ARROZ CON LECHE

ARROZ CON LECHE

 

 

Como de antojos siempre va la cosa, este mes me ha dado por el arroz con leche. Tenía ganas de el y probé una receta que me pasó una de mis  cuñadas de la maquina Cuisine. Modifiqué un poco el azúcar porque a mi me gusta que tire a dulce y le añadí un poco de mantequilla al final porque he visto que se utiliza mucho  para darle cremosidad.

Todas las recetas de arroz con leche son muy similares. Hay quien juega con la leche, quitando una poquita y añadiendo nata. Hay quien le sobra el azúcar pero sin embargo usa leche condensada. Hay quien utiliza leche evaporada, piel de naranja… Tenemos muchísimas opciones. Ésta es una mas de ellas. La única diferencia que puedo resaltar es que los tiempos de cocción son algo mayores, pues para mi particularmente el arroz tiene que estar bien cocidito, no me gusta nada cuando esta algo duro o tirando hacia ello. Bien cocinado y cremoso, son dos cualidades que no pueden faltar.

Si lo hacemos con thermomix nos despreocupamos totalmente, ya que no tenemos que estar pendientes de revolver, introducimos ingredientes y programamos. Es infalible y siempre va a salir bien. Si lo hacemos de forma tradicional no lleva mucho tiempo, pero si tenemos que tener en cuenta una cosa. Debemos de estar pegados contantemente a la pota, porque hay que revolver continuamente cada pocos minutos para que el arroz no se nos pegue y se nos queme el postre. Se trata de tener un poco mas de paciencia y dedicación, pero de ambas maneras el resultado es muy bueno.

Hice arroz varios fines de semana y en  una de las tandas utilicé leche fresca que me trajo mi hermana (es ganadera, la leche vino recién ordeñada). Puedo decir que la diferencia se nota, el arroz estaba mas estupendo si cabe. Así que si tenéis posibilidad de utilizar leche fresca no lo dudéis, la recomiendo 100%. Dicho esto os dejo por aquí abajo un arroz con leche para degustar en cualquier comida o cena. Un postre típico y que siempre triunfa.

 

INGREDIENTES

(Para 6-8 cuencos)

  • 1,5 l de leche entera.
  • 200 g de arroz redondo.
  • 150-200 g de azúcar.
  • 70 g de mantequilla.
  • 1 trocito de Canela en rama.
  • Piel de un limón.
  • Anís.
  • Canela en polvo.

 

DE FORMA TRADICIONAL

El arroz con leche elaborado a mano es muy fácil de hacer, lo único en lo que debemos insistir es en revolver cada pocos minutos toda la mezcla durante la cocción para evitar que se nos pegue por abajo y se cocine correctamente. Teniendo en cuenta ese detalle el resto es pan comido.

 

ELABORACION

  1. En primer lugar introducimos dentro de una pota o cacerola amplia toda la leche junto con la rama de canela, el arroz redondo y la piel de un limón. Llevamos la mezcla a ebullición a fuego intermedio, mas bien tirando a suave, durante unos 50 minutos mínimo. Cada cinco minutos vamos a revolver con una varilla toda la mezcla para evitar que se nos pegue y se nos estropee el postre.
  2. Pasado este tiempo retiramos la piel del limón y la rama de canela y vamos a añadir un chorrito de anís, el azúcar y la mantequilla. La mantequilla la agregamos para darle mas cremosidad. Dejamos de nuevo que se siga cocinando otros diez minutos mínimo. Después probaremos el arroz y si el punto de melosidad nos convence lo retiramos del fuego. Si preferimos que esté mas cocinado lo dejamos otro poquito hasta cogerle el punto.
  3. Volcamos la mezcla en cuencos y dejamos que el arroz enfríe. Los introducimos en nevera tapados con film unas horas. A la hora de servir este postre  podemos decorarlo de dos maneras. O espolvoreamos un poquito de canela molida por encima o esparcimos un poco de azúcar y lo quemamos con un soplete hasta hacer un poquito de costra en la superficie. De ambas maneras el arroz está impresionante.

 

CON THERMOMIX

Elaborar arroz con leche en la thermomix es de lo mas sencillo. Introducimos los ingredientes, programamos y nos olvidamos de remover ni de estar pendiente . En dos sencillos pasos lo tenemos listo y sale de rechupete.

 

ELABORACION

  1. En primer lugar colocamos la mariposa e  introducimos en la thermomix la leche, la rama de canela, la piel de un limón y el arroz redondo. Programamos 60 minutos a 90º con giro a la izquierda y velocidad cuchara.
  2. Pasada la hora de cocción introducimos en la maquina el azúcar junto con un chorrito de anís y la mantequilla (ésta le va a proporcionar cremosidad) y programamos otros 10 minutos a 90º con giro a la izquierda y velocidad cuchara.
  3. Una vez que la thermo ha terminado retiramos con cuidado la piel del limón y la  rama en canela y repartimos el contenido en varios cuencos. Dejamos que el arroz enfríe e introducimos los cuencos en la nevera tapados con film durante unas horas. A la hora de servirlos podemos espolvorear un poco de canela molida por encima o bien distribuir un poco de azúcar y quemarlo con un soplete formando una superficie con costra. De esta manera tan fácil tenemos un buen postre que siempre triunfa y no da trabajo ninguno.

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/

image_pdfDESCARGAimage_printIMPRIMIR

POLVORONES DE NUEZ

 

¿Sabéis porque a los polvorones los llamamos así? Pues la respuesta es muy sencilla, porque al comer uno de estos dulces se nos deshace en la boca igual que si fuera polvo. ¿Qué curioso verdad? Siempre los hemos llamado de ese modo y nunca he relacionado conceptos. Lo único en lo que pienso cuando escucho la palabra polvorón es en la Navidad, en las fiestas señaladas que requieren de algún aperitivo o postre tal como este. ¿Y de que está compuesto el polvorón?

Si consultamos cualquier diccionario, tal como la Wikipedia, nos lo va a definir como una torta pequeña , compuesta por harina, manteca y azúcar principalmente, cocida al horno y que al comerla se nos deshace en la boca como si fuese polvo. Ahora bien, esta es una definición muy básica. ¿Y eso por qué? Pues porque si nos centramos en los ingredientes podría haber muchas variantes. Por ejemplo tenemos los polvorones de canela, de limón, de chocolate, de avellana, un largo etc. y cada uno lleva sus componentes. Eso sí, la forma de elaborarlos siempre es muy similar.

Si queremos crear polvorones de la nada es muy sencillo, basta con tener los ingredientes necesarios. Preparamos la masa, la dejamos enfriar un poco en nevera, la extendemos con el rodillo  y luego vamos a lo mas divertido, a jugar con el corta-pastas. Este paso es una actividad en la que pueden intervenir los mas peques de la casa, pues no deja de ser una manualidad de las que mas les gustan, sustituyendo la plastilina por la masa de polvorón. Una vez recortadas las piezas las horneamos unos minutos y ya tenemos estos dulces listos para sorprender.

Esta navidad os traigo una receta de polvorones de nueces. Tenéis mas variedad en la web, en la que se encuentran también los polvorones de canela y los de avellana. Posteriormente iré añadiendo mas. Poco a poco espero que el índice de recetas navideñas vaya creciendo y que al menos alguna cumpla alguna de vuestras expectativas en los motores de búsqueda cuando queréis hacer algún tipo de postre por estas fechas. Si tenéis mucho excedente de nuez o simplemente os gustan mucho con un poco de chocolate que he añadido a la masa veréis que el resultado va a ser de lo mas óptimo. No os entretengo mas y os animo a seguir leyendo.

 

INGREDIENTES

(Para 15-20 piezas de polvorón).

  • 500 g de harina de trigo.
  • 250 g de nueces peladas.
  • 220 de azúcar glass (normal para la thermomix).
  • 40 g de cacao.
  • 190 g de manteca de cerdo.
  • 60 ml de aceite de oliva.
  • Canela molida.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Vamos a elaborar la masa de los polvorones y luego a darles forma de la manera mas sencilla. Lo único que debemos de tener en cuenta es que la manteca de cerdo debe de estar a temperatura ambiente y tanto la harina como las nueces debemos tostarlas y utilizarlas una vez que hayan enfriado. Dicho esto ahí van todos los pasos al detalle.

 

ELABORACION

  1. En primer lugar vamos a tostar la harina . Para ello precalentamos el horno a 200º. Extendemos toda la harina por la bandeja del horno y la horneamos durante 30 minutos revolviéndola un poco de vez en cuando. Pasado este tiempo la retiramos de la bandeja y dejamos que enfríe.
  2. Ahora vamos a tostar las nueces. Bajamos el horno a 180º y extendemos todas las nueces por la bandeja. Horneamos solamente durante diez minutos ya que tuestan muy deprisa. Pasados los 10 minutos retiramos las nueces y dejamos que enfríen.
  3. Sobre la mesa donde vamos a trabajar vertemos la harina, el cacao, la manteca de cerdo (a temperatura ambiente) y el aceite y con las manos vamos mezclando todo hasta unificarlo bien.
  4. Trituramos las nueces con un molinillo o robot de cocina y las añadimos a la mezcla junto con el azúcar glass y la canela. Con las manos seguimos integrando todos los ingredientes hasta obtener una masa redonda, pringosa, pero no en exceso. Formamos una bola con la ayuda extra de un poco de harina, la enfilmamos y la llevamos una hora a la nevera.
  5. Pasada la hora (la masa ya habrá endurecido lo suficiente),  espolvoreamos un poco de harina sobre la superficie de la mesa y con el rodillo vamos a ir extendiéndola al grosor que mas nos apetezca (unos 2 cm estará bien). Cogemos el corta-pastas que hayamos escogido y vamos calcándolo sobre la masa y creando piezas de polvorón. Las iremos extendiendo con delicadeza sobre la bandeja de horno forrada con el papel adecuado sin necesidad de dejar separación entre ellas, ya que el tamaño no se va a modificar.
  6. Horneamos los polvorones a 180º durante 15 minutos y posteriormente los dejamos enfriar sin manipularlos. Una vez que estén fríos podemos espolvorearlos con un poco de azúcar glass por encima y moverlos al emplazamiento donde los vamos a colocar. Si los queremos mantener durante días intactos podemos guardarlos en las típicas cajas de las pastas o envases de cierre hermético. De esta manera ya tenemos listos nuestros propios polvorones de nueces para disfrutar durante la navidad.

