FLAN DE HUEVO TRADICIONAL

FLAN DE HUEVO TRADICIONAL

 

 

La receta que os traigo esta semana me atrevería a decir que no es nada nuevo para nadie, es el flan tradicional por excelencia.  Es el  que con toda probabilidad es más elaborado en las casas desde tiempos inmemorables, dada su sencillez a la hora de crearlo  y el escaso número de ingredientes a utilizar.

Como en todas las composiciones, existen muchos añadidos para darles diferentes toques de sabor, pero la base siempre son los huevos, la leche y el azúcar. Luego siempre le podemos aportar un poco de licor, de esencias, de fruta o frutos secos, lo que se nos ocurra, siempre al gusto de cada uno. Lo que distingue a este flan de otros fundamentados en la cuajada, es el proceso del baño maría , que le da ese rico sabor y la textura porosa que tanto nos gusta.

Esta semana, nos trajeron a casa unos invitados a comer, una deliciosa botella de licor de café, y entonces cuando me dispuse a hacer unos flanes para una comida familiar  posterior me acordé del licor y le añadí a uno de ellos un buen chorro, a otro sin embargo le agregué esencia de vainilla. El resultado es sorprendente, porque podemos observar como el sabor cambia totalmente de uno a otro con solo unas gotas. Cabe recalcar que el de café tubo mucho éxito, puesto que no estamos acostumbrados a disfrutar de postres con este sabor (yo soy un poco mas adicta a la vainilla que a la cafeína).

Hoy os traigo mi versión del flan tradicional,  suelo hacerlos bastante grandes porque siempre somos varios a comer cuando elaboro, pero podéis reducir las cantidades si sois cuatro o menos personas. Luego el tiempo de cocción siempre es relativo pero lo lo vais a ir controlando fácilmente. Esta es una receta muy sencilla de elaborar, con ingredientes muy básicos y un resultado que nunca falla. 

 

INGREDIENTES

(Para 8-10 comensales)

  • 1,5 l de leche entera.
  • 270 g de azúcar.
  • 10 huevos.
  • Un buen chorro de licor de café o una cda de aroma de vainilla (opcional).
  • Caramelo líquido  para bañar el molde.

 

DE FORMA TRADICIONAL

El flan de huevo de toda la vida es muy sencillo de elaborar. En apenas dos pasos lo tenemos listo para cuajar al baño maría. Podemos hacerlo al horno o bien encima de la vitro, lo que más rabia nos de. Si ya disponemos de un molde o flanera donde lo vamos a elaborar nos ponemos manos a la obra.

 

ELABORACIÓN

  1. Lo primero que vamos a hacer es precalentar el horno a 200º si optamos por hacerlo dentro del mismo. Seguidamente escogemos el molde donde vamos a hacer el flan y lo bañamos de caramelo. Si optáis por hacerlo casero aquí os dejo las pautas a seguir  https://midulcepecado.com/caramelo-liquido/
  2. Nos hacemos con un bol e introducimos la leche, los huevos y el azúcar. Podemos añadirle para darle un toque de sabor una cucharada de vainilla liquida o  si disponemos de licor de café un buen chorretón es una buena opción también. Cogemos una batidora y mezclamos todo bien. Una vez que tenemos la mezcla homogénea la vertemos en el molde sobre el caramelo.
  3. Ahora tenemos dos opciones para hacer el flan al baño María. Podemos poner el molde dentro de un recipiente apto para vitro provisto de agua, (que cubra una parte del molde) e ir haciéndolo a fuego intermedio. Sabremos cuando está listo cuando al pinchar con un cuchillo este nos salga limpio. La otra opción, que es mi favorita, es hacerlo dentro del horno. Cubrimos un molde o bandeja de horno con una poca de agua e introducimos el molde del flan dentro. Horneamos a 200º una hora aproximadamente. Pasado el tiempo oportuno pinchamos con un cuchillo y en el momento en que éste nos salga limpio tendremos nuestro flan listo. Normalmente al estar dentro del horno, la parte de arriba descubierta del flan, hace un poco de costra dorada, sino queremos que nos salga podemos cubrirlo desde el principio con papel de horno.
  4. Ahora que ya hemos hecho el baño maría dejamos enfriar el flan unas horas o hasta el día siguiente. Una vez frío desmoldamos y servimos al gusto.

 

CON THERMOMIX

Para hacer este flan tan básico solo utilizaremos la thermomix a modo de mezcladora. El caramelo, si nos apetece hacerlo casero, opto por elaborarlo en un cazo o sartén, puesto que lleva muy poco tiempo hacerlo también. Una vez que tenemos decidido si queremos hacer el baño María al horno o en la vitro comenzamos con la receta.

 

ELABORACIÓN

  1. Lo primero que vamos a hacer es tener clara la opción del baño maría, en el horno o encima de la vitro. Si vamos a hornear lo podemos ir precalentando a 200º. Escogemos el molde donde vamos a verter la mezcla  y lo caramelizamos. Si optamos por elaborar el caramelo en casa aquí os muestro como hacerlo  https://midulcepecado.com/caramelo-liquido/
  2. Una vez que hemos bañado el molde procedemos a hacer la mezcla del flan. Introducimos en la thermomix los huevos, la leche y el azúcar. Podemos añadir para darle un buen toque de sabor una cucharada de vainilla liquida o un buen chorretón de licor de café. Yo opto por estas opciones pero hay muchas más, siempre a gusto del consumidor. Programamos la thermo 30 segundos a velocidad 5 para mezclar los ingredientes y acto seguido volcamos la mezcla sobre el molde.
  3. Si vamos a hacer el baño maría en la vitro introducimos el molde dentro de una fuente o cazo ancho cubiertos con un poco de agua y lo llevamos a fuego intermedio sin tiempo determinado. Sabremos cuando está listo si al pinchar con un cuchillo éste nos sale limpio. Si por el contrario lo vamos a hacer al horno (para mi es la mejor opción) introducimos el molde dentro de una bandeja o fuente de horno cubierta con un poco de agua una hora aproximadamente, a 200º. Un truco a tener en cuenta para que la capa de arriba que queda descubierta en el molde no forme costra es taparlo desde el principio con papel de horno. Pasada la hora pinchamos con un cuchillo y en el momento en que éste salga limpio podremos sacarlo y dejarlo enfriar unas horas o hasta el día siguiente.
  4. Una vez cuajado podemos desmoldarlo boca abajo sobre un plato o fuente y adornarlo como más nos guste. A mi particularmente me encanta acompañarlo de un poco de nata montada y sirope de chocolate.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

TORRIJAS EN ALMÍBAR DE MIEL

TORRIJAS EN ALMÍBAR DE MIEL

 

 

Como todos bien sabéis, las Torrijas conforman un dulce muy común y extendido por toda Europa y con gran tradición en España. Me imagino que estos días, las redes sociales habrán estado inundadas de fotos de estos manjares y miles de recetas con sus grandes variedades y toques personales de cada repostero. Acabamos de pasar la Semana Santa, y aquí es muy típico elaborar estas delicias  para acompañar todas estas festividades…

Por ello, y ahora que ya se han terminado estas fechas, hoy os traigo una versión mas de este clasicismo que he elaborado para acompañar el cafetín de las tardes. Antes de disponernos con la receta, eso si, vamos a explicar un poco que son exactamente las torrijas, la forma de elaborarlas y sus diferentes denominaciones.

La torrija es, propiamente dicho, una rebanada de pan (pan que hemos dejado endurecer un día o dos al aire libre), empapada en una infusión de leche, almíbar o vino, rebozada en huevo y frita vuelta y vuelta en una sartén llena de aceite. Una vez frita, se suele espolvorear de azúcar y canela por ambos lados o bien se suele calar con un poco de miel (en mi receta yo las empapé con leche y después de freírlas  las calé con un almíbar de miel  antes de rebozarlas en azúcar y canela).

La mayoría de nosotros conocemos estos dulces como «torrijas« pero también se les suele llamar «rabadas« o «torrexes«. Luego hay quien las bautiza como «picatostes«, pero no nos confundamos , no es lo mismo una torrija que una picatoste. La diferencia radica en que a la hora de elaborar las picatostes nos saltamos el paso de empapar las rebanadas en leche, directamente se rebozan en huevo y se fríen. Lo que está claro, es que tanto unas como otras siempre triunfan, y por ello es toda una costumbre elaborarlas tanto durante el antroxu como en la Semana Santa.

Ahora si, a continuación os muestro una modalidad más entre las muchas formas que hay de elaborar estas rebanadas (a mi personalmente me encanta comerlas recién hechas una vez fuera de la sartén mas que en frío una vez reposadas), pero como todo, va en el gusto de cada uno.

 

INGREDIENTES

  • 2 barras de pan duro.

Para el almibar de miel

  • 150 ml de agua.
  • 150 g de miel.
  • 15 ml de brandy.

Para la infusión de leche

  • 1 l de leche entera.
  • La piel de una naranja.
  • 1 cm de vaina de vainilla o 1 cdta de vainilla liquida.
  • 120 g de azúcar.
  • 1 palito de canela.

