yogures y seguimos batiendo hasta unificarlo todo bien.
  4. Incorporamos la harina, la sal, la ralladura de limón y la levadura y volvemos a batir de nuevo hasta obtener una mezcla homogénea. 
  5. Por último añadimos los higos en trozos a la masa. Mezclamos todo con una cuchara de madera y volcamos la mezcla dentro del molde previamente engrasado.
  6. Horneamos a 180º con calor por arriba y por abajo hasta que el bizcocho esté listo. Sabremos que está preparado cuando pinchando con un cuchillo éste nos salga limpio. Nunca debemos abrir el horno antes de los primeros 30 minutos. Si vemos que la superficie empieza a dorarse demasiado lo abrimos pasados esos 30 minutos y lo cubrimos con un poco de papel albal. 
  7. Una vez horneado lo dejamos enfriar unos minutos y luego ya podemos desmoldarlo. 

 

CON THERMOMIX

Con la thermomix vamos a elaborar la masa del bizcocho en un periquete. Engrasamos un molde con un poquito de aceite (si preferís podéis utilizar mantequilla y harina), precalentamos el horno a 180º con calor por arriba y por abajo y comenzamos a elaborar la masa. 

 

ELABORACION

  1. En primer lugar limpiamos bajo el grifo los higos (preferiblemente que estén maduritos). Desechamos los rabitos y los partimos en cuatro trozos cada uno. Los reservamos.
  2. Introducimos en el vaso de la thermomix el azúcar, los huevos, la ralladura de limón y programamos 6 minutos a 37º en velocidad 5. 
  3. Añadimos los yogures y el aceite y mezclamos 20 segundos en velocidad 3.
  4. Incorporamos la harina, la levadura y la sal y mezclamos de nuevo 30 segundos en velocidad 4. 
  5. Pasamos la masa a un bol y añadimos todos los higos en trocitos. Los mezclamos por la masa con una cuchara de madera y vertimos la mezcla en el molde previamente engrasado.
  6. Horneamos a 180º con calor por arriba y por abajo hasta que pinchando con un cuchillo la masa éste nos salga limpio. No abriremos el horno hasta al menos pasados 30 minutos. A partir de ahí vamos comprobando el tiempo necesario. Si vemos que tuesta muy deprisa por arriba , abrimos el horno (siempre a partir de los 30 primeros minutos) y cubrimos la superficie con un poco de papel albal. 
  7. Una vez fuera del horno dejamos que enfríe unos minutos y desmoldamos. 

 

Si os  ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

HIGOS REPARTIDOS POR LA MASA ANTES DEL HORNEADO

image_pdfDESCARGAimage_printIMPRIMIR

PASTAS DE NUEZ

 

PASTAS DE NUEZ

 

 

 

¡Menudo juego nos dan los frutos secos en la repostería! Avellanas, almendra, nueces, pistachos, cacahuetes, piñones… ¿Qué tenemos gran cantidad de frutos o nos han dado una buena remesa de alguno en particular y que no sabemos que hacer con ellos? No pasa nada, podemos utilizarlos en miles de recetas , tanto de cocina como de repostería, solo hay que marcar en Google el fruto en cuestión y se nos desplegarán un montón de opciones.

En nuestra casa tenemos una buena cantidad de nueces durante unos meses que recogemos del pueblo en la época de recolecta. Me vienen como anillo al dedo, aprovecho para emplearlas en algunas recetillas. En la web ya he subido por ejemplo la venera de nuez, el turrón de navidad, el bizcocho, las casadiellas rellenas… poco a poco iré añadiendo más hasta obtener una buena selección. Así haré con las  nueces y con el resto de frutos secos para ir pisando todos los palos. ¡Como me gusta enredar en la cocina!

Hoy os traigo la receta de unas galletas de nuez muy sencillas de elaborar. Con cinco ingredientes básicos y con algún extra para darle un toque sabroso. En este caso he empleado las pasas por que en casa nos gustan mucho en la repostería, le dan un toque muy jugoso, pero se pueden sustituir también por lágrimas o pepitas de chocolate o algún ingrediente extra que se nos ocurra que pueda conjugar bien . Y si no nos queremos complicar , aunque no les agreguemos nada quedan muy ricas igualmente. ¿Os apetece una? Aviso que detrás de una viene otra… es un no parar.

 

INGREDIENTES

(20-25 UNIDADES)

  • 120 g de azúcar glass (normal para thermomix).
  • 175 g de mantequilla en pomada.
  • 250 g de harina de trigo.
  • 125 g de nuez (sin tostar).
  • Ralladura de limón.
  • 150 g de pasas (opcional).
  • Huevo para pintar.

 

 

DE FORMA TRADICIONAL

Elaborar estas pastas es muy sencillo. Se trata de integrar ingredientes a mano hasta formar una masa,  dejar que repose, darles forma y al horno. Yo he utilizado las pasas para aportar un toque sabroso, pero podemos excluirlas sino nos gustan  o por ejemplo añadir pepitas de chocolate en su lugar. 

