MUFFINS

MUFFINS RELLENOS

 

Soy una forofa de las magdalenas en todas sus versiones, pero si me dan a escoger , me lanzo de cabeza a devorar unos buenos muffins. Si para mas índole llevan algo de chocolate, ya me caigo muertita del gusto ( una llambiona en potencia, no lo puedo evitar).

¿Y que diferencian las magdalenas de los muffins os preguntareis? Pues como ya he explicado en algún otro post del blog los muffins se elaboran principalmente con mantequilla y las magdalenas con aceite. El secreto de las magdalenas está en un buen batido mientras que los muffins no necesitan una masa muy batida. Y mientras que las magdalenas son siempre dulces , los muffins pueden ser dulces o salados. Esas serían sus principales diferencias. Ahora por qué me gustan mas los muffins no lo tengo claro, solo sé que cuando me pongo no caen dos solos…

La receta que hoy os traigo tiene muchas variantes. Los muffins se pueden hacer con la masa simple, sin añadir nada de chocolate. Podemos añadir virutas de chocolate por la masa y la superficie o una u otra opción e incluso si nos apetece, rellenar el corazón de la misma con un poco de Nutella o Nocilla. Estas elecciones ya van al gusto de cada uno.

Si os apetece navegar un poco por el mundillo de estas delicias aquí os dejo el proceso de elaboración simplificado en sencillos pasos. ¿A que esperáis para haceros con unas capsulas molonas para elaborarlos? ¡Venga que os espero para comenzar!

 

INGREDIENTES

(De 15 a 20 unidades en función del tamaño de las capsulas).

  • 300 g de harina de trigo.
  • 150 g de azúcar glass (normal para la thermomix).
  • 3 huevos.
  • 180 ml de leche entera.
  • 150 g de mantequilla (temperatura ambiente).
  • 1 sobre de levadura química (tipo Royal).
  • Ralladura de naranja o limón.
  • Esencia de vainilla (opcional).
  • Nocilla o Nutella (para el relleno).
  • Pepitas de chocolate.

 

 

DE FORMA TRADICIONAL

Elaborar estos deliciosos muffins es tarea muy sencilla. Solo tenemos que escoger unas capsulas o moldes, tener los ingredientes, un bol y  una batidora a mano, batir y dirigir hacia el horno...

ELABORACION

  1. Precalentamos el horno a 180º con calor por arriba y por abajo. Escogemos las capsulas o moldes que vamos a utilizar y los distribuimos por la bandeja del horno.
  2. Cogemos un bol e introducimos dentro la mantequilla en pomada con el azúcar glass. Con la ayuda de una batidora mezclamos bien hasta que esté bien integrada la mezcla.
  3. Agregamos los huevos y volvemos a unificar con la batidora. Posteriormente añadimos la leche y seguimos con el batido.
  4. Por último agregamos el resto de ingredientes, la harina, la levadura en polvo, la ralladura de naranja o limón y la esencia de vainilla y batimos de nuevo hasta obtener una mezcla homogénea.
  5. Ahora llega el momento de rellenar las capsulas. Podemos integrar en este punto pepitas de chocolate en la masa y mezclarlas con la batidora si nos apetece o dejarlas para decorar solo por arriba. A su vez, tenemos la opción de rellenar los muffins (en mi caso he utilizado Nocilla).
  6. Con la ayuda de una cuchara vamos cubriendo de masa las capsulas hasta completar  tres cuartos de su capacidad. Si les integramos Nocilla por ejemplo, rellenamos un poco , introducimos una cucharada de Nocilla y volvemos a cubrir con la masa hasta la medida indicada. Una vez que agotamos la masa podemos esparcir virutas  o lagrimas de chocolate por la superficie.
  7. Llevamos la bandeja a la segunda rejilla del horno empezando por abajo. Horneamos durante 15 minutos solo con calor por abajo, después ponemos el calor por arriba también y los dejamos cinco minutos mas. El tiempo siempre es relativo, depende del tamaño de las capsulas. A mayor tamaño mas tiempo de horneado, pero pueden variar en unos minutos nada mas.
  8. Sacamos la bandeja del horno cuando estén dorados por arriba y pinchando con un palillo este salga limpio y dejamos enfriar. Una vez que eston frías ya podemos degustar los muffins con un buen cafelito, ColaCao o chocolate caliente.

CON THERMOMIX

Con la thermomix vamos a obtener la masa de los muffins en tan solo tres pasos. Después solo nos queda rellenar las capsulas y hornear. Es una receta muy sencilla donde obtenemos resultados en tan solo unos minutos.

ELABORACION

  1. Precalentamos el horno a 180º con calor por arriba y por abajo. Escogemos las capsulas o moldes que vamos a utilizar y los distribuimos por la bandeja del horno.
  2. Comenzamos reduciendo el azúcar en la thermomix. Lo introducimos dentro y programamos un minuto velocidad progresiva 5-10 hasta convertirlo en azúcar glass.
  3. Añadimos los huevos, la mantequilla, la leche y la esencia de vainilla y batimos tres minutos a 37º en velocidad 4.
  4. Agregamos la harina, la levadura en polvo y la ralladura de naranja o limón y mezclamos 15 segundos en velocidad 4.
  5. Ahora es el tiempo de rellenar las capsulas. Podemos integrar en este punto pepitas de chocolate en la masa y mezclarlas unos segundos en velocidad 4 si nos apetece, o dejarlas para decorar solo por arriba. A su vez, tenemos la opción de rellenar los muffins (en mi caso he utilizado Nocilla).
  6. Con la ayuda de una cuchara vamos cubriendo de masa las capsulas hasta completar  tres cuartos de su capacidad. Si les integramos Nocilla por ejemplo, rellenamos un poco , introducimos una cucharada de Nocilla y volvemos a cubrir con la masa hasta la medida indicada. Una vez que agotamos la masa podemos esparcir virutas  o lagrimas de chocolate por la superficie.
  7. Llevamos la bandeja a la segunda rejilla del horno empezando por abajo. Horneamos durante 15 minutos solo con calor por abajo, después ponemos el calor por arriba y los dejamos cinco minutos mas. El tiempo siempre es relativo, depende del tamaño de las capsulas. A mayor tamaño mas tiempo de horneado, pero pueden variar en unos minutos nada mas.
  8. Sacamos la bandeja del horno cuando estén dorados por arriba y pinchando con un palillo este salga limpio y dejamos enfriar. De esta manera obtenemos unos deliciosos muffins que nada tienen que envidiar a los que compramos en el mercado. Ahora es el momento de disfrutarlos.

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/

MAGDALENAS DE CHOCOLATE

MAGDALENAS DE  CHOCOLATE

 

 

Corren tiempos difíciles. Hoy sábado 21 de marzo del 2020 estoy escribiendo esta receta bajo unas condiciones poco habituales. España esta bajo el yugo de una pandemia mundial, «el Coronavirus´´ , que obliga a hacer cuarentena en casa a toda la población.

Algunos salimos a trabajar (no voy a entrar en el debate de si esta bien o no esta decisión del Estado) y tomamos un poco el aire, pero los que no salen de casa mas que para hacer la compra y otros quehaceres indispensables lo justo y necesario (que es lo ideal para frenar esta crisis), probablemente estos días mas que nunca esta recetilla pueda contribuir a que  puedan mantenerse en activo y con la mente ocupada durante un rato mientras pasamos este duro periodo.

Esperemos que dentro de unos meses cualquiera lea esta receta y pueda respirar tranquila pensando que todo este confinamiento ya pasó y volvimos a la normalidad. Mientras tanto, dado que ahora tenemos mucho tiempo para innovar en la cocina y todo aquel que no repostee a menudo a lo mejor tenga ganas de iniciarse os traigo una propuesta que a todos nos gusta mucho, las magdalenas caseras. Esta vez el sabor principal es el chocolate.

Estas magdalenas son muy sencilllitas de hacer, y si tenemos peques en casa son ideales para despertar su curiosidad, para que pasen un rato entretenido colaborando y se sumerjan en este mundillo tan dulce. Es un buen momento para que padres e hijos hagan actividades  y se lo pasen pipa creando juntos.

Si os apetece meterle un poco de mano al chocolate vamos a por la receta. ¡Menudo atracón nos vamos a meter!

 

INGREDIENTES

Para unas 30 unidades:

  • 300 g de harina de trigo.
  • 300 g de azúcar.
  • 300 g de cacao en polvo para hacer a la taza.
  • 200 ml de aceite de girasol.
  • 200 ml de leche entera.
  • 6 huevos.
  • 1 sobre y medio de levadura en polvo (tipo Royal).
  • Ralladura de limón.
  • Una tableta de chocolate negro 75% cacao (opcional).