Para cubrir la torrija

  • Azúcar.
  • Canela en polvo.

 

DE FORMA TRADICIONAL

La receta que hoy os traigo es muy sencilla de elaborar, solo necesitamos hacer un almíbar de miel, una infusión con la leche y luego  disponernos a empapar rebanadas, rebozarlas  en huevo y freír. Vamos a ir paso a paso, lo más importante es que el pan (cada uno puede usar el que guste, barras de medio, de cuarto, baguettes,,, o rebanadas incluso especiales de torrija que se pueden encontrar  en el supermercado) es que esté duro. Por ello es recomendable comprarlo el día anterior o incluso dos días antes, para poder trabajar mejor con el después. Otra opción es hacerlo también casero, todo depende de hasta donde os queráis comprometer.

ELABORACIÓN

  1. En primer lugar lo que vamos a hacer es el almíbar de miel para que vaya enfriando antes de utilizarlo. Para ello cogemos un cazo, vertemos el agua y la miel y lo llevamos a ebullición. Una vez que hierba lo retiramos, echamos el brandy dentro, revolvemos y lo dejamos reposar.
  2. Ahora que ya tenemos el almíbar vamos a proceder a infusionar la leche. Disponemos una pota, introducimos la leche, la vainilla (tanto da en vaina que liquida), la piel de naranja (podéis usar limón si preferís o ambos) , el azúcar y una ramita de canela. Lo llevamos a ebullición y cuando hierba, con la ayuda de un colador, pasamos la leche a un bol grande desechando las pieles y la rama.
  3. Cortamos las barras de pan en rodajas al grosor que mas nos guste y vamos hundiéndolas  en el bol de la leche y empapándolas por ambos lados, debemos dejarlas al menos dos minutos sumergidas para que absorban bien el liquido. Una vez bien impregnadas vamos a ir posándolas en una  bandeja hasta que estén todas y después las dejamos reposar tres minutos.
  4. Batimos un par de huevos en un plato. Ponemos a calentar a fuego intermedio una sartén con abundante aceite (girasol u oliva) y una vez caliente vamos a ir rebozando las rebanadas en el huevo por todos lados y friéndolas en la sartén vuelta y vuelta, hasta que veamos que van cogiendo un color dorado. Las vamos friendo todas y posándolas sobre papel de cocina absorbente.
  5. Ahora que tenemos todas las rebanadas fritas vamos a coger el almíbar y con la ayuda de un pincel calamos las rebanadas por ambos lados con el liquido. Una vez caladas las espolvoreamos al gusto con azúcar y canela y ya tenemos listas las torrijas para degustar.

 

CON THERMOMIX

A la hora de elaborar estas torrijas podemos contar con la ayuda de la thermomix para hacer un par de cosas, el almíbar de miel y la leche infusionada. El resto ya es empapar las rebanadas y freírlas. Así que vamos manos a la obra.

ELABORACIÓN

  1. Para comenzar con la receta vamos a elaborar el almíbar de miel para que nos vaya enfriando antes de utilizarlo. Para ello introducimos el agua y la miel en la thermomix y programamos 12 minutos a 100º en velocidad 2. Pasado ese tiempo mezclamos el brandy  y reservamos el almíbar fuera.
  2. Limpiamos un poco la thermo y procedemos a infusionar la leche. La introducimos dentro junto con el resto de ingredientes y programamos 13 minutos , 100º, en velocidad cuchara y giro a la izquierda. Una vez pasado el tiempo la colamos en un bol grande para quitar los restos de pielecillas y ramas.
  3. Cortamos las barras de pan en rodajas en el grosor que mas nos gusten. Las vamos hundiendo en el bol de la leche infusionada empapándolas bien por ambos lados durante un par de minutos. Las sacamos una a una sobre una bandeja y ponemos una sartén con abundante aceite a calentar a fuego intermedio.
  4. Batimos un par de huevos en un plato y una vez que el aceite esté caliente vamos friendo las rebanadas vuelta y vuelta hasta que cojan un color dorado. Las vamos sacando poco a poco sobre papel de cocina absorbente y una vez que las tenemos todas fritas podemos calarlas con el almíbar.
  5. Nos hacemos con un pincel de cocina y vamos calando las rebanadas por ambos lados con el almíbar de miel. Una vez que las tenemos todas caladas podemos espolvorearlas por ambos lados con azúcar y canela molida. Ahora si, ya podemos decir que las torrijas están listas para viajar al océano profundo del estomago.

Podéis seguirme si os apetece en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

ROSCÓN DE REYES

ROSCÓN DE REYES 

 

 

 

El roscón de reyes, como todos sabéis, es un dulce muy típico de la navidad que se sirve el  6 de enero, tanto en el desayuno como en la merienda para festejar el día de los reyes magos (Melchor, Gaspar y Baltasar), que tras el nacimiento de Jesús de Nazaret vinieron desde oriente para entregarle oro, incienso y mirra como obsequios de gran riqueza simbólica.

Este roscón tan apreciado consta de una masa dulce redonda en forma de donut grande, adornada con azúcar escarchado y fruta confitada principalmente. Puede ir relleno o no, si es así, se suele utilizar para ello  una crema pastelera, trufa, nata montada  o alguna variante mas.

Cabe destacar que  uno de los ingredientes que lo diferencian de otras masas es el agua de azahar , que se obtiene a través de la destilación de los pétalos de la flor de azahar de naranjo amargo aportándole un sabor muy característico. Otro de los aspectos a señalar en este dulce es la tradición de añadir en su interior varias figuritas como obsequio y una haba seca (se dice que el que la encuentre debe pagar ese roscón o el del año siguiente).  Hoy en día podemos ver regalos en miniatura de toda índole e incluso hay quien añade algo de dinero camuflado para darle un toque innovador y diferente (de ello se hacen eco grandes pastelerías entregando una cantidad considerable en un único roscón de todos los que disponen a la venta). Una buena técnica de marketing en mi opinión.

Lo que si está claro, es que es uno de los dulces más representativos de estas fechas que no falta en las mayoría de los hogares el día 6.  Por ello, hoy os traigo una versión del roscón para que todos podáis hacerlo en vuestras casas de forma muy sencilla y natural. Siempre que respetéis unos buenos tiempos de levado, vais a obtener esta delicia de reyes para sorprender a toda la familia.

 

INGREDIENTES

Para la masa madre

  • 40 ml de leche entera.
  • 5 g de levadura fresca.
  • 70 g de harina de fuerza.

Para la masa normal

  • 40 ml de leche entera.
  • 50 g de mantequilla.
  • 15 g de levadura fresca.
  • 250 g de harina de fuerza.
  • 1 huevo.
  • 70 g de azúcar glasé.
  • 40 g de miel.
  • Ralladura de limón.
  • Ralladura de naranja.
  • 15 ml de agua de azahar.
  • 1 pizca de sal.

Para la crema pastelera

  • 3 huevos.
  • 60 g de maizena.
  • 180 g de azúcar.
  • 750 ml de leche entera.
  • Piel de un limón.
  • Canela en rama.

Para el almíbar

  • 100 ml de agua.
  • 100 g de azúcar.

Ornamentación

  • Huevo para pintar.
  • Fruta escarchada.
  • Azúcar humedecido.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Las cantidades arriba indicadas dan lugar a un roscón de reyes de un tamaño bien proporcionado para 8 comensales. Os aconsejo que el día antes de hornear  dejéis hecha la crema pastelera, el almíbar y el roscón ya con su forma dada  para que leve durante toda la noche, ya que es muy importante respetar los tiempos de reposo para que aumente su tamaño.

ELABORACIÓN

Crema pastelera

  1. Lo primero de todo que vamos a hacer es la crema pastelera, ya que esta debe permanecer en la nevera unas horas antes de ser utilizada. Para ello cogemos una cazuela e introducimos en ella la leche junto con  la piel de un limón y  una rama de canela. Lo llevamos a ebullición a fuego intermedio.
  2. Mientras va calentando, en un bol a parte, batimos el azúcar, los huevos y la maizena.
  3. Una vez que la leche rompe a hervir retiramos la piel del limón y la rama de canela y añadimos dentro la mezcla del bol.  Removemos constantemente hasta que de nuevo hierva  y veamos que va adquiriendo textura cremosa.
  4. Volcamos la mezcla en un recipiente  y tapamos a ras con papel film. Cuando enfríe un poco la llevamos a la nevera unas horas para que vaya espesando.

Almíbar.

  1. Ahora vamos a elaborar el almíbar para calar el roscón una vez horneado, lo haremos en este instante porque también se debe utilizar en frío. Cogemos un cazo e introducimos dentro el agua y  el azúcar. Lo llevamos a ebullición y una vez que rompa a hervir lo retiramos del fuego. Cuando enfríe un poco lo guardamos en el frigorífico.

Masa madre.

