POLVORONES DE NUEZ

 

¿Sabéis porque a los polvorones los llamamos así? Pues la respuesta es muy sencilla, porque al comer uno de estos dulces se nos deshace en la boca igual que si fuera polvo. ¿Qué curioso verdad? Siempre los hemos llamado de ese modo y nunca he relacionado conceptos. Lo único en lo que pienso cuando escucho la palabra polvorón es en la Navidad, en las fiestas señaladas que requieren de algún aperitivo o postre tal como este. ¿Y de que está compuesto el polvorón?

Si consultamos cualquier diccionario, tal como la Wikipedia, nos lo va a definir como una torta pequeña , compuesta por harina, manteca y azúcar principalmente, cocida al horno y que al comerla se nos deshace en la boca como si fuese polvo. Ahora bien, esta es una definición muy básica. ¿Y eso por qué? Pues porque si nos centramos en los ingredientes podría haber muchas variantes. Por ejemplo tenemos los polvorones de canela, de limón, de chocolate, de avellana, un largo etc. y cada uno lleva sus componentes. Eso sí, la forma de elaborarlos siempre es muy similar.

Si queremos crear polvorones de la nada es muy sencillo, basta con tener los ingredientes necesarios. Preparamos la masa, la dejamos enfriar un poco en nevera, la extendemos con el rodillo  y luego vamos a lo mas divertido, a jugar con el corta-pastas. Este paso es una actividad en la que pueden intervenir los mas peques de la casa, pues no deja de ser una manualidad de las que mas les gustan, sustituyendo la plastilina por la masa de polvorón. Una vez recortadas las piezas las horneamos unos minutos y ya tenemos estos dulces listos para sorprender.

Esta navidad os traigo una receta de polvorones de nueces. Tenéis mas variedad en la web, en la que se encuentran también los polvorones de canela y los de avellana. Posteriormente iré añadiendo mas. Poco a poco espero que el índice de recetas navideñas vaya creciendo y que al menos alguna cumpla alguna de vuestras expectativas en los motores de búsqueda cuando queréis hacer algún tipo de postre por estas fechas. Si tenéis mucho excedente de nuez o simplemente os gustan mucho con un poco de chocolate que he añadido a la masa veréis que el resultado va a ser de lo mas óptimo. No os entretengo mas y os animo a seguir leyendo.

 

INGREDIENTES

(Para 15-20 piezas de polvorón).

  • 500 g de harina de trigo.
  • 250 g de nueces peladas.
  • 220 de azúcar glass (normal para la thermomix).
  • 40 g de cacao.
  • 190 g de manteca de cerdo.
  • 60 ml de aceite de oliva.
  • Canela molida.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Vamos a elaborar la masa de los polvorones y luego a darles forma de la manera mas sencilla. Lo único que debemos de tener en cuenta es que la manteca de cerdo debe de estar a temperatura ambiente y tanto la harina como las nueces debemos tostarlas y utilizarlas una vez que hayan enfriado. Dicho esto ahí van todos los pasos al detalle.

 

ELABORACION

  1. En primer lugar vamos a tostar la harina . Para ello precalentamos el horno a 200º. Extendemos toda la harina por la bandeja del horno y la horneamos durante 30 minutos revolviéndola un poco de vez en cuando. Pasado este tiempo la retiramos de la bandeja y dejamos que enfríe.
  2. Ahora vamos a tostar las nueces. Bajamos el horno a 180º y extendemos todas las nueces por la bandeja. Horneamos solamente durante diez minutos ya que tuestan muy deprisa. Pasados los 10 minutos retiramos las nueces y dejamos que enfríen.
  3. Sobre la mesa donde vamos a trabajar vertemos la harina, el cacao, la manteca de cerdo (a temperatura ambiente) y el aceite y con las manos vamos mezclando todo hasta unificarlo bien.
  4. Trituramos las nueces con un molinillo o robot de cocina y las añadimos a la mezcla junto con el azúcar glass y la canela. Con las manos seguimos integrando todos los ingredientes hasta obtener una masa redonda, pringosa, pero no en exceso. Formamos una bola con la ayuda extra de un poco de harina, la enfilmamos y la llevamos una hora a la nevera.
  5. Pasada la hora (la masa ya habrá endurecido lo suficiente),  espolvoreamos un poco de harina sobre la superficie de la mesa y con el rodillo vamos a ir extendiéndola al grosor que mas nos apetezca (unos 2 cm estará bien). Cogemos el corta-pastas que hayamos escogido y vamos calcándolo sobre la masa y creando piezas de polvorón. Las iremos extendiendo con delicadeza sobre la bandeja de horno forrada con el papel adecuado sin necesidad de dejar separación entre ellas, ya que el tamaño no se va a modificar.
  6. Horneamos los polvorones a 180º durante 15 minutos y posteriormente los dejamos enfriar sin manipularlos. Una vez que estén fríos podemos espolvorearlos con un poco de azúcar glass por encima y moverlos al emplazamiento donde los vamos a colocar. Si los queremos mantener durante días intactos podemos guardarlos en las típicas cajas de las pastas o envases de cierre hermético. De esta manera ya tenemos listos nuestros propios polvorones de nueces para disfrutar durante la navidad.

 

CON THERMOMIX

 

Con la ayuda de la thermo vamos a obtener de manera rápida la masa de los polvorones. Después dejamos que repose un poco en nevera y nos ponemos a la tarea con el corta-pastas. Esta receta apenas lleva tiempo de elaboración y el resultado no os va a defraudar.

