FLORES DE CARNAVAL

FLORES DE CARNAVAL

 

 

Llega el carnaval o como diríamos aquí el Antroxu, y con ello, las ganas de movernos e innovar un poquito. ¡Cuantas cosas nos traen estas celebraciones! Nos soltamos un poco la melena, nos disfrazamos dejando atrás cualquier pudor o mínimo de vergüenza, nos echamos a la calle y disfrutamos de todo lo que nos ofrece, desfiles, concursos, actuaciones, fiestas privadas o públicas, comidas temáticas… es una época que nos encanta.

Y como no podía ser de otra manera, durante el Antroxu tenemos nuestra repostería especializada. Cada zona tiene sus particulares dulces de carnaval, aquí en Asturias por ejemplo es muy típico degustar estos días las casadiellas, los frixuelos o las torrijas. En Galicia, a parte de los frixuelos, es fácil encontrarnos en cualquier domicilio, tienda o restaurante con las orejas, las rosquillas, las chulas de calabaza o las bicas blancas por ejemplo. Cada provincia o comunidad autónoma tiene sus recetas especificas.

La receta que hoy os traigo, las flores fritas, es muy típica de la zona de Galicia, de Extremadura y de las dos Castillas. Quizás donde mas repercusión tenga es en el campo de Calatrava (Castilla – La Mancha), de ahí viene su forma de cruz, es semejante a la cruz de Calatrava (cuatro brazos iguales y flores de lis en los extremos). También son bastante conocidas en Colombia y México. Mientras que en Galicia se preparan por carnaval, en Extremadura y las dos Castillas es mas factible consumirlas durante la semana santa. Sea en una zona u en otra, o en sus diferentes versiones es un dulce que no podéis dejar de probar. 

Las flores se elaboran con una masa de harina , huevo, leche o agua y algún aromatizante. La masa se fríe con la ayuda de un molde de hierro o acero que le confiere su forma característica y una vez frita se espolvorea con un poco de azúcar y canela. Como vais a comprobar a continuación la elaboración es muy sencilla. Una vez que le cogemos el punto al molde (a la segunda o tercera flor ya lo dominamos completamente si somos principiantes) las flores se van haciendo rápidamente unas detrás de otras. Si os apetece elaborar este recetón y aún no tenéis el molde, podéis adquirirlo vía internet a través de Amazon mismamente. Espero que la receta os guste y me contéis que os parece. 

 

INGREDIENTES

Para 15 flores 

  • 150 ml de leche.
  • 100 ml de agua.
  • 200 g de harina de trigo.
  • 2 cdas de azúcar.
  • 2 huevos.
  • Ralladura de naranja o limón.
  • Sal.
  • Anís.
  • 1 l de aceite para freír.
  • Azúcar normal o glass y canela para espolvorear. 

 

DE FORMA TRADICIONAL

Elaborar esta masa es pan comido, solo tenemos que mezclar ingredientes. Una vez integrados dejamos que la masa repose un poco y nos ponemos en marcha con la sartén. Comenzamos a freír con la ayuda del molde de acero y va una flor detrás de otra en un santiamén. 

 

ELABORACION

  1. En primer lugar cogemos un bol e introducimos en él los huevos, la leche, el agua y un chorrito generoso de anís y mezclamos todo con la ayuda de la batidora. 
  2. Agregamos la harina, el azúcar, una pizca de sal y la ralladura de una naranja o limón y batimos de nuevo hasta mezclar bien todos los ingredientes. No hace falta insistir en el batido, tan solo se trata de mezclar de manera que quede una masa homogénea sin grumos. 
  3. Una vez que tenemos la masa lista dejamos que repose unos 20 minutos aproximadamente. Mientras tanto preparamos la sartén. Necesitamos una sartén bastante alta porque a la hora de freír las flores el aceite debe cubrir el molde de acero totalmente. En mi caso como no tengo sartén alta utilice una pota sin mas. La rellenamos bien de aceite girasol u oliva suave y cuando la masa haya reposado la ponemos a calentar. 
  4. El aceite debe estar caliente pero tampoco en exceso. Si tenemos termómetro de cocina lo pondremos a unos 190º aproximadamente. Una vez que esta listo debemos introducir un par de minutos el molde de acero dentro del aceite de manera que quede cubierto. Si no lo dejamos calentar bien es posible que la masa se nos pegue, por ello es importante que lo dejemos ese par de minutos.
  5. Introducimos el molde caliente dentro de la masa sin llegar a hundirlo del todo. No debe quedar masa por la parte de arriba porque sino luego no se nos desprendería la flor. Si tenéis dudas podéis observar en la foto de abajo como debe cubrirse. 
  6. Acto seguido sacamos el molde de la masa y lo trasladamos a la sartén. Introducimos el molde dentro del aceite de manera que la masa quede totalmente cubierta de aceite (sin tocar el fondo) y esperamos unos 10 segundos. A partir de ahí vamos a tirar suavemente del molde y la masa con forma de flor se va ir desprendiendo y va a quedar suelta en el aceite. 
  7. Una vez que la flor esta nadando en el aceite la freímos vuelta y vuelta hasta que esté doradita. Va muy rápido, enseguida se tuesta. Mientras la flor se fríe dejamos el molde dentro del aceite para que se mantenga caliente. 
  8. Repetimos el proceso flor a flor hasta terminar la masa. Cuando vamos sacando las piezas las dejamos sobre papel absorbente y espolvoreamos azúcar y canela al gusto.

Si la primera vez que metemos el molde con masa en el aceite la flor se nos pega al molde no pasa nada. Nos ayudamos con una cuchara para que la masa se desprenda y a la segunda flor ya le tenemos pillado el truquillo. El molde debe estar siempre caliente y no debe cubrirse entero de masa para que ésta se desprenda sin dificultad. 

 

CON THERMOMIX

Con la thermomix la masa no puede ser mas sencilla de elaborar. Metemos todos los ingredientes dentro y en un solo paso ya la tenemos lista. La dejamos reposar un rato y procedemos a freír las flores. 

 

ELABORACION

  1. Introducimos en la thermomix todos los ingredientes. Mezclamos 20 segundos en velocidad 6. Pasamos la masa a un bol y dejamos que repose unos 20 minutos.
  2.  Mientras la masa reposa vamos preparando la sartén. La sartén debe ser alta, tiene que permitir que toda la flor del molde quede cubierta de aceite durante el proceso. Si no tenemos una sartén alta podemos utilizar una pota mismamente. La rellenamos de aceite de girasol u oliva suave. Lo mas seguro es que mínimo necesitemos un litro para que el molde de flor quede cubierto entero de aceite. 
  3. Una vez reposada la masa calentamos el aceite. Debe estar caliente pero no en exceso, si tenemos termómetro de cocina lo ideal es que oscile sobre unos 190º. Cuando el aceite esté caliente introducimos el molde de la flor y lo dejamos posado un par de minutos para que caliente bien. Es importante dejarlo calentar ese par de minutos, porque sino podemos tener problemas al despegar la masa al freír. 
  4. En el momento en que tenemos el molde bien caliente lo introducimos en la masa sin llegar a cubrirlo del todo. Si lo cubriéramos entero la masa no se desprendería del molde al freír. Podéis mirar en las fotos hasta donde se introduce aproximadamente. Dejamos que la masa se adhiera unos segundos al molde.
  5. Trasladamos el molde a la sartén. Lo vamos a introducir por completo en el aceite de manera que quede bien cubierto sin tocar el fondo. Esperamos unos 10 segundos y vamos a sacudirlo ligeramente arriba y abajo hasta que la masa se desprenda y quede flotando en el aceite. 
  6. Si en el primer intento la masa no se desprende bien no os preocupéis. Os ayudáis de una cuchara para soltarla y listo. A la segunda flor ya le tenéis pillado el truquillo. Si no se ha desprendido bien es porque no se calentó el molde lo suficiente previamente. 
  7. Ahora que tenemos la flor flotando en el aceite la freímos vuelta y vuelta hasta que esté doradita. Veréis que la masa se fríe muy rápido. Mientras la flor se esté friendo dejaremos el molde a un lado dentro del aceite para que se mantenga siempre caliente. Repetimos el proceso con el resto de la masa hasta terminarla.
  8. Según vayamos friendo las flores las vamos dejando sobre papel absorbente. Podemos espolvorearlas de azúcar normal o glass y con un poquito de canela para darles el toque final. 

 

Imágenes de como utilizar el molde:

Mientras la masa reposa calentamos el aceite e introducimos el molde (bien cubierto) un par de minutos dentro para que caliente.

Cuando el molde esté caliente lo sumergimos en la masa sin llegar a cubrirlo del todo hasta el borde.

Introducimos el molde en el aceite y una vez que la masa se desprenda dándole unos ligeros toques dejamos que se fría vuelta y vuelta. Mientras, mantenemos el molde dentro del aceite para que se mantenga caliente.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

PAN DE HUEVO DE PASCUA

PAN DE HUEVO DE PASCUA

 

 

Esta semana Santa me apetecía hacer alguna recetuca nueva, algo típico de estos días tan señalados. Todos sabemos que por estas fechas se suelen hacer mucho los frixuelos, el arroz con leche, las torrijas, picatostas, mantecados… y un sin fin de dulces más. Entre todas estas elaboraciones encontré una muy señalada que hasta ahora nunca había elaborado, el pan dulce de Pascua. Así que no se diga más, me puse a indagar.