 

ELABORACION

  1.  En primer lugar extendemos la harina sobre la mesa en la que vamos a trabajar en forma de volcán. En el centro del volcán vamos a añadir el azúcar glass, la mantequilla a temperatura ambiente, la ralladura de limón y la nuez sin tostar y triturada. Si tenemos la nuez entera debemos reducirla con un robot de cocina o un molinillo. 
  2. Con las manos vamos a ir integrando poco a poco todos los ingredientes hasta obtener una masa homogénea. Hacemos un hueco en la masa , esparcimos 100 g de pasas, mezclamos de nuevo  y hacemos una bola con ella. La enfilmamos y la llevamos a la nevera una hora aproximadamente. 
  3. Una vez reposada, espolvoreamos un poco de harina sobre la mesa y por encima de la masa y con la ayuda de un rodillo vamos a ir estirándola poco a poco al grosor que nos guste para adaptar a las pastas. La masa es algo quebradiza, pero podemos unirla fácilmente con las manos si se resquiebra un poco. Lo hacemos así, estirando con el rodillo  y recortando piezas con un corta- pastas, o bien cogiendo trocitos de masa en la mano, dándoles forma redonda y aplastándolos un poco, podemos seguir el procedimiento que mas nos guste. 
  4. Colocamos las piezas en la bandeja sobre papel de horno algo separadas, pues durante el horneado van a crecer un poquito y si las juntamos mucho podrían pegarse. Batimos un huevo y pincelamos suavemente las pastas por la superficie. 
  5. Si hemos optado por utilizar pasas podemos pegar por encima las que nos quedan a nuestro gusto. También podemos sustituir las pasas por lagrimas de chocolate si nos gustan mas o simplemente no añadirles nada. 
  6. Horneamos las pastas  a 180º con calor por arriba y por abajo durante 15-20 minutos. Las retiramos cuando la superficie esté doradita. Una vez que sacamos la  bandeja dejamos que enfríen y no las manipulamos hasta entonces. Cuando hayan enfriado ya podemos hincarles el diente o servirlas en el momento que mas nos apetezca. Si queremos  conservarlas durante días, debemos utilizar  envases de cierre hermético  o  las típicas latas de pastas. Como veréis, la receta es muy sencilla y el resultado esta asegurado. 

 

CON THERMOMIX

Vamos a elaborar la masa de las pastas con la thermomix en unos sencillos pasos. Acto seguido mezclamos las pasas (lagrimas de chocolate si nos apetece mas), le damos forma y horneamos.

 

ELABORACION

  1.  En primer lugar introducimos el azúcar en la thermomix y lo trituramos un minuto en velocidad progresiva 5-10 hasta convertirlo en azúcar glass.
  2.  Agregamos las nueces (naturales, sin tostar) y trituramos 15 segundos en velocidad progresiva 5-8.
  3. Añadimos la mantequilla en pomada, la harina y la ralladura de limón y mezclamos 30 segundos en velocidad 6.
  4. Volcamos la masa sobre la mesa de trabajo. Esparcimos por encima 100 g de las pasas pasas o lágrimas de chocolate y mezclamos bien. Hacemos una bola con la masa. La enfilmamos y la llevamos una hora a la nevera.
  5.  Transcurrido el tiempo de reposo (la masa ya no estará tan blandita) esparcimos un poco de harina sobre la mesa de trabajo y por encima y con la ayuda de un rodillo vamos estirándola al grosor que mas nos apetezca darle a las pastas. La masa puede estar algo quebradiza, pero se rejuntea con las manos sin problema. Tenemos dos opciones, estirar con el rodillo y con un corta-pastas ir recortando las figuras hasta terminar la masa o bien coger pequeñas porciones con la mano, darles forma redonda y aplastarlas sobre la bandeja en forma de pasta, lo que os resulte más práctico.
  6.  Vamos colocando las piezas en la bandeja sobre papel de horno un poco separadas, ya que crecen algo durante el horneado y se nos podrían pegar unas a otras sino. Pincelamos la superficie con un poco de huevo e incrustamos por encima las pasas que nos quedan, pepitas de chocolate si lo preferimos, o sin nada tal cual están.
  7.  Horneamos a 180º con calor por arriba y por abajo unos 15-20 minutos, hasta que la superficie esté doradita. Una vez que sacamos la bandeja del horno dejamos que las pastas enfríen sin manipularlas y cuando ya estén frías podemos comerlas o guardarlas para mas adelante. Si queremos conservarlas durante días se mantienen muy bien en envases con cierres herméticos o en las típicas latas de pastas de toda la vida.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

image_pdfDESCARGAimage_printIMPRIMIR

ROSQUILLAS DE ANIS

 

ROSQUILLAS DE ANIS

 

 

 

¿Quién no recuerda haberse cogido un empachamiento bárbaro de rosquillas alguna vez? Suele pasar que cuando piensas en comer una o dos al final estas haciendo la digestión con un lote completo. Las rosquillas a veces son como las pipas, es un no parar…

Tenemos muchas clases  en el mundo repostero, pero sin duda la primera que se nos viene a la cabeza al pronunciar el nombre es la clásica rosquilla de anís, la que  mas se viene elaborando desde los principios en casa de nuestros abuelos, padres etc. Y es que están tan ricas… Hay muchas versiones para elaborarlas, es la típica receta que podremos encontrar escrita a mano en algún cajón olvidado con la tinta ya medio desgastada por el paso de los años. 

La rosquilla, cuyo nombre hace honor a la forma de rosca que se le confiere, no es mas que una masa frita o horneada, ya sea mas o menos esponjosa, o de masa hojaldrada, que se obtiene de forma muy sencilla y rápida.  Aquí en España, particularmente, suele ser una receta muy típica de la semana santa. Y la que hoy os traigo, es una versión mas de las que tanto nos gustan  en Gijón , las que llevan el toque de anís, también conocidas como rosquillas tontas.

