LECHE FRITA

LECHE FRITA

 

 

 

Se acerca la Semana Santa, unos días llenos de movimiento, en los que se suele festejar y hacer diferentes actividades y eventos. Como suele ocurrir siempre en fechas señaladas tendemos a juntarnos mas con la familia, amigos y conocidos y es en estos encuentros cuando suele interferir nuestra gran repostería característica de esta época.

Cada provincia tiene unos dulces típicos de Semana Santa, aunque se pueden elaborar igualmente el resto del año. Aquí en Asturias es normal que vayas a visitar a un familiar y te reciba con un gran plato de Torrijas. Es usual también dejarte caer por casa de algún conocido y encontrártelo delante de una sartén elaborando unos buenos Frixuelos. Puedes pasar por el escaparate de varias pastelerías y ver bandejas repletas de Casadiellas. Si paras a tomar un café en un local es probable que venga acompañado de unas ricas Rosquillas. Si vas a comer a un restaurante, con toda certeza, de postre  puedes probar un delicioso Arroz con leche. El día de Pascua lo normal es sorprender a los ahijados con un buen Mantecado o Bollo de Pascua… 

Estas son algunas muestras de nuestra repostería Asturiana típica de esta época. Si os apetece seguir investigando hoy os traigo una nueva receta para que este Año no os sorprendan sino que seáis vosotros los que elaboréis la receta y la deis a probar. Al igual que la mayoría de los dulces anteriores, el de hoy esta elaborado con ingredientes que siempre solemos tener por casa. Su principal ingrediente es la leche, de ahí que se llame LECHE FRITA. Se trata de una crema de leche dulce que una vez que hemos cocido y coge consistencia, vamos a cortar en pedazos, a rebozar en huevo y harina , a freír en aceite y espolvorear posteriormente con azúcar y canela. Es un dulce ideal para merendar en familia cualquier día del año, pero especialmente en estas festividades en las que seguramente nos juntaremos para celebrar. Os animo a probarla y que opinéis…

 

INGREDIENTES

(Para 12 porciones).

  • 1 l de leche entera. 
  • 150 g de azúcar.
  • 130 g de harina de trigo.
  • 50 g de Maizena.
  • 2 yemas de huevo.
  • Piel de limón y canela en rama (si se hace de forma tradicional).
  • Ralladura de limón y canela en polvo (si se hace con la thermo).
  • Azúcar y canela para rebozar. 

 

DE FORMA TRADICIONAL

 

Elaborar la crema de leche es muy sencillo, si habéis hecho la crema pastelera alguna vez veréis que el proceso es muy similar. Una vez que tengamos la crema la dejamos en nevera unas horas (mejor hasta el día siguiente) y luego ya podemos proceder a cortarla en porciones, rebozarla y freírla.

 

ELABORACION

  1.  En primer lugar vamos a comenzar infusionando la leche. Para ello apartamos un vaso de leche del litro que debemos utilizar y el resto lo introducimos todo en una olla o cacerola. Le añadimos la piel de un limón y una ramita de canela y la llevamos a ebullición.
  2.  Mientras la leche va calentando vamos a coger un bol amplio, añadir el vaso de leche que hemos reservado, el azúcar, la harina, la maizena y las yemas de huevo y batirlo todo con la batidora de manera que se mezcle bien y no queden grumos.
  3. Una vez que la leche rompa a hervir (ya la tendremos infusionada), retiramos la piel de limón y la rama de canela. Con el fuego bajo, añadimos la mezcla del bol. Vamos revolviendo constantemente con una varilla hasta que la mezcla vaya espesando y cogiendo una textura cremosa. Es importante revolver de continuo porque sino se nos podría quemar por el fondo. Una vez que logramos una crema mas o menos espesa es hora de volcarla en un recipiente. Para que la crema tenga una altura estándar os recomiendo utilizar un molde o envase rectangular de 25 x 35 cm aproximadamente. Antes de cubrirlo pincelamos un poco la superficie y los laterales con un poco de aceite.
  4. En el momento en  que tenemos la crema extendida por el recipiente vamos a cubrirla con papel film totalmente a ras para que no cree costra. Cuando enfríe un poquito la metemos en nevera varias horas o mejor de un día para otro.
  5. Después de un tiempo prudencial de reposo en el que la crema se ha compactado bien procedemos a cortarla. Para ello la volcamos sobre una bandeja o mismamente sobre la encimera. Podemos espolvorear sobre la superficie  un poco de azúcar glass para que resbale bien (sin pasarnos). Con un cuchillo vamos cortando porciones cuadradas , rectangulares o del tamaño que mas os apetezca.
  6. Una vez que hemos dividido toda la crema en porciones vamos a rebozar cada porción en huevo y harina. Ponemos una sartén con aceite a fuego intermedio y freímos cada porción un par de minutos por cada lado o hasta que adquieran un color doradito. Según salen de la sartén las colocamos sobre papel absorbente para quitar el exceso de aceite.
  7. Después de freírlas todas solo nos queda rebozar cada porción en una mezcla de azúcar con un poco de canela. ¿Os ha parecido difícil ? Si es así al final del post tenéis las imágenes paso a paso de todo el proceso. No hay excusa para probar esta delicia de leche frita. ¡Animo y buen provecho!

 

CON THERMOMIX

Con ayuda de la thermomix vamos a obtener la crema en tan solo dos pasos y luego, después ya de un reposo prudencial, podemos proceder a dividirla en porciones, rebozar y freír cada una, darles un baño en azúcar y canela y deleitarnos con ellas hasta ponernos las botas. 

 

ELABORACION

  1. Introducimos en la thermo la leche, el azúcar, la harina, la maizena, las yemas de huevo, la ralladura de limón y un poco de canela en polvo. Mezclamos todo 20 segundos en velocidad 3 y medio.
  2. Colocamos la mariposa y programamos la maquina 15 minutos a 90º en velocidad 2.
  3. Cogemos un recipiente rectangular de aproximadamente 25 x 35 cm y lo pincelamos con un poco de aceite. Una vez que la thermo haya terminado extendemos la crema por el recipiente y la cubrimos totalmente a ras con papel film para que no cree costra. Dejamos que enfríe un poco y la llevamos varias horas a la nevera para que cuaje bien. Mejor si la dejamos hasta el día siguiente.
  4. Una vez que la crema ha compactado procedemos a cortarla en porciones. Antes de darle la vuelta al recipiente espolvoreamos un poco de azúcar glass por la superficie donde la vamos a colocar, una bandeja, encimera… Le damos la vuelta y vamos a ver que la crema se ha convertido en un bloque compacto.
  5. Con la ayuda de un cuchillo vamos cortando porciones cuadradas o rectangulares del tamaño que mas nos apetezca.
  6. Rebozamos cada porción en huevo y harina y en una sartén con aceite, a fuego intermedio, vamos friendo todas las porciones poco a poco un par de minutos por cada lado o hasta que estén doraditas. Según las vamos sacando de la sartén las posamos sobre papel absorbente para quitar el exceso de aceite.
  7. En el momento en que tenemos todas las piezas fritas pasamos a darles un baño en una mezcla de azúcar con canela. Después de este paso, ya solo queda darnos un buen festín a base de leche frita. A continuación os muestro todos los pasos foto a foto para facilitar el proceso.

 

ELABORACION FOTO A FOTO

 

Introducimos en la thermo los ingredientes y vamos siguiendo los pasos para obtener la crema o lo hacemos de forma manual.

Pincelamos el recipiente que vamos a utilizar con un poco de aceite.

Volcamos la mezcla en el recipiente y cubrimos toda la superficie con papel film a ras.

Una vez que la crema esta compacta la volcamos sobre un poco de azúcar glass.

Cortamos con un cuchillo la crema en porciones.

Rebozamos cada porción en huevo y harina.

Freimos por ambos lados hasta que estén doradas.

Una vez fritas, quitamos el exceso de aceite sobre papel absorbente.

Por último rebozamos cada porción en azúcar y canela.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

 https://www.facebook.com/midulcepecado4/

 

MERMELADA DE MANZANA

MERMELADA DE MANZANA

 

 

 

¿Qué hacemos si tenemos unos cuantos kilos de manzana y no sabemos en que emplearlos antes de que se estropeen? Pregunta difícil, respuesta fácil.

Tenemos muchas elaboraciones en las que podemos utilizar esta deliciosa fruta, en Mi Dulce Pecado por ejemplo podéis encontrar entre otras el   BIZCOCHO DE MANZANA , y el DULCE DE MANZANA. El bizcocho es ideal para marcarnos una buena merienda al pie de un buen café o chocolate a la taza y el dulce es idóneo para acompañar un buen queso Cabrales o queso de Cabra bien untadito todo sobre pan de biscote. Dejando a parte estas dos opciones, hoy os dejo caer este post para traeros una variante mas, un clásico entre los clásicos, una buena mermelada casera.

La mermelada de manzana nos viene genial para untar en las tostaditas de la mañana o de la merienda junto con un poquito de queso en crema, algo de mantequilla o con lo que mas nos guste acompañarla. También podemos emplearla como relleno para una buena tarta casera  o para hacer contraste dulce-salado en otro tipo de recetas. Tenemos muchas opciones para darle salida y lo mejor es que podemos hacer la cantidad que nos apetezca y conservarla prácticamente durante un año entero.