Desempolve los viejos apuntes y recetas de cuando era mas jovencita y estaba estudiando en la escuela de Hostelería y encontré la elaboración de la masa de pan dulce que unos de los profesores nos había puesto como ejemplo. Elabore la masa como me indicaba la receta y a partir de ahí hice ciertos retoques a mi manera y la volví a rehacer. El resultado… pues solo puedo decir que nunca vi a mi hija comer con tanta gana un pan mojadito en la leche. Como nos salieron unas cuantas piezas nos pusimos las botas hasta arriba esa semana. 

El pan de Pascua es una masa dulce que se elabora por muchos países durante la Semana Santa. En una especie de mezcla entre pan y bizcocho dulce. Como cualquier elaboración hay muchas versiones diferentes, los ingredientes son similares y rellenos podemos encontrar desde pasas a chocolates, almendra, fruta confitada… Las formas también pueden ser muy diversas, en forma de bizcocho, de trenzas, de bolas, caracolas etc. y la decoración siempre va donde la imaginación nos lleve, con huevos de chocolate, huevos cocidos naturales, con azúcar perlado, lagrimas… tenemos muchísimas versiones diferentes para elegir. 

En este caso primero hice la masa con la decoración de huevos cocidos. Tengo por casa colorantes alimentarios así que aproveché para darles un baño de color. Le di una forma de caracola  trenzada como ví en varias elaboraciones y decoré los panes con un poco de azúcar perlado. Unos días después me apetecía volver a hacerlos pero con una versión diferente, la chocolateada. Así que le añadí a la masa pepitas de chocolate, la forma la hice simplemente enroscando un churro en forma de caracola simple y la decoré con mas pepitas y azúcar perlado, en este caso prescindí de los huevos. Solo puedo decir que a partir de este año se va a convertir en una de las recetas fijas de la Semana Santa. Si os apetece probar esta versión o tomarla como referente para elaborar la vuestra propia os animo a que sigáis leyendo. 

 

INGREDIENTES

6 PIEZAS

PARA LA MASA

  • 675 g de harina de trigo. 
  • 150 g de azúcar.
  • 230 ml de agua. 
  • 2 huevos.
  • 30 g de mantequilla.
  • 50 ml de aceite de oliva.
  • 40 g de levadura fresca.
  • 15 g de sal.

PARA LA DECORACION

  • 6 huevos.
  • Colorantes alimentarios.
  • Azúcar perlado.
  • 1 paquete de pepitas o lagrimas de chocolate.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Vamos a elaborar esta receta de forma muy sencilla. Si queremos utilizar huevos naturales los cocemos previamente y luego los decoraremos. Una vez listos nos pondremos con la masa y montaremos las piezas en un abrir y cerrar de ojos. 

 

ELABORACION 

  1. Si vamos a utilizar los huevos naturales lo primero que hemos de hacer es cocerlos. Para ello introducimos en una pota o cacerola los 6 huevos y los cubrimos con agua caliente y un poco de sal. Los llevamos a ebullición y una vez que el agua rompa a hervir los dejamos 12 minutos exactos para que cuezan bien.
  2. Esperamos a  que los huevos enfríen y luego procedemos con el baño de color. Llenamos seis vasos como podéis ver en la foto de abajo con agua, una cucharadita de vinagre blanco y unas gotas del colorante que mas nos apetezca. Introducimos cada huevo en un vaso y dejamos que se vayan tiñendo media hora aproximadamente. Una vez transcurrido el tiempo los sacamos del agua y los dejamos secar para poder añadirlos a la masa. 
  3. Ahora que tenemos listos los huevos para la decoración vamos a proceder con la masa. Sobre la mesa de trabajo hacemos un volcán con toda la harina y en su interior iremos introduciendo el resto de ingredientes. La mantequilla la agregaremos en trocitos y a temperatura ambiente. Con las manos, vamos a ir integrando todo poco a poco hasta conseguir una masa bien definida. Debe de ser manejable, no tiene que pegársenos a las manos, en ese caso añadiremos un poco de harina mas. Una vez que tenemos la masa hacemos una bola y la dejamos levar en un cuenco engrasado en aceite y tapada con un paño un par de horas aproximadamente.
  4. Después de que haya doblado su volumen, cogemos la masa, la volcamos sobre la mesa de trabajo y la desgasificamos un poco con las manos. Acto seguido la dividimos en 6 porciones iguales. A partir de aquí vamos a ir dándole forma de pan a cada porción. 
  5. Cogemos la primera porción y la dividimos en dos partes iguales. Elaboramos un par de churros con cada una de ellas. Pegamos los extremos de los churros y vamos enroscándolos como se aprecia en las fotos de abajo. Pegamos los otros dos extremos y envolvemos el churro enroscado que nos ha quedado como si fuera una caracola. Colocamos la pieza sobre papel de horno en la bandeja y apoyamos un huevo en el centro. Repetiremos la operación con el resto de las porciones hasta obtener 6 panes. Como son piezas grandes colocaremos 3 en cada bandeja de forma separada, por lo tanto tendremos que hornear dos veces. Dejamos que las piezas crezcan de nuevo una hora mas o menos. 
  6. En el momento en que vayamos a hornear las piezas debemos pintar la superficie con un poco de huevo batido. Si nos apetece podemos distribuir un poco de azúcar perlado por la masa. 
  7. Horneamos 20 minutos a 190º con calor por arriba y por abajo cada una de las bandejas por separado. Dejamos que las piezas de pan enfríen y tenemos listo para desayunar, merendar o lo que mas nos apetezca, este gran dulce de semana Santa. 

PAN DE PASCUA CON CHOCOLATE

  • Para hacer la versión de chocolate podemos utilizar los huevos como en la primera foto o bien prescindir de ellos como hice en este caso. La masa la haremos exactamente igual, la única diferencia es que añadiremos las pepitas o lagrimas de chocolate en el amasado. A la hora de decorar también podemos pegarlas por la superficie para que queden mas vistosas. Y en el momento de darle la forma de pan a las porciones lo que he hecho es un único churro con la porción, envuelto en forma de caracola. De todas maneras podemos darle la misma forma que en la primera foto o probar una nueva si nos apetece. 

 

CON THERMOMIX

Utilizaremos la thermomix para cocer los huevos de la decoración y para obtener la masa del pan. Una vez reposada la masa, la cortaremos en porciones, le daremos forma y dejaremos que leve de nuevo para hornearla.

 

ELABORACION

  1. En primer lugar si vamos a utilizar huevos naturales para la decoración lo que vamos a hacer es cocerlos. Para ello introducimos en la thermomix medio litro de agua con un poco de sal. Colocamos los huevos en el cestillo y lo ponemos en su sitio. Programamos 15 minutos en posición varoma y velocidad 1. Una vez cocidos los dejamos que enfríen fuera.
  2. Cuando los huevos estén fríos les vamos a dar un baño de color. Para ello cogemos tantos vasos como huevos vamos a utilizar, en este caso 6. Introducimos agua en los vasos , una cucharadita de vinagre blanco y unas gotas del colorante alimentario que mas nos guste. Revolvemos todo y colocamos un huevo en cada vaso de manera que quede totalmente sumergido en el liquido. Dejamos que pillen el color una media hora mas o menos. Pasado este tiempo los retiramos del vaso y dejamos que sequen. 
  3. Ahora que tenemos los huevos listos vamos a proceder con la masa. Introducimos en la thermomix todos los ingredientes de la masa y los mezclamos 30 segundos en velocidad 6.
  4. Amasamos 4 minutos en vaso cerrado y velocidad espiga. Dejamos reposar la masa dentro de la thermomix una hora. 
  5. Una vez reposada espolvoreamos la superficie de trabajo con un poco de harina y volcamos la masa sobre ella. La desgasificamos un poco con las manos y la dividimos en seis porciones.
  6. Con cada porción vamos a ir dándole forma al pan. Cogemos la primera porción y la dividimos en dos trozos iguales y les damos forma de churro. Los unimos por un extremo y los vamos trenzando hasta volver a unirlos por el otro extremo. Después los envolvemos en forma de caracola. Colocamos un huevo en el centro de la masa y  repetimos la operación con las 6 porciones. Posamos 3 piezas de pan separadas sobre papel de horno en la bandeja. Como son 6 las hornearemos en 2 veces. Cuando hayamos dado forma a los  6 panes dejamos que las piezas leven de nuevo una hora aproximadamente. Mas abajo tenéis fotos para ver lo sencillo que es.
  7. Una vez que las piezas han levado pincelamos la superficie de cada una con un poco de huevo batido y colocamos azúcar perlado repartido (si nos apetece). Horneamos la primera tanda unos 20 minutos a 190º con calor por arriba y por abajo. Horneamos la segunda tanda y una vez que tengamos los 6 panes fríos ya podemos degustar este manjar tan típico de la semana Santa. 

 

PAN DE PASCUA CON CHOCOLATE

  • Para elaborar la versión de chocolate podemos utilizar los huevos igual que en el primer ejemplo o bien prescindir de ellos como hice en este caso. La masa la hacemos exactamente igual, la única diferencia es que añadiremos por el bocal de la thermomix las lagrimas o pepitas de chocolate durante el último minuto de amasado. También podemos utilizar el chocolate para decorar la superficie cuando le hayamos dado forma. En cuanto a la forma, se puede seguir el primer ejemplo (donde aparecen los huevos) o más sencillo aún, hacemos un único churro con cada porción y lo envolvemos en forma de caracola (como en la segunda foto). Si nos apetece innovar, le damos la que mas nos apetezca.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

 

PAN DE HUEVO DE PASCUA NORMAL

Introducimos cada huevo cocido en agua, 1 cucharadita de vinagre y colorante alimentario media hora.

Huevos teñidos.

Masa reposada.

Dividimos la masa en 6 porciones.

Cogemos cada porción y la dividimos en dos, dándoles forma de churro.

Entrelazamos los dos churros uniéndolos arriba y abajo.