 

ELABORACION

  1. Antes de comenzar con la elaboración de la masa debemos de tener tanto la harina como las nueces tostadas. Para ello en primer lugar vamos a tostar la harina con la ayuda de la thermo. La introducimos dentro y programamos 30 minutos a 100º en velocidad 4. Una vez tostada la reservamos y dejamos que enfríe.
  2. Calentamos el horno a 180º y tostamos las nueces unos 10 minutos. Una vez fuera del horno dejamos que enfríen por completo.
  3. Cuando la harina y las nueces esten frías comenzamos a elaborar la masa. Introducimos en la thermo el azúcar y la trituramos 30 segundos en velocidad progresiva 6-10 hasta convertirlo en glass.
  4. Agregamos las nueces y trituramos 30 segundos en velocidad 6.
  5. Añadimos la manteca (a temperatura ambiente), el aceite y la canela y mezclamos 10 segundos en velocidad 5.
  6. Incorporamos la harina y el cacao en polvo y le damos varios golpes de turbo hasta que la masa mezcle bien. Nos ayudamos de la lengua para bajar los restos de los laterales y que todo quede incorporado. Sacamos la masa sobre la mesa y con las manos acabamos de integrarla y hacemos una bola con ella ayudándonos con un poco de harina si está demasiado pringosa. La enfilmamos y la llevamos una hora a la nevera.
  7. Una vez que la masa ha enfriado lo suficiente enharinamos la mesa de trabajo y la extendemos con el rodillo al grosor deseado (sobre 2 cm esta bien). Cogemos un corta-pastas y recortamos las piezas de polvorón hasta terminar toda la masa. Las colocamos con delicadeza en la bandeja del horno sobre el papel adecuado, no es necesario dejar mucha separación entre ellos ya que el tamaño no se modificará.
  8. Horneamos a 180º sobre 15 minutos y una vez fuera del horno dejamos que enfríen sin manipularlos. Cuando estén fríos del todo ya podemos colocarlos sobre una fuente o donde mas nos apetezca. Si queremos que se conserven intactos durante días podemos guardarlos en las típicas latas de galletas o en cualquier envase que cierre herméticamente.

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/

VENERA

VENERA

 

VENERA DE ALMENDRA

VENERA DE AVELLANA

VENERA DE NUEZ

 

La venera es uno de esos dulces poco comunes que son típicos de determinadas regiones y no suelen conocerse en un ámbito un poco más extenso. En este caso he podido comprobar que no se sabe de su existencia  ni en otros lugares de la misma provincia.

El otro día le enseñe la venera a una amiga que es cocinera y le gusta mucho la repostería y me preguntó si era un conjunto de galletas dulces por la forma que podía observar. Nada que ver…  Le expliqué que eran muy típicas de dos regiones de aquí de Asturias y me dijo que nunca en la vida las había visto. ¿Que curioso verdad? A veces no conocemos muchas de las especialidades ya no digo de otros países sino de nuestro propio entorno.

Cabe destacar que en Asturias tenemos concejos donde han nacido grandes recetas y son muy famosas por ellas, y dado que al igual que mi amiga hay mucha gente que no conoce este gran dulce hoy os voy a hablar un poco de él para darle algo mas de alcance aquí, en otras localidades españolas y en otros países (me consta que tengo algunos  suscriptores extranjeros).  Si alguno os animáis a elaborarla por favor os pido que me mandéis una foto y me digáis si os ha gustado.

¿Que podemos decir de la venera? Pues podemos empezar explicando que es un postre muy típico de dos regiones del occcidente de Asturias, Navia y Boal. No está muy claro en cual de las dos es originaria la receta, pues llevan muchos años cuestionándose el liderazgo y cada una tiene su propia forma de elaborarla. La venera está formada por la mezcla de tres ingredientes, un fruto seco, azúcar y huevo. Tiene una forma estructurada y  se presenta tostada sobre una base de papel de oblea.

Se comenta que la diferencia entre ambas regiones es que en Boal las elaboran exclusivamente de almendra y esta debe de estar tostada antes de mezclarla, mientras que en Navia las realizan también con avellanas y nueces y cuando utilizan la almendra, no la tuestan previamente. De una manera u otra puedo dar fe de que cualquiera de ellas están buenísimas y tienen gran repercusión por ambas zonas (en Navía la venera tiene hasta su propio festival).

Hasta hace poco no le tenía cogido el punto a la receta, puesto que es muy importante tener en cuenta algún detalle a la hora de elaborar. Por ejemplo que los huevos tienen que ser pequeños para coger una buena textura y que el tiempo de horneado es muy relativo , es importante no pasarnos de la cuenta…

Este verano hemos pasado las vacaciones en uno de los pueblos de Boal. Una vecina que era de allí le enseño a hacer la venera al estilo Boalés a una de mis  cuñadas, después yo observe como ella hacía una en casa y ahora ya le tengo pillado el punto. No hay receta que se resista a base de observar y aprender. Así que si os apetece probar una de estas delicias, aquí os dejo los pasos de forma muy simplificada que habéis de llevar a cabo. Espero que os gusten.

 

INGREDIENTES

  • 500 g de fruto un seco (almendra, nuez o avellana).
  • 400 g de azúcar.
  • 2 huevos pequeños.
  • Papel de oblea.

Para la decoración:

  • Cerezas confitadas.
  • 1 clara de huevo.
  • 200 g de azúcar glass (normal para la thermomix).

 

DE FORMA TRADICIONAL

Elaborar las veneras es muy sencillo, únicamente  llevan tres ingredientes, hay que conjugarlos y darles forma. Solo cambian un poco los tiempos de horneado del fruto seco y de la venera posteriormente según la que hayamos elegido. Escogemos la que mas nos apetezca y una vez unificados los ingredientes el montaje es igual para todas.