  1. Tenemos ya elaborada la crema pastelera y el almíbar. Es en este momento cuando comenzamos a hacer la masa. Primero elaboraremos la masa madre, y una vez que la tengamos , con ella formaremos la masa final. Obtener la masa madre es muy sencillo. Templamos la leche en un bol y disolvemos posteriormente la levadura fresca dentro. Añadimos la harina y amasamos con las manos  un poco. Hacemos una bola pequeña con la masa y la introducimos en un reciente con agua templada unos diez minutos. Veremos que pasado este tiempo la masa madre está flotando en el agua, entonces ya podemos pasar a realizar la masa final. 

Masa final del roscón.

  1. Ya hemos elaborado la masa madre, ahora vamos a utilizarla para crear la masa del roscón. Calentamos la leche junto con la mantequilla hasta templarla y disolvemos dentro la levadura. Hacemos un volcán con la harina y agregamos en su interior la mezcla anterior, la masa madre y el resto de ingredientes de la masa final. Mezclamos todo poco a poco a mano hasta formar una bola con la masa. La masa aparentemente esta algo pegajosa, debemos evitar el exceso de harina extra en lo posible. Una vez que tenemos la bola formada la vamos a dejar reposar dos o tres horas tapada con un paño en la zona más cálida de la casa.
  2. Cuando la masa haya reposado el tiempo suficiente vamos a volver a mezclarla  un poco con las manos  para sacarle los gases. Después la boleamos bien como una pelota. Con un dedo hacemos un agujero en el centro y le vamos dando forma de donut grande poco a poco de manera manual. Debemos de hacerlo amplio, teniendo en cuenta que en el tiempo de reposo al que le vamos a someter de nuevo tiene que doblar su volumen y en el horno posteriormente crecerá más. Cuanto mas amplio mejor mantendremos el agujero del medio abierto en el horno. Colocamos el roscón en la bandeja sobre papel sulfurizado y lo dejamos reposar varias horas dentro del horno apagado. Yo recomiendo que se quede toda la noche levando para hornearlo al día siguiente por la mañana (preferiblemente el día de su consumo).

Montaje.

  1. Transcurridas varias horas veremos que la masa del roscón ha aumentado su tamaño. Por lo tanto, vamos a comenzar a pintarlo de huevo con una brocha y colocarle la fruta escarchada de forma distribuida por encima. Una vez que lo tenemos listo lo vamos a llevar al horno a 170º unos 20 minutos. Un truco cuando vamos pillados de tiempo y la masa no subió lo suficiente en el reposo es introducirla un rato en el horno a 50º hasta que aumente lo suficiente, sacarla, poner el horno a 170 º y cuando esté caliente volver a meterla el tiempo estipulado. Y otro consejillo para mantener bien el agujero del centro y que no se nos cierre es meter una flanera de horno pequeña en el centro durante el horneado.
  2. Una vez que el roscón está horneado lo dejamos enfriar un poco y después con un cuchillo de sierra lo abrimos por la mitad. Cogemos  la crema pastelera, la removemos un poco para que este algo blanda y rellenamos una manga con boquilla rizada o lisa con ella . Distribuimos la crema por la base de la parte de abajo del roscón y lo tapamos con la parte de arriba.
  3. Ahora que tenemos relleno el roscón vamos a darle un baño con una brocha con el  almíbar que tenemos reservado calando por encima poco a poco. Así le aportaremos sabor y brillo. En un vaso mezclamos un poco de azúcar con unas gotas de agua para humedecerlo y podemos repartirlo también por encima para culminar con un toque de nieve. Después de todo este proceso de elaboración ya tenemos listo nuestro roscón de reyes para su consumo. Si  queremos añadir  alguna sorpresita por dentro yo aprovecho para camuflarla dentro de la crema pastelera en el momento de extenderla.

 

CON THERMOMIX

A la hora de elaborar el roscón de reyes si tenemos la thermomix podemos agilizar los tiempos de proceso para obtener tanto la crema pastelera, como el almíbar y la masa. Recomiendo crear estos tres elementos el día antes de su consumo para poder dejar que repose la masa  toda la noche y proceder al horneado y al montaje al día siguiente por la mañana. Así nos aseguraremos que el esponjado sea suficiente. Las cantidades arriba indicadas dan lugar a un roscón de 8 raciones de tamaño considerable.

ELABORACIÓN

Crema pastelera.

Vuelvo a recalcar que es conveniente hacerla con tiempo ya que debe utilizarse cuando se encuentre fría y espesa.

  1. Introducimos en la cubeta la leche, la corteza de limón y el palito de canela. Programamos 7 minutos a 90º en velocidad 1. Una vez listo retiramos la corteza y la canela.
  2. Añadimos los huevos, el azúcar y la maizena. Mezclamos unos segundos a velocidad 4  y programamos 11 minutos a 90º en velocidad 3 con la mariposa.
  3. Vertemos la crema en un bol de cristal y tapamos con film a ras. Dejamos enfriar hasta el día siguiente o unas horas antes de ser utilizada.

Almíbar.

Recomiendo al igual que la crema hacerlo con tiempo para utilizarlo una vez que esté frio.

  1. Introducimos en la thermo el agua y el azúcar. Programamos 10 minutos a 100º en velocidad 1.
  2. Una vez que enfríe lo reservamos en la nevera.

Masa madre.

Debemos elaborar la masa madre y la masa final con tiempo suficiente para que leve durante varias horas. Por ello recomiendo dejar el roscón toda una noche reposando una vez que tiene su forma dada.

  1. Introducimos en la thermo la leche un minuto y medio a 50º en velocidad 1.
  2. Agregamos la levadura y mezclamos 4 segundos en velocidad 1.
  3. Añadimos la harina  y programamos 45 segundos en modo espiga. Cogemos la masa y con las manos le damos forma redonda. Introducimos la bola en un bol con agua templada unos diez minutos. Pasado este tiempo veremos que la masa madre está flotando en el agua.

Masa final del roscón.

  1. Introducimos en la thermo la leche, la mantequilla y la miel 2 minutos a 37º en velocidad 1.
  2. Agregamos la levadura y mezclamos 5 segundos en velocidad 4.
  3. Añadimos la harina, el azúcar , el huevo, las ralladuras de limón y naranja, el agua de azahar , la sal y la masa madre escurrida y programamos 30 segundos en velocidad espiga.
  4. Sacamos la masa en la mesa de trabajo y con las manos la vamos mezclando y boleando. Cuando tengamos hecha una bola definida la dejamos reposar tapada con un paño dos o tres horas en la zona mas cálida de la casa.
  5. Una vez reposada la masa vamos a trabajarla de nuevo con las manos para sacarle los gases. La mezclamos una segunda vez  y hacemos una nueva bola. Con un dedo hacemos un agujero en el interior y vamos dándole forma de donut grande. Haremos el agujero amplio, dado que hay que tener en cuenta que dobla su volumen durante el segundo levado y vuelve a aumentar en el horneado. Colocamos el roscón con su forma ya definida sobre papel sulfurizado en la bandeja y lo dejamos reposar dentro del horno apagado unas horas o si es posible una noche entera.

Montaje. Una vez que tenemos la crema pastelera y el almíbar fríos y la masa del roscón ha estado levando durante horas podemos proceder a montar el roscón relleno.

  1. Con una brocha pintamos de huevo todo el roscón por la parte superior y vamos distribuyendo la fruta confitada al gusto por encima.
  2. Una vez que lo tenemos listo lo vamos a llevar al horno a 170º unos 20 minutos. Un truco cuando vamos pillados de tiempo y la masa no subió lo suficiente en el reposo es introducirla un rato en el horno a 50º hasta que aumente lo suficiente, sacarla, poner el horno a 170 º y cuando esté caliente volver a meterla el tiempo estipulado. Y otro consejillo para mantener bien el agujero del centro y que no se nos cierre es meter una flanera de horno pequeña en el centro durante el horneado.
  3. Cuando el roscón esté horneado  lo dejamos enfriar un poco y después con un cuchillo de sierra lo abrimos por la mitad. Cogemos  la crema pastelera, la removemos un poco para que este algo blanda y rellenamos una manga con boquilla rizada o lisa con ella . Distribuimos la crema por la base de la parte de abajo del roscón y lo tapamos con la parte de arriba.
  4. Ahora que tenemos relleno el roscón vamos a darle un baño con una brocha con el  almíbar que tenemos reservado calando por encima poco a poco. Así le aportaremos sabor y brillo. En un vaso mezclamos un poco de azúcar con unas gotas de agua para humedecerlo y podemos repartirlo también por encima para culminar con un toque de nieve. Si le vamos a agregar alguna sorpresita y la haba yo suelo camuflarlas entre la crema pastelera cuando la extiendo. Así de fácil obtenemos nuestro propio roscón de reyes.

Si os ha gustado la receta y os apetece podeís seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

TARTA DE TURRÓN BLANDO

TARTA DE TURRÓN BLANDO

 

 

¡Ahora sí! Nos encontramos ya en medio de  toda la vorágine de ágapes de navidad. Meriendas con amigos con los que nos juntamos en estas fechas, comidas y cenas familiares en los días más señalados, cafés de ultima hora con compañero/as de empresa, celebraciones entre el vecindario o cualquier otro tipo de eventos similares son normales en esta estación del año.