 

 

DE FORMA TRADICIONAL

Elaborar esta receta de magdalenas es muy entretenido a la par que sencillo. Si tenemos los ingredientes y la batidora a punto os voy a explicar como hacerlas en un abrir y cerrar de ojos. ¿Habéis escogido ya unas capsulas  o moldes chulos para presentarlas? Pues allá vamos…

ELABORACION

  1. Cogemos un bol en primer lugar e introducimos dentro el azúcar junto con los huevos. Con la ayuda de la batidora vamos a batir bien todo hasta conseguir que aumente su volumen y quede una mezcla blanquecina. Hay que insistir con el batido, es clave para la receta.
  2. Añadimos la leche, el aceite y la ralladura de un limón y volvemos a batir de nuevo hasta que quede todo bien unificado.
  3. Agregamos la harina, el cacao en polvo y el sobre y medio de levadura y batimos una vez mas hasta  conseguir una mezcla homogénea.
  4. Ahora que tenemos la masa vamos a rellenar los moldes. Para ello cogemos una cuchara y vamos rellenando con ella dos tercios de la capacidad de cada  molde (incluso un pelín más si queremos). Si nos apetece hacer la magdalena  con un poco de relleno de chocolate antes de completar el molde añadimos hacia la mitad un par de onzas  para darle un toque sorpresa por dentro.
  5. Llevamos los moldes rellenos en la bandeja una hora a reposar a la nevera. De esta manera al introducirlos luego en el horno el contraste de frió y calor ayudará a que suban hacia arriba.
  6. Una vez reposada la masa precalentamos el horno a 200º con calor por arriba y por abajo. Cuando esté caliente, dejamos solo el calor por abajo e introducimos la bandeja en la segunda rejilla del horno empezando por abajo. Dejamos que se horneen unos 15 minutos y después quitamos el calor por abajo y dejamos que se hagan con calor solamente por arriba unos 5 minutos mas. El tiempo es aproximado, depende del tamaño de los moldes, pero siempre se ve bien a ojo cuando están listas.
  7. Sacamos las magdalenas del horno y dejamos que enfríen . De esta manera tan sencilla podemos preparar una merendola casera o un buen desayuno para empezar el día.

 

CON THERMOMIX

Con thermomix elaborar estas magdalenas es pan comido. No hace falta que insistamos con el batido como hacemos a mano porque ella solita en minutos nos deja bien montados los huevos. Una vez que tenemos todos los ingredientes preparados y a Thermi (como la llamo yo) lista, procedemos.

ELABORACION

  1. En primer lugar colocamos la mariposa en la thermomix. Introducimos los huevos y el azúcar y programamos 6 minutos a 37º en velocidad 3.
  2. Agregamos la ralladura de un limón y programamos esta vez sin temperatura unos 6 minutos mas a velocidad 3.
  3. Añadimos la leche y el aceite y mezclamos 3 minutos en velocidad 2.
  4. Vertemos la harina, el cacao y la levadura y mezclamos 20 segundos a velocidad 6.
  5. Ahora que tenemos la masa vamos a distribuirla por las capsulas o moldes. Con la ayuda de una cuchara vamos a ir rellenando dos tercios de la capacidad de cada capsula (incluso un poquito mas si queremos).  Podemos hacerlas así o si nos apetece meterle un relleno extra de chocolate. Si las queremos rellenar introducimos hacia la mitad del relleno un par de onzas y cubrimos con mas masa para que queden tapadas.
  6. Una vez rellenas vamos a llevarlas en la bandeja de horno una hora a la nevera. Esto lo hacemos porque luego al hornear el impacto del frió al calor favorece notablemente la subida de la masa.
  7. Cuando hayan reposado precalentamos el horno a 200º con calor por arriba y por abajo. Introducimos la bandeja de magdalenas en la segunda rejilla empezando por abajo y dejamos que se horneen unos 15 minutos con calor solo por debajo. Una vez transcurridos quitamos el calor por debajo y ponemos el de arriba unos 5 minutos mas para que se dore el copete.  Sacamos las magdalenas y dejamos que enfríen. De esta manera  tenemos un rico dulce para el desayuno y la merienda, veréis que buenas están.

Si os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

 

 

DULCE DE KIWI

DULCE DE KIWI

 

 

Cada vez que cae  por casa algo de fruta en cantidad y ya madurita siempre me hago la misma pregunta «¿Que puedo hacer esta vez con ella?´´. Solemos tener a menudo fruta de arboles de casa , a veces fruta nuestra, a veces fruta que nos trae algún familiar, vecino etc.  Normalmente suelo hacer mermeladas y repartir por la familia, pero de vez en cuando para variar busco algo diferente, similar en ingredientes pero en otro formato.

En temporada de membrillos, este año pasado, los utilicé para elaborar dulce casero, para mi gusto  ideal siempre que lo acompañemos de algún queso que nos guste (en mi caso el cabrales). En temporada de higos, a parte de hacer mermelada y utilizarlos como ingrediente secundario para alguna receta  (por ejemplo para añadir a la pizza casera), también me lancé a hacer dulce con el y quedó muy sabroso. Ahora que han llegado a mis manos una buena cantidad de kiwis me entro la cosa de hacer dulce también con ellos.

Busqué a ver si había alguna receta para echarle un ojo y no encontré ninguna, si para venderlo, pero no como elaborarlo. Así que me dije «bueno, el kiwi es una fruta muy dulce, igual que el higo, así que si con higo se puede, con kiwi también, rebajando un poco de azúcar y buscando una buena manera de componerlo lo lograré´´.

Tenía dudas de como espesarlo para darle la forma, dado que la gelatina animal en determinadas frutas como los cítricos y el kiwi no consigue el efecto deseado debido a una enzima de estas frutas que rompen con el proceso. Entonces me informé bien y vi que con el agar agar, que es una gelatina vegetal el kiwi no se me resistiría. Al igual que me sirvió con el higo me serviría esta vez. Manos a la obra me dispuse a elaborar basándome en el dulce de higo que había hecho anteriormente y el resultado ha sido esplendido.  Si tenéis kiwis maduritos y no sabéis que hacer con ellos, esta es una buena opción.

 

INGREDIENTES

  • 1.200 g de kiwi (sin piel).
  • 500 g de azúcar.
  • 6 g de agar agar.
  • 1 limón.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Vamos a elaborar este dulce de forma muy sencilla. Como vais a ver solo se trata de juntar ingredientes y llevarlos a ebullición. El quid de la cuestión solamente va a ser pillar el punto en el que debemos retirar del fuego la mezcla de manera que cuando enfríe espese correctamente. Haremos hincapié en ello para que salga perfecto a la primera.

ELABORACIÓN

  1. Comenzamos pelando los kiwis e introduciendolos dentro de un bol partidos en pedazos hasta obtener la cantidad indicada.
  2. Agregamos el azúcar y el limón (este debe estar pelado y sin pepitas). Con la ayuda de una batidora trituramos y mezclamos los ingredientes hasta reducirlos.
  3. Llevamos la mezcla en una pota a ebullición a fuego intermedio. Dejamos que cueza durante una hora aproximadamente revolviendo de vez en cuando y después añadimos el agar agar. A partir de aquí la vigilaremos hasta encontrar el punto óptimo en el que debemos retirarla del fuego.
  4. Sabremos cuando está listo introduciendo una cuchara en la pota y cogiendo una muestra. La extendemos sobre un plato frío y esperamos a ver como se transforma. Si se empieza a endurecer y queda como gelatina en cuestión de segundos estará listo, sino lo dejamos más tiempo hasta que probando resulte de ese modo. En el momento que consideremos que está perfecto introducimos la mezcla en un molde de silicona, tupperware o el envase que mas nos guste.
  5. Al día siguiente ya podemos desmoldar el dulce. Quedará una pieza muy vistosa y suculenta. Esta muy buena si la untamos en rebanadas con algo de mantequilla o queso crema para desayunar, o cortada en dados junto con un poco de queso cabrales como tentempié en cualquier comida o cena. De un modo u otro , acompañado o en solitario os va a encantar.

 

CON THERMOMIX

Con la ayuda de la thermo hacer este dulce es pan comido. Solo tenemos que introducir ingredientes y programar la maquina. No tenemos que estar pendientes de remover ni de vigilar cual es el punto óptimo. Con los tiempos y temperatura adecuada saldrá una pieza firme .

ELABORACIÓN

  1. En primer lugar pelamos todos los kiwis y vamos introduciéndolos en la thermo con la pesa puesta hasta obtener la cantidad arriba indicada. Agregamos posteriormente el azúcar y el limón (este último pelado, sin pepitas y en trozos). Trituramos todo 15 segundos en velocidad 8.
  2. Programamos la thermo 45 minutos en posición varoma y velocidad 3 1/2. En este paso quitamos el cubilete y colocamos el cestillo encima para favorecer la evaporación.
  3. Una vez transcurrido el tiempo añadimos el agar agar y volvemos a programar otros 10 minutos en posición varoma y velocidad 3 1/2. Después volcamos la mezcla sobre el molde que hayamos escogido y dejamos que enfríe hasta el día siguiente.
  4. Una vez que haya espesado ya podemos desmoldarlo y disfrutarlo a nuestro gusto. Es un dulce ideal para cualquier desayuno o tentempié, si lo acompañamos de un queso rico tiene el éxito asegurado.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/

BIZCOCHO DE NUEZ

BIZCOCHO DE NUEZ

 

 

¿Os gustan los frutos secos? Hoy en día son unos de los productos mas recurrentes a la hora de elaborar en pastelería. Antiguamente la repostería se ceñía al flan de toda la vida, el bizcocho sencillo de yogur, las magdalenas corrientes… un sin fin mas de postres  muy ricos con ingredientes básicos que siempre solemos tener por la despensa.

Poco a poco se han ido incorporando a las recetas de toda la vida ingredientes muy diversos dando lugar a la pastelería creativa de la que hoy podemos disfrutar. Partimos de la base de siempre (la de nuestras abuelas como se suele decir) e innovamos con los ingredientes más versátiles con lo que podemos trabajar.

