BIZCOCHO DE MANZANA

BIZCOCHO DE MANZANA

 

 

Existen múltiples recetas de bizcochos, manjares fundamentales de muchos desayunos y gran cantidad de meriendas que todos solemos probar en alguna que otra ocasión, ya sea comprado o casero. Esta última opción se da en gran medida ya que es un género que se hace bastante rápido y siempre viene bien para ofrecer a cualquier visita inesperada. A la hora de elaborar un bizcocho casero tenemos la gran suerte de que normalmente tenemos siempre los ingredientes a mano porque son muy básicos, no suele ser necesario hacer un viaje al supermercado si se nos antoja en un momento puntual.

La masa de bizcocho más corriente está constituida por huevos, azúcar y harina. Partiendo de esa base siempre podemos hacer infinidad de variantes añadiendo unos u otros ingredientes al gusto, siempre aprovechando aquellos que tenemos a nuestro alcance por casa. A un bizcocho se le puede agregar cualquier tipo de fruta o macedonia, yogures, dátiles, frutos secos, miel, canela , café, licores, todo aquello que se nos ocurra que le puede dar un toque diferente o nutritivo.

La semana pasada, aprovechando que teníamos gran cantidad de manzanas por casa y miel propia  (mi chico se está iniciando en el arte de la apicultura) me dispuse a hacer un bizcocho con dichos elementos como aditivos, a sabiendas de que le iban a dar un sabor dulzón para chuparse los dedos. Si os apetece probar a hacerlo vosotros, no perdáis detalle de la receta a continuación.

 

 

INGREDIENTES

  • 6 huevos.
  • 450 g de azúcar.
  • 300 g de harina de trigo.
  • 2 yogures griegos.
  • 150 ml de aceite de girasol.
  • 2 cdas de miel.
  • Ralladura de limón.
  • 2 sobres de levadura en polvo.
  • 4 manzanas.
  • Sal.

 

DE FORMA TRADICIONAL

A la hora de elaborar este bizcocho he utilizado yogures griegos pero podemos usar cualquier otro tipo y manzanas he agregado cuatro en gajos pero cada uno puede añadir las que guste. La miel es opcional, a mi me gusta darle un toque diferente con ella, pero sino tenéis tampoco pasa nada, no es un elemento indispensable. Y por último, ya puestos a puntualizar, ralladuras para  el bizcocho siempre podemos utilizar de limón o de naranja , la que mas rabia nos de.

ELABORACION

  1. Programamos el horno a 180º con calor por arriba y por abajo. Engrasamos el molde que vamos a utilizar con aceite o mantequilla y harina y procedemos al batido.
  2. Cogemos un bol grande e introducimos en él los huevos y el azúcar. Con la ayuda de una batidora batimos bien hasta blanquear un poco la mezcla.
  3. Añadimos el aceite, la ralladura de limón, las cucharadas de miel y los yogures. Batimos de nuevo hasta que quede bien unificado.
  4. Añadimos la harina, la sal y la levadura y batimos por última vez. Pelamos todas las manzanas que vamos a utilizar y las cortamos en gajos libres de pepitas.
  5. Introducimos en el molde un poco de masa y añadimos unos gajos de manzana de forma dispersa. Añadimos otro poco de masa y volvemos a repetir la operación. Agregamos la masa que queda y cubrimos por arriba con el resto de gajos pendientes.
  6. Una vez cubierto el molde vamos a introducirlo en el horno y estar pendientes a partir de los 40 minutos del progreso. Sabremos cuando está listo cuando pinchemos con un cuchillo el bizcocho y este nos salga totalmente limpio. Para que la parte de arriba no dore demasiado podemos taparla con papel de aluminio a media cocción.

 

CON THERMOMIX

Con la thermomix el proceso para hacer el bizcocho es muy sencillo, con una rápida programación  tenemos la masa batida lista para hornear.