Le damos forma de caracola a los churros entrelazados y colocamos un huevo en el medio. Repetimos la operación hasta obtener 6 piezas.

Dejamos que reposen una hora de nuevo, pincelamos la superficie con huevo y repartimos azúcar escarchado. Ahora solo queda hornear.

 

PAN DE HUEVO DE PASCUA DE CHOCOLATE 

Hacemos un churro con cada porción de masa ,lo envolvemos como si fuera una caracola y lo decoramos con pepitas de chocolate. Dejamos que leven una hora.

Una vez que han levado pintamos la superficie con huevo batido y repartimos azúcar perlado si nos apetece y lo introducimos en el horno.

 

BROWNIE

BROWNIE

 

 

 

¿Sabíais que el brownie dicen que se origino de un pequeño error? Hace mucho tiempo, cuentan que  un repostero estadounidense, en su intento por hacer un bizcocho de chocolate, se olvidó de añadir levadura a la masa, obteniendo como resultado un bizcocho compacto, de muy poca altura, muy jugoso y con una estética inmejorable. Hay otras versiones que distan de esta y relatan una historia diferente, pero como nunca se sabrá a ciencia cierta cual es la mas verdadera, esta me ha parecido una de las mas singulares y factibles para reseñar.

Este bizcocho dicen que fue toda una revolución. Obtuvo el nombre de brownie , que significa marroncete, por su color chocolateado. Solía elaborarse con mantequilla de cacahuete y estaba relleno de nueces y Butterscotch, que es un caramelo crujiente hecho con azúcar moreno y mantequilla. Hoy en día lo solemos hacer con mantequilla normal, relleno de nueces y en algún caso incluso con trocitos de chocolate extra. Hay quien lo acompaña con un poco de helado, y hay quien le gusta mas saborearlo trocito a trocito con un buen chocolate o café, como es mi caso particular. Ya sea de una manera o de otra el sabor es espectacular.

El secreto del brownie reside en emplear un buen chocolate. A mi particularmente me encanta el formato en polvo de la marca Paladín. Suelo adquirirlo cuando quiero hacer algún bizcocho o un buen chocolate a la taza para mojar los churros. Como todo es cuestión de preferencias, seguro que vosotros también tenéis algún chocolate particular que os trae de cabeza. Os animo a que lo utilicéis y me digáis que tal os ha salido la receta. Para ello, aquí os dejo la elaboración de forma muy sencilla, tanto con la thermomix como sin ella.

INGREDIENTES

  • 6 huevos.
  • 150 g de harina de trigo.
  • 250 g de azúcar.
  • 250 g de cacao para hacer a la taza.
  • 200 g de mantequilla.
  • 200 g de nueces.
  • Sal. 

 

DE FORMA TRADICIONAL

Crear un brownie no tiene truco ninguno. Con los ingredientes necesarios y siguiendo la receta paso a paso es imposible que no nos salga bien. Cogemos un bol apto para microondas y comenzamos a obrar.

ELABORACION

  1. Introducimos en un bol apto para microondas el cacao junto con la mantequilla. Vamos calentando y revolviendo cada poco hasta que se funda y mezcle todo bien.
  2. En un recipiente aparte introducimos los huevos y el azúcar y batimos con la ayuda de la batidora hasta que quede bien mezclado.
  3. Agregamos la primera mezcla de chocolate y mantequilla y revolvemos a mano con una varilla hasta mezclarlo todo.
  4. Incorporamos la harina y la sal y seguimos revolviendo hasta unificar los ingredientes.
  5. Troceamos un poco las nueces con la ayuda de un robot o molinillo y las incorporamos a la mezcla anterior. Mezclamos con la varilla de nuevo para que queden bien repartidas. 
  6. Engrasamos un molde con un poco de aceite. Yo suelo utilizar un molde desmoldable rectangular de 24×30 cm porque me gusta la altura que obtiene así el brownie, pero podéis utilizar el que mejor os venga. Extendemos la masa poco a poco y la llevamos al horno a 180º con calor por arriba y por abajo unos 20-25 minutos. 
  7. Una vez fuera del horno dejamos que enfríe un poco y desmoldamos. Podemos comprobar que la parte de afuera va a quedar muy crujiente y el interior muy jugoso. Una vez que haya enfriado del todo ya podemos disponer de el para disfrutarlo cuando mas nos apetezca. 

 

CON THERMOMIX

Vamos a elaborar la masa de el brownie muy rápidamente con la ayuda de nuestra thermomix. Una vez lista engrasamos un molde, la vertemos dentro y dejamos que el horno haga el resto del trabajo. 

ELABORACION

  1. En primer lugar vamos a introducir las nueces en la thermomix y triturarlas 6 segundos en velocidad 4. Luego las reservamos.
  2. Colocamos la mariposa e incorporamos la mantequilla (temperatura ambiente), los huevos y el azúcar y programamos 5 minutos a 37º en velocidad 3.
  3. Agregamos la harina, el cacao y la sal y mezclamos 10 segundos en velocidad 3.
  4. Quitamos la mariposa. Agregamos las nueces reservadas y las mezclamos con la espátula a mano.
  5. Pincelamos un molde con un poco de aceite. Yo suelo utilizar uno rectangular desmoldable de 24×30 cm porque así el brownie queda justo a la altura que a mi me gusta pero podéis usar el que mejor os venga. Introducimos la masa y horneamos a 180º con calor por arriba y por abajo unos 20-25 minutos. 
  6. Una vez fuera del horno esperamos a que enfríe un poco y desmoldamos. Como podemos comprobar la parte de arriba va a quedar crujiente y el relleno se va a ver muy jugosillo. Ahora solo nos queda esperar a que enfrié del todo e hincarle el diente cuando mas nos apetezca.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

GALLETAS MARIA

GALLETAS MARIA

 

 

 

Si hay unas galletas en el mercado que son típicas por excelencia y que recuerdo ya desde que tengo algo de uso de razón desde pequeñita,  son sin duda las galletas María. ¿Quién no las conoce a estas alturas? De vez en cuando solemos utilizarlas para el desayuno de los mas pequeños, llenamos un bol de leche, la calentamos y hundimos las galletas hasta que reblandecen. Los niños lo disfrutan de lo lindo y nosotros los mayores de vez en cuando también, para que lo vamos a negar.

Pero no solo se pueden comer de esta manera, también las podemos ingerir sueltas, las solemos utilizar para cubrir las natillas caseras, para hacer un sándwich cogiendo de dos en dos y cubriéndolas de chocolate o cualquier tipo de crema , para elaborar tartas (por ejemplo la famosa tarta de la abuela) y otras muchas elaboraciones de repostería. Las galletas María siempre han dado mucho de sí y no han salvado mas de un desayuno o merienda. 

Estas famosas galletas aparecieron en escena allá por el año 1874 en Londres, y aquí en España se empezaron a hacer muy famosas después de que terminase la guerra civil (había mucho excedente de harina de trigo y ello abarató mucho el precio). Desde entonces han ido pisando la mayoría de los hogares y dejando huella en nuestras rutinas culinarias.

No es aconsejable alimentarse a base de galletas, eso está claro, son alimentos ricos en grasas, azúcares y harinas refinadas, pero si las ingerimos de vez en cuando, como todo, siempre de forma combinada con una buena alimentación, podemos pegarnos el capricho. Y ya si las hacemos de forma casera, que eliminamos un montón de aditivos (conservantes, homogeneizantes y no quiero pensar que mas…) mejor que mejor. 

El otro día haciendo la compra, mi pareja dejo caer por el carrito una cajita que contenía un sello de galletas con varios dibujos (sabe que me pierden todos los complementos de la repostería). Entre que ya tenía ganas de hacer esta receta y que me hice con un juguetito nuevo con el que poder decorarlas ya no tuve excusa. Me puse a experimentar y creo que a partir de ahora las del supermercado van a pasar a la historia. Os cuento lo del sello porque en este supermercado, el Lidl (muchos lo conoceréis) podéis encontrar muchísimos accesorios útiles para nuestras elaboraciones caseras, y sino tenéis tienda física cerca tienen tienda online para llevártelo a domicilio. No dejéis de echarle un ojo. Aquí os dejo el enlace por si os entra la curiosidad https://www.lidl.es/. A continuación os relato la receta de forma muy sencilla y con fotos de todo el proceso tanto de forma tradicional como para la thermomix. 

 

INGREDIENTES

Para 30-35 unidades

  • 500 g de harina de trigo.
  • 150 g de azúcar normal o moreno.
  • 130 g d mantequilla.
  • 4-6 cucharadas de leche.
  • 1 huevo.
  • 10 de levadura en polvo (tipo Royal).
  • Esencia de vainilla (opcional).
  • Sal.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Vamos a elaborar estas galletas de forma muy sencilla. Primero juntamos los ingredientes en un bol. Después pasamos la masa a la mesa y terminamos de unificar bien. Le damos un pequeño reposo y luego ya nos ponemos a recortar piezas y hornear.

