1

NATILLAS

NATILLAS

 

 

¡Que postre tan rico y que sencillo es de hacer! La natilla es un dulce lácteo que suele ser fijo en muchas de las cartas de restauración porque es muy demandado y no conlleva mucha elaboración. ¿Os habéis fijado que casi siempre vienen servidas en cuencos muy variopintos con una galletita y un poquito de canela espolvoreada? Me las estoy imaginando y ya me viene el aroma… 

La mayoría hemos comprado algún que otro sobre de supermercado para hacerlas en casa alguna vez, pero ¿no es mejor hacerlas de forma mas natural? A parte de que van a ser mas sanas el sabor es espectacular. A penas nos lleva unos minutos elaborarlas y una vez que espesen un poco y enfríen las tenemos listas para degustar. Nos aguantan perfectamente unos días en la nevera (aunque no creo que les de tiempo a coger solera), y se pueden hacer con los ingredientes básicos que solemos tener por casa. ¡No tenemos escusa!

La mezcla y el proceso es muy fácil de llevar a cabo, solo hay una cuestión en lo que se podría incidir, que es cogerle el punto a que espesen como a cada uno mas le gusten. Las cantidades que aquí pongo de maizena están adaptadas a mi gusto, de manera que quedan ligeramente espesas (no me gusta que estén muy líquidas). Si nos gustan muy espesas añadiremos una pizca mas de maizena y si al contrario nos gustan mas bien líquidas le quitaremos un poco. Es cuestión de hacer la prueba y luego ya adaptarlas al gusto de cada uno. Os puedo asegurar que salen tremendamente ricas. ¡A mi hija le chiflan! No para de pedirme que las haga cada poco, y la verdad, me presta mucho mas hacerlas en casa que comprarlas. Si un día estáis de antojillo y os apetece, probarlas y ya me diréis si repetís o no. 

INGREDIENTES

Para 6-8 unidades.

  • 1 l de leche entera.
  • 6 huevos.
  • 200 g de azúcar.
  • 15 g de maizena.
  • 1 cda. de azúcar avainillado o esencia de vainilla.
  • Galletas tipo María.
  • Canela en polvo.

 

 

 

DE FORMA TRADICIONAL

Vamos a crear de la nada unas natillas de forma muy sencilla y rápida. Si alguna vez habéis probado a elaborar las que vienen en sobres de supermercado el proceso es muy similar, solo que aquí no utilizaremos esos sobres, las haremos de manera mas natural. 

 

ELABORACION

  1. En primer lugar ponemos toda la leche junto con la esencia de vainilla (también se puede utilizar en rama) en un cazo u olla y lo llevamos a ebullición.
  2. Mientras la leche se va calentando en un bol introducimos los huevos, el azúcar y la maizena y mezclamos todo bien con unas varillas hasta que quede unificado y no tenga ningún grumo. 
  3.  En el momento en que la leche comience a hervir reducimos a fuego lento y añadimos toda la mezcla del bol.
  4. Revolvemos constantemente con una varilla poco a poco manteniendo el fuego bajo, de está manera no se nos pegará al fondo. En el momento en que empiece a espesar (nos daremos cuenta porque empezarán a salir surcos por la superficie) la mezcla estará lista. Si nos gusta muy espesa seguimos revolviendo un poco mas. 
  5. Vertemos la mezcla en los cuencos que hayamos elegido y sumergimos unas galletas dejándolas empapadas a flote. Espolvoreamos un poquito de canela por encima y dejamos que enfríen un poco, antes de meterlas en la nevera. 
  6.  Una vez que están frías y hayan espesado un poco podemos servirlas así sin más, o bien acompañarlas con un poco de nata montada, chocolate liquido, toppins… lo que mas nos apetezca. Nos aguantan aproximadamente cuatro días dentro de la nevera. 

 

PARA LA THERMOMIX

Elaborar las natillas con la thermomix no puede ser mas fácil. Introducimos los ingredientes en la maquina, programamos diez minutos y tenemos la mezcla lista para rellenar los recipientes. 

 

ELABORACION

  1. Introducimos en la thermo la leche, los huevos, el azúcar, el aroma de vainilla o azúcar avainillado y la maizena y programamos 10 minutos a 90º en velocidad 4.
  2. Volcamos la mezcla en los recipientes que hemos elegido y a continuación hundimos una o dos galletas en cada envase empapándolas de natilla y dejándolas a flote.
  3. Espolvoreamos un poquito de canela y dejamos que enfríen un poco. Las introducimos en la nevera y las mantenemos ahí hasta que espesen un poco y las vayamos a comer.
  4. A la hora de consumirlas podemos comerlas tal cual o adornarlas de muchas maneras. A mi particularmente me encanta acompañarlas con un poquito de nata montada, chocolate liquido y toppins de chocolate. De una manera u de otra están buenísimas y son un autentico vicio. Podemos conservarlas en nevera cuatro días aproximadamente.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/




DONUTS

DONUTS

 

 

 

 

 

Donut, donut, donut… que palabra tan bonita, como nos gusta pronunciarla. ¡Qué tendrán los donuts que tanto nos llaman! ¿Será esa masa tan esponjosa que tienen? ¿Serán las coberturas que tanto sabor le aportan? ¿O será un conjunto de ambas cosas? No sabría explicar que es lo que mas me llama de este dulce con palabras, pero lo que si puedo contaros es lo fácil que es elaborarlo en casa y con la cobertura que mas nos apetezca. ¿Os animáis?

El donut, que también lo podéis conocer bajo otros nombres, tales como la dona, rosquilla, rosquita, rosca, picarón, berlina o berlín es una rosca de masa dulce frita en grasa. Es muy sencillo de elaborar, nos va a salir perfecto siempre que respetemos los tiempos de levado, antes de darle la forma y después. Para crear estos deliciosos donuts solo tenemos que elaborar la masa y dejarla reposar. Luego le sacaremos los gases e iremos dándole forma a cada pieza. Una vez que tenemos las piezas definidas las dejamos de nuevo reposar hasta que doblen su volumen y a continuación las freímos. Cuando estén todas fritas nos encargamos de la decoración como mas nos guste y después dejaremos lo mas interesante para el final, es decir , el momento de hincarles el diente.

Hay quien le gustan mucho los donuts de glaseado de azúcar, hay quien se lanza mas a por los de chocolate y luego hay quien le llama mucho la atención las versiones mas modernas de glaseado de  colores. A parte del glaseado que escojamos, podemos jugar con un montón de toppins diferentes, fideos de chocolate o de colores, crocanti de almendra, coco, lagrimas de chocolate etc. A la hora de decorar los donuts tenemos un amplio abanico de posibilidades.

En la receta que hoy os traigo tenéis varias decoraciones para escoger. He estado varios días haciendo versiones diferentes para mostraros gran variedad. Entre tanto , todo hay que decirlo, nos hemos puesto las botas en casa. Es imposible resistirse a unos buenos donuts caseros. Las cantidades que he utilizado dan para bastantes unidades. En mi caso tengo familia por todos lados y siempre acabo repartiendo por aquí y por allá, pero si queréis elaborar menos cantidad podéis reducir los ingredientes a la mitad o en la proporción que mejor os venga. Si os gusta hacer repostería casera y los donuts os chiflan es una receta que no debéis dejar pasar, os va a encantar.  

 

INGREDIENTES

Salen unas 30-35 unidades.

Para la masa

  • 100 g de harina de trigo normal.
  • 400 g de harina de fuerza.
  • 25 g de levadura fresca.
  • 250 ml de leche entera.
  • 2 huevos.
  • 60 g de mantequilla en pomada.
  • 80 g de azúcar.
  • Sal.

Para la cobertura de azúcar

  • 200 g de azúcar glass ( normal para la thermomix).
  • 40 ml de agua.

Para la cobertura de chocolate

  • 60 g de chocolate negro (mínimo 70% de grasa).
  • 20 ml de leche entera.
  • 50 g de mantequilla.
  • 100 g de azúcar glass.
  • 1 cdta. de miel.
  • Esencia de vainilla (opcional).
  • Toppins (opcional).

Para la cobertura de colores

  • Colorantes alimentarios.
  • Azúcar fondant liquido.
  • Toppins (opcional).

 

 

DE FORMA TRADICIONAL

Para hacer estos deliciosos donuts solo tenemos que elaborar la masa, trabajarla un poco y darle reposo. A partir de ahí volveremos a trabajarla, a darle forma a los donuts y dejar que reposen un ratito. Cuando hayan doblado su volumen los freímos y por último pasamos a la decoración.

 

ELABORACION

Para la masa:

  1. Comenzamos templando un poco la leche en un bol dentro del microondas. A continuación disolvemos la levadura dentro y revolvemos. Incorporamos los 100 g de harina corriente y mezclamos. Tapamos el bol y dejamos que este prefermento esponje durante media hora.
  2. Pasada esa media hora de reposo cogemos los 400 g de harina restante y hacemos un volcán sobre la mesa con ella. En su interior introducimos el prefermento anterior.
  3. A continuación vamos añadir los huevos (batidos), el azúcar y una pizca de sal. Vamos integrando poco a poco todos los ingredientes a mano hasta unificarlos.
  4. Por último vamos a amasar toda la masa añadiendo cada poco una pequeña porción de mantequilla en pomada hasta terminarla. Insistiremos con el amasado varios minutos. Si la masa se nos pega mucho a la mesa añadiremos un poco de harina, pero lo justo para poder darle la forma redonda, puesto que debe tirar a pegajosa. Una vez hecha la bola la dejamos reposar tapada durante una hora hasta que doble su volumen.