 

CON THERMOMIX

 

Con la ayuda de la thermo vamos a obtener de manera rápida la masa de los polvorones. Después dejamos que repose un poco en nevera y nos ponemos a la tarea con el corta-pastas. Esta receta apenas lleva tiempo de elaboración y el resultado no os va a defraudar.

 

ELABORACION

  1. Antes de comenzar con la elaboración de la masa debemos de tener tanto la harina como las nueces tostadas. Para ello en primer lugar vamos a tostar la harina con la ayuda de la thermo. La introducimos dentro y programamos 30 minutos a 100º en velocidad 4. Una vez tostada la reservamos y dejamos que enfríe.
  2. Calentamos el horno a 180º y tostamos las nueces unos 10 minutos. Una vez fuera del horno dejamos que enfríen por completo.
  3. Cuando la harina y las nueces esten frías comenzamos a elaborar la masa. Introducimos en la thermo el azúcar y la trituramos 30 segundos en velocidad progresiva 6-10 hasta convertirlo en glass.
  4. Agregamos las nueces y trituramos 30 segundos en velocidad 6.
  5. Añadimos la manteca (a temperatura ambiente), el aceite y la canela y mezclamos 10 segundos en velocidad 5.
  6. Incorporamos la harina y el cacao en polvo y le damos varios golpes de turbo hasta que la masa mezcle bien. Nos ayudamos de la lengua para bajar los restos de los laterales y que todo quede incorporado. Sacamos la masa sobre la mesa y con las manos acabamos de integrarla y hacemos una bola con ella ayudándonos con un poco de harina si está demasiado pringosa. La enfilmamos y la llevamos una hora a la nevera.
  7. Una vez que la masa ha enfriado lo suficiente enharinamos la mesa de trabajo y la extendemos con el rodillo al grosor deseado (sobre 2 cm esta bien). Cogemos un corta-pastas y recortamos las piezas de polvorón hasta terminar toda la masa. Las colocamos con delicadeza en la bandeja del horno sobre el papel adecuado, no es necesario dejar mucha separación entre ellos ya que el tamaño no se modificará.
  8. Horneamos a 180º sobre 15 minutos y una vez fuera del horno dejamos que enfríen sin manipularlos. Cuando estén fríos del todo ya podemos colocarlos sobre una fuente o donde mas nos apetezca. Si queremos que se conserven intactos durante días podemos guardarlos en las típicas latas de galletas o en cualquier envase que cierre herméticamente.

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/

image_pdfDESCARGAimage_printIMPRIMIR

BIZCOCHO DE ZANAHORIA

BIZCOCHO DE ZANAHORIA

 

 

 

Siempre me he vuelto loca con los bizcochos, me encantan de todas las maneras, ligeros, pesados, de soletilla, de chocolate, de frutos secos, el de yogur de toda la vida… hay un largo etcétera de variedades que podemos elaborar nosotros mismos en nuestras casas. El bizcocho es un dulce que nos sirve para el desayuno, para la merienda y hasta de postre con las comidas, y lo mejor de todo es que es de lo más sencillo de hacer y siempre con ingredientes muy básicos.

El bizcocho que hoy os propongo realizar es uno que últimamente está muy de moda ya que nos sirve para crear tartas tan conocidas como la Carrot Cake. Esta vez nos vamos a centrar en una hortaliza con grandes beneficios dado su alto contenido en vitaminas y minerales, la zanahoria. Rica en azúcares ya de por sí, la zanahoria le da un sabor totalmente diferente de los que estamos acostumbrados (lo mismo ocurre con el bizcocho de calabaza). Vamos a obtener una textura muy jugosa (de ahí que no se suelan cargar en almíbar las tartas de zanahoria) y si nos apetece podemos acompañarlo de unos frutos secos, añadiendo unas nueces le daremos un empujón de subida a la lista de los top.

A mi particularmente, me gustan los bizcochos de tamaño generoso. Con la receta que hoy os traigo vamos a obtener un señor bizcocho del que podrán hacer cuenta hasta ocho comensales tranquilamente. Dado que la masa es muy densa y hay bastante no es de extrañar que el tiempo de horneado suela oscilar entre hora y hora y media, pero como suele decir el refrán , todo lo bueno se hace de esperar… No me voy a enredar mas y vamos a ir directos al lio. ¿Que aún no has escogido un molde chulo? Hay mucha variedad hoy en día , si os apetece hacerlo con un poco de forma podéis utilizar un molde de silicona con la forma que mas os guste, lo engrasamos con un poco de aceite, y desmolda sin ningún tipo de dificultad.

 

INGREDIENTES

(Para 6-8 raciones)

  • 4 huevos.
  • 300 g de azúcar.
  • 320 ml de aceite de girasol.
  • 450 g de harina de trigo.
  • 400 g de zanahoria.
  • 1 sobre y medio de levadura química (tipo Royal).
  • Aroma de vainilla (opcional).
  • 150-200 g de nueces (opcional).
  • Sal.

 

 

 

DE FORMA TRADICIONAL

Vamos a elaborar este bizcocho de zanahoria en unos pasos muy sencillos. Solo necesitamos la ayuda extra de una batidora de mano y un robot o rallador que nos triture la zanahoria finita. Si tenemos todos los ingredientes y el molde donde lo vayamos a hornear preparados comenzamos con la receta.

 

ELABORACION

 

  1. En primer lugar vamos a pelar las zanahorias (en crudo). Después con la ayuda de un rallador o maquina de cocina procedemos a rallarlas  o triturarlas muy finas en un cuenco. Luego las reservamos.
  2. En un bol grande partimos los huevos, introducimos el azúcar y con la batidora vamos a batir enérgicamente hasta obtener una mezcla homogénea y clarita.
  3. Añadimos el aceite y seguimos batiendo hasta integrarlo bien. Agregamos la harina poco a poco, el sobre de levadura, la esencia de vainilla y la sal y vamos batiendo hasta que esté todo bien mezclado.
  4. Incorporamos la zanahoria rallada que hemos reservado y con la batidora mezclamos bien hasta unificar la mezcla. Por último agregamos las nueces (este paso es opcional) partidas en trocitos y las mezclamos durante unos segundos mas.
  5. Precalentamos el horno a 180º con calor por arriba y por abajo, engrasamos el molde que vamos a utilizar con aceite y volcamos la mezcla en su interior.
  6. Una vez que el horno esté caliente introducimos la bandeja con el bizcocho en la segunda rejilla empezando por abajo y lo dejamos que se hornee bastante tiempo. Recomiendo empezar a mirarlo cuando lleve una hora dentro (y no abrir el horno antes). A partir de ahí pincharemos cada diez minutos con un cuchillo hasta que este nos salga limpio. Puede tardar entre hora-hora y media tranquilamente.
  7. Una vez listo lo sacamos del horno. Dejamos que enfríe un poco y desmoldamos. Así de fácil podemos obtener nuestro bizcochito de zanahoria casero.

 

CON THERMOMIX

 

Con la thermo vamos a obtener nuestro bizcocho de zanahoria muy rápidamente, ya que nos va a triturar en unos segundos toda la zanahoria, y en unos minutos tendremos la mezcla preparada para hornear. Una vez que hemos colocado todos los ingredientes a mano comenzamos a maniobrar…

 

ELABORACION

 

  1. En primer lugar pelamos todas las zanahorias, las cortamos en cachitos y las introducimos en la thermomix. Las trituramos 7 segundos en velocidad 6 y las reservamos en un bol a parte.
  2. Incorporamos el azúcar y los huevos en la thermo y programamos 6 minutos a 37º en velocidad 4.
  3. Añadimos el aceite y mezclamos 10 segundos en velocidad 5.
  4. Introducimos la harina, la levadura, la sal y la vainilla y con la ayuda de la lengua vamos a integrar todo un poco antes de programar la thermo para facilitarle el trabajo ya que es una masa muy densa. Acto seguido programamos 10 segundos en velocidad 6.
  5. Agregamos la zanahoria reservada, mezclamos con la lengua y programamos de nuevo  10 segundos en velocidad 6.
  6. Por último añadimos las nueces (este paso es opcional) y las mezclamos 4 segundos en velocidad 6.
  7. Precalentamos el horno a 180º con calor por arriba y por abajo. Engrasamos las paredes y el suelo del molde que vayamos a utilizar con un poco de aceite y volcamos la mezcla dentro.
  8. Introducimos el molde en la segunda rejilla del horno empezando por abajo y dejamos que se hornee durante el tiempo suficiente. Tarda entre hora y hora y media aproximadamente , por lo tanto recomiendo no abrir el horno hasta que pase una hora y a partir de ahí ir pinchando cada diez minutos con un cuchillo hasta que este nos salga limpio.
  9. Una vez listo dejamos que el bizcocho enfríe un poco y desmoldamos. De esta manera ya tenemos listo nuestro bizcocho de zanahoria, una variedad que últimamente está muy en auge. ¿Os apetece preparar el vuestro?

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/

image_pdfDESCARGAimage_printIMPRIMIR

BIZCOCHOS DE SOLETILLA

BIZCOCHOS DE SOLETILLA

 

 

¡Que recuerdos me traen estos bizcochitos! Creo que no los comía desde que era pequeña. Cuando era mas niña me encantaba remojarlos en la leche y me los podía comer a docenas. Con el paso del tiempo fui dejándolos a un lado y dándole prioridad a otro tipo de alimentos en el desayuno, pero ahora que tengo una niña pequeña creo que voy a retomar su consumo, solo que esta vez, los voy a elaborar yo misma de forma casera. 