 

ELABORACION

  1. Introducimos dentro de un bol el huevo, el azúcar y la leche. Con la ayuda de una batidora batimos todo hasta que quede bien mezclado.
  2.  Calentamos unos segundos la mantequilla en el microondas para que esté blandita y la añadimos en trozos dentro del bol junto con la harina, la levadura, la esencia de vainilla y la sal. Cogemos una lengua o una cuchara de madera y unificamos un poco los ingredientes. Simplemente los juntamos, no va a quedar una masa definida, sino mas bien suelta. 
  3. Volcamos la masa sobre la mesa y con las manos terminamos de integrar todos los ingredientes y hacemos una bola con ella. Si vemos que la masa se quiebra fácilmente añadimos un poco de leche y volvemos a mezclar (podemos coger una porción y probar a estirarla para ver como está la textura). Si al contrario se nos pegase a las manos agregamos un poco de harina. Una vez que tenemos la bola hecha la dejamos reposar una hora.
  4. Una vez que ha reposado cogemos un rodillo y estiramos la masa en una o dos veces, como nos sea mas cómodo, al grosor que mas nos apetezca (yo las he hecho un pelín mas gordas que las que solemos comprar). 
  5. Forramos dos bandejas de horno. Con un corta-pastas vamos recortando las piezas y colocándolas sobre las bandejas. No es necesario dejar mucha separación entre ellas porque a penas crecen durante el horneado. Aprovechamos la masa que sobra para volver a estirarla y recortar mas piezas, así hasta terminarla toda.
  6. Si tenemos un sello para hacer dibujos vamos marcando todas las galletas una a una. Sino lo tenemos no pasa nada, quedan sin dibujo. Cogemos un poquito de leche y con un pincel vamos pintando la superficie de todas las piezas.
  7. Ahora que ya las tenemos preparadas es hora de hornearlas. Hay quien hornea las dos bandejas a la vez, yo soy mas amiga de ir de una en una para que queden mejor definidas. Las horneamos a 180º, entre 15-20 minutos, hasta que estén doraditas por la superficie. Una vez fuera dejamos que enfríen y ya podemos disfrutar de esta delicia tan clásica. Si queremos conservarlas durante días aguantan perfectamente en las típicas latas de galletas o envases de cierre hermético. Más abajo os muestro foto a foto todo el proceso tanto de forma manual como para la thermomix. 

 

CON THERMOMIX

Con la ayuda de la thermomix lo que vamos a ir haciendo es integrar poco a poco todos los ingredientes. Una vez que obtenemos la masa la volcamos sobre la mesa y terminamos de unificarla bien con las manos. A partir de ahí es todo manualidades. Para que sea mas sencillo entenderlo abajo del todo acompaño fotos de todo el proceso. 

 

ELABORACION

  1. Introducimos en la thermomix el huevo, el azúcar y la mantequilla y mezclamos 15 segundos en velocidad 4.
  2. Agregamos la levadura, la sal, la harina y la esencia de vainilla (esta ultima es opcional) y mezclamos 10 segundos en velocidad 6.
  3. Bajamos los restos de masa con la espátula hacia abajo y mezclamos otros 10 segundos en velocidad 6.
  4. Añadimos las 4 cucharadas de leche y programamos unos 5 segundos en velocidad 4. 
  5. Como comprobaremos no nos va a quedar una masa compacta (es normal). Por ello la volcamos  sobre la encimera o mesa de trabajo y con las manos acabamos de unificarla bien hasta hacer una bola homogénea con ella. Si al hacer la bola vemos que se resquebraja fácilmente añadimos un poco de leche mas. Podemos coger una porción y estirarla para probar la textura. Si al contrario se nos pega a las manos añadiríamos un poco de harina. 
  6. Dejamos reposar la bola de masa una hora aproximadamente. 
  7. Una vez que ha reposado cogemos el rodillo de amasar y estiramos toda la masa al grosor que mas nos apetezca (yo las hice un pelito mas gordas que las María de toda la vida que se suelen comprar). 
  8. Con la ayuda de un corta-pastas corriente vamos a ir recortando piezas y colocándolas sobre papel de horno en la bandeja. No hace falta dejar mucha separación entre unas y otras ya que apenas van a crecer en el horneado. Cogemos los  restos de masa (los recortes), volvemos a juntarlos y a estirar para hacer piezas hasta que se acabe toda la masa. Las cantidades arriba indicadas dan para cubrir dos bandejas enteras. 
  9. Si tenemos algún sello para galletas les hacemos un dibujo en la superficie, y sino se quedan tal cual están. Las pintamos con una brocha con un poco de leche y las horneamos a 180º entre 15-20 minutos, hasta que las veamos doraditas. Como vamos a cubrir dos bandejas yo aconsejo meterlas de una en una, no las dos a la vez, para que queden mejor definidas. 
  10. Una vez fuera del horno dejamos que enfríen y ya tenemos nuestras Marias particulares listas para degustar. Si queremos conservarlas durante días las introduciremos en envases herméticos o las típicas latas de galleta y se mantendrán perfectas. 

 

PASO A PASO DE FORMA MANUAL

 

Introducimos el huevo, el azúcar y la leche en el bol y batimos con batidora.

Agregamos la mantequilla, la harina, la sal, la levadura y la esencia de vainilla.

Con una cuchara mezclamos un poco los ingredientes.

Volcamos la masa sobre la mesa y la integramos bien con las manos.

Hacemos una bola con la masa y la dejamos reposar una hora.

Estiramos la masa y con un corta-pastas recortamos las piezas hasta acabarla toda.

 

Si tenemos sello hacemos un dibujo en cada galleta.

Pincelamos de leche todas las piezas y las llevamos al horno.

 

PASO A PASO CON THERMOMIX

 

Introducimos en la thermo la mantequilla, el huevo y el azúcar.

Mezclamos los ingredientes.

Agregamos la harina, la levadura, la sal y la vainilla (esta ultima opcional).

Mezclamos de nuevo.

Extendemos la masa sobre la mesa y la trabajamos con las manos hasta unificarla bien.

Hacemos una bola con la masa y la dejamos reposar una hora.

Extendemos la masa al grosor que mas nos apetezca.

Recortamos las piezas hasta terminar toda la masa. Si tenemos un sello les hacemos el dibujo.

Colocamos las piezas en una bandeja forrada y las pincelamos por la superficie con leche. Ya solo nos queda hornearlas.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

TARTA DE CASTAÑAS

TARTA DE CASTAÑAS

 

 

 

Seguimos en época de castañas, ya nos hemos puesto las botas con el bizcocho de este gran fruto y es hora de innovar de nuevo. ¿Qué mas podemos elaborar? Tenía ganas de darles un nuevo uso a las castañas que caen poco a poco en nuestras manos últimamente, pero no tenía claro cual. Entre mis pensamientos andaba cuando hace unos días mi hermana nos enseño una tarta que había cocinado, tenía muy buena pinta, y curiosamente, era de castaña, así que me dije -vamos a probar-. 

Realicé la tarta con las indicaciones que ella me dio y el resultado fue muy positivo. Se trata de un dulce muy cremoso (lleva nata y queso) y tiene un sabor a castaña inconfundible. Es de estos postres en los que notas perfectamente cual es el sabor predominante. Hice un par de retoques a la receta para aumentar la cremosidad y aquí me tenéis de nuevo compartiéndola con vosotros.

Este dulce es muy sencillo de obtener, una vez que cocemos las castañas y las trituramos solo se trata de ir uniendo ingredientes con la batidora, robot o thermomix. No tiene dificultad ninguna. Después del horneado podemos decorar la superficie con lo que mas nos apetezca, chocolate, mermelada…como siempre digo, se puede tirar de lo que tengamos a mano. En este caso la cubrí con mermelada de higos  que tengo envasada para todo el año en la despensa  y quedó muy rica. Es un postre ideal para sorprender en cualquier cena o comida otoñal que tengamos por delante y en las que nos apetezca innovar un poco. 

 

INGREDIENTES

Para 6 raciones:

 

  • 300 g de castañas cocidas.
  • 300 g de queso crema.
  • 250 ml de nata para montar.
  • 3 huevos.
  • 150 g de azúcar.
  • Canela.
  • Sal.
  • Mermelada para cubrir. 

 

DE FORMA TRADICIONAL

Para hacer esta tarta solo vamos a necesitar un robot o molinillo que nos triture las castañas cocidas, un bol, la batidora y un molde de 24-26 cm de diámetro (si es desmoldable mejor). Una vez que tenemos todos los ingredientes nos ponemos manos a la obra. 

 

ELABORACION

  1.  Vamos a comenzar cociendo las castañas. Quitamos la piel de afuera con un cuchillo y pesamos hasta obtener 350 g de castaña. En la receta pido 300 g pero luego hay que quitarle la pielecilla interior y siempre puede venir alguna estropeada que tengamos que descartar. 
  2. Colocamos las castañas en una pota o cacerola y las cubrimos bien de agua. Las llevamos a ebullición y una vez que el agua empiece a hervir las cocemos aproximadamente durante 30 minutos. Colamos el agua y esperamos a que enfríen un poco.
  3. Una vez que las podamos manejar vamos quitándoles la pielecilla de alrededor con el cuchillo. Cuando estén todas peladas las trituramos con un molinillo o robot de cocina hasta que nos quede finito como la harina. Reservamos la castaña.
  4.  En un bol grande echamos los huevos y el azúcar y con la ayuda de la batidora mezclamos ambos ingredientes bien.
  5. Añadimos la nata y volvemos a mezclar con la batidora. Agregamos el queso en crema y mezclamos de nuevo. Por último introducimos la castaña reservada, un poco de sal y canela. Batimos hasta obtener una mezcla homogénea.
  6. Ponemos el horno a 190º. Engrasamos el molde que vamos a utilizar con un poco de aceite. Lo ideal es utilizar uno desmoldable de 24-26 cm de diámetro. Volcamos toda la mezcla dentro y una vez que el horno este caliente horneamos durante 45 minutos aproximadamente.
  7. Cuando haya pasado el tiempo apagamos el horno y dejamos la tarta dentro con la puerta abierta hasta que enfríe del todo. 
  8. Ya solo nos queda cubrir la superficie. Podemos esparcir lo que mas nos apetezca , una crema de cacao, ganaché, mermelada… en este caso utilicé mermelada de higo casera que tengo por la despensa y quedo muy resultona. Una vez cubierta dejamos que enfríe en nevera unas horas o hasta el día siguiente y así tenemos lista nuestra tarta de castañas para degustar cuando mas nos apetezca.