 

ELABORACION

  1.  El primer paso que debemos hacer es preparar el fruto seco para    posteriormente poder utilizarlo. Escogemos el que mas nos guste y nos ponemos a ello.                                                                                                        Almendra: Si escogemos la almendra recomiendo comprarla laminada y cruda. Estiramos el medio kilo por la bandeja del horno y la tostamos durante 10-15 minutos con calor solo por arriba a 170º hasta  que esté doradita. Dejamos que enfríe y con la ayuda de un robot de cocina o molinillo la trituramos de manera que quede fina pero tampoco en exceso (como la sal gorda aproximadamente).                                                            Avellana: Si nos gusta mas la avellana vamos a utilizar medio kilo de este fruto (sin los cascos). Estiramos todas las avellanas en la bandeja del horno y las tostamos con calor por arriba y por abajo a 180º durante 20 minutos aproximadamente (veremos que las pielecillas se empiezan a desprender). Dejamos que enfríen, les quitamos la piel y las trituramos con un molinillo o robot de cocina hasta reducirlas finas (al tamaño de la sal gorda).                     Nuez: Si al contrario apostamos por esta venera, una vez que tenemos el medio kilo de nueces (sin cascos), las esparcimos por la bandeja del horno y las tostamos a 180º con calor por arriba y por abajo durante aproximadamente 10 minutos. Dejamos que enfríen y con la ayuda de un molinillo o robot de cocina trituramos todo hasta reducirlo bien (al tamaño de la sal gorda).
  2.  Como ya tenemos el fruto seco preparado para ser utilizado, lo introducimos dentro de un bol grande y añadimos los 400 g de azúcar y dos huevos de tamaño pequeño. Es importante el tamaño de los huevos por que van a definir la textura y la facilidad a la hora de darle forma. Con las manos vamos a ir mezclando los tres ingredientes varios minutos hasta que quede todo bien integrado. No tiene que quedar una masa ni una bola homogénea pero si estar bien mezclado. Cogemos una porción y hacemos un churro con ella. La masa tiene que ser  flexible. Si se agrieta demasiado es que le falta algo de huevo, entonces añadiremos una yema a la masa y volveremos a mezclarla bien.
  3.  Forramos con papel de oblea o bien una bandeja de cartón de tartas (de las que se pueden hornear) o directamente sobre la bandeja del horno mas o menos a un diámetro de 30 cm en redondo, o en cuadrado si la oblea es cuadrada,  como mas os apetezca. Podemos jugar con la oblea según el tamaño, poner dos, recortar, etc.  Sobre esa base iremos poniendo la masa de la venera.
  4. Ahora viene el momento de las manualidades. Cogemos una porción pequeña de masa y sobre la mesa la tratamos como si fuese plastilina. Hacemos un churro del grosor de una croqueta alargado y formamos un aro. Ponemos el aro en medio de la base de oblea y a partir de ahi vamos cogiendo porciones, haciendo churros y formando un dibujo sobre la oblea. Podemos hacer una flor y pétalos alrededor, todo aros, cuadrados, lo que mas nos apetezca… Debemos de tener en cuenta que la masa crece un poco en el horneado, por eso evitaremos que los espacios  sean muy pequeños, sino se pegaría por todos lados.
  5.   Una vez que tenemos toda la masa sobre la oblea la introducimos a mitad de horno a 180º. Si la venera es de almendra le pondremos 15 minutos de horneado. Si es de avellana 20 minutos y si es de nuez 12 minutos. A base de hacer le iremos cogiendo el tiempo ideal dependiendo del horno. Es importante no pasarse de la cuenta porque aunque al salir del horno si la tocamos la masa sale muy blandita se va endureciendo poco a poco mientras enfría.
  6. Fuera del horno dejamos que la venera enfríe y una vez fría procedemos a la decoración. Cogemos cerezas confitadas (yo las parto por la mitad pero va a gusto de cada uno) y las vamos colocando por huecos o por donde mas nos guste.A parte cogemos un bol seco, introducimos en él los 200 gramos de azúcar glass y una clara (importante que no se cuele nada de yema) y con una batidora vamos a ir batiendo hasta conseguir un glaseado que nos sirva para decorar. Cuando coja una textura con la que podamos dibujar cargamos una manga con boquilla muy fina lisa con el glaseado y vamos haciendo lineas sobre la oblea al gusto.

De esta manera tenemos listo nuestro postre occidental , esta muy rico acompañado de un buen cafecito y en mi opinión personal al día siguiente me sabe incluso mucho mejor . Se conserva varios días tapado a temperatura ambiente.

 

CON THERMOMIX

En esta receta utilizaremos la thermomix solamente para triturar el fruto seco que hemos escogido y a última hora para obtener el glaseado real para la decoración. El resto de la receta es exactamente igual que de forma tradicional.

ELABORACION

  1. El primer paso que debemos hacer es preparar el fruto seco para    posteriormente poder utilizarlo. Escogemos el que mas nos guste y nos ponemos a ello.                                                                                                        Almendra: Si escogemos la almendra recomiendo comprarla laminada y cruda. Estiramos el medio kilo por la bandeja del horno y la tostamos durante 10-15 minutos con calor solo por arriba a 170º hasta  que esté doradita. Dejamos que enfríe, introducimos todo en la thermomix y  trituramos apretando el botón del turbo durante seis segundos.                            Avellana: Si nos gusta mas la avellana vamos a utilizar medio kilo (sin los cascos). Estiramos todas las avellanas en la bandeja del horno y las tostamos con calor por arriba y por abajo a 180º durante 20 minutos aproximadamente (veremos que las pielecillas se empiezan a desprender). Dejamos que enfríen, les quitamos la piel y las trituramos con la thermomix apretando el botón del turbo durante 8 segundos.                                              Nuez: Si al contrario apostamos por esta venera, una vez que tenemos el medio kilo de nueces (sin cascos), las esparcimos por la bandeja del horno y las tostamos a 180º con calor por arriba y por abajo durante aproximadamente 10 minutos. Dejamos que enfríen y con la thermomix lo trituramos todo con el botón del turbo durante 8 segundos aproximadamente.
  2.  Como ya tenemos el fruto seco preparado para ser utilizado, lo introducimos dentro de un bol grande y añadimos los 400 g de azúcar y dos huevos de tamaño pequeño. Es importante el tamaño de los huevos por que van a definir la textura y la facilidad a la hora de darle forma. Con las manos vamos a ir mezclando los tres ingredientes varios minutos hasta que quede todo bien integrado. No tiene que quedar una masa ni una bola homogénea pero si estar bien mezclado. Cogemos una porción y hacemos un churro con ella. La masa tiene que ser  flexible. Si se agrieta demasiado es que le falta algo de huevo, entonces añadiremos una yema a la masa y volveremos a mezclarla bien.
  3.  Forramos con papel de oblea o bien una bandeja de cartón de tartas (de las que se pueden hornear) o directamente sobre la bandeja del horno mas o menos a un diámetro de 30 cm en redondo, o en cuadrado si la oblea es cuadrada,  como mas os apetezca. Podemos jugar con la oblea según el tamaño, poner dos, recortar, etc.  Sobre esa base iremos poniendo la masa de la venera.
  4. Ahora viene el momento de las manualidades. Cogemos una porción pequeña de masa y sobre la mesa la tratamos como si fuese plastilina. Hacemos un churro del grosor de una croqueta alargado y formamos un aro. Ponemos el aro en medio de la base de oblea y a partir de ahi vamos cogiendo porciones, haciendo churros y formando un dibujo sobre la oblea. Podemos hacer una flor y pétalos alrededor, todo aros, cuadrados, lo que mas nos apetezca… Debemos de tener en cuenta que la masa crece un poco en el horneado, por eso evitaremos que los espacios  sean muy pequeños, sino se pegaría por todos lados.
  5.   Una vez que tenemos toda la masa sobre la oblea la introducimos a mitad de horno a 180º. Si la venera es de almendra le pondremos 15 minutos de horneado. Si es de avellana 20 minutos y si es de nuez 12 minutos. A base de hacer le iremos cogiendo el tiempo ideal dependiendo del horno. Es importante no pasarse de la cuenta porque aunque al salir del horno si la tocamos la masa sale muy blandita se va endureciendo poco a poco mientras enfría.
  6. Fuera del horno dejamos que la venera enfríe y una vez fría procedemos a la decoración. Cogemos cerezas confitadas (yo las parto por la mitad pero va a gusto de cada uno) y las vamos colocando por huecos o por donde mas nos guste. Introducimos en la thermomix los 200 gramos de azúcar , los reducimos a glass con unos golpes de turbo y añadimos la clara de huevo. Colocamos la mariposa y programamos 4 minutos a 37º en velocidad 3 1/2. Nos hacemos con una manga pastelera con boquilla lisa y muy fina e introducimos el glaseado. Vamos haciendo lineas con el glaseado sobre la masa a nuestro gusto hasta decorarla por completo.