Montaje:

  1. Ahora que la masa ha doblado su volumen vamos a amasarla manualmente durante un minuto para eliminar los gases.
  2. Sobre la mesa de trabajo ligeramente enharinada estiramos toda la masa con un rodillo a un centímetro de grosor.
  3. Llegamos al punto de ir recortando las piezas de donuts e ir colocándolas separaditas sobre una bandeja o en la mesa mismamente para dejarlas reposar. Para recortar los discos podemos utilizar un par de corta-pastas, uno de 8-9 cm y otro de 4 cm aproximadamente para hacer el agujero del medio. Una vez que utilizamos  la masa vamos juntando los recortes y estirándolos de nuevo para hacer mas donuts. Así hasta terminar toda la masa.
  4. Dejamos que las piezas doblen su  volumen durante aproximadamente una hora.
  5. Una vez que hayan crecido, podemos empezar a freír las piezas. Cogemos una sartén y calentamos aceite (que sea abundante). Es muy importante la temperatura, no debe estar muy caliente, lo ideal es que oscile en unos 180º, porque si esta demasiado caliente dorará mucho por fuera y no se hará bien por dentro. Vamos friendo las piezas poco a poco, un par de minutos por ambos lados, hasta que estén doraditas. Una vez fuera las dejamos escurrir sobre papel absorbente para quitar el exceso de grasa.
  6. En el momento en que tenemos todos los donuts fritos procedemos a adornarlos con la cobertura que mas nos apetezca. A continuación os muestro varias coberturas muy sencillas de elaborar.

Coberturas:

Glaseado de azúcar:

  1. Introducimos el azúcar glass y el agua en un recipiente y con una varilla vamos mezclando bien hasta obtener una consistencia adecuada.
  2. Introducimos los donuts en el recipiente primero por un lado y luego por el otro y los dejamos escurrir sobre una bandeja de rejilla.

Glaseado de chocolate:

  1. En una pota o cacerola pequeña introducimos la mantequilla, la leche, la miel y la vainilla. La llevamos al fuego hasta que la mantequilla se funda.
  2. Añadimos el chocolate cortado en pedazos fuera del fuego y revolvemos constantemente hasta que se derrita y se mezcle bien.
  3. Agregamos el azúcar glass y batimos con la batidora hasta lograr una crema.
  4. La introducimos en un bol y vamos mojando los donuts por un lado o por ambos. Los dejamos escurrir en una rejilla y podemos adornarlos con toppins si nos apetece.

Glaseado de colores:

  1. Cogemos una porción de fondant liquido y la calentamos en el microondas dentro de un bol. Hay que leer las instrucciones de cada pack, con el bote de fondant  que yo utilizo con un minuto sería suficiente por ejemplo.
  2. Echamos unas gotas del color que mas nos guste y revolvemos con una cuchara hasta que quede todo del mismo color.
  3. Remojamos el donuts en el azúcar por una parte o por ambas si nos apetece. Añadimos toppins a nuestro gusto por encima y los dejamos reposar sobre la rejilla hasta que la cobertura endurezca.
  4. Para hacerlos de otro color repetimos el proceso desde el principio con el color que mas nos apetezca.

 

CON THERMOMIX

Con la ayuda de la thermo vamos a obtener la masa de forma muy sencilla. Una vez reposada procederemos a elaborar los donuts manualmente y cuando los tengamos fritos podemos volver a utilizarla para obtener las coberturas que nos apetezca utilizar.

 

ELABORACION

Para la masa:

  1. En primer lugar introducimos la leche en la thermo y la calentamos 1 minuto a 37º en velocidad 1.
  2. Agregamos los 100 g de harina corriente y la levadura y mezclamos 40 segundos en velocidad 3. Dejamos que la masa esponje media hora dentro de la thermomix.
  3. Una vez reposado el prefermento dentro de la thermo, incorporamos encima los huevos y el azúcar y mezclamos 10 segundos en velocidad 3 y 1/2.
  4. Añadimos los 400 g de harina de fuerza y una pizca de sal y amasamos en vaso cerrado y espiga 3 minutos.
  5. Volvemos a amasar un par de minutos mas, y durante este tiempo vamos a ir introduciendo por el bocal poco a poco la mantequilla en trocitos.
  6. Una vez terminado el amasado vamos a echar una pizca de harina y darle unos segundos de turbo a la masa para que se desprenda bien al sacarla de la thermomix. La volcamos sobre la mesa, hacemos una bola con ella y dejamos que doble su volumen durante una hora.

Montaje:

  1. Ahora que la masa ha doblado su volumen vamos a amasarla manualmente durante un minuto para eliminar los gases.
  2. Sobre la mesa de trabajo ligeramente enharinada estiramos toda la masa con un rodillo a un centímetro de grosor.
  3. Llegamos al punto de ir recortando las piezas de donuts e ir colocándolas separaditas sobre una bandeja o en la mesa mismamente para dejarlas reposar. Para recortar los discos podemos utilizar un par de corta-pastas, uno de 8-9 cm y otro de 4 cm aproximadamente para hacer el agujero del medio. Una vez que utilizamos  la masa vamos juntando los recortes y estirándolos de nuevo para hacer mas donuts. Así hasta terminar toda la masa.
  4. Dejamos que las piezas doblen su  volumen durante aproximadamente una hora.
  5. Una vez que hayan crecido, podemos empezar a freír las piezas. Cogemos una sartén y calentamos aceite (que sea abundante). Es muy importante la temperatura, no debe estar muy caliente, lo ideal es que oscile en unos 180º, porque si esta demasiado caliente dorará mucho por fuera y no se hará bien por dentro. Vamos friendo las piezas poco a poco, un par de minutos por ambos lados, hasta que estén doraditas. Una vez fuera las dejamos escurrir sobre papel absorbente para quitar el exceso de grasa.
  6. En el momento en que tenemos todos los donuts fritos procedemos a adornarlos con la cobertura que mas nos apetezca. A continuación os muestro varias coberturas muy sencillas de elaborar.

Coberturas:

Glaseado de azúcar:

  1. Introducimos en la thermo el azúcar y lo convertimos en glass un minuto en velocidad progresiva 7-10.
  2. Agregamos el agua y mezclamos un minuto en velocidad 5.
  3. Volcamos la mezcla en un bol. Vamos mojando los donuts por ambos lados en el bol recubriéndolos con la cobertura. Después solo tenemos que dejarlos reposar un poquito sobre una bandeja escurridora como podéis ver en las fotos de mas abajo.

Glaseado de chocolate:

  1. En primer lugar introducimos el azúcar y lo pulverizamos un minuto en velocidad progresiva 7-10. Después lo reservamos fuera.
  2. Incorporamos en la thermo la mantequilla, la miel, la vainilla y la leche y calentamos 3 minutos a 60º en velocidad 1.
  3. Añadimos el chocolate troceado y revolvemos un par de minutos en velocidad 2 hasta que el chocolate se derrita.
  4. Agregamos el azúcar glass reservado y mezclamos un minuto en velocidad 3. Llevamos la mezcla a un bol.
  5. Vamos impregnando los donuts en el chocolate por un lado o por ambos, como mas nos guste y los dejamos reposar un poco sobre una rejilla. Si nos apetece podemos decorarlos con toppins.

Glaseado de colores:

  1. Cogemos una porción de fondant liquido y la calentamos en el microondas dentro de un bol. Hay que leer las instrucciones de cada pack, con el bote de fondant  que yo utilizo con un minuto sería suficiente por ejemplo.
  2. Echamos unas gotas del color que mas nos guste y revolvemos con una cuchara hasta que quede todo del mismo color.
  3. Remojamos el donuts en el azúcar por una parte o por ambas si nos apetece. Añadimos toppins a nuestro gusto por encima y los dejamos reposar sobre la rejilla hasta que la cobertura endurezca.
  4. Para hacerlos de otro color repetimos el proceso desde el principio con el color que mas nos apetezca.

 

A continuación os voy a dejar el proceso de elaboración impreso en varias imágenes para que os hagáis una idea.

Una vez que obtenemos la masa la dejamos reposar durante una hora.

Después del reposo la masa ha doblado su volumen. Volvemos a trabajarla de nuevo con las manos para sacarle el aire.

Estiramos la masa a 1 cm de grosor y vamos recortando las piezas hasta terminarla toda.

Colocamos las piezas separadas y las dejamos reposar durante una hora hasta que doblen su volumen.

Freímos los donuts un par de minutos por cada lado en aceite no muy caliente (sobre 180º) y los dejamos escurrir en papel absorbente.

Si optamos por la cobertura de glaseado de azúcar mojamos los donuts por ambos lados y dejamos que escurran.

Si utilizamos la cobertura de chocolate podemos mojar los donuts por un lado solo o bien por los dos lados. Después  decidimos si añadimos toppins o no.

Para cubrirlo de fondant de colores preparamos una porción de fondant liquido de cada color y remojamos los donuts por un lado o por ambos.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/




GALLETAS DE AVENA Y NUEZ

GALLETAS DE AVENA Y NUEZ

 

 

¿Quién dijo que la repostería no puede ser sana? Sí es verdad que la mayoría de las recetas llevan azúcar, harinas refinadas e ingredientes de alto contenido calórico, pero comer algún dulce  con moderación, de vez en cuando, no tiene porqué perjudicarnos. Se puede combinar de tanto en tanto algún manjar de este tipo  con una dieta sana  y equilibrada, todo en su justa medida.

Ahora bien, si también nos apetece de vez en cuando cocinar y utilizar ingredientes mas sanos y nutritivos siempre tenemos opciones. Es cuestión de ir sustituyendo ingredientes, buscando variantes mas saludables, con mayor cantidad de fibra, mas nutrientes, sin pasar por procesos de refinación , etc. Un ejemplo de esta manera de elaborar es la receta que hoy os traigo, que en su mayoría contiene ingredientes con mayores beneficios para la salud comparado con otro tipo de recetas de pastelería.

¿Por que me dio por estas galletas de repente? Siempre tengo por casa Avena (suelo hacerle gachas de vez en cuando a mi hija o tortitas con avena para todos), también harina integral (me encanta hacer pan y bizcochos caseros y muchas veces la combino con la harina de siempre), los frutos secos y la miel nunca faltan en la despensa… El otro día tenía un popurrí de ingredientes de este tipo y me apeteció hacer algo de repostería con ellos. Me acorde de la cantidad de galletas que hay por el supermercado integrales con avena. Ojeé unas cuantas recetas por Internet, para ver todas las variantes que la gente suele utilizar e hice esta versioncilla de todas ellas. Espero que os guste y os animéis a probar.