 

CON THERMOMIX

Elaborar esta receta con thermomix es pan comido. Vamos a utilizar el recipiente varoma para cocinar las castañas y después el vaso para mezclar todos los ingredientes. De esta forma la masa va muy rápido y solo nos quedaría un pequeño horneado. 

 

ELABORACION

  1.  En primer lugar vamos a cocinar las castañas. Quitamos la piel de afuera con un cuchillo y pesamos hasta obtener 350 g de castaña. En la receta pido 300 g pero luego hay que quitarle la pielecilla interior y siempre puede venir alguna estropeada. Introducimos en el vaso 600 ml de agua. Colocamos las castañas en el recipiente varoma y lo ponemos sobre el vaso. Programamos 40 minutos en velocidad cuchara y varoma. 
  2.  Pasado el tiempo oportuno vamos a pelar las castañas. Esperamos unos minutos a que enfríen un poco y con el cuchillo vamos quitando la pielecilla que las envuelve. Acto seguido las introducimos en la thermomix (debe de estar seca) y las trituramos con unos golpes de turbo hasta que quede como harina. 
  3. Integramos el resto de los ingredientes (menos la mermelada) en el vaso y mezclamos durante 2 minutos en velocidad 4.
  4. Precalentamos el horno a 190º. Pincelamos el molde que vamos a utilizar con un poco de aceite e introducimos la masa dentro. Recomiendo utilizar un molde de 24-26 cm de diámetro y si desmolda por los laterales mucho mejor. 
  5. Una vez que el horno está caliente horneamos durante 45 minutos. Cuando el tiempo termine apagamos el horno y con la puerta abierta dejamos la tarta dentro hasta que el horno enfríe del todo. 
  6. Cubrimos la superficie con lo que mas nos apetezca, ganaché, crema de cacao, mermelada… y dejamos que enfríe en nevera hasta el día siguiente, en el que podremos desmoldar la tarta si nos apetece y decorarla a nuestro gusto. 

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

MAGDALENAS DE HIGOS

MAGDALENAS DE HIGOS

 

 

Estamos comenzando el otoño, temporada de manzanas, peras, castañas, nueces, avellanas, y entre otras mas variantes, temporada de higos. Los higos están muy ricos si los comemos solos, ¿pero que pasa cuando tenemos grandes cantidades y no sabemos que hacer con ellos? Si se pudiesen conservar un poco, pero apenas nos duran unos días fuera del árbol…

Si ya no sabemos que hacer con ellos (ya hemos regalado un montón) o simplemente nos apetece darles un uso diferente, aquí en el blog os dejo varias ideas para aprovecharlos. Podemos elaborar con ellos  mermeladadulce  y bizcochos.   Si pincháis encima de cada tipología podréis ir directamente a la receta. Ya para rematar, hoy os traigo otra alternativa mas. Unas deliciosas magdalenas. Esponjosas, ligeritas y con un leve toque de higo que os van a encantar.

Lo que he hecho es tomar de base las magdalenas de nata, añadirles higos (dorados en la sartén) y reducirles un poco el azúcar (ya que el higo es muy dulce de por sí). El resultado me gustó mucho, así que no podía faltar un post dedicado a este gran fruto.

Si os gusta jugar un poco con los moldes o capsulas os recomiendo utilizar las de papel muy resistente, así evitamos que la magdalena se deforme y crezca hacia arriba con firmeza. Si los queréis variados y pintorescos (como los de la foto) en Amazon los podréis encontrar sin problema. Llevo tiempo utilizándolos y estoy encantada con ellos. Si por el contrario vais a utilizar los de papel fino recomiendo siempre introducirlos en una bandeja de magdalenas, donde podamos ajustarlos en cada hueco, de esta forma no se nos desparramará la masa por fuera. Otra opción que tenemos y que tampoco falla son los moldes de silicona, muy prácticos porque siempre los podemos volver a reutilizar. Ya sea en un formato u otro os recomiendo probar la receta y que me contéis. Ahora nos vamos a por la elaboración…

 

INGREDIENTES

Para 12 unidades:

  • 400 g de harina de trigo.
  • 150 g de azúcar (blanquilla o moreno).
  • 200 ml de aceite de girasol.
  • 250 ml de nata liquida para montar.
  • 4 huevos.
  • 15 higos.
  • 1 sobre de levadura en polvo.
  • Ralladura de limón.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Vamos a elaborar la masa de las magdalenas de forma muy sencilla. Después les daremos una hora de reposo en la nevera (el contraste del frio de la nevera al calor del horno ayuda a que obtengamos un buen copete) y acto seguido las hornearemos.

ELABORACION

  1. Comenzamos lavando bien los higos por fuera para eliminar impurezas. Desechamos los rabitos y los cortamos en cuatro trozos cada uno. Ponemos una sartén al fuego con un poco de aceite y cuando esté caliente añadimos todos los higos troceados. Vamos a dorarlos unos minutos. Aunque suelten liquido en la sartén no pasa nada, al final lo vamos a introducir todo en la masa. Una vez dorados los reservamos.
  2. Cogemos un bol, introducimos los huevos y el azúcar y con la batidora batimos consistentemente hasta blanquear la mezcla (es muy importante que el batido sea extenso).
  3. Añadimos la ralladura de limón, la nata y el aceite y volvemos a batir.
  4. Agregamos la levadura, la harina y los higos dorados y  mezclamos con la varilla a mano hasta que quede todo bien unificado.
  5. Nos hacemos con una manga pastelera y boquilla lisa y la rellenamos con la masa. Llenamos las capsulas con la manga, dejando libre un poco de espacio (muy poco) y cuando las tengamos todas rellenas las introducimos en la nevera mínimo una hora. Si no queremos usar la manga podemos utilizar una cuchara. 
  6. Una vez que han reposado en nevera precalentamos el horno a 220º por arriba y por abajo.  A la hora de introducir las magdalenas las posamos en la segunda rejilla del horno empezando por abajo, con calor solo por debajo y bajando a 200º la temperatura.
  7. Dejamos que se hagan con calor solo por abajo unos 20 minutos, después ponemos el calor por arriba también y las dejamos otros 10 minutos mas. Utilizo estos tiempos porque empleo capsulas grandes de muffins, si vais a utilizar las mas corrientes o pequeñas con 20 minutos en total será suficiente.
  8. Dejamos que enfríen un poco fuera del horno y ya tenemos esta delicia de magdalenas para disfrutar cuando nos apetezca.

 

CON THERMOMIX

Solamente vamos a utilizar una sartén para dorar un poco los higos. Haremos  la masa con la thermomix y añadiremos los higos al final. Rellenamos las capsulas, dejamos reposar la masa una hora en nevera y horneamos unos minutos.

 

ELABORACION

  1.  Comenzamos lavando bien los higos por fuera y desechando los rabitos. Ponemos una sartén al fuego con un poco de aceite. Cortamos los higos en cuatro pedazos y los doramos en la sartén durante unos minutos. Aunque pierdan mucho liquido en la sartén no pasa nada, va ir todo para dentro de la masa. Una vez dorados los reservamos.
  2. Colocamos la mariposa en la thermo e introducimos los huevos y el azúcar. Programamos 8 minutos a 37º en velocidad 3.
  3. Agregamos la ralladura de limón y anotamos 7 minutos mas a velocidad 3 pero esta vez sin temperatura.
  4. Añadimos la nata y el aceite y marcamos 4 minutos en velocidad 2.
  5. Vertemos la harina, la levadura y  los higos reservados y mezclamos un poco a mano con la espátula para unificar algo los ingredientes. Para rematar mezclamos  5 segundos a velocidad 6.
  6. Acoplamos la masa en una manga pastelera o bien utilizamos una cuchara.   Rellenamos las capsulas, dejando libre un poco de espacio (no hace falta dejar mucho)  y después las dejamos reposar una hora en la nevera.
  7. Precalentamos el horno a 220º por arriba y por abajo. Una vez reposada la masa introducimos las magdalenas en la segunda rejilla del horno solo con calor por abajo a 200º unos 20 minutos. Pasado ese tiempo los dejamos 10 minutos mas con calor por arriba y por abajo. El tiempo es relativo, yo suelo utilizar estos tiempos porque empleo capsulas grandes de muffins. Si vais a usar las más corrientes o pequeñitas con 15-20 minutos en total será suficiente.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

BIZCOCHO DE CALABACIN

BIZCOCHO DE CALABACIN

 

 

 

¿Quién dijo que las verduritas no pegan con una buena receta de repostería? ¿Se hace un poco extraño? Si. ¿Es inusual? No. De hecho cada vez se suelen utilizar mas en las elaboraciones, sobre todo cuando tenemos excedente de alguna verdura en concreto o nos apetece innovar un poco.

Y aquí viene uno de esos casos… Esta temporada hemos plantado calabacines en el huerto y tenemos calabacín para rato. Calabacín para rellenar al horno, puré de calabacín, calabacín a la plancha… tenemos muchas maneras de consumirlo, y ¿por qué no? No solo podemos hacer comidas principales con el , sino utilizarlo para cualquier postre, desayuno o merienda. Como es de menester, la repostera de la casa sacó el instrumental y esta semana se puso a enredar un poco en la cocina.