Mi aportación de hoy es un postre de turrón (muy representativo en la Navidad) para que podáis colaborar de forma directa y sencilla  en cualquiera de estos acontecimientos anteriores. Si os apetece  sorprender de verdad, aprovechar a elaborar  esta suave y cremosa tarta de turrón blando, muy ligera y nada empalagosa pese a sus ingredientes. Os sorprenderá el resultado, es una de las recetas fijas que todos los años caen por estas fechas.

Tenemos muchos tipos de turrones blandos a elegir, uno de los más míticos es el turrón de Jijona, pero nos podemos lanzar a las marcas blancas o a la que más nos guste, siempre teniendo en cuenta que la esencia de esta tarta depende en gran medida de este ingrediente. La podéis hacer con la forma que mas os llame, redonda, cuadrada o rectangular. Como adorno decorativo podéis usar almendra, es un buen complemento, ya sea laminada, entera, almendra crocanti… y para darle un toque estético si os gusta jugar con las plantillas podéis hacer un dibujo sobre la tarta con cacao en polvo o canela. Solo tenéis que haceros con  una que tenga una imagen chula, posarla en el centro de la tarta, espolvorear el polvo sobre un colador por encima y levantar la plantilla. Veréis que presencia más bonita le aporta al postre para lucirlo de forma elegante.

 

INGREDIENTES 

  • 250 g de galletas (tipo María).
  • 90 g de mantequilla.
  • 320 g de turrón blando (tipo Jijona).
  • 800 ml de nata para montar (recomiendo marca Pascual).
  • 250 ml de leche entera.
  • 150 ml de leche condensada.
  • 2 sobres de cuajada.
  • Canela o cacao en polvo.
  • Almendra  para adornar (opcional).

 

DE FORMA TRADICIONAL

Como vais a poder comprobar esta tarta es muy sencilla de hacer. Consta de dos partes, la base de galleta y el contenido que le da el sabor característico. El método de preparación es similar al de la tarta de tres chocolates y a la de queso, la única diferencia es que aquí el motor del relleno funciona con el turrón. Las medidas que he utilizado están adaptadas  para un molde de 28 a 32 cm de diámetro.

ELABORACIÓN

  1. Siempre que elaboramos una tarta debemos empezar por los cimientos, en este caso por la base de galletas. Cogemos las mismas y las trituramos con un molinillo si disponemos de él o bien las extendemos sobre la mesa y las reducimos pasándoles el rodillo de amasar por encima varias veces hasta que nos queden arenosas.
  2. Derretimos la mantequilla en el microondas y la mezclamos bien con la galleta en polvo. Extendemos la mezcla por la base del molde y vamos presionando por toda la superficie con una cuchara hasta que quede alisado uniformemente. Lo dejamos enfriar en la nevera mientras hacemos el relleno.
  3. Cogemos una cazuela, introducimos dentro el turrón, la leche condensada y la nata para montar. La llevamos a ebullición a fuego lento revolviendo cada poco hasta que el turrón se haya desintegrado y solo veamos los trocitos de los frutos secos que contenga.
  4. Añadimos la cuajada y seguimos revolviendo suavemente hasta que rompa a hervir. Llegados a ese punto esperamos un minuto mas y volcamos la mezcla sobre la base de galletas del molde. Dejamos enfriar la tarta en la nevera unas horas o hasta el día siguiente.
  5. Una vez que la tarta ya ha cuajado podemos desmoldarla y proceder con la ornamentación. En este caso yo he optado por una decoración sencilla, en la superficie he marcado  un dibujo con canela utilizando una plantilla (podéis encontrarlas en Internet o en determinadas tiendas de repostería). Todo un clásico de la navidad y al alcance de nuestras manos.

 

CON THERMOMIX

Con la thermomix no hay postre que se nos resista en un periquete y esta tarta no iba a ser menos. En solo unos movimientos y apenas unos minutos la tenemos enfriando ya en la nevera. ¿Ya tenéis los ingredientes? Pues vamos allá. Las medidas están adaptadas para el uso de un molde de 28 a 32 cm de diámetro.

ELABORACIÓN

  1. En primer lugar introducimos en la thermo las galletas y las reducimos a golpe de turbo unos segundos hasta que queden bien trituradas. Añadimos la mantequilla en pomada  y mezclamos 10 segundos a velocidad 10. Esparcimos la mezcla por la base del molde y vamos presionando con una cuchara por toda la superficie hasta que quede uniforme. Dejamos que enfríe en la nevera mientras hacemos el relleno.
  2. Vamos agregando en la thermo el turrón, los dos tipos de leche, la nata y la cuajada. Trituramos todo 25 segundos a velocidad 8. Una vez que todo esta bien mezclado programamos la maquina unos 13 minutos a 100º en velocidad 3. Pasado este tiempo volcamos la mezcla sobre la base de galleta y dejamos enfriar la tarta unas horas o hasta el día siguiente en nevera.
  3. En el momento que  tenemos la tarta  ya cuajada podemos proceder a desmoldarla y ornamentarla al gusto. En este caso yo opté por una decoración sencilla,  hice un dibujo centrado con canela en polvo con la ayuda de una plantilla (las podéis encontrar por Internet o en tiendas de repostería). Espero que os guste la receta y la disfrutéis.

Podéis seguirme si os apetece en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

FLAN DE CARAMELO

FLAN DE CARAMELO

 

 

Hoy os traigo otro postre básico de la repostería española, una variedad entre muchas de las que podemos elegir a la hora de constituir un flan, en este caso un  flan de caramelo.

Para hacer este flan utilizaremos ingredientes muy básicos como son el queso, la nata y los caramelos. Caramelos en el mercado tenemos mil variedades, podemos utilizar los típicos Werthers, Solano, caramelos de café, etc. En este caso yo me decanté por unos de nata muy ricos que venden en las tiendas Lidl pero vale cualquier otro tipo similar. Lo que sí os recomiendo es que si tenéis a vuestro alcance la nata de marca Pascual (no se exactamente en que provincias se vende) que la utilicéis. Desde que me la recomendó una prima no he vuelto a coger otra. Es un poquillo mas cara que el resto pero le da una cremosidad inigualable a los postres. En el caso del queso vale cualquier queso cremoso tipo Philadelphia, pero como todo, las marcas siempre van al gusto.

¿Y por qué hoy hablo tanto de marcas os preguntareis? Pues por una sencilla razón. Tanto si os gusta mucho la cocina, la repostería o ambas estaréis conmigo en que siempre soléis coger determinados ingredientes de una marca, vamos que casi siempre tenéis claro cuando vais a coger chocolate por ejemplo que marca de chocolate vais a coger. ¿Y esto porque suele ocurrir? Porque si estamos acostumbrados a elaborar en  la cocina tenemos una predisposición a hacer que cada vez el plato o postre que queramos conseguir obtenga un mejor sabor, y por ello empezamos variando las marcas u ingredientes hasta que conseguimos llegar al objetivo que queremos. Por eso os recomiendo una cosa, no escatiméis en el supermercado, si para vosotros la comida es tan bien uno de los mayores placeres de la vida disfrutar de ese inmenso placer. Si os podéis permitir coger un queso Philadelphia en vez de la marca «guindilla´´ porque sabéis que mejore notablemente el sabor, adquirirlo. Ojo, con esto no digo que siempre hemos de tirarnos a lo más caro, a lo mejor en el caso de Pepito le encanta el sabor que el queso «guindilla le da a su postre´´ y lo prefiere a Philadelphia con la suerte de que es más barato además. Lo que quiero decir es que cojáis aquellos ingredientes que de verdad os convenzan y de los que sabéis que os van a dar buen resultado, no los que están a primera vista por no complicaros, porque como diría un buen seleccionador, «lo bueno lo vamos a fichar´´.

Sin más demoras os dejo con la receta de hoy, un delicioso flan de caramelo cremoso para acompañar un buen  festín.

 

INGREDIENTES

  • 230 g de caramelos tipo Solano, Werthers,,,
  • 600 ml de nata de montar (recomiendo Pascual).
  • 350 ml de leche entera.
  • 250 g de queso de untar (tipo Philadelphia).
  • 2 ctas de vainilla liquida.
  • 2 sobres de cuajada.
  • Caramelo liquido.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Las cantidades arriba indicadas para daros una referencia dan lugar a un flan bien proporcionado para seis/ocho  personas con raciones muy contundentes.  Lo único que nos hace falta es coger los ingredientes y un molde que tengamos a mano (aconsejo utilizar los de silicona porque se despegan a la primera con solo darles la vuelta conservando bien el dibujo).

ELABORACIÓN

  1.  Cogemos el molde que vamos a utilizar y lo bañamos con el caramelo liquido. Si optáis por hacerlo casero aquí os dejo los pasos a seguir  https://midulcepecado.com/caramelo-liquido/
  2. Nos hacemos con un molinillo o una trituradora y reducimos a harina todos los caramelos de la marca que hayamos elegido.
  3. En una pota añadimos el caramelo rallado junto con el resto de ingredientes y con la ayuda de una batidora lo mezclamos bien todo. Llevamos la mezcla a ebullición a fuego intermedio.
  4. Una vez que rompa a hervir retiramos la pota y vertemos el contenido sobre el caramelo liquido que hemos utilizado para bañar el molde.
  5. Dejamos enfriar y cuajar unas horas en nevera para más tarde poder desmoldar y servir al gusto.