 

INGREDIENTES

  • 150 g de harina integral.
  • 100 g de avena normal o integral.
  • 100 g de nueces (alguna mas si queremos decorar las galletas).
  • 80 g de mantequilla.
  • 100 g de miel.
  • 2 huevos.
  • Canela.
  • Sal.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Elaborar estas galletas tan sanas es pan comido. Mezclamos ingredientes, formamos la masa, les damos forma y directas al horno. No necesitan reposo y en unos minutos las tenemos sobre la mesa enfriando. 

 

ELABORACION

  1. Comenzamos introduciendo en un bol los huevos, la miel y la mantequilla. Con la ayuda de la batidora mezclamos bien todos los ingredientes. 
  2. Agregamos la avena, la harina, la canela y la sal y vamos mezclando todo con una cuchara hasta que quede unificado. La avena debemos introducirla reducida a arenilla, para ello utilizaremos un molinillo o robot de cocina. 
  3. Por ultimo trituramos las nueces con el molinillo o un robot como mas nos apetezca utilizarlas, finas, en pequeños granitos o trocitos mas grandes. Una vez reducida, añadimos la nuez a la masa y seguimos mezclándolo todo. 
  4. Hacemos una bola con la masa y ya podemos proceder a darles forma a las galletas. Para ello tenemos dos opciones. La primera es coger una porción, aplastarla con la mano e ir dándole forma redonda. La otra opción es coger una porción un poco grande, estirarla sobre la mesa enharinada con el rodillo y cortar la galleta con un corta-pastas. De una manera u otra vamos haciendo piezas y colocándolas sobre papel de horno en la bandeja.
  5. Ponemos el horno a 180º. No es necesario dejar mucha separación entre las galletas porque no van a crecer mucho durante el horneado. Si nos apetece podemos decorarlas por encima con unas pocas nueces. Una vez que el horno esté caliente horneamos durante 20 minutos.
  6. Sacamos las galletas del horno y las dejamos enfriar sin manipularlas. En el momento en  que estén frías ya podemos deleitarnos con esta receta tan nutritiva y sana. Si queremos conservarlas, aguantan perfectamente durante días metidas en latas o envases de cierre hermético.

 

CON THERMOMIX

Elaborar estas galletas con la thermomix no nos va a llevar nada de tiempo. Introducimos ingredientes poco a poco y obtenemos una masa con la que podemos trabajar en el momento, no necesita reposos. De la maquina a la mesa, y de la mesa al horno. 

 

ELABORACION

  1. En primer lugar vamos a triturar las nueces al grosor que mas nos apetezca. Para ello las introducimos en la thermomix y las trituramos en velocidad 5-8 unos segundos. A mi me gusta reducirlas a harina pero podéis dejarlas en granitos o trocitos mas grandes, como mas os guste. Una vez triturada la nuez la reservamos  fuera. 
  2. Ahora vamos a triturar la avena. La introducimos en la thermomix y utilizamos el mismo sistema anterior. Trituramos unos segundos a velocidad 5-8 hasta convertirla en harina. La reservamos también en un bol a parte. 
  3. Introducimos en la thermomix los huevos, la mantequilla cortada en dados y la miel y mezclamos 1 minuto en velocidad 3.
  4. Agregamos la avena que habíamos reservado, la harina integral, la canela y la sal y mezclamos 15 segundos en velocidad 2.
  5. Ahora que ya casi tenemos la masa lista añadimos la nuez reservada y mezclamos 10 segundos en velocidad 3.
  6. Volcamos la masa sobre la encimera y hacemos una bola con ella. La masa puede estar algo pegajosa pero debe trabajarse bien. Ahora es el momento de darle forma a las galletas. Tenemos dos opciones. Podemos coger una porción con la mano, darle forma redonda y aplastarla o bien cogemos una porción grande, la estiramos con el rodillo sobre la mesa previamente enharinada y con un corta-pastas la recortamos. La opción que mas nos apetezca.
  7. Vamos haciendo piezas y colocándolas sobre papel de horno en la bandeja. No hace falta dejar mucha separación entre unas y otras ya que el tamaño no va aumentar significativamente durante el horneado.
  8. Una vez que tenemos todas las galletas colocadas en la bandeja podemos decorarlas por encima si nos apetece con unas pocas nueces. Ponemos el horno a 180º y una vez que haya calentado horneamos unos 20 minutos aproximadamente.  Cuando el horneado haya terminado dejamos que enfríen fuera sin manipularlas y una vez que están frías ya podemos darles el mejor destino. Si queremos conservarlas aguantan durante días en latas o envases de cierre hermético. 

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/




TARTA DE SANTIAGO

TARTA DE SANTIAGO

 

 

TARTA CON BASE DE PASTA QUEBRADA DULCE

 

¿Quién no ha probado alguna vez la tarta de Santiago? El que no lo haya hecho que tire la primera piedra… La tarta es muy conocida  porque la podemos encontrar a través de todo el camino Compostelano, desde Roncesvalles hasta Santiago de Compostela. Un delicioso manjar muy sencillo por la poca cantidad de ingredientes que lleva, pero muy sorprendente por su sabor inigualable.

Para elaborar la tarta se utilizan tres ingredientes básicos, tales como huevos, almendra y azúcar. A partir de ahí podemos añadirle algún elemento aromatizador, limón, naranja, canela… Es muy sencilla de hacer, puesto que al final se trata de un bizcocho hecho con almendra molida, solo hay que hacer la mezcla de ingredientes y hornear.

Podemos elaborar la tarta como dije anteriormente, como un bizcocho básico o podemos complicarnos un poco mas y encamisarla con una base de pasta quebrada dulce. Si nos apetece añadirle ese extra es muy sencillo, la base quebrada se hace muy rápido y con un poco de reposo en nevera ya podemos maniobrar con ella. La estiramos sobre el molde forrando superficie y paredes, la cocemos un poco en blanco y luego introducimos el relleno normal en su interior para hornear de nuevo. Tanto de manera habitual, como si fuera un bizcocho o con la base quebrada dulce, las dos versiones son estupendas.

Como un pequeño apunte recomendaré siempre comprar la almendra cruda entera o en mitades, tostarla un poco para restarle humedad y molerla antes de su uso. De todas maneras se puede comprar ya molida, tostada… al gusto de cada uno. Dicho esto os dejo la receta que hace años, allá por el 2006, me pasaron en el modulo de pastelería que cursé en mi formación y que desde entonces he ido utilizando a lo largo de este tiempo. Adaptada a la thermomix y con pasos muy sencillos espero que os guste.

 

INGREDIENTES

TARTA DE SANTIAGO

  • 4 huevos.
  • 300 g de almendra cruda.
  • 200 g de azúcar glass (normal para thermomix).
  • Ralladura de medio limón.
  • Un poco de azúcar glass extra para decorar.

 

TARTA DE SANTIAGO CON BASE DE PASTA QUEBRADA DULCE

PARA LA PASTA QUEBRADA DULCE:

  • 250 g de harina de trigo.
  • 1 huevo.
  • 100 g de azúcar glass (normal para thermomix).
  • 125 g de mantequilla.
  • Sal.

PARA EL RELLENO:

  • 4 huevos.
  • 300 g de almendra cruda.
  • 200 g de azúcar glass (normal para thermomix).
  • Ralladura de medio limón.
  • Un poco de azúcar glass  extra para decorar.

 

DE FORMA TRADICIONAL

A continuación voy a explicar en pasos muy breves y concisos como elaborar la tarta de Santiago original Gallega y como podemos hacerla también añadiéndole un extra, una base de pasta quebrada dulce. Si os apetece probar la de toda la vida, que es muy sencilla y el resultado todos lo conocemos, está de escandalo, quedaros con la primera opción. Si queréis liar un poco mas la madeja y hacerla con otra variante lanzaros a la segunda opción y a ver cual os gusta más. De las dos formas la tarta está de muerte, eso está garantizado.

 

ELABORACION

TARTA DE SANTIAGO

  1.  En primer lugar vamos a tostar un poco la almendra para restarle humedad y reducir su nivel de aceite. Este paso es opcional, si queremos lo hacemos y sino nos lo saltamos. Extendemos la almendra cruda por la bandeja del horno y la introducimos unos 10 minutos a 170º. Una vez fuera del horno dejamos que enfríe.
  2.  En un bol introducimos el azúcar y los huevos y los mezclamos con varilla hasta que la mezcla quede blanquecina.
  3.  Añadimos la ralladura de medio limón y agregamos la almendra una vez que esté fría. Si la tenemos entera o en mitades debemos de molerla finita o con un poco de grosor (al gusto de cada uno) para añadirla reducida. Una vez que la incorporamos revolvemos toda la mezcla hasta integrar bien los ingredientes. No debemos de batirla , sino mezclarla.
  4. Engrasamos un molde con un poquito de aceite  y añadimos la mezcla anterior.  Horneamos en el hueco central durante aproximadamente 45 minutos a 180º, el tiempo dependerá del horno, algunos necesitaran unos minutos menos y otros unos minutos mas.
  5. Una vez fuera del horno dejamos que la tarta enfríe y la desmoldamos. Para decorarla con la cruz de Santiago es muy sencillo. Nos metemos en Google, descargamos una plantilla de la cruz, la imprimimos y la recortamos. Ponemos la cruz posada en el centro de la tarta y con un colador y azúcar glass vamos esparciendo el azúcar sobre la superficie hasta cubrirlo todo. Levantamos la plantilla con cuidado y la cruz queda perfectamente visible.