ELABORACIÓN

  1. Programamos el horno a 180º con calor por arriba y por abajo. Engrasamos el molde que vamos a utilizar con aceite o mantequilla y harina.
  2. Introducimos en el vaso el azúcar y los huevos. Programamos 6 minutos a 37º, en velocidad 5.
  3. Añadimos el aceite, los yogures, la ralladura de limón y las dos cucharadas de miel y mezclamos 20 segundos a velocidad 3.
  4. Incorporamos la harina, la levadura y la sal y marcamos 30 segundos en velocidad 4.
  5. Pelamos las manzanas y las cortamos en gajos (libres de pepitas). Una vez que tenemos la masa vertemos una poca sobre el molde y esparcimos unos pocos gajos, volvemos a incorporar otro poco de masa y esparcimos mas gajos, añadimos lo que resta de la masa y de nuevo repartimos los gajos que nos quedan por encima de forma dispersa.
  6. Introducimos el bizcocho en el horno y a partir de los 40 minutos estamos pendientes de la evolución. Sabremos cuando está listo en el momento que al pinchar con un cuchillo este nos salga limpio. Para evitar que dore mucha la capa superior podemos taparlo a media cocción con papel de aluminio, teniendo siempre en cuenta que nunca debemos abrir el horno en la primera media hora, ya que se nos podría bajar.

Podéis seguirme si os apetece en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

MERMELADA DE KIWI Y MANZANA

MERMELADA DE KIWI Y MANZANA

 

Uno de los desayunos más típicos aquí en España suele estar compuesto por  un café con leche, un zumito de naranja y unas tostadas de pan normal o de molde, donde solemos untar mantequilla o queso (en mi caso soy adicta al Philadelphia) y un poco de mermelada. A muchos de vosotros ¿os suena verdad? ¡Que rico está! Siempre es una buena manera de comenzar la jornada diaria con las pilas cargadas de energía.

Como habréis observado, la entrada de hoy va dirigida en su totalidad a uno de estos componentes de nuestra ingesta mañanera, la mermelada. ¿Y que es la mermelada exactamente?  Pues bien, podríamos definirla como una conserva de fruta cocida en azúcar. ¿Y es complicado hacerla de forma casera? Os contesto que para nada, teniendo en consideración algunos aspectos básicos podréis ver que no tiene ciencia ninguna elaborarla, solo necesitamos la fruta que mas nos guste, azúcar y un chorrito de zumo de limón.

¿Qué criterios debemos de tener en cuenta para obtener una buena mermelada? Los siguientes:

  • La fruta debe de estar  en su estado óptimo, ni virgen, ni muy madura, un termino medio, y por supuesto, siempre en buen estado.
  • Hay muchos tipos de fruta, y uno de los componentes de la misma que nos ayuda a obtener la textura de la mermelada es la PECTINA, una fibra natural que al reaccionar con el azúcar y con un ácido, le dan esa consistencia gelatinosa. Hay frutas que tienen mucha pectina y otras que tienen poca (por ejemplo el albaricoque, la fresa y los melocotones),por lo tanto para hacer mermelada de estas últimas conviene añadir un poco de pectina externa.
  • La cantidad de azúcar es muy importante, ya que si añadimos poca la mermelada  nos podría quedar muy liquida y con mal aspecto. Podemos reducirlo algo como yo he hecho para que no quede tan dulzona pero aún así no demasiado.
  • Es conveniente utilizar un elemento ácido como es el limón, ya que nos ayuda a conservarla y darle la textura adecuada.
  • Podría señalar que la cocción manual también es muy importante. Debemos de encontrar el punto adecuado para pararla. Si disponemos de un termómetro de cocina ese punto se hallará en el momento en que durante el proceso nos marque 100º. Otra forma es coger una pizca de la mermelada y darle la vuelta a la cucharilla. Si gotea de forma liquida aun le queda tiempo de cocción. A ojo le iremos cogiendo el truco.
  • Recomiendo esterilizar siempre los envases donde vamos a introducirla para su mejor conservación. Una mermelada bien hecha nos puede durar meses, prácticamente un año.

Después de tener en cuenta estos consejillos vamos ahora con la práctica. En este caso he elaborado una mermelada de dos frutas mezcladas, el kiwi y la manzana. Resulta muy sabrosa y ligera, toda una tentación para nuestros desayunos o meriendas.

 

INGREDIENTES

  • 520 g de kiwi.
  • 350 g de manzana.
  • 450 g de azúcar (moreno o normal).
  • 1 cda de zumo de limón.

 

DE FORMA TRADICIONAL

La mermelada es muy sencilla de elaborar, lo único que necesitamos es un cazo y estar muy atentos para que no se nos pegue el azúcar en la cocción que suele ser un error muy habitual. Si tenemos fruta de temporada, que a veces nos suelen regalar familiares o conocidos en cantidades, es una forma de aprovecharla y darle salida antes de que se nos estropee.