Como apunte final os puedo decir que la venera está muy rica para merendar acompañada de un buen café o chocolate, e incluso me atrevería a decir que está muchisimo mas deliciosa reposada al día siguiente. Podemos conservarla a temperatura ambiente durante varios días tapada.

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/

BIZCOCHO DE NUEZ

BIZCOCHO DE NUEZ

 

 

¿Os gustan los frutos secos? Hoy en día son unos de los productos mas recurrentes a la hora de elaborar en pastelería. Antiguamente la repostería se ceñía al flan de toda la vida, el bizcocho sencillo de yogur, las magdalenas corrientes… un sin fin mas de postres  muy ricos con ingredientes básicos que siempre solemos tener por la despensa.

Poco a poco se han ido incorporando a las recetas de toda la vida ingredientes muy diversos dando lugar a la pastelería creativa de la que hoy podemos disfrutar. Partimos de la base de siempre (la de nuestras abuelas como se suele decir) e innovamos con los ingredientes más versátiles con lo que podemos trabajar.

Los frutos secos son unos de los ingredientes que actualmente solemos utilizar mucho a la hora de elaborar recetas. Flanes, magdalenas, turrón, panes, tartas, cremas..  y como es el caso de hoy  bizcochos. Podemos usar los frutos para muchas elaboraciones.

Para esta receta de bizcocho opté por utilizar nueces de casa que tenemos del pueblo, para darles salida de una forma diferente. La nuez es uno de los frutos secos más saludables. Es muy rica en ácidos grasos  omega 3, en proteínas, minerales y oligoelementos. Es muy beneficiosa a su vez para prevenir problemas cardiovasculares y para eliminar sustancias cancerígenas del cuerpo.

A la hora de integrar las nueces en este bizcocho podemos hacerlo de dos formas. O bien las trituramos y las añadimos reducidas junto con la harina o bien las partimos en trocitos del tamaño que nos apetezca y las mezclamos con la masa al final , antes de su horneado. Sea como sea el bizcocho va estar buenísimo. Así que si os apetece hornear un buen dulce de nuez no os perdáis esta receta.

 

INGREDIENTES

Para la masa:

  • 6 huevos.
  • 350 g de azúcar.
  • 180 ml de aceite.
  • 2 yogures naturales.
  • 330 g de harina de trigo.
  • 200 g de nueces (sin cascara).
  • 2 sobres de levadura de sobre (tipo Royal).
  • Ralladura de limón.
  • Canela.
  • Sal.

Para el glaseado:

  • 250 g de azúcar glass (con thermomix la normal).
  • 25 ml de agua.

 

 

DE FORMA TRADICIONAL

Si ya tenemos todos los ingredientes a punto, un buen molde para hornear el bizcocho y la batidora a mano, nos ponemos manos a la obra. En un santiamén vamos a tener el bizcocho horneándose y la casa bien aromatizada, a ver quien se resiste a esperar a que enfríe para hincarle el diente.

ELABORACIÓN

  1. Programamos el horno a 180º  por arriba y por abajo y engrasamos el molde que vamos a utilizar con aceite o margarina y harina.
  2. Introducimos dentro de un bol los huevos y el azúcar. Batimos con la batidora hasta blanquear bien la mezcla.
  3. Añadimos el aceite, los dos yogures y  la ralladura de limón y seguimos batiendo hasta mezclar  los ingredientes.
  4. Vertemos la harina, la sal, la levadura y un poco de canela y seguimos batiendo hasta unificarlo todo bien sin que quede ningún grumo.
  5. Esparcimos las nueces cortadas en trocitos si nos gustan  mas así, o trituradas finitas,  al gusto de cada uno. Con la batidora las mezclamos bien por toda la masa para que queden repartidas.
  6. Extendemos la mezcla sobre el molde y lo llevamos al  horno (aconsejo meterlo en la segunda rejilla empezando por abajo).  Lo dejamos unos 40 minutos y a partir de ahí vamos pinchando con un palillo o cuchillo hasta que este nos salga completamente seco. En ese momento ya podemos retirarlo.
  7. Mientras enfría un poco vamos a coger otro bol e introducimos en él el azúcar glass junto con el agua. Con la batidora mezclamos todo bien hasta que quede una cremita de glaseado. Si la queremos más líquida añadimos un poco mas de agua, y si la preferimos más compacta agregamos un poco mas de azúcar y mezclamos de nuevo.
  8. Desmoldamos el bizcocho y extendemos el glaseado por encima a nuestro gusto. Podemos adherir al baño de azúcar alguna nuez entera para que quede estéticamente mas vistoso. Una vez que este frío del todo, ya podemos deleitarnos con este manjar de nuez.