Hace tiempo que llevo ojeando bizcochos de calabacín por los blogs, redes y grupos de repostería y siempre me habían llamado la atención pero nunca me había lanzado a ello. Así que estos días cogí ideas de aquí y de allá y me puse a hacer una versión sencillita y con los ingredientes de siempre. A partir de ahí cada uno le puede añadir como extra lo que mas le guste, pasas, nueces, avellanas, orejones…

 

INGREDIENTES

  • 6 huevos.
  • 350 g de azúcar.
  • 350 g de harina de trigo.
  • 200 ml de aceite de girasol.
  • 450 g de calabacín troceado.
  • 2 sobres de levadura.
  • 150 g de nueces (opcional).
  • 100 g de pasas o dátiles (opcional).
  • Ralladura de limón.
  • Sal.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Una vez que tenemos listos todos los ingredientes solo se trata de batir y mezclar. Cuando la mezcla esté lista, la agregamos al molde y dejamos que el horno haga su trabajo. 

 

ELABORACION

  1. En primer lugar vamos a preparar el calabacín. Eliminamos los bordes y lo lavamos bien. Podemos usarlo con o sin piel. Si no la queremos utilizar lo pelamos.  Con la ayuda de un robot o con un rallador vamos rallando la cantidad que nos pide la receta. Lo dejamos sobre papel absorbente para que recuda un poco el agua mientras no lo vayamos a utilizar.
  2. Ponemos el horno a 180º con calor por arriba y por abajo y engrasamos el molde que vamos a utilizar con un poco de aceite o mantequilla y harina.
  3. En un bol grande vertemos los huevos y el azúcar y con la ayuda de una batidora batimos enérgicamente durante 10 minutos hasta que la mezcla blanquee.
  4. Agregamos el aceite y el calabacín (escurrido) y mezclamos todo con la batidora. Solo mezclar, no debemos insistir en el batido.
  5. Incorporamos la harina, la levadura, la ralladura y la sal y volvemos a mezclar de nuevo con la batidora.
  6. Agregamos lo que mas nos apetezca, dátiles, nueces, pasas… en trocitos pequeños y mezclamos de nuevo. Una vez que tenemos toda la mezcla, la volcamos sobre el molde.
  7. Llevamos la masa a la rejilla central del horno y dejamos que se hornee poco a poco. Con las cantidades que yo utilizo sale un bizcocho grande, por tanto puede tardar hora y media aproximadamente. Si hacemos la mitad de ingredientes en una hora probablemente este cocinado. Ya sea de una manera o de otra sabremos que el bizcocho está listo cuando al pinchar con un cuchillo en la parte central este nos salga completamente limpio.
  8. Una vez que el bizcocho está horneado dejamos que enfríe un poco y desmoldamos. De este modo tenemos listo nuestro dulce de calabacín para deleitarnos al gusto.

 

CON THERMOMIX

En tan solo cuatro pasos de thermomix vamos a obtener la masa del bizcocho. Engrasamos un molde, rellenamos y al horno. No tenemos escusa para no ponernos a ello. 

ELABORACION

  1.  Escogemos el molde que vamos a utilizar (en este  caso suelo usar el de 24-28 cm de diámetro) y lo engrasamos con un poquito de aceite o mantequilla y harina. Vamos calentando el horno a 180º con calor por arriba y por abajo.
  2. Introducimos en la thermomix los huevos y el azúcar y batimos 6 minutos a 37º en velocidad 4.
  3.  Agregamos el aceite, el calabacín troceado sin pepitas (podemos usar la piel si queremos) y la ralladura de limón y mezclamos 30 segundos en velocidad 6. 
  4. Incorporamos la harina, la sal y la levadura y mezclamos otros 30 segundos en velocidad 6.
  5. Por último añadimos lo que mas nos apetezca, nueces en trozos, dátiles, pasas… y mezclamos 5 segundos en velocidad 4. 
  6. Rellenamos el molde con la masa y lo llevamos al horno en la rejilla central el tiempo que le haga falta. Empezaremos a comprobar si esta listo a partir de la hora aproximadamente, en el momento en que pinchemos con un cuchillo por el centro y este nos salga limpio el bizcocho sabremos que ya está cocinado.  Normalmente yo suelo hacer los bizcochos grandes a proporción de seis huevos y este en concreto me tardó hora y media en hacerse en el horno. Si no lo queremos tan grande podemos hacerlo en función de 3 huevos y el tiempo será menor.
  7. Una vez que lo sacamos del horno dejamos que enfríe un poco y desmoldamos. De esta manera ya tenemos nuestro bizcocho con su toque de verdurita listo para degustar. 

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

 

NATILLAS

NATILLAS

 

 

¡Que postre tan rico y que sencillo es de hacer! La natilla es un dulce lácteo que suele ser fijo en muchas de las cartas de restauración porque es muy demandado y no conlleva mucha elaboración. ¿Os habéis fijado que casi siempre vienen servidas en cuencos muy variopintos con una galletita y un poquito de canela espolvoreada? Me las estoy imaginando y ya me viene el aroma… 

La mayoría hemos comprado algún que otro sobre de supermercado para hacerlas en casa alguna vez, pero ¿no es mejor hacerlas de forma mas natural? A parte de que van a ser mas sanas el sabor es espectacular. A penas nos lleva unos minutos elaborarlas y una vez que espesen un poco y enfríen las tenemos listas para degustar. Nos aguantan perfectamente unos días en la nevera (aunque no creo que les de tiempo a coger solera), y se pueden hacer con los ingredientes básicos que solemos tener por casa. ¡No tenemos escusa!

La mezcla y el proceso es muy fácil de llevar a cabo, solo hay una cuestión en lo que se podría incidir, que es cogerle el punto a que espesen como a cada uno mas le gusten. Las cantidades que aquí pongo de maizena están adaptadas a mi gusto, de manera que quedan ligeramente espesas (no me gusta que estén muy líquidas). Si nos gustan muy espesas añadiremos una pizca mas de maizena y si al contrario nos gustan mas bien líquidas le quitaremos un poco. Es cuestión de hacer la prueba y luego ya adaptarlas al gusto de cada uno. Os puedo asegurar que salen tremendamente ricas. ¡A mi hija le chiflan! No para de pedirme que las haga cada poco, y la verdad, me presta mucho mas hacerlas en casa que comprarlas. Si un día estáis de antojillo y os apetece, probarlas y ya me diréis si repetís o no. 

INGREDIENTES

Para 6-8 unidades.

  • 1 l de leche entera.
  • 6 huevos.
  • 200 g de azúcar.
  • 15 g de maizena.
  • 1 cda. de azúcar avainillado o esencia de vainilla.
  • Galletas tipo María.
  • Canela en polvo.

 

 

 

DE FORMA TRADICIONAL

Vamos a crear de la nada unas natillas de forma muy sencilla y rápida. Si alguna vez habéis probado a elaborar las que vienen en sobres de supermercado el proceso es muy similar, solo que aquí no utilizaremos esos sobres, las haremos de manera mas natural. 

 

ELABORACION

  1. En primer lugar ponemos toda la leche junto con la esencia de vainilla (también se puede utilizar en rama) en un cazo u olla y lo llevamos a ebullición.
  2. Mientras la leche se va calentando en un bol introducimos los huevos, el azúcar y la maizena y mezclamos todo bien con unas varillas hasta que quede unificado y no tenga ningún grumo. 
  3.  En el momento en que la leche comience a hervir reducimos a fuego lento y añadimos toda la mezcla del bol.
  4. Revolvemos constantemente con una varilla poco a poco manteniendo el fuego bajo, de está manera no se nos pegará al fondo. En el momento en que empiece a espesar (nos daremos cuenta porque empezarán a salir surcos por la superficie) la mezcla estará lista. Si nos gusta muy espesa seguimos revolviendo un poco mas. 
  5. Vertemos la mezcla en los cuencos que hayamos elegido y sumergimos unas galletas dejándolas empapadas a flote. Espolvoreamos un poquito de canela por encima y dejamos que enfríen un poco, antes de meterlas en la nevera. 
  6.  Una vez que están frías y hayan espesado un poco podemos servirlas así sin más, o bien acompañarlas con un poco de nata montada, chocolate liquido, toppins… lo que mas nos apetezca. Nos aguantan aproximadamente cuatro días dentro de la nevera. 

 

PARA LA THERMOMIX

Elaborar las natillas con la thermomix no puede ser mas fácil. Introducimos los ingredientes en la maquina, programamos diez minutos y tenemos la mezcla lista para rellenar los recipientes. 

 

ELABORACION

  1. Introducimos en la thermo la leche, los huevos, el azúcar, el aroma de vainilla o azúcar avainillado y la maizena y programamos 10 minutos a 90º en velocidad 4.
  2. Volcamos la mezcla en los recipientes que hemos elegido y a continuación hundimos una o dos galletas en cada envase empapándolas de natilla y dejándolas a flote.
  3. Espolvoreamos un poquito de canela y dejamos que enfríen un poco. Las introducimos en la nevera y las mantenemos ahí hasta que espesen un poco y las vayamos a comer.
  4. A la hora de consumirlas podemos comerlas tal cual o adornarlas de muchas maneras. A mi particularmente me encanta acompañarlas con un poquito de nata montada, chocolate liquido y toppins de chocolate. De una manera u de otra están buenísimas y son un autentico vicio. Podemos conservarlas en nevera cuatro días aproximadamente.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

DONUTS

DONUTS

 

 

 

 

 

Donut, donut, donut… que palabra tan bonita, como nos gusta pronunciarla. ¡Qué tendrán los donuts que tanto nos llaman! ¿Será esa masa tan esponjosa que tienen? ¿Serán las coberturas que tanto sabor le aportan? ¿O será un conjunto de ambas cosas? No sabría explicar que es lo que mas me llama de este dulce con palabras, pero lo que si puedo contaros es lo fácil que es elaborarlo en casa y con la cobertura que mas nos apetezca. ¿Os animáis?