¿Os parece difícil elaborarla? Para nada, si tenéis esa idea quitárosla de la cabeza. Si la hacemos de manera tradicional solo hay que estar pendiente de la mezcla y revolver cada poco una vez que la ponemos en proceso de cocción, pillarle el punto óptimo es muy sencillo y su envasado aún mas. Y si la hacemos con la thermomix, siguiendo los pasos no puede ser mas sencillo, introducimos ingredientes y ella nos hace todo el trabajo difícil. No hay escusa para que nos pueda salir mal. Si os apetece enredar un poco en la cocina con un puñado de  manzanas esta es una buena opción.

 

INGREDIENTES

  • 1,200 kg de manzana.
  • 800 g de azúcar.
  • Zumo de 1 limón.
  • Canela.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Elaborar esta mermelada es pan comido, solo debemos dejar macerar un poco los ingredientes , llevar todo a ebullición y dejar que poco a poco se vaya cocinando. Estando pendientes de la mezcla y cogiendo bien el punto óptimo no hay mermelada que se resista. 

 

ELABORACIÓN

  1. Comenzamos lavando bien todas las manzanas por fuera. Vamos a dejarlas con piel ya que ésta contiene gran cantidad de fibra que ayudará a que la mermelada mas tarde nos espese. Descorazonamos las manzanas , desechamos pepitas y el rabito y el resto lo troceamos todo y lo introducimos en una pota o cacerola. 
  2. Agregamos a la manzana el zumo de un limón, el azúcar y un poquito de canela y dejamos que macere todo durante un par de horas. 
  3. Pasado el tiempo de maceración vamos a triturar todos los ingredientes con una batidora o con un robot de cocina  para reducirlo. No hace falta dejarlo como una papilla, simplemente es por integrarlo todo un poco. 
  4. Llevamos la mezcla a ebullición a fuego intermedio y estamos pendientes de ella, revolviendo cada poco. Dejamos que cueza entre 30-40 minutos aproximadamente. Si tenemos un termómetro de cocina es muy sencillo pillarle el punto óptimo. En el momento en que sumergimos el termómetro y nos marca unos 100º ya podremos retirarla. Y si no lo tenemos basta con coger un cucharadita de mermelada, volcarla sobre la encimera fría y esperar unos segundos a ver si espesa o sigue líquida. 
  5. Una vez que retiramos la mermelada del fuego rellenamos los envases hasta arriba con ella. Estos deben estar previamente esterilizados. Para esterilizarlos se introducen junto con las tapas en una olla y se cubre todo de agua. Se lleva a ebullición y una vez que el agua haya hervido mínimo 20 minutos se retira todo, se deja secar al aire libre y entonces ya se podrán utilizar.
  6. Si ya hemos rellenado los envases de mermelada podemos dejarla así si la vamos a consumir en poco tiempo. Si queremos hacer cantidad o que se conserve una temporada  tendremos que hacerles un baño María. Para ello introducimos todos los envases bien cerrados en una pota. Los cubrimos enteros de agua y los llevamos a ebullición. En el momento en que el agua haya hervido al menos 15 minutos ya tenemos el baño María listo. De esta manera podemos llegar a conservar hasta un año entero la mermelada. 

 

CON THERMOMIX

Vamos a elaborar de forma muy práctica esta mermelada de manzana. Gracias a la thermo tenemos la ventaja de que no necesitamos estar pendientes de la mezcla en ningún momento. Añadimos ingredientes, programamos y dejamos que ella se encargue de todo.

 

ELABORACIÓN

  1.  En primer lugar lavamos bien por fuera todas las manzanas. Las descorazonamos y partimos en cachitos desechando las pepitas y el rabito. Las vamos a dejar con piel ya que está contiene gran cantidad de pectina, una fibra que ayudará a que la mermelada espese. Introducimos primero 600 g de manzana, la trituramos un poco en velocidad progresiva 5-8 para que nos entre toda y añadimos los otros 600 g restantes.
  2. Integramos el azúcar, el zumo de un limón y un poco de canela y trituramos todo unos 15 segundos en velocidad progresiva 5-8.
  3. Colocamos el cestillo en vez de el cubilete para que la mezcla evapore mejor y programamos 30 minutos a 100º en velocidad 2 y medio.
  4. Una vez que el tiempo termina volcamos la mezcla en los envases oportunos. Los envases tienen que estar previamente esterilizados. Para esterilizarlos siempre se deben introducir junto con las tapas en una pota con agua, todo cubierto,  y dejar que el agua hierba al menos 20 minutos. Se dejan secar al aire libre y ya se pueden utilizar.
  5. Una vez que tenemos los envases rellenos los cerramos bien con las tapas y los sometemos a un baño maría. Para ello introducimos todos los envases en una pota y los cubrimos enteros de agua. Llevamos la pota a ebullición y dejamos que el agua hierba al menos 15 minutos, de esta manera tendremos el vacío hecho.
  6. Dejamos que la mermelada repose hasta el día siguiente y ya tenemos una buena opción para nuestras tostadas del desayuno o de la merienda, para rellenar tartas, para regalar o para lo que mas nos apetezca. Si les hemos hecho el baño María podemos conservar la mermelada prácticamente un año entero.

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

TARTA DE SANTIAGO

TARTA DE SANTIAGO

 

 

TARTA CON BASE DE PASTA QUEBRADA DULCE

 

¿Quién no ha probado alguna vez la tarta de Santiago? El que no lo haya hecho que tire la primera piedra… La tarta es muy conocida  porque la podemos encontrar a través de todo el camino Compostelano, desde Roncesvalles hasta Santiago de Compostela. Un delicioso manjar muy sencillo por la poca cantidad de ingredientes que lleva, pero muy sorprendente por su sabor inigualable.

Para elaborar la tarta se utilizan tres ingredientes básicos, tales como huevos, almendra y azúcar. A partir de ahí podemos añadirle algún elemento aromatizador, limón, naranja, canela… Es muy sencilla de hacer, puesto que al final se trata de un bizcocho hecho con almendra molida, solo hay que hacer la mezcla de ingredientes y hornear.

Podemos elaborar la tarta como dije anteriormente, como un bizcocho básico o podemos complicarnos un poco mas y encamisarla con una base de pasta quebrada dulce. Si nos apetece añadirle ese extra es muy sencillo, la base quebrada se hace muy rápido y con un poco de reposo en nevera ya podemos maniobrar con ella. La estiramos sobre el molde forrando superficie y paredes, la cocemos un poco en blanco y luego introducimos el relleno normal en su interior para hornear de nuevo. Tanto de manera habitual, como si fuera un bizcocho o con la base quebrada dulce, las dos versiones son estupendas.

Como un pequeño apunte recomendaré siempre comprar la almendra cruda entera o en mitades, tostarla un poco para restarle humedad y molerla antes de su uso. De todas maneras se puede comprar ya molida, tostada… al gusto de cada uno. Dicho esto os dejo la receta que hace años, allá por el 2006, me pasaron en el modulo de pastelería que cursé en mi formación y que desde entonces he ido utilizando a lo largo de este tiempo. Adaptada a la thermomix y con pasos muy sencillos espero que os guste.

 

INGREDIENTES

TARTA DE SANTIAGO

  • 4 huevos.
  • 300 g de almendra cruda.
  • 200 g de azúcar glass (normal para thermomix).
  • Ralladura de medio limón.
  • Un poco de azúcar glass extra para decorar.

 

TARTA DE SANTIAGO CON BASE DE PASTA QUEBRADA DULCE

PARA LA PASTA QUEBRADA DULCE:

  • 250 g de harina de trigo.
  • 1 huevo.
  • 100 g de azúcar glass (normal para thermomix).
  • 125 g de mantequilla.
  • Sal.

PARA EL RELLENO:

  • 4 huevos.
  • 300 g de almendra cruda.
  • 200 g de azúcar glass (normal para thermomix).
  • Ralladura de medio limón.
  • Un poco de azúcar glass  extra para decorar.

 

DE FORMA TRADICIONAL

A continuación voy a explicar en pasos muy breves y concisos como elaborar la tarta de Santiago original Gallega y como podemos hacerla también añadiéndole un extra, una base de pasta quebrada dulce. Si os apetece probar la de toda la vida, que es muy sencilla y el resultado todos lo conocemos, está de escandalo, quedaros con la primera opción. Si queréis liar un poco mas la madeja y hacerla con otra variante lanzaros a la segunda opción y a ver cual os gusta más. De las dos formas la tarta está de muerte, eso está garantizado.

 

ELABORACION

TARTA DE SANTIAGO

  1.  En primer lugar vamos a tostar un poco la almendra para restarle humedad y reducir su nivel de aceite. Este paso es opcional, si queremos lo hacemos y sino nos lo saltamos. Extendemos la almendra cruda por la bandeja del horno y la introducimos unos 10 minutos a 170º. Una vez fuera del horno dejamos que enfríe.
  2.  En un bol introducimos el azúcar y los huevos y los mezclamos con varilla hasta que la mezcla quede blanquecina.
  3.  Añadimos la ralladura de medio limón y agregamos la almendra una vez que esté fría. Si la tenemos entera o en mitades debemos de molerla finita o con un poco de grosor (al gusto de cada uno) para añadirla reducida. Una vez que la incorporamos revolvemos toda la mezcla hasta integrar bien los ingredientes. No debemos de batirla , sino mezclarla.
  4. Engrasamos un molde con un poquito de aceite  y añadimos la mezcla anterior.  Horneamos en el hueco central durante aproximadamente 45 minutos a 180º, el tiempo dependerá del horno, algunos necesitaran unos minutos menos y otros unos minutos mas.
  5. Una vez fuera del horno dejamos que la tarta enfríe y la desmoldamos. Para decorarla con la cruz de Santiago es muy sencillo. Nos metemos en Google, descargamos una plantilla de la cruz, la imprimimos y la recortamos. Ponemos la cruz posada en el centro de la tarta y con un colador y azúcar glass vamos esparciendo el azúcar sobre la superficie hasta cubrirlo todo. Levantamos la plantilla con cuidado y la cruz queda perfectamente visible.