ELABORACIÓN

  1. Lo primero de todo que vamos a hacer es pelar toda la fruta, tanto las manzanas como los kiwis, sacarle las pepitas y trocearla en pequeño. La cantidad que he marcado arriba es la que debemos obtener una vez reducida.
  2. Cogemos un cazo e introducimos dentro toda la fruta junto con el azúcar y el zumo de limón. Dejamos que macere un par de horas.
  3. Una vez macerado, vamos a darle un golpe de batidora para reducir toda la mezcla. Llevamos el cazo a fuego intermedio, y vamos revolviendo de tanto en tanto para evitar que se nos pegue el azúcar durante la cocción. Nos puede llevar aproximadamente una media hora, pero podemos encontrar el punto de cocción óptimo sumergiendo un termómetro de cocina, cuando éste nos marque 100º o bien cogiendo una cantidad de mermelada ínfima con una cucharilla y dándole la vuelta. Si vemos que gotea le falta cocción, sino a ojo lo iremos comprobando.
  4. Ahora que ya está lista la mermelada podemos proceder a envasarla. Si vemos que está poco reducida podemos darle otro golpe de batidora, eso va al gusto de cada uno. Antes de envasar recomiendo esterilizar los botes y una vez que los hemos rellenado cocerlos al baño maría cubiertos de agua durante unos quince minutos mínimo para hacer el vacío.

 

CON THERMOMIX

A la hora de hacer la mermelada con la thermomix tenemos una gran ventaja, que no tenemos que estar pendientes de revolver para que se nos pegue el azúcar. Introducimos los ingredientes y nos despreocupamos. Podemos utilizar cualquier tipo de fruta, yo en este caso opté por kiwis y manzanas porque tenemos cantidades que nos han regalado de temporada y así les damos provecho antes de que se estropeen. Si ya tenemos esterilizados los envases vamos a proceder con su obtención.

ELABORACIÓN

  1. Pelamos toda la fruta, los kiwis y las manzanas, les quitamos las pepitas y la troceamos entera. La cantidad de la receta que he marcado arriba corresponde una vez que tenemos reducida la fruta. Vamos introduciéndola en la thermomix y cuando obtengamos esa cantidad añadimos el azúcar y el zumo de limón y trituramos unos 15 segundos a velocidad 4.
  2. Colocamos el cestillo en el lugar del cubilete para que la mezcla evapore mejor y programamos posteriormente unos 50 minutos a 100º en velocidad 3. Una vez transcurrido el tiempo observamos como está la textura, cogemos una cucharada y la ponemos sobre la encimera. Enfría enseguida y es en ese momento donde veremos su consistencia final, si deseamos que esté más espesa ponemos unos minutos más  la thermo  y si no nos gustan los grumos le damos unos golpes de turbo para triturarla.
  3. Ahora que tenemos la mermelada lista podemos envasarla. Debemos esterilizar los envases de antemano siempre y una vez rellenos y bien cerrados cocerlos unos quince minutos mínimo cubiertos de agua al baño maría para hacer el vacio.

Podéis seguirme si os apetece en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

DULCE DE MANZANA

DULCE DE MANZANA

 

 

Ahora que estamos inmersos en pleno otoño y muchas personas están empleadas en  la recogida de manzana, he creído conveniente dedicar todo un artículo a esta gran fruta.

En Asturias tenemos grandes manzanares, con muchas variedades diferentes, Blanquina, Carrió, Clará, Reinetta,,, muchas de ella dedicadas a la obtención de la sidra , fabricada con el jugo fermentado (imposible venir por aquí y no probarla) y otras para su puesta en venta. Y por suerte, durante estas fechas tengo la posibilidad de recoger gran cantidad de esta fruta para consumo propio, puesto que mi familia materna dispone de un gran terreno lleno de manzanos.

Todos los años durante este mes suelo emplear gran parte de las manzanas que recogemos para hacer dulce. Hago repetidas cantidades en diferentes moldes y los meto al congelador para poder disponer todo el año de dulce casero, aunque también aprovecho para  hacer tarta, empanada, mermelada,,, podemos darle muchos tipos de uso. ¿Y que es lo mejor de todo? Los beneficios que  nos aporta…

La manzana nos sirve como antiinflamatorio para el aparato digestivo, es diurética, depurativa, anticatarral, nos ayuda a prevenir el colesterol, la diabetes y el cáncer y muchos otros aspectos más. Si con toda esta retahíla no os he convencido para que mantengáis esta fruta en vuestra dieta diaria es que no hace falta porque lo sabéis y disfrutáis de ella en la medida de lo posible.