Los frutos secos son unos de los ingredientes que actualmente solemos utilizar mucho a la hora de elaborar recetas. Flanes, magdalenas, turrón, panes, tartas, cremas..  y como es el caso de hoy  bizcochos. Podemos usar los frutos para muchas elaboraciones.

Para esta receta de bizcocho opté por utilizar nueces de casa que tenemos del pueblo, para darles salida de una forma diferente. La nuez es uno de los frutos secos más saludables. Es muy rica en ácidos grasos  omega 3, en proteínas, minerales y oligoelementos. Es muy beneficiosa a su vez para prevenir problemas cardiovasculares y para eliminar sustancias cancerígenas del cuerpo.

A la hora de integrar las nueces en este bizcocho podemos hacerlo de dos formas. O bien las trituramos y las añadimos reducidas junto con la harina o bien las partimos en trocitos del tamaño que nos apetezca y las mezclamos con la masa al final , antes de su horneado. Sea como sea el bizcocho va estar buenísimo. Así que si os apetece hornear un buen dulce de nuez no os perdáis esta receta.

 

INGREDIENTES

Para la masa:

  • 6 huevos.
  • 350 g de azúcar.
  • 180 ml de aceite.
  • 2 yogures naturales.
  • 330 g de harina de trigo.
  • 200 g de nueces (sin cascara).
  • 2 sobres de levadura de sobre (tipo Royal).
  • Ralladura de limón.
  • Canela.
  • Sal.

Para el glaseado:

  • 250 g de azúcar glass (con thermomix la normal).
  • 25 ml de agua.

 

 

DE FORMA TRADICIONAL

Si ya tenemos todos los ingredientes a punto, un buen molde para hornear el bizcocho y la batidora a mano, nos ponemos manos a la obra. En un santiamén vamos a tener el bizcocho horneándose y la casa bien aromatizada, a ver quien se resiste a esperar a que enfríe para hincarle el diente.

ELABORACIÓN

  1. Programamos el horno a 180º  por arriba y por abajo y engrasamos el molde que vamos a utilizar con aceite o margarina y harina.
  2. Introducimos dentro de un bol los huevos y el azúcar. Batimos con la batidora hasta blanquear bien la mezcla.
  3. Añadimos el aceite, los dos yogures y  la ralladura de limón y seguimos batiendo hasta mezclar  los ingredientes.
  4. Vertemos la harina, la sal, la levadura y un poco de canela y seguimos batiendo hasta unificarlo todo bien sin que quede ningún grumo.
  5. Esparcimos las nueces cortadas en trocitos si nos gustan  mas así, o trituradas finitas,  al gusto de cada uno. Con la batidora las mezclamos bien por toda la masa para que queden repartidas.
  6. Extendemos la mezcla sobre el molde y lo llevamos al  horno (aconsejo meterlo en la segunda rejilla empezando por abajo).  Lo dejamos unos 40 minutos y a partir de ahí vamos pinchando con un palillo o cuchillo hasta que este nos salga completamente seco. En ese momento ya podemos retirarlo.
  7. Mientras enfría un poco vamos a coger otro bol e introducimos en él el azúcar glass junto con el agua. Con la batidora mezclamos todo bien hasta que quede una cremita de glaseado. Si la queremos más líquida añadimos un poco mas de agua, y si la preferimos más compacta agregamos un poco mas de azúcar y mezclamos de nuevo.
  8. Desmoldamos el bizcocho y extendemos el glaseado por encima a nuestro gusto. Podemos adherir al baño de azúcar alguna nuez entera para que quede estéticamente mas vistoso. Una vez que este frío del todo, ya podemos deleitarnos con este manjar de nuez.

 

CON THERMOMIX

Con la thermo vamos a obtener la mezcla del bizcocho en un periquete. Recomiendo lavar  la maquina después de hacer la masa y secarla muy bien para poder triturar el azúcar del glaseado posteriormente.

 

ELABORACIÓN

  1. Programamos el horno a 180º  por arriba y por abajo y engrasamos el molde que vamos a utilizar con aceite o margarina y harina.
  2. Introducimos en la thermo los huevos junto con el azúcar y batimos 6 minutos, a 37º en velocidad 5.
  3. Agregamos los yogures, el aceite y la ralladura de limón y mezclamos 20 segundos a velocidad 3.
  4. Incorporamos la harina, la levadura, la sal y un poco de canela y marcamos 30 segundos a velocidad 4.
  5. Introducimos las nueces partidas en trocitos y las mezclamos unos segundos de nuevo a velocidad 4 para que queden repartidas por la masa.
  6. Introducimos la mezcla en el molde y lo llevamos a la segunda rejilla del horno empezando por abajo. Horneamos unos 40 minutos y a partir de ahí vamos pinchando con un cuchillo o palillo hasta que nos salga limpio. En ese momento ya podemos retirarlo.
  7. Mientras el bizcocho enfría un poco vamos a elaborar el glaseado (esto es opcional). Con la thermo limpia y bien seca, introducimos en ella el azúcar y lo trituramos un minutos a velocidad progresiva 7-10. Añadimos el agua y mezclamos unos segundos a velocidad 4. Bajamos bien los restos de los laterales con una lengua y volvemos a mezclar unos segundos. Si queremos que la crema este mas espesa añadimos un poco mas de azúcar  y si al contrario la preferimos más líquida agregamos agua y volvemos a mezclar.
  8. Desmoldamos el bizcocho y ya podemos darle el baño de glaseado a nuestro gusto. Si queremos darle un toque vistoso podemos adherir alguna nuez entera al glaseado. Así de sencillo podemos obtener nuestro bizcocho de nuez particular.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/

DULCE DE MEMBRILLO

DULCE DE MEMBRILLO

 

 

Hace ya algún tiempo, allá por la primavera del 2017, plantamos un par de arbolitos de membrillo en tierras montañosas. Por allí por el pueblo no suele haber muchos, pero yo tenía la cosa de hacer dulce de membrillo casero (hasta ahora siempre lo hacía con manzana) y me dije que por que no. Si salían adelante podría cumplir mi capricho y tener membrillo todos los años, y sino seguiría haciendo el de manzana que por allí hay muchísima cantidad.  Pues bien, un par de años después,es decir, en el presente, los arboles han medrado lo suyo y este otoño hemos recogido las primeras piezas (unas 40 aproximadamente, grandes y bien lucidas), con lo cual, no quepo en mi de gozo.

Hasta ahora no había maniobrado nada en pastelería con membrillos así que antes de ponerme manos a la obra se me vinieron varias dudas a la cabeza. A la vista la fruta es una fruta dura, así que  ¿Como puedo saber en que momento esta madura para poder utilizarla? ¿Debo añadirla con piel o sin piel? ¿Necesitaré la ayuda extra de algún espesante o no me hará falta? Pues bien, después de indagar me puse manos a la obra y a la vista está el resultado.

Puedo decir que  el dulce me ha sorprendido para bien y a partir de ahora conservaré grandes cantidades para todo el año. Acompañado de un buen queso (recomiendo el cabrales), y un poquito de pan nos sirve de tentempié para amenizar cualquier evento gastronomico en el que queramos sorprender.

Respecto a las dudas que tenía os puedo decir que en cuanto al punto de madurez es muy fácil observarlo . El membrillo debe tener un color amarillo para poder utilizarse ya, si está verde aún es temprano y debemos dejar que madure un poco mas, y si tiene manchones ya está muy maduro y cuanto antes lo usemos mejor. A la hora de añadirlo se puede dejar la piel sin quitar, ya que esta contiene pectina, una fibra muy buena que ayuda a espesar el dulce. En cuanto a la ayudita extra (para el dulce de higo le pido un poco de auxilio a la gelatina o al agar agar), en este caso no es necesario nada, con la reacción de  la pectina, el azúcar y el limón conseguimos darle una textura muy firme y definida a la pieza.

Si os apetece probar un poquito aquí os cuento como obtenerlo de forma muy sencilla.

 

INGREDIENTES

  • 1.200 g de membrillo (el peso resultante una vez descorazonadas las piezas de membrillo).
  • 800 g de azúcar.
  • 1 limón.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Hacer dulce, ya sea de membrillo u otra fruta es muy sencillo, solo necesitamos unos pocos ingredientes, una pota u olla y escoger el molde que mas nos apetezca para darle forma. Si ya tenemos todo listo comenzamos con la receta.

ELABORACIÓN

  1. En primer lugar vamos a lavar bien las piezas de membrillo por fuera (para quitarles la pelusa). Los introducimos en una olla o pota y cubrimos con agua. Después los llevamos a ebullición hasta que reblandezcan (como habréis comprobado es una fruta muy dura y de esta manera facilitamos el triturado).
  2. Una vez que están blanditos los retiramos de la olla, los dejamos enfriar un poco y después los descorazonamos , es decir les quitamos las pepitas y la zona de alrededor de las mismas. No vamos a pelarlos porque la piel es alta en pectina, una fibra que nos va a ayudar a espesar el dulce, de modo que la utilizaremos.
  3. Introducimos la carne del membrillo con la piel en trocitos muy pequeños de nuevo en la olla (sin el agua). Añadimos el limón (sin la piel y sin las pepitas) y el azúcar. Con la ayuda de una batidora o un robot trituramos todo hasta que quede bien reducido, como una crema o puré.
  4. Llevamos la mezcla a ebullición a fuego intermedio revolviendo cada poco tiempo con una cuchara de madera. Pasada una hora empezaremos a observar en que punto se encuentra para saber cuando debemos retirarla del fuego. Encontraremos el punto óptimo haciendo la prueba de la cuchara. Cogemos una cucharada del dulce, la extendemos en un plato frío de nevera y en cuestión de segundos veremos si espesa. Si queda muy blanda seguiremos con la cocción hasta que obtengamos una buena textura.
  5. Una vez que el membrillo esté listo lo retiramos del fuego y lo introducimos con una lengua en el molde que hayamos escogido. Dejamos que enfríe y lo metemos en la nevera hasta el día siguiente.
  6. Al día siguiente ya podemos desmoldar la pieza. Se pueden hacer las cantidades de dulce que queramos, aguanta muy bien en la nevera durante meses gracias a la ayuda conservante del limón y del azúcar.