 

CON THERMOMIX

Con la thermo vamos a obtener la mezcla del bizcocho en un periquete. Recomiendo lavar  la maquina después de hacer la masa y secarla muy bien para poder triturar el azúcar del glaseado posteriormente.

 

ELABORACIÓN

  1. Programamos el horno a 180º  por arriba y por abajo y engrasamos el molde que vamos a utilizar con aceite o margarina y harina.
  2. Introducimos en la thermo los huevos junto con el azúcar y batimos 6 minutos, a 37º en velocidad 5.
  3. Agregamos los yogures, el aceite y la ralladura de limón y mezclamos 20 segundos a velocidad 3.
  4. Incorporamos la harina, la levadura, la sal y un poco de canela y marcamos 30 segundos a velocidad 4.
  5. Introducimos las nueces partidas en trocitos y las mezclamos unos segundos de nuevo a velocidad 4 para que queden repartidas por la masa.
  6. Introducimos la mezcla en el molde y lo llevamos a la segunda rejilla del horno empezando por abajo. Horneamos unos 40 minutos y a partir de ahí vamos pinchando con un cuchillo o palillo hasta que nos salga limpio. En ese momento ya podemos retirarlo.
  7. Mientras el bizcocho enfría un poco vamos a elaborar el glaseado (esto es opcional). Con la thermo limpia y bien seca, introducimos en ella el azúcar y lo trituramos un minutos a velocidad progresiva 7-10. Añadimos el agua y mezclamos unos segundos a velocidad 4. Bajamos bien los restos de los laterales con una lengua y volvemos a mezclar unos segundos. Si queremos que la crema este mas espesa añadimos un poco mas de azúcar  y si al contrario la preferimos más líquida agregamos agua y volvemos a mezclar.
  8. Desmoldamos el bizcocho y ya podemos darle el baño de glaseado a nuestro gusto. Si queremos darle un toque vistoso podemos adherir alguna nuez entera al glaseado. Así de sencillo podemos obtener nuestro bizcocho de nuez particular.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/

TARTA BIZCOMOUSSE

TARTA BIZCOMOUSSE

 

Hace ya un tiempillo que tenía ganas de subir esta receta,me había hablado muy bien una compañera de trabajo de la tarta. Ella la había visto en una revista de thermomix, la había probado y me recomendó que la hiciera, porque no me iba a arrepentir. Un día me lance y la verdad es que me gustó mucho, así que no pude dejar pasar la oportunidad de mostrárosla. Le hice algún que otro retoque , la ornamenté a mi gusto y aquí la tenéis, espero que os animéis vosotros también a degustarla.

La tarta es muy sencilla , esta compuesta principalmente por una base de bizcocho brownie y una capa gorda de mousse de chocolate. El bizcocho brownie, para los que no lo conozcáis, se trata de un dulce que no lleva levadura, y donde los ingredientes principales son el chocolate y las nueces. La mousse, por otro lado,  es una espuma donde se emplean las claras a punto de nieve para darle ese toque suave  y ligero que tanto nos encanta. La combinación de ambos, hacen de este un postre muy suave, nada empalagoso y con un sabor espectacular. Queda muy vistoso y es ideal para cualquier tipo de evento. Si os puede la curiosidad, venga, os animo a probarla, dejemos que el paladar se de un capricho de vez en cuando…

 

 

INGREDIENTES

MOLDE DE 28 CM DE DIÁMETRO.

Para el brownie:

  • 6 huevos.
  • 150 g de azúcar.
  • 160 g de mantequilla.
  • 120 g de chocolate negro.
  • 200 g de harina de trigo.
  • 120 g de nueces troceadas.
  • Sal.

Para la mousse:

  • 8 yemas de huevo.
  • 4 claras.
  • 180 g de azúcar.
  • 75 g de mantequilla.
  • 340 g de chocolate negro.
  • 4 hojas de gelatina.
  • 375 ml de nata para montar.

Para la decoración:

  • Fideos de chocolate.
  • Cerezas u otras frutas.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Esta tarta de bizcomousse esta formada por dos partes principales, un bizcocho brownie de base y una mousse de chocolate, el resto es todo ornamentación. Es un postre muy ligero, nada empalagoso, que se puede poner en cualquier comida, cena o merienda (mi cuñado hasta lo desayuna) y está de vicio. Si queréis ver lo sencillo que es elaborarlo podéis seguir leyendo…

ELABORACIÓN

Bizcocho brownie:

  1. En primer lugar vamos a realizar la base de bizcocho. Para ello cogemos un bol e introducimos la mantequilla y el chocolate negro (de chocolatina corriente) en trozos. Lo llevamos al microondas y calentamos revolviendo cada poco hasta obtener una crema uniforme. Después lo reservamos.
  2. En otro bol cascamos los huevos, agregamos el azúcar y con la ayuda de una batidora batimos hasta blanquear un poco la mezcla. Añadimos la crema de chocolate y seguimos batiendo un poco hasta unificarlo bien.
  3. Agregamos la harina, una pizca de sal y las nueces y seguimos batiendo hasta obtener una mezcla homogénea.
  4. Cogemos un  molde desmoldable (yo utilicé uno de 28 cm de diámetro), lo untamos de aceite o mantequilla y espolvoreamos un poco de harina por él para facilitar mas tarde que el bizcocho salga bien. Introducimos la mezcla del brownie dentro y horneamos entre 15 a 20 minutos  a 180º.
  5. Una vez horneado dejamos que enfríe un poco para continuar con la mousse.