Me acordé de estos bizcochitos al coger una receta del bizcocho de plancha soletilla, quería utilizarla para hacer un tiramisú. Al final, no hice tiramisú, opté por hacer los bizcochitos a ver si de verdad me recordaban al sabor de los de siempre, los que comía de pequeña. Tiempo a hacer el tiramisú siempre queda. Los hice en plan sencillo, escudiñando la masa con una manga pastelera sobre el papel de horno y el resultado me gustó mucho. Verdaderamente el sabor es muy similar a los comprados. Decidí que pasaría a ser una las elaboraciones bases para dejar caer de vez en cuando en el desayuno o en la merienda. Para darles forma más definida me cogí unos moldes por Amazon y ahora ya se encuentra entres mis recetas preferidas. 

Los bizcochos de soletilla son unas galletas dulces elaboradas a partir de una masa de bizcocho ligero, suaves, esponjadas y algo secas (de ahí que se suelan remojar en leche a la hora de comerlas). Habitualmente tienen forma redondeada, alargada y aplanada. A veces se utilizan como ingrediente secundario para otro tipo de elaboraciones, mas comúnmente para la tarta de tiramisú y la de carlota. Son de ese tipo de galletas que no puedes coger una o dos, una vez que empiezas van rodando hacia el estomago en carrera. Si os apetece probarlas, ya sea elaboradas sobre papel de horno o en moldes aquí os dejo una receta que no os va a defraudar. ¡Que aproveche!

 

INGREDIENTES

(Para 30 unidades)

  • 4 huevos.
  • 110 g de azúcar.
  • 80 g de harina de trigo.
  • 80 g de maizena (harina de maíz).
  • Azúcar glass para espolvorear.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Elaborar la masa es muy sencillo, solo tenemos que desclarar los huevos y montar las mezclas por separado. Una vez todo integrado le damos forma sobre la bandeja y enseguida tenemos nuestros bizcochitos de soletilla listos.

ELABORACION

  1. En primer lugar vamos a desclarar los huevos en dos cuencos grandes. En uno introducimos las yemas y en el otro las claras.
  2. Integramos al bol de las claras 80 g de azúcar y con la ayuda de una batidora o robot de cocina vamos a montar bien la mezcla hasta obtener un merengue consistente.
  3. Por otro lado, añadimos 30 g de azúcar en el bol de las yemas y batimos bien la mezcla hasta que quede blanquecina y unificada.
  4. Incorporamos poco a poco la segunda mezcla de las yemas sobre el merengue mezclando a mano con una varilla grande.
  5. Una vez que esta bien mezclado  vamos a ir agregando suavemente los dos tipos de harina con la varilla,  integrándolos  con movimientos suaves y envolventes hasta que nos quede una mezcla homogénea. 
  6. En este momento ya tenemos la masa lista. Precalentamos el horno a 180º con calor por arriba y por abajo. Cogemos una manga pastelera con una boquilla grande redonda y lisa y la rellenamos con la masa. Sobre la bandeja forrada con papel de horno escudiñamos las piezas de soletilla haciendo tiras de 3 cm de ancho por 8 cm de largo o como mas nos guste. Si disponemos de moldes como ha sido mi caso (yo los adquirí a través de amazon), pincelamos los huecos con un poco de aceite y los rellenamos hasta cubrirlos.
  7. Con la ayuda de un colador vamos a ir espolvoreando azúcar glass un par de veces sobre cada pieza. Horneamos los bizcochitos unos 10-12 minutos o hasta que veamos que empiezan a dorar por los laterales. 
  8. Sacamos las piezas del horno, dejamos que enfríen un poco y desmoldamos. Colocamos los bizcochitos sobre un plato o bandeja y ya los tenemos listos para comer en el momento. Si nos apetece conservarlos durante días , aguantan bastante dentro de latas o envases con cierre hermético. Espero que los disfrutéis. 

ANTES DE HORNEAR Si utilizamos moldes determinados debemos rellenar los huecos con la masa hasta que queden cubiertos a ras. 

DESPUES DEL HORNEADO Veremos que crecen en el horneado cogiendo una forma definida. Están listos cuando empiezan a dorar un poco por los laterales.

CON THERMOMIX

Con la thermomix vamos a ir integrando todos los ingredientes poco a poco y en unos sencillos pasos tenemos lista la masa para escudiñar sobre las bandejas. 

PREPARACION

  1. Comenzamos colocando la mariposa dentro de la thermomix. Agregamos las 4 claras y los 80 g de azúcar. La thermo debe de estar bien seca para que pueda montar el merengue. Programamos 5 minutos a velocidad 3 y medio. Una vez pasado el tiempo reservamos el merengue a parte.
  2. Introducimos en la thermo las 4 yemas y los 30 g de azúcar y programamos 2 minutos a 37º en velocidad 2. 
  3. Pasados los dos minutos añadimos el merengue y programamos 30 segundos a velocidad 2.
  4. Incorporamos la harina y la maizena y mezclamos 5 segundos en velocidad 2 y medio. Ya tenemos lista la masa de soletilla.
  5. Cogemos una manga pastelera con una boquilla redonda lisa y la rellenamos con la masa. Si tenemos moldes cubrimos los huecos hasta el ras de la superficie como vemos en la foto superior. Si lo vamos a hacer sobre el papel de horno directamente escudiñamos tiras de unos 3 cm de ancho y 8 cm de largo aproximadamente dejando separación entre ellas. 
  6. Cogemos un poquito de azúcar lustre y a través de un colador pequeño vamos espolvoreando la superficie un par de veces sobre cada pieza. 
  7. Por último horneamos las piezas a 180º con calor por arriba y por abajo unos 10-12 minutos o hasta que veamos que los laterales empiezan a dorar. Sacamos del horno la bandeja y una vez que enfríen podemos retirarlos del molde o del papel y colocarlos en una fuente o recipiente dejándolos listos para degustar. Si queremos podemos conservar los bizcochitos durante bastantes días en una lata o envase de cierre hermético.

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

 

image_pdfDESCARGAimage_printIMPRIMIR

TARTA DE ZANAHORIA – CARROT CAKE

TARTA DE ZANAHORIA CARROT CAKE

 

 

Hace ya mucho tiempo que tenía ganas de probar la famosa carrot cake. Parece que nos gusta mas llamarla así antes que tarta de zanahoria, ¿por que será? ¿Sera que suena mas interesante en inglés? No lo sé, pero la llamemos de una manera u otra por fin pude apagar ese run run que sonaba en mi cabeza continuamente desde hace semanas ya, con un «tengo que hacerla este finde´´ , «este no puedo, para el próximo´´ «uy me faltan ingredientes, pues mañana será…´´ llevo una temporada así y ahora ya puedo decir que me desquité.

Unos meses atrás, ojeando la revista de publicidad de los supermercados de Lidl que me llega al buzón de casa, encontré una versión de la tarta en la que me gustó mucho el esquema de composición, sencillo y muy pintoresco. Bizcocho, relleno de crema y virutillas de chocolate de ornamentación. Así que siguiendo ese formato me dispuse a elaborar una versión similar, cambiando el bizcocho y la crema y haciéndolos a mi manera.

Para ser la primera vez que la hago puedo decir que no cambiaría nada, queda muy suave, nada empalagosa y con el toque diferente que la zanahoria proporciona a cualquier receta dulce es todo un postrazo. El otro día nos juntamos a comer con mi madre, uno de mis hermanos y familia (ya no nos podemos juntar todos debido a la pandemia y procuramos no ser mas de seis en el momento que coincidamos en alguna casa), y la verdad es que la tarta  iba entrando sola pese a que somos de buen llambiar y estábamos ya empachados de la comida. Tubo mucho éxito.

El proceso de elaboración es muy sencillo. El bizcocho sale muy jugoso y por tanto no hace falta calarlo de almíbar, las virutas de chocolate las podemos hacer nosotros mismos con una tableta de chocolate negro de fundir y la crema  para el relleno se hace muy rápidamente. No hay excusa para no probar esta tarta. Si os apetece poneros manos a la masa aquí os dejo la receta explicada de la forma más sencilla.

 

INGREDIENTES

( 8-10 RACIONES)

PARA EL BIZCOCHO

  • 300 g de zanahorias ya peladas.
  • 250 g de azúcar.
  • 3 huevos.
  • 250 ml de aceite de girasol.
  • 350 g de harina de trigo.
  • 1 sobre de levadura química (tipo Royal).
  • 100-120 g de pasas (opcional).
  • Esencia de vainilla (opcional).
  • Nuez moscada (opcional).
  • Sal.

PARA EL RELLENO (CREMA DE QUESO)

  • 100 g de azúcar glass (normal para la thermomix).
  • 500 g de queso crema (tipo Philadelphia).
  • 500 ml de nata para montar.

PARA LA DECORACION

  • 200 g de chocolate en tableta para fundir.

 

DE FORMA TRADICIONAL

La tarta de zanahoria no da tanto trabajo como a priori pueda parecer, podéis hacerla en una tarde con unos pasos muy sencillos. Elaboramos el bizcocho, y mientras éste enfría nos ponemos a obtener el relleno y el chocolate para decorar. De esta manera lo hacemos todo seguido y en un tris ya estamos montando la tarta.

ELABORACION

Para el bizcocho:

  1. En primer lugar vamos a pelar las zanahorias. Después con la ayuda de un rallador o maquina de cocina procedemos a rallarlas  o triturarlas muy finas en un cuenco. Luego las reservamos.
  2. En un bol grande partimos los huevos, introducimos el azúcar y con la batidora vamos a batir enérgicamente hasta obtener una mezcla homogénea y clarita.
  3. Añadimos el aceite y seguimos batiendo hasta integrarlo bien. Agregamos la harina poco a poco, el sobre de levadura, la esencia de vainilla, la nuez moscada y la sal y volvemos a batir de nuevo.
  4. Incorporamos la zanahoria rallada que hemos reservado y con la batidora mezclamos bien hasta unificar la mezcla. Por último agregamos las pasas y las mezclamos durante unos segundos mas.
  5. Precalentamos el horno a 180º con calor por arriba y por abajo y engrasamos el molde que vamos a utilizar con aceite (en mi caso usé uno de 26 cm de diámetro).
  6. Una vez que el horno esté caliente introducimos la bandeja con el bizcocho en la segunda rejilla empezando por abajo y horneamos aproximadamente durante una hora. Veremos que el bizcocho está listo cuando pinchando con un cuchillo este nos salga limpio del todo. Lo sacamos del horno y dejamos que enfríe para poder abrirlo.