 

CON THERMOMIX

Con thermomix hacer dulce de membrillo es pan comido, no es necesario reblandecer la fruta primero, ni debemos de estar pendientes de la mezcla ni revolviendo cada poco, todo es muy fácil y sencillo.  En apenas unos minutos le dejamos que ella tome el peso de la cocción y nos olvidamos hasta que nos de el aviso.

ELABORACIÓN

  1. Comenzamos lavando cada uno de los membrillos bien bajo el grifo (debemos quitarle la pelusilla porque los vamos a utilizar con piel). La piel contiene pectina, una fibra muy buena que ayuda a espesar la mezcla.
  2. Una vez limpios los partimos y les quitamos las pepitas y la zona de alrededor de las mismas , es decir el corazón, y lo desechamos. Cortamos la carne de membrillo en trozos muy pequeños y los introducimos en la thermomix (vamos a meter 600 gramos primero porque al ser mucha cantidad se nos puede atascar un poco en las cuchillas ya que esta fruta suele estar dura). Añadimos también el limón (sin piel y sin pepitas) y la mitad del azúcar. Reducimos la mezcla a puré a golpes de turbo. Si se nos atasca el membrillo en las cuchillas introducimos una cuchara para desatascar. Una vez triturado añadimos el resto de carne y azúcar y volvemos a darle al turbo  hasta que quede una mezcla homogénea.
  3. Quitamos el cubilete de la thermomix y colocamos el cestillo para facilitar la evaporación. Programamos la maquina 1 hora a 100º en velocidad 4.
  4. Pasado el tiempo, con la ayuda de una lengua introducimos la mezcla en el molde que hayamos escogido y dejamos que enfríe para luego meterlo en la nevera.
  5. Al día siguiente ya podemos desmoldar la pieza. Si tenemos mucha fruta y queremos hacer en cantidades no hay problema, aguanta muchos meses en la nevera gracias al poder conservante del azúcar y el limón.

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/

 

DULCE DE HIGO

DULCE DE HIGO

 

 

De nuevo nos encontramos en Septiembre, a puntito de darle el taconazo al verano y de coger el otoño con gran alegría un año más. Una época de cambios, y para muchos, una época de recolectas. Es ahora cuando se recogen las avellanas , las nueces, las manzanas, los membrillos, los higos etc para ir dejando paso a la venidera lluvia de castañas, más propia del mes de octubre. Aprovechando que puedo recoger un poco de todo por los árboles familiares el post de hoy va dedicado a la bendita higuera que mi madre tiene en su jardín (da una cantidad enorme de higos y como suelen durar muy poco una vez maduros hay que darles uso rápidamente).

El año pasado fuimos recogiendo unos cuantos kilos de higos y me centré en hacer mermelada casera con ellos para nosotros y para repartir por la familia (dura muchísimo tiempo si la hacemos y la envasamos correctamente). Este año para cambiar un poco , me he decidido a hacer dulce de higo (es más usual el de membrillo y el de manzana, pero nadie dijo que no se pudiese uno salir de lo común).

Este dulce es  muy sencillo de elaborar, podemos hacerlo tanto de manera tradicional como con la thermomix, acortando ésta última los tiempos de forma bastante notoria (a veces me pregunto que haría sin ella). Le damos la forma que queramos en el molde que más nos guste y una vez reposado despega muy bien y queda una pieza muy definida y vistosa . Como siempre digo va al gusto de cada uno, a mi particularmente me gusta servirlo de entrante en cualquier comida  acompañado de un queso tipo Cabrales. Ya sabéis, cortamos un pedacito de pan, untamos un poco de queso y encima un cachito de dulce y directo al paladar. Solo hay un problema , es un autentico vicio, y los que queremos cuidar la linea tenemos que saber parar a tiempo 🙂 Ahora si os parece, pasamos a la receta…

 

INGREDIENTES

  • 1.200 g de higos maduros.
  • 500 g de azúcar.
  • 1 limón.
  • 6 g de agar agar (optativas mas abajo en observaciones).

 

DE FORMA TRADICIONAL

Hacer dulce en general, ya sea de higo, manzana , membrillo etc es muy sencillo. Solo hemos de tener en cuenta que el tiempo de cocción varia según la fruta, el estado de madurez u otros factores, pero cogiéndole el tranquillo  y con un pequeño truco es muy fácil encontrar el punto óptimo donde debemos retirarlo del fuego.  A continuación os detallo como llevarlo a cabo.

ELABORACION

  1. En primer lugar lavamos bien los higos por fuera y les cortamos el rabito. Los introducimos en la pota junto con el azúcar y el limón (pelado y troceado sin las pepitas).  Trituramos un poco todos los ingredientes hasta que quede todo bien mezclado.
  2. Llevamos la mezcla a ebullición a fuego intermedio. Dejamos que se cueza durante una hora y después añadimos el agar agar.  A partir de este momento debemos vigilar bien la mezcla hasta hallar el punto óptimo donde debemos retirarla del fuego.
  3. Sabremos cuando está listo introduciendo una cuchara en la pota y cogiendo una muestra. La extendemos sobre un plato frío y esperamos a ver como se transforma. Si se empieza a endurecer y queda como gelatina en cuestión de segundos estará listo, sino lo dejamos más tiempo hasta que probando resulte de ese modo. En el momento que consideremos que está perfecto introducimos la mezcla en un molde de silicona, tupperware o el envase que mas nos guste.
  4. Dejamos que enfríe hasta el día siguiente y luego ya podremos desmoldar. Desmolda muy bien, sale una pieza muy definida y llamativa. La cantidad de agar agar la he ajustado para que no quede ni muy blando ni muy duro, sino como el dulce de membrillo que normalmente nos encontramos en cualquier tienda de comestibles. Espero que os haya gustado y si tenéis grandes cantidades de higos esta es una buena opción para darles uso.

 

CN THERMOMIX

Con thermomix hacer cualquier tipo de dulce ya sea de higo o de otra fruta es aún más sencillo todavía. Nos ahorramos el tener que vigilar la mezcla para encontrar el punto óptimo puesto que con los ingredientes y el tiempo estipulado os puedo asegurar que os va a quedar un dulce de higo perfecto.

ELABORACION

  1. Comenzamos lavando bien los higos y desechando los rabitos. Vamos a utilizarlos con piel. Introducimos la cantidad de higo arriba indicada dentro de la thermo, el azúcar (podemos echarle más pero como el higo ya es dulce de por sí con esta cantidad no queda demasiado empalagoso) y el limón (el limón lo introducimos en cuartos, sin piel y sin pepitas). Trituramos todo 15 segundos en velocidad 8.
  2. Ahora que tenemos los ingredientes mezclados vamos a programar la maquina 35 minutos, en varoma y velocidad 3/2. En este paso quitamos el cubilete y ponemos el cestillo encima para favorecer la evaporación.
  3. Pasado este tiempo añadimos el agar agar y volvemos a marcar 10 minutos en varoma y velocidad 3/2.  Cuando esté listo volcamos la mezcla sobre el molde, tupperware o envase que más nos apetezca y dejamos enfriar hasta el día siguiente.
  4. Una vez que está compacto podemos desmoldarlo. Sale muy fácilmente y vamos a obtener  una pieza muy definida , con la misma textura que cualquier dulce de membrillo de los que nos podemos encontrar en las tiendas. Acompañado de un buen queso que os guste cumple las delicias de cualquier aperitivo para abrir bocado.

Observaciones:  Tenemos varias opciones para darle forma gelatinosa al dulce, en este caso utilicé el agar agar pero también podemos usar la gelatina en polvo o hojas de gelatina. El agar es un polvillo gelificante  vegetal proveniente de las algas marinas y la gelatina viene de la textura animal. Ambas son diferentes pero resultan igual de efectivas. Por cada 2 gramos de agar podemos usar 5 gramos de gelatina en polvo neutra u 3 hojas de gelatina. El agar como veis en la receta lo añadimos unos minutos antes de finalizar la cocción, sin embargo la gelatina, ya sea en polvo o en hojas (previamente hidratadas), debemos añadirla al final de la cocción y acto seguido triturar de nuevo o darle unos golpes de turbo si utilizamos la thermomix.

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/

 

 

 

MAGDALENAS DE PLATANO

MAGDALENAS DE PLATANO

 

 

Hace ya unas semanas que no subo ninguna receta al blog y lo tenía algo olvidadillo, entre el  trabajo , la niña, los quehaceres diarios y que ahora en veranin hay que salir a la calle un poco más a tomar el aire… pero siempre hay que sacar un ratillo para hacer aquellas cosas que nos gustan y que a la vez nos ayudan a dispersar la mente (en mi caso es la repostería), así que ¡aquí estoy de nuevo!