 

TARTA DE SANTIAGO CON BASE DE PASTA QUEBRADA DULCE

 

PARA LA MASA QUEBRADA DULCE:

  1. En primer lugar vamos a elaborar la base para la tarta. Extendemos sobre la mesa de trabajo la harina y la mantequilla fría cortada en dados. Con los dedos vamos mezclando ambos ingredientes hasta que formen migas , sin trabajarlo en exceso.
  2. Añadimos el huevo (batido), el azúcar y la sal y seguimos mezclando con las manos hasta conseguir una masa homogénea, siempre sin excedernos, en el momento en que ya tenga la textura de una masa integrada y podamos darle forma la boleamos y la envolvemos en papel film. La dejamos reposar media hora en la nevera.
  3. Una vez que ya ha reposado la vamos a encontrar mas manejable. Con un rodillo y siempre espolvoreando con un poquito de harina para que no se nos pegue a la mesa extendemos la masa de manera que nos de para cubrir la base del molde que vamos a utilizar (lo ideal es uno de entre 24 y 28 cm de diámetro).
  4. Engrasamos el molde con un poquito de aceite y lo encamisamos con la masa, tanto la superficie como dos o tres cm de altura por los laterales. Una vez que cubrimos el molde pinchamos con un tenedor la masa, ponemos un poco de papel albal por encima y lo rellenamos con algo de peso para cocerlo al horno en blanco (lo mas fácil es esparcir unos pocos garbanzos). Horneamos en el hueco central unos 15 minutos a 160º.
  5. Pasado este tiempo sacamos el molde del horno y quitamos el papel albal y los garbanzos. Ahora es el momento de hacer el relleno y cubrir la base para hornear la tarta de nuevo.

RELLENO Y MONTAJE:

  1.  Comenzamos tostando la almendra en el centro del horno unos 10 minutos a 170º para quitarle un poco de humedad y aceites. Dejamos que enfríe. Si la tenemos entera o en mitades trituramos como si fuera harina o con un poco de grosor, al gusto de cada uno. La reservamos.
  2. En un bol introducimos los huevos y el azúcar y batimos hasta que la mezcla blanquee un poco.
  3. Agregamos al bol la ralladura de limón y la almendra y mezclamos todo con una lengua o cuchara. No es necesario batir, solo mezclar. Una vez que el relleno está listo lo volcamos sobre la base de pasta quebrada dulce que hemos cocido en blanco anteriormente e introducimos el molde en el horno. Horneamos a 180º unos 50-55 minutos. Si vemos que a última hora tuesta mucho por arriba podemos cubrir la superficie con papel albal los últimos minutos.
  4. Una ver fuera del horno esperamos a que enfríe un poco y desmoldamos para decorar. Ornamentar la tarta con la cruz de Santiago es muy sencillo. Descargamos una plantilla de internet, la recortamos y la posamos en el centro de la superficie. Espolvoreamos todo por encima con azúcar glass con la ayuda de un colador y acto seguido levantamos con cuidado la plantilla. La cruz va a quedar perfectamente visible y en cuanto la tarta enfríe del todo ya podemos hincarle el diente y disfrutar.

 

CON THERMOMIX

Gracias a la thermomix podemos hacer en un santiamén la tarta de Santiago corriente. Si nos apetece añadirle el extra de la base quebrada dulce en tres sencillos pasos obtenemos esta base y tras un pequeño reposo montamos la tarta también en menos que canta un gallo. De una forma u otra apenas nos va a llevar tiempo, y el resultado siempre va a ser positivo. 

 

ELABORACION

TARTA DE SANTIAGO

  1. En primer lugar vamos a tostar un poco la almendra para restarle humedad y aceite. Este paso es optativo, no obligatorio. Para ello extendemos toda la almendra por la bandeja del horno y la calentamos en el hueco central unos diez minutos a 170º. Cuando esté horneada dejamos que enfríe fuera. 
  2. Una vez que está fría vamos a reducir la almendra si es que la hemos cogido en mitades o entera. Para ello la introducimos en la thermomix y programamos 20 segundos en velocidad 5. La reservamos en un bol aparte. 
  3. Introducimos el azúcar en la thermo y lo pulverizamos 15 segundos en velocidad 10.
  4. Añadimos la ralladura de medio limón y los huevos y mezclamos 10 segundos en velocidad 4.
  5. Agregamos la almendra reservada y mezclamos 7 segundos en velocidad 3.
  6. Engrasamos el molde que vamos a utilizar (lo ideal es que tenga entre 24 y 28 cm de diámetro) con un poco de aceite y volcamos el relleno en el interior. Horneamos unos 45 minutos a 180º. 
  7. Una vez que está fuera del horno dejamos que enfríe y desmoldamos. Después podemos proceder a ornamentar la tarta. Para hacer la cruz de Santiago es muy sencillo. Descargamos una plantilla por internet, la imprimimos y la recortamos. Posamos la plantilla en el centro de la tarta y con la ayuda de un colador vamos cubriendo toda la superficie de azúcar glass. Una vez cubierta quitamos con cuidado la plantilla y la cruz de Santiago va a quedar perfectamente reflejada. 

 

TARTA DE SANTIAGO CON BASE DE PASTA QUEBRADA DULCE

 

PARA LA MASA QUEBRADA DULCE:

  1. En primer lugar vamos a pulverizar el azúcar de la base quebrada en la thermo unos 30 segundos en velocidad progresiva 5-10 hasta convertirlo en azúcar glass.
  2. Agregamos encima la harina, el huevo, la sal y la mantequilla en dados (fría de nevera). Mezclamos 15 segundos en velocidad 4.
  3. Sacamos la masa sobre la encimera y con las manos la integramos y hacemos una bola. No debemos amasarla, solo unificarla. Envolvemos en film la masa y la llevamos media hora a la nevera.
  4. Una vez reposada espolvoreamos harina por la mesa de trabajo y por encima de la masa para que no se nos pegue y con la ayuda del rodillo vamos extendiéndola  lo suficiente para cubrir el molde que vayamos a utilizar , tanto la base como unos dos o tres centímetros de pared.
  5. Encamisamos el molde con la masa y la pinchamos con el tenedor por todos lados. Cubrimos la superficie con papel albal y con algo de peso (los garbanzos son ideales) para hornearla en blanco. Horneamos en el hueco central unos 15 minutos a 160º. Una vez fuera del horno retiramos el papel albal y el peso que le hayamos puesto y procedemos a elaborar el relleno para volver a hornear posteriormente.

 

RELLENO Y MONTAJE:

  1.  Comenzamos tostando un poco la almendra del relleno para eliminar humedad y aceites. Este paso no es obligatorio pero si recomendable. Extendemos la almendra por la bandeja del horno y horneamos unos 10 minutos a 170º.
  2.  Una vez que la almendra haya enfriado del todo vamos a triturarla en caso de que la hayamos cogido entera o en mitades. Para ello la introducimos en la thermo y programamos 20 segundos en velocidad 5. Si ya la hemos cogido triturada nos saltamos este paso. La reservamos en un bol.
  3. Introducimos en la thermo el azúcar del relleno y lo convertimos en glass programando 15 segundos en velocidad 10.
  4. Añadimos la ralladura de medio limón y los huevos y mezclamos 10 segundos en velocidad 4.
  5. Integramos la almendra reservada y mezclamos 7 segundos en velocidad 3.
  6. Ahora que tenemos el relleno vamos a volcar la mezcla sobre la base de masa quebrada dulce que hemos horneado un poco previamente. Llevamos de nuevo el molde al horno a 180º unos 50-55 minutos. Si vemos que a última hora tuesta mucho por arriba podemos cubrir la superficie con papel albal los últimos minutos.
  7.  Una vez fuera del horno esperamos a que la tarta enfríe un poco y desmoldamos. Cuando esté fría del todo ya podemos decorarla y que mejor que colocar la típica cruz de Santiago. Para ello podemos descargar una plantilla de la cruz de internet, imprimirla y recortarla. La posamos sobre el centro de la tarta y con la ayuda de un colador vamos espolvoreando azúcar glass hasta cubrir toda la superficie. Cuando esté toda cubierta levantamos la plantilla con cuidado y voilá, ya tenemos la cruz pintada. De esta manera obtenemos una variedad de la tarta que sin duda no nos va a dejar indiferentes.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

BIZCOCHO DE HIGOS

BIZCOCHO DE HIGOS

 

 

INGREDIENTES

 

  • 6 Huevos.
  • 350 g de azúcar.
  • 2 yogures naturales.
  • 350 g de harina de trigo.
  • 180 ml de aceite de girasol.
  • 8-10 higos maduros.
  • 2 sobres de levadura en polvo.
  • Ralladura de limón.
  • Sal.