Para el relleno:

  1. Mientras el bizcocho enfría podemos dedicarnos a elaborar el relleno de crema de queso y las virutas de chocolate para cubrir posteriormente.  Para hacer el relleno vamos a coger un bol grande e introducir en él el azúcar glass, el queso en crema y la nata montada.
  2. Con la ayuda de la batidora (recomiendo media hora antes poner las varillas en el congelador para que estén bien frías) vamos a batir enérgicamente todos los ingredientes hasta obtener la crema final. Sabremos que está lista en el momento en el que al coger una cucharada y darle la vuelta la crema permanezca intacta y no se nos caiga de la cuchara fácilmente. Reservamos la crema y nos ponemos a elaborar las virutas de chocolate.

Para las virutas de chocolate:

  1. Hacer virutas de  chocolate es muy sencillo.  Solo necesitamos el chocolate para fundir y una espátula de cocina. Cogemos la tableta de chocolate, la partimos en trozos y los fundimos al baño maría. El baño maría se hace colocando el chocolate en un recipiente y a su vez este debe estar dentro de otro que contenga algo de agua, se lleva a ebullición a fuego intermedio y se va revolviendo hasta que esté bien fundido.
  2. Una vez que tenemos el chocolate líquido vamos a estirarlo con la ayuda de un sable por encima de la encimera de la cocina o una superficie fría, hasta que quede de un grosor lo mas  fino posible.
  3. Dejamos que enfríe durante unos minutos y luego con la ayuda de la espátula vamos a ir rascándolo suavemente, obteniendo las virutas que deseamos. Una vez que hemos acabado con todo el chocolate reservamos las virutas en un plato.

Montaje:

  1. Ahora que ya tenemos el bizcocho listo, el relleno elaborado y las virutas a nuestra disposición vamos a empezar a montar la tarta. Para ello vamos a dividir en primer lugar el bizcocho en tres partes iguales con la ayuda de un cuchillo grande de sierra.
  2. Cogemos la bandeja o la base sobre la que vamos a montar la tarta y colocamos una primera porción del bizcocho. Nos hacemos con una manga pastelera y una boquilla grande rizada y la rellenamos con la crema. Cubrimos el bizcocho haciendo líneas con la manga o bien puntadas como se  puede apreciar en la foto.
  3. Una vez cubierta la primera base de bizcocho colocamos encima del relleno la segunda capa. Con la manga volvemos a rellenar toda la base  y repetimos el proceso con la tercera y última capa de bizcocho.
  4. Por último, solo nos quedaría darle un toque de ornamentación a la tarta. En este caso vamos a pedirle colaboración a las virutas de chocolate, esparciéndolas todas poco a poco hasta cubrir la crema de queso por la superficie y dando así por finalizado el proceso. Mantenemos la tarta en la nevera hasta el momento de consumirla. Nos viene de maravilla como postre de cualquier comida o cena señalada o para completar una rica merienda.

CON THERMOMIX

A la hora de elaborar esta tarta podemos utilizar la thermomix para toda su estructura, para obtener el bizcocho, para elaborar la crema de queso e incluso para fundir el chocolate a la hora de hacer las virutas de ornamentación.

ELABORACIÓN

Para el bizcocho:

  1. Inicialmente pelamos todas las zanahorias, las cortamos en cachitos y las introducimos en la thermomix. Las trituramos 5 segundos en velocidad 6 y las reservamos en un bol a parte.
  2. Incorporamos el azúcar y los huevos en la thermo y programamos 6 minutos a 37º en velocidad 4.
  3. Añadimos el aceite y mezclamos 6 segundos en velocidad 5.
  4. Añadimos la harina, la levadura, la sal, la vainilla y la nuez moscada y mezclamos de nuevo todo 6 segundos en velocidad 6.
  5. Agregamos la zanahoria reservada y mezclamos 10 segundos en velocidad 6.
  6. Por último añadimos las pasas y las mezclamos 3 segundos en velocidad 5.
  7. Precalentamos el horno a 180º con calor por arriba y por abajo. Engrasamos las paredes y el suelo del molde que vayamos a utilizar con un poco de aceite  (en mi caso usé uno de 26 cm de diámetro) y volcamos la mezcla dentro.
  8. Introducimos el molde en la segunda rejilla del horno empezando por abajo y dejamos que se hornee durante una hora aproximadamente. Sabremos que está listo cuando al pinchar con un cuchillo este nos salga limpio del todo. Retiramos el bizcocho y dejamos que enfríe.

Para el relleno:

  1. En primer lugar vamos a introducir el azúcar en la thermo y darle unos golpes de turbo hasta reducirlo a azúcar glass.
  2. Colocamos la mariposa y agregamos toda la nata de montar y el queso crema que hayamos elegido. Programamos la maquina en velocidad 3 1/2 sin tiempo. Tendremos que pararla cada poco hasta obtener la textura adecuada. Sabremos que está lista cuando al coger una cucharada y darle la vuelta el relleno se mantenga intacto y no se caiga fácilmente. Una vez listo lo reservamos en un bol grande para ponernos a trabajar el chocolate.

Para las virutas:

  1. Para la elaborar las virutas vamos a lavar bien la thermomix y secarla. Introducimos dentro la tableta de chocolate para fundir en trocitos y programamos 5 minutos a 37º en velocidad 4. Observamos a ver que textura tiene y vamos agregando algo mas de tiempo hasta que el chocolate esté liquido del todo.
  2. Una vez listo volcamos el chocolate sobre la encimera de la cocina o una superficie muy fría y lo estiramos con un sable hasta que quede muy fino. Dejamos que enfríe durante unos minutos y con la ayuda de una espátula de cocina vamos a ir rascándolo, de manera que se va cortando a trocitos y así obtenemos nuestras virutillas de chocolate. Las reservamos en un plato.

Para el montaje:

En el montaje ya no precisaremos de la thermomix, lo haremos de la misma forma que  de la tradicional. Para ello haré un copia y pega.

  1. Ahora que ya tenemos el bizcocho listo, el relleno elaborado y las virutas a nuestra disposición vamos a empezar a montar la tarta. Para ello vamos a dividir en primer lugar el bizcocho en tres partes iguales con la ayuda de un cuchillo grande de sierra.
  2. Cogemos la bandeja o la base sobre la que vamos a montar la tarta y colocamos una primera porción del bizcocho. Nos hacemos con una manga pastelera y una boquilla grande rizada y la rellenamos con la crema. Cubrimos el bizcocho haciendo líneas con la manga o bien puntadas como se  puede apreciar en la foto.
  3. Una vez cubierta la primera base de bizcocho colocamos encima del relleno la segunda capa. Con la manga volvemos a rellenar toda la base  y repetimos el proceso con la tercera y última capa de bizcocho.
  4. Por último, solo nos quedaría darle un toque de ornamentación a la tarta. En este caso vamos a pedirle colaboración a las virutas de chocolate, esparciéndolas todas poco a poco hasta cubrir la crema de queso por la superficie y dando así por finalizado el proceso. Mantenemos la tarta en la nevera hasta el momento de consumirla. De esta manera tan sencilla tenemos nuestra carrot cake casera para degustar cuando mas nos apetezca.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/

image_pdfDESCARGAimage_printIMPRIMIR

MARAÑUELAS DE AVILES

MARAÑUELAS DE AVILES

 

 

Hace ya algún tiempo subí una receta de marañuelas, las marañuelas de Candás, una parroquia de mi tierrina Asturiana. Pues bien, el otro día, pasando el fin de semana por las montañas  del occidente, me preguntó una vecina de allí que vivía en la ciudad de Avilés si alguna vez había probado las marañuelas, pero no las de Luanco ni las de Candás, sino las de Avilés. Cual fue mi sorpresa que yo no sabía que había otra especialidad de marañuelas en Asturias, y entonces ya me picó la curiosidad.

Esta vecina, siempre tan amable, me dio la receta que ella lleva haciendo muchos años  en su ciudad, y nada tienen que ver unas con otras. Las marañuelas de Luanco y Candás son una especie de galletas o pastas dulces, mientras que las de Avilés son mas bien unos panes dulces. Ambas muy diferentes pero de un sabor excepcional. Me apunté la receta, la hice en casa, y como me gusto mucho, decidí subirla al blog. Prácticamente la subo igual, lo único que he añadido es un pequeño almíbar para pintarlas por fuera y darles un toque extra de brillo.

Como dije anteriormente, las marañuelas de Avilés son unas pequeñas piezas de masa de pan dulce, tipo brioche. Están compuestas por ingredientes muy esenciales y tienen una forma muy característica, vienen presentadas en forma de lazos. Por puntualizar algo, diría que su textura  y sabor  me recuerda un poco a la masa del roscón de reyes, para que os hagáis una idea.

Elaborar estas marañuelas es muy fácil, solo debemos de tener en cuenta que requiere mucho tiempo de levado, entonces hemos de ser previsores. Por lo demás , es todo cogerle la maña y el punto. Una vez que haces la primera el resto es pan comido. Os animo a probar este pan tan blandito  y dulce que entra solo, acompañado, o bien sumergido en un buen café o chocolate a la taza, a gusto del consumidor.

 

INGREDIENTES

(Para 8-10 piezas)

  • 550 g de harina de trigo.
  • 50 ml de leche.
  • 150 g de azúcar.
  • 3 huevos.
  • 45 g de levadura fresca.
  • 125 g de manteca de cerdo.
  • Ralladura de limón.
  • Sal.
  • Almibar (50 ml de agua y 50 g de azúcar). Es opcional.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Elaborar estas  ricas marañuelas es muy sencillo. Lo único que debemos de tener en cuenta es que la masa requiere de varias horas de levado, por lo tanto recomiendo hacerla una noche y dejarla levando hasta el día siguiente. Una vez reposada le damos la forma característica a cada pieza y después del horneado podemos disfrutarlas junto con un esplendido café.