¿A vosotros os pasa que de repente tenéis una temporada llena de antojillos culinarios? Me explico, tan pronto estoy unas semanas con antojo de cachopos (nuestra especialidad Asturiana) y me marco unos cuantos, como me da por el pulpo (ya sea a la gallega,con arroz etc) o estos días mismamente por la tortilla de patatas  (tengo las sartén de tortillas más que amortizada). ¿Soy la única o también os pasa que sois unos degustadores estacionales? Pues bien, estos días llevaba ya rucu rucu en la cabeza con la idea de hacer magdalenas . Voy a hacerlas hoy, pero al final no las hago. Voy hacerlas mañana pero al final tampoco me puse.. pues hay que hacerlas  si o si porque tengo antojo… y un día cualesquiera me pongo a ello en un santiamén y ¡voilá! , listas  para degustar durante unos días.

Estas magdalenas son copiosas (de tamaño considerable), doraditas por arriba , con un gran copete y muy muy jugosas por dentro. Llevan un poco de nata (yo aproveche una nata casera que me regalaron , si podéis disponer de ella muchísimo mejor) y algo de plátano para darles un toque diferente. Lo mas chic y para mi que le da el puntazo final sin duda son las lágrimas de chocolate, hacen una combinación perfecta. Son todo un vicio (en casa las devoramos) así que os animo a probarlas y ya me diréis si os han gustado. Como apunte os diré que si os apetece hacerlas en cantidades se conservan muy bien dentro de las latas de pastas de toda la vida o en envases herméticos.

 

INGREDIENTES

(18 unidades de tamaño generoso)

  • 400 g de harina de trigo.
  • 200 g de azúcar.
  • 3 huevos.
  • 230 ml de aceite de girasol.
  • 150 ml de nata de montar.
  • 300 g de platanos (3 unidades grandes).
  • 1 sobre de levadura (tipo Royal).
  • Ralladura de limón (opcional).
  • 1 paquete de virutas o lágrimas de chocolate.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Con las cantidades arriba indicadas podemos obtener 18 unidades de magdalenas de un tamaño considerable. Si queremos hacer mas o menos  aumentamos o disminuimos las cantidades a proporción. Una vez que hemos escogido los moldes que  vamos a utilizar (siempre recomiendo introducirlos en flaneras o bandejas de magdalenas una vez rellenos) nos disponemos a elaborar la materia.

 

ELABORACION

  1. En primer lugar cogemos un bol e introducimos en él los plátanos troceados, los huevos, el azúcar, el aceite y la nata. Con la ayuda de una trituradora trituramos todo hasta obtener una mezcla homogénea.
  2. Añadimos la harina, la levadura química y la ralladura de limón. Con la batidora mezclamos todo hasta que quede bien unificado.
  3. Esparcimos las virutas de chocolate (dejamos unas pocas para poner por encima antes del horneado) y con la espátula las mezclamos bien por la masa.
  4.  Colocamos los moldes individuales en la bandeja de magdalenas, flaneras o directamente en la  bandeja de horno y procedemos a rellenarlos. Podemos utilizar una manga pastelera o bien la ayuda de una cuchara. Llenamos los moldes 3/4 de su capacidad y después dejamos que reposen 1 hora dentro de la nevera.
  5. Una vez reposada la masa precalentamos el horno a 220º por arriba y por abajo.  Esparcimos las virutas de chocolate que nos quedan por la superficie. A la hora de meter las magdalenas bajamos la temperatura a 200º y dejamos calor solo por abajo. Introducimos la bandeja en la segunda rejilla del horno empezando por abajo y horneamos 20 minutos. Los últimos 5 minutos ponemos el calor solo por la parte de arriba.

Pasado este tiempo veremos como hemos obtenido unas magdalenas doraditas por arriba y con un gran copete. La gran sorpresa llegará cuando una vez frías las probemos y veamos lo jugosas que quedan por dentro.

 

CON THERMOMIX

Con la thermomix vamos a obtener la masa de las magdalenas en un periquete. La cantidad arriba indicada da para 18 unidades bien proporcionadas, si queremos hacer mas o menos cambiamos los tiempos en proporción. Si ya disponéis de las capsulas (siempre recomiendo introducirlas de todas maneras dentro de flaneras o bandejas de magdalenas) vamos manos a la obra.

ELABORACION

  1. Introducimos en la thermomix los plátanos troceados, los huevos, el azúcar, el aceite y la nata. Programamos 30 segundos a velocidad 6, de manera que la mezcla quede bien unificada.
  2. Añadimos la harina, la levadura y la ralladura de limón. Mezclamos con giro a la izquierda 40 segundos en velocidad 6/2.
  3. Agregamos la virutas de chocolate (dejamos unas pocas  para poner antes del horneado por la superficie) y mezclamos unos segundos nada mas para que se dispersen por la masa.
  4. Con la ayuda de una manga pastelera o mismamente con una cuchara vamos rellenando las capsulas 3/4 de su capacidad. Una vez rellenas las introducimos en la nevera mínimo una hora.
  5. Pasado el tiempo de reposo, esparcimos el resto de virutas de chocolate por encima de las magdalenas. Precalentamos el horno a 220º con calor por arriba y por abajo. Cuando las vayamos a meter bajamos la temperatura a 200º y dejamos calor solo por abajo.  Colocamos la bandeja en la segunda rejilla empezando por abajo y  horneamos 20 minutos (los 5 últimos ponemos calor solo por arriba).

Una vez fuera del horno podemos comprobar que se ven doraditas por arriba, con un gran copete, y esponjadas y muy jugosas por dentro. Se deben de comer frías pero yo a veces no me aguanto y acabo cogiendo alguna recién horneada. Son todo un vicio…

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/

LAZOS DE CREMA

LAZOS DE CREMA

 

 

El otro día navegando con mi amigo google me di cuenta de una cosa, ¡No sabía como se llamaban este tipo de dulces!. ¡No puede ser!- me dije. Venga a insertar una y otra vez la palabra «mojí´´ o «mují´´ para contrastar información.  ¿Pero que le pasa hoy a la red? ¿Me va a decir a mi que estos dulces no son típicos? ¿Como es que hay tan poca información de ellos, si por lo menos aquí en Asturias (y me imagino que en otras provincias también) no fallan de presencia en cualquier pastelería?

Pues nada, apenas aparecía nada. Pero ay amigo, no es que no sean dulces conocidos, que si lo son, es que no están reconocidos con el nombre de mojí o mují, como toda la vida los he llamado desde que tengo uso de razón. Tanteando variantes acabé comprobando que como más se les conoce es como lazos de crema (cierto el nombre es bastante aclaratorio, ya que es una masa en forma de lazo rellena de crema), pero aquí no se les suele llamar así. ¡Ay google, a veces parece que lo sabes todo, pero otras pinchas un poco cuando te ponemos a prueba! Pues bien, no me enrollo más. Hace unos días se me antojo hacer unos mojís (yo seguiré llamándolos así) para una merienda y dicho y hecho me puse manos a la obra. ¿Queréis saber un poco de que se componen?

Los mojís están compuestos por una masa de bollería hojaldrada,  una crema pastelera y un baño de almíbar. La masa se suele dividir en tiras , enroscadas en espiral y conformando el dibujo de una especie de dulce de palmera o mariposa. Las alas están rellenas con la crema pastelera y por fuera  los lazos suelen tener un abrillantado a base de almíbar que les da un toque muy chic. A priori puede parecer difícil de elaborar , pero una vez que tenemos los tres componentes , el montaje es super sencillo a la par que entretenido. Si os apetece ver como va os invito a probar esta receta y que me digáis que os ha parecido el resultado.

 

INGREDIENTES

(Para 8 unidades bien proporcionadas)

Para el almíbar:

  • 150 ml de agua.
  • 150 g de azúcar.
  • Aroma de vainilla, coñac…

Para la crema pastelera:

  • 1 l de leche.
  • 80 g de maizena.
  • 4 huevos.
  • 250 g de azúcar.
  • Canela en rama.
  • Corteza de limón.

Para la masa de bollería hojaldrada:

  • 500 g de harina de fuerza.
  • 25 g de levadura fresca.
  • 35 g de mantequilla.
  • 75 ml de agua.
  • 75 ml de leche.
  • 75 g de azúcar.
  • 5 g de sal.
  • 2 huevos.
  • 200 g de mantequilla (en bloque para agregar al final).

 

DE FORMA TRADICIONAL

Para montar estos ricos lazos de  crema debemos obtener primero una masa de bollería hojaldrada, una crema pastelera para rellenarlos y un almíbar para pintarlos. Si queremos , podemos hacer el almíbar y la crema pastelera el día anterior, sino procederemos a primera hora del día en que los vamos a hornear para que les de tiempo a enfriar antes de utilizarlos.

ELABORACIÓN

Crema pastelera:

  1. Cogemos una cazuela, introducimos la leche , la rama de canela y la corteza de un limón. Llevamos a ebullición.
  2. Mientras se va calentando, en un bol a parte  batimos los huevos con el azúcar. Después añadimos la maizena y seguimos batiendo hasta que no veamos ningún grumo.
  3. Cuando la leche rompa a hervir sacamos la corteza de limón y la rama de canela , y a fuego lento introducimos la mezcla del punto dos y vamos revolviendo con varilla continuamente hasta que vaya espesando y adquiera una textura cremosa. En ese momento pasamos la crema a un bol de cristal, la tapamos a ras con film para que no cree costra y reservamos en  nevera  para utilizarla mas tarde.