 

 

Llega septiembre y la higuera de casa empieza a dar sus frutos. Van madurando poco a poco de manera que unos días recogemos unos kilos, dejamos que pasen tres o cuatro días mas y hay otra tanda madurita para recolectar… así hasta que van quedando poquitos. ¿Y que hacemos con tanto higo teniendo en cuenta que duran poco una vez maduros? Pues podemos emplearlos para un montón de recetas culinarias. 

Lo que elaboro fijo todos los años es la mermelada, suelo rellenar un montón de tarros, les hago un baño María y reparto entre la familia y allegados, ya es como una tradición. Luego para días esporádicos suelo utilizarlo para cubrir alguna pizza, darle un contraste dulce a alguna empanada, para elaborar un flan, un dulce de higo… y como en el día de hoy pues para darle un toque diferente al bizcocho. Tenemos un abanico muy amplio a la hora de utilizar esta fruta en la cocina. A continuación os dejo enlace de algunas de las recetas en la que lo podemos emplear.

https://midulcepecado.com/mermelada-de-higos/

https://midulcepecado.com/dulce-de-higo/

https://midulcepecado.com/flan-de-higos/

Este año por hacer algo nuevo y diferente con ellos me lance a hacer un bizcocho relleno. Cogí unos poco de la higuera (podéis añadir la cantidad al gusto), hice masa para un bizcocho de yogur y los integre a última hora en trocitos dentro de la masa. Metí el molde relleno en el horno y en cuestión de 40-50 minutos estaba listo. Al final tuvimos una merienda con un toque diferente. Es un bizcocho muy fácil de hacer y con un regusto de higo suave (no se nota de forma muy intensa o recargada). Si tenéis higos a mano o mucho excedente y os apetece hacer una prueba aquí os dejo una versión más para experimentar. 

 

DE FORMA TRADICIONAL

Antes de comenzar a elaborar la masa vamos a precalentar el horno a 180º con calor por arriba y por abajo. Escogemos el molde que vamos a utilizar y lo engrasamos. A mi me gusta untarlo solo con aceite pero si os gusta mas podéis poner mantequilla y harina. Acto seguido comenzamos con la masa.

 

ELABORACION

  1.  Lavamos los higos bajo el grifo y desechamos los rabitos. Partimos cada higo en cuatro trozos y los reservamos.
  2. Cogemos un bol grande e introducimos los huevos junto con el azúcar. Batimos con la batidora hasta blanquear un poco la mezcla. 
  3. Agregamos el aceite y los yogures y seguimos batiendo hasta unificarlo todo bien.
  4. Incorporamos la harina, la sal, la ralladura de limón y la levadura y volvemos a batir de nuevo hasta obtener una mezcla homogénea. 
  5. Por último añadimos los higos en trozos a la masa. Mezclamos todo con una cuchara de madera y volcamos la mezcla dentro del molde previamente engrasado.
  6. Horneamos a 180º con calor por arriba y por abajo hasta que el bizcocho esté listo. Sabremos que está preparado cuando pinchando con un cuchillo éste nos salga limpio. Nunca debemos abrir el horno antes de los primeros 30 minutos. Si vemos que la superficie empieza a dorarse demasiado lo abrimos pasados esos 30 minutos y lo cubrimos con un poco de papel albal. 
  7. Una vez horneado lo dejamos enfriar unos minutos y luego ya podemos desmoldarlo. 

 

CON THERMOMIX

Con la thermomix vamos a elaborar la masa del bizcocho en un periquete. Engrasamos un molde con un poquito de aceite (si preferís podéis utilizar mantequilla y harina), precalentamos el horno a 180º con calor por arriba y por abajo y comenzamos a elaborar la masa. 

 

ELABORACION

  1. En primer lugar limpiamos bajo el grifo los higos (preferiblemente que estén maduritos). Desechamos los rabitos y los partimos en cuatro trozos cada uno. Los reservamos.
  2. Introducimos en el vaso de la thermomix el azúcar, los huevos, la ralladura de limón y programamos 6 minutos a 37º en velocidad 5. 
  3. Añadimos los yogures y el aceite y mezclamos 20 segundos en velocidad 3.
  4. Incorporamos la harina, la levadura y la sal y mezclamos de nuevo 30 segundos en velocidad 4. 
  5. Pasamos la masa a un bol y añadimos todos los higos en trocitos. Los mezclamos por la masa con una cuchara de madera y vertimos la mezcla en el molde previamente engrasado.
  6. Horneamos a 180º con calor por arriba y por abajo hasta que pinchando con un cuchillo la masa éste nos salga limpio. No abriremos el horno hasta al menos pasados 30 minutos. A partir de ahí vamos comprobando el tiempo necesario. Si vemos que tuesta muy deprisa por arriba , abrimos el horno (siempre a partir de los 30 primeros minutos) y cubrimos la superficie con un poco de papel albal. 
  7. Una vez fuera del horno dejamos que enfríe unos minutos y desmoldamos. 

 

Si os  ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

HIGOS REPARTIDOS POR LA MASA ANTES DEL HORNEADO

ROSQUILLAS DE ANIS

 

ROSQUILLAS DE ANIS

 

 

 

¿Quién no recuerda haberse cogido un empachamiento bárbaro de rosquillas alguna vez? Suele pasar que cuando piensas en comer una o dos al final estas haciendo la digestión con un lote completo. Las rosquillas a veces son como las pipas, es un no parar…

Tenemos muchas clases  en el mundo repostero, pero sin duda la primera que se nos viene a la cabeza al pronunciar el nombre es la clásica rosquilla de anís, la que  mas se viene elaborando desde los principios en casa de nuestros abuelos, padres etc. Y es que están tan ricas… Hay muchas versiones para elaborarlas, es la típica receta que podremos encontrar escrita a mano en algún cajón olvidado con la tinta ya medio desgastada por el paso de los años. 

La rosquilla, cuyo nombre hace honor a la forma de rosca que se le confiere, no es mas que una masa frita o horneada, ya sea mas o menos esponjosa, o de masa hojaldrada, que se obtiene de forma muy sencilla y rápida.  Aquí en España, particularmente, suele ser una receta muy típica de la semana santa. Y la que hoy os traigo, es una versión mas de las que tanto nos gustan  en Gijón , las que llevan el toque de anís, también conocidas como rosquillas tontas.

Dentro de la clasificación de las rosquillas las tontas encabezan la lista dada la sencillez con la que se elaboran, pero también hay mas tipos que merece la pena probar, tal como las rosquillas listas (llevan una capa de azúcar glass o van emborrachadas), las rosquillas francesas (se rebozan en almendra picada), las rosquillas ciegas (típicas de Valencia, no llevan agujero en el medio) y las rosquillas de Santa Clara (bañadas en clara de huevo y con una capa de merengue seco). Estas últimas en particular me encantan y probablemente sea una de la recetas que añadiré próximamente. Ahora que conocemos todas las rosquillas que existen en nuestro país vamos a ir dándole forma a las que encabezan la lista, las famosas rosquillas de anís. Comenzamos con la receta.

 

INGREDIENTES

(Para 30-40 piezas)

  • 500 g de harina de trigo.
  • 200 g de azúcar.
  • 100 ml de aceite de girasol.
  • 100 ml de leche.
  • 70 ml de anís.
  • 1 huevo.
  • 1 sobre de levadura en polvo (tipo Royal).
  • Ralladura de limón.
  • Sal.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Vamos a elaborar la masa de la forma mas sencilla, batiendo todos los ingredientes y mezclando con la harina poco a poco. Una vez lista le damos forma a las rosquillas  y a la sartén.

ELABORACION

  1. En primer lugar vamos a coger un bol e introducir en él la leche, el huevo, el azúcar, el anís, el aceite y la ralladura de limón. Con la ayuda de una batidora batimos todo hasta que quede una mezcla homogénea.
  2. Esparcimos sobre la mesa la harina junto con  la sal y la levadura  en forma de volcán. Introducimos en el interior del volcán la mezcla del bol y vamos integrando y amasando a mano todo poco a poco hasta obtener una masa consistente. Se ha de trabajar bien, no se nos debe pegar a las manos, si fuese así añadiríamos un poco mas de harina hasta cogerle el punto. Dejamos reposar la masa media hora.
  3. Una vez reposada la masa comenzamos a darle forma a las rosquillas. A mi particularmente me gusta dejarlas todas preparadas y luego ponerme a freír, pero podéis hacer todo a la vez, de la forma que os sea mas sencillo. Para darle forma cogemos una porción del tamaño deseado, le damos forma de bola y con un dedo la atravesamos por la mitad para hacerle un agujero y le vamos dando la forma de rosquilla. También podemos hacer un churro alargado con la masa y unirlo en forma de anillo.
  4.  Cogemos una sartén y echamos abundante aceite (que prácticamente pueda cubrir las rosquillas), la llevamos al fuego y dejamos una temperatura intermedia (si está demasiado caliente las rosquillas tostarán mucho por fuera y quedarán crudas por dentro).
  5. Vamos introduciendo por tandas las rosquillas y friéndolas. Les daremos vuelta cuando doren por la parte baja y cuando estén doraditas por ambos lados las sacamos a una fuente sobre papel absorbente. Podemos salpicarlas con un poquito de azúcar normal, azúcar glass, canela.. lo que mas nos apetezca. Y con esto y un colocadito o un café menudo desayuno o merienda nos preparamos.

 

CON THERMOMIX

Con la thermomix vamos a elaborar la masa de las rosquillas de forma muy rápida, la dejamos reposar un rato y ya podemos darle forma y freír.