ELABORACION

  1.  En primer lugar vamos a elaborar la masa. Recomiendo hacerla de noche y dejarla levando hasta el día siguiente. Para ello cogemos la harina y formamos un volcán con ella sobre la mesa de trabajo.
  2. Templamos un poco la leche en el microondas y disolvemos la levadura fresca  de panadería en ella. Introducimos la mezcla en el interior del volcán y hacemos lo mismo con el resto de ingredientes, los huevos, el azúcar, la manteca de cerdo, la ralladura de limón y la sal.
  3. Ahora que tenemos el volcán de harina relleno vamos a ir mezclando y  amasando todos los ingredientes a mano poco a poco hasta obtener una masa homogénea. Debe quedar  algo pegajosa, si vemos que esta demasiado añadimos un poquito de harina para darle la forma redonda.
  4. Introducimos la bola de masa en un bol grande , lo tapamos con un paño y lo dejamos fuera de nevera toda la noche levando.
  5. Antes de trabajar la masa vamos a hacer un pequeño almibar (la receta original no lo requiere pero yo creo que le da un toque muy chic). Lo hacemos despues de elaborar la masa o al día siguiente, tanto da. Llevamos a ebullición el agua y el azúcar y una vez que hierba dejamos que enfríe.
  6. Una vez reposada la masa durante unas cuantas horas, al día siguiente, podemos empezar a darle forma en el momento que mas nos apetezca. Para elaborar la primera pieza vamos a coger una porción de masa , del tamaño de un limón aproximadamente, y vamos a desgasificarla con las manos. Acto seguido hacemos una bola redonda con ella, la posamos sobre papel vegetal en la bandeja del horno,  y le hacemos cuatro cortes con el cuchillo en forma de lazo como se aprecia en la foto.
  7. Cogemos otra porción mucho mas pequeña de masa, la desgasificamos, le damos cuatro cortes también y la colocamos encima de la primera  porción. Con una brocha pintamos toda la superficie y alrededores de la pieza con un poco de huevo batido. Repetimos todo el proceso hasta obtener varias piezas y terminar la masa.
  8. Una vez que tenemos las piezas repartidas por la bandeja , con una pequeña separación porque crecen durante el horneado, vamos a introducirlas en el horno precalentado a 180º. Las colocamos en el medio y las horneamos durante aproximadamente 15-20 minutos, hasta que estén doradas.
  9. Sacamos las piezas del horno y con una brocha vamos a ir pintándolas por fuera con el almíbar para darles un poco de brillo y dulzor. Dejamos que enfríen y ya tenemos listas nuestras  deliciosas marañuelas para degustar cuando mas nos apetezca.

 

CON THERMOMIX

A la hora de hacer la masa de las marañuelas en la thermomix divagué un poco por internet para encontrar referencias. No encontré ninguna receta  hecha con la thermo así que me propuse adaptarla yo misma. Lo intenté de la manera mas simplificada posible y al final conseguí cogerle el punto. Así que si os apetece probar ya tenéis una forma muy sencilla de obtener estas ricas marañuelas.

ELABORACION

  1. Como dije anteriormente lo ideal es hacer la masa y dejarla levando durante varias horas , por tanto es mas sencillo elaborarla de noche y dejarla levando hasta el dia siguiente. Para comenzar la receta vamos a ir introduciendo en la thermomix la leche y calentándola durante un minuto a 37º y velocidad 2.
  2. Agregamos la levadura y mezclamos 5 segundos en velocidad 5.
  3. Añadimos los huevos, el azúcar y la manteca y programamos 10 segundos en velocidad 6.
  4. Agregamos la mitad de la harina, la ralladura de limón y la sal y mezclamos 10 segundos a velocidad 6. Añadimos la otra mitad de la harina  y volvemos a mezclar 10 segundos en velocidad 6.
  5. Una vez que tenemos mezclados todos los ingredientes programamos la maquina para amasar durante 5 minutos  en vaso cerrado, espiga.
  6. Cuando el amasado finalice, si vemos que  la masa está muy pegajosa añadimos un poco de harina y le damos un golpe de turbo para que salga sin dificultad de la thermomix. Volcamos la masa sobre la mesa algo enharinada y hacemos una bola con ella. La dejamos dentro de un bol tapado con un paño toda la noche levando.
  7. Antes de trabajar la masa vamos a hacer el almíbar para abrillantar las piezas mas tarde. Para ello introducimos en la thermo el azúcar y el agua y programamos 7 minutos , 100º , velocidad 2. Introducimos el almíbar en un vaso y dejamos que enfríe.
  8. Una vez reposada la masa durante unas cuantas horas, al día siguiente, podemos empezar a darle forma en el momento que mas nos apetezca. Para elaborar la primera pieza vamos a coger una porción de masa , del tamaño de un limón aproximadamente, y vamos a desgasificarla con las manos. Acto seguido hacemos una bola redonda con ella, la posamos sobre papel vegetal en la bandeja del horno,  y le hacemos cuatro cortes con el cuchillo en forma de lazo como se aprecia en la foto.
  9. Cogemos otra porción mucho mas pequeña de masa, la desgasificamos, le damos cuatro cortes también y la colocamos encima de la primera  porción. Con una brocha pintamos toda la superficie y alrededores de la pieza con un poco de huevo batido. Repetimos todo el proceso hasta obtener varias piezas y terminar la masa.
  10. Una vez que tenemos las piezas repartidas por la bandeja  , con una pequeña separación porque crecen durante el horneado, vamos a introducirlas en el horno precalentado a 180º. Las colocamos en el medio y las horneamos durante aproximadamente 15-20 minutos, hasta que estén doradas.
  11. Sacamos las piezas del horno y con una brocha vamos a ir pintándolas por fuera con el almíbar para darles un poco de brillo y dulzor. Dejamos que enfríen y ya tenemos listas nuestras deliciosas marañuelas caseras.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/

 

image_pdfDESCARGAimage_printIMPRIMIR

VENERA

VENERA

 

VENERA DE ALMENDRA

VENERA DE AVELLANA

VENERA DE NUEZ

 

La venera es uno de esos dulces poco comunes que son típicos de determinadas regiones y no suelen conocerse en un ámbito un poco más extenso. En este caso he podido comprobar que no se sabe de su existencia  ni en otros lugares de la misma provincia.

El otro día le enseñe la venera a una amiga que es cocinera y le gusta mucho la repostería y me preguntó si era un conjunto de galletas dulces por la forma que podía observar. Nada que ver…  Le expliqué que eran muy típicas de dos regiones de aquí de Asturias y me dijo que nunca en la vida las había visto. ¿Qué curioso verdad? A veces no conocemos muchas de las especialidades ya no digo de otros países sino de nuestro propio entorno.

Cabe destacar que en Asturias tenemos concejos donde han nacido grandes recetas y son muy famosas por ellas, y dado que al igual que mi amiga hay mucha gente que no conoce este gran dulce hoy os voy a hablar un poco de él para darle algo mas de alcance aquí, en otras localidades españolas y en otros países (me consta que tengo algunos  suscriptores extranjeros).  Si alguno os animáis a elaborarla por favor os pido que me mandéis una foto y me digáis si os ha gustado.

¿Que podemos decir de la venera? Pues podemos empezar explicando que es un postre muy típico de dos regiones del occidente de Asturias, Navia y Boal. No está muy claro en cual de las dos es originaria la receta, pues llevan muchos años cuestionándose el liderazgo y cada una tiene su propia forma de elaborarla. La venera está formada por la mezcla de tres ingredientes, un fruto seco, azúcar y huevo. Tiene una forma estructurada y  se presenta tostada sobre una base de papel de oblea.

Se comenta que la diferencia entre ambas regiones es que en Boal las elaboran exclusivamente de almendra y esta debe de estar tostada antes de mezclarla, mientras que en Navia las realizan también con avellanas y nueces y cuando utilizan la almendra, no la tuestan previamente. De una manera u otra puedo dar fe de que cualquiera de ellas están buenísimas y tienen gran repercusión por ambas zonas (en Navía la venera tiene hasta su propio festival).

Hasta hace poco no le tenía cogido el punto a la receta, puesto que es muy importante tener en cuenta algún detalle a la hora de elaborar. Por ejemplo que los huevos tienen que ser pequeños para coger una buena textura y que el tiempo de horneado es muy relativo , es importante no pasarnos de la cuenta…

Este verano hemos pasado las vacaciones en uno de los pueblos de Boal. Una vecina que era de allí le enseño a hacer la venera al estilo Boalés a una de mis  cuñadas, después yo observe como ella hacía una en casa y ahora ya le tengo pillado el punto. No hay receta que se resista a base de observar y aprender. Así que si os apetece probar una de estas delicias, aquí os dejo los pasos de forma muy simplificada que habéis de llevar a cabo. Espero que os gusten.

 

INGREDIENTES

  • 500 g de fruto un seco (almendra, nuez o avellana).
  • 400 g de azúcar.
  • 2 huevos pequeños.
  • Papel de oblea.

Para la decoración:

  • Cerezas confitadas.
  • 1 clara de huevo.
  • 200 g de azúcar glass (normal para la thermomix).

 

DE FORMA TRADICIONAL

Elaborar las veneras es muy sencillo, únicamente  llevan tres ingredientes, hay que conjugarlos y darles forma. Solo cambian un poco los tiempos de horneado del fruto seco y de la venera posteriormente según la que hayamos elegido. Escogemos la que mas nos apetezca y una vez unificados los ingredientes el montaje es igual para todas.