 

TARTA DE SANTIAGO CON BASE DE PASTA QUEBRADA DULCE

 

PARA LA MASA QUEBRADA DULCE:

  1. En primer lugar vamos a elaborar la base para la tarta. Extendemos sobre la mesa de trabajo la harina y la mantequilla fría cortada en dados. Con los dedos vamos mezclando ambos ingredientes hasta que formen migas , sin trabajarlo en exceso.
  2. Añadimos el huevo (batido), el azúcar y la sal y seguimos mezclando con las manos hasta conseguir una masa homogénea, siempre sin excedernos, en el momento en que ya tenga la textura de una masa integrada y podamos darle forma la boleamos y la envolvemos en papel film. La dejamos reposar media hora en la nevera.
  3. Una vez que ya ha reposado la vamos a encontrar mas manejable. Con un rodillo y siempre espolvoreando con un poquito de harina para que no se nos pegue a la mesa extendemos la masa de manera que nos de para cubrir la base del molde que vamos a utilizar (lo ideal es uno de entre 24 y 28 cm de diámetro).
  4. Engrasamos el molde con un poquito de aceite y lo encamisamos con la masa, tanto la superficie como dos o tres cm de altura por los laterales. Una vez que cubrimos el molde pinchamos con un tenedor la masa, ponemos un poco de papel albal por encima y lo rellenamos con algo de peso para cocerlo al horno en blanco (lo mas fácil es esparcir unos pocos garbanzos). Horneamos en el hueco central unos 15 minutos a 160º.
  5. Pasado este tiempo sacamos el molde del horno y quitamos el papel albal y los garbanzos. Ahora es el momento de hacer el relleno y cubrir la base para hornear la tarta de nuevo.

RELLENO Y MONTAJE:

  1.  Comenzamos tostando la almendra en el centro del horno unos 10 minutos a 170º para quitarle un poco de humedad y aceites. Dejamos que enfríe. Si la tenemos entera o en mitades trituramos como si fuera harina o con un poco de grosor, al gusto de cada uno. La reservamos.
  2. En un bol introducimos los huevos y el azúcar y batimos hasta que la mezcla blanquee un poco.
  3. Agregamos al bol la ralladura de limón y la almendra y mezclamos todo con una lengua o cuchara. No es necesario batir, solo mezclar. Una vez que el relleno está listo lo volcamos sobre la base de pasta quebrada dulce que hemos cocido en blanco anteriormente e introducimos el molde en el horno. Horneamos a 180º unos 50-55 minutos. Si vemos que a última hora tuesta mucho por arriba podemos cubrir la superficie con papel albal los últimos minutos.
  4. Una ver fuera del horno esperamos a que enfríe un poco y desmoldamos para decorar. Ornamentar la tarta con la cruz de Santiago es muy sencillo. Descargamos una plantilla de internet, la recortamos y la posamos en el centro de la superficie. Espolvoreamos todo por encima con azúcar glass con la ayuda de un colador y acto seguido levantamos con cuidado la plantilla. La cruz va a quedar perfectamente visible y en cuanto la tarta enfríe del todo ya podemos hincarle el diente y disfrutar.

 

CON THERMOMIX

Gracias a la thermomix podemos hacer en un santiamén la tarta de Santiago corriente. Si nos apetece añadirle el extra de la base quebrada dulce en tres sencillos pasos obtenemos esta base y tras un pequeño reposo montamos la tarta también en menos que canta un gallo. De una forma u otra apenas nos va a llevar tiempo, y el resultado siempre va a ser positivo. 

 

ELABORACION

TARTA DE SANTIAGO

  1. En primer lugar vamos a tostar un poco la almendra para restarle humedad y aceite. Este paso es optativo, no obligatorio. Para ello extendemos toda la almendra por la bandeja del horno y la calentamos en el hueco central unos diez minutos a 170º. Cuando esté horneada dejamos que enfríe fuera. 
  2. Una vez que está fría vamos a reducir la almendra si es que la hemos cogido en mitades o entera. Para ello la introducimos en la thermomix y programamos 20 segundos en velocidad 5. La reservamos en un bol aparte. 
  3. Introducimos el azúcar en la thermo y lo pulverizamos 15 segundos en velocidad 10.
  4. Añadimos la ralladura de medio limón y los huevos y mezclamos 10 segundos en velocidad 4.
  5. Agregamos la almendra reservada y mezclamos 7 segundos en velocidad 3.
  6. Engrasamos el molde que vamos a utilizar (lo ideal es que tenga entre 24 y 28 cm de diámetro) con un poco de aceite y volcamos el relleno en el interior. Horneamos unos 45 minutos a 180º. 
  7. Una vez que está fuera del horno dejamos que enfríe y desmoldamos. Después podemos proceder a ornamentar la tarta. Para hacer la cruz de Santiago es muy sencillo. Descargamos una plantilla por internet, la imprimimos y la recortamos. Posamos la plantilla en el centro de la tarta y con la ayuda de un colador vamos cubriendo toda la superficie de azúcar glass. Una vez cubierta quitamos con cuidado la plantilla y la cruz de Santiago va a quedar perfectamente reflejada. 

 

TARTA DE SANTIAGO CON BASE DE PASTA QUEBRADA DULCE

 

PARA LA MASA QUEBRADA DULCE:

  1. En primer lugar vamos a pulverizar el azúcar de la base quebrada en la thermo unos 30 segundos en velocidad progresiva 5-10 hasta convertirlo en azúcar glass.
  2. Agregamos encima la harina, el huevo, la sal y la mantequilla en dados (fría de nevera). Mezclamos 15 segundos en velocidad 4.
  3. Sacamos la masa sobre la encimera y con las manos la integramos y hacemos una bola. No debemos amasarla, solo unificarla. Envolvemos en film la masa y la llevamos media hora a la nevera.
  4. Una vez reposada espolvoreamos harina por la mesa de trabajo y por encima de la masa para que no se nos pegue y con la ayuda del rodillo vamos extendiéndola  lo suficiente para cubrir el molde que vayamos a utilizar , tanto la base como unos dos o tres centímetros de pared.
  5. Encamisamos el molde con la masa y la pinchamos con el tenedor por todos lados. Cubrimos la superficie con papel albal y con algo de peso (los garbanzos son ideales) para hornearla en blanco. Horneamos en el hueco central unos 15 minutos a 160º. Una vez fuera del horno retiramos el papel albal y el peso que le hayamos puesto y procedemos a elaborar el relleno para volver a hornear posteriormente.

 

RELLENO Y MONTAJE:

  1.  Comenzamos tostando un poco la almendra del relleno para eliminar humedad y aceites. Este paso no es obligatorio pero si recomendable. Extendemos la almendra por la bandeja del horno y horneamos unos 10 minutos a 170º.
  2.  Una vez que la almendra haya enfriado del todo vamos a triturarla en caso de que la hayamos cogido entera o en mitades. Para ello la introducimos en la thermo y programamos 20 segundos en velocidad 5. Si ya la hemos cogido triturada nos saltamos este paso. La reservamos en un bol.
  3. Introducimos en la thermo el azúcar del relleno y lo convertimos en glass programando 15 segundos en velocidad 10.
  4. Añadimos la ralladura de medio limón y los huevos y mezclamos 10 segundos en velocidad 4.
  5. Integramos la almendra reservada y mezclamos 7 segundos en velocidad 3.
  6. Ahora que tenemos el relleno vamos a volcar la mezcla sobre la base de masa quebrada dulce que hemos horneado un poco previamente. Llevamos de nuevo el molde al horno a 180º unos 50-55 minutos. Si vemos que a última hora tuesta mucho por arriba podemos cubrir la superficie con papel albal los últimos minutos.
  7.  Una vez fuera del horno esperamos a que la tarta enfríe un poco y desmoldamos. Cuando esté fría del todo ya podemos decorarla y que mejor que colocar la típica cruz de Santiago. Para ello podemos descargar una plantilla de la cruz de internet, imprimirla y recortarla. La posamos sobre el centro de la tarta y con la ayuda de un colador vamos espolvoreando azúcar glass hasta cubrir toda la superficie. Cuando esté toda cubierta levantamos la plantilla con cuidado y voilá, ya tenemos la cruz pintada. De esta manera obtenemos una variedad de la tarta que sin duda no nos va a dejar indiferentes.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/




ROSQUILLAS DE ANIS

 

ROSQUILLAS DE ANIS

 

 

 

¿Quién no recuerda haberse cogido un empachamiento bárbaro de rosquillas alguna vez? Suele pasar que cuando piensas en comer una o dos al final estas haciendo la digestión con un lote completo. Las rosquillas a veces son como las pipas, es un no parar…

Tenemos muchas clases  en el mundo repostero, pero sin duda la primera que se nos viene a la cabeza al pronunciar el nombre es la clásica rosquilla de anís, la que  mas se viene elaborando desde los principios en casa de nuestros abuelos, padres etc. Y es que están tan ricas… Hay muchas versiones para elaborarlas, es la típica receta que podremos encontrar escrita a mano en algún cajón olvidado con la tinta ya medio desgastada por el paso de los años. 

La rosquilla, cuyo nombre hace honor a la forma de rosca que se le confiere, no es mas que una masa frita o horneada, ya sea mas o menos esponjosa, o de masa hojaldrada, que se obtiene de forma muy sencilla y rápida.  Aquí en España, particularmente, suele ser una receta muy típica de la semana santa. Y la que hoy os traigo, es una versión mas de las que tanto nos gustan  en Gijón , las que llevan el toque de anís, también conocidas como rosquillas tontas.

Dentro de la clasificación de las rosquillas las tontas encabezan la lista dada la sencillez con la que se elaboran, pero también hay mas tipos que merece la pena probar, tal como las rosquillas listas (llevan una capa de azúcar glass o van emborrachadas), las rosquillas francesas (se rebozan en almendra picada), las rosquillas ciegas (típicas de Valencia, no llevan agujero en el medio) y las rosquillas de Santa Clara (bañadas en clara de huevo y con una capa de merengue seco). Estas últimas en particular me encantan y probablemente sea una de la recetas que añadiré próximamente. Ahora que conocemos todas las rosquillas que existen en nuestro país vamos a ir dándole forma a las que encabezan la lista, las famosas rosquillas de anís. Comenzamos con la receta.

 

INGREDIENTES

(Para 30-40 piezas)

  • 500 g de harina de trigo.
  • 200 g de azúcar.
  • 100 ml de aceite de girasol.
  • 100 ml de leche.
  • 70 ml de anís.
  • 1 huevo.
  • 1 sobre de levadura en polvo (tipo Royal).
  • Ralladura de limón.
  • Sal.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Vamos a elaborar la masa de la forma mas sencilla, batiendo todos los ingredientes y mezclando con la harina poco a poco. Una vez lista le damos forma a las rosquillas  y a la sartén.