ELABORACION

  1. En primer lugar comenzamos reduciendo el azúcar normal en azúcar glass. Para ello lo trituramos durante 30 segundos en velocidad progresiva 7-10.
  2. Agregamos el anís, el huevo, el aceite, la leche  y la ralladura de limón y programamos 20 segundos en velocidad 6.
  3. Añadimos al vaso la mitad de la harina junto con la sal y la levadura y mezclamos 10 segundos en velocidad 7.
  4. Incorporamos el resto de la harina y volvemos a mezclar de nuevo 10 segundos o hasta que la masa esté bien  integrada. No debe de quedar pegajosa, se debe soltar bien del vaso, en caso no ser así añadiremos un poco mas de harina y marcaremos unos segundos en velocidad espiga para mezclarlo bien.
  5. Sacamos la masa sobre la encimera, mezclamos bien con las manos y hacemos una bola con ella. La dejamos reposar media hora. Después, ya podemos darle forma. 
    Cogemos una porción del tamaño deseado y hacemos una bola con ella, atravesamos con un dedo la bola por la mitad y con el agujero hecho vamos dándole forma. También podemos hacer un churro alargado con la masa y unirlo como un anillo. Yo soy partidaria de darle forma a toda la masa y después freír tranquilamente, pero podéis hacerlo todo a la vez si os apetece mas.
  6. Una vez que tenemos las rosquillas formadas , llenamos una sartén con abundante aceite (de manera que prácticamente cubra las rosquillas) y lo calentamos a temperatura intermedia. El aceite no debe de estar muy caliente porque sino dorarán demasiado por fuera y quedarán crudas por dentro.
  7. Vamos friéndolas por un lado y por el otro hasta que estén doradas por ambos lados y las sacamos a una fuente sobre papel absorbente para quitar el exceso de aceite. Las cubrimos con un poco de azúcar normal, azúcar glass o canela y ya tenemos nuestras rosquillas caseras listas para degustar.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

MERMELADA DE FRESA

MERMELADA DE FRESA

 

 

Volvemos de nuevo a la carga con otra receta más de mermelada. Tenía ganas de hacer algo  con la fruta de temporada que ahora tenemos en condiciones muy óptimas, la fresa, entonces  se me ocurrió hacer unos tarritos  ahora que terminé la de pera. Tengo un desayuno fijo, que son tostadas de queso crema y mermelada con un buen café para empezar la mañana y era impensable que la nevera estuviese bajo mínimos en cuanto a tarros se refiere. Así que me puse manos a la obra y ahora ya tengo repuesto para una temporada. Mas adelante voy a subir otra receta de fresa, una gelatina natural para tomar un postre ligerito después de las comidas, pero ese será otro cantar.

A la hora de elaborar las mermeladas , mas o menos el proceso y los ingredientes son muy similares en todas. Solemos partir de la fruta, el azúcar y un poquito de zumo de limón para realizar una mermelada básica. En este caso la receta lleva un cuarto ingrediente, que es bastante oportuno dadas las condiciones de la fresa, y este es el agar agar. Algunos ya sabréis lo que es y para que se emplea. Para los que lo desconozcáis o tengáis dudas  os lo explico de forma muy sencilla.

Hay frutas que ya de por sí contienen mucha pectina, por ejemplo las manzanas, los limones y las naranjas, y luego hay frutas que contienen menos y otras que muy poca. En el caso de las fresas, estas contienen muy poca cantidad, y esto es un tema importante, ya que la pectina es una fibra que se suele concentrar en la piel de la fruta y nos ayuda a espesar la mermelada. La fresa ,al contener muy poca cantidad de pectina, nos hace mas dura la tarea de espesar la mezcla, y en ese aspecto entra en juego el agar agar.

El agar agar es una gelatina totalmente natural,  con un alto poder espesante al que se suele recurrir muchas veces en repostería. Provine de un tipo de algas marinas que precisamente tienen ese nombre «agar´´, y puede decirse que a la hora de utilizarlo no añade ni color ni sabor a la receta. En el momento en que entra en contacto con un líquido y este comienza a hervir produce una transformación , convirtiendo la mezcla líquida en gelatinosa, por eso en este caso nos viene como anillo al dedo para espesar la mermelada. Normalmente esta a disposición de todo el mundo en la mayoría de supermercados, así que si os apetece probar esta rica receta de fresas no hay escusa posible.

 

INGREDIENTES

PARA 3-4 ENVASES

  • 1 kg de fresas.
  • 550 g de azúcar.
  • Zumo de un limón.
  • 3 g de agar agar (un sobre y medio).

 

DE FORMA TRADICIONAL

Vamos a elaborar una rica mermelada de fresa de forma tradicional con tan solo cuatro ingredientes y una pota o cacerola. Lo único de lo que debemos estar pendientes es de revolver la mezcla cada poco tiempo, el resto son puros trámites.

 

ELABORACION

  1. Comenzamos desechando las hojas de las fresas y lavándolas bien bajo el grifo. Las partimos en trocitos y las introducimos en la pota.
  2.  Agregamos el azúcar y el zumo de un limón y dejamos que macere todo junto unas horas. De esta manera coceremos la mezcla mas adelante en su propio jugo.
  3.  Una vez macerada, procedemos con la cocción. Ponemos la pota a fuego medio/alto y dejamos que cueza durante unos 40-45 minutos. Debemos estar pendientes y revolver cada poco tiempo.
  4. Transcurrido el tiempo añadimos los 3 gramos de agar agar, revolvemos y dejamos que cueza cinco minutos mas.
  5. Si nos gusta la textura resultante podemos utilizarla tal cual, si nos apetece sin grumos o la queremos mas reducida la trituramos al gusto con un robot o trituradora.
  6. Rellenamos los envases hasta la altura de las tapas y los cerramos correctamente. Los envases deben estar previamente esterilizados. Para esterilizarlos se pueden lavar con agua y jabón y luego llevarlos a cocción en una pota con agua dejando que el agua hierba al menos unos 20 minutos o bien si tenemos lavavajillas les podemos dar un lavado a alta temperatura.
  7. Ahora que tenemos la mermelada lista podemos conservarla tal cual está si la vamos a consumir en poco tiempo, pero si queremos que nos dure una temporada o incluso meses debemos someterla a un baño maría. Para ello introducimos los envases en una pota y los cubrimos por completo con agua. Los llevamos a ebullición y dejamos que el agua hierba unos 15 minutos al menos. De esta forma tan sencilla obtenemos nuestra mermelada casera, lista para consumir en cualquier momento.

 

CON THERMOMIX

Con thermomix hacer la mermelada de fresa es pan comido. No necesitamos estar pendientes de la cocción, ni revolver ni ir tanteando tiempos. Programamos y listo, es una de las grandes  ventajas que tenemos. Eso si, una nota importante, si queréis experimentar con la temperatura, nunca pongáis el varoma con tanta cantidad de fresa, porque saldrá todo por los aires y el cuadro de la cocina después va a ser dantesco (tan atroz que a la bayeta le van a dar ganas de llorar). Recomiendo no pasar de 90º. Dicho esto, comenzamos con la receta.

 

ELABORACION

  1. En primer lugar desechamos las hojas de las fresas. Las limpiamos bien en el grifo y las introducimos en la thermomix.
  2. Agregamos el zumo de un limón y el azúcar y mezclamos los tres ingredientes 5 segundos en velocidad 5.
  3. Una vez triturada la mezcla programamos la máquina 45 minutos a 90º y velocidad 2. En este paso quitaremos el cubilete y pondremos el cestillo para que evapore mejor.
  4. Transcurrido el tiempo de la cocción vamos a añadir los 3 gramos de agar agar y programaremos de nuevo otros 5 minutos a 90º en velocidad 2.
  5. Acto seguido rellenaremos los envases hasta la altura de las tapas con la mermelada. Los botes deben de estar bien esterilizados antes de su uso. Para esterilizarlos debemos introducirlos una vez lavados con agua y jabón en una pota llena de agua y dejar que el agua hierba al menos unos 20 minutos o bien darles un lavado en el lavavajillas. Cuando hayan secado bien al aire libre ya les podremos dar uso.
  6. Al tener todos los envases rellenos de mermelada ya podemos cerrarlos bien con la tapa. Ahora tenemos dos opciones, o dejamos la mermelada así si el consumo se va a realizar en poco tiempo, o bien si queremos conservarla durante un largo periodo o quizás regalarla, es aconsejable someterla al baño maría. Para ello introduciremos los envases rellenos y bien cerrados en una pota con agua, de manera que queden cubiertos enteros. Los llevamos a ebullición y dejamos que el agua hierba al menos 15 minutos. Así conseguimos que la mermelada aguante durante meses sin preocupaciones. ¿Qué aún no habéis ido a por las fresas? Venga ¿A que esperáis? La mermelada os está llamando.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

MERMELADA DE PERA

MERMELADA DE PERA

 

 

Peras, manzanas, kiwis, higos, fresas… cualquier fruta es ideal para hacer una buena mermelada. ¡Qué rica está y como las disfrutamos bien untadita en el pan! Ya desde hace un tiempo, todas las mañanas, nada mas que suena el despertador, me levanto de un brinco de la cama y lo primero que hago es encender el tostador. Corto dos buenas rebanadas de barra de pan natural integral y una vez tostadas las unto con queso philadelphia (últimamente utilizo quesitos light porque me esta guiando una nutricionista para ponerme un poco en plan) y una buena dosis de mermelada (lleva azúcares pero generalmente la ingesta del desayuno es lo que primero vamos a quemar). Elaboro un buen cuenco de café con leche y si estoy muy inspirada me hago un zumito de naranja (todo lo inspirada que se pueda estar a las cinco de la mañana).