 

ELABORACION

  1.  El primer paso que debemos hacer es preparar el fruto seco para    posteriormente poder utilizarlo. Escogemos el que mas nos guste y nos ponemos a ello. Almendra: Si escogemos la almendra recomiendo comprarla laminada y cruda. Estiramos el medio kilo por la bandeja del horno y la tostamos durante 10-15 minutos con calor solo por arriba a 170º hasta  que esté doradita. Dejamos que enfríe y con la ayuda de un robot de cocina o molinillo la trituramos de manera que quede fina pero tampoco en exceso (como la sal gorda aproximadamente).Avellana: Si nos gusta mas la avellana vamos a utilizar medio kilo de este fruto (sin los cascos). Estiramos todas las avellanas en la bandeja del horno y las tostamos con calor por arriba y por abajo a 180º durante 20 minutos aproximadamente (veremos que las pielecillas se empiezan a desprender). Dejamos que enfríen, les quitamos la piel y las trituramos con un molinillo o robot de cocina hasta reducirlas finas (al tamaño de la sal gorda). Nuez: Si al contrario apostamos por esta venera, una vez que tenemos el medio kilo de nueces (sin cascos), las esparcimos por la bandeja del horno y las tostamos a 180º con calor por arriba y por abajo durante aproximadamente 10 minutos. Dejamos que enfríen y con la ayuda de un molinillo o robot de cocina trituramos todo hasta reducirlo bien (al tamaño de la sal gorda).
  2.  Como ya tenemos el fruto seco preparado para ser utilizado, lo introducimos dentro de un bol grande y añadimos los 400 g de azúcar y dos huevos de tamaño pequeño. Es importante el tamaño de los huevos por que van a definir la textura y la facilidad a la hora de darle forma. Con las manos vamos a ir mezclando los tres ingredientes varios minutos hasta que quede todo bien integrado. No tiene que quedar una masa ni una bola homogénea pero si estar bien mezclado. Cogemos una porción y hacemos un churro con ella. La masa tiene que ser  flexible. Si se agrieta demasiado es que le falta algo de huevo, entonces añadiremos una yema a la masa y volveremos a mezclarla bien.
  3.  Forramos con papel de oblea o bien una bandeja de cartón de tartas (de las que se pueden hornear) o directamente sobre la bandeja del horno mas o menos a un diámetro de 30 cm en redondo, o en cuadrado si la oblea es cuadrada,  como mas os apetezca. Podemos jugar con la oblea según el tamaño, poner dos, recortar, etc.  Sobre esa base iremos poniendo la masa de la venera.
  4. Ahora viene el momento de las manualidades. Cogemos una porción pequeña de masa y sobre la mesa la tratamos como si fuese plastilina. Hacemos un churro del grosor de una croqueta alargado y formamos un aro. Ponemos el aro en medio de la base de oblea y a partir de ahi vamos cogiendo porciones, haciendo churros y formando un dibujo sobre la oblea. Podemos hacer una flor y pétalos alrededor, todo aros, cuadrados, lo que mas nos apetezca… Debemos de tener en cuenta que la masa crece un poco en el horneado, por eso evitaremos que los espacios  sean muy pequeños, sino se pegaría por todos lados.
  5.   Una vez que tenemos toda la masa sobre la oblea la introducimos a mitad de horno a 180º. Si la venera es de almendra le pondremos 15 minutos de horneado. Si es de avellana 20 minutos y si es de nuez 12 minutos. A base de hacer le iremos cogiendo el tiempo ideal dependiendo del horno. Es importante no pasarse de la cuenta porque aunque al salir del horno si la tocamos la masa sale muy blandita se va endureciendo poco a poco mientras enfría.
  6. Fuera del horno dejamos que la venera enfríe y una vez fría procedemos a la decoración. Cogemos cerezas confitadas (yo las parto por la mitad pero va a gusto de cada uno) y las vamos colocando por huecos o por donde mas nos guste. A parte cogemos un bol seco, introducimos en él los 200 gramos de azúcar glass y una clara (importante que no se cuele nada de yema) y con una batidora vamos a ir batiendo hasta conseguir un glaseado que nos sirva para decorar. Cuando coja una textura con la que podamos dibujar cargamos una manga con boquilla muy fina lisa con el glaseado y vamos haciendo líneas sobre la oblea al gusto.

De esta manera tenemos listo nuestro postre occidental , esta muy rico acompañado de un buen cafecito y en mi opinión personal al día siguiente me sabe incluso mucho mejor . Se conserva varios días tapado a temperatura ambiente.

 

CON THERMOMIX

En esta receta utilizaremos la thermomix solamente para triturar el fruto seco que hemos escogido y a última hora para obtener el glaseado real para la decoración. El resto de la receta es exactamente igual que de forma tradicional.

ELABORACION

  1. El primer paso que debemos hacer es preparar el fruto seco para    posteriormente poder utilizarlo. Escogemos el que mas nos guste y nos ponemos a ello.  Almendra: Si escogemos la almendra recomiendo comprarla laminada y cruda. Estiramos el medio kilo por la bandeja del horno y la tostamos durante 10-15 minutos con calor solo por arriba a 170º hasta  que esté doradita. Dejamos que enfríe, introducimos todo en la thermomix y  trituramos apretando el botón del turbo durante seis segundos.  Avellana: Si nos gusta mas la avellana vamos a utilizar medio kilo (sin los cascos). Estiramos todas las avellanas en la bandeja del horno y las tostamos con calor por arriba y por abajo a 180º durante 20 minutos aproximadamente (veremos que las pielecillas se empiezan a desprender). Dejamos que enfríen, les quitamos la piel y las trituramos con la thermomix apretando el botón del turbo durante 8 segundos.   Nuez: Si al contrario apostamos por esta venera, una vez que tenemos el medio kilo de nueces (sin cascos), las esparcimos por la bandeja del horno y las tostamos a 180º con calor por arriba y por abajo durante aproximadamente 10 minutos. Dejamos que enfríen y con la thermomix lo trituramos todo con el botón del turbo durante 8 segundos aproximadamente.
  2.  Como ya tenemos el fruto seco preparado para ser utilizado, lo introducimos dentro de un bol grande y añadimos los 400 g de azúcar y dos huevos de tamaño pequeño. Es importante el tamaño de los huevos por que van a definir la textura y la facilidad a la hora de darle forma. Con las manos vamos a ir mezclando los tres ingredientes varios minutos hasta que quede todo bien integrado. No tiene que quedar una masa ni una bola homogénea pero si estar bien mezclado. Cogemos una porción y hacemos un churro con ella. La masa tiene que ser  flexible. Si se agrieta demasiado es que le falta algo de huevo, entonces añadiremos una yema a la masa y volveremos a mezclarla bien.
  3.  Forramos con papel de oblea o bien una bandeja de cartón de tartas (de las que se pueden hornear) o directamente sobre la bandeja del horno mas o menos a un diámetro de 30 cm en redondo, o en cuadrado si la oblea es cuadrada,  como mas os apetezca. Podemos jugar con la oblea según el tamaño, poner dos, recortar, etc.  Sobre esa base iremos poniendo la masa de la venera.
  4. Ahora viene el momento de las manualidades. Cogemos una porción pequeña de masa y sobre la mesa la tratamos como si fuese plastilina. Hacemos un churro del grosor de una croqueta alargado y formamos un aro. Ponemos el aro en medio de la base de oblea y a partir de ahí vamos cogiendo porciones, haciendo churros y formando un dibujo sobre la oblea. Podemos hacer una flor y pétalos alrededor, todo aros, cuadrados, lo que mas nos apetezca… Debemos de tener en cuenta que la masa crece un poco en el horneado, por eso evitaremos que los espacios  sean muy pequeños, sino se pegaría por todos lados.
  5.   Una vez que tenemos toda la masa sobre la oblea la introducimos a mitad de horno a 180º. Si la venera es de almendra le pondremos 15 minutos de horneado. Si es de avellana 20 minutos y si es de nuez 12 minutos. A base de hacer le iremos cogiendo el tiempo ideal dependiendo del horno. Es importante no pasarse de la cuenta porque aunque al salir del horno si la tocamos la masa sale muy blandita se va endureciendo poco a poco mientras enfría.
  6. Fuera del horno dejamos que la venera enfríe y una vez fría procedemos a la decoración. Cogemos cerezas confitadas (yo las parto por la mitad pero va a gusto de cada uno) y las vamos colocando por huecos o por donde mas nos guste. Introducimos en la thermomix los 200 gramos de azúcar , los reducimos a glass con unos golpes de turbo y añadimos la clara de huevo. Colocamos la mariposa y programamos 4 minutos a 37º en velocidad 3 1/2. Nos hacemos con una manga pastelera con boquilla lisa y muy fina e introducimos el glaseado. Vamos haciendo líneas con el glaseado sobre la masa a nuestro gusto hasta decorarla por completo.

Como apunte final os puedo decir que la venera está muy rica para merendar acompañada de un buen café o chocolate, e incluso me atrevería a decir que está muchísimo mas deliciosa reposada al día siguiente. Podemos conservarla a temperatura ambiente durante varios días tapada.

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/

image_pdfDESCARGAimage_printIMPRIMIR

MUFFINS

MUFFINS RELLENOS

 

Soy una forofa de las magdalenas en todas sus versiones, pero si me dan a escoger , me lanzo de cabeza a devorar unos buenos muffins. Si para mas índole llevan algo de chocolate, ya me caigo muertita del gusto ( una llambiona en potencia, no lo puedo evitar).

¿Y que diferencian las magdalenas de los muffins os preguntareis? Pues como ya he explicado en algún otro post del blog los muffins se elaboran principalmente con mantequilla y las magdalenas con aceite. El secreto de las magdalenas está en un buen batido mientras que los muffins no necesitan una masa muy batida. Y mientras que las magdalenas son siempre dulces , los muffins pueden ser dulces o salados. Esas serían sus principales diferencias. Ahora por qué me gustan mas los muffins no lo tengo claro, solo sé que cuando me pongo no caen dos solos…

La receta que hoy os traigo tiene muchas variantes. Los muffins se pueden hacer con la masa simple, sin añadir nada de chocolate. Podemos añadir virutas de chocolate por la masa y la superficie o una u otra opción e incluso si nos apetece, rellenar el corazón de la misma con un poco de Nutella o Nocilla. Estas elecciones ya van al gusto de cada uno.