ELABORACION

  1. En primer lugar vamos a coger un bol e introducir en él la leche, el huevo, el azúcar, el anís, el aceite y la ralladura de limón. Con la ayuda de una batidora batimos todo hasta que quede una mezcla homogénea.
  2. Esparcimos sobre la mesa la harina junto con  la sal y la levadura  en forma de volcán. Introducimos en el interior del volcán la mezcla del bol y vamos integrando y amasando a mano todo poco a poco hasta obtener una masa consistente. Se ha de trabajar bien, no se nos debe pegar a las manos, si fuese así añadiríamos un poco mas de harina hasta cogerle el punto. Dejamos reposar la masa media hora.
  3. Una vez reposada la masa comenzamos a darle forma a las rosquillas. A mi particularmente me gusta dejarlas todas preparadas y luego ponerme a freír, pero podéis hacer todo a la vez, de la forma que os sea mas sencillo. Para darle forma cogemos una porción del tamaño deseado, le damos forma de bola y con un dedo la atravesamos por la mitad para hacerle un agujero y le vamos dando la forma de rosquilla. También podemos hacer un churro alargado con la masa y unirlo en forma de anillo.
  4.  Cogemos una sartén y echamos abundante aceite (que prácticamente pueda cubrir las rosquillas), la llevamos al fuego y dejamos una temperatura intermedia (si está demasiado caliente las rosquillas tostarán mucho por fuera y quedarán crudas por dentro).
  5. Vamos introduciendo por tandas las rosquillas y friéndolas. Les daremos vuelta cuando doren por la parte baja y cuando estén doraditas por ambos lados las sacamos a una fuente sobre papel absorbente. Podemos salpicarlas con un poquito de azúcar normal, azúcar glass, canela.. lo que mas nos apetezca. Y con esto y un colocadito o un café menudo desayuno o merienda nos preparamos.

 

CON THERMOMIX

Con la thermomix vamos a elaborar la masa de las rosquillas de forma muy rápida, la dejamos reposar un rato y ya podemos darle forma y freír.

ELABORACION

  1. En primer lugar comenzamos reduciendo el azúcar normal en azúcar glass. Para ello lo trituramos durante 30 segundos en velocidad progresiva 7-10.
  2. Agregamos el anís, el huevo, el aceite, la leche  y la ralladura de limón y programamos 20 segundos en velocidad 6.
  3. Añadimos al vaso la mitad de la harina junto con la sal y la levadura y mezclamos 10 segundos en velocidad 7.
  4. Incorporamos el resto de la harina y volvemos a mezclar de nuevo 10 segundos o hasta que la masa esté bien  integrada. No debe de quedar pegajosa, se debe soltar bien del vaso, en caso no ser así añadiremos un poco mas de harina y marcaremos unos segundos en velocidad espiga para mezclarlo bien.
  5. Sacamos la masa sobre la encimera, mezclamos bien con las manos y hacemos una bola con ella. La dejamos reposar media hora. Después, ya podemos darle forma. 
    Cogemos una porción del tamaño deseado y hacemos una bola con ella, atravesamos con un dedo la bola por la mitad y con el agujero hecho vamos dándole forma. También podemos hacer un churro alargado con la masa y unirlo como un anillo. Yo soy partidaria de darle forma a toda la masa y después freír tranquilamente, pero podéis hacerlo todo a la vez si os apetece mas.
  6. Una vez que tenemos las rosquillas formadas , llenamos una sartén con abundante aceite (de manera que prácticamente cubra las rosquillas) y lo calentamos a temperatura intermedia. El aceite no debe de estar muy caliente porque sino dorarán demasiado por fuera y quedarán crudas por dentro.
  7. Vamos friéndolas por un lado y por el otro hasta que estén doradas por ambos lados y las sacamos a una fuente sobre papel absorbente para quitar el exceso de aceite. Las cubrimos con un poco de azúcar normal, azúcar glass o canela y ya tenemos nuestras rosquillas caseras listas para degustar.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/




OREJAS DE CARNAVAL

OREJAS DE CARNAVAL

 

 

 

 

Hoy vengo a la carga con un postre gallego. Resulta que hace unas semanas una de mis cuñadas me agrego a un grupo de repostería gallega de Facebook en el que me dijo que colgaban unos postres de escandalo. Rápidamente le di a aceptar y le eche un vistazo. Así a priori me impactaron muchísimo las imágenes de los dulces que los usuarios colgaban, literalmente se me caía la baba con algunas publicaciones. Luego me metí en algunas recetas y la verdad que me llamó mucho la atención la repostería de esta zona, tiene todo muy buena pinta. Contiene recetas muy destacadas de Galicia pero se pueden colgar de cualquier tipo. Os voy a dejar aquí el enlace por si os apetece echarle un vistazo e incorporaros al grupo https://www.facebook.com/groups/lambonadasdegalicia 

La cuestión es que hace unas semanas, durante los días de carnaval, los usuarios de este grupo en concreto empezaron a colgar sus dulces de temporada. Los mas publicadas eran las filloas (lo que aquí conocemos como frixuelos), las flores y las orejas. He de confesar que una repostera asidua como yo nunca antes había visto las orejas y me picó el gusanillo. Empecé a navegar por Google, a ojear diferentes recetas y procedimientos y me animé a hacerlas. Mirando los ingredientes que mas se utilizan, versioné a mi manera la elaboración y me puse manos a la obra. El resultado, espectacular. He de decir que nos encantaron las orejas y creo que se van a convertir en el referente de nuestro carnaval a partir de ahora (y fuera de fechas probablemente también caigan de vez en cuando).

Para entrar un poco en materia os diré que las orejas de carnaval o «orellas de entroido´´ son un postre tradicional tanto de la zona de Galicia como de León. Reciben este nombre porque se les suele dar la forma de oreja a la hora de freírlas, pero al final  tampoco tiene mucha importancia, le podemos dar el aspecto que mas nos guste. Se trata de una masa frita compuesta principalmente por harina, manteca, huevo, leche, agua, limón, aceite y canela. En la versión que hoy os  traigo he utilizado mantequilla en vez de manteca de cerdo y ralladura de naranja en vez de limón, podéis utilizar lo que mas a mano tengáis. Al final, una vez que les damos la forma a las orejas y las freímos, espolvoreamos un poco de azúcar glass y canela por encima y están de muerte. Os animo a probarlas y que me contéis que tal os han salido ¡Espero que os gusten tanto como a nosotros!

 

INGREDIENTES

  • 500 g de harina de trigo.
  • 1 huevo grande o dos pequeños.
  • 100 g de mantequilla.
  • 100 g de azúcar glass (normal para la thermomix).
  • 50 ml de leche entera.
  • 50 ml de agua.
  • 80 ml de anís.
  • Ralladura de naranja.
  • Canela y azúcar glass para espolvorear.
  • Sal.

 

 

DE FORMA TRADICIONAL

Elaborar las orejas de carnaval es muy sencillo. Solo debemos unificar todos los ingredientes hasta conseguir una masa, darle un poco de reposo, estirar y freír. La masa es muy manejable, y una vez que estén en la sartén es dorarlas un poquito nada mas. Con ingredientes básicos del todo vamos a obtener una buena merendola.

 

ELABORACION

  1. En primer lugar comenzamos introduciendo en un bol la mantequilla (a temperatura ambiente), el agua, la leche, la ralladura de naranja, el huevo, el azúcar, el anís y la sal. Con la ayuda de una batidora mezclamos todo bien hasta que no queden grumos.
  2. Agregamos la harina y vamos a integrarla bien en la mezcla manualmente hasta obtener una masa homogénea. Es una masa muy manejable, no debería de quedar pegajosa, se trabaja y moldea muy bien. Hacemos una bola con ella, la enfilmamos y la dejamos reposar una hora a temperatura ambiente.
  3. Pasado el tiempo de reposo vamos a ir moldeando las orejas. Podemos ir dándoles la forma y friendo todo a la vez. Cogemos porciones de masa y con la ayuda de un rodillo las estiramos muy finas, como si fueran papel. Cuanto mas finas mas ricas están. La masa no se debería pegar, pero si así fuera podemos utilizar un poco de aceite para estirarla y bañar el rodillo.  Con la ayuda de un cuchillo o herramienta de cortar vamos ir haciendo formas indefinidas tirando a triangulares, de manera que le podamos dar forma plegando el vértice, aunque la forma tampoco es muy importante, yo al final le acabé dando la que surgió sobre la marcha.
  4. Calentamos abundante aceite en una sartén y a temperatura media vamos a ir friéndolas vuelta y vuelta hasta que estén doraditas, se hacen bastante rápido. Como observareis se crean burbujitas en la masa, es totalmente normal. Según las vamos sacando las colocamos sobre papel absorbente para quitar el exceso de aceite y las espolvoreamos con un poquito de azúcar lustre y canela.  Recomiendo comerlas el mismo día que es cuando mas sabrosas están. De todas maneras para guardarlas mejor en latas o envases con cierre hermético.

 

CON THERMOMIX

En tres sencillos pasos vamos a obtener la masa de las orejas. Una vez reposada le damos forma, freímos y espolvoreamos con azúcar y canela.