Dentro de la clasificación de las rosquillas las tontas encabezan la lista dada la sencillez con la que se elaboran, pero también hay mas tipos que merece la pena probar, tal como las rosquillas listas (llevan una capa de azúcar glass o van emborrachadas), las rosquillas francesas (se rebozan en almendra picada), las rosquillas ciegas (típicas de Valencia, no llevan agujero en el medio) y las rosquillas de Santa Clara (bañadas en clara de huevo y con una capa de merengue seco). Estas últimas en particular me encantan y probablemente sea una de la recetas que añadiré próximamente. Ahora que conocemos todas las rosquillas que existen en nuestro país vamos a ir dándole forma a las que encabezan la lista, las famosas rosquillas de anís. Comenzamos con la receta.

 

INGREDIENTES

(Para 30-40 piezas)

  • 500 g de harina de trigo.
  • 200 g de azúcar.
  • 100 ml de aceite de girasol.
  • 100 ml de leche.
  • 70 ml de anís.
  • 1 huevo.
  • 1 sobre de levadura en polvo (tipo Royal).
  • Ralladura de limón.
  • Sal.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Vamos a elaborar la masa de la forma mas sencilla, batiendo todos los ingredientes y mezclando con la harina poco a poco. Una vez lista le damos forma a las rosquillas  y a la sartén.

ELABORACION

  1. En primer lugar vamos a coger un bol e introducir en él la leche, el huevo, el azúcar, el anís, el aceite y la ralladura de limón. Con la ayuda de una batidora batimos todo hasta que quede una mezcla homogénea.
  2. Esparcimos sobre la mesa la harina junto con  la sal y la levadura  en forma de volcán. Introducimos en el interior del volcán la mezcla del bol y vamos integrando y amasando a mano todo poco a poco hasta obtener una masa consistente. Se ha de trabajar bien, no se nos debe pegar a las manos, si fuese así añadiríamos un poco mas de harina hasta cogerle el punto. Dejamos reposar la masa media hora.
  3. Una vez reposada la masa comenzamos a darle forma a las rosquillas. A mi particularmente me gusta dejarlas todas preparadas y luego ponerme a freír, pero podéis hacer todo a la vez, de la forma que os sea mas sencillo. Para darle forma cogemos una porción del tamaño deseado, le damos forma de bola y con un dedo la atravesamos por la mitad para hacerle un agujero y le vamos dando la forma de rosquilla. También podemos hacer un churro alargado con la masa y unirlo en forma de anillo.
  4.  Cogemos una sartén y echamos abundante aceite (que prácticamente pueda cubrir las rosquillas), la llevamos al fuego y dejamos una temperatura intermedia (si está demasiado caliente las rosquillas tostarán mucho por fuera y quedarán crudas por dentro).
  5. Vamos introduciendo por tandas las rosquillas y friéndolas. Les daremos vuelta cuando doren por la parte baja y cuando estén doraditas por ambos lados las sacamos a una fuente sobre papel absorbente. Podemos salpicarlas con un poquito de azúcar normal, azúcar glass, canela.. lo que mas nos apetezca. Y con esto y un colocadito o un café menudo desayuno o merienda nos preparamos.

 

CON THERMOMIX

Con la thermomix vamos a elaborar la masa de las rosquillas de forma muy rápida, la dejamos reposar un rato y ya podemos darle forma y freír.

ELABORACION

  1. En primer lugar comenzamos reduciendo el azúcar normal en azúcar glass. Para ello lo trituramos durante 30 segundos en velocidad progresiva 7-10.
  2. Agregamos el anís, el huevo, el aceite, la leche  y la ralladura de limón y programamos 20 segundos en velocidad 6.
  3. Añadimos al vaso la mitad de la harina junto con la sal y la levadura y mezclamos 10 segundos en velocidad 7.
  4. Incorporamos el resto de la harina y volvemos a mezclar de nuevo 10 segundos o hasta que la masa esté bien  integrada. No debe de quedar pegajosa, se debe soltar bien del vaso, en caso no ser así añadiremos un poco mas de harina y marcaremos unos segundos en velocidad espiga para mezclarlo bien.
  5. Sacamos la masa sobre la encimera, mezclamos bien con las manos y hacemos una bola con ella. La dejamos reposar media hora. Después, ya podemos darle forma. 
    Cogemos una porción del tamaño deseado y hacemos una bola con ella, atravesamos con un dedo la bola por la mitad y con el agujero hecho vamos dándole forma. También podemos hacer un churro alargado con la masa y unirlo como un anillo. Yo soy partidaria de darle forma a toda la masa y después freír tranquilamente, pero podéis hacerlo todo a la vez si os apetece mas.
  6. Una vez que tenemos las rosquillas formadas , llenamos una sartén con abundante aceite (de manera que prácticamente cubra las rosquillas) y lo calentamos a temperatura intermedia. El aceite no debe de estar muy caliente porque sino dorarán demasiado por fuera y quedarán crudas por dentro.
  7. Vamos friéndolas por un lado y por el otro hasta que estén doradas por ambos lados y las sacamos a una fuente sobre papel absorbente para quitar el exceso de aceite. Las cubrimos con un poco de azúcar normal, azúcar glass o canela y ya tenemos nuestras rosquillas caseras listas para degustar.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

image_pdfDESCARGAimage_printIMPRIMIR

GELATINA DE FRESA

GELATINA NATURAL DE FRESA

 

 

En temporada de fresas, postres de fresa. Lo prometido es deuda, en el post anterior de la mermelada dije que la próxima receta que subiría sería la de una gelatina de esta fruta que ahora está en pleno auge, por lo que aquí estoy inmersa en su edición.