Si os apetece navegar un poco por el mundillo de estas delicias aquí os dejo el proceso de elaboración simplificado en sencillos pasos. ¿A que esperáis para haceros con unas capsulas molonas para elaborarlos? ¡Venga que os espero para comenzar!

 

INGREDIENTES

(De 15 a 20 unidades en función del tamaño de las capsulas).

  • 300 g de harina de trigo.
  • 150 g de azúcar glass (normal para la thermomix).
  • 3 huevos.
  • 180 ml de leche entera.
  • 150 g de mantequilla (temperatura ambiente).
  • 1 sobre de levadura química (tipo Royal).
  • Ralladura de naranja o limón.
  • Esencia de vainilla (opcional).
  • Nocilla o Nutella (para el relleno).
  • Pepitas de chocolate.

 

 

DE FORMA TRADICIONAL

Elaborar estos deliciosos muffins es tarea muy sencilla. Solo tenemos que escoger unas capsulas o moldes, tener los ingredientes, un bol y  una batidora a mano, batir y dirigir hacia el horno...

ELABORACION

  1. Precalentamos el horno a 180º con calor por arriba y por abajo. Escogemos las capsulas o moldes que vamos a utilizar y los distribuimos por la bandeja del horno.
  2. Cogemos un bol e introducimos dentro la mantequilla en pomada con el azúcar glass. Con la ayuda de una batidora mezclamos bien hasta que esté bien integrada la mezcla.
  3. Agregamos los huevos y volvemos a unificar con la batidora. Posteriormente añadimos la leche y seguimos con el batido.
  4. Por último agregamos el resto de ingredientes, la harina, la levadura en polvo, la ralladura de naranja o limón y la esencia de vainilla y batimos de nuevo hasta obtener una mezcla homogénea.
  5. Ahora llega el momento de rellenar las capsulas. Podemos integrar en este punto pepitas de chocolate en la masa y mezclarlas con la batidora si nos apetece o dejarlas para decorar solo por arriba. A su vez, tenemos la opción de rellenar los muffins (en mi caso he utilizado Nocilla).
  6. Con la ayuda de una cuchara vamos cubriendo de masa las capsulas hasta completar  tres cuartos de su capacidad. Si les integramos Nocilla por ejemplo, rellenamos un poco , introducimos una cucharada de Nocilla y volvemos a cubrir con la masa hasta la medida indicada. Una vez que agotamos la masa podemos esparcir virutas  o lagrimas de chocolate por la superficie.
  7. Llevamos la bandeja a la segunda rejilla del horno empezando por abajo. Horneamos durante 15 minutos solo con calor por abajo, después ponemos el calor por arriba también y los dejamos cinco minutos mas. El tiempo siempre es relativo, depende del tamaño de las capsulas. A mayor tamaño mas tiempo de horneado, pero pueden variar en unos minutos nada mas.
  8. Sacamos la bandeja del horno cuando estén dorados por arriba y pinchando con un palillo este salga limpio y dejamos enfriar. Una vez que eston frías ya podemos degustar los muffins con un buen cafelito, ColaCao o chocolate caliente.

CON THERMOMIX

Con la thermomix vamos a obtener la masa de los muffins en tan solo tres pasos. Después solo nos queda rellenar las capsulas y hornear. Es una receta muy sencilla donde obtenemos resultados en tan solo unos minutos.

ELABORACION

  1. Precalentamos el horno a 180º con calor por arriba y por abajo. Escogemos las capsulas o moldes que vamos a utilizar y los distribuimos por la bandeja del horno.
  2. Comenzamos reduciendo el azúcar en la thermomix. Lo introducimos dentro y programamos un minuto velocidad progresiva 5-10 hasta convertirlo en azúcar glass.
  3. Añadimos los huevos, la mantequilla, la leche y la esencia de vainilla y batimos tres minutos a 37º en velocidad 4.
  4. Agregamos la harina, la levadura en polvo y la ralladura de naranja o limón y mezclamos 15 segundos en velocidad 4.
  5. Ahora es el tiempo de rellenar las capsulas. Podemos integrar en este punto pepitas de chocolate en la masa y mezclarlas unos segundos en velocidad 4 si nos apetece, o dejarlas para decorar solo por arriba. A su vez, tenemos la opción de rellenar los muffins (en mi caso he utilizado Nocilla).
  6. Con la ayuda de una cuchara vamos cubriendo de masa las capsulas hasta completar  tres cuartos de su capacidad. Si les integramos Nocilla por ejemplo, rellenamos un poco , introducimos una cucharada de Nocilla y volvemos a cubrir con la masa hasta la medida indicada. Una vez que agotamos la masa podemos esparcir virutas  o lagrimas de chocolate por la superficie.
  7. Llevamos la bandeja a la segunda rejilla del horno empezando por abajo. Horneamos durante 15 minutos solo con calor por abajo, después ponemos el calor por arriba y los dejamos cinco minutos mas. El tiempo siempre es relativo, depende del tamaño de las capsulas. A mayor tamaño mas tiempo de horneado, pero pueden variar en unos minutos nada mas.
  8. Sacamos la bandeja del horno cuando estén dorados por arriba y pinchando con un palillo este salga limpio y dejamos enfriar. De esta manera obtenemos unos deliciosos muffins que nada tienen que envidiar a los que compramos en el mercado. Ahora es el momento de disfrutarlos.

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/

image_pdfDESCARGAimage_printIMPRIMIR

PASTAS DE AVELLANA

PASTAS DE AVELLANA

 

 

Días de invierno al pie de una chimenea o cocina caliente, días de verano en un jardín soleante a la vera de una piscina o en una mesita al aire libre. Una taza de la que sale un humo que se va perdiendo en el horizonte, un aroma que nos trae alegría y nos invita a soñar. Unas figuras redondas acompañando la escena. Frutos secos por doquier… Me encanta el momento de la merienda casera, la tarde que esté donde esté me siento con un buen café y algo dulce, rico y diferente.

No suelo comer dulce todos los días (aunque me encantaría), por semana intento cuidarme un poquito con comidas sanas, verduras, carnes y pescados cocinados al vapor, cocidos, al horno o a la plancha, fruta etc  y el fin de semana tiendo a pegarme algún capricho culinario con algo mas de aporte calórico  y una buena merienda casera. Aprovecho estas meriendas para hacer mis experimentos que luego comparto en el blog.

A veces elaboro algún postre para alguna comida o merienda familiar, en las  que pecamos todos de buena manera, y otras como es en este caso, simplemente hago algo para acompañar el cafelito de la tarde, momento que disfruto como una niña pequeña comiendo su primera gominola o porción de chocolate.

Precisamente para esos momentos de relax, donde estas acompañado del aroma de un buen café o el sabor sabroso de un cola-cao, infusión , lo que se tercie en el momento, esta receta es ideal para aunarlos en sintonía.

Solemos tener avellana de arboles de casa todo el año, por tanto a la hora de enredar en la cocina recurro a menudo a ella. Hacía tiempo que no hacía pastas y la verdad que nunca había incorporado avellanas en ellas, así que se me ocurrió rabilar un poco por estos menesteres. Navegué  ojeando recetas para tomar ideas y al final me puse a la práctica .  Tengo que decir que no tenía grandes expectativas al respecto, pensé que saldría algo muy corriente, pero la verdad es que me sorprendió el resultado. Son de esas recetas que elaboras pensando en «a ver que sale´´ y de repente dices «recetón para repetir muchas mas veces ´´.

Puedo asegurar que las pastas están espectaculares, el sabor que le aporta la avellana es increíble. Si os apetece sorprender en algún desayuno o merienda, os recomiendo dejaros caer por este blog. Se elaboran de forma muy sencilla y con rapidez. Si os ha entrado aunque sea un poquito de  curiosidad, aquí os dejo el proceso, espero que lo disfrutéis.

 

INGREDIENTES

(25 UNIDADES  APROXIMADAMENTE)

  • 250 g de harina de trigo.
  • 120 g de azúcar glass (o normal en thermomix).
  • 175 g de mantequilla en pomada.
  • 125 g de avellana cruda (con o sin piel).
  • Ralladura de naranja.
  • Huevo para pintar y avellanas enteras para decorar.

 

 

DE FORMA TRADICIONAL

Obtener estas pastas de avellana de forma tradicional es muy sencillo. No lleva nada de tiempo y después de un pequeño reposo, darles forma es lo mas divertido. La verdad es que ha sido todo un descubrimiento, con toda la avellana que cae en mis manos a lo largo del año creo que a partir de ahora  las voy a elaborar a menudo.

ELABORACIÓN

  1. En primer lugar cogemos la harina y  hacemos un volcán con ella sobre la mesa donde vamos a trabajar la masa. En el centro del volcán añadimos el azúcar glass, la mantequilla (a temperatura ambiente), la ralladura de naranja y la avellana cruda triturada. La avellana podemos utilizarla con piel o sin ella. En mi caso lo aproveché todo. Si la tenemos entera la trituraremos con un molinillo o robot de cocina.
  2. Con las manos vamos a ir integrando todos los ingredientes hasta obtener una masa homogénea. Cuando este bien mezclado todo hacemos una bola con ella, la enfilmamos y la llevamos una hora a la nevera.
  3. Una vez pasado el tiempo de reposo en nevera cogemos un rodillo. Espolvoreamos un poco de harina sobre la mesa y por encima de la masa y vamos estirándola poco a poco hasta obtener el grosor que le queramos dar a las pastas.
  4. Cogemos el corta-pastas que mas nos guste, recortamos las piezas y las colocamos sobre papel de horno en la bandeja hasta terminar toda la masa. No es necesario dejar mucha separación entre unas y otras ya que las pastas no van a crecer durante el horneado.
  5. Batimos un huevo y pincelamos la superficie con él. Si queremos decorarlas un poco cogemos avellanas enteras y vamos colocándolas en el centro de cada pasta a nuestro gusto.
  6. Horneamos a 180º con calor por arriba y por abajo unos 15-20 minutos aproximadamente. Cuando estén doradas por arriba las sacamos y dejamos que enfríen. Si nos fijamos salen blanditas pero una vez que enfrían ya tienen la consistencia que define una buena pasta.