 

ELABORACION

  1. En primer lugar introducimos la mantequilla en la Thermomix. Si preferimos usar la manteca de cerdo en vez de mantequilla también nos valdría. Programamos un minuto a 37º en velocidad 2.
  2. Añadimos el huevo, el azúcar, la leche, el agua, el anís, la sal y la ralladura de naranja y mezclamos 20 segundos en velocidad 2.
  3. Por último agregamos la harina y amasamos en espiga 2 minutos. Una vez lista la masa la volcamos sobre la mesa de trabajo y la boleamos. Enfilmamos la bola y la dejamos reposar una hora a temperatura ambiente.
  4. En el momento en que la masa esta reposada le quitamos el papel film y vamos a darle forma. Veremos que es muy manejable, no es necesario espolvorear harina para estirarla pues se trabaja muy bien con ella tal cual está. En caso de utilizar usaríamos aceite tanto para la mesa como para el rodillo. Cogemos pequeñas porciones y las estiramos con el rodillo  muy finas, como si fuera papel. Cuanto mas fina sea la masa mas ricas van a estar.  Recortamos piezas irregulares tirando a  triangulares, de manera que le podamos dar un poco de forma plegando el vértice. De todas maneras la forma no importa mucho, le podemos dar la que mas nos apetezca. Abajo os muestro las fotos del proceso para que os hagáis una idea.
  5. Calentamos abundante aceite en una sartén y vamos friendo las piezas vuelta y vuelta hasta que estén doraditas. Se fríen bastante rápido, de manera que podemos ir friendo y estirando masa y recortando todo a la vez. Un truco que leí a una bloguera y que me gusto mucho para que el aceite no se nos requeme y se mantenga limpio es introducir un trozo de piel de naranja o limón dentro mientras cocinamos, cambiándolo por otro en el momento en que se ponga negro.
  6. Mientras las piezas están friendo, veremos que se forman burbujitas en la masa. Es normal, es así como deben de quedar. Sacamos las piezas una vez fritas sobre papel absorbente y espolvoreamos en caliente un poco de azúcar lustre y canela por encima. Un buen café y una orejitas hacen una buena combinación para las tardes de carnaval.

 

Masa de las orejas

Estirado y recorte de las piezas

Fritura vuelta y vuelta

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/




GALLETAS COOKIES

GALLETAS COOKIES

 

 

 

¡Tengo un miniproblema con las cookies! Son las galletas que mas me gustan y el problema es que no puedo comer menos de seis o siete seguidas. Procuro comerlas de muy en muy, porque el día que me pongo, preparo un cafelito, empiezo por la primera y es un no parar. Mira que hay galletas en el mercado, pero no se que me pasa con este tipo en cuestión, que me nublan el cerebro y no soy capaz de comer una o dos para mantener un poco la línea ,me desboco en cuanto cae un paquete en mis manos. Pero bueno, hay que mirar el lado positivo, que todos los problemas sean así…

Estoy segura de que todos las habéis probado, hay muchas marcas en los supermercados. Si sois muy forofos de las cookies, os recomiendo que probéis las del Lidl. Están de muerte. Y si os apetece elaborarlas en casa, con la ayuda de  ingredientes muy básicos es pan comido. Tenéis muchas recetas por la red, y todas tienen una pinta estupenda. Suelen llevar los mismos ingredientes, solo que unos y otros jugamos un poco con las cantidades a nuestro gusto personal. Si os apetece probar esta versión os voy a indicar con pasos sencillos como obtener la masa. Después podéis darles forma de la manera que mas os guste, a mano o con moldes o corta-pastas. De ambas maneras quedan muy bonitas.

Las cookies son unas galletas de mantequilla muy sabrosas cuyo punto fuerte son las pepitas o lagrimas de chocolate que llevan incorporadas y les da ese toque tan especial. En la receta he añadido las pepitas tanto dentro de la masa como por la superficie.  Siempre podemos jugar un poco al gusto con la cantidad de chocolate, de azúcar , de mantequilla… elegir un tipo de azúcar o combinar blanco con moreno… tenemos muchas opciones para barajar. Si os apetece probar esta receta, no perdáis letra y seguir leyendo.

 

INGREDIENTES

 

(Para 15-20 cookies)

  • 400 g de harina de trigo.
  • 125 g de azúcar normal.
  • 125 g de azúcar moreno.
  • 200 g de mantequilla (temperatura ambiente).
  • 2 huevos.
  • 1 cucharadita de levadura en polvo (tipo Royal).
  • 250 g de pepitas o lágrimas de chocolate.
  • Esencia de vainilla.
  • Sal.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Con la ayuda de la batidora y el arte de nuestras manos a vamos obtener una cookies realmente sabrosas y espectaculares. Lo único que recalcaría para trabajar la masa de lo mejor forma es utilizar la mantequilla a temperatura ambiente, ni fundida, ni fría de nevera. Con que la saquemos dos o tres horas antes de utilizarla de la nevera es suficiente.

 

ELABORACION

  1.  Comenzamos la receta cogiendo un bol grande y vertiendo en él los dos tipos de azúcar junto con la mantequilla. Cogemos la batidora y mezclamos bien hasta que se forme una crema.
  2. Añadimos los huevos y volvemos a mezclar.
  3. Integramos la levadura, la sal, la esencia de vainilla y la mitad de harina y seguimos mezclando de nuevo. Posteriormente añadimos la otra mitad de la harina y terminamos de integrarlo todo.
  4. Una vez que tenemos la masa lista la sacamos del bol, la volcamos sobre la mesa de trabajo e incorporamos manualmente unos 200 gramos de pepitas de chocolate. El resto las dejamos para después. Mezclamos bien hasta que queden repartidas y hacemos una bola con la masa.
  5.  Colocamos papel de horno sobre las bandejas y comenzamos a darle forma a las galletas. Tenemos dos opciones. O bien cogemos una porción al tamaño deseado de masa y con la mano la aplastamos y le vamos dando la forma redonda o bien cogemos la porción y la extendemos con el rodillo sobre la mesa y con un corta-pastas recortamos la forma. De una manera u otra las vamos posando en las bandejas sin dejar mucha separación puesto que no van a crecer mucho durante el horneado.
  6. Una vez que hemos terminado toda la masa y tenemos todas las galletas extendidas vamos a ir colocando las pepitas que reservamos sobre la superficie, se trata de apoyarlas y hundirlas ligeramente. Precalentamos el horno a 180º.
  7. Horneamos las galletas durante 15-17 minutos, hasta que la superficie esté doradita. Recomiendo no pasarse del tiempo, ya que unos minutos mas arriba o abajo se nota la diferencia. Dejamos que enfríen sin tocarlas fuera del horno y ya las tenemos listas para mojar en un buen chocolate o directamente para hincarle el diente.

 

CON THERMOMIX

En tan solo un paso vamos a obtener la masa de las galletas con la ayuda de la thermo. Una vez fuera del vaso solo nos queda integrar el chocolate y empezar a darles formas. Es una masa que no necesita reposo ni nevera, se trabaja recién hecha y es muy cómoda de manejar.

 

ELABORACION

  1. En primer lugar introducimos en la thermo todos los ingredientes menos las pepitas de chocolate. Mezclamos  20 segundos en velocidad 5. Es importante que la mantequilla esté a temperatura ambiente para que la masa se maneje bien.
  2. Una vez que tenemos la masa la volcamos sobre la encimera donde vamos a trabajarla y a mano integramos unos 200 gramos de pepitas de chocolate (reservamos el resto para mas adelante). Mezclamos bien todas las pepitas entre la masa para que queden distribuidas y hacemos una bola grande con ella.
  3. A partir de aquí ya podemos ir creando las galletas. Cogemos una porción del tamaño que mas nos apetezca hacer la galleta y hacemos una bola con ella. Podemos darle forma de dos maneras distintas. O bien la aplastamos manualmente y le vamos dando forma con la mano o bien como he hecho en este caso extendemos la porción con el rodillo al grosor deseado y con un corta-pastas circular recortamos la galleta. De esta última forma la galleta queda mas redonda y definida, es cuestión de gustos. Según vamos creando las galletas las vamos posando en  la bandeja de horno sobre el papel adecuado. No es necesario dejar mucha separación entre ellas pues apenas crecen durante el horneado.
  4. Una vez que hemos obtenido todas las galletas, por lo tanto hemos terminado la masa, vamos a distribuir por la superficie el resto de las lagrimas de chocolate que nos quedaron pendientes. Se trata de posarlas y hundirlas un poquito con la mano.
  5. Precalentamos el horno a 180º y horneamos las galletas durante 15-17 minutos aproximadamente o hasta que las veamos doraditas. Una vez fuera del horno dejamos que enfríen  sin tocarlas ni juntarlas (las pepitas todavía están calientes y derriten fácil). Cuando estén  frías ya las tenemos preparadas para degustar en el momento que mas nos apetezca. Si las queremos conservar aguantan varios días dentro de las típicas latas de las pastas o de cualquier envase con cierre hermético.

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/




BIZCOCHOS DE SOLETILLA

BIZCOCHOS DE SOLETILLA

 

 

¡Que recuerdos me traen estos bizcochitos! Creo que no los comía desde que era pequeña. Cuando era mas niña me encantaba remojarlos en la leche y me los podía comer a docenas. Con el paso del tiempo fui dejándolos a un lado y dándole prioridad a otro tipo de alimentos en el desayuno, pero ahora que tengo una niña pequeña creo que voy a retomar su consumo, solo que esta vez, los voy a elaborar yo misma de forma casera. 

Me acordé de estos bizcochitos al coger una receta del bizcocho de plancha soletilla, quería utilizarla para hacer un tiramisú. Al final, no hice tiramisú, opté por hacer los bizcochitos a ver si de verdad me recordaban al sabor de los de siempre, los que comía de pequeña. Tiempo a hacer el tiramisú siempre queda. Los hice en plan sencillo, escudiñando la masa con una manga pastelera sobre el papel de horno y el resultado me gustó mucho. Verdaderamente el sabor es muy similar a los comprados. Decidí que pasaría a ser una las elaboraciones bases para dejar caer de vez en cuando en el desayuno o en la merienda. Para darles forma más definida me cogí unos moldes por Amazon y ahora ya se encuentra entres mis recetas preferidas. 

Los bizcochos de soletilla son unas galletas dulces elaboradas a partir de una masa de bizcocho ligero, suaves, esponjadas y algo secas (de ahí que se suelan remojar en leche a la hora de comerlas). Habitualmente tienen forma redondeada, alargada y aplanada. A veces se utilizan como ingrediente secundario para otro tipo de elaboraciones, mas comúnmente para la tarta de tiramisú y la de carlota. Son de ese tipo de galletas que no puedes coger una o dos, una vez que empiezas van rodando hacia el estomago en carrera. Si os apetece probarlas, ya sea elaboradas sobre papel de horno o en moldes aquí os dejo una receta que no os va a defraudar. ¡Que aproveche!