¿Y por qué de repente me ha dado por un postre tan ligero cuando estoy acostumbrada a subir caprichos de azúcar? Pues muy sencillo, porque tampoco se puede hacer un abuso continuado de la mayoría de las recetas de repostería, todos sabemos que suelen llevar altas cantidades de azúcar, grasas etc. Siempre se puede rebajar  el azúcar o sustituir unos ingredientes por otros menos «dañinos´´ para que sean un poco mas sanos, pero como todo, nada es milagroso… En conclusión, mientras no abusemos diariamente de estas delicias, sino que nos peguemos un capricho de vez en cuando, todo en su cantidad justa es aceptable para el organismo. 

El hecho de que hoy os traiga esta receta, es para variar un poco con un postre ligerito de calorías. Llevo unos tres meses controlando un poco la alimentación con la ayuda de una nutricionista (cogí unos cuantos kilos de mas en el embarazo hace tres años y me propuse esta temporada eliminar los últimos que se me resistían a irse para volver a la talla habitual). En los menús que se me han proporcionado uno de los postres a escoger es una gelatina de fruta, el aporte calórico es muy pequeño y tenemos de todos los sabores para escoger. Como las gelatinas del supermercado a estas alturas ya me las conozco al dedillo, me propuse hacer una gelatina natural en casa  aprovechando la fruta de temporada, me puse a investigar un poco por internet, y manos a la obra.

Hacer una gelatina natural es muy fácil, solo se trata de mezclar agua y fruta y conseguir gelificarlo todo con el ingrediente adecuado. En este caso el ingrediente estrella se trata del agar agar, que como os conté anteriormente es una gelatina totalmente natural de origen vegetal (proviene de un tipo de algas determinado), con grandes propiedades nutritivas y que tiene un gran poder espesante. Esta receta es muy sencilla de elaborar y muy apropiada para la operación bikini en estos días. Si os apetece darle carpetazo a las gelatinas que compramos en el mercado y hacerlas de manera casera mas natural os recomiendo echarle un vistazo. 

 

INGREDIENTES

  • 1 kg de fresas.
  • 100 ml de agua.
  • 100 g de azúcar moreno o 10 g de edulcorante.
  • 8 g de agar agar.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Elaborar esta gelatina de fresas no puede ser más fácil. Solo necesitamos los ingredientes adecuados, una pota o cacerola , una batidora y el molde que mas nos apetezca utilizar. A la hora de escoger el molde recomiendo utilizar uno de silicona, ya que bien engrasado con un poquito de aceite,  la gelatina nos saldrá con facilidad y sin dañar la estética.

ELABORACIÓN

  1. En primer lugar comenzamos quitando los rabitos a las fresas y lavándolas. Una vez listas las introducimos en la pota junto con el agua y el azúcar o edulcorante. Con la ayuda de una batidora lo trituramos todo bien hasta que quede una mezcla líquida homogénea. 
  2. Llevamos la mezcla a ebullición revolviendo de vez en cuando y en el momento en que rompa a hervir añadimos el agar agar. Revolvemos de nuevo y lo dejamos dos o tres minutos más al fuego.
  3. Por último solo nos queda verter la mezcla sobre el molde y dejar enfriar unas horas o hasta el día siguiente. El molde debe de estar ligeramente engrasado con un poco de aceite, de esta manera a la hora de desmoldar la pieza saldrá entera y con la forma bien definida. 

ANOTACIÓN: En este caso he utilizado un kilo de fresas y 100 ml de agua pero podemos jugar un poquito con las cantidades al gusto, de manera que haya mayor o menor concentración de fresa  en la mezcla.

 

CON THERMOMIX

Con la thermomix esta receta se hace en un periquete. Una vez lavadas las fresas (con las hojas desechadas) y preparados los ingredientes en tan solo dos pasos obtenemos este postre ligerito de cara al verano. Elegimos el molde que mas nos guste (recomiendo los de silicona) y a por ello. 

ELABORACIÓN

  1. Comenzamos introduciendo en la thermomix las fresas bien lavadas y sin la hoja, el agua y el azúcar o edulcorante. Trituramos 10 segundos en velocidad 5.
  2. Programamos 10 minutos en varoma y velocidad 2. Pasado este tiempo añadimos el agar agar, mezclamos unos segundos y dejamos la maquina otros tres minutos con las mismas características, en  varoma y velocidad 2.
  3. Una vez pasado el tiempo volcamos la mezcla sobre el molde y dejamos enfriar unas horas o hasta el día siguiente. Recomiendo utilizar un molde de silicona y engrasarlo ligeramente con un poco de aceite para facilitar el desmoldado y que nos salga la estética perfecta. De esta forma tan sencilla obtenemos un postre sano y bajo en calorías.

ANOTACIÓN: Como recalqué mas arriba en la forma tradicional podemos jugar un poco con las cantidades del agua y la fresa al gusto. Debemos rebajar la fresa y aumentar el agua si nos gusta menor concentración de fresa o viceversa.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

image_pdfDESCARGAimage_printIMPRIMIR

MERMELADA DE FRESA

MERMELADA DE FRESA

 

 

Volvemos de nuevo a la carga con otra receta más de mermelada. Tenía ganas de hacer algo  con la fruta de temporada que ahora tenemos en condiciones muy óptimas, la fresa, entonces  se me ocurrió hacer unos tarritos  ahora que terminé la de pera. Tengo un desayuno fijo, que son tostadas de queso crema y mermelada con un buen café para empezar la mañana y era impensable que la nevera estuviese bajo mínimos en cuanto a tarros se refiere. Así que me puse manos a la obra y ahora ya tengo repuesto para una temporada. Mas adelante voy a subir otra receta de fresa, una gelatina natural para tomar un postre ligerito después de las comidas, pero ese será otro cantar.

