VENERA

VENERA

 

VENERA DE ALMENDRA

VENERA DE AVELLANA

VENERA DE NUEZ

 

La venera es uno de esos dulces poco comunes que son típicos de determinadas regiones y no suelen conocerse en un ámbito un poco más extenso. En este caso he podido comprobar que no se sabe de su existencia  ni en otros lugares de la misma provincia.

El otro día le enseñe la venera a una amiga que es cocinera y le gusta mucho la repostería y me preguntó si era un conjunto de galletas dulces por la forma que podía observar. Nada que ver…  Le expliqué que eran muy típicas de dos regiones de aquí de Asturias y me dijo que nunca en la vida las había visto. ¿Que curioso verdad? A veces no conocemos muchas de las especialidades ya no digo de otros países sino de nuestro propio entorno.

Cabe destacar que en Asturias tenemos concejos donde han nacido grandes recetas y son muy famosas por ellas, y dado que al igual que mi amiga hay mucha gente que no conoce este gran dulce hoy os voy a hablar un poco de él para darle algo mas de alcance aquí, en otras localidades españolas y en otros países (me consta que tengo algunos  suscriptores extranjeros).  Si alguno os animáis a elaborarla por favor os pido que me mandéis una foto y me digáis si os ha gustado. 

¿Que podemos decir de la venera? Pues podemos empezar explicando que es un postre muy típico de dos regiones del occcidente de Asturias, Navia y Boal. No está muy claro en cual de las dos es originaria la receta, pues llevan muchos años cuestionándose el liderazgo y cada una tiene su propia forma de elaborarla. La venera está formada por la mezcla de tres ingredientes, un fruto seco, azúcar y huevo. Tiene una forma estructurada y  se presenta tostada sobre una base de papel de oblea.

Se comenta que la diferencia entre ambas regiones es que en Boal las elaboran exclusivamente de almendra y esta debe de estar tostada antes de mezclarla, mientras que en Navia las realizan también con avellanas y nueces y cuando utilizan la almendra, no la tuestan previamente. De una manera u otra puedo dar fe de que cualquiera de ellas están buenísimas y tienen gran repercusión por ambas zonas (en Navía la venera tiene hasta su propio festival). 

Hasta hace poco no le tenía cogido el punto a la receta, puesto que es muy importante tener en cuenta algún detalle a la hora de elaborar. Por ejemplo que los huevos tienen que ser pequeños para coger una buena textura y que el tiempo de horneado es muy relativo , es importante no pasarnos de la cuenta…

Este verano hemos pasado las vacaciones en uno de los pueblos de Boal. Una vecina que era de allí le enseño a hacer la venera al estilo Boalés a una de mis  cuñadas, después yo observe como ella hacía una en casa y ahora ya le tengo pillado el punto. No hay receta que se resista a base de observar y aprender. Así que si os apetece probar una de estas delicias, aquí os dejo los pasos de forma muy simplificada que habéis de llevar a cabo. Espero que os gusten. 

 

INGREDIENTES

  • 500 g de fruto un seco (almendra, nuez o avellana).
  • 400 g de azúcar.
  • 2 huevos pequeños.
  • Papel de oblea.

Para la decoración:

  • Cerezas confitadas.
  • 1 clara de huevo.
  • 200 g de azúcar glass (normal para la thermomix).

 

DE FORMA TRADICIONAL

Elaborar las veneras es muy sencillo, únicamente  llevan tres ingredientes, hay que conjugarlos y darles forma. Solo cambian un poco los tiempos de horneado del fruto seco y de la venera posteriormente según la que hayamos elegido. Escogemos la que mas nos apetezca y una vez unificados los ingredientes el montaje es igual para todas. 

ELABORACION

  1.  El primer paso que debemos hacer es preparar el fruto seco para    posteriormente poder utilizarlo. Escogemos el que mas nos guste y nos ponemos a ello.                                                                                                        Almendra: Si escogemos la almendra recomiendo comprarla laminada y cruda. Estiramos el medio kilo por la bandeja del horno y la tostamos durante 10-15 minutos con calor solo por arriba a 170º hasta  que esté doradita. Dejamos que enfríe y con la ayuda de un robot de cocina o molinillo la trituramos de manera que quede fina pero tampoco en exceso (como la sal gorda aproximadamente).                                                            Avellana: Si nos gusta mas la avellana vamos a utilizar medio kilo de este fruto (sin los cascos). Estiramos todas las avellanas en la bandeja del horno y las tostamos con calor por arriba y por abajo a 180º durante 20 minutos aproximadamente (veremos que las pielecillas se empiezan a desprender). Dejamos que enfríen, les quitamos la piel y las trituramos con un molinillo o robot de cocina hasta reducirlas finas (al tamaño de la sal gorda).                     Nuez: Si al contrario apostamos por esta venera, una vez que tenemos el medio kilo de nueces (sin cascos), las esparcimos por la bandeja del horno y las tostamos a 180º con calor por arriba y por abajo durante aproximadamente 10 minutos. Dejamos que enfríen y con la ayuda de un molinillo o robot de cocina trituramos todo hasta reducirlo bien (al tamaño de la sal gorda).
  2.  Como ya tenemos el fruto seco preparado para ser utilizado, lo introducimos dentro de un bol grande y añadimos los 400 g de azúcar y dos huevos de tamaño pequeño. Es importante el tamaño de los huevos por que van a definir la textura y la facilidad a la hora de darle forma. Con las manos vamos a ir mezclando los tres ingredientes varios minutos hasta que quede todo bien integrado. No tiene que quedar una masa ni una bola homogénea pero si estar bien mezclado. Cogemos una porción y hacemos un churro con ella. La masa tiene que ser  flexible. Si se agrieta demasiado es que le falta algo de huevo, entonces añadiremos una yema a la masa y volveremos a mezclarla bien. 
  3.  Forramos con papel de oblea o bien una bandeja de cartón de tartas (de las que se pueden hornear) o directamente sobre la bandeja del horno mas o menos a un diámetro de 30 cm en redondo, o en cuadrado si la oblea es cuadrada,  como mas os apetezca. Podemos jugar con la oblea según el tamaño, poner dos, recortar, etc.  Sobre esa base iremos poniendo la masa de la venera.
  4. Ahora viene el momento de las manualidades. Cogemos una porción pequeña de masa y sobre la mesa la tratamos como si fuese plastilina. Hacemos un churro del grosor de una croqueta alargado y formamos un aro. Ponemos el aro en medio de la base de oblea y a partir de ahi vamos cogiendo porciones, haciendo churros y formando un dibujo sobre la oblea. Podemos hacer una flor y pétalos alrededor, todo aros, cuadrados, lo que mas nos apetezca… Debemos de tener en cuenta que la masa crece un poco en el horneado, por eso evitaremos que los espacios  sean muy pequeños, sino se pegaría por todos lados.
  5.   Una vez que tenemos toda la masa sobre la oblea la introducimos a mitad de horno a 180º. Si la venera es de almendra le pondremos 15 minutos de horneado. Si es de avellana 20 minutos y si es de nuez 12 minutos. A base de hacer le iremos cogiendo el tiempo ideal dependiendo del horno. Es importante no pasarse de la cuenta porque aunque al salir del horno si la tocamos la masa sale muy blandita se va endureciendo poco a poco mientras enfría. 
  6. Fuera del horno dejamos que la venera enfríe y una vez fría procedemos a la decoración. Cogemos cerezas confitadas (yo las parto por la mitad pero va a gusto de cada uno) y las vamos colocando por huecos o por donde mas nos guste.A parte cogemos un bol seco, introducimos en él los 200 gramos de azúcar glass y una clara (importante que no se cuele nada de yema) y con una batidora vamos a ir batiendo hasta conseguir un glaseado que nos sirva para decorar. Cuando coja una textura con la que podamos dibujar cargamos una manga con boquilla muy fina lisa con el glaseado y vamos haciendo lineas sobre la oblea al gusto. 

De esta manera tenemos listo nuestro postre occidental , esta muy rico acompañado de un buen cafecito y en mi opinión personal al día siguiente me sabe incluso mucho mejor . Se conserva varios días tapado a temperatura ambiente. 

 

CON THERMOMIX

En esta receta utilizaremos la thermomix solamente para triturar el fruto seco que hemos escogido y a última hora para obtener el glaseado real para la decoración. El resto de la receta es exactamente igual que de forma tradicional.