 

INGREDIENTES

(Para 30 unidades)

  • 4 huevos.
  • 110 g de azúcar.
  • 80 g de harina de trigo.
  • 80 g de maizena (harina de maíz).
  • Azúcar glass para espolvorear.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Elaborar la masa es muy sencillo, solo tenemos que desclarar los huevos y montar las mezclas por separado. Una vez todo integrado le damos forma sobre la bandeja y enseguida tenemos nuestros bizcochitos de soletilla listos.

ELABORACION

  1. En primer lugar vamos a desclarar los huevos en dos cuencos grandes. En uno introducimos las yemas y en el otro las claras.
  2. Integramos al bol de las claras 80 g de azúcar y con la ayuda de una batidora o robot de cocina vamos a montar bien la mezcla hasta obtener un merengue consistente.
  3. Por otro lado, añadimos 30 g de azúcar en el bol de las yemas y batimos bien la mezcla hasta que quede blanquecina y unificada.
  4. Incorporamos poco a poco la segunda mezcla de las yemas sobre el merengue mezclando a mano con una varilla grande.
  5. Una vez que esta bien mezclado  vamos a ir agregando suavemente los dos tipos de harina con la varilla,  integrándolos  con movimientos suaves y envolventes hasta que nos quede una mezcla homogénea. 
  6. En este momento ya tenemos la masa lista. Precalentamos el horno a 180º con calor por arriba y por abajo. Cogemos una manga pastelera con una boquilla grande redonda y lisa y la rellenamos con la masa. Sobre la bandeja forrada con papel de horno escudiñamos las piezas de soletilla haciendo tiras de 3 cm de ancho por 8 cm de largo o como mas nos guste. Si disponemos de moldes como ha sido mi caso (yo los adquirí a través de amazon), pincelamos los huecos con un poco de aceite y los rellenamos hasta cubrirlos.
  7. Con la ayuda de un colador vamos a ir espolvoreando azúcar glass un par de veces sobre cada pieza. Horneamos los bizcochitos unos 10-12 minutos o hasta que veamos que empiezan a dorar por los laterales. 
  8. Sacamos las piezas del horno, dejamos que enfríen un poco y desmoldamos. Colocamos los bizcochitos sobre un plato o bandeja y ya los tenemos listos para comer en el momento. Si nos apetece conservarlos durante días , aguantan bastante dentro de latas o envases con cierre hermético. Espero que los disfrutéis. 

ANTES DE HORNEAR Si utilizamos moldes determinados debemos rellenar los huecos con la masa hasta que queden cubiertos a ras. 

DESPUES DEL HORNEADO Veremos que crecen en el horneado cogiendo una forma definida. Están listos cuando empiezan a dorar un poco por los laterales.

CON THERMOMIX

Con la thermomix vamos a ir integrando todos los ingredientes poco a poco y en unos sencillos pasos tenemos lista la masa para escudiñar sobre las bandejas. 

PREPARACION

  1. Comenzamos colocando la mariposa dentro de la thermomix. Agregamos las 4 claras y los 80 g de azúcar. La thermo debe de estar bien seca para que pueda montar el merengue. Programamos 5 minutos a velocidad 3 y medio. Una vez pasado el tiempo reservamos el merengue a parte.
  2. Introducimos en la thermo las 4 yemas y los 30 g de azúcar y programamos 2 minutos a 37º en velocidad 2. 
  3. Pasados los dos minutos añadimos el merengue y programamos 30 segundos a velocidad 2.
  4. Incorporamos la harina y la maizena y mezclamos 5 segundos en velocidad 2 y medio. Ya tenemos lista la masa de soletilla.
  5. Cogemos una manga pastelera con una boquilla redonda lisa y la rellenamos con la masa. Si tenemos moldes cubrimos los huecos hasta el ras de la superficie como vemos en la foto superior. Si lo vamos a hacer sobre el papel de horno directamente escudiñamos tiras de unos 3 cm de ancho y 8 cm de largo aproximadamente dejando separación entre ellas. 
  6. Cogemos un poquito de azúcar lustre y a través de un colador pequeño vamos espolvoreando la superficie un par de veces sobre cada pieza. 
  7. Por último horneamos las piezas a 180º con calor por arriba y por abajo unos 10-12 minutos o hasta que veamos que los laterales empiezan a dorar. Sacamos del horno la bandeja y una vez que enfríen podemos retirarlos del molde o del papel y colocarlos en una fuente o recipiente dejándolos listos para degustar. Si queremos podemos conservar los bizcochitos durante bastantes días en una lata o envase de cierre hermético.

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/

https://www.facebook.com/midulcepecado4/

 




TARTA DE ZANAHORIA – CARROT CAKE

TARTA DE ZANAHORIA CARROT CAKE

 

 

Hace ya mucho tiempo que tenía ganas de probar la famosa carrot cake. Parece que nos gusta mas llamarla así antes que tarta de zanahoria, ¿por que será? ¿Sera que suena mas interesante en inglés? No lo sé, pero la llamemos de una manera u otra por fin pude apagar ese run run que sonaba en mi cabeza continuamente desde hace semanas ya, con un «tengo que hacerla este finde´´ , «este no puedo, para el próximo´´ «uy me faltan ingredientes, pues mañana será…´´ llevo una temporada así y ahora ya puedo decir que me desquité.

Unos meses atrás, ojeando la revista de publicidad de los supermercados de Lidl que me llega al buzón de casa, encontré una versión de la tarta en la que me gustó mucho el esquema de composición, sencillo y muy pintoresco. Bizcocho, relleno de crema y virutillas de chocolate de ornamentación. Así que siguiendo ese formato me dispuse a elaborar una versión similar, cambiando el bizcocho y la crema y haciéndolos a mi manera.

Para ser la primera vez que la hago puedo decir que no cambiaría nada, queda muy suave, nada empalagosa y con el toque diferente que la zanahoria proporciona a cualquier receta dulce es todo un postrazo. El otro día nos juntamos a comer con mi madre, uno de mis hermanos y familia (ya no nos podemos juntar todos debido a la pandemia y procuramos no ser mas de seis en el momento que coincidamos en alguna casa), y la verdad es que la tarta  iba entrando sola pese a que somos de buen llambiar y estábamos ya empachados de la comida. Tubo mucho éxito.

El proceso de elaboración es muy sencillo. El bizcocho sale muy jugoso y por tanto no hace falta calarlo de almíbar, las virutas de chocolate las podemos hacer nosotros mismos con una tableta de chocolate negro de fundir y la crema  para el relleno se hace muy rápidamente. No hay excusa para no probar esta tarta. Si os apetece poneros manos a la masa aquí os dejo la receta explicada de la forma más sencilla.

 

INGREDIENTES

( 8-10 RACIONES)

PARA EL BIZCOCHO

  • 300 g de zanahorias ya peladas.
  • 250 g de azúcar.
  • 3 huevos.
  • 250 ml de aceite de girasol.
  • 350 g de harina de trigo.
  • 1 sobre de levadura química (tipo Royal).
  • 100-120 g de pasas (opcional).
  • Esencia de vainilla (opcional).
  • Nuez moscada (opcional).
  • Sal.

PARA EL RELLENO (CREMA DE QUESO)

  • 100 g de azúcar glass (normal para la thermomix).
  • 500 g de queso crema (tipo Philadelphia).
  • 500 ml de nata para montar.

PARA LA DECORACION

  • 200 g de chocolate en tableta para fundir.

 

DE FORMA TRADICIONAL

La tarta de zanahoria no da tanto trabajo como a priori pueda parecer, podéis hacerla en una tarde con unos pasos muy sencillos. Elaboramos el bizcocho, y mientras éste enfría nos ponemos a obtener el relleno y el chocolate para decorar. De esta manera lo hacemos todo seguido y en un tris ya estamos montando la tarta.

ELABORACION

Para el bizcocho:

  1. En primer lugar vamos a pelar las zanahorias. Después con la ayuda de un rallador o maquina de cocina procedemos a rallarlas  o triturarlas muy finas en un cuenco. Luego las reservamos.
  2. En un bol grande partimos los huevos, introducimos el azúcar y con la batidora vamos a batir enérgicamente hasta obtener una mezcla homogénea y clarita.
  3. Añadimos el aceite y seguimos batiendo hasta integrarlo bien. Agregamos la harina poco a poco, el sobre de levadura, la esencia de vainilla, la nuez moscada y la sal y volvemos a batir de nuevo.
  4. Incorporamos la zanahoria rallada que hemos reservado y con la batidora mezclamos bien hasta unificar la mezcla. Por último agregamos las pasas y las mezclamos durante unos segundos mas.
  5. Precalentamos el horno a 180º con calor por arriba y por abajo y engrasamos el molde que vamos a utilizar con aceite (en mi caso usé uno de 26 cm de diámetro).
  6. Una vez que el horno esté caliente introducimos la bandeja con el bizcocho en la segunda rejilla empezando por abajo y horneamos aproximadamente durante una hora. Veremos que el bizcocho está listo cuando pinchando con un cuchillo este nos salga limpio del todo. Lo sacamos del horno y dejamos que enfríe para poder abrirlo.

Para el relleno:

  1. Mientras el bizcocho enfría podemos dedicarnos a elaborar el relleno de crema de queso y las virutas de chocolate para cubrir posteriormente.  Para hacer el relleno vamos a coger un bol grande e introducir en él el azúcar glass, el queso en crema y la nata montada.
  2. Con la ayuda de la batidora (recomiendo media hora antes poner las varillas en el congelador para que estén bien frías) vamos a batir enérgicamente todos los ingredientes hasta obtener la crema final. Sabremos que está lista en el momento en el que al coger una cucharada y darle la vuelta la crema permanezca intacta y no se nos caiga de la cuchara fácilmente. Reservamos la crema y nos ponemos a elaborar las virutas de chocolate.