Ese el desayuno que desde hace una temporada tengo como rutina, de manera que para no estancarme en un solo sabor voy probando diferentes mermeladas. La que hoy os traigo, la de pera, es la última que he elaborado y tengo que decir que se ha convertido en mi favorita en el ranking. Nunca la había probado ni elaborado en casa hasta ahora, pero me habían comentado que estaba muy buena, así que una vez que se me termino la de kiwi me puse a experimentar. Mira que de todas las frutas, la pera es a la que menos afín soy, y sin embargo en mermelada de momento es la que mas me ha gustado, que cosas…

Elaborar mermelada es muy sencillo, todas llevan la misma base, fruta y azúcar (en la mayoría de los casos utilizamos un acido que nos ayude a conservar y espesar también, en mi caso utilizo el zumo de limón). Con estos simples ingredientes podemos hacer virguerías. La fruta la podemos utilizar con piel o sin ella dependiendo de la tipología (si contiene pectina siempre es recomendable utilizarla  porque la pectina es una fibra que ayuda favorablemente a que la mezcla espese) y respecto al azúcar, podemos jugar un poquito con las cantidades. Si nos gusta dulzona añadimos una cantidad apropiada, si la queremos un poco mas light podemos bajársela siempre que no nos pasemos de la raya (el azúcar tiene un papel muy importante a la hora de espesar).

Una vez que tenemos los botes que vamos a utilizar esterilizados, podemos elaborarla de las dos maneras, de forma tradicional o con thermomix y una vez finalizado el proceso podemos dejarla tal cual si la vamos a comer en poco tiempo o hacerle un buen vacío para que se conserve durante meses. Si os apetece hacerla en casa no perdáis ojo porque esta receta os va a encantar.

 

INGREDIENTES

(Para 3 envases de tamaño estándar)

  • 1 kg de peras (con piel y sin corazón).
  • 550-600 g de azúcar.
  • 1 limón.
  • Canela molida.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Antes de comenzar a elaborar la mermelada debemos de esterilizar los envases en los que la vamos a introducir. Para ello metemos en una pota los tarros y las tapas y lo cubrimos todo de agua. Lo llevamos a ebullición y una vez que el agua rompa a hervir lo dejamos diez minutos mínimo y lo retiramos. Dejamos secar todo al aire libre y ya tenemos el material esterilizado.

 

ELABORACIÓN

  1. En primer lugar vamos a preparar las peras. Con un cuchillo las abrimos, le quitamos el rabito y el corazón y las troceamos. Dejamos la piel porque es muy buena, contiene pectina que nos ayudará a que la mezcla espese. Debemos obtener un kilo de trocitos aproximadamente.
  2. Introducimos la pera en trozos en una olla junto con el zumo del limón, el azúcar y la canela y  dejamos que macere  durante unas horas. Al macerar la fruta  ablandará y soltará jugo potenciando mucho mas el sabor.
  3. Una vez macerada trituramos un poco la mezcla de manera que quede a tropezones. La llevamos a ebullición a fuego intermedio revolviendo cada poco durante el tiempo necesario. El tiempo depende de muchos factores, como la cantidad de azúcar, el estado de la fruta… para conocer el punto exacto en que la mermelada estaría lista basta con vigilarla a partir de los 30 minutos. Podemos o bien introducir un termómetro de cocina  (cuando marque 100º estaría en su punto óptimo) o bien coger una cucharadita de mermelada y volcarla sobre la encimera de mármol frío. En cuestión de segundos cogerá la textura con la que se va a quedar cuando enfríe, por tanto la retiraremos del fuego cuando la veamos lo suficientemente espesa a nuestro gusto.
  4. Una vez que retiramos la mermelada del fuego podemos triturarla hasta el punto que mas nos guste. Hay a quien le gusta con tropezones, hay quien la prefiere muy triturada… la ponemos a nuestro gusto. Después ya solo nos quedaría introducirla en los envases y cerrarlos muy bien con las tapas.
  5. Tenemos nuestra mermelada lista. Ahora bien, si la vamos a consumir en poco tiempo podemos utilizarla tal cual. Pero si vamos a hacer cantidades, o regalarla, o sabemos que vamos a tener los envases varios meses en casa debemos de hacer el vacío para poder conservarla durante tiempo. Para ello introduciremos todos los tarros en una pota y los cubriremos hasta arriba de agua. Los llevamos a ebullición y una vez que el agua rompa a hervir los dejamos mínimo quince minutos mas. De esta manera conseguimos un vacío perfecto y podemos guardarla sin miedo a que se estropee.

 

CON THERMOMIX

A la hora de elaborar la mermelada con la maquina tenemos la ventaja de que no vamos a estar pendientes de la cocción. Introducimos los ingredientes, marcamos el tiempo y ella solita nos prepara este rico acompañamiento.

 

ELABORACIÓN

  1. En primer lugar debemos tener los botes donde vamos a colocar la mermelada previamente desinfectados. Para ello se deben de lavar bien y llevar a ebullición dentro de una pota con agua, tanto envases como tapas, dejándolos 10 minutos a partir de que el agua hierba. Una vez fuera se dejan secar y cuando estén secos ya se puede empezar a elaborar la mermelada.
  2. Comenzamos abriendo las peras con un cuchillo. Las dejamos con la piel ya que ésta nos ayuda a espesar la mezcla gracias a su contenido de pectina. Desechamos el rabito y el corazón (donde se encuentran las pepitas). Las vamos introduciendo en trozos en la thermomix con la pesa puesta hasta que obtengamos un kilo de fruta.
  3. Añadimos el zumo del limón, el azúcar y un poquito de canela molida. Trituramos todo unos 5 segundos a velocidad 6.
  4. Retiramos el cubilete de la maquina y colocamos el cestillo encima para que la mezcla evapore mejor. Programamos la cocción 40 minutos en posición Varoma y en velocidad 2.
  5. Pasado el tiempo  trituramos la mezcla unos segundos a velocidad 5-10. El tiempo depende de como nos guste mas, si la preferimos con grumitos, muy triturada… vamos tanteándolo según las preferencias.
  6. Introducimos la mermelada en los botes y los cerramos con las tapas de forma eficiente. Si vamos a gastar la mermelada pronto ya la tenemos lista. Sin embargo, si hacemos cantidades o vamos a conservar los tarros durante tiempo debemos hervirlos al baño maría. Para ello introducimos los tarros en una pota cubiertos de agua por completo. Los llevamos a ebullición y una vez que el agua rompa a hervir los dejamos mínimo 15 minutos mas. Pasado ese tiempo los sacamos y ya tenemos el vacío hecho. De esta manera tan sencilla elaboramos nuestra mermelada de pera casera.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

TARTA DE ARROZ CON LECHE

TARTA DE ARROZ CON LECHE

 

 

 

Hace unos días fue el cumpleaños de uno de mis hermanos. Hablando con mi cuñada me dijo que le gustaba mucho el arroz con leche y que se le había ocurrido entonces hacerle una tarta de arroz. Me mandó el enlace de una receta que había curioseado y se le antojaba bastante sencilla. Le eché un ojo y la verdad que si tenía pinta de ser muy facililla de hacer. Se trataba de elaborar una base de galleta y luego el arroz con leche simplemente cuajado.

Me pareció interesante la mezcla, al fin y al cabo podríamos decir que se trata de un arroz con galleta. Le dije que dejara en mis manos si quería la tarta, que con la thermo se la preparaba en un periquete, y dicho y hecho.  Al día siguiente me puse manos a la obra. Hice la base de galleta que siempre utilizo para las tartas de este tipo (como la de 3 chocolates o chocolate blanco que podéis encontrar en la web). Para hacer el cuerpo de la tarta utilicé la receta que publiqué hace poco del arroz con leche, con la diferencia de que le añadí los dos sobres de cuajada que se precisan para darle la forma y que no se desmorone al desmoldar. Una vez que obtuve la base y el cuerpo deje que enfriara en nevera hasta el día siguiente y luego lo adorne por arriba espolvoreando un poquito de canela.

Como os dije al principio es muy facililla de hacer. Para que salga muy buena lo único que hay que tener en cuenta es que tenemos que optar por un arroz cremoso que ya hayamos hecho antes y nos haya gustado mucho. Si no habéis hecho nunca arroz casero o no habéis dado con la receta que os convenza del todo os animo a probar la de la web, sale un arroz bien cocidito y cremoso.  https://midulcepecado.com/arroz-con-leche/.  

Ya sea el arroz solo, o con cuajada montado sobre la base de galleta en formato de tarta sale muy rico de ambas formas. El arroz con leche es un postre que suele gustar mucho, con lo cual es una opción mas cuando tenemos que preparar uno para algún tipo de evento y no sabemos cual hacer. Si os apetece elaborar la tarta siguiendo esta receta aquí abajo os dejo las indicaciones oportunas explicadas de forma muy sencilla tanto de manera tradicional como para la thermomix.

 

INGREDIENTES

Para 8-10 raciones

 

Para la base de galleta

  • 250 g de galletas (tipo María).
  • 90 g mantequilla.