ELABORACION

  1. El primer paso que debemos hacer es preparar el fruto seco para    posteriormente poder utilizarlo. Escogemos el que mas nos guste y nos ponemos a ello.                                                                                                        Almendra: Si escogemos la almendra recomiendo comprarla laminada y cruda. Estiramos el medio kilo por la bandeja del horno y la tostamos durante 10-15 minutos con calor solo por arriba a 170º hasta  que esté doradita. Dejamos que enfríe, introducimos todo en la thermomix y  trituramos apretando el botón del turbo durante seis segundos.                            Avellana: Si nos gusta mas la avellana vamos a utilizar medio kilo (sin los cascos). Estiramos todas las avellanas en la bandeja del horno y las tostamos con calor por arriba y por abajo a 180º durante 20 minutos aproximadamente (veremos que las pielecillas se empiezan a desprender). Dejamos que enfríen, les quitamos la piel y las trituramos con la thermomix apretando el botón del turbo durante 8 segundos.                                              Nuez: Si al contrario apostamos por esta venera, una vez que tenemos el medio kilo de nueces (sin cascos), las esparcimos por la bandeja del horno y las tostamos a 180º con calor por arriba y por abajo durante aproximadamente 10 minutos. Dejamos que enfríen y con la thermomix lo trituramos todo con el botón del turbo durante 8 segundos aproximadamente. 
  2.  Como ya tenemos el fruto seco preparado para ser utilizado, lo introducimos dentro de un bol grande y añadimos los 400 g de azúcar y dos huevos de tamaño pequeño. Es importante el tamaño de los huevos por que van a definir la textura y la facilidad a la hora de darle forma. Con las manos vamos a ir mezclando los tres ingredientes varios minutos hasta que quede todo bien integrado. No tiene que quedar una masa ni una bola homogénea pero si estar bien mezclado. Cogemos una porción y hacemos un churro con ella. La masa tiene que ser  flexible. Si se agrieta demasiado es que le falta algo de huevo, entonces añadiremos una yema a la masa y volveremos a mezclarla bien. 
  3.  Forramos con papel de oblea o bien una bandeja de cartón de tartas (de las que se pueden hornear) o directamente sobre la bandeja del horno mas o menos a un diámetro de 30 cm en redondo, o en cuadrado si la oblea es cuadrada,  como mas os apetezca. Podemos jugar con la oblea según el tamaño, poner dos, recortar, etc.  Sobre esa base iremos poniendo la masa de la venera.
  4. Ahora viene el momento de las manualidades. Cogemos una porción pequeña de masa y sobre la mesa la tratamos como si fuese plastilina. Hacemos un churro del grosor de una croqueta alargado y formamos un aro. Ponemos el aro en medio de la base de oblea y a partir de ahi vamos cogiendo porciones, haciendo churros y formando un dibujo sobre la oblea. Podemos hacer una flor y pétalos alrededor, todo aros, cuadrados, lo que mas nos apetezca… Debemos de tener en cuenta que la masa crece un poco en el horneado, por eso evitaremos que los espacios  sean muy pequeños, sino se pegaría por todos lados.
  5.   Una vez que tenemos toda la masa sobre la oblea la introducimos a mitad de horno a 180º. Si la venera es de almendra le pondremos 15 minutos de horneado. Si es de avellana 20 minutos y si es de nuez 12 minutos. A base de hacer le iremos cogiendo el tiempo ideal dependiendo del horno. Es importante no pasarse de la cuenta porque aunque al salir del horno si la tocamos la masa sale muy blandita se va endureciendo poco a poco mientras enfría. 
  6. Fuera del horno dejamos que la venera enfríe y una vez fría procedemos a la decoración. Cogemos cerezas confitadas (yo las parto por la mitad pero va a gusto de cada uno) y las vamos colocando por huecos o por donde mas nos guste. Introducimos en la thermomix los 200 gramos de azúcar , los reducimos a glass con unos golpes de turbo y añadimos la clara de huevo. Colocamos la mariposa y programamos 4 minutos a 37º en velocidad 3 1/2. Nos hacemos con una manga pastelera con boquilla lisa y muy fina e introducimos el glaseado. Vamos haciendo lineas con el glaseado sobre la masa a nuestro gusto hasta decorarla por completo.

Como apunte final os puedo decir que la venera está muy rica para merendar acompañada de un buen café o chocolate, e incluso me atrevería a decir que está muchisimo mas deliciosa reposada al día siguiente. Podemos conservarla a temperatura ambiente durante varios días tapada. 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/

MUFFINS

MUFFINS RELLENOS

 

Soy una forofa de las magdalenas en todas sus versiones, pero si me dan a escoger , me lanzo de cabeza a devorar unos buenos muffins. Si para mas índole llevan algo de chocolate, ya me caigo muertita del gusto (soy una llambiona, no lo puedo evitar).

¿Y que diferencian las magdalenas de los muffins os preguntareis? Pues como ya he explicado en algún otro post del blog los muffins se elaboran principalmente con mantequilla y las magdalenas con aceite. El secreto de las magdalenas está en un buen batido mientras que los muffins no necesitan una masa muy batida. Y mientras que las magdalenas son siempre dulces , los muffins pueden ser dulces o salados. Esas serían sus principales diferencias. Ahora por qué me gustan mas los muffins no lo tengo claro, solo sé que cuando me pongo no caen dos solos…

La receta que hoy os traigo tiene muchas variantes. Los muffins se pueden hacer con la masa simple, sin añadir nada de chocolate. Podemos añadir virutas de chocolate por la masa y la superficie o una u otra opción e incluso si nos apetece, rellenar el corazón de la misma con un poco de Nutella o Nocilla. Estas elecciones ya van al gusto de cada uno.

Si os apetece navegar un poco por el mundillo de estas delicias aquí os dejo el proceso de elaboración simplificado en sencillos pasos. ¿A que esperáis para haceros con unas capsulas molonas para elaborarlos? ¡Venga que os espero para comenzar!

INGREDIENTES 

(De 15 a 20 unidades en función del tamaño de las capsulas).

  • 300 g de harina de trigo.
  • 150 g de azúcar glass (normal para la thermomix).
  • 3 huevos.
  • 180 ml de leche entera.
  • 150 g de mantequilla (temperatura ambiente).
  • 1 sobre de levadura química (tipo Royal).
  • Ralladura de naranja o limón.
  • Esencia de vainilla (opcional).
  • Nocilla o Nutella (para el relleno).
  • Pepitas de chocolate. 

 

 

DE FORMA TRADICIONAL

Elaborar estos deliciosos muffins es tarea muy sencilla. Solo tenemos que escoger unas capsulas o moldes, tener los ingredientes, un bol y  una batidora a mano, batir y dirigir hacia el horno…

ELABORACION

  1. Precalentamos el horno a 180º con calor por arriba y por abajo. Escogemos las capsulas o moldes que vamos a utilizar y los distribuimos por la bandeja del horno.
  2. Cogemos un bol e introducimos dentro la mantequilla en pomada con el azúcar glass. Con la ayuda de una batidora mezclamos bien hasta que esté bien integrada la mezcla.
  3. Agregamos los huevos y volvemos a unificar con la batidora. Posteriormente añadimos la leche y seguimos con el batido. 
  4. Por último agregamos el resto de ingredientes, la harina, la levadura en polvo, la ralladura de naranja o limón y la esencia de vainilla y batimos de nuevo hasta obtener una mezcla homogénea. 
  5. Ahora llega el momento de rellenar las capsulas. Podemos integrar en este punto pepitas de chocolate en la masa y mezclarlas con la batidora si nos apetece o dejarlas para decorar solo por arriba. A su vez, tenemos la opción de rellenar los muffins (en mi caso he utilizado Nocilla). 
  6. Con la ayuda de una cuchara vamos cubriendo de masa las capsulas hasta completar  tres cuartos de su capacidad. Si les integramos Nocilla por ejemplo, rellenamos un poco , introducimos una cucharada de Nocilla y volvemos a cubrir con la masa hasta la medida indicada. Una vez que agotamos la masa podemos esparcir virutas  o lagrimas de chocolate por la superficie. 
  7. Llevamos la bandeja a la segunda rejilla del horno empezando por abajo. Horneamos durante 15 minutos solo con calor por abajo, después ponemos el calor por arriba también y los dejamos cinco minutos mas. El tiempo siempre es relativo, depende del tamaño de las capsulas. A mayor tamaño mas tiempo de horneado, pero pueden variar en unos minutos nada mas. 
  8. Sacamos la bandeja del horno cuando estén dorados por arriba y pinchando con un palillo este salga limpio y dejamos enfriar. Una vez que eston frías ya podemos degustar los muffins con un buen cafelito, ColaCao o chocolate caliente.

 

CON THERMOMIX

Con la thermomix vamos a obtener la masa de los muffins en tan solo tres pasos. Después solo nos queda rellenar las capsulas y hornear. Es una receta muy sencilla donde obtenemos resultados en tan solo unos minutos.

ELABORACION

  1. Precalentamos el horno a 180º con calor por arriba y por abajo. Escogemos las capsulas o moldes que vamos a utilizar y los distribuimos por la bandeja del horno.
  2. Comenzamos reduciendo el azúcar en la thermomix. Lo introducimos dentro y programamos un minuto velocidad progresiva 5-10 hasta convertirlo en azúcar glass.
  3. Añadimos los huevos, la mantequilla, la leche y la esencia de vainilla y batimos tres minutos a 37º en velocidad 4.
  4. Agregamos la harina, la levadura en polvo y la ralladura de naranja o limón y mezclamos 15 segundos en velocidad 4.
  5. Ahora es el tiempo de rellenar las capsulas. Podemos integrar en este punto pepitas de chocolate en la masa y mezclarlas unos segundos en velocidad 4 si nos apetece, o dejarlas para decorar solo por arriba. A su vez, tenemos la opción de rellenar los muffins (en mi caso he utilizado Nocilla). 
  6. Con la ayuda de una cuchara vamos cubriendo de masa las capsulas hasta completar  tres cuartos de su capacidad. Si les integramos Nocilla por ejemplo, rellenamos un poco , introducimos una cucharada de Nocilla y volvemos a cubrir con la masa hasta la medida indicada. Una vez que agotamos la masa podemos esparcir virutas  o lagrimas de chocolate por la superficie. 
  7. Llevamos la bandeja a la segunda rejilla del horno empezando por abajo. Horneamos durante 15 minutos solo con calor por abajo, después ponemos el calor por arriba y los dejamos cinco minutos mas. El tiempo siempre es relativo, depende del tamaño de las capsulas. A mayor tamaño mas tiempo de horneado, pero pueden variar en unos minutos nada mas. 
  8. Sacamos la bandeja del horno cuando estén dorados por arriba y pinchando con un palillo este salga limpio y dejamos enfriar. De esta manera obtenemos unos deliciosos muffins que nada tienen que envidiar a los que compramos en el mercado. Ahora es el momento de disfrutarlos. 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/

PASTAS DE AVELLANA

PASTAS DE AVELLANA

 

 

Días de invierno al pie de una chimenea o cocina caliente, días de verano en un jardín soleante a la vera de una piscina o en una mesita al aire libre. Una taza de la que sale un humo que se va perdiendo en el horizonte, un aroma que nos trae alegría y nos invita a soñar. Unas figuras redondas acompañando la escena. Frutos secos por doquier… Me encanta el momento de la merienda casera, la tarde que esté donde esté me siento con un buen café y algo dulce, rico y diferente.