Almibar:

  1. En un cazo ponemos el agua junto con el azúcar. Sin revolver dejamos que hierba.
  2. Una vez que rompa a hervir  lo retiramos del fuego y le añadimos si nos apetece un chorro de  licor, aroma o coñac. Reservamos para pintar los lazos una vez horneados.

Masa de bollería hojaldrada:

  1. Cogemos la harina y formamos un volcán sobre la mesa con ella. En el centro colocamos  el resto de ingredientes (mantequilla utilizaremos 35 g, los 200 g son para mas adelante). Amasamos todo bien con la manos y hacemos una bola con la masa que obtendremos. Le hacemos un corte en cruz por la parte de arriba, la enfilmamos y la llevamos a la nevera una media hora (si es mas tiempo no pasa nada).
  2. Una vez reposada en la nevera, sacamos la bola. Espolvoreamos con harina la mesa de trabajo y la masa por ambos lados. Vemos que la masa al haberle hecho un corte en cruz, la parte de  arriba se divide como en cuatro pliegues, pues con el rodillo vamos a estirar cada pliegue hacia fuera hasta que la masa adquiera la forma de una flor  de cuatro pétalos (no hay que estirar mucho, lo suficiente para que en el centro podamos colocar el bloque de 200 g de mantequilla).
  3. Una vez que esta estirada colocamos en el centro la mantequilla (debe estar fría y en una pieza, no a trozos), cogemos los cuatro pliegues y la envolvemos con ellos, juntándolos y uniéndolos  por arriba. Le damos vuelta al plastón (es así como denominamos la pieza que vamos a trabajar), de manera que los pliegues queden hacia abajo. Espolvoreamos bien de harina y golpeamos un poco la masa con el rodillo para bajarla de altura. Después vamos estirándola hasta que nos quede a un centímetro de grosor y con forma rectangular (como si fuésemos a hacer masa de empanada). A partir de aquí vamos a comenzar a realizar tres vueltas simples con la masa.
  4. Tenemos la masa estirada, vamos a imaginar que  se divide en tres partes iguales.  Doblamos la parte de un extremo y la apoyamos sobre la del centro, y después doblamos la del otro extremo y la llevamos también hacia el centro. Giramos la masa con los pliegues hacia el lateral y volvemos a extenderla de nuevo con el rodillo  en forma rectangular a un centímetro de grosor. Ya hemos dado la primera vuelta. Debemos repetir el proceso de doblar la masa y estirar, dos veces mas, para que sean tres vueltas simples. Una vez que le hemos dado las tres vueltas  doblamos la masa de nuevo y la enfilmamos así para llevarla a la nevera un par de horas mínimo. Cuando estemos haciendo este punto recomiendo espolvorear con harina  la mesa de trabajo y la masa a menudo  para evitar que se nos pueda pegar.

Montaje: 

  1. Ahora que tenemos los tres componentes que necesitamos vamos a darle forma al lazo de crema. Cogemos la masa de bollería hojaldrada y la estiramos sobre la mesa en forma rectangular hasta que quede un grosor de 3 mm aproximadamente. Dividimos toda la masa en tiras largas, de unos 3 cm de ancho. El largo de las tiras va determinar el tamaño del lazo, a mayor longitud mas amplio será el lazo.
  2. Cogemos cada una de las tiras y vamos enrollándolas en forma de espiral como si fuesen macarrones. Una vez que la tira está retorcida entera, sobre el papel de horno hacemos el dibujo de el lazo con ella. Cogemos los dos extremos de la linea y los llevamos hacia el centro de la misma formando las dos alas. Pegamos ambos extremos por debajo de la masa. Hacemos lo mismo con cada una de las tiras hasta terminar toda la masa.
  3. En el momento que tenemos el dibujo definido vamos a rellenar ambos espacios de las «alas´´ como digo yo, con la crema pastelera. Cogemos una manga, la rellenamos con la crema y los cubrimos. Haremos lo mismo con cada una de las piezas. Cuando estén rellenos todos los lazos vamos a dejarlos reposar un par de horas.
  4. Precalentamos el horno a 200º.  Una vez reposadas las piezas, pintamos todas las partes de las masas con un pincel y un poco de huevo batido. Acto seguido  horneamos  unos 20 minutos aproximadamente.
  5. Cuando tengamos los lazos fuera del horno cogemos el almíbar, los pincelamos con el hasta brillen con alegría y los dejamos enfriar. Siguiendo todos estas pautas podremos elaborar estos dulces  en nuestra casa cuando mas nos apetezca.

 

CON THERMOMIX

A la hora de elaborar los lazos de crema podemos tirar de la thermomix para hacer cada uno de los tres componentes que necesitamos, el almíbar, la crema pastelera y la masa de bollería hojaldrada. Tanto el almíbar como la crema se puede elaborar el día antes para no emplear demasiado tiempo en el mismo día, pero eso ya va a gusto de cada uno.

ELABORACIÓN

Para el almíbar:

  1. Introducimos en la thermo el agua y el azúcar y programamos 10 minutos a 100º en velocidad 2.
  2. Una vez listo podemos añadirle si nos apetece un poco de esencia de vainilla o algún tipo de licor. Dejamos que enfríe para abrillantar los lazos mas adelante.

Para la crema pastelera:

  1. Introducimos en la cubeta la leche, la corteza de limón y el palito de canela. Programamos 90º, 10 minutos a velocidad 1. Una vez listo retiramos la corteza y la canela.
  2. Añadimos los huevos, el azúcar y la maizena. Mezclamos unos segundos a velocidad 4  y programamos de 8 a 10 minutos ,a 90º en velocidad 3 con la mariposa.

Para la masa de bollería hojaldrada:

  1. Introducimos en la thermo la leche y la levadura y mezclamos 15 segundos en velocidad 4. Añadimos los 35 g de mantequilla , los huevos, el agua, el azúcar y la sal y programamos 10 segundos en velocidad 6. Integramos la harina y ponemos el programa espiga durante 30 segundos. Sacamos la masa de la thermo, la boleamos y le hacemos un corte en cruz por arriba. La enfilmamos y la llevamos a la nevera media hora.
  2. Una vez reposada en la nevera, sacamos la bola. Espolvoreamos con harina la mesa de trabajo y la masa por ambos lados. Vemos que la masa al haberle hecho un corte en cruz, la parte de  arriba se divide como en cuatro pliegues, pues con el rodillo vamos a estirar cada pliegue hacia fuera hasta que la masa adquiera la forma de una flor  de cuatro pétalos (no hay que estirar mucho, lo suficiente para que en el centro podamos colocar el bloque de 200 g de mantequilla).  Una vez que esta estirada colocamos en el centro la mantequilla (debe estar fría y en una pieza, no a trozos), cogemos los cuatro pliegues y la envolvemos con ellos, juntándolos y uniéndolos  por arriba. Le damos vuelta al plastón (es así como denominamos la pieza que vamos a trabajar), de manera que los pliegues queden hacia abajo. Espolvoreamos bien de harina y golpeamos un poco la masa con el rodillo para bajarla de altura. Después vamos estirándola hasta que nos quede a un centímetro de grosor y con forma rectangular. Aquí es cuando comenzamos a hacer las vuelta simples.
  3. Tenemos el plastón estirado en forma rectangular como si fuésemos a hacer una empanada.  Pues bien, vamos a imaginar que la masa se divide en tres partes iguales.  Doblamos la parte de un extremo y la apoyamos sobre la del centro, y después doblamos la del otro extremo y la llevamos también hacia el centro. Giramos la masa con los pliegues hacia el lateral y volvemos a extenderla de nuevo en forma rectangular a un centímetro de grosor. Ya hemos dado la primera vuelta. Debemos repetir el proceso de doblar la masa y estirar, dos veces mas, para que sean tres vueltas simples. Una vez que le hemos dado las tres vueltas  doblamos la masa de nuevo y la enfilmamos así para llevarla a la nevera un par de horas mínimo. Durante este punto numero tres recomiendo espolvorear de continuo con harina la mesa de trabajo y la masa para evitar que se nos pueda pegar.

Montaje:

 

  1. Cogemos la masa de bollería hojaldrada y la estiramos sobre la mesa en forma rectangular hasta que quede un grosor de 3 mm aproximadamente. Dividimos toda la masa en tiras largas, de unos 3 cm de ancho. El largo de las tiras va determinar el tamaño del lazo, a mayor longitud mas amplio será el lazo.
  2. Cogemos cada una de las tiras y vamos enrollándolas en forma de espiral como si fuesen macarrones. Una vez que la tira está retorcida entera, sobre el papel de horno hacemos el dibujo de el lazo con ella. Cogemos los dos extremos de la linea y los llevamos hacia el centro de la misma formando las dos alas. Pegamos ambos extremos por debajo de la masa. Hacemos lo mismo con cada una de las tiras hasta terminar toda la masa.
  3. En el momento que tenemos el dibujo definido vamos a rellenar ambos espacios de las «alas´´, como digo yo, con la crema pastelera. Cogemos una manga, la rellenamos con la crema y los cubrimos. Haremos lo mismo con cada una de las piezas. Cuando estén rellenos todos los lazos vamos a dejarlos reposar un par de horas.
  4. Precalentamos el horno a 200º.  Una vez reposadas las piezas, pintamos todas las partes de las masas con un pincel y un poco de huevo batido. Acto seguido  horneamos  unos 20 minutos aproximadamente.
  5. Cuando tengamos los lazos fuera del horno cogemos el almíbar, los pincelamos con el para darles sabor y brillo y dejamos que enfríen. Así de sencillo podemos obtener estos dulces para sorprender en cualquier merienda o desayuno.