 

CON THERMOMIX

Con la thermomix veremos que el proceso de elaboración es muy corto y rápido. Se puede decir que no tenemos excusas de tiempo para no ponernos a ello. Vamos a ver como creamos en tres sencillos pasos un cremoso flan de caramelo para chuparse los dedos.

ELABORACIÓN

  1. Caramelizamos el molde que hemos escogido para darle forma al flan con el caramelo liquido. Si queréis elaborarlo de forma casera aquí os muestro la manera más sencilla  https://midulcepecado.com/caramelo-liquido/
  2. Introducimos los caramelos por los que hemos optado dentro de la thermo y programamos 20 segundos a velocidad 10. Podemos observar después que el caramelo se ha triturado hasta reducirse a polvo.
  3. Añadimos el resto de los ingredientes y anotamos 16 minutos a 100º en velocidad 4. Transcurrido este tiempo volcamos la mezcla sobre el molde previamente caramelizado y dejamos enfriar unas horas en nevera.
  4. Una vez cuajado y frío podemos proceder a desmoldarlo sobre una superficie plana y adornarlo si queremos al gusto.

Podéis seguirme si os apetece en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

TARTA DE LA ABUELA

TARTA DE LA ABUELA

 

 

¿A vosotros os pasa que cuando vais a un restaurante y llega el alegre camarero a recitar la larga carta de postres si por casualidad menciona la tarta de la abuela la cara se os transforma, las mejillas se elevan, os ruborizáis , los dientes  os tintinean de felicidad y un largo suspiro se os escapa de la boca como si os hallaseis dentro de un mundo onírico?

Esto me ocurre cada vez que vislumbro la posibilidad de darle un buen bocado a esta deliciosa tarta que ya no necesita presentaciones, porque todos nosotros sabemos cual es , lo que lleva y lo buena que está siempre, ya sea la receta de nuestra abuela, nuestra tía, el postre que ponen en el bar de la esquina… en todas sus versiones siempre es una tarta que triunfa, y para mí sin duda, ocupa el lugar numero uno de mi  ranking de  postres favoritos.

La tarta de la abuela  es muy sencilla de elaborar , requiere ingredientes muy básicos y el proceso a penas lleva tiempo. Estoy segura que hasta los menos dulceros alguna vez en su vida la han probado. Si vosotros aún no la habéis hecho en casa y os apetece poder tenerla al alcance siempre que os apetezca  aquí os dejo una versión de este mítico postre. Hace unos cuantos años estuve trabajando en un restaurante, la cocinera que había por entonces hacía una tarta de la abuela de escandalo. Aprendí a hacerla con ella y desde entonces la hago cada poco en casa según las pautas de me dio. Es un postre de diez, cada vez que lo hago me acuerdo de ella. Si os apetece probarla no perdáis detalle a continuación y animaros a hacerla. 

 

INGREDIENTES

(Para un molde de 25 x 38 cm)

  • 8-9 paquetes de galletas tipo María rectangulares.
  • 2,5 l de leche entera (1,5 para la natilla y 1 para el chocolate).
  • 3 sobres de natilla en polvo.
  • 250 g de cacao en polvo.
  • 170 g  de azúcar.
  • Ornamentación al gusto (en este caso fideos de chocolate y galletas para los bordes).

 

DE FORMA TRADICIONAL

Antes de desarrollar la receta os indico que las cantidades arriba señaladas corresponden a una tarta de 25×38 cm, de modo que si queremos hacer una de tamaño corriente utilizaremos la mitad aproximadamente  . En este caso usé un molde desmoldable rectangular para poder decorarla por los laterales pero se puede hacer incluso dentro de una fuente de cristal desde la que servir directamente.

ELABORACIÓN

  1. Lo primero que vamos a obtener  antes de montar la tarta va ser la natilla. Recomiendo hacerla el día anterior para utilizarla cuando ya esté espesa, aunque también se puede hacer directamente sobre la marcha, es cuestión de gustos. En un cazo vertemos  un litro y cuarto de leche junto con el azúcar y lo llevamos a ebullición.
  2. Mientras la leche va calentando en un vaso a parte añadimos un cuarto de leche y disolvemos en ella los tres sobres de natillas (yo siempre añado mas polvo del que nos indica la caja).
  3. Una vez que la leche rompe a hervir añadimos la mezcla del vaso y revolvemos a fuego intermedio constantemente hasta que vuelva a hervir. En ese momento retiramos la crema del fuego, la volcamos sobre un bol y dejamos enfriar.
  4. Una vez que tenemos la natilla ya espesa procedemos a montar la tarta. Llenamos un recipiente de leche y lo templamos un poco en el microondas. Cogemos el molde o recipiente donde vamos a montar la tarta y comenzamos con la primera capa.
  5. Vamos remojando  galletas de una en una (a mi me gustan las rectangulares pero valdría cualquier forma) en la leche tibia, hasta que reblandezcan un poco. Las vamos colocando  sobre el molde  de forma alineada hasta cubrir toda la base. De una en una siempre para que no se nos acaben descomponiendo en la leche.
  6. Ahora que tenemos la base de galleta, con una cuchara vamos cogiendo del recipiente de la natilla pequeñas porciones y extendiéndolas sobre la base. Alisamos hasta que la crema quede uniforme.
  7. Repetimos el proceso de una capa de galletas reblandecidas y una de natilla tantas veces como nos apetezca o hasta que la natilla se termine. A mi me gusta hacerla de  cuatro capas de galleta y tres de natilla. Todo depende de la altura que le queramos dar a la tarta.
  8. Para cubrir la última capa de galleta, digamos la superficie, yo suelo utilizar chocolate a la taza en polvo. Para ello en un cazo vertemos un litro de leche junto con el cacao en polvo y lo llevamos a ebullición. Removemos cada poco hasta que se disuelva bien y cuando rompa a hervir lo extendemos sobre la tarta hasta cubrirla entera. Dejamos enfriar unas horas.
  9. A la hora de decorarla podemos crearle un envoltorio de galleta, en ese caso utilizaremos un molde desmoldable. Puede servirnos cualquier tipo de galleta que nos guste, y por encima también podemos esparcir fideos de colores , de chocolate , bolitas redondas , lo que se nos ocurra,,, Otra opción es hacerla directamente sobre una fuente cerrada y adornarla solo por arriba.

 

CON THERMOMIX

A la hora de calcular las cantidades de los ingredientes tenéis que tener en cuenta que las que yo señalo arriba están adaptadas a una tarta de 25×38 cm, de modo que si por ejemplo vais a elaborar una tarta corriente de tamaño estándar  podéis emplear la mitad mas o menos  y siempre debéis adaptar los tiempos en la thermomix en función de las cantidades.

ELABORACIÓN

  1. En primer lugar vamos a elaborar la natilla para cubrir posteriormente las capas de galleta con ella. Recomiendo hacerla el día anterior para utilizarla cuando ya está espesa aunque de una mala se puede hacer directamente, es cuestión de gustos. Introducimos en la thermo un litro y medio de leche entera junto con el azúcar y los tres sobres de natillas  en polvo. Programamos 45 segundos en velocidad 3. A continuación marcamos 20 minutos, a 90º en velocidad 2. Pasado el tiempo volcamos sobre un bol y dejamos enfriar.
  2. Una vez que tenemos la natilla espesa procedemos a montar la tarta. Calentamos en un bol un poco de leche y vamos remojando las galletas de una en una hasta reblandecerlas pero sin dejar que se deshagan. Las colocamos sobre la base del recipiente o molde de forma alineada hasta cubrirla entera.
  3. Ahora que la base de galleta está lista vamos a coger con una cuchara porciones de natilla y ir extendiéndolas por encima. Alisamos con un sable la crema hasta que nos quede uniforme.
  4. Repetimos el proceso de una capa de galletas reblandecidas y una de natilla tantas veces como nos apetezca o hasta que la natilla se termine. A mi me gusta hacerla de  cuatro capas de galleta y tres de natilla. Todo depende de la altura que le queramos dar a la tarta.
  5. Para cubrir la última capa de galletas vamos a  emplear chocolate a la taza. Para ello vertemos en la thermo un litro de leche con el cacao y programamos 9 minutos a 100º en velocidad 4. Pasado este tiempo lo volcamos sobre la superficie de la tarta y dejamos que enfríe unas horas.
  6. A la hora de decorarla podemos crearle un envoltorio de galleta, en ese caso utilizaremos un molde desmoldable. Puede servirnos cualquier tipo de galleta que nos guste, y por encima también podemos esparcir fideos de colores , de chocolate , bolitas redondas , lo que se nos ocurra,,, Otra opción es hacerla directamente sobre una fuente cerrada y adornarla solo por arriba.  Espero que la tarta os guste y se convierta en una de vuestras favoritas también.