No suelo comer dulce todos los días (aunque me encantaría), por semana intento cuidarme un poquito con comidas sanas, verduras, carnes y pescados cocinados al vapor,cocidos, al horno o a la plancha, fruta etc  y el fin de semana tiendo a pegarme algún capricho culinario con algo mas de aporte calórico  y una buena merienda casera. Aprovecho estas meriendas para hacer mis experimentos que luego comparto en el blog.

A veces elaboro algún postre para alguna comida o merienda familiar, en las  que pecamos todos de buena manera, y otras como es en este caso, simplemente hago algo para acompañar el cafelito de la tarde, momento que disfruto como una niña pequeña comiendo su primera gominola o porción de chocolate. 

Precisamente para esos momentos de relax, donde estas acompañado del aroma de un buen café o el sabor sabroso de un cola-cao, infusión , lo que se tercie en el momento, esta receta es ideal para aunarlos en sintonía.

Solemos tener avellana de arboles de casa todo el año, por tanto a la hora de enredar en la cocina recurro a menudo a ella. Hacía tiempo que no hacía pastas y la verdad que nunca había incorporado avellanas en ellas, así que se me ocurrió rabilar un poco por estos menesteres. Navegué un poco ojeando recetas para tomar ideas y al final me puse a la práctica .  Tengo que decir que no tenía grandes expectativas al respecto, pensé que saldría algo muy corriente, pero la verdad es que me sorprendió el resultado. Son de esas recetas que elaboras pensando en “a ver que sale´´ y de repente dices “recetón para repetir muchas mas veces ´´.

Puedo asegurar que las pastas están espectaculares, el sabor que le aporta la avellana es increíble. Si os apetece sorprender en algún desayuno o merienda, os recomiendo dejaros caer por este blog. Se elaboran de forma muy sencilla y con rapidez. Si os ha entrado aunque sea un poquito de  curiosidad, aquí os dejo el proceso, espero que lo disfrutéis. 

 

INGREDIENTES

(25 UNIDADES  APROXIMADAMENTE)

  • 250 g de harina de trigo.
  • 120 g de azúcar glass (o normal en thermomix).
  • 175 g de mantequilla en pomada.
  • 125 g de avellana cruda (con o sin piel).
  • Ralladura de naranja.
  • Huevo para pintar y avellanas enteras para decorar.

 

 

DE FORMA TRADICIONAL

Obtener estas pastas de avellana de forma tradicional es muy sencillo. No lleva nada de tiempo y después de un pequeño reposo, darles forma es lo mas divertido. La verdad es que ha sido todo un descubrimiento, con toda la avellana que cae en mis manos a lo largo del año creo que a partir de ahora  las voy a elaborar a menudo. 

ELABORACIÓN

  1. En primer lugar cogemos la harina y  hacemos un volcán con ella sobre la mesa donde vamos a trabajar la masa. En el centro del volcán añadimos el azúcar glass, la mantequilla (a temperatura ambiente) y la avellana cruda triturada. La avellana podemos utilizarla con piel o sin ella. En mi caso lo aproveché todo. Si la tenemos entera la trituraremos con un molinillo o robot de cocina. 
  2. Con las manos vamos a ir integrando todos los ingredientes hasta obtener una masa homogénea. Cuando este bien mezclado todo hacemos una bola con ella, la enfilmamos y la llevamos una hora a la nevera. 
  3. Una vez pasado el tiempo de reposo en nevera cogemos un rodillo. Espolvoreamos un poco de harina sobre la mesa y por encima de la masa y vamos estirándola poco a poco hasta obtener el grosor que le queramos dar a las pastas. 
  4. Cogemos el corta-pastas que mas nos guste, recortamos las piezas y las colocamos sobre papel de horno en la bandeja hasta terminar toda la masa. No es necesario dejar mucha separación entre unas y otras ya que las pastas no van a crecer durante el horneado.
  5. Batimos un huevo y pincelamos la superficie con él. Si queremos decorarlas un poco cogemos avellanas enteras y vamos colocándolas en el centro de cada pasta a nuestro gusto. 
  6. Horneamos a 180º con calor por arriba y por abajo unos 15-20 minutos aproximadamente. Cuando estén doradas por arriba las sacamos y dejamos que enfríen. Si nos fijamos salen blanditas pero una vez que enfrían ya tienen la consistencia que define una buena pasta.

CON THERMOMIX

Elaborar la masa de avellanas con la thermomix  solo nos llevará tres pequeños pasos. Una vez que la tenemos le damos un pequeño reposo en nevera y nos ponemos en modo rodillo en la masa. 

  1. En primer lugar introducimos en la thermomix el azúcar y lo pulverizamos 1 minuto en velocidad progresiva 5-10 hasta convertirlo en azúcar glass. 
  2.  A continuación agregamos la avellana entera (con o sin piel, tanto da) y la trituramos 15 segundos en velocidad progresiva 5-8.
  3. Por último añadimos la mantequilla, la harina, la ralladura de naranja y si tenemos y nos apetece, un poco de esencia de vainilla. Mezclamos todo 30 segundos en velocidad 6. Volcamos la masa sobre la mesa de trabajo, la terminamos de integrar bien con las manos y hacemos una bola con ella. La enfilmamos y la llevamos a la nevera durante una hora. 
  4. Una vez pasado el tiempo de reposo sacamos la masa de la nevera . Espolvoreamos un poco de harina sobre la mesa y alrededor de  la masa y con un rodillo la extendemos al grosor que mas se acerque a nuestras expectativas a la hora de hacer la pasta. 
  5. Escogemos el corta-pastas que mas nos guste y vamos recortando las piezas y posandolas sobre papel de horno en la bandeja. No es necesario dejar separación entre unas y otras ya que las pastas no van a crecer durante el horneado.
  6. Pincelamos con un poco de huevo batido la superficie de cada una de ellas y para ornamentarlas, podemos incrustar en el centro de cada una, una avellana. Horneamos a 180º con calor por arriba y por abajo unos 15-20 minutos o hasta que estén doraditas por la superficie. Al sacarlas van a estar muy blandas, por eso debemos esperar a que enfríen para trasladarlas, cuando ya tienen  la textura adecuada. Si queremos hacer gran cantidad se conservan muy bien en las latas de pastas de toda la vida o envases cerrados herméticamente. 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/

GOFRES

GOFRES

 

 

¡Bienvenidos al maravilloso mundo de los gofres o waffles y sus aditivos o toppins! Una de mis meriendas favoritas sin duda son estos dulces tan maravillosos que hoy en día nos podemos encontrar en muchas localizaciones. 

Desde el 2006 aproximadamente, año en que conocí a dos de mis amigos, Delfi y Josito (cursando el ciclo de pastelería y panadería) tenemos una pequeña tradición en común. Solemos quedar de vez en cuando, dar un paseo, conocer paisajes bonitos,  ponernos al día de nuestras vidas , disfrutar de la gastronomía Gijonesa y de alrededores, ir a ver un peliculón al cine , al centro comercial a fisgar todas las tiendas a nuestro paso…siempre tenemos un montón de opciones a la vista. Todos planes muy diferentes pero con un elemento común, ´´nuestro momento top´´. 

¿Y cual es nuestro momento top? Pues ese ratito donde merendamos o cogemos dulce y nos ponemos hasta arriba de chocolate. Es raro el día que quedemos y no caiga algo de repostería. Muchas de las veces como habréis podido imaginar el gofre se convierte en nuestro objeto de deseo. ¿Pasamos por una feria? Gofre… ¿Vamos hasta el centro comercial? Tienen unos gofres tremendos… No se que pasa pero no nos podemos resistir. Durante esta pandemia no hemos podido quedar, así que si yo no podía ir  al gofre, el gofre tendría que venir a mi.

Me hice con una buena gofrera por Internet (hay muchísimos modelos a escoger) y estuve experimentando todos los fines de semana una receta diferente modificando ingredientes arriba y abajo hasta obtener la masa que mas me convenciera. Después de cuatro o cinco pruebas le cogí el toque que quería. La masa es super sencilla de hacer. En lo que mas tiempo vais a invertir es en escoger los toppins con que la vais a acompañar.

Los toppins son los aditivos que  vamos a añadirle al gofre una vez que lo tenemos listo. Tenemos infinitas opciones para elegir, sirope de chocolate, caramelo o fresa, nata, virutas, lacasitos, minigalletas, miel, lo que se nos ocurra o apetezca. ¿Es una bomba calórica? Puede ser, pero de vez en cuando hay que darle un gusto al cuerpo, y sin duda para mi el degustar algo rico es uno de los mayores placeres del mundo. Si os apetece hacer una prueba no perdáis ojo… 

 

INGREDIENTES

Para 4-6 piezas.

  • 220 g de harina de trigo.
  • 120 g de azúcar.
  • 12 g de levadura fresca de panaderia.
  • 1 huevo.
  • 120 g de mantequilla en pomada.
  • 100 ml de leche entera.
  • Esencia de vainilla.
  • Azúcar perlado (opcional).
  • Sal.
  • Toppins: sirope de chocolate, nata, virutas, lacasitos…

 

 

DE FORMA TRADICIONAL

Elaborar la masa de los gofres no puede ser tan sencillo. Tan solo necesitamos todos los ingredientes, un bol y una batidora de mano. Una vez que está lista la dejamos reposar y mas tarde nos ponemos en marcha con la gofrera. 