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

MERMELADA DE NARANJA

MERMELADA DE NARANJA

 

¿Cuantas veces os ha regalado algún kilo de fruta algún familiar o conocido de su cosecha propia? De repente os veis con mucha cantidad junta que sabeis que no vais a poder terminar antes de que se estropee y os da mucha pena que se eche a perder. Pues para estos casos la solución es muy sencilla. Con un poquito de limón y algo de azúcar podeis aprovechar cualquier genero para hacer una rica mermelada.

Ahora en esta época, el naranjo que mi madre tiene en el jardín de casa está repleto de naranjas, son chiquitinas pero con fundamento. De golpe se junta una gran cantidad de ellas  y su hija ya está frotándose las manos pensando en darles uso. A parte de hacer unos ricos zumos para el desayuno ¿que tal si empezamos a mondarlas y hacemos mermelada con ella?

Hay dos variedades, podemos elaborarla dulce o mas bien amarga. Todo depende de la cantidad de carne blanca que rodea los gajos que integremos. A mayor cantidad que empleemos más amarga saldrá, va al gusto de cada uno. También podemos optar por dejarla grumosilla y con los trocitos de piel integrada o por triturarla del todo si no nos gustan los tropezones. De una manera o de otra el resultado es el mismo. 

Mi desayuno diario consiste en unas tostadas de pan integral con un poco de queso crema y de mermelada acompañadas de un cafecito. Por ello cada vez que cae en mis manos una cantidad de fruta determinada hago mermelada, reparto por la familia unos tarros y me guardo otros. De esta manera no la compro en todo el año, voy enlazando siempre una tras otra. Para poder consumirla así es necesario utilizar tarros apropiados, bien esterilizados y cocerlos  siempre al baño María después de rellenarlos para hacerles el vacío y conservarlos sin que se estropee la mermelada.  Si os apetece probar una poca aquí os dejo en  varios pasos el proceso a seguir. 

 

INGREDIENTES (Para 3 tarros)

  • 1 kg de naranjas (ya peladas).
  • 800 g de azúcar.
  • 20 ml de zumo de limón.
  • Ralladura de las naranjas

 

DE FORMA TRADICIONAL

A la hora de elaborar cualquier tipo de mermelada lo único que necesitamos es la fruta que hemos escogido, el azúcar y el limón que hará la función de conservante. Una vez que tenemos estos tres ingredientes el proceso es pan comido, todo queda en manos de una buena cocción, que siempre obtendremos al encontrar el punto optimo en el que hemos de retirar la mermelada del fuego.  A continuación veréis lo sencillo que es. 

ELABORACIÓN

  1. En primer lugar comenzaremos lavando las naranjas por fuera y secándolas con un paño. 
  2. Una vez secas, cogemos un  rallador y vamos rallando la piel en tiras finas sobre un plato para poder añadirlas durante la cocción. 
  3. Posteriormente comenzamos a pelar las naranjas. Si nos gusta la mermelada un poco amarga añadiremos un poco de la parte blanca que las rodea, sino la quitaremos lo máximo posible. Eliminamos la piel de fuera, las pepitas si las tienen y cortamos en gajos cada naranja. 
  4. En una pota o cacerola vamos a añadir un kilo de gajos, el azúcar, la ralladura de las naranjas  y el zumo de limón. Llevamos todo a ebullición a fuego intermedio, revolviendo de vez en cuando aproximadamente durante una hora. A partir de ese momento debemos encontrar el punto óptimo en el que ya podemos retirarla del fuego. 
  5. Para saber cuando está lista podemos hacer una prueba sencilla (este truco se lo leí a otra bloguera). Antes de ponernos a pelar las naranjas metemos un plato pequeño al congelador y llegados a este punto lo sacamos. Cogemos una pequeña muestra de la mermelada y la colocamos en el plato. Al estar muy frió en dos minutos  cogerá la textura con la que se va a quedar al enfriar . Si vemos que esta muy líquida la seguimos cociendo un poco mas y si nos gusta  ya la podemos retirar del fuego. 
  6. En este momento ya tenemos lista nuestra mermelada. Examinamos que grosor y textura tiene. Si nos gusta mas reducida la trituramos un poco (hay personas que no les gusta que tengan muchos tropezones).
  7. Por ultimo solo nos queda envasar la mermelada  y hacerle el bañó María si no la vamos a consumir en poco tiempo (es muy importante para su conservación).  Los tarros deben de estar esterilizados, debemos lavarlos en el lavavajillas o hervirlos en una pota con agua. Una vez esterilizados y secos podemos rellenarlos con la mermelada y cerrarlos bien con las tapas apropiadas. Cuando estén rellenos y bien cerrados vamos a introducir los tarros en una pota y a cubrirlos enteros de agua. Los llevamos a ebullición y una vez que el agua hierva los dejamos mínimo 15 minutos mas. Pasado ese tiempo los retiramos y de esta manera ya podemos conservar la mermelada durante varios meses sin que se nos estropee. Así de fácil…

 

  CON THERMOMIX

La thermomix nos viene genial para hacer este tipo de recetas, ya que así nos olvidamos de estar vigilando y revolviendo cada poco durante la cocción. La programamos y ella misma se encarga de hacer toda la tarea. Así que si tenéis mucha fruta que se os va a acabar perdiendo, sea del tipo que sea, no hay escusa, aprovechar para hacer una rica mermelada con ella. El proceso vais a ver que es muy sencillo. 

ELABORACIÓN

  1. Comenzamos lavando las naranjas bien y secándolas con un paño por fuera. 
  2. Con un rallador vamos rallando toda la piel de la fruta  en tiras finas y la reservamos.
  3. Pelamos las naranjas. Si nos gusta la mermelada algo amarga vamos a dejar la carne blanca que las rodea, sino eliminaremos la máxima posible. Una vez mondadas les sacamos las pepitas si tiene, las cortamos en cuatro trozos y los integramos en la thermomix. 
  4. Añadimos a la thermo el azúcar y el zumo de limón y trituramos 10 segundos en velocidad 6. Agregamos posteriormente la ralladura de piel en tiras finas y cerramos la thermo sin el cubilete pero con el cestillo puesto por fuera para evitar salpicaduras y para ayudar a que la mezcla evapore mejor.  Programamos la maquina 40 minutos en velocidad 2 y posición varoma. 
  5. Una vez transcurrido el tiempo debemos de comprobar la textura para ver si es la correcta. Para ello vamos a coger una cucharadita y ponerla sobre un plato frío (previamente metido en nevera o congelador). De esta manera en dos minutos enfriará y podremos ver como quedaría. Si vemos que está un poco liquida programamos unos minutos mas.
  6. Ahora que la mermelada esta cocida nos fijamos en el grosor que tiene, y si la queremos reducir un poco (hay personas que no les gustan mucho los tropezones) pues le damos unos golpes de turbo hasta que este a nuestro gusto. Después de este punto solo nos queda envasarla y pasarla por el baño María si queremos que dure unos meses.
  7. Para envasarla debemos  de utilizar tarros apropiados y estos deben de estar esterilizados (para ello podemos darles un hervor en agua o lavarlos en el lavavajillas). Una vez secos al aire libre podemos rellenarlos con la mermelada y cerrarlos con las tapas de manera correcta (deben cerrar bien). Si la vamos a comer en unos días podemos dejarla así, pero si pretendemos regalarla o queremos que nos aguante durante meses tenemos que ponerla al baño María. Para ello introducimos los tarros en una pota y los llenamos de agua hasta que queden cubiertos. Los llevamos al fuego y una vez que el agua hierba esperamos 15 minutos como mínimo y ya los podemos retirar. De esta manera le hacemos el vació y evitamos que se estropee, acordaros que vale más siempre prevenir que lamentar. 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/

 

PANETTONE

PANETTONE

 

 

 

Panettone elaborado en molde convencional y relleno de fruta escarchada.

 

Panettone elaborado en molde desechable y relleno de pepitas de chocolate.

 

Panettone fuera del molde desechable relleno de chocolate.

 

 

El panettone es sin lugar a dudas, uno de los dulces más clásicos de las fiestas navideñas, es difícil que no se deje caer por la mayoría de los hogares en la merienda o en el desayuno al menos una vez en toda la Navidad.   En mi caso, todos los años venía un panettone camuflado en la compra semanal, escondido entre los yogures y los cereales para pasarlo un poco desapercibido (al final el remordimiento de conciencia por pecar mucho con el dulce era el mismo) pero que me quitaran lo bailado, solo se vive una vez. Hace un par de años deje de comprarlos, me puse manos a la obra y empecé a elaborarlos  a mi gusto. 

El panettone tiene su origen en Italia hace más de cinco siglos, son muchas las leyendas que narran como se originó en la época Navideña y quien fue su creador pero a día de hoy no se sabe cual de ellas es verídica. Mas tarde se fue extendiendo a nivel mundial en las fechas señaladas.