A la hora de elaborar las mermeladas , mas o menos el proceso y los ingredientes son muy similares en todas. Solemos partir de la fruta, el azúcar y un poquito de zumo de limón para realizar una mermelada básica. En este caso la receta lleva un cuarto ingrediente, que es bastante oportuno dadas las condiciones de la fresa, y este es el agar agar. Algunos ya sabréis lo que es y para que se emplea. Para los que lo desconozcáis o tengáis dudas  os lo explico de forma muy sencilla.

Hay frutas que ya de por sí contienen mucha pectina, por ejemplo las manzanas, los limones y las naranjas, y luego hay frutas que contienen menos y otras que muy poca. En el caso de las fresas, estas contienen muy poca cantidad, y esto es un tema importante, ya que la pectina es una fibra que se suele concentrar en la piel de la fruta y nos ayuda a espesar la mermelada. La fresa ,al contener muy poca cantidad de pectina, nos hace mas dura la tarea de espesar la mezcla, y en ese aspecto entra en juego el agar agar.

El agar agar es una gelatina totalmente natural,  con un alto poder espesante al que se suele recurrir muchas veces en repostería. Provine de un tipo de algas marinas que precisamente tienen ese nombre «agar´´, y puede decirse que a la hora de utilizarlo no añade ni color ni sabor a la receta. En el momento en que entra en contacto con un líquido y este comienza a hervir produce una transformación , convirtiendo la mezcla líquida en gelatinosa, por eso en este caso nos viene como anillo al dedo para espesar la mermelada. Normalmente esta a disposición de todo el mundo en la mayoría de supermercados, así que si os apetece probar esta rica receta de fresas no hay escusa posible.

 

INGREDIENTES

PARA 3-4 ENVASES

  • 1 kg de fresas.
  • 550 g de azúcar.
  • Zumo de un limón.
  • 3 g de agar agar (un sobre y medio).

 

DE FORMA TRADICIONAL

Vamos a elaborar una rica mermelada de fresa de forma tradicional con tan solo cuatro ingredientes y una pota o cacerola. Lo único de lo que debemos estar pendientes es de revolver la mezcla cada poco tiempo, el resto son puros trámites.

 

ELABORACION

  1. Comenzamos desechando las hojas de las fresas y lavándolas bien bajo el grifo. Las partimos en trocitos y las introducimos en la pota.
  2.  Agregamos el azúcar y el zumo de un limón y dejamos que macere todo junto unas horas. De esta manera coceremos la mezcla mas adelante en su propio jugo.
  3.  Una vez macerada, procedemos con la cocción. Ponemos la pota a fuego medio/alto y dejamos que cueza durante unos 40-45 minutos. Debemos estar pendientes y revolver cada poco tiempo.
  4. Transcurrido el tiempo añadimos los 3 gramos de agar agar, revolvemos y dejamos que cueza cinco minutos mas.
  5. Si nos gusta la textura resultante podemos utilizarla tal cual, si nos apetece sin grumos o la queremos mas reducida la trituramos al gusto con un robot o trituradora.
  6. Rellenamos los envases hasta la altura de las tapas y los cerramos correctamente. Los envases deben estar previamente esterilizados. Para esterilizarlos se pueden lavar con agua y jabón y luego llevarlos a cocción en una pota con agua dejando que el agua hierba al menos unos 20 minutos o bien si tenemos lavavajillas les podemos dar un lavado a alta temperatura.
  7. Ahora que tenemos la mermelada lista podemos conservarla tal cual está si la vamos a consumir en poco tiempo, pero si queremos que nos dure una temporada o incluso meses debemos someterla a un baño maría. Para ello introducimos los envases en una pota y los cubrimos por completo con agua. Los llevamos a ebullición y dejamos que el agua hierba unos 15 minutos al menos. De esta forma tan sencilla obtenemos nuestra mermelada casera, lista para consumir en cualquier momento.

 

CON THERMOMIX

Con thermomix hacer la mermelada de fresa es pan comido. No necesitamos estar pendientes de la cocción, ni revolver ni ir tanteando tiempos. Programamos y listo, es una de las grandes  ventajas que tenemos. Eso si, una nota importante, si queréis experimentar con la temperatura, nunca pongáis el varoma con tanta cantidad de fresa, porque saldrá todo por los aires y el cuadro de la cocina después va a ser dantesco (tan atroz que a la bayeta le van a dar ganas de llorar). Recomiendo no pasar de 90º. Dicho esto, comenzamos con la receta.