Podéis seguirme si os apetece en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

PROFITEROLES

PROFITEROLES

 

 

¿A quien no le gusta pegarse un buen atracón de profiteroles, ya sean rellenos de nata montada o de crema pastelera con un buen colacao o cafetín? ¿A ninguno verdad? ¡Si!  a mi también se me hace la boca agua…

Los profiteroles o Petisús , como toda la vida los he conocido en las pastelerías, son unas bolas de pasta choux rellenas de una materia u otra según la región donde se elaboren y bañadas en un rico chocolate. Este tipo de pasta, de origen francés, se diferencia de otras por ser muy ligera y por su consumo en frío. Es mítico encontrar los petisús en forma alargada también, pero a mi particularmente me llaman más la atención en redondo, de un tamaño ideal para llevárnoslos a la boca y saborearlos poco a poco.

La receta de esta pasta choux la tengo desde hace ya varios años. Me la pasaron unos amigos, Vero y Javi, tremendos reposteros y cocinillas. Cada vez que hacemos una quedada nos ponemos bien las botas con nuestras elaboraciones caseras. Los últimos curasanes que hicieron estaban de órdago, ya me están dando ganas de pegarles un telefonazo de nuevo,  siempre nos sorprenden con una receta diferente, menuda adicción…

Los profiteroles son un poco laboriosos, sobre todo si los hacemos de forma tradicional, requiere su tiempo y su técnica pero luego el resultado es espectacular. Si sois aventureros, os apetece enredar un poco con la manga pastelera y el horno nos ponemos a ello…

 

INGREDIENTES

Aproximadamente 50 unidades

Para la pasta choux:

  • 500 ml de agua.
  • 150 g de mantequilla.
  • 250 g de harina mitad floja mitad de fuerza.
  • 9 huevos.
  • 1 cdta de sal.

Para la crema pastelera:

  • 1,5 l de leche.
  • 6 huevos.
  • 120 g de maizena.
  • 330 g de azúcar.
  • Canela en rama (en polvo para la thermomix).
  • Corteza de limón.

Para la cobertura:

  • 375 g de chocolate tipo Nestle.
  • 125 ml de agua.
  • 125 g de mantequilla.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Las cantidades que aporto en esta receta dan para numerosas piezas de profiteroles. Si tomamos de referencia el tamaño bocadito salen unas 50 aproximadamente. Yo personalmente las hice un poco más grandes porque me gustan mas y obtuve unas 30 piezas. Siempre debéis de hacer una regla de tres con las cantidades en función de los profis que queráis obtener.

ELABORACIÓN

Crema pastelera:

La crema pastelera tenemos que utilizarla bien fría por lo cual recomiendo elaborarla el día anterior a la composición.

  1. Cogemos una cazuela, introducimos la leche , una rama de canela y la corteza de un limón. Llevamos a ebullición.
  2. Mientras se va calentando, en un bol a parte  batimos los huevos con el azúcar. Después añadimos la maizena y seguimos batiendo hasta que no veamos ningún grumo.
  3. En el momento en que la leche rompa a hervir sacamos la corteza de limón y la rama de canela , y a fuego lento introducimos la mezcla del punto dos y vamos revolviendo con varilla continuamente hasta que vaya espesando y adquiera una textura cremosa. En ese momento pasamos la crema a un bol de cristal. La refrigeramos en nevera más tarde cubierta con film transparente a ras para que no entre el aire.

Pasta choux:

  1. Cogemos un cazo amplio, introducimos en él la mantequilla, la sal y el agua y lo llevamos todo a ebullición.
  2. Una vez que hierva, añadimos fuera del fuego la harina (utilizamos la mitad de harina floja y la otra mitad de fuerza) y removemos fuertemente con una cuchara de madera. Si vemos que queda un poco grumoso seguimos removiendo un poco a fuego lento hasta que se termine de mezclar.
  3. Vamos a notar que la masa que tenemos en el cazo está bastante dura, lo cual es normal, no os asustéis. Ahora prestad atención, este paso es importante , vamos a añadir uno a uno los huevos removiendo constantemente con la cuchara de madera  fuera del fuego de manera que no añadimos otro huevo hasta que el anterior se haya absorbido bien. Poco a poco la masa se irá ablandando. Removemos bien hasta que obtenemos una textura tal, que cogiendo una cucharada de la masa y dandole la vuelta esta caiga lentamente sobre el cazo. Ahi sabremos que está lista.
  4. Cogemos una manga pastelera con boquilla rizada de tamaño pequeño, la rellenamos y reservamos.

Montaje:

  1. Una vez que tenemos la pasta choux en la manga preparada vamos a darle forma. Sobre una bandeja de horno con papel vegetal vamos a ir posando la boquilla y dejando caer masa. Debemos tener en cuenta que el tamaño se duplicará en el horno, así que calcularemos a ojo la cantidad y dispondremos las piezas separadas unas de otras. Si al levantar la boquilla nos quedan picas hacia arriba mojamos el dedo en agua y las hundimos.
  2. Horneamos durante unos 20 minutos a 220º si son piezas pequeñas tipo bocaditos, en mi caso como las hice un poco más grandes programé unos 30 minutos.  Una vez listas las sacamos y dejamos enfriar un poco.
  3. Cogemos la crema pastelera y la revolvemos un poco para ablandarla. Rellenamos una manga con boquilla pequeña con ella. Pieza a pieza, hacemos un agujero con un cuchillo en un lateral e introducimos la boquilla de la manga por el y las rellenamos todas.

Cobertura:

Una vez que tenemos rellenos los profiteroles vamos a darles un baño de chocolate.

  1. En un cazo rallamos o trituramos el chocolate con leche y añadimos el agua. Removemos constantemente a fuego lento hasta que quede bien disuelto.
  2. Añadimos la mantequilla y seguimos removiendo  hasta que la mezcla este homogénea.
  3. Dejamos enfriar un poco la cobertura. Colocamos los profiteroles sobre una rejilla y con una cuchara vamos dándoles un baño con el chocolate. Si nos cae chocolate por la rejilla siempre podremos aprovecharlo si colocamos una bandeja debajo. Debemos utilizarlo en el momento que mas nos favorezca el grosor. Si lo vemos muy liquido lo dejamos enfriar otro poco.

Como habéis visto esta recetilla da un poco de trabajo, pero os puedo asegurar que el sabor es inigualable. Si queréis sorprender en una merienda organizaros un día antes y montar unos ricos profiteroles, os aseguro que sorprenderéis.

 

CON THERMOMIX

Como he indicado arriba del todo las cantidades especificadas dan para unas 50 piezas en plan bocaditos o unas 30 un poco más grandes como las que muestro en la foto. Siempre que modifiquemos las cantidades en la thermomix para obtener mas o menos profiteroles cambiaremos también los tiempos en proporción.

ELABORACIÓN

Crema pastelera:

La crema que vamos a utilizar para rellenar los profiteroles la tenemos que emplear bien fría, por ello debemos procurar hacerla el día anterior a su montaje.

  1. Introducimos en la cubeta la leche, la corteza de limón y el palito de canela. Programamos 15 minutos a 90º en velocidad 1. Una vez listo retiramos la corteza y la canela.
  2. Añadimos los huevos, el azúcar y la maizena. Mezclamos unos segundos a velocidad 4  y programamos 12 minutos a 90º en velocidad 3 con la mariposa.
  3. Vertemos la crema en un bol de cristal y tapamos con film a ras. Dejamos enfriar hasta el día siguiente.

Pasta choux:

  1. Introducimos en la thermo el agua, la sal y la mantequilla. Programamos 10 minutos a 90º en velocidad 2.
  2. Añadimos la harina de golpe, mitad floja, mitad de fuerza. Mezclamos 30 segundos a velocidad 4.
  3. Dejamos reposar la mezcla 10 minutos sin el cubilete.
  4. Ponemos la thermo en velocidad 4 sin temperatura ni tiempo. Añadimos por el bocal poco a poco todos los huevos de uno en uno y muy despacio.
  5. Una vez lista la masa la volcamos sobre una manga pastelera con boquilla rizada.

Montaje:

  1. Una vez que tenemos la pasta choux en la manga preparada vamos a darle forma. Sobre una bandeja de horno con papel vegetal vamos a ir posando la boquilla y dejando caer masa. Debemos tener en cuenta que el tamaño se duplicará en el horno, así que calcularemos a ojo la cantidad y dispondremos las piezas separadas unas de otras. Si al levantar la boquilla nos quedan picas hacia arriba mojamos el dedo en agua y las hundimos.
  2. Horneamos durante unos 20 minutos a 220º si son piezas pequeñas tipo bocaditos, en mi caso como las hice un poco más grandes programé unos 30 minutos.  Una vez listas las sacamos y dejamos enfriar un poco.
  3. Cogemos la crema pastelera y la revolvemos un poco para ablandarla. Rellenamos una manga con boquilla pequeña con ella. Pieza a pieza, hacemos un agujero con un cuchillo en un lateral e introducimos la boquilla de la manga por el y las rellenamos todas.