Para el arroz con leche

  • 1,5 l de leche entera.
  • 200 g de arroz redondo.
  • 150-200 g de azúcar.
  • 70 g de mantequilla.
  • 1 trocito de Canela en rama.
  • Piel de un limón.
  • Anís.
  • 2 sobres de cuajada.
  • Canela en polvo.

 

DE FORMA TRADICIONAL

A la hora de escoger el molde para hacer la tarta he utilizado uno desmoldable de 24 cm de diámetro. Sale una base perfecta y un cuerpo de arroz con una altura considerable. También podéis utilizar uno de 26 o 28 cm, el arroz quedará con algo menos de altura pero aún así estará bien de tamaño para 8-10 raciones.

 

ELABORACION

Para la base de galleta:

  1. En primer lugar vamos a reducir la galleta . Si tenemos un molinillo o robot de cocina la trituramos entera hasta que quede arenosa. Sino tenemos con que hacerlo es muy sencillo, extendemos todas las galletas encima de la mesa y con el rodillo de amasar vamos a pasarlo varias veces por encima hasta que queden bien finitas.
  2. Introducimos la mantequilla en el microondas y la fundimos. Acto seguido la mezclamos con la galleta reducida hasta que quede humedecida por todos lados.
  3. Extendemos la mezcla por la base del molde que hayamos escogido y con la ayuda de una cuchara vamos a alisarla  hasta que quede bien nivelada.

Para el cuerpo de arroz:

  1. En primer lugar introducimos dentro de una pota o cacerola amplia toda la leche junto con la rama de canela, el arroz redondo y la piel de un limón. Llevamos la mezcla a ebullición a fuego intermedio, mas bien tirando a suave, durante unos 50 minutos mínimo. Cada cinco minutos vamos a revolver con una varilla toda la mezcla para evitar que se nos pegue y se nos estropee el postre.
  2. Pasado este tiempo retiramos la piel del  limón y la rama de canela y vamos a añadir un chorrito de anís, el azúcar, la mantequilla y los dos sobres de cuajada. La mantequilla la agregamos para darle mas cremosidad y la cuajada para darle forma al cuerpo y que al desmoldar no se nos desmorone el arroz. Dejamos de nuevo que se siga cocinando otros diez minutos mínimo. Después probaremos el arroz y si el punto de melosidad nos convence lo retiramos del fuego. Si preferimos que esté mas cocinado lo dejamos otro poquito hasta cogerle el punto.
  3. Una vez listo volcamos el arroz en el molde sobre la base de galleta. Dejamos que enfríe un poco y lo llevamos a la nevera hasta el día siguiente.
  4. Al posterior día ya podemos desmoldar la tarta y decorarla a nuestro gusto. En mi caso espolvoreé canela por toda la superficie. Podemos hacer también un dibujo con la propia canela con la ayuda de una plantilla o decorar con algún tipo de galleta. De esta manera tan sencilla elaboramos nuestra tarta casera de arroz con leche. ¿Os animáis?

 

CON THERMOMIX

Con la thermomix vamos a la elaborar la base de galleta y el cuerpo de forma muy rápida. Como mencioné mas arriba utilicé un molde desmoldable de 24 cm de diámetro, pero podéis utilizar uno de 26 o 28 tranquilamente. El cuerpo de arroz tendrá algo menos de altura pero aún así será suficiente. La tarta da para 8-10 raciones aproximadamente.

 

ELABORACION

Para la base de galleta:

  1. Introducimos las galletas en el vaso de la thermomix y a base de golpes de turbo las vamos a ir reduciendo poco a poco.
  2. Añadimos la mantequilla y mezclamos 10 segundos en velocidad 10.
  3. Volcamos la mezcla sobre la superficie del molde que hemos escogido y con la ayuda de una cuchara vamos alisando hasta que quede nivelado.

Para el cuerpo de arroz:

  1. En primer lugar colocamos la mariposa e  introducimos en la thermomix la leche, la rama de canela, la piel de un limón y el arroz redondo. Programamos 60 minutos a 90º con giro a la izquierda y velocidad cuchara.
  2. Pasada la hora de cocción introducimos en la maquina el azúcar junto con un chorrito de anís, la mantequilla y los dos sobres de cuajada. La mantequilla le va a dar cremosidad y la cuajada va hacer que el cuerpo quede firme y no se desmorone cuando desmoldemos. Programamos otros 10 minutos a 90º con giro a la izquierda y velocidad cuchara.
  3. Una vez que la thermo ha terminado retiramos con cuidado la piel del limón y la  rama en canela y volcamos el contenido sobre la base de galleta del molde. Dejamos que enfríe un poco y llevamos la tarta a la nevera hasta el día siguiente.
  4. El día posterior ya podemos desmoldar la tarta y decorarla a nuestro gusto. En este caso espolvoreé canela por toda la superficie. También podemos hacerle un dibujo con la propia canela utilizando plantillas o adornar con cualquier tipo de galleta. De esta manera tan sencilla tenemos un buen postre casero que a todo el mundo le va a gustar y es una buena opción para cualquier evento gastronómico.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

ARROZ CON LECHE

ARROZ CON LECHE

 

 

Como de antojos siempre va la cosa, este mes me ha dado por el arroz con leche. Tenía ganas de el y probé una receta que me pasó una de mis  cuñadas de la maquina Cuisine. Modifiqué un poco el azúcar porque a mi me gusta que tire a dulce y le añadí un poco de mantequilla al final porque he visto que se utiliza mucho  para darle cremosidad.

Todas las recetas de arroz con leche son muy similares. Hay quien juega con la leche, quitando una poquita y añadiendo nata. Hay quien le sobra el azúcar pero sin embargo usa leche condensada. Hay quien utiliza leche evaporada, piel de naranja… Tenemos muchísimas opciones. Ésta es una mas de ellas. La única diferencia que puedo resaltar es que los tiempos de cocción son algo mayores, pues para mi particularmente el arroz tiene que estar bien cocidito, no me gusta nada cuando esta algo duro o tirando hacia ello. Bien cocinado y cremoso, son dos cualidades que no pueden faltar.

Si lo hacemos con thermomix nos despreocupamos totalmente, ya que no tenemos que estar pendientes de revolver, introducimos ingredientes y programamos. Es infalible y siempre va a salir bien. Si lo hacemos de forma tradicional no lleva mucho tiempo, pero si tenemos que tener en cuenta una cosa. Debemos de estar pegados contantemente a la pota, porque hay que revolver continuamente cada pocos minutos para que el arroz no se nos pegue y se nos queme el postre. Se trata de tener un poco mas de paciencia y dedicación, pero de ambas maneras el resultado es muy bueno.

Hice arroz varios fines de semana y en  una de las tandas utilicé leche fresca que me trajo mi hermana (es ganadera, la leche vino recién ordeñada). Puedo decir que la diferencia se nota, el arroz estaba mas estupendo si cabe. Así que si tenéis posibilidad de utilizar leche fresca no lo dudéis, la recomiendo 100%. Dicho esto os dejo por aquí abajo un arroz con leche para degustar en cualquier comida o cena. Un postre típico y que siempre triunfa.

 

INGREDIENTES

(Para 6-8 cuencos)

  • 1,5 l de leche entera.
  • 200 g de arroz redondo.
  • 150-200 g de azúcar.
  • 70 g de mantequilla.
  • 1 trocito de Canela en rama.
  • Piel de un limón.
  • Anís.
  • Canela en polvo.

 

DE FORMA TRADICIONAL

El arroz con leche elaborado a mano es muy fácil de hacer, lo único en lo que debemos insistir es en revolver cada pocos minutos toda la mezcla durante la cocción para evitar que se nos pegue por abajo y se cocine correctamente. Teniendo en cuenta ese detalle el resto es pan comido.

 

ELABORACION

  1. En primer lugar introducimos dentro de una pota o cacerola amplia toda la leche junto con la rama de canela, el arroz redondo y la piel de un limón. Llevamos la mezcla a ebullición a fuego intermedio, mas bien tirando a suave, durante unos 50 minutos mínimo. Cada cinco minutos vamos a revolver con una varilla toda la mezcla para evitar que se nos pegue y se nos estropee el postre.
  2. Pasado este tiempo retiramos la piel del limón y la rama de canela y vamos a añadir un chorrito de anís, el azúcar y la mantequilla. La mantequilla la agregamos para darle mas cremosidad. Dejamos de nuevo que se siga cocinando otros diez minutos mínimo. Después probaremos el arroz y si el punto de melosidad nos convence lo retiramos del fuego. Si preferimos que esté mas cocinado lo dejamos otro poquito hasta cogerle el punto.
  3. Volcamos la mezcla en cuencos y dejamos que el arroz enfríe. Los introducimos en nevera tapados con film unas horas. A la hora de servir este postre  podemos decorarlo de dos maneras. O espolvoreamos un poquito de canela molida por encima o esparcimos un poco de azúcar y lo quemamos con un soplete hasta hacer un poquito de costra en la superficie. De ambas maneras el arroz está impresionante.

 

CON THERMOMIX

Elaborar arroz con leche en la thermomix es de lo mas sencillo. Introducimos los ingredientes, programamos y nos olvidamos de remover ni de estar pendiente . En dos sencillos pasos lo tenemos listo y sale de rechupete.