El donut, que también lo podéis conocer bajo otros nombres, tales como la dona, rosquilla, rosquita, rosca, picarón, berlina o berlín es una rosca de masa dulce frita en grasa. Es muy sencillo de elaborar, nos va a salir perfecto siempre que respetemos los tiempos de levado, antes de darle la forma y después. Para crear estos deliciosos donuts solo tenemos que elaborar la masa y dejarla reposar. Luego le sacaremos los gases e iremos dándole forma a cada pieza. Una vez que tenemos las piezas definidas las dejamos de nuevo reposar hasta que doblen su volumen y a continuación las freímos. Cuando estén todas fritas nos encargamos de la decoración como mas nos guste y después dejaremos lo mas interesante para el final, es decir , el momento de hincarles el diente.

Hay quien le gustan mucho los donuts de glaseado de azúcar, hay quien se lanza mas a por los de chocolate y luego hay quien le llama mucho la atención las versiones mas modernas de glaseado de  colores. A parte del glaseado que escojamos, podemos jugar con un montón de toppins diferentes, fideos de chocolate o de colores, crocanti de almendra, coco, lagrimas de chocolate etc. A la hora de decorar los donuts tenemos un amplio abanico de posibilidades.

En la receta que hoy os traigo tenéis varias decoraciones para escoger. He estado varios días haciendo versiones diferentes para mostraros gran variedad. Entre tanto , todo hay que decirlo, nos hemos puesto las botas en casa. Es imposible resistirse a unos buenos donuts caseros. Las cantidades que he utilizado dan para bastantes unidades. En mi caso tengo familia por todos lados y siempre acabo repartiendo por aquí y por allá, pero si queréis elaborar menos cantidad podéis reducir los ingredientes a la mitad o en la proporción que mejor os venga. Si os gusta hacer repostería casera y los donuts os chiflan es una receta que no debéis dejar pasar, os va a encantar.  

 

INGREDIENTES

Salen unas 30-35 unidades.

Para la masa

  • 100 g de harina de trigo normal.
  • 400 g de harina de fuerza.
  • 25 g de levadura fresca.
  • 250 ml de leche entera.
  • 2 huevos.
  • 60 g de mantequilla en pomada.
  • 80 g de azúcar.
  • Sal.

Para la cobertura de azúcar

  • 200 g de azúcar glass ( normal para la thermomix).
  • 40 ml de agua.

Para la cobertura de chocolate

  • 60 g de chocolate negro (mínimo 70% de grasa).
  • 20 ml de leche entera.
  • 50 g de mantequilla.
  • 100 g de azúcar glass.
  • 1 cdta. de miel.
  • Esencia de vainilla (opcional).
  • Toppins (opcional).

Para la cobertura de colores

  • Colorantes alimentarios.
  • Azúcar fondant liquido.
  • Toppins (opcional).

 

 

DE FORMA TRADICIONAL

Para hacer estos deliciosos donuts solo tenemos que elaborar la masa, trabajarla un poco y darle reposo. A partir de ahí volveremos a trabajarla, a darle forma a los donuts y dejar que reposen un ratito. Cuando hayan doblado su volumen los freímos y por último pasamos a la decoración.

 

ELABORACION

Para la masa:

  1. Comenzamos templando un poco la leche en un bol dentro del microondas. A continuación disolvemos la levadura dentro y revolvemos. Incorporamos los 100 g de harina corriente y mezclamos. Tapamos el bol y dejamos que este prefermento esponje durante media hora.
  2. Pasada esa media hora de reposo cogemos los 400 g de harina restante y hacemos un volcán sobre la mesa con ella. En su interior introducimos el prefermento anterior.
  3. A continuación vamos añadir los huevos (batidos), el azúcar y una pizca de sal. Vamos integrando poco a poco todos los ingredientes a mano hasta unificarlos.
  4. Por último vamos a amasar toda la masa añadiendo cada poco una pequeña porción de mantequilla en pomada hasta terminarla. Insistiremos con el amasado varios minutos. Si la masa se nos pega mucho a la mesa añadiremos un poco de harina, pero lo justo para poder darle la forma redonda, puesto que debe tirar a pegajosa. Una vez hecha la bola la dejamos reposar tapada durante una hora hasta que doble su volumen.

Montaje:

  1. Ahora que la masa ha doblado su volumen vamos a amasarla manualmente durante un minuto para eliminar los gases.
  2. Sobre la mesa de trabajo ligeramente enharinada estiramos toda la masa con un rodillo a un centímetro de grosor.
  3. Llegamos al punto de ir recortando las piezas de donuts e ir colocándolas separaditas sobre una bandeja o en la mesa mismamente para dejarlas reposar. Para recortar los discos podemos utilizar un par de corta-pastas, uno de 8-9 cm y otro de 4 cm aproximadamente para hacer el agujero del medio. Una vez que utilizamos  la masa vamos juntando los recortes y estirándolos de nuevo para hacer mas donuts. Así hasta terminar toda la masa.
  4. Dejamos que las piezas doblen su  volumen durante aproximadamente una hora.
  5. Una vez que hayan crecido, podemos empezar a freír las piezas. Cogemos una sartén y calentamos aceite (que sea abundante). Es muy importante la temperatura, no debe estar muy caliente, lo ideal es que oscile en unos 180º, porque si esta demasiado caliente dorará mucho por fuera y no se hará bien por dentro. Vamos friendo las piezas poco a poco, un par de minutos por ambos lados, hasta que estén doraditas. Una vez fuera las dejamos escurrir sobre papel absorbente para quitar el exceso de grasa.
  6. En el momento en que tenemos todos los donuts fritos procedemos a adornarlos con la cobertura que mas nos apetezca. A continuación os muestro varias coberturas muy sencillas de elaborar.

Coberturas:

Glaseado de azúcar:

  1. Introducimos el azúcar glass y el agua en un recipiente y con una varilla vamos mezclando bien hasta obtener una consistencia adecuada.
  2. Introducimos los donuts en el recipiente primero por un lado y luego por el otro y los dejamos escurrir sobre una bandeja de rejilla.

Glaseado de chocolate:

  1. En una pota o cacerola pequeña introducimos la mantequilla, la leche, la miel y la vainilla. La llevamos al fuego hasta que la mantequilla se funda.
  2. Añadimos el chocolate cortado en pedazos fuera del fuego y revolvemos constantemente hasta que se derrita y se mezcle bien.
  3. Agregamos el azúcar glass y batimos con la batidora hasta lograr una crema.
  4. La introducimos en un bol y vamos mojando los donuts por un lado o por ambos. Los dejamos escurrir en una rejilla y podemos adornarlos con toppins si nos apetece.

Glaseado de colores:

  1. Cogemos una porción de fondant liquido y la calentamos en el microondas dentro de un bol. Hay que leer las instrucciones de cada pack, con el bote de fondant  que yo utilizo con un minuto sería suficiente por ejemplo.
  2. Echamos unas gotas del color que mas nos guste y revolvemos con una cuchara hasta que quede todo del mismo color.
  3. Remojamos el donuts en el azúcar por una parte o por ambas si nos apetece. Añadimos toppins a nuestro gusto por encima y los dejamos reposar sobre la rejilla hasta que la cobertura endurezca.
  4. Para hacerlos de otro color repetimos el proceso desde el principio con el color que mas nos apetezca.

 

CON THERMOMIX

Con la ayuda de la thermo vamos a obtener la masa de forma muy sencilla. Una vez reposada procederemos a elaborar los donuts manualmente y cuando los tengamos fritos podemos volver a utilizarla para obtener las coberturas que nos apetezca utilizar.

 

ELABORACION

Para la masa:

  1. En primer lugar introducimos la leche en la thermo y la calentamos 1 minuto a 37º en velocidad 1.
  2. Agregamos los 100 g de harina corriente y la levadura y mezclamos 40 segundos en velocidad 3. Dejamos que la masa esponje media hora dentro de la thermomix.
  3. Una vez reposado el prefermento dentro de la thermo, incorporamos encima los huevos y el azúcar y mezclamos 10 segundos en velocidad 3 y 1/2.
  4. Añadimos los 400 g de harina de fuerza y una pizca de sal y amasamos en vaso cerrado y espiga 3 minutos.
  5. Volvemos a amasar un par de minutos mas, y durante este tiempo vamos a ir introduciendo por el bocal poco a poco la mantequilla en trocitos.
  6. Una vez terminado el amasado vamos a echar una pizca de harina y darle unos segundos de turbo a la masa para que se desprenda bien al sacarla de la thermomix. La volcamos sobre la mesa, hacemos una bola con ella y dejamos que doble su volumen durante una hora.

Montaje:

  1. Ahora que la masa ha doblado su volumen vamos a amasarla manualmente durante un minuto para eliminar los gases.
  2. Sobre la mesa de trabajo ligeramente enharinada estiramos toda la masa con un rodillo a un centímetro de grosor.
  3. Llegamos al punto de ir recortando las piezas de donuts e ir colocándolas separaditas sobre una bandeja o en la mesa mismamente para dejarlas reposar. Para recortar los discos podemos utilizar un par de corta-pastas, uno de 8-9 cm y otro de 4 cm aproximadamente para hacer el agujero del medio. Una vez que utilizamos  la masa vamos juntando los recortes y estirándolos de nuevo para hacer mas donuts. Así hasta terminar toda la masa.
  4. Dejamos que las piezas doblen su  volumen durante aproximadamente una hora.
  5. Una vez que hayan crecido, podemos empezar a freír las piezas. Cogemos una sartén y calentamos aceite (que sea abundante). Es muy importante la temperatura, no debe estar muy caliente, lo ideal es que oscile en unos 180º, porque si esta demasiado caliente dorará mucho por fuera y no se hará bien por dentro. Vamos friendo las piezas poco a poco, un par de minutos por ambos lados, hasta que estén doraditas. Una vez fuera las dejamos escurrir sobre papel absorbente para quitar el exceso de grasa.
  6. En el momento en que tenemos todos los donuts fritos procedemos a adornarlos con la cobertura que mas nos apetezca. A continuación os muestro varias coberturas muy sencillas de elaborar.