Cobertura:

  1. Ahora que tenemos los profiteroles rellenos vamos a bañarlos en chocolate. Introducimos el chocolate en la thermomix  y le damos unos golpes de turbo hasta reducirlo bien.
  2. Bajamos con la lengua el chocolate de los laterales hacia las cuchillas y añadimos el agua. Programamos 12 minutos a 37º en velocidad 2.
  3. Agregamos la mantequilla y programamos otros 12 minutos a 37º en velocidad 2.
  4. Esperamos que enfríe un poco la cobertura y cuando adquiera el grosor que mas nos guste bañamos todas las piezas con una cuchara por encima. Si lo hacemos con una rejilla y una bandeja debajo podremos aprovechar todo lo que vaya cayendo  hacia abajo de nuevo.

 

Podéis seguirme si os apetece en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

FLAN DE CHOCOLATE CON LECHE

FLAN DE CHOCOLATE CON LECHE  

 

 

¿Qué os puedo decir de este rico dulce? Podría contaros muchas cosas del flan, uno de los postres más recurrentes que tanto nos gustan, pero a veces una imagen vale más que mil palabras. Solo os puedo decir que está tremendamente rico.

Esta semana me apetecía hacer algo práctico, que no llevase mucho tiempo de elaboración  y que se mantuviese  frío y cremoso. «¿Entonces, por qué no un flan? Voy a combinar lo que a mi me pierde que es el chocolate y crear un flan cremoso de esos que se te deshacen en la boca con solo mirarlos´´,  pensé para mis adentros. Y cuando algo se me mete en la cabeza se me mete…

Hay múltiples posibilidades a la hora de crear una receta, siempre podemos combinar  ingredientes a nuestro antojo y jugar con el factor «que resultado espero´´ para enlazar estos ingredientes de manera que vayan enfocados a ese resultado. Solo es cuestión de tener ganas y voluntad. A veces algo sale mal (yo he tenido que tirar en ocasiones algún postre en los que he metido la pata experimentando) pero de ese mismo proceso he ido planteándome lo que hice mal y como solventarlo para la próxima vez. A base de tesón podemos crear o reciclar ideas.

Si os apetece un cachito de flan aquí os muestro lo sencillo que es obtenerlo, y vamos a ser sinceros, donde estén los caseros, que se quiten los del supermercado, ya de pecar en el mundo dulce, vamos a hacerlo de la forma más sana posible. Si ya disponéis de todos los ingredientes ¡Vamos a por ello!

 

 

INGREDIENTES

  • 370 g de chocolate con leche.
  • 550 ml de nata para montar.
  • 650 ml de leche entera.
  • 40 g de leche condensada.
  • 2 huevos.
  • 2 ctas de vainilla liquida (opcional).
  • 2 ctas de café descafeinado soluble.
  • 2 sobres de cuajada.
  • Caramelo liquido.

 

DE FORMA TRADICIONAL

A mi personalmente me gusta elaborar los postres bastante generosos, de manera que las cantidades que arriba índico dan aproximadamente para 8-10 raciones. Si lo queréis hacer para menos personas podéis utilizar menor cantidad de ingredientes o bien hacer la misma y repetir un par de días postre, ya que seguro que el cuerpo os lo pide.

ELABORACIÓN

  1. Caramelizamos el molde o flanera que vamos a utilizar. Si optamos por hacer el caramelo casero aquí os dejo las pautas a seguir  https://midulcepecado.com/caramelo-liquido/
  2. Nos hacemos con un hervidor o cacerola e introducimos la nata , la leche entera, la condensada, los huevos y las cucharaditas de café descafeinado. Acto seguido lo mezclamos todo con la batidora hasta que no se aprecien grumos.
  3. Llevamos la mezcla a ebullición a fuego intermedio removiendo constantemente con una varilla. No esperamos a  que hierva, en el momento en que adopte consistencia cremosa añadimos el chocolate troceado, los sobres de cuajada y la vainilla liquida.
  4. Seguimos removiendo hasta que el chocolate se funda y en el momento que arranque a hervir vertemos la mezcla sobre el molde caramelizado.
  5. Dejamos enfriar unas horas en nevera o hasta el día siguiente. Desmoldamos y decoramos a nuestro gusto. En este caso yo esparcí unos pocos fideos de chocolate por la parte de arriba.

 

CON THERMOMIX

Las cantidades que he marcado en la receta dan aproximadamente para 8-10 raciones, de manera que si sois menos personas podéis hacer menos cantidad o bien repetir mas de un día postre, eso ya va al gusto de cada uno. Desde luego os puedo decir que está muy rico y seguro que os apetece un poquito mas…

ELABORACIÓN

  1. Caramelizamos previamente el molde o flanera que vamos a utilizar. Si queremos emplear caramelo casero aquí os dejo los pasos a seguir  https://midulcepecado.com/caramelo-liquido/
  2. Introducimos el chocolate con leche en trozos en la thermomix y lo trituramos a golpes de turbo. Lo reservamos a parte.
  3. Sin lavar el vaso añadimos la nata , la leche normal y la condensada, los huevos y las cucharaditas de  café descafeinado. Programamos 6 minutos a 90º en velocidad 4.
  4. Pasado ese tiempo añadimos el chocolate que habíamos reservado, los dos sobres de cuajada y la vainilla liquida. Programamos otros 6 minutos en las mismas condiciones y cuando la thermo haya hecho su trabajo volcamos la mezcla sobre el molde caramelizado.
  5. Dejamos enfriar unas horas o hasta el día siguiente en nevera. Desmoldamos el flan y lo decoramos al gusto. En este caso yo utilicé fideos de colores sobre la superficie pero hay mil maneras de adornarlo.

Como habéis podido comprobar hacer un flan de estas características no tiene ninguna complicación. Es muy sencillo y todos lo podéis hacer. Así que desde aquí os animo a probar la receta. Espero que os guste.

Podéis seguirme si os apetece en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

TARTA DE TRES CHOCOLATES

TARTA DE TRES CHOCOLATES

 

 

Como toda clasificación en este mundo , los postres dan lugar a amplias listas o índices según los gustos particulares de cada uno. Si tuviésemos que clasificar la tarta que hoy os traigo por ejemplo, pertenecería sin duda a la lista de «Amantes del chocolate´´. ¿Por qué? Porque combina perfectamente los tres tipos de chocolates que tenemos, el blanco , el chocolate con leche y el negro. Si no tenemos claro de que chocolate hacer una tarta aquí podemos experimentar con todos a la vez. Éste dulce ha sido sin duda uno de los mayores golpes de gobierno en el reinado del chocolate. Un agujero del espacio en el que todo comensal cae tarde o temprano.

Ahora mi duda es… ¿Es una tarta relativamente moderna o es todo un  clásico? E ahí la cuestión… Yo diría que es todo un clásico ya dentro de estos tiempos modernos. Cada vez más público se lanza a probar la receta, distribuida por blogs, webs, redes sociales , extendida ya por todos los confines…¿Y por qué triunfa tanto?. Quizás porque es una tarta explosivamente rica, a lo mejor porque es muy sencilla de hacer, siempre se siguen las mismas directrices en el proceso de elaboración, también puede ser por que  no requiere de horno y apenas lleva tiempo  de preparación… Por estas y otras muchas razones se ha convertido en los últimos tiempos en una de las tartas más demandadas en las comidas familiares, celebraciones, etc.

¿Aún no la habéis probado? ¿no? No puede ser. Entonces  vamos a ver como elaborar este dulce de la forma más sencilla , tanto tradicional como con nuestro robot de cocina favorito, la thermomix. No perdáis detalle…

 

 

INGREDIENTES

Para la base:

  • 250 g de galletas  tipo Maria
  • 90 g de mantequilla.

Para el relleno:

  • 750 ml de leche entera.
  • 750 ml de nata para montar.
  • 120 g de azúcar.
  • 150 g de chocolate negro.
  • 150 g de chocolate blanco.
  • 150 g de chocolate con leche.
  • 3 sobres de cuajada.

Decoración:

  • Bolitas de chocolate, lacasitos, fresas, figuras , etc…

 

DE FORMA TRADICIONAL

ELABORACIÓN

La tarta de tres chocolates está formada por dos partes distinguidas, una base de galleta y un relleno de tres capas de chocolate diferente. Vamos a comenzar elaborando la base de galleta.

Base de galleta:

  1. Lo que vamos a hacer en primer lugar es reducir la galletas. Si tenemos molinillo las trituramos finitas hasta que queden como arenosas, y sino lo tenemos las extendemos encima de una mesa de trabajo y pasamos el rodillo de amasar varias veces por encima de ellas hasta que queden bien reducidas.
  2. Introducimos la mantequilla en el microondas y la fundimos. Acto seguido la mezclamos con la harina de galleta  hasta que ésta quede humedecida por todos lados.
  3. Utilizaremos un molde estandar de 8 raciones o similar para hacer la tarta. Extendemos dentro del molde la mezcla y alisamos  la base con una cuchara hasta que quede bien extendida y nivelada por todos lados. Introducimos el molde en nevera mientras que hacemos la primera capa.