Es un dulce que tiene mucho éxito dada su textura y ligereza. La masa es de tipo brioche (lleva leche incorporada), por fuera la corteza queda dorada y por dentro el panettone esta muy esponjado. Antiguamente se rellenaba de fruta confitada, pero hoy en día ha ido evolucionando y se le suele agregar un poco al gusto de cada uno, siendo lo mas usual quitando la fruta confitada, las uvas pasas, los frutos secos y las lagrimas de chocolate. Normalmente manda la tradición acompañarlo con un poco de vino o licores, pero siempre existe mi opción favorita que es la del cola-cao, el chocolate a la taza o el café. Lo que esta claro , es que lleve una compañía u otra el sabor del panettone casero es espectacular  y por ello hoy os propongo que probéis la receta  y estas navidades hagáis vuestro propio dulce.

¿Que tiene de complicada esta receta? Absolutamente nada. Lo único que hemos de tener en cuenta es que lleva dos tiempos de levado, uno mucho mas largo que el otro. Por ello recomiendo comenzar a elaborar la masa un día por la tarde y dejar el último levado que es el mas largo para la noche, de manera que al levantarnos ya tengamos la masa bien esponjada dentro del molde y únicamente tengamos que meterla al horno el tiempo correspondiente. Por lo demás , la masa es muy sencillita de elaborar. Os dejo la receta escrita y al final del todo varias imágenes del proceso para que veáis lo fácil que es. Espero que lo disfrutéis. 

 

INGREDIENTES

  • 3 huevos.
  • 90 ml de leche.
  • 60 ml de agua.
  • 125 g de azúcar.
  • 160 g de mantequilla.
  • 25 g de levadura fresca.
  • 550 g de harina de fuerza.
  • Ralladura de limón.
  • 1 cda de agua de azahar.
  • 100g de pepitas de chocolate.
  • 100 g de fruta escarchada, pasas o frutos secos.
  • Sal 1 cdta.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Elaborar el panettone es muy sencillo siempre que respetemos los tiempos de levado, que son los que le dan esponjosidad a la masa. Se puede hacer el mismo día o bien podéis hacer como yo, preparar la masa por la tarde y dejar que leve toda la noche para hornearla por la mañana, eso ya va al gusto de cada uno. Las cantidades que arriba indico dan para un panettone de tamaño bastante considerable, si lo preferís mas normaluco, como los típicos de supermercado, podéis utilizar la mitad de ingredientes, o bien hacer dos panettones.  Para elaborarlo he utilizado un molde de 15 cm de diámetro y 15 cm de altura, y como la masa crece mucho para que no se desparrame lo forre alrededor con papel de horno facilitando la subida. Según el molde que utilicéis es bueno que lo forréis de alguna manera para evitar incidentes y esta es una forma sencilla de hacerlo. En otra ocasiones como se ve en las fotos utilizo los moldes desechables de tamaño grande (para un kilo de masa aproximadamente), son muy prácticos y tan validos como los clásicos. Abajo del todo después de las explicaciones para la thermomix tenemos varias imágenes del proceso para hacernos una idea práctica. 

 

ELABORACIÓN

  1. En primer lugar lo que vamos a hacer es templar un poco la leche y diluir en ella la levadura hasta que se deshaga. 
  2. Con la harina, hacemos un volcán sobre la mesa de trabajo y en su interior vamos añadiendo la mezcla de leche y levadura y todos los ingredientes restantes menos los destinados a su relleno (chocolate, frutos secos, pasas etc…). Amasamos todo a mano durante cinco minutos hasta obtener una masa homogénea. La masa debe quedar algo pegajosa, podemos agregar una pizca de harina para hacer una bola con ella y que se nos desprenda de las manos, pero muy poca para no alterar la textura.
  3. Una vez que hacemos una bola con ella vamos a dejarla reposar en un bol en un  lugar cálido hasta que doble su volumen (hora y media  aproximadamente).
  4. Cuando la masa haya crecido lo suficiente la ponemos sobre la mesa y procedemos a desgasificarla. Para ello apretamos con los puños para sacarle el aire y volvemos a amasarla un par de minutos. Hacemos una bola de nuevo con ella y la estiramos con el rodillo de forma rectangular, como si fuésemos a hacer una empanada. Una vez estirada repartimos por encima las pepitas de chocolate, pasas , fruta confitada o frutos secos, lo que hayamos escogido para el relleno.
  5. Doblamos la masa  con la mano como si fuese un rodillo de tela en tres partes y volvemos a estirarla. Repetimos la operación una vez más y después hacemos una bola con ella, cogiendo las esquinas y sometiéndolas por debajo poco a poco hasta que vaya cogiendo la forma. Introducimos la bola en el molde ( previamente untado de aceite y forrado por los laterales con papel de horno para que no nos desborde la masa si es de los clásicos o simplemente untado en aceite si es de los desechables). Dejamos que leve en un lugar templado hasta que triplique su volumen (yo suelo dejarlo la noche entera). 
  6. Cuando la masa haya cogido altura suficiente cogemos una brocha de cocina y pintamos la superficie con leche. Horneamos a 180º aproximadamente unos 40 minutos ( a los 15-20 minutos de haberlo metido en el horno recomiendo taparlo por encima con papel albal para que no nos dore demasiado la superficie). Después del horneado debemos dejar enfriar el panettone boca abajo para que no pierda su forma durante dos o tres horas. Se suele hacer cruzando unas varillas por la parte baja y colgándolo entre dos superficies.  Si hacéis todos estos pasos, el panettone que os va a salir va a ser espectacular. ¿Os estáis empezando a animar?

 

CON THERMOMIX

Como he mencionado en la forma tradicional las cantidades arriba indicadas dan para un panettone de tamaño bastante proporcional, de manera que si preferís uno mas estándar podéis utilizar la mitad de ingredientes o bien hacer dos panettones por separado con esas cantidades. Es importante que utilicéis un molde apto para que pueda levar, yo usé uno de 15 cm de diámetro y de altura y lo forre por los laterales con papel vegetal para que luego la masa no se desparramara al crecer, de manera que podéis hacer un apaño con lo que tengáis o bien comprar moldes aptos para los panettone, que pueden ser rígidos o de usar y tirar. En las fotos de arriba podéis ver un panettone realizado en molde convencional y otro en molde desechable.  Dicho esto vamos a proceder con la receta, donde la thermomix juega un gran papel porque nos proporciona la masa de manera muy rápida y efectiva. 

ELABORACIÓN

  1. En primer lugar introducimos en la thermo el agua y la leche y programamos 1 minuto a 37º en velocidad 1.
  2. Una vez templados los líquidos vamos a añadir la levadura fresca y mezclar 4 segundos en velocidad 4. 
  3. Agregamos los huevos, el azúcar, la ralladura, la mantequilla, el agua de azahar, la harina y la sal y mezclamos todo 15 segundos en velocidad 4. Después amasamos en posición espiga 6 minutos. Si la masa esta muy pegajosa añadimos un poco mas de harina y mezclamos un segundo en velocidad espiga. Sacamos la masa y hacemos una bola con ella. Podemos añadir una pizca de harina para que se desprenda bien pero lo justo para darle la forma porque debe mantener esa textura un poco pegajosa que adquiere. 
  4. Dejamos reposar la masa en un bol en un lugar cálido hasta que doble su volumen (una hora y media aproximadamente).
  5. A partir de aquí ya no utilizaremos la thermomix asi que el proceso es exactamente igual al descrito anteriormente. Cuando la masa haya crecido lo suficiente la ponemos sobre la mesa y procedemos a desgasificarla. Para ello apretamos con los puños para sacarle el aire y volvemos a amasarla un par de minutos. Hacemos una bola de nuevo con ella y la estiramos con el rodillo de forma rectangular, como si fuésemos a hacer una empanada. Una vez estirada repartimos por encima las pepitas de chocolate, pasas, fruta confitada o frutos secos, lo que hayamos escogido para el relleno.
  6. Doblamos la masa  con la mano como si fuese un rodillo de tela en tres partes y volvemos a estirarla. Repetimos la operación una vez más y después hacemos una bola con ella, cogiendo las esquinas y sometiéndolas por debajo poco a poco hasta que vaya cogiendo la forma.Introducimos la bola en el molde ( previamente untado de aceite y forrado por los laterales con papel de horno para que no nos desborde la masa si es de los clásicos o simplemente untado en aceite si es de los desechables). Dejamos que leve en un lugar templado hasta que triplique su volumen (yo suelo dejarlo la noche entera). 
  7. Cuando la masa haya cogido altura suficiente cogemos una brocha de cocina y pintamos la superficie con leche. Horneamos a 180º aproximadamente unos 40 minutos ( a los 15-20 minutos de haberlo metido en el horno recomiendo taparlo por encima con papel albal para que no nos dore demasiado la superficie). Después del horneado se debe dejar enfriar el panettone boca abajo para que no pierda su forma durante dos o tres horas. Se suele hacer cruzando unas varillas por la parte baja y colgándolo entre dos superficies. Si realizáis todos estos pasos este dulce tiene el éxito asegurado. 

 

 

Masa antes del primer levado.

Masa tras el reposo.

Masa estirada en forma rectangular.

Relleno extendido (en este caso utilicé pepitas de chocolate).

Masa doblada. Ambos laterales hacia el centro.

Le damos forma redonda para dejarlo reposar de nuevo.

Dejamos que repose dentro del molde untado en aceite toda la noche.

Masa después de levar toda la noche.

Panettone horneado.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/

 

 

 

1 2 3