Nota:Si queremos que el bizcocho esté muy jugoso podemos calarlo por encima con un poco de almíbar, y si vemos que se abomba hacia arriba en el horneado  lo nivelamos recortándolo con el cuchillo.

Mousse de chocolate:

  1. Comenzamos colocando las hojas de gelatina dentro de una fuente con agua para que se vayan hidratando.
  2. En un bol colocamos el chocolate negro partido en trozos junto con la mantequilla. Lo introducimos al microondas y vamos calentando y revolviendo constantemente hasta obtener una crema de chocolate. Una vez lista añadimos las yemas de huevo y las hojas de gelatina hidratadas (deben de estar blanditas) y batimos con batidora hasta que quede bien unificado todo. Dejamos que enfríe un poco la mezcla.
  3. Mientras enfría la crema de chocolate cogemos un bol y montamos con batidora las yemas junto con la mitad del azúcar a punto de nieve, es  decir hasta conseguir un merenguillo. Cogemos otro recipiente  a parte y montamos la nata  con la otra mitad del azúcar. Reservamos las dos mezclas.
  4. Una vez que la crema de chocolate ha enfriado un poco vamos a ir añadiendo la nata montada y revolviendo suavemente con movimientos envolventes con una varilla. Cuando esté todo unificado vamos a ir haciendo lo mismo pero agregando la claras a punto de nieve.
  5. Una vez que tenemos lista la mousse la vertemos suavemente sobre el bizcocho brownie y dejamos que enfrié unas horas en nevera.

Ornamentación:

  1. Ahora  que ya  tenemos la tarta fría podemos cubrirla por encima con fideos de chocolate hasta tapar ligeramente la capa de mousse.
  2. Desmoldamos y decoramos por encima con algún trozo de fruta, por ejemplo con unas cerezas o unas pocas fresas.

 

CON THERMOMIX

Gracias a la thermomix podemos hacer en un periquete las dos partes principales que componen esta tarta, tanto la base de bizcocho brownie como la capa de mousse de chocolate. Ahorramos material de cocina, tiempo y espacio. Si la tenéis a punto, vamos a por la receta.

ELABORACIÓN

Bizcocho brownie:

  1. Introducimos en la thermomix el chocolate troceado junto con la mantequilla, colocamos la mariposa y programamos 6 minutos a 90º en velocidad 1. Reservamos la crema y quitamos la mariposa.
  2. Agregamos a la thermo (no hace falta que la limpiemos después del primer paso) los huevos junto con el azúcar. Batimos 3 minutos en velocidad 4.
  3. Añadimos la harina y y la sal y mezclamos 15 segundo en velocidad 3.
  4. Introducimos la crema de chocolate y mezclamos 25 segundos a velocidad 3.
  5. Por último incorporamos las nueces troceadas y mezclamos 15 segundos en velocidad 5.
  6. Engrasamos un molde desmoldable (yo utilicé uno de 28 cm de diámetro) con un poco de aceite o mantequilla y espolvoreamos harina para que no se nos pegue. Vertemos la mezcla y horneamos entre 15 y 20 minutos a 180º. Una vez horneado dejamos que el brownie enfríe un poco.

Nota:Si queremos que el bizcocho esté muy jugoso podemos calarlo por encima con un poco de almíbar, y si vemos que se abomba hacia arriba en el horneado  lo nivelamos recortándolo con el cuchillo.

Mousse de chocolate:

  1. En primer lugar sumergimos las hojas de gelatina dentro de agua para que vayan hidratándose.
  2. Introducimos en la thermo las yemas, las claras y el azúcar. Programamos 9 minutos a 70º en velocidad 3/2. Una vez transcurrido el tiempo volvemos a programarla 5 minutos mas pero esta vez sin temperatura. Reservamos la mezcla.
  3. Sin limpiar la thermomix vertemos la mantequilla y el chocolate a trozos  y anotamos 6 minutos a 80º en velocidad 2. Una vez listo añadimos las hojas de gelatina escurridas y mezclamos 3 minutos a velocidad 2.
  4. Añadimos la mezcla de huevos montados del punto 1 y mezclamos 15 segundos en velocidad 3.
  5. Por último agregamos la nata montada y mezclamos 25 segundos en velocidad 4.
  6. Vertemos la mousse sobre la base de bizcocho brownie y dejamos que enfríe en nevera unas horas.

Ornamentación:

  1. Una vez fría la tarta decoramos la superficie con fideos de chocolate hasta cubrir la mousse y desmoldamos.
  2. Por encima podemos darle un toque de color decorando con alguna fruta , como la cereza o la fresa. Así de sencillo obtenemos nuestra tarta bizcomousse.

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/

CASADIELLAS

CASADIELLAS FRITAS

 

 

Las “Casadielles´´, junto con los Frixuelos, son sin duda uno de los dulces estrella de mi tierrina Asturiana. Se suelen comercializar en la región durante todo el año, pero sobre todo alcanzan su auge en la época de carnaval . En esas fechas podemos ver escaparates repletos y oler su aroma en los atardeceres de  muchos hogares. Son dulces que se elaboran con ingredientes muy básicos , de manera sencilla y de forma muy entretenida.

Para los que no os suenan mucho las casadiellas (no suelen encontrarse fuera de Asturias) os cuento un poco de que están compuestas.  La casadiella es una especie de empanadilla  pequeña que o bien se puede hacer frita, o bien con masa de hojaldre horneada. En la receta de hoy hablaremos de las  que se elaboran fritas.  Podeís encontrar muchas recetas, la masa es muy parecida en todas, pero los rellenos pueden variar un poco. En alguno se agrega vino o anís (para mi el anís es el elemento clave), como fruto seco se suele añadir la nuez (pero podemos encontrar alguno con una mezcla de nuez y avellana) , y como endulzante suele utilizarse azúcar o en su defecto miel.  Sea de un modo u otro con cualquier tipo de relleno están buenisimas.