Relleno:

  1. Vamos a comenzar elaborando la primera capa de chocolate, en este caso utilizaremos el negro. Cogemos un cazo e introducimos en el 250 ml de la leche, 250 ml de la nata, el chocolate negro, 80 g del azúcar y un sobre de cuajada.
  2. Ponemos el cazo a ebullición a fuego intermedio y vamos removiendo con una varilla poco a poco. Una vez que la mezcla rompa a hervir esperamos un minuto y retiramos del fuego. Vertemos el contenido sobre la base de galleta de la tarta.
  3. Ahora que tenemos la primera capa es necesario esperar a que enfríe un poco para comenzar con la segunda, puesto que sino se nos podrían mezclar. Yo suelo esperar hora y media entre una y otra capa.
  4. Una vez pasado este tiempo repetimos el mismo proceso de la primera capa, solo que sustituyendo el chocolate negro por el de con leche y en vez de 80 g de azúcar en este caso añadiremos 40 g. Una vez que tenemos los 250 ml de nata, los 250 ml de leche, el chocolate con leche, los 40 g de azúcar y el sobre de cuajada dentro de un cazo limpio volvemos a llevarlo a ebullición revolviendo con la varilla poco a poco. Una vez que rompa a hervir vertemos esta segunda capa sobre la anterior. Volvemos a dejar que enfríe para comenzar con la tercera.
  5. Pasado el tiempo oportuno repetimos el mismo proceso anterior dentro de un cazo, solo que ésta vez utilizaremos el chocolate blanco y no añadiremos nada de azúcar. Introducimos los 250 ml de leche, los 250 ml de nata, el chocolate blanco y  un sobre de cuajada. Llevamos a ebullición y una vez que rompa a hervir vertemos la mezcla sobre la segunda capa.

Una vez que tenemos fría la tarta en nevera podemos proceder a desmoldarla y decorarla al gusto de cada uno. En este caso yo la he adornado con unas bolitas de chocolate, pero se pueden poner motivos varios, lacasitos, fresas, adornos de chocolate, etc…

Consejo a aplicar entre capa y capa. Puede ocurrirnos alguna vez, que a la hora de cortar y servir la tarta las capas  resbalen y se muevan unas sobre otras. Esto me sucedió por ejemplo el otro día al darles mucho meneo por ir de viaje en coche. No es que se convierta en un estropicio pero para fijar bien una sobre otra recomiendo que antes de poner la sucesiva capa rallemos un poco la que ya esta cuajada con un tenedor haciendo lineas para que la siguiente se adapte mejor.

CON THERMOMIX

A la hora de hacer esta tarta la thermomix nos es muy útil puesto que nos ayuda a hacer todas las secciones que la componen, tanto la base de galleta como cada una de las capas.

ELABORACIÓN

Para la base de galleta:

  1. Introducimos las galletas en el vaso de la thermomix y a base de golpes de turbo las vamos reduciendo a harina.
  2. Añadimos la mantequilla en pomada y mezclamos 10 segundos a velocidad 10.
  3. Cogemos un molde estándar de ocho raciones aproximadamente e introducimos la mezcla sobre la base del molde. Vamos alisando con una cuchara de manera que nos vaya quedando uniforme y nivelado. Dejamos enfriar mientras hacemos la primera capa de chocolate.

Para la primera capa de chocolate negro:

  1. Introducimos en el vaso de la thermo los 150 g de chocolate negro troceados, 250 ml de leche entera, 250 ml de nata para montar, un sobre de cuajada y 80 gramos de azúcar.
  2. Programamos 7 minutos a 90º en velocidad 5. Pasado este tiempo volcamos la mezcla sobre la base de galleta y dejamos enfriar una hora y media en nevera.

Para la segunda capa de chocolate con leche:

  1. Una vez que nos ha cuajado la primera capa de la tarta vamos a rallarla en primer lugar con un tenedor por encima para que al verter la segunda capa agarre mejor.
  2. Introducimos en la thermo los 150 g de chocolate de con leche partidos en trozos, 250 ml de leche entera, 250 ml de nata para montar, 40 g de azúcar y un sobre de cuajada.
  3. Programamos 7 minutos a 90º en velocidad 5. Una vez pasado el tiempo vertemos la mezcla sobre la primera capa de la tarta y dejamos enfriar otra hora y media en nevera.

Para la tercera capa de chocolate blanco:

  1. Una vez que tenemos cuajada la segunda capa volvemos a rallar con un tenedor la superficie para mejorar la adaptación.
  2. Introducimos en la thermo los 150 g de chocolate blanco, 250 ml de leche entera, 250 ml de nata para montar y un sobre de cuajada. Esta vez no añadiremos azúcar.
  3. Programamos de nuevo 7 minutos a 90º en velocidad 5. Una vez pasado el tiempo vertemos la mezcla sobre la segunda capa de la tarta y dejamos enfriar en nevera.

Decoración:

Una vez que desmoldamos la tarta podemos adornarla por la superficie como mejor nos parezca. En este caso yo he utilizado bolitas de chocolate, pero se pueden usar fresas, lacasitos, fideos o figuras de chocolate, lo que más nos apetezca.

Como habéis visto este postre no tiene mucha complicación, es muy sencillo de elaborar y el resultado nunca suele defraudar. Animaros a probar, ahora ya no tenéis excusa…

Podéis seguirme si os apetece en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

FLAN DE QUESO

FLAN DE QUESO

 

 

Esta semana, aprovechando que teníamos una comida en casa, y los invitados son tan golosos y buenos comedores como nosotros (nos solemos pegar cada banquete los cuatro cuando nos juntamos que tiemblan todos los restaurantes de  Gijón…) aproveché para poner al día una receta de flan de queso. He tenido tiempo a probar varias,  fisgando siempre por otros blogs y webs de repostería y todas están muy ricas, pero esta vez,  me apetecía enredar por la cocina y crear mi propia versión.

Así que ni corta ni perezosa me puse manos a la obra . Cogí ingredientes diversos, un poquito de aquí, un poquito de allá, le sumé un pellizco de buenas intenciones, ajusté cantidades y me encontré con un resultado muy positivo. Puedo decir que lo desmoldé cuando estaba frío y si por fuera no pintaba mal cuando lo probamos por dentro estaba de escándalo.

Complicaciones de elaboración, cero. Para este flan no es necesario utilizar el horno. Se puede hacer al fuego de manera tradicional o con la thermomix. Apenas lleva tiempo y una vez que esté frío  y cuajado lo tenemos listo para servir. El flan de queso es un postre que suele gustar mucho y un acierto si tenéis una comida  o cena  y queréis dar algo con que nunca falla. Podéis utilizar el queso crema que mas os apetezca y jugar un poco con la leche normal y condensada al gusto. 

 

INGREDIENTES

  • 4 huevos.
  • 550 g de queso Philadelphia.
  • 500 ml leche entera.
  • 250 ml de leche condensada.
  • 100 g de azúcar.
  • 25 g de azúcar avainillado.
  • 3 sobres de cuajada.
  • Caramelo liquido.

 

 

DE FORMA TRADICIONAL

ELABORACIÓN

  1.  En primer lugar bañamos con caramelo liquido el molde que queremos utilizar. Si preferimos hacer el caramelo en casa y no utilizar el comprado aquí os dejo los pasos de manera muy sencilla https://midulcepecado.com/caramelo-liquido/
  2. Cogemos una pota e introducimos todos los ingredientes que restan en ella. Con la batidora batimos todo hasta que nos quede una mezcla homogénea.
  3. Llevamos la mezcla a ebullición a fuego medio. Removemos con una varilla constantemente y una vez que rompa a hervir esperamos un minuto y retiramos del fuego.
  4. Vertemos la mezcla con la ayuda de una lengua (no se puede desperdiciar nada)  en el molde.
  5. Dejamos enfriar unas horas en nevera o hasta el día siguiente.
  6. Desmoldamos sobre un plato y lo tenemos listo para servir. Podemos acompañarlo con un poco de nata montada, sirope de chocolate, lo que más nos apetezca…

Consejos a la hora de elegir molde: Hoy en día tenemos amplia variedad de moldes para utilizar en el mercado. Yo siempre aconsejo utilizar los moldes de silicona, porque los hay con un montón de formas diferentes  y el flan sale siempre del tirón una vez que le damos la vuelta , con todo el contorno y dibujo firme y sin una resquebradura.

 

CON THERMOMIX

Si de manera tradicional el proceso de elaboración de este flan es bastante rápido con la thermomix es un visto y no visto. Aquí os dejo los pasos a seguir:

  1. Bañamos el molde que hemos elegido con caramelo liquido.  Si queremos elaborarlo de forma casera aquí os dejo las indicaciones https://midulcepecado.com/caramelo-liquido/
  2. Introducimos en el vaso de la thermo el resto de ingredientes. Programamos 15 minutos, a 100º en velocidad 3.
  3. Pasado ese tiempo volcamos toda la mezcla sobre el molde caramelizado. Lo dejamos enfriar unas horas o hasta el día siguiente.
  4. Una vez frío desmoldamos sobre un plato y tenemos el flan listo para servir cuando más nos apetezca. Yo suelo acompañarlo con un poquito de nata montada y sirope de chocolate, no os podéis imaginar lo rico que está. 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

1 2 3 4