ELABORACION

  1. En primer lugar introducimos  la leche al microondas unos segundos hasta templarla. No debemos calentarla demasiado. Le agregamos la levadura y la disolvemos dentro.
  2. En un bol introducimos la harina y hacemos un hueco en el interior. En el hueco incorporamos la leche con la levadura disuelta, el azúcar, el huevo, la mantequilla en pomada (es muy importante que no esté fría), la esencia de vainilla y una pizca de sal.  Cogemos una batidora de mano y mezclamos todos los ingredientes hasta que estén bien integrados y obtengamos una masa homogénea. 
  3. Tapamos con film la masa y dejamos que repose en un lugar templado una hora aproximadamente. 
  4. Pasado el tiempo de reposo conectamos nuestra maquina  gofrera y nos ponemos a darle forma a la masa. Con las cantidades que he puesto arriba salen entre 4 y 6 piezas aproximadamente, así que calcularemos a ojo a la hora de repartir. 
  5. Una vez que la gofrera esta caliente pincelamos todos los huecos con un poco de aceite. Cogemos una porción de masa curiosa y la colocamos en el centro de cada hueco, o como hago yo, cuatro porciones chiquitinas y las repartimos por cada uno de ellos. No nos podemos pasar porque sino se desbordaría al cerrar la gofrera, ya que la masa después crece. A base de hacer y repetir le iréis cogiendo el tranquillo.
  6. Una vez que tenemos rellenos los dos huecos esparcimos unas perlas de azúcar por la superficie de ambos y cerramos la gofrera a temperatura máxima los minutos que indique vuestro modelo. En la mía se hacen entre 4-6 minutos aproximadamente. 
  7. Retiramos con cuidado para no dañar la gofrera las dos piezas y las pasamos a un plato. A partir de aquí ya podemos añadirles los toppins que mas nos apetezca. Lo que nunca falla es un buen chocolate, ya sea sirope o chocolate a la taza y si está acompañado de  nata montada muchísimo mejor. Os animo a haceros con una gofrera y experimentar, de vez en cuando hay que darse un homenaje. 

 

CON THERMOMIX

Para hacer esta receta de gofres utilizaremos dos maquinas, la thermomix y la gofrera. Si aún no tenéis gofrera es un buen momento para ojear un modelo. Hay una amplia gama en el mercado y los precios son muy asequibles. ¿Que ya la tenéis? Pues no os perdáis este recetón, os va  a encantar. 

ELABORACION

  1. Comenzamos introduciendo en la thermomix la leche y la levadura. Mezclamos un minuto en velocidad 2 a 37º.
  2. Agregamos la mantequilla en pomada (es muy importante que no esté fría), el azúcar, el huevo y un poquito de esencia de vainilla. Mezclamos 30 segundos en velocidad 6.
  3. Incorporamos la harina y la sal y mezclamos otros 30 segundos a velocidad 4.
  4. Volcamos la masa en un bol y la tapamos con film. La dejamos reposar en un lugar cálido una hora aproximadamente. 
  5. Una vez que la masa está reposada es hora de comenzar con la maquina gofrera. La enchufamos a la corriente y dejamos que caliente. Cuando esté caliente pincelamos con un poco de  aceite todos los huecos donde va ir a la masa por arriba y por abajo.
  6. Las cantidades dan para aproximadamente entre cuatro y seis piezas, con lo cual calcularemos a ojo a la hora de distribuir la masa. Cogemos una porción curiosa con una cuchara y la colocamos en el centro de cada hueco, o cogemos cuatro porciones mas pequeñas y las distribuimos por cada uno de ellos. Repartimos unas perlas de azúcar por la superficie de ambas masas. Cerramos la gofrera y veremos como las masas se extienden y empiezan a crecer. Tenemos que tener cuidado de no pasarnos porque si añadimos demasiada masa se desbordará por fuera. A base de hacer y repetir se va cogiendo el truco. 
  7. Cada maquina tarda su tiempo correspondiente, la mia tarda entre 4 y 6 minutos en elaborar los gofres, siempre hay que mirar las instrucciones para estar al tanto de los tiempos. Una vez que tenemos ambas piezas listas, las sacamos de la gofrera a un plato con cuidado para no rascar o dañar la maquina. Dejamos que enfríen o comenzamos a añadir los toppins. A mi me gustan bien calentitos así que me salto el paso de enfriarlos. 
  8. ¿Que toppins vamos a utilizar? Pues los que mas nos apetezcan. Tenemos gran variedad para escoger, aunque sin duda para mi los imprescindibles son un buen chocolate, ya sea a la taza o en sirope y un poquito de nata montada. Podemos complementar con miel, galletitas, lacasitos, fideos… Lo que está claro es  que con unos o con otros estos gofres son estupendos para darnos un buen capricho repostero de vez en cuando. Como  veis son muy sencillos de elaborar, si ya tenéis gofrera no tenéis escusa para no caer en la tentación. ¡Os van a encantar!

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/

TARTA NUMERO

TARTA NUMERO

 

 

El 16 de mayo es un día muy especial. Hace dos añitos, en el 2018, nació mi hija Valeria. Y como todo lo especial hay que celebrarlo y en todas las celebraciones siempre cae algo de dulce, la repostera de casa, “mami´´ (como ella dice muchas veces), le hizo una tarta numero personalizada con mucho cariño para celebrar  en familia. 

Yo no se si esto de la afición al  dulce va en los genes, pero es llamativo que Valeria, ahora que está en la fase de empezar a hablar , soltando palabritas por aquí y por allá, unas de las primeras que se ha aprendido y tiene gravadas a fuego en la memoria son “galleta´´ y “tarta´´. Curioso ¿verdad? Procuro no darle mas de la cuenta, no es bueno abusar del azúcar, pero de vez en cuando si que  le doy un poquito de bizcocho para merendar, alguna galletita, gofre, tarta… y la verdad que no pierde oportunidad. Se relame y disfruta cada bocado igual que su madre. E aquí un ejemplo aplicable  al dicho “de tal palo, tal astilla´´,,, 

Últimamente se han puesto muy de moda las tartas de número. Generalmente he visto que se suelen hacer con galleta, pasta sable, hojaldre o bizcocho y que uno de los rellenos que mas éxito tienen en este tipo de elaboraciones es el frosting de queso. Me picó el gusanillo y este año me dispuse a elaborar una de ellas. Opté por utilizar el bizcocho de chocolate (uno de los que tengo en la web) y me lancé con el relleno de frosting de queso Mascarpone. 

Hice una visita unos dias antes a la web de Amazon (tiene unos moldes chulisimos de silicona) así que  encargué uno del numero dos para que me llegara a tiempo y el día antes del cumple me puse manos a la obra. El molde ha sido un capricho personal , sino os apetece comprarlo siempre podéis hacer tres planchas de bizcocho y con una plantilla recortar la silueta del número que escogéis en cada una de ellas. Es una tarta que es muy, pero que muy fácil de hacer, así que os animo a intentarlo y que me contéis. Espero que os guste.

 

INGREDIENTES

Para el bizcocho:

  • 6 huevos.
  • 180 ml de aceite de girasol.
  • 300 g de azúcar.
  • 300 g de harina de trigo.
  • 200 ml de leche.
  • 350 g de cacao en polvo de hacer a la taza.
  • 1 sobre y medio de levadura en polvo. 
  • Sal. 

Para el relleno:

  • 500 ml de nata para montar.
  • 500 g de queso crema Mascarpone. 
  • 100 g de azúcar glass.

Para la decoración:

  • Fresas.
  • Barritas de chocolate.
  • Fideos de chocolate.
  • Galletitas diversas. 

DE FORMA TRADICIONAL

Vamos a elaborar esta tarta de forma muy sencilla. En primer lugar haremos el bizcocho de chocolate  en molde o en tres o cuatro  planchas. Dejaremos que enfríe y montaremos el relleno de frosting y luego precederemos a darle forma y ornamentar. 

ELABORACIÓN

Para el bizcocho:

  1. Vamos a comenzar precalentando el horno a 180º con calor por arriba y por abajo. 
  2. Mientras el horno calienta prepararemos la mezcla del bizcocho. En un bol o cuenco grande introducimos los huevos y el azúcar y con una batidora vamos a batir un buen pedazo hasta blanquear bien la mezcla. Añadimos el aceite y la leche y seguimos batiendo para que se unifique bien todo.
  3. Integramos la harina , la levadura y la sal y volvemos a batir  hasta obtener una mezcla homogénea.
  4. Por último añadimos el cacao en polvo (yo utilizo chocolate de hacer a la taza, pero también podéis usar colacao) y batimos por ultima vez.
  5. Ahora tenemos dos opciones. O lo hacemos en un molde o hacemos tres o cuatro planchas de bizcocho si vamos a utilizar una plantilla de número. Si lo hacemos en un molde lo engrasamos con un poquito de aceite , introducimos la mezcla y horneamos mínimo una hora, a partir de ahí pincharemos con un cuchillo hasta que este nos salga limpio. En el momento en el que está listo lo sacamos, dejamos que enfríe y desmoldamos. 
  6. Si vamos a hacer la forma con plantillas (las podemos descargar de internet) introducimos masa en una manga pastelera con boquilla redonda y pequeña y vamos haciendo las planchas una a una sobre papel de horno en la bandeja. Con esta cantidad de bizcocho podemos hacer hasta cuatro capas probablemente. Horneamos cada una de ellas a 180º durante mínimo 15 minutos hasta que estén bien hechas. Una vez que las tenemos todas dejamos que enfríen.

Para el relleno:

  1. Recomiendo introducir las varillas de la batidora con la que vayamos a hacer el relleno una hora antes en el congelador, de manera que al estar frías nos ayuden mas fácilmente a montar. Cogemos un bol grande y metemos en él toda la nata, el queso Mascarpone y el azúcar glass. 
  2. Batimos enérgicamente hasta que toda la mezcla esté bien montada. Tenemos que tener cuidado de no pasarnos de la raya porque sino se nos convertirá en mantequilla. Sabremos cuando el frosting de queso está listo si cogemos una cucharada de relleno y al darle la vuelta a la cuchara se mantiene intacto sin caer. 