 

ELABORACION

  1. En primer lugar desechamos las hojas de las fresas. Las limpiamos bien en el grifo y las introducimos en la thermomix.
  2. Agregamos el zumo de un limón y el azúcar y mezclamos los tres ingredientes 5 segundos en velocidad 5.
  3. Una vez triturada la mezcla programamos la máquina 45 minutos a 90º y velocidad 2. En este paso quitaremos el cubilete y pondremos el cestillo para que evapore mejor.
  4. Transcurrido el tiempo de la cocción vamos a añadir los 3 gramos de agar agar y programaremos de nuevo otros 5 minutos a 90º en velocidad 2.
  5. Acto seguido rellenaremos los envases hasta la altura de las tapas con la mermelada. Los botes deben de estar bien esterilizados antes de su uso. Para esterilizarlos debemos introducirlos una vez lavados con agua y jabón en una pota llena de agua y dejar que el agua hierba al menos unos 20 minutos o bien darles un lavado en el lavavajillas. Cuando hayan secado bien al aire libre ya les podremos dar uso.
  6. Al tener todos los envases rellenos de mermelada ya podemos cerrarlos bien con la tapa. Ahora tenemos dos opciones, o dejamos la mermelada así si el consumo se va a realizar en poco tiempo, o bien si queremos conservarla durante un largo periodo o quizás regalarla, es aconsejable someterla al baño maría. Para ello introduciremos los envases rellenos y bien cerrados en una pota con agua, de manera que queden cubiertos enteros. Los llevamos a ebullición y dejamos que el agua hierba al menos 15 minutos. Así conseguimos que la mermelada aguante durante meses sin preocupaciones. ¿Qué aún no habéis ido a por las fresas? Venga ¿A que esperáis? La mermelada os está llamando.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

image_pdfDESCARGAimage_printIMPRIMIR

MERMELADA DE PERA

MERMELADA DE PERA

 

 

Peras, manzanas, kiwis, higos, fresas… cualquier fruta es ideal para hacer una buena mermelada. ¡Qué rica está y como las disfrutamos bien untadita en el pan! Ya desde hace un tiempo, todas las mañanas, nada mas que suena el despertador, me levanto de un brinco de la cama y lo primero que hago es encender el tostador. Corto dos buenas rebanadas de barra de pan natural integral y una vez tostadas las unto con queso philadelphia (últimamente utilizo quesitos light porque me esta guiando una nutricionista para ponerme un poco en plan) y una buena dosis de mermelada (lleva azúcares pero generalmente la ingesta del desayuno es lo que primero vamos a quemar). Elaboro un buen cuenco de café con leche y si estoy muy inspirada me hago un zumito de naranja (todo lo inspirada que se pueda estar a las cinco de la mañana).

Ese el desayuno que desde hace una temporada tengo como rutina, de manera que para no estancarme en un solo sabor voy probando diferentes mermeladas. La que hoy os traigo, la de pera, es la última que he elaborado y tengo que decir que se ha convertido en mi favorita en el ranking. Nunca la había probado ni elaborado en casa hasta ahora, pero me habían comentado que estaba muy buena, así que una vez que se me termino la de kiwi me puse a experimentar. Mira que de todas las frutas, la pera es a la que menos afín soy, y sin embargo en mermelada de momento es la que mas me ha gustado, que cosas…

Elaborar mermelada es muy sencillo, todas llevan la misma base, fruta y azúcar (en la mayoría de los casos utilizamos un acido que nos ayude a conservar y espesar también, en mi caso utilizo el zumo de limón). Con estos simples ingredientes podemos hacer virguerías. La fruta la podemos utilizar con piel o sin ella dependiendo de la tipología (si contiene pectina siempre es recomendable utilizarla  porque la pectina es una fibra que ayuda favorablemente a que la mezcla espese) y respecto al azúcar, podemos jugar un poquito con las cantidades. Si nos gusta dulzona añadimos una cantidad apropiada, si la queremos un poco mas light podemos bajársela siempre que no nos pasemos de la raya (el azúcar tiene un papel muy importante a la hora de espesar).

Una vez que tenemos los botes que vamos a utilizar esterilizados, podemos elaborarla de las dos maneras, de forma tradicional o con thermomix y una vez finalizado el proceso podemos dejarla tal cual si la vamos a comer en poco tiempo o hacerle un buen vacío para que se conserve durante meses. Si os apetece hacerla en casa no perdáis ojo porque esta receta os va a encantar.

 

INGREDIENTES

(Para 3 envases de tamaño estándar)

  • 1 kg de peras (con piel y sin corazón).
  • 550-600 g de azúcar.
  • 1 limón.
  • Canela molida.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Antes de comenzar a elaborar la mermelada debemos de esterilizar los envases en los que la vamos a introducir. Para ello metemos en una pota los tarros y las tapas y lo cubrimos todo de agua. Lo llevamos a ebullición y una vez que el agua rompa a hervir lo dejamos diez minutos mínimo y lo retiramos. Dejamos secar todo al aire libre y ya tenemos el material esterilizado.

 