Coberturas:

Glaseado de azúcar:

  1. Introducimos en la thermo el azúcar y lo convertimos en glass un minuto en velocidad progresiva 7-10.
  2. Agregamos el agua y mezclamos un minuto en velocidad 5.
  3. Volcamos la mezcla en un bol. Vamos mojando los donuts por ambos lados en el bol recubriéndolos con la cobertura. Después solo tenemos que dejarlos reposar un poquito sobre una bandeja escurridora como podéis ver en las fotos de mas abajo.

Glaseado de chocolate:

  1. En primer lugar introducimos el azúcar y lo pulverizamos un minuto en velocidad progresiva 7-10. Después lo reservamos fuera.
  2. Incorporamos en la thermo la mantequilla, la miel, la vainilla y la leche y calentamos 3 minutos a 60º en velocidad 1.
  3. Añadimos el chocolate troceado y revolvemos un par de minutos en velocidad 2 hasta que el chocolate se derrita.
  4. Agregamos el azúcar glass reservado y mezclamos un minuto en velocidad 3. Llevamos la mezcla a un bol.
  5. Vamos impregnando los donuts en el chocolate por un lado o por ambos, como mas nos guste y los dejamos reposar un poco sobre una rejilla. Si nos apetece podemos decorarlos con toppins.

Glaseado de colores:

  1. Cogemos una porción de fondant liquido y la calentamos en el microondas dentro de un bol. Hay que leer las instrucciones de cada pack, con el bote de fondant  que yo utilizo con un minuto sería suficiente por ejemplo.
  2. Echamos unas gotas del color que mas nos guste y revolvemos con una cuchara hasta que quede todo del mismo color.
  3. Remojamos el donuts en el azúcar por una parte o por ambas si nos apetece. Añadimos toppins a nuestro gusto por encima y los dejamos reposar sobre la rejilla hasta que la cobertura endurezca.
  4. Para hacerlos de otro color repetimos el proceso desde el principio con el color que mas nos apetezca.

 

A continuación os voy a dejar el proceso de elaboración impreso en varias imágenes para que os hagáis una idea.

Una vez que obtenemos la masa la dejamos reposar durante una hora.

Después del reposo la masa ha doblado su volumen. Volvemos a trabajarla de nuevo con las manos para sacarle el aire.

Estiramos la masa a 1 cm de grosor y vamos recortando las piezas hasta terminarla toda.

Colocamos las piezas separadas y las dejamos reposar durante una hora hasta que doblen su volumen.

Freímos los donuts un par de minutos por cada lado en aceite no muy caliente (sobre 180º) y los dejamos escurrir en papel absorbente.

Si optamos por la cobertura de glaseado de azúcar mojamos los donuts por ambos lados y dejamos que escurran.

Si utilizamos la cobertura de chocolate podemos mojar los donuts por un lado solo o bien por los dos lados. Después  decidimos si añadimos toppins o no.

Para cubrirlo de fondant de colores preparamos una porción de fondant liquido de cada color y remojamos los donuts por un lado o por ambos.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

GALLETAS DE AVENA Y NUEZ

GALLETAS DE AVENA Y NUEZ

 

 

¿Quién dijo que la repostería no puede ser sana? Sí es verdad que la mayoría de las recetas llevan azúcar, harinas refinadas e ingredientes de alto contenido calórico, pero comer algún dulce  con moderación, de vez en cuando, no tiene porqué perjudicarnos. Se puede combinar de tanto en tanto algún manjar de este tipo  con una dieta sana  y equilibrada, todo en su justa medida.

Ahora bien, si también nos apetece de vez en cuando cocinar y utilizar ingredientes mas sanos y nutritivos siempre tenemos opciones. Es cuestión de ir sustituyendo ingredientes, buscando variantes mas saludables, con mayor cantidad de fibra, mas nutrientes, sin pasar por procesos de refinación , etc. Un ejemplo de esta manera de elaborar es la receta que hoy os traigo, que en su mayoría contiene ingredientes con mayores beneficios para la salud comparado con otro tipo de recetas de pastelería.

¿Por que me dio por estas galletas de repente? Siempre tengo por casa Avena (suelo hacerle gachas de vez en cuando a mi hija o tortitas con avena para todos), también harina integral (me encanta hacer pan y bizcochos caseros y muchas veces la combino con la harina de siempre), los frutos secos y la miel nunca faltan en la despensa… El otro día tenía un popurrí de ingredientes de este tipo y me apeteció hacer algo de repostería con ellos. Me acorde de la cantidad de galletas que hay por el supermercado integrales con avena. Ojeé unas cuantas recetas por Internet, para ver todas las variantes que la gente suele utilizar e hice esta versioncilla de todas ellas. Espero que os guste y os animéis a probar.

 

INGREDIENTES

  • 150 g de harina integral.
  • 100 g de avena normal o integral.
  • 100 g de nueces (alguna mas si queremos decorar las galletas).
  • 80 g de mantequilla.
  • 100 g de miel.
  • 2 huevos.
  • Canela.
  • Sal.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Elaborar estas galletas tan sanas es pan comido. Mezclamos ingredientes, formamos la masa, les damos forma y directas al horno. No necesitan reposo y en unos minutos las tenemos sobre la mesa enfriando. 

 

ELABORACION

  1. Comenzamos introduciendo en un bol los huevos, la miel y la mantequilla. Con la ayuda de la batidora mezclamos bien todos los ingredientes. 
  2. Agregamos la avena, la harina, la canela y la sal y vamos mezclando todo con una cuchara hasta que quede unificado. La avena debemos introducirla reducida a arenilla, para ello utilizaremos un molinillo o robot de cocina. 
  3. Por ultimo trituramos las nueces con el molinillo o un robot como mas nos apetezca utilizarlas, finas, en pequeños granitos o trocitos mas grandes. Una vez reducida, añadimos la nuez a la masa y seguimos mezclándolo todo. 
  4. Hacemos una bola con la masa y ya podemos proceder a darles forma a las galletas. Para ello tenemos dos opciones. La primera es coger una porción, aplastarla con la mano e ir dándole forma redonda. La otra opción es coger una porción un poco grande, estirarla sobre la mesa enharinada con el rodillo y cortar la galleta con un corta-pastas. De una manera u otra vamos haciendo piezas y colocándolas sobre papel de horno en la bandeja.
  5. Ponemos el horno a 180º. No es necesario dejar mucha separación entre las galletas porque no van a crecer mucho durante el horneado. Si nos apetece podemos decorarlas por encima con unas pocas nueces. Una vez que el horno esté caliente horneamos durante 20 minutos.
  6. Sacamos las galletas del horno y las dejamos enfriar sin manipularlas. En el momento en  que estén frías ya podemos deleitarnos con esta receta tan nutritiva y sana. Si queremos conservarlas, aguantan perfectamente durante días metidas en latas o envases de cierre hermético.

 

CON THERMOMIX

Elaborar estas galletas con la thermomix no nos va a llevar nada de tiempo. Introducimos ingredientes poco a poco y obtenemos una masa con la que podemos trabajar en el momento, no necesita reposos. De la maquina a la mesa, y de la mesa al horno. 

 

ELABORACION

  1. En primer lugar vamos a triturar las nueces al grosor que mas nos apetezca. Para ello las introducimos en la thermomix y las trituramos en velocidad 5-8 unos segundos. A mi me gusta reducirlas a harina pero podéis dejarlas en granitos o trocitos mas grandes, como mas os guste. Una vez triturada la nuez la reservamos  fuera. 
  2. Ahora vamos a triturar la avena. La introducimos en la thermomix y utilizamos el mismo sistema anterior. Trituramos unos segundos a velocidad 5-8 hasta convertirla en harina. La reservamos también en un bol a parte. 
  3. Introducimos en la thermomix los huevos, la mantequilla cortada en dados y la miel y mezclamos 1 minuto en velocidad 3.
  4. Agregamos la avena que habíamos reservado, la harina integral, la canela y la sal y mezclamos 15 segundos en velocidad 2.
  5. Ahora que ya casi tenemos la masa lista añadimos la nuez reservada y mezclamos 10 segundos en velocidad 3.
  6. Volcamos la masa sobre la encimera y hacemos una bola con ella. La masa puede estar algo pegajosa pero debe trabajarse bien. Ahora es el momento de darle forma a las galletas. Tenemos dos opciones. Podemos coger una porción con la mano, darle forma redonda y aplastarla o bien cogemos una porción grande, la estiramos con el rodillo sobre la mesa previamente enharinada y con un corta-pastas la recortamos. La opción que mas nos apetezca.
  7. Vamos haciendo piezas y colocándolas sobre papel de horno en la bandeja. No hace falta dejar mucha separación entre unas y otras ya que el tamaño no va aumentar significativamente durante el horneado.
  8. Una vez que tenemos todas las galletas colocadas en la bandeja podemos decorarlas por encima si nos apetece con unas pocas nueces. Ponemos el horno a 180º y una vez que haya calentado horneamos unos 20 minutos aproximadamente.  Cuando el horneado haya terminado dejamos que enfríen fuera sin manipularlas y una vez que están frías ya podemos darles el mejor destino. Si queremos conservarlas aguantan durante días en latas o envases de cierre hermético. 

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

1 2 3 6