Montaje:

  1. Ahora que tenemos el bizcocho frío y el relleno preparado vamos a comenzar a darle forma a la tarta. Si hemos hecho el bizcocho en molde, con un cuchillo de sierra lo dividiremos en tres capas iguales del mismo grosor. Si por el contrario hemos obtenido varias planchas de bizcocho vamos a recortar la silueta del numero en cada una de ellas con ayuda de la plantilla de papel. La posamos sobre cada plancha y vamos recortando poco a poco por la linea del contorno. 
  2. Ahora que tenemos todas las capas de bizcocho con su forma característica vamos a poner la primera sobre la base donde vayamos a servir la tarta. Este bizcocho no lo vamos a calar porque es bastante jugoso. Rellenamos la manga pastelera con un poco de relleno  y lo extendemos sobre la primera capa de bizcocho. Colocamos otra capa y volvemos a repetir la operación con cada una de ellas. Hemos de calcular un poco a ojo cada porción de relleno de manera que nos de para cubrir todas las capas y para rellenar lo laterales. 
  3. En el momento en que tenemos todas las capas de bizcocho con su relleno (en la última también cubrimos la superficie con un poco de frosting) vamos a utilizar el sobrante para cubrir los laterales y con un cuchillo o sable ir alisándolos de manera que queden rectos.

Ornamentación:

  1. Una vez que tenemos la tarta definida podemos ornamentarla por la superficie con lo que mas nos apetezca. En mi caso utilicé unas pocas de fresas, barritas de kinder bueno, galletas oreo y de limón y fideos de chocolate. La decoración siempre va al gusto de cada uno y a veces de lo que tengamos a mano por casa. Espero que os haya sido útil la receta y que os lancéis con vuestra tarta número particular.

 

CON THERMOMIX

A la hora de elaborar esta tarta utilizaremos la thermomix para hacer la masa de bizcocho y para obtener el frosting de queso. A partir de ahí haremos el montaje como he descrito anteriormente en la manera tradicional. 

Para el bizcocho:

  1. En primer lugar precalentamos el horno a 180º con calor por arriba y por abajo.
  2. Introducimos los huevos y el azúcar en la thermo y programamos 6 minutos a 37º en velocidad 5.
  3. Agregamos el aceite de girasol y la leche y mezclamos 20 segundos en velocidad 4.
  4. Añadimos el cacao, la harina, la levadura y la sal y mezclamos 1 minuto en velocidad 4. 
  5. Ahora tenemos dos opciones, elaborar el bizcocho en un molde numero o bien hacer varias planchas de bizcocho si vamos a darle forma con una plantilla de papel. Si optamos por usar un molde lo engrasamos un poco con aceite, agregamos toda la mezcla dentro y lo llevamos al  horno una hora mínimo. Pincharemos a partir de ahí con un cuchillo hasta que éste nos salga limpio. Sacamos el bizcocho, dejamos que enfríe y lo desmoldamos. 
  6. Si optamos por realizar varias capas de bizcocho, cogemos una manga pastelera y boquilla redonda pequeña. La rellenamos de masa y vamos haciendo las planchas sobre papel de horno en la bandeja. Horneamos cada una sobre 15 minutos aproximadamente, hasta que veamos que el bizcocho está listo. Con esta cantidad de masa podremos obtener tres o cuatro capas. Una vez que las hemos horneado todas dejamos que enfríen y nos ponemos con el relleno de frosting de queso. 

Para el relleno:

  1. Introducimos en la thermomix toda la nata de montar, el queso Mascarpone y el azúcar glass. Si tenemos azúcar normal lo molemos unos minutos antes de hacer el relleno para que la thermomix no esta caliente. Colocamos la mariposa (recomiendo haberla metido previamente una hora antes en el congelador para que así nos ayude a montar mas facilmente).
  2. Mezclamos a velocidad 3 y medio sin un tiempo definido. Debemos ir mirando cada poco como va la mezcla hasta que este bien montada. Es importante no pasarse de la raya porque sino se nos podría convertir en mantequilla. Sabremos cuando el frosting está listo si cogemos una cucharada y le damos la vuelta. Si el relleno se mantiene intacto y no cae ya está para utilizarlo. 

Montaje:

  1. Ahora que tenemos el bizcocho frío y el relleno preparado vamos a comenzar a darle forma a la tarta. Si hemos hecho el bizcocho en molde, con un cuchillo de sierra lo dividiremos en tres capas iguales del mismo grosor. Si por el contrario hemos obtenido varias planchas de bizcocho vamos a recortar la silueta del numero en cada una de ellas con ayuda de la plantilla de papel. La posamos sobre cada plancha y vamos recortando poco a poco por la linea del contorno. 
  2. Ahora que tenemos todas las capas de bizcocho con su forma característica vamos a poner la primera sobre la base donde vayamos a servir la tarta. Este bizcocho no lo vamos a calar porque es bastante jugoso. Rellenamos la manga pastelera con un poco de relleno  y lo extendemos sobre la primera capa de bizcocho. Colocamos otra capa y volvemos a repetir la operación con cada una de ellas. Hemos de calcular un poco a ojo cada porción de relleno de manera que nos de para cubrir todas las capas y para rellenar lo laterales. 
  3. En el momento en que tenemos todas las capas de bizcocho con su relleno (en la última también cubrimos la superficie con un poco de frosting) vamos a utilizar el sobrante para cubrir los laterales y con un cuchillo o sable ir alisándolos de manera que queden rectos.

Ornamentación:

  1. Una vez que tenemos la tarta definida podemos ornamentarla por la superficie con lo que mas nos apetezca. En mi caso utilicé unas pocas de fresas, barritas de kinder bueno, galletas oreo y de limón y fideos de chocolate. La decoración siempre va al gusto de cada uno y a veces de lo que tengamos a mano por casa. Espero que os haya gustado la receta y que os animeis a probar con vuestra propia tarta personalizada, ya sea de letra o de número. 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/

TORTITAS

TORTITAS

 

 

Tortitas, menudos recuerdos me traen… Hace unos cuantos años atrás, allá por la época de Maria Castaña, trabajaba en la cafetería de uno de los centros comerciales de mi ciudad como camarera. Me acuerdo que teníamos una amplia carta de postres para dar los menús a medio día y una gran variedad para los desayunos y meriendas.

Cuando me tocaba en el turno comer allí, al postre siempre me lanzaba a por la tarta de la abuela (la verdad es que la cocinera que teníamos era brutal, ella me enseño a hacerla). Cuando estaba de tardes y me tocaba merendar muchas veces entraba en la cocina, me quedaba tonta mirando como la ayudante de la tarde hacia las tortitas, me marchaba con una para una mesa , soltaba medio kilo de sirope de chocolate y medio de nata por encima y me ponía las botas hasta reventar con mi colacadito (tenía que coger fuerzas para terminar la dura jornada,esa era mi escusa…). 

En resumen (adoro el dulce como os habéis dado cuenta),  siempre suelo asociar alguno de ellos con momentos determinados. Tengo la pena de que no tengo la receta exacta que hacían por aquel entonces allí, pero  hace un tiempo, merendando en casa de unos amigos que son muy cocinillas, nos sorprendieron con unas muy ricas, apunté la receta que utilizaron y me dije que en cuanto pudiera la subía al blog. Esta semana me puse a ello y aquí podéis ver una muestra, no tiene desperdicio.

La tortita en si, que también se la conoce como“panqueque´´  en America latina (por si lo veis en otras recetas)  o “pancake´´ o “hotcake´´ en Inglés, es tá elaborada a partir de una masa parecida a la de  los frixuelos. Se diferencian en el diámetro (los frixuelos se hacen con uno de 16 cm y las tortitas con uno de 10 cm aproximadamente), en las tortitas se utiliza levadura para que engorden mientras que en los frixuelos no se les hecha, y se hacen con un poco mas de fuego (intermedio). Por lo demás puede variar algún ingrediente pero son muy comunes todos en ambas recetas. Si os apetece probarlas aquí os dejo la elaboración para que experimentéis en vuestras casas de forma muy sencilla. 

 

 

INGREDIENTES

Para doce unidades:

  • 4 huevos.
  • 370 ml de leche entera.
  • 320 g de harina de trigo. 
  • 60 g de azúcar.
  • 100 ml de aceite de girasol.
  • 1 pizca de sal.
  • Esencia de vainilla (opcional).
  • 2 sobres de levadura química. 
  • Ornamentación: sirope, miel, nata, mermelada…

 

DE FORMA TRADICIONAL

¿Que podemos decir de esta suculenta elaboración? Pues que no tiene ninguna ciencia, truco ni nada a tener en cuenta a la hora de maniobrar. Si alguna vez habéis hecho frixuelos, es muy parecido, solo hay que mezclar los ingredientes y a la sartén. 

ELABORACION

  1. Cogemos un bol grande, introducimos todos los ingredientes y con la ayuda de la batidora batimos enérgicamente hasta mezclar bien y que quede una masa semilíquida homogénea.
  2. Llevamos la mezcla media hora al refrigerador.
  3. Una vez reposada la masa cogemos una sartén de tamaño mediano (o del tamaño que le queráis dar a las tortitas ) y la untamos con un una pizca de aceite, con una cucharita o con una brocha.
  4. Prendemos el fuego a temperatura intermedia y cuando esté caliente, vertemos medio cazo aproximadamente de masa (unas tres o cuatro cucharadas) y la extendemos por toda la sartén.
  5. En cuestión de segundos vamos a ver como se forman unas burbujitas sobre la masa. Cuando haya una cantidad considerable de burbujas  ya podemos ir dándole la vuelta con la ayuda de una espumadera y dorándolas por el otro lado. Se hacen bastante rápido. Repetimos el proceso hasta terminar toda la masa y obtener un buen platado de tortitas. 
  6. Como más ricas están son recién hechas, pero si se nos han enfriado, a la hora de comerlas recomiendo calentarlas unos segundos en el micro. Cuando las emplatemos para servir podemos acompañarlas de nata , sirope, miel, mermelada, lo que mas nos apetezca…

 

CON  THERMOMIX

En tan solo un sencillo paso vamos a obtener la masa de las tortitas. Le damos un ligero reposo en la nevera posteriormente y al lió con la sartén, una detrás de otra y enseguida tenemos un plato curioso para hincarle el diente. 