ELABORACIÓN

  1. En primer lugar vamos a preparar las peras. Con un cuchillo las abrimos, le quitamos el rabito y el corazón y las troceamos. Dejamos la piel porque es muy buena, contiene pectina que nos ayudará a que la mezcla espese. Debemos obtener un kilo de trocitos aproximadamente.
  2. Introducimos la pera en trozos en una olla junto con el zumo del limón, el azúcar y la canela y  dejamos que macere  durante unas horas. Al macerar la fruta  ablandará y soltará jugo potenciando mucho mas el sabor.
  3. Una vez macerada trituramos un poco la mezcla de manera que quede a tropezones. La llevamos a ebullición a fuego intermedio revolviendo cada poco durante el tiempo necesario. El tiempo depende de muchos factores, como la cantidad de azúcar, el estado de la fruta… para conocer el punto exacto en que la mermelada estaría lista basta con vigilarla a partir de los 30 minutos. Podemos o bien introducir un termómetro de cocina  (cuando marque 100º estaría en su punto óptimo) o bien coger una cucharadita de mermelada y volcarla sobre la encimera de mármol frío. En cuestión de segundos cogerá la textura con la que se va a quedar cuando enfríe, por tanto la retiraremos del fuego cuando la veamos lo suficientemente espesa a nuestro gusto.
  4. Una vez que retiramos la mermelada del fuego podemos triturarla hasta el punto que mas nos guste. Hay a quien le gusta con tropezones, hay quien la prefiere muy triturada… la ponemos a nuestro gusto. Después ya solo nos quedaría introducirla en los envases y cerrarlos muy bien con las tapas.
  5. Tenemos nuestra mermelada lista. Ahora bien, si la vamos a consumir en poco tiempo podemos utilizarla tal cual. Pero si vamos a hacer cantidades, o regalarla, o sabemos que vamos a tener los envases varios meses en casa debemos de hacer el vacío para poder conservarla durante tiempo. Para ello introduciremos todos los tarros en una pota y los cubriremos hasta arriba de agua. Los llevamos a ebullición y una vez que el agua rompa a hervir los dejamos mínimo quince minutos mas. De esta manera conseguimos un vacío perfecto y podemos guardarla sin miedo a que se estropee.

 

CON THERMOMIX

A la hora de elaborar la mermelada con la maquina tenemos la ventaja de que no vamos a estar pendientes de la cocción. Introducimos los ingredientes, marcamos el tiempo y ella solita nos prepara este rico acompañamiento.

 

ELABORACIÓN

  1. En primer lugar debemos tener los botes donde vamos a colocar la mermelada previamente desinfectados. Para ello se deben de lavar bien y llevar a ebullición dentro de una pota con agua, tanto envases como tapas, dejándolos 10 minutos a partir de que el agua hierba. Una vez fuera se dejan secar y cuando estén secos ya se puede empezar a elaborar la mermelada.
  2. Comenzamos abriendo las peras con un cuchillo. Las dejamos con la piel ya que ésta nos ayuda a espesar la mezcla gracias a su contenido de pectina. Desechamos el rabito y el corazón (donde se encuentran las pepitas). Las vamos introduciendo en trozos en la thermomix con la pesa puesta hasta que obtengamos un kilo de fruta.
  3. Añadimos el zumo del limón, el azúcar y un poquito de canela molida. Trituramos todo unos 5 segundos a velocidad 6.
  4. Retiramos el cubilete de la maquina y colocamos el cestillo encima para que la mezcla evapore mejor. Programamos la cocción 40 minutos en posición Varoma y en velocidad 2.
  5. Pasado el tiempo  trituramos la mezcla unos segundos a velocidad 5-10. El tiempo depende de como nos guste mas, si la preferimos con grumitos, muy triturada… vamos tanteándolo según las preferencias.
  6. Introducimos la mermelada en los botes y los cerramos con las tapas de forma eficiente. Si vamos a gastar la mermelada pronto ya la tenemos lista. Sin embargo, si hacemos cantidades o vamos a conservar los tarros durante tiempo debemos hervirlos al baño maría. Para ello introducimos los tarros en una pota cubiertos de agua por completo. Los llevamos a ebullición y una vez que el agua rompa a hervir los dejamos mínimo 15 minutos mas. Pasado ese tiempo los sacamos y ya tenemos el vacío hecho. De esta manera tan sencilla elaboramos nuestra mermelada de pera casera.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

image_pdfDESCARGAimage_printIMPRIMIR

OREJAS DE CARNAVAL

OREJAS DE CARNAVAL

 

 

 

 

Hoy vengo a la carga con un postre gallego. Resulta que hace unas semanas una de mis cuñadas me agrego a un grupo de repostería gallega de Facebook en el que me dijo que colgaban unos postres de escandalo. Rápidamente le di a aceptar y le eche un vistazo. Así a priori me impactaron muchísimo las imágenes de los dulces que los usuarios colgaban, literalmente se me caía la baba con algunas publicaciones. Luego me metí en algunas recetas y la verdad que me llamó mucho la atención la repostería de esta zona, tiene todo muy buena pinta. Contiene recetas muy destacadas de Galicia pero se pueden colgar de cualquier tipo. Os voy a dejar aquí el enlace por si os apetece echarle un vistazo e incorporaros al grupo https://www.facebook.com/groups/lambonadasdegalicia 

La cuestión es que hace unas semanas, durante los días de carnaval, los usuarios de este grupo en concreto empezaron a colgar sus dulces de temporada. Los mas publicadas eran las filloas (lo que aquí conocemos como frixuelos), las flores y las orejas. He de confesar que una repostera asidua como yo nunca antes había visto las orejas y me picó el gusanillo. Empecé a navegar por Google, a ojear diferentes recetas y procedimientos y me animé a hacerlas. Mirando los ingredientes que mas se utilizan, versioné a mi manera la elaboración y me puse manos a la obra. El resultado, espectacular. He de decir que nos encantaron las orejas y creo que se van a convertir en el referente de nuestro carnaval a partir de ahora (y fuera de fechas probablemente también caigan de vez en cuando).

Para entrar un poco en materia os diré que las orejas de carnaval o «orellas de entroido´´ son un postre tradicional tanto de la zona de Galicia como de León. Reciben este nombre porque se les suele dar la forma de oreja a la hora de freírlas, pero al final  tampoco tiene mucha importancia, le podemos dar el aspecto que mas nos guste. Se trata de una masa frita compuesta principalmente por harina, manteca, huevo, leche, agua, limón, aceite y canela. En la versión que hoy os  traigo he utilizado mantequilla en vez de manteca de cerdo y ralladura de naranja en vez de limón, podéis utilizar lo que mas a mano tengáis. Al final, una vez que les damos la forma a las orejas y las freímos, espolvoreamos un poco de azúcar glass y canela por encima y están de muerte. Os animo a probarlas y que me contéis que tal os han salido ¡Espero que os gusten tanto como a nosotros!