A la hora de darles forma es muy sencillo. Solo hay que estirar la masa en forma de rectángulo, incorporarle un poco de relleno y envolverla como si fuera un cilindro. Con un tenedor se sellan los laterales (queda con forma de un saquito) y posteriormente se fríen. Si os apetece probar este dulce fantástico de nuez y anís aquí os dejo la receta explicada al detalle para que que pongáis en marcha vuestras habilidades reposteras.

 

INGREDIENTES

(Para 12 unidades)

Para la masa:

  • 170 ml de aceite de oliva.
  • 170 ml de vino blanco.
  • 1 yema de huevo.
  • 500 g de harina de trigo.
  • 1 cdta de levadura quimica (tipo Royal).
  • 1 cdta de sal.

Para el relleno:

  • 300 de nueces peladas.
  • 100 g de azúcar.
  • 6 cdas de anis.
  • 6 cdas de agua.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Antes de proceder con la receta os digo como apunte que tanto la masa como el relleno si os apetece podéis hacerlo todo el día anterior y al día siguiente el montaje y la elaboración. Conservándolo en nevera no hay ningún problema y el relleno incluso sabrá mejor reposado.

ELABORACIÓN

Masa:

  1. Lo primero que vamos a hacer es coger un bol grande. Dentro verteremos el aceite, el vino y la sal. Con una varilla batimos hasta mezclarlo todo bien. Agregamos la levadura y la yema y seguimos batiendo.
  2. Integramos la harina poco a poco y vamos revolviendo. Cuando empiece a soltarse del bol pasamos la masa a la mesa de trabajo y terminamos de mezclar todo a mano. Si la masa está muy pegajosa añadiremos un poco de harina. Una vez que tenemos todo bien unificado formamos una bola y la envolvemos en papel film. O bien la guardamos en nevera hasta el día siguiente si la queremos hacer con tiempo, o bien la dejamos un par de horas dentro a reposar.

Relleno:

  1. En primer lugar cogemos las nueces y las trituramos con un molinillo o robot de cocina. No es necesario reducirlas a polvillo del todo, con que quede fino es suficiente.
  2. Una vez que tenemos triturada la nuez, en un bol, la mezclamos bien junto con el anís, el agua y el azúcar. Reservamos el relleno para mas tarde o hasta el día siguiente si lo elaboráis antes.

Montaje:

  1. Enharinamos la mesa de trabajo y la masa que tenemos reposando en la nevera. Con un rodillo la vamos estirando poco a poco hasta dejar un grosor de 2 mm aproximadamente.
  2. Una vez estirada la masa vamos a recortar las piezas rectangulares que necesitamos para darle forma a la casadiella. Yo particularmente me hago una plantilla de cartón para plasmar el dibujo, mismamente aprovechando el cartón de una caja de galletas. Dibujamos un rectángulo de 10 x 13 cm y lo recortamos. Lo usamos de plantilla sobre la masa y con un cuchillo vamos cortando las piezas. Si preferís podéis hacerlo con una regla directamente sobre la masa o bien un poco a ojo.
  3. Cuando tengamos todos los rectángulos recortados procedemos a colocar el relleno. Con una cuchara vamos cogiendo pequeñas porciones y posándolas en el centro de cada figura (debe quedar al menos un margen de un cm por cada lado libre).
  4. Batimos un huevo. Con una brocha vamos pintando los margenes de los cuatro lados de cada pieza. El huevo nos hará la función de pegamento. Cuando estén pintados envolvemos cada figura como si fuese un cilindro y con un tenedor vamos sellando los dos extremos que quedan abiertos.
  5. Ponemos una sartén con aceite abundante (de manera que las casadiellas puedan flotar en el) a calentar. Una vez caliente, a fuego intermedio, vamos friéndolas poco a poco. Las añadimos con el cierre por la parte de abajo y cuando cojan color doradito abajo les damos vuelta para freír la parte de arriba. Una vez fuera de la sartén las rebozamos o espolvoreamos con un poco de azúcar blanquilla o glass y las dejamos enfriar para degustarlas cuando más nos plazca.

 

CON THERMOMIX

Para esta receta utilizaremos la thermomix para obtener la masa y el relleno. Ambos podemos hacerlos o bien el mismo día que elaboramos las casadielles o el día anterior dejándolos reposar en nevera.

ELABORACIÓN

Masa:

  1. Introducimos en la thermomix el aceite, el vino y la sal. Programamos 15 segundos a velocidad 3.
  2. Agregamos la levadura y la yema y mezclamos 10 segundos a velocidad 3.
  3. Añadimos la harina. Mezclamos 10 segundos en velocidad 4 y luego amasamos 2 minutos en espiga. La masa debe desprenderse bien, si esta demasiado pegajosa añadimos un poco de harina y mezclamos unos segundos.
  4. Sacamos la masa, hacemos una bola con ella y la envolvemos en film. La metemos en nevera hasta el día siguiente o un par de horas si queremos hacerlo todo en el mismo día.

Relleno:

  1. Introducimos toda la nuez en la thermomix y la trituramos 6 segundos en velocidad 5, de manera que quede reducida pero no llegue al punto de polvillo.
  2. Agregamos el anís, el azúcar y el agua y mezclamos 5 segundos en velocidad 5. Reservamos el relleno hasta el proceso de montaje.

Montaje:

  1. Una vez reposada la masa la sacamos de la nevera. Espolvoreamos con harina la mesa de trabajo y la masa y la estiramos con un rodillo a dos milímetros de grosor aproximadamente.
  2. Ahora que tenemos la masa extendida vamos a recortar piezas rectangulares de 10 x 13 cm. Para ello podemos usar una plantilla recortando un rectángulo de cartón con esas medidas (yo uso el de una caja de galletas) y posándolo sobre la masa para hacer el dibujo. Otra opción es utilizar una regla directamente sobre la masa o bien calcular un poco a ojo.
  3. Una vez recortadas las piezas rectangulares vamos a colocar una porción de relleno en el centro de cada una, de manera que al menos quede libre un centímetro de margen por cada lado.
  4. Batimos un huevo y con una brocha pintamos los 4 lados del margen para facilitar después el pegado.
  5. Enroscamos cada pieza en forma de cilindro y con un tenedor sellamos los dos lados que quedan abiertos, dejando la pieza como si fuera un saquito.
  6. Calentamos abundante aceite en una sartén (hasta el punto de que las casadiellas puedan flotar en él). A fuego intermedio vamos friéndolas poco a poco. Las introducimos con el pliegue hacia abajo y cuando la parte baja dore les damos la vuelta y freímos por el otro lado. Una vez fuera las rebozamos o espolvoreamos con azúcar y las dejamos enfriar para degustarlas posteriormente.