ELABORACION

  1. Introducimos todos los ingredientes en la thermomix y programamos un minuto a velocidad progresiva 5-10 hasta obtener una masa homogénea semilíquida. 
  2. Pasamos la masa a un bol y dejamos que repose media hora en el refrigerador. 
  3. Pasado el tiempo de reposo nos hacemos con una sartén del tamaño que le queramos dar a las tortitas. Untamos un poco de aceite con una brocha o cucharita y prendemos el fuego a temperatura intermedia.
  4. Cogemos un cazo y extendemos la mitad de su capacidad (tres o cuatro cucharadas, para una tortita del tamaño que hoy es presento) por la sartén de manera que quede toda cubierta.  Dejamos que se haga unos segundos y cuando empiecen a formarse una buena cantidad de burbujas en la masa ya le podemos dar la vuelta para dorarla por el otro lado. Sacamos la tortita y repetimos el proceso con el resto de la masa hasta terminarla. 
  5. Se hacen muy rápidamente. Recomiendo comerlas recién hechas porque están calentitas , pero si a la hora de catarlas están frías les podemos dar un golpe de calor en el microondas. Están muy ricas acompañadas con nata, sirope de chocolate, miel, mermeladas…

Si os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

MANTECADO DE PASCUA

MANTECADO DE PASCUA

 

 

Ahora que estamos en plena semana santa (y que de momento nos mantenemos confinados por la pandemia del Coronavirus) os traigo otra recetilla para entretenernos un poco durante estos días y disfrutar a la vez del sabor delicioso de  este tremendo mantecado.

Esta receta en particular, es la tradicional receta del mantecado de Avilés, de aquí de Asturias. Por lo que he leído se viene haciendo desde finales del siglo XVII, cuando se descubrió un dulce que podía viajar con los veleros que hacían las Américas aguantando varios días sin estropearse. Poco a poco se fue haciendo tradicional y la repostería Avilesina le dio forma y lo adornó con un baño de glaseado convirtiéndolo en todo un referente regional. 

El mantecado se puede hacer de forma individual, como es el ejemplo que hoy os traigo, o bien elaborar el diseño  característico que en Avilés le dan en semana santa. Por estas fechas los padrinos  y madrinas le regalan a sus ahijados, el domingo concretamente,  el “bollo de pascua´´. Este bollo está formado por tres mantecados, elaborados en unos moldes con forma de estrella y superpuestos unos sobre otros. Suelen llevar un baño de glaseado por encima  y una amplia decoración al gusto de cada uno, elementos de chocolate y figuritas de pascua principalmente… Si alguna vez vais hasta Avilés por estas fechas podéis contemplar estos manjares por todos los escaparates de las pastelerías que la ciudad os ofrece, es todo un espectáculo visual.  

Antes de comenzar con la receta, tengo que dejar un apunte que me dio una de mis cuñadas que fue la que me la pasó. El mantecado original es así tal cual, con solo cuatro ingredientes, mantequilla, harina , huevos y azúcar. No hay que añadirle nada de levadura (en algunas recetas la hemos visto agregada), ni aromas extras ni nada. La tradicional de la comarca de Avilés es así tal cual, si lleva algo más  ya sería una variante. Dicho esto os dejo con los pasos a seguir. Espero que os guste. 

 

 

INGREDIENTES

Las cantidades son idoneas para  rellenar un molde de plum cake.

Para el mantecado:

  • 300 g de harina de trigo.
  • 300g de mantequilla.
  • 300g de azúcar.
  • 300 g de huevo (6 unidades aproximadamente).

Para el glaseado:

  • 230 g de azúcar glass (normal para la thermomix).
  • 1 clara de huevo. 

Para la decoración:

  • Figuritas de chocolate de pascua.
  • Huevos de chocolate.
  • Lacasitos, emanens, fideos, bolas de chocolate de colores…

 

DE FORMA TRADICIONAL

A la hora de elaborar el mantecado es importante tener en cuenta un par de detalles. El primero es que es imprescindible insistir con el batido previo. El otro aspecto, es que la mantequilla debe estar en pomada, a temperatura ambiente. Hay que sacarla de la nevera el día antes. Dicho esto, es imposible que siguiendo estas pautas no os quede un mantecado de primera. 

ELABORACION

  1. En un bol introducimos el azúcar y los huevos y batimos enérgicamente unos diez , quince minutos, hasta que obtengamos una mezcla clarita  que haya aumentado su volumen. 
  2. Añadimos la mantequilla en dados y batimos hasta que quede bien integrada y obtengamos una mezcla homogénea. 
  3. Agregamos la harina y batimos. Al final del todo podemos ayudarnos de una varilla e ir mezclándola manualmente con movimientos envolventes hasta que quede bien integrada. 
  4. Precalentamos el horno a 180º con calor por arriba y por abajo  y añadimos la masa a un molde previamente engrasado con aceite. 
  5. Una vez que el horno está caliente, introducimos el mantecado en la segunda rejilla empezando por abajo durante 50 minutos (es imprescindible no abrir el horno en ningún momento).
  6. Pasado el tiempo de horneado sacamos el mantecado, esperamos que enfríe unos minutos y lo desmoldamos. 
  7. Ahora que tenemos la masa lista vamos a darle un baño de glaseado. Para ello introducimos el azúcar glass junto con la clara de huevo en un bol y lo mezclamos bien con la batidora. Si queda muy denso se puede añadir una pizca de agua y batir de nuevo. Bañamos el mantecado por encima.
  8. Por último, solo nos queda añadir la decoración si queremos orientarlo como un dulce de pascua. Aquí cada uno ya la hace como mas le gusta o según los elementos decorativos de los que disponga. Lo que suele ser característico es emplear elementos de chocolate , sobre todo figuritas de Pascua. 

CON THERMOMIX

Con la ayuda de la thermomix nos vamos a ahorrar bastante mano de obra, ya que el batido que es muy importante, lleva su tiempo, y en estos pasos la maquina maniobra por nosotros. Así que si la escusa era no estar con la batidora quince minutos en la mano, ahora ya no hay escusa que valga. Manos a la obra y empezamos. 

ELABORACIÓN

  1. En primer lugar colocamos la mariposa en la thermomix. Agregamos los huevos y el azúcar y programamos 7 minutos a 37º en velocidad 3 1/2.
  2. Una vez pasado el tiempo volvemos a batir la mezcla otros 7 minutos en la misma velocidad, pero esta vez sin temperatura. 
  3. Agregamos la mantequilla en pomada (es muy importante que no esté de nevera) en dados y mezclamos 20 segundos en velocidad 2.
  4. Agregamos la harina y mezclamos 5 segundos en velocidad 3. Sacamos el vaso de la thermomix, retiramos la mariposa y con la ayuda de la lengua vamos mezclando un poco  a mano con movimientos envolventes hasta que termine de integrarse bien la harina. 
  5. Precalentamos el horno a 180º con calor por arriba y por abajo. Untamos de aceite el molde que vamos a utilizar. Las cantidades indicadas son perfectas para un molde de plum cake, pero podemos hacerlo en el que queramos. 
  6. Cuando el horno esté caliente introducimos el molde en la segunda rejilla empezando por abajo y dejamos que se haga durante 50 minutos sin abrir para nada el horno. 
  7. Pasado el tiempo de horneado sacamos el mantecado, dejamos que enfríe unos minutos y lo desmoldamos.
  8. Con la thermomix limpia, vamos a elaborar el glaseado para bañar el mantecado. Introducimos el azúcar normal y lo trituramos durante un minuto a velocidad progresiva 7-10 hasta convertirlo en lustre. Añadimos la clara de huevo y mezclamos  20 segundos a velocidad 6. Esparcimos la mezcla por encima del mantecado.
  9. Ahora ya solo nos quedaría la decoración si queremos convertirlo en un pequeño detalle para regalar a nuestros ahijados por semana santa. Suele ser típicas las figuritas de pascua, bolas de chocolate, fideos… lo que mas nos guste o de lo que dispongamos. Recomiendo adornar el mantecado cuando este frío del todo, puesto que se nos pueden derretir las figuritas y complementos si lo hacemos antes de tiempo (lo digo por experiencia).  

Si os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

 

ENSAIMADAS

ENSAIMADAS

 

 

Y mientras… seguimos en pleno confinamiento aquí en España, por la pandemia del Coronavirus. Desgraciadamente hay muchas bajas entre la población  y la cosa no parece mejorar de momento. Esperemos que dentro de poco se estanquen los positivos y las defunciones y la curva empiece a descender. La solución es muy fácil… hay que quedarse en casa, salir lo imprescindible y nada mas. Así evitaremos nuevos contagios y lograremos erradicar esta incipiente pesadilla. 

A muchas personas se les hace cuesta arriba pasar tantas horas sin salir de unos pocos metros cuadrados, pero hay que ser positivos, hay que buscar actividades para mantener la mente ocupada y evadirse un poco de todo este caos. Para ello, por ejemplo, este pequeño botón, una sencilla receta de repostería que puede mantenernos ocupados unos minutos al día, a la par que nos permite disfrutar de un buen desayuno o merienda  casero delicioso. 