 

INGREDIENTES

  • 500 g de harina de trigo.
  • 1 huevo grande o dos pequeños.
  • 100 g de mantequilla.
  • 100 g de azúcar glass (normal para la thermomix).
  • 50 ml de leche entera.
  • 50 ml de agua.
  • 80 ml de anís.
  • Ralladura de naranja.
  • Canela y azúcar glass para espolvorear.
  • Sal.

 

 

DE FORMA TRADICIONAL

Elaborar las orejas de carnaval es muy sencillo. Solo debemos unificar todos los ingredientes hasta conseguir una masa, darle un poco de reposo, estirar y freír. La masa es muy manejable, y una vez que estén en la sartén es dorarlas un poquito nada mas. Con ingredientes básicos del todo vamos a obtener una buena merendola.

 

ELABORACION

  1. En primer lugar comenzamos introduciendo en un bol la mantequilla (a temperatura ambiente), el agua, la leche, la ralladura de naranja, el huevo, el azúcar, el anís y la sal. Con la ayuda de una batidora mezclamos todo bien hasta que no queden grumos.
  2. Agregamos la harina y vamos a integrarla bien en la mezcla manualmente hasta obtener una masa homogénea. Es una masa muy manejable, no debería de quedar pegajosa, se trabaja y moldea muy bien. Hacemos una bola con ella, la enfilmamos y la dejamos reposar una hora a temperatura ambiente.
  3. Pasado el tiempo de reposo vamos a ir moldeando las orejas. Podemos ir dándoles la forma y friendo todo a la vez. Cogemos porciones de masa y con la ayuda de un rodillo las estiramos muy finas, como si fueran papel. Cuanto mas finas mas ricas están. La masa no se debería pegar, pero si así fuera podemos utilizar un poco de aceite para estirarla y bañar el rodillo.  Con la ayuda de un cuchillo o herramienta de cortar vamos ir haciendo formas indefinidas tirando a triangulares, de manera que le podamos dar forma plegando el vértice, aunque la forma tampoco es muy importante, yo al final le acabé dando la que surgió sobre la marcha.
  4. Calentamos abundante aceite en una sartén y a temperatura media vamos a ir friéndolas vuelta y vuelta hasta que estén doraditas, se hacen bastante rápido. Como observareis se crean burbujitas en la masa, es totalmente normal. Según las vamos sacando las colocamos sobre papel absorbente para quitar el exceso de aceite y las espolvoreamos con un poquito de azúcar lustre y canela.  Recomiendo comerlas el mismo día que es cuando mas sabrosas están. De todas maneras para guardarlas mejor en latas o envases con cierre hermético.

 

CON THERMOMIX

En tres sencillos pasos vamos a obtener la masa de las orejas. Una vez reposada le damos forma, freímos y espolvoreamos con azúcar y canela.

 

ELABORACION

  1. En primer lugar introducimos la mantequilla en la Thermomix. Si preferimos usar la manteca de cerdo en vez de mantequilla también nos valdría. Programamos un minuto a 37º en velocidad 2.
  2. Añadimos el huevo, el azúcar, la leche, el agua, el anís, la sal y la ralladura de naranja y mezclamos 20 segundos en velocidad 2.
  3. Por último agregamos la harina y amasamos en espiga 2 minutos. Una vez lista la masa la volcamos sobre la mesa de trabajo y la boleamos. Enfilmamos la bola y la dejamos reposar una hora a temperatura ambiente.
  4. En el momento en que la masa esta reposada le quitamos el papel film y vamos a darle forma. Veremos que es muy manejable, no es necesario espolvorear harina para estirarla pues se trabaja muy bien con ella tal cual está. En caso de utilizar usaríamos aceite tanto para la mesa como para el rodillo. Cogemos pequeñas porciones y las estiramos con el rodillo  muy finas, como si fuera papel. Cuanto mas fina sea la masa mas ricas van a estar.  Recortamos piezas irregulares tirando a  triangulares, de manera que le podamos dar un poco de forma plegando el vértice. De todas maneras la forma no importa mucho, le podemos dar la que mas nos apetezca. Abajo os muestro las fotos del proceso para que os hagáis una idea.
  5. Calentamos abundante aceite en una sartén y vamos friendo las piezas vuelta y vuelta hasta que estén doraditas. Se fríen bastante rápido, de manera que podemos ir friendo y estirando masa y recortando todo a la vez. Un truco que leí a una bloguera y que me gusto mucho para que el aceite no se nos requeme y se mantenga limpio es introducir un trozo de piel de naranja o limón dentro mientras cocinamos, cambiándolo por otro en el momento en que se ponga negro.
  6. Mientras las piezas están friendo, veremos que se forman burbujitas en la masa. Es normal, es así como deben de quedar. Sacamos las piezas una vez fritas sobre papel absorbente y espolvoreamos en caliente un poco de azúcar lustre y canela por encima. Un buen café y una orejitas hacen una buena combinación para las tardes de carnaval.

 

Masa de las orejas

Estirado y recorte de las piezas

Fritura vuelta y vuelta

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

image_pdfDESCARGAimage_printIMPRIMIR
1 2 3 8