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/

TURRÓN DE NATA Y NUECES

TURRÓN DE NATA Y NUECES

 

Cuando llegan las fechas navideñas una de las primeras cosas que nos vienen a la cabeza siempre son las comidas y cenas típicas de la época. Muchos comenzamos el mes de diciembre con un run run en la cabeza, una serie de preguntas al aire que esperamos que sean respondidas por una inspiración divina, tales como… ¿Qué haré de cenar este año en nochebuena ahora que me he ofrecido a hacer el banquete en mi casa? o tal vez… ¿Con que puedo colaborar en nochevieja si  me toca a mi llevar el postre y sería muy chic hacer algo casero?  O quizás… ¿De que relleno el roscón este día de reyes para sorprender a mis hijos? ¿y el día de Navidad, cuando todos estamos ya fartucos de tanta comida, con que postre ligero puedo acompañar el festín a medio día? Estas y muchas mas dudas asaltan nuestro cerebro ya al comienzo de las festividades. Pues bien, vayamos por partes…

De momento hoy os traigo uno de los postres que mas se suelen poner después de estas comidas tan copiosas, y el cual abarca una amplia gama de alternativas, nuestro gran amigo “el turrón´´. Ideal para acompañar el cafetito e ir picando junto con las peladillas, las almendras, los polvorones, etc…

En este post me he decantado por el turrón de nata y nueces porque tengo nueces caseras y así poco a poco les voy dando salida. Es uno de los turrones más recurrentes junto con el de yema (mas adelante os pondré también recetilla), o el de chocolate. No puede faltar en casa en estas navidades. Os voy a contar  la manera más sencilla de obtenerlo con apenas cuatro ingredientes y un proceso de elaboración muy escueto. Ya no hay escusas para no intentarlo…

 

INGREDIENTES

(Para dos tabletas de turrón de nata y nueces)

  • 200 g de almendra molida cruda (para la thermomix puede estar entera).
  • 180 g de azúcar glass (en la thermo podemos usar la normal y reducirla).
  • 120 g de nueces.
  • 150 g d nata liquida para montar (recomiendo marca Pascual).

 

DE FORMA TRADICIONAL

Elaborar el turrón de nata y nueces es muy sencillo, una vez que ponemos la mezcla sobre los moldes con dejarlos dos días a secar con peso encima es suficiente, luego ya podemos desmoldarlos y conservarlos en papel film dentro de algún envase cerrado. Si no tenéis moldes  podéis recortar los cartones de leche con la misma forma por el lado que mejor os favorezca y si os apetece comprarlos, aquí en Gijón tenemos una tienda de repostería donde los venden y disponen de venta online para enviar también. Tiene cosas muy chulas, aquí os dejo el enlace por si os apetece echarle un ojo:  http://www.elesconditedelola.com/

 

ELABORACIÓN

  1. Lo primero que hemos de tener son las nueces picadas para poder echarlas más adelante. Para ello las vamos a ir troceando como más nos guste, de manera que se puedan apreciar al partir el turrón.
  2. Una vez que las tenemos partidas cogemos un cazo, introducimos dentro el azúcar glass y la nata y lo llevamos a fuego intermedio. Removemos cada poco hasta que veamos que la mezcla va espesando y reduzca su volumen inicial a la mitad.
  3. Una vez reducida la mezcla retiramos el cazo del fuego e introducimos la almendra molida y las nueces picadas dentro. Removemos todo hasta obtener una pasta que no se nos pegue demasiado a las manos.
  4. Vertemos la pasta sobre los moldes y con las manos vamos haciendo presión para distribuirla bien por todos lados, sin que queden agujeros en el interior ni en los bordes, de manera que se vea todo uniforme.
  5. Ponemos algo de peso encima de cada molde, por ejemplo un brick de leche lleno, y los dejamos reposar un día o dos. Pasado este tiempo los desmoldamos y los tenemos listos para degustar.

 

CON THERMOMIX

Con thermomix el proceso para obtener el turrón todavía es más sencillo. Podemos comprar la almendra cruda como mas nos apetezca, entera, laminada, rallada,,,  el azúcar, como lo podemos reducir también, utilizaremos el normal. Los moldes, sino queremos comprarlos, podemos hacerlos de forma manual, recortando los envases de leche por el lado que mejor nos resulte y  dándoles la misma forma.

ELABORACIÓN

  1. Primeramente vamos a coger la almendra sino la tenemos molida para reducirla. La echamos en la thermo y programamos unos 25 segundos a velocidad progresiva 5-7-10  y la reservamos fuera en un bol.
  2. Introducimos el azúcar y lo convertimos en glass otros 25 segundos a la misma velocidad progresiva. Añadimos la nata dentro y programamos 12 minutos en velocidad 3 y varoma.
  3. Una vez transcurrido el tiempo agregamos la almendra molida y las nueces. Las nueces las introducimos partiéndolas sobre la marcha en dos  o tres pedazos.  Programamos unos 20 segundos en velocidad 3 para mezclar bien todo.
  4. Con las manos vamos cogiendo la pasta que nos ha salido y distribuyéndola por los dos moldes , haciendo presión con los dedos por todos lados , para que queden rellenos de forma uniforme, sin huecos en su interior.
  5. Una vez rellenos los dejamos reposar un día o dos con algo de peso encima (por ejemplo un litro de leche lleno). Cuando los desmoldemos, veremos que salen fácilmente y en ese momento ya podremos decidir que destino darles, o bien los servimos en esos días o los conservamos envueltos en film transparente dentro de un envase  cerrado.

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/