La ensaimada es un producto de repostería muy tradicional de la Isla de Mallorca (personalmente tuve la oportunidad de viajar hace años allí de vacaciones y doy fé de que están buenísimas). Es una masa dulce fermentada y horneada que se suele espolvorear de azúcar glass y puede ir rellena o no. En Mallorca el relleno original es de cabello de Angel, pero hoy en día las solemos rellenar de mucha variedad de ingredientes, chocolate, nata , cremas… Sea de una forma u de otra esta claro que están muy ricas, así que si os apetece hincarle el diente a una, aquí os dejo una recetilla que me pasaron hace muchos años en la Escuela de Hostelería donde cursaba mis estudios y que he adaptado a la thermomix también. Espero que os guste. 

INGREDIENTES

6 Piezas de tamaño considerable

Para la masa madre:

  • 30 g de levadura fresca o 10 g de levadura de panaderia en polvo.
  • 130 ml de leche entera.
  • 150 g de harina de trigo. 

Para la 2º masa:

  • 100 ml de leche entera. 
  • 350 g de harina de trigo.
  • 50 g de manteca de cerdo.
  • 75 g de mantequilla.
  • 75 g de azúcar.
  • 3 huevos.
  • Sal.
  • Relleno opcional (virutas de chocolate).

DE FORMA TRADICIONAL

Vamos a elaborar estas ensaimadas de forma muy sencillita. Lo que si recomiendo, como vamos a necesitar darle a la masa dos reposos, es comenzar la receta un día por la tarde y dejar que las piezas suban durante  toda la noche, horneandolas al día siguiente por la mañana. Se puede hacer en el mismo día, pero de esta manera el levado será mucho mejor. 

ELABORACIÓN

Primera masa (masa madre).

  1. Hacemos un mini volcan en la mesa con los 150 g de harina. 
  2. En el centro del volcán añadimos la levadura disuelta en la leche templada.  Mezclamos los tres ingredientes bien hasta conseguir una masa bastante blanda. 
  3. Le damos forma de bola a la masa y la introducimos en un vaso con agua unos diez minutos hasta que veamos que  empieza a flotar.  Mientras, ya podemos ponernos con la segunda masa. 

Segunda masa.

  1. De nuevo hacemos un volcán con la harina que hemos anotado arriba para esta masa. En el centro añadimos una pizca de sal, la mantequilla, el azúcar, la leche y los huevos. 
  2. Trabajamos la masa unificándola y amasándola unos diez minutos. Después agregamos como si fuera otro ingrediente más la masa madre (recudiendola un poco del agua) y seguimos trabajándola con energía y rapidez para lograr una buena elasticidad unos quince minutos. Tenemos que obtener una masa muy gomosa. 
  3. Una vez que tenemos la masa lista hacemos una bola con ella , la llevamos a un bol enharinada, tapamos el bol  con un paño y dejamos que doble su volumen un par de horas mínimo. 

Montaje de las piezas.

  1. Cuando la masa haya  doblado su volumen ya podemos comenzar a darle forma a las  ensaimadas . Para ello cortamos la masa en 6 porciones mas o menos parecidas. 
  2. Con una brocha vamos a untar de aceite de oliva la superficie donde vamos a trabajar y así mismo el rodillo de cocina  por todos lados. Cogemos una porción y la extendemos con el rodillo en forma rectangular, de manera que el largo aproximadamente sea de unos 30 cm. Vamos a dejar el grosor más fino posible.
  3. Una vez bien extendida derretimos la manteca de cerdo en el microondas y con la brocha pintamos la masa por encima con ella. En este punto, si nos apetece, podemos rellenarla. En mi caso utilice pepitas de chocolate,  pero podéis usar cualquier fruto seco… simplemente extendiendo el relleno por encima. 
  4. Ahora que tenemos la masa lista vamos a ir enrollándola poco a poco como si hiciésemos un cigarrillo alargado. Una vez enrollada procedemos a envolverla en forma de espiral. Si hemos rellenado la masa dará para pocas vueltas al estar un poquito mas gordo el cigarro. Si no va rellena, dará para mas vueltas.
  5. Repetimos el proceso desde el principio con cada porción de masa hasta obtener seis piezas. 
  6. Si ya las tenemos preparadas cogemos  tres laminas de papel de horno y colocamos un par de piezas en cada una de ellas. A partir de aquí les daremos  el segundo reposo. Yo las dejaría toda una noche para que leven correctamente dentro del horno.
  7. En el momento que tengamos las piezas bien levadas podemos proceder a hornearlas. Las introduciremos de dos en dos en el horno. Untamos con agua las piezas con la ayuda de la brocha y las horneamos a 180º con calor por arriba y por abajo unos 12-15 minutos, hasta que las veamos doradas. Las sacamos del horno y espolvoreamos un poco de azúcar glass por encima.  Ya tenemos de esta manera listas nuestras ensaimadas caseras. 

CON THERMOMIX

Utilizaremos la thermomix para elaborar las dos masas, la masa madre y la segunda masa. A partir de ahí el proceso será todo manual. Como dije anteriormente recomiendo empezar la receta un día por la tarde para que las piezas puedan reposar una noche entera. De esta manera, las hornearíamos por la mañana. 

ELABORACION

Masa madre

  1. Introducimos en la thermomix la leche y la levadura 4 segundos en velocidad 8. Agregamos la harina y amasamos un minuto en velocidad espiga. Si la masa esta muy pegajosa añadimos una pizca de harina más  y mezclamos. La sacamos sobre una mesa y hacemos una bola con ella. 
  2. Introducimos la bola dentro de un vaso con agua y la dejamos diez minutos dentro hasta que veamos que la masa este flotando en la superficie. Mientras, nos ponemos con la segunda masa.

Segunda masa.

  1. Sin lavar el vaso de la thermomix vamos a introducir dentro la leche, los huevos, la mantequilla,el azúcar, la masa madre (recudida), la harina y la sal. Mezclamos todo 30 segundos en velocidad 6 y después amasamos 10 minutos en posición espiga. 
  2. Sacamos la masa del vaso y hacemos una bola con ella. Le enharinamos y la introducimos en un bol grande. Tapamos el bol con un paño  y dejamos que repose un par de horas hasta que doble su tamaño. 

Montaje de las piezas.

El montaje es exactamente igual que como he descrito en la forma tradicional, por ello haré un copia y pega de los pasos a seguir. 

  1. Una vez que la masa ha doblado su volumen ya podemos comenzar a darle forma a las  ensaimadas . Para ello cortamos la masa en 6 porciones mas o menos parecidas. 
  2. Con una brocha vamos a untar de aceite de oliva la superficie donde vamos a trabajar y así mismo el rodillo de cocina  por todos lados. Cogemos una porción y la extendemos con el rodillo en forma rectangular, de manera que el largo aproximadamente sea de unos 30 cm. Vamos a dejar el grosor más fino posible.
  3. Una vez bien extendida derretimos la manteca de cerdo en el microondas y con la brocha pintamos la masa por encima con ella. En este punto, si nos apetece, podemos rellenarla. En mi caso utilice pepitas de chocolate,  pero podéis usar cualquier fruto seco… simplemente extendiendo el relleno por encima. 
  4. Ahora que tenemos la masa lista vamos a ir enrollándola poco a poco como si hiciésemos un cigarrillo alargado. Una vez enrollada procedemos a envolverla en forma de espiral. Si hemos rellenado la masa dará para pocas vueltas al estar un poquito mas gordo el cigarro. Si no va rellena, dará para mas vueltas.
  5. Repetimos el proceso desde el principio con cada porción de masa hasta obtener seis piezas. 
  6. Si ya las tenemos preparadas cogemos  tres laminas de papel de horno y colocamos un par de piezas en cada una de ellas. A partir de aquí les daremos  el segundo reposo. Yo las dejaría toda una noche para que leven correctamente dentro del horno.
  7. En el momento que tengamos las piezas bien levadas podemos proceder a hornearlas. Las introduciremos de dos en dos en el horno. Untamos con agua las piezas con la ayuda de la brocha y las horneamos a 180º con calor por arriba y por abajo unos 12-15 minutos, hasta que las veamos doradas. Las sacamos del horno y espolvoreamos un poco de azúcar glass por encima. Ya tenemos listo un buen desayuno o merienda para relamerse. 

Si os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

 

 

 

MAGDALENAS DE CHOCOLATE

MAGDALENAS DE  CHOCOLATE

 

 

Corren tiempos difíciles. Hoy sábado 21 de marzo del 2020 estoy escribiendo esta receta bajo unas condiciones poco habituales. España esta bajo el yugo de una pandemia mundial, “el Coronavirus´´ , que obliga a hacer cuarentena en casa a toda la población.

Algunos salimos a trabajar (no voy a entrar en el debate de si esta bien o no esta decisión del Estado) y tomamos un poco el aire, pero los que no salen de casa mas que para hacer la compra y otros quehaceres indispensables lo justo y necesario (que es lo ideal para frenar esta crisis), probablemente estos días mas que nunca esta recetilla pueda contribuir a que  puedan mantenerse en activo y con la mente ocupada durante un rato mientras pasamos este duro periodo. 

Esperemos que dentro de unos meses cualquiera lea esta receta y pueda respirar tranquila pensando que todo este confinamiento ya pasó y volvimos a la normalidad. Mientras tanto, dado que ahora tenemos mucho tiempo para innovar en la cocina y todo aquel que no repostee a menudo a lo mejor tenga ganas de iniciarse os traigo una propuesta que a todos nos gusta mucho, las magdalenas caseras. Esta vez el sabor principal es el chocolate. 

Estas magdalenas son muy sencilllitas de hacer, y si tenemos peques en casa son ideales para despertar su curiosidad, para que pasen un rato entretenido colaborando y se sumerjan en este mundillo tan dulce. Es un buen momento para que padres e hijos hagan actividades  y se lo pasen pipa creando juntos.

Si os apetece meterle un poco de mano al chocolate vamos a por la receta. ¡Menudo atracón nos vamos a meter!