 

CON THERMOMIX

Elaborar la masa de avellanas con la thermomix  solo nos llevará tres pequeños pasos. Una vez que la tenemos le damos un pequeño reposo en nevera y nos ponemos en modo rodillo en la masa.

  1. En primer lugar introducimos en la thermomix el azúcar y lo pulverizamos 1 minuto en velocidad progresiva 5-10 hasta convertirlo en azúcar glass.
  2.  A continuación agregamos la avellana entera (con o sin piel, tanto da) y la trituramos 15 segundos en velocidad progresiva 5-8.
  3. Por último añadimos la mantequilla, la harina, la ralladura de naranja y si tenemos y nos apetece, un poco de esencia de vainilla. Mezclamos todo 30 segundos en velocidad 6. Volcamos la masa sobre la mesa de trabajo, la terminamos de integrar bien con las manos y hacemos una bola con ella. La enfilmamos y la llevamos a la nevera durante una hora.
  4. Una vez pasado el tiempo de reposo sacamos la masa de la nevera . Espolvoreamos un poco de harina sobre la mesa y alrededor de  la masa y con un rodillo la extendemos al grosor que mas se acerque a nuestras expectativas a la hora de hacer la pasta.
  5. Escogemos el corta-pastas que mas nos guste y vamos recortando las piezas y posándolas sobre papel de horno en la bandeja. No es necesario dejar separación entre unas y otras ya que las pastas no van a crecer durante el horneado.
  6. Pincelamos con un poco de huevo batido la superficie de cada una de ellas y para ornamentarlas, podemos incrustar en el centro de cada una, una avellana. Horneamos a 180º con calor por arriba y por abajo unos 15-20 minutos o hasta que estén doraditas por la superficie. Al sacarlas van a estar muy blandas, por eso debemos esperar a que enfríen para trasladarlas, cuando ya tienen  la textura adecuada. Si queremos hacer gran cantidad se conservan muy bien en las latas de pastas de toda la vida o envases cerrados herméticamente.

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/

image_pdfDESCARGAimage_printIMPRIMIR

GOFRES

GOFRES

 

 

¡Bienvenidos al maravilloso mundo de los gofres o waffles y sus aditivos o toppins! Una de mis meriendas favoritas sin duda son estos dulces tan maravillosos que hoy en día nos podemos encontrar en muchas localizaciones.

Desde el 2006 aproximadamente, año en que conocí a dos de mis amigos, Delfi y Josito (cursando el ciclo de pastelería y panadería) tenemos una pequeña tradición en común. Solemos quedar de vez en cuando, dar un paseo, conocer paisajes bonitos,  ponernos al día de nuestras vidas , disfrutar de la gastronomía Gijonesa y de alrededores, ir a ver un peliculón al cine , al centro comercial a fisgar todas las tiendas a nuestro paso…siempre tenemos un montón de opciones a la vista. Todos planes muy diferentes pero con un elemento común, ´´nuestro momento top´´.

¿Y cual es nuestro momento top? Pues ese ratito donde merendamos o cogemos dulce y nos ponemos hasta arriba de chocolate. Es raro el día que quedemos y no caiga algo de repostería. Muchas de las veces como habréis podido imaginar el gofre se convierte en nuestro objeto de deseo. ¿Pasamos por una feria? Gofre… ¿Vamos hasta el centro comercial? Tienen unos gofres tremendos… No se que pasa pero no nos podemos resistir. Durante esta pandemia no hemos podido quedar, así que si yo no podía ir  al gofre, el gofre tendría que venir a mi.

Me hice con una buena gofrera por Internet (hay muchísimos modelos a escoger) y estuve experimentando todos los fines de semana una receta diferente modificando ingredientes arriba y abajo hasta obtener la masa que mas me convenciera. Después de cuatro o cinco pruebas le cogí el toque que quería. La masa es super sencilla de hacer. En lo que mas tiempo vais a invertir es en escoger los toppins con que la vais a acompañar.

Los toppins son los aditivos que  vamos a añadirle al gofre una vez que lo tenemos listo. Tenemos infinitas opciones para elegir, sirope de chocolate, caramelo o fresa, nata, virutas, lacasitos, minigalletas, miel, lo que se nos ocurra o apetezca. ¿Es una bomba calórica? Puede ser, pero de vez en cuando hay que darle un gusto al cuerpo, y sin duda para mi el degustar algo rico es uno de los mayores placeres del mundo. Si os apetece hacer una prueba no perdáis ojo…

 

INGREDIENTES

Para 4-6 piezas.

  • 220 g de harina de trigo.
  • 120 g de azúcar.
  • 12 g de levadura fresca de panaderia.
  • 1 huevo.
  • 120 g de mantequilla en pomada.
  • 100 ml de leche entera.
  • Esencia de vainilla.
  • Azúcar perlado (opcional).
  • Sal.
  • Toppins: sirope de chocolate, nata, virutas, lacasitos…

 

 

DE FORMA TRADICIONAL

Elaborar la masa de los gofres no puede ser tan sencillo. Tan solo necesitamos todos los ingredientes, un bol y una batidora de mano. Una vez que está lista la dejamos reposar y mas tarde nos ponemos en marcha con la gofrera.

ELABORACION

  1. En primer lugar introducimos  la leche al microondas unos segundos hasta templarla. No debemos calentarla demasiado. Le agregamos la levadura y la disolvemos dentro.
  2. En un bol introducimos la harina y hacemos un hueco en el interior. En el hueco incorporamos la leche con la levadura disuelta, el azúcar, el huevo, la mantequilla en pomada (es muy importante que no esté fría), la esencia de vainilla y una pizca de sal.  Cogemos una batidora de mano y mezclamos todos los ingredientes hasta que estén bien integrados y obtengamos una masa homogénea.
  3. Tapamos con film la masa y dejamos que repose en un lugar templado una hora aproximadamente.
  4. Pasado el tiempo de reposo conectamos nuestra maquina  gofrera y nos ponemos a darle forma a la masa. Con las cantidades que he puesto arriba salen entre 4 y 6 piezas aproximadamente, así que calcularemos a ojo a la hora de repartir.
  5. Una vez que la gofrera esta caliente pincelamos todos los huecos con un poco de aceite. Cogemos una porción de masa curiosa y la colocamos en el centro de cada hueco, o como hago yo, cuatro porciones chiquitinas y las repartimos por cada uno de ellos. No nos podemos pasar porque sino se desbordaría al cerrar la gofrera, ya que la masa después crece. A base de hacer y repetir le iréis cogiendo el tranquillo.
  6. Una vez que tenemos rellenos los dos huecos esparcimos unas perlas de azúcar por la superficie de ambos y cerramos la gofrera a temperatura máxima los minutos que indique vuestro modelo. En la mía se hacen entre 4-6 minutos aproximadamente.
  7. Retiramos con cuidado para no dañar la gofrera las dos piezas y las pasamos a un plato. A partir de aquí ya podemos añadirles los toppins que mas nos apetezca. Lo que nunca falla es un buen chocolate, ya sea sirope o chocolate a la taza y si está acompañado de  nata montada muchísimo mejor. Os animo a haceros con una gofrera y experimentar, de vez en cuando hay que darse un homenaje.

 

CON THERMOMIX

Para hacer esta receta de gofres utilizaremos dos maquinas, la thermomix y la gofrera. Si aún no tenéis gofrera es un buen momento para ojear un modelo. Hay una amplia gama en el mercado y los precios son muy asequibles. ¿Que ya la tenéis? Pues no os perdáis este recetón, os va  a encantar.

ELABORACION

  1. Comenzamos introduciendo en la thermomix la leche y la levadura. Mezclamos un minuto en velocidad 2 a 37º.
  2. Agregamos la mantequilla en pomada (es muy importante que no esté fría), el azúcar, el huevo y un poquito de esencia de vainilla. Mezclamos 30 segundos en velocidad 6.
  3. Incorporamos la harina y la sal y mezclamos otros 30 segundos a velocidad 4.
  4. Volcamos la masa en un bol y la tapamos con film. La dejamos reposar en un lugar cálido una hora aproximadamente.
  5. Una vez que la masa está reposada es hora de comenzar con la maquina gofrera. La enchufamos a la corriente y dejamos que caliente. Cuando esté caliente pincelamos con un poco de  aceite todos los huecos donde va ir a la masa por arriba y por abajo.
  6. Las cantidades dan para aproximadamente entre cuatro y seis piezas, con lo cual calcularemos a ojo a la hora de distribuir la masa. Cogemos una porción curiosa con una cuchara y la colocamos en el centro de cada hueco, o cogemos cuatro porciones mas pequeñas y las distribuimos por cada uno de ellos. Repartimos unas perlas de azúcar por la superficie de ambas masas. Cerramos la gofrera y veremos como las masas se extienden y empiezan a crecer. Tenemos que tener cuidado de no pasarnos porque si añadimos demasiada masa se desbordará por fuera. A base de hacer y repetir se va cogiendo el truco.
  7. Cada maquina tarda su tiempo correspondiente, la mia tarda entre 4 y 6 minutos en elaborar los gofres, siempre hay que mirar las instrucciones para estar al tanto de los tiempos. Una vez que tenemos ambas piezas listas, las sacamos de la gofrera a un plato con cuidado para no rascar o dañar la maquina. Dejamos que enfríen o comenzamos a añadir los toppins. A mi me gustan bien calentitos así que me salto el paso de enfriarlos.
  8. ¿Que toppins vamos a utilizar? Pues los que mas nos apetezcan. Tenemos gran variedad para escoger, aunque sin duda para mi los imprescindibles son un buen chocolate, ya sea a la taza o en sirope y un poquito de nata montada. Podemos complementar con miel, galletitas, lacasitos, fideos… Lo que está claro es  que con unos o con otros estos gofres son estupendos para darnos un buen capricho repostero de vez en cuando. Como  veis son muy sencillos de elaborar, si ya tenéis gofrera no tenéis escusa para no caer en la tentación. ¡Os van a encantar!

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/

image_pdfDESCARGAimage_printIMPRIMIR
1 2 3 4 8