 

ELABORACION

  1. En primer lugar colocamos la mariposa e  introducimos en la thermomix la leche, la rama de canela, la piel de un limón y el arroz redondo. Programamos 60 minutos a 90º con giro a la izquierda y velocidad cuchara.
  2. Pasada la hora de cocción introducimos en la maquina el azúcar junto con un chorrito de anís y la mantequilla (ésta le va a proporcionar cremosidad) y programamos otros 10 minutos a 90º con giro a la izquierda y velocidad cuchara.
  3. Una vez que la thermo ha terminado retiramos con cuidado la piel del limón y la  rama en canela y repartimos el contenido en varios cuencos. Dejamos que el arroz enfríe e introducimos los cuencos en la nevera tapados con film durante unas horas. A la hora de servirlos podemos espolvorear un poco de canela molida por encima o bien distribuir un poco de azúcar y quemarlo con un soplete formando una superficie con costra. De esta manera tan fácil tenemos un buen postre que siempre triunfa y no da trabajo ninguno.

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/

MARAÑUELAS DE AVILES

MARAÑUELAS DE AVILES

 

 

Hace ya algún tiempo subí una receta de marañuelas, las marañuelas de Candás, una parroquia de mi tierrina Asturiana. Pues bien, el otro día, pasando el fin de semana por las montañas  del occidente, me preguntó una vecina de allí que vivía en la ciudad de Avilés si alguna vez había probado las marañuelas, pero no las de Luanco ni las de Candás, sino las de Avilés. Cual fue mi sorpresa que yo no sabía que había otra especialidad de marañuelas en Asturias, y entonces ya me picó la curiosidad.

Esta vecina, siempre tan amable, me dio la receta que ella lleva haciendo muchos años  en su ciudad, y nada tienen que ver unas con otras. Las marañuelas de Luanco y Candás son una especie de galletas o pastas dulces, mientras que las de Avilés son mas bien unos panes dulces. Ambas muy diferentes pero de un sabor excepcional. Me apunté la receta, la hice en casa, y como me gusto mucho, decidí subirla al blog. Prácticamente la subo igual, lo único que he añadido es un pequeño almíbar para pintarlas por fuera y darles un toque extra de brillo.

Como dije anteriormente, las marañuelas de Avilés son unas pequeñas piezas de masa de pan dulce, tipo brioche. Están compuestas por ingredientes muy esenciales y tienen una forma muy característica, vienen presentadas en forma de lazos. Por puntualizar algo, diría que su textura  y sabor  me recuerda un poco a la masa del roscón de reyes, para que os hagáis una idea.

Elaborar estas marañuelas es muy fácil, solo debemos de tener en cuenta que requiere mucho tiempo de levado, entonces hemos de ser previsores. Por lo demás , es todo cogerle la maña y el punto. Una vez que haces la primera el resto es pan comido. Os animo a probar este pan tan blandito  y dulce que entra solo, acompañado, o bien sumergido en un buen café o chocolate a la taza, a gusto del consumidor.

 

INGREDIENTES

(Para 8-10 piezas)

  • 550 g de harina de trigo.
  • 50 ml de leche.
  • 150 g de azúcar.
  • 3 huevos.
  • 45 g de levadura fresca.
  • 125 g de manteca de cerdo.
  • Ralladura de limón.
  • Sal.
  • Almibar (50 ml de agua y 50 g de azúcar). Es opcional.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Elaborar estas  ricas marañuelas es muy sencillo. Lo único que debemos de tener en cuenta es que la masa requiere de varias horas de levado, por lo tanto recomiendo hacerla una noche y dejarla levando hasta el día siguiente. Una vez reposada le damos la forma característica a cada pieza y después del horneado podemos disfrutarlas junto con un esplendido café.

ELABORACION

  1.  En primer lugar vamos a elaborar la masa. Recomiendo hacerla de noche y dejarla levando hasta el día siguiente. Para ello cogemos la harina y formamos un volcán con ella sobre la mesa de trabajo.
  2. Templamos un poco la leche en el microondas y disolvemos la levadura fresca  de panadería en ella. Introducimos la mezcla en el interior del volcán y hacemos lo mismo con el resto de ingredientes, los huevos, el azúcar, la manteca de cerdo, la ralladura de limón y la sal.
  3. Ahora que tenemos el volcán de harina relleno vamos a ir mezclando y  amasando todos los ingredientes a mano poco a poco hasta obtener una masa homogénea. Debe quedar  algo pegajosa, si vemos que esta demasiado añadimos un poquito de harina para darle la forma redonda.
  4. Introducimos la bola de masa en un bol grande , lo tapamos con un paño y lo dejamos fuera de nevera toda la noche levando.
  5. Antes de trabajar la masa vamos a hacer un pequeño almibar (la receta original no lo requiere pero yo creo que le da un toque muy chic). Lo hacemos despues de elaborar la masa o al día siguiente, tanto da. Llevamos a ebullición el agua y el azúcar y una vez que hierba dejamos que enfríe.
  6. Una vez reposada la masa durante unas cuantas horas, al día siguiente, podemos empezar a darle forma en el momento que mas nos apetezca. Para elaborar la primera pieza vamos a coger una porción de masa , del tamaño de un limón aproximadamente, y vamos a desgasificarla con las manos. Acto seguido hacemos una bola redonda con ella, la posamos sobre papel vegetal en la bandeja del horno,  y le hacemos cuatro cortes con el cuchillo en forma de lazo como se aprecia en la foto.
  7. Cogemos otra porción mucho mas pequeña de masa, la desgasificamos, le damos cuatro cortes también y la colocamos encima de la primera  porción. Con una brocha pintamos toda la superficie y alrededores de la pieza con un poco de huevo batido. Repetimos todo el proceso hasta obtener varias piezas y terminar la masa.
  8. Una vez que tenemos las piezas repartidas por la bandeja , con una pequeña separación porque crecen durante el horneado, vamos a introducirlas en el horno precalentado a 180º. Las colocamos en el medio y las horneamos durante aproximadamente 15-20 minutos, hasta que estén doradas.
  9. Sacamos las piezas del horno y con una brocha vamos a ir pintándolas por fuera con el almíbar para darles un poco de brillo y dulzor. Dejamos que enfríen y ya tenemos listas nuestras  deliciosas marañuelas para degustar cuando mas nos apetezca.

 

CON THERMOMIX

A la hora de hacer la masa de las marañuelas en la thermomix divagué un poco por internet para encontrar referencias. No encontré ninguna receta  hecha con la thermo así que me propuse adaptarla yo misma. Lo intenté de la manera mas simplificada posible y al final conseguí cogerle el punto. Así que si os apetece probar ya tenéis una forma muy sencilla de obtener estas ricas marañuelas.

ELABORACION

  1. Como dije anteriormente lo ideal es hacer la masa y dejarla levando durante varias horas , por tanto es mas sencillo elaborarla de noche y dejarla levando hasta el dia siguiente. Para comenzar la receta vamos a ir introduciendo en la thermomix la leche y calentándola durante un minuto a 37º y velocidad 2.
  2. Agregamos la levadura y mezclamos 5 segundos en velocidad 5.
  3. Añadimos los huevos, el azúcar y la manteca y programamos 10 segundos en velocidad 6.
  4. Agregamos la mitad de la harina, la ralladura de limón y la sal y mezclamos 10 segundos a velocidad 6. Añadimos la otra mitad de la harina  y volvemos a mezclar 10 segundos en velocidad 6.
  5. Una vez que tenemos mezclados todos los ingredientes programamos la maquina para amasar durante 5 minutos  en vaso cerrado, espiga.
  6. Cuando el amasado finalice, si vemos que  la masa está muy pegajosa añadimos un poco de harina y le damos un golpe de turbo para que salga sin dificultad de la thermomix. Volcamos la masa sobre la mesa algo enharinada y hacemos una bola con ella. La dejamos dentro de un bol tapado con un paño toda la noche levando.
  7. Antes de trabajar la masa vamos a hacer el almíbar para abrillantar las piezas mas tarde. Para ello introducimos en la thermo el azúcar y el agua y programamos 7 minutos , 100º , velocidad 2. Introducimos el almíbar en un vaso y dejamos que enfríe.
  8. Una vez reposada la masa durante unas cuantas horas, al día siguiente, podemos empezar a darle forma en el momento que mas nos apetezca. Para elaborar la primera pieza vamos a coger una porción de masa , del tamaño de un limón aproximadamente, y vamos a desgasificarla con las manos. Acto seguido hacemos una bola redonda con ella, la posamos sobre papel vegetal en la bandeja del horno,  y le hacemos cuatro cortes con el cuchillo en forma de lazo como se aprecia en la foto.
  9. Cogemos otra porción mucho mas pequeña de masa, la desgasificamos, le damos cuatro cortes también y la colocamos encima de la primera  porción. Con una brocha pintamos toda la superficie y alrededores de la pieza con un poco de huevo batido. Repetimos todo el proceso hasta obtener varias piezas y terminar la masa.
  10. Una vez que tenemos las piezas repartidas por la bandeja  , con una pequeña separación porque crecen durante el horneado, vamos a introducirlas en el horno precalentado a 180º. Las colocamos en el medio y las horneamos durante aproximadamente 15-20 minutos, hasta que estén doradas.
  11. Sacamos las piezas del horno y con una brocha vamos a ir pintándolas por fuera con el almíbar para darles un poco de brillo y dulzor. Dejamos que enfríen y ya tenemos listas nuestras deliciosas marañuelas caseras.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/

 

1 2 3