Como hoy la receta va de manzanas , aquí os dejo el  proceso tanto tradicional como con la thermomix para obtener un buen dulce de este manjar.

 

INGREDIENTES

  • 1,2 kg de manzanas.
  • 800 g de azúcar.
  • 1 limón.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Para hacer el dulce de manzana de forma tradicional vamos a utilizar una pota. Hemos de tener en cuenta que los tiempos de cocción siempre pueden variar en función del tipo de manzana utilizada, de su nivel de madurez y de las cantidades que utilicemos. Por ello tendremos que tantear hasta encontrar el punto óptimo. Las cantidades arriba indicadas dan lugar a una pieza del tamaño que muestro que es bastante generosa. Si variamos la cantidad de manzana debemos variar el azúcar en proporción.

ELABORACIÓN

  1. En primer lugar vamos a lavar bien las manzanas por fuera , descorazonándolas y troceándolas en pedazos, desechando todo  lo que no valga. Las dejaremos con la piel ya que ésta nos ayuda a obtener una estructura más compacta. Introducimos todos los trozos en una pota hasta obtener la cantidad arriba indicada.
  2. Exprimimos el limón y añadimos el zumo a la pota junto con el azúcar. El limón nos ayuda con sus propiedades como conservante. Podemos añadirle un poco de agua , aunque esto es opcional, para evitar que el azúcar se nos convierta en caramelo. Lo llevamos todo a ebullición a fuego intermedio una media hora o hasta que el azúcar se haya disuelto bien y la manzana este blanda.
  3. Pasamos la mezcla por la trituradora hasta que quede un puré fino y lo vertemos de nuevo en la pota. Lo llevamos a ebullición otra vez  al menos una hora , a partir de ahí tendremos que ir comprobando en que punto  se encuentra el dulce hasta encontrar el más óptimo . Sabremos que está listo si cogemos una cucharadita, la ponemos sobre un plato y vemos que solidifica en unos segundos. Sino es así lo mantendremos cociendo un poco más hasta que nos de resultado la prueba.
  4. Una vez listo lo vertemos sobre un tupper-ware o varios, según el tamaño deseado. El dulce de manzana se puede decir que  dura mucho tiempo, así que si hacemos cantidades grandes  lo podemos conservar en nevera o incluso congelarlo para ir sacando a lo largo de un año entero.

 

CON THERMOMIX

Con la  thermomix el proceso para obtener el dulce no puede ser más sencillo, puesto que no tenemos que estar pendientes de la cocción, con el tiempo necesario sale bien cuajado. Las cantidades arriba indicadas las he ajustado para aprovechar al máximo el espacio del vaso.

ELABORACIÓN 

  1. En primer lugar vamos a lavar a bien las manzanas por fuera puesto que las vamos a utilizar con piel, ya que ésta  nos facilita la tarea de cuajar el dulce. Las descorazonamos y las troceamos en trocitos desechando los restos que no sirvan. Vamos introduciendo los trozos en la thermo con la pesa puesta hasta obtener la cantidad indicada. Si se llena la thermo y todavía no hemos conseguido la cantidad trituramos unos segundos la manzana para hacer más espacio hasta completar el kilo doscientos.
  2. Trituramos 15 segundos a velocidad 4. Añadimos el azúcar y el limón (pelado y sin pepitas). El limón nos sirve como conservante para mantener el dulce durante mucho tiempo. Indicamos en la maquina 25 segundos a velocidad 8 hasta  obtener una especie de puré o papilla.
  3. Programamos  la thermo una hora a 100º en velocidad 3. Cuando el tiempo haya finalizado le damos unos golpes de turbo para reducir el dulce y vertemos el contenido en el molde o los moldes que hayamos escogido. Las cantidades que he indicado dan lugar a una pieza bastante prominente como se puede apreciar en la foto. Podemos conservar el dulce en nevera, dura bastante, e incluso si queremos hacer cantidades para un año entero tenemos la opción de congelarlo e ir sacando las piezas cuando nos apetezca.

Podéis seguirme si os apetece en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/