 

INGREDIENTES

Para unas 30 unidades:

  • 300 g de harina de trigo.
  • 300 g de azúcar.
  • 300 g de cacao en polvo para hacer a la taza.
  • 200 ml de aceite de girasol.
  • 200 ml de leche entera.
  • 6 huevos.
  • 1 sobre y medio de levadura en polvo (tipo Royal).
  • Ralladura de limón.
  • Una tableta de chocolate negro 75% cacao (opcional).

 

 

DE FORMA TRADICIONAL

Elaborar esta receta de magdalenas es muy entretenido a la par que sencillo. Si tenemos los ingredientes y la batidora a punto os voy a explicar como hacerlas en un abrir y cerrar de ojos. ¿Habéis escogido ya unas capsulas  o moldes chulos para presentarlas? Pues allá vamos…

ELABORACION

  1. Cogemos un bol en primer lugar e introducimos dentro el azúcar junto con los huevos. Con la ayuda de la batidora vamos a batir bien todo hasta conseguir que aumente su volumen y quede una mezcla blanquecina. Hay que insistir con el batido, es clave para la receta. 
  2. Añadimos la leche, el aceite y la ralladura de un limón y volvemos a batir de nuevo hasta que quede todo bien unificado.
  3. Agregamos la harina, el cacao en polvo y el sobre y medio de levadura y batimos una vez mas hasta  conseguir una mezcla homogénea. 
  4. Ahora que tenemos la masa vamos a rellenar los moldes. Para ello cogemos una cuchara y vamos rellenando con ella dos tercios de la capacidad de cada  molde (incluso un pelín más si queremos). Si nos apetece hacer la magdalena  con un poco de relleno de chocolate antes de completar el molde añadimos hacia la mitad un par de onzas  para darle un toque sorpresa por dentro.
  5. Llevamos los moldes rellenos en la bandeja una hora a reposar a la nevera. De esta manera al introducirlos luego en el horno el contraste de frió y calor ayudará a que suban hacia arriba. 
  6. Una vez reposada la masa precalentamos el horno a 200º con calor por arriba y por abajo. Cuando esté caliente, dejamos solo el calor por abajo e introducimos la bandeja en la segunda rejilla del horno empezando por abajo. Dejamos que se horneen unos 15 minutos y después quitamos el calor por abajo y dejamos que se hagan con calor solamente por arriba unos 5 minutos mas. El tiempo es aproximado, depende del tamaño de los moldes, pero siempre se ve bien a ojo cuando están listas. 
  7. Sacamos las magdalenas del horno y dejamos que enfríen . De esta manera tan sencilla podemos preparar una merendola casera o un buen desayuno para empezar el día. 

 

CON THERMOMIX

Con thermomix elaborar estas magdalenas es pan comido. No hace falta que insistamos con el batido como hacemos a mano porque ella solita en minutos nos deja bien montados los huevos. Una vez que tenemos todos los ingredientes preparados y a Thermi (como la llamo yo) lista, procedemos.

ELABORACION

  1. En primer lugar colocamos la mariposa en la thermomix. Introducimos los huevos y el azúcar y programamos 6 minutos a 37º en velocidad 3.
  2. Agregamos la ralladura de un limón y programamos esta vez sin temperatura unos 6 minutos mas a velocidad 3.
  3. Añadimos la leche y el aceite y mezclamos 3 minutos en velocidad 2.
  4. Vertemos la harina, el cacao y la levadura y mezclamos 20 segundos a velocidad 6.
  5. Ahora que tenemos la masa vamos a distribuirla por las capsulas o moldes. Con la ayuda de una cuchara vamos a ir rellenando dos tercios de la capacidad de cada capsula (incluso un poquito mas si queremos).  Podemos hacerlas así o si nos apetece meterle un relleno extra de chocolate. Si las queremos rellenar introducimos hacia la mitad del relleno un par de onzas y cubrimos con mas masa para que queden tapadas. 
  6. Una vez rellenas vamos a llevarlas en la bandeja de horno una hora a la nevera. Esto lo hacemos porque luego al hornear el impacto del frió al calor favorece notablemente la subida de la masa. 
  7. Cuando hayan reposado precalentamos el horno a 200º con calor por arriba y por abajo. Introducimos la bandeja de magdalenas en la segunda rejilla empezando por abajo y dejamos que se horneen unos 15 minutos con calor solo por debajo. Una vez transcurridos quitamos el calor por debajo y ponemos el de arriba unos 5 minutos mas para que se dore el copete.  Sacamos las magdalenas y dejamos que enfríen. De esta manera  tenemos un rico dulce para el desayuno y la merienda, veréis que buenas están. 

Si os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

 

 

DULCE DE KIWI

DULCE DE KIWI

 

 

Cada vez que cae  por casa algo de fruta en cantidad y ya madurita siempre me hago la misma pregunta “¿Que puedo hacer esta vez con ella?´´. Solemos tener a menudo fruta de arboles de casa , a veces fruta nuestra, a veces fruta que nos trae algún familiar, vecino etc.  Normalmente suelo hacer mermeladas y repartir por la familia, pero de vez en cuando para variar busco algo diferente, similar en ingredientes pero en otro formato. 

En temporada de membrillos, este año pasado, los utilicé para elaborar dulce casero, para mi gusto  ideal siempre que lo acompañemos de algún queso que nos guste (en mi caso el cabrales). En temporada de higos, a parte de hacer mermelada y utilizarlos como ingrediente secundario para alguna receta  (por ejemplo para añadir a la pizza casera), también me lancé a hacer dulce con el y quedó muy sabroso. Ahora que han llegado a mis manos una buena cantidad de kiwis me entro la cosa de hacer dulce también con ellos.

Busqué a ver si había alguna receta para echarle un ojo y no encontré ninguna, si para venderlo, pero no como elaborarlo. Así que me dije “bueno, el kiwi es una fruta muy dulce, igual que el higo, así que si con higo se puede, con kiwi también, rebajando un poco de azúcar y buscando una buena manera de componerlo lo lograré´´.

Tenía dudas de como espesarlo para darle la forma, dado que la gelatina animal en determinadas frutas como los cítricos y el kiwi no consigue el efecto deseado debido a una enzima de estas frutas que rompen con el proceso. Entonces me informé bien y vi que con el agar agar, que es una gelatina vegetal el kiwi no se me resistiría. Al igual que me sirvió con el higo me serviría esta vez. Manos a la obra me dispuse a elaborar basándome en el dulce de higo que había hecho anteriormente y el resultado ha sido esplendido.  Si tenéis kiwis maduritos y no sabéis que hacer con ellos, esta es una buena opción. 

 

INGREDIENTES

  • 1.200 g de kiwi (sin piel).
  • 500 g de azúcar.
  • 6 g de agar agar.
  • 1 limón. 

 

DE FORMA TRADICIONAL

Vamos a elaborar este dulce de forma muy sencilla. Como vais a ver solo se trata de juntar ingredientes y llevarlos a ebullición. El quid de la cuestión solamente va a ser pillar el punto en el que debemos retirar del fuego la mezcla de manera que cuando enfríe espese correctamente. Haremos hincapié en ello para que salga perfecto a la primera. 

ELABORACIÓN

  1. Comenzamos pelando los kiwis e introduciendolos dentro de un bol partidos en pedazos hasta obtener la cantidad indicada. 
  2. Agregamos el azúcar y el limón (este debe estar pelado y sin pepitas). Con la ayuda de una batidora trituramos y mezclamos los ingredientes hasta reducirlos. 
  3. Llevamos la mezcla en una pota a ebullición a fuego intermedio. Dejamos que cueza durante una hora aproximadamente revolviendo de vez en cuando y después añadimos el agar agar. A partir de aquí la vigilaremos hasta encontrar el punto óptimo en el que debemos retirarla del fuego. 
  4. Sabremos cuando está listo introduciendo una cuchara en la pota y cogiendo una muestra. La extendemos sobre un plato frío y esperamos a ver como se transforma. Si se empieza a endurecer y queda como gelatina en cuestión de segundos estará listo, sino lo dejamos más tiempo hasta que probando resulte de ese modo. En el momento que consideremos que está perfecto introducimos la mezcla en un molde de silicona, tupperware o el envase que mas nos guste.
  5. Al día siguiente ya podemos desmoldar el dulce. Quedará una pieza muy vistosa y suculenta. Esta muy buena si la untamos en rebanadas con algo de mantequilla o queso crema para desayunar, o cortada en dados junto con un poco de queso cabrales como tentempié en cualquier comida o cena. De un modo u otro , acompañado o en solitario os va a encantar. 

 

CON THERMOMIX

Con la ayuda de la thermo hacer este dulce es pan comido. Solo tenemos que introducir ingredientes y programar la maquina. No tenemos que estar pendientes de remover ni de vigilar cual es el punto óptimo. Con los tiempos y temperatura adecuada saldrá una pieza firme . 

ELABORACIÓN

  1. En primer lugar pelamos todos los kiwis y vamos introduciéndolos en la thermo con la pesa puesta hasta obtener la cantidad arriba indicada. Agregamos posteriormente el azúcar y el limón (este último pelado, sin pepitas y en trozos). Trituramos todo 15 segundos en velocidad 8.
  2. Programamos la thermo 45 minutos en posición varoma y velocidad 3 1/2. En este paso quitamos el cubilete y colocamos el cestillo encima para favorecer la evaporación.
  3. Una vez transcurrido el tiempo añadimos el agar agar y volvemos a programar otros 10 minutos en posición varoma y velocidad 3 1/2. Después volcamos la mezcla sobre el molde que hayamos escogido y dejamos que enfríe hasta el día siguiente. 
  4. Una vez que haya espesado ya podemos desmoldarlo y disfrutarlo a nuestro gusto. Es un dulce ideal para cualquier desayuno o tentempié, si lo acompañamos de un queso rico tiene el éxito asegurado. 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/