Para las virutas de chocolate:

  1. Hacer virutas de  chocolate es muy sencillo.  Solo necesitamos el chocolate para fundir y una espátula de cocina. Cogemos la tableta de chocolate, la partimos en trozos y los fundimos al baño maría. El baño maría se hace colocando el chocolate en un recipiente y a su vez este debe estar dentro de otro que contenga algo de agua, se lleva a ebullición a fuego intermedio y se va revolviendo hasta que esté bien fundido.
  2. Una vez que tenemos el chocolate líquido vamos a estirarlo con la ayuda de un sable por encima de la encimera de la cocina o una superficie fría, hasta que quede de un grosor lo mas  fino posible.
  3. Dejamos que enfríe durante unos minutos y luego con la ayuda de la espátula vamos a ir rascándolo suavemente, obteniendo las virutas que deseamos. Una vez que hemos acabado con todo el chocolate reservamos las virutas en un plato.

Montaje:

  1. Ahora que ya tenemos el bizcocho listo, el relleno elaborado y las virutas a nuestra disposición vamos a empezar a montar la tarta. Para ello vamos a dividir en primer lugar el bizcocho en tres partes iguales con la ayuda de un cuchillo grande de sierra.
  2. Cogemos la bandeja o la base sobre la que vamos a montar la tarta y colocamos una primera porción del bizcocho. Nos hacemos con una manga pastelera y una boquilla grande rizada y la rellenamos con la crema. Cubrimos el bizcocho haciendo líneas con la manga o bien puntadas como se  puede apreciar en la foto.
  3. Una vez cubierta la primera base de bizcocho colocamos encima del relleno la segunda capa. Con la manga volvemos a rellenar toda la base  y repetimos el proceso con la tercera y última capa de bizcocho.
  4. Por último, solo nos quedaría darle un toque de ornamentación a la tarta. En este caso vamos a pedirle colaboración a las virutas de chocolate, esparciéndolas todas poco a poco hasta cubrir la crema de queso por la superficie y dando así por finalizado el proceso. Mantenemos la tarta en la nevera hasta el momento de consumirla. Nos viene de maravilla como postre de cualquier comida o cena señalada o para completar una rica merienda.

CON THERMOMIX

A la hora de elaborar esta tarta podemos utilizar la thermomix para toda su estructura, para obtener el bizcocho, para elaborar la crema de queso e incluso para fundir el chocolate a la hora de hacer las virutas de ornamentación.

ELABORACIÓN

Para el bizcocho:

  1. Inicialmente pelamos todas las zanahorias, las cortamos en cachitos y las introducimos en la thermomix. Las trituramos 5 segundos en velocidad 6 y las reservamos en un bol a parte.
  2. Incorporamos el azúcar y los huevos en la thermo y programamos 6 minutos a 37º en velocidad 4.
  3. Añadimos el aceite y mezclamos 6 segundos en velocidad 5.
  4. Añadimos la harina, la levadura, la sal, la vainilla y la nuez moscada y mezclamos de nuevo todo 6 segundos en velocidad 6.
  5. Agregamos la zanahoria reservada y mezclamos 10 segundos en velocidad 6.
  6. Por último añadimos las pasas y las mezclamos 3 segundos en velocidad 5.
  7. Precalentamos el horno a 180º con calor por arriba y por abajo. Engrasamos las paredes y el suelo del molde que vayamos a utilizar con un poco de aceite  (en mi caso usé uno de 26 cm de diámetro) y volcamos la mezcla dentro.
  8. Introducimos el molde en la segunda rejilla del horno empezando por abajo y dejamos que se hornee durante una hora aproximadamente. Sabremos que está listo cuando al pinchar con un cuchillo este nos salga limpio del todo. Retiramos el bizcocho y dejamos que enfríe.

Para el relleno:

  1. En primer lugar vamos a introducir el azúcar en la thermo y darle unos golpes de turbo hasta reducirlo a azúcar glass.
  2. Colocamos la mariposa y agregamos toda la nata de montar y el queso crema que hayamos elegido. Programamos la maquina en velocidad 3 1/2 sin tiempo. Tendremos que pararla cada poco hasta obtener la textura adecuada. Sabremos que está lista cuando al coger una cucharada y darle la vuelta el relleno se mantenga intacto y no se caiga fácilmente. Una vez listo lo reservamos en un bol grande para ponernos a trabajar el chocolate.

Para las virutas:

  1. Para la elaborar las virutas vamos a lavar bien la thermomix y secarla. Introducimos dentro la tableta de chocolate para fundir en trocitos y programamos 5 minutos a 37º en velocidad 4. Observamos a ver que textura tiene y vamos agregando algo mas de tiempo hasta que el chocolate esté liquido del todo.
  2. Una vez listo volcamos el chocolate sobre la encimera de la cocina o una superficie muy fría y lo estiramos con un sable hasta que quede muy fino. Dejamos que enfríe durante unos minutos y con la ayuda de una espátula de cocina vamos a ir rascándolo, de manera que se va cortando a trocitos y así obtenemos nuestras virutillas de chocolate. Las reservamos en un plato.

Para el montaje:

En el montaje ya no precisaremos de la thermomix, lo haremos de la misma forma que  de la tradicional. Para ello haré un copia y pega.

  1. Ahora que ya tenemos el bizcocho listo, el relleno elaborado y las virutas a nuestra disposición vamos a empezar a montar la tarta. Para ello vamos a dividir en primer lugar el bizcocho en tres partes iguales con la ayuda de un cuchillo grande de sierra.
  2. Cogemos la bandeja o la base sobre la que vamos a montar la tarta y colocamos una primera porción del bizcocho. Nos hacemos con una manga pastelera y una boquilla grande rizada y la rellenamos con la crema. Cubrimos el bizcocho haciendo líneas con la manga o bien puntadas como se  puede apreciar en la foto.
  3. Una vez cubierta la primera base de bizcocho colocamos encima del relleno la segunda capa. Con la manga volvemos a rellenar toda la base  y repetimos el proceso con la tercera y última capa de bizcocho.
  4. Por último, solo nos quedaría darle un toque de ornamentación a la tarta. En este caso vamos a pedirle colaboración a las virutas de chocolate, esparciéndolas todas poco a poco hasta cubrir la crema de queso por la superficie y dando así por finalizado el proceso. Mantenemos la tarta en la nevera hasta el momento de consumirla. De esta manera tan sencilla tenemos nuestra carrot cake casera para degustar cuando mas nos apetezca.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/




MARAÑUELAS DE AVILES

MARAÑUELAS DE AVILES

 

 

Hace ya algún tiempo subí una receta de marañuelas, las marañuelas de Candás, una parroquia de mi tierrina Asturiana. Pues bien, el otro día, pasando el fin de semana por las montañas  del occidente, me preguntó una vecina de allí que vivía en la ciudad de Avilés si alguna vez había probado las marañuelas, pero no las de Luanco ni las de Candás, sino las de Avilés. Cual fue mi sorpresa que yo no sabía que había otra especialidad de marañuelas en Asturias, y entonces ya me picó la curiosidad.

Esta vecina, siempre tan amable, me dio la receta que ella lleva haciendo muchos años  en su ciudad, y nada tienen que ver unas con otras. Las marañuelas de Luanco y Candás son una especie de galletas o pastas dulces, mientras que las de Avilés son mas bien unos panes dulces. Ambas muy diferentes pero de un sabor excepcional. Me apunté la receta, la hice en casa, y como me gusto mucho, decidí subirla al blog. Prácticamente la subo igual, lo único que he añadido es un pequeño almíbar para pintarlas por fuera y darles un toque extra de brillo.

Como dije anteriormente, las marañuelas de Avilés son unas pequeñas piezas de masa de pan dulce, tipo brioche. Están compuestas por ingredientes muy esenciales y tienen una forma muy característica, vienen presentadas en forma de lazos. Por puntualizar algo, diría que su textura  y sabor  me recuerda un poco a la masa del roscón de reyes, para que os hagáis una idea.

Elaborar estas marañuelas es muy fácil, solo debemos de tener en cuenta que requiere mucho tiempo de levado, entonces hemos de ser previsores. Por lo demás , es todo cogerle la maña y el punto. Una vez que haces la primera el resto es pan comido. Os animo a probar este pan tan blandito  y dulce que entra solo, acompañado, o bien sumergido en un buen café o chocolate a la taza, a gusto del consumidor.

 

INGREDIENTES

(Para 8-10 piezas)

  • 550 g de harina de trigo.
  • 50 ml de leche.
  • 150 g de azúcar.
  • 3 huevos.
  • 45 g de levadura fresca.
  • 125 g de manteca de cerdo.
  • Ralladura de limón.
  • Sal.
  • Almibar (50 ml de agua y 50 g de azúcar). Es opcional.

 

DE FORMA TRADICIONAL

Elaborar estas  ricas marañuelas es muy sencillo. Lo único que debemos de tener en cuenta es que la masa requiere de varias horas de levado, por lo tanto recomiendo hacerla una noche y dejarla levando hasta el día siguiente. Una vez reposada le damos la forma característica a cada pieza y después del horneado podemos disfrutarlas junto con un esplendido café.

ELABORACION

  1.  En primer lugar vamos a elaborar la masa. Recomiendo hacerla de noche y dejarla levando hasta el día siguiente. Para ello cogemos la harina y formamos un volcán con ella sobre la mesa de trabajo.
  2. Templamos un poco la leche en el microondas y disolvemos la levadura fresca  de panadería en ella. Introducimos la mezcla en el interior del volcán y hacemos lo mismo con el resto de ingredientes, los huevos, el azúcar, la manteca de cerdo, la ralladura de limón y la sal.
  3. Ahora que tenemos el volcán de harina relleno vamos a ir mezclando y  amasando todos los ingredientes a mano poco a poco hasta obtener una masa homogénea. Debe quedar  algo pegajosa, si vemos que esta demasiado añadimos un poquito de harina para darle la forma redonda.
  4. Introducimos la bola de masa en un bol grande , lo tapamos con un paño y lo dejamos fuera de nevera toda la noche levando.
  5. Antes de trabajar la masa vamos a hacer un pequeño almibar (la receta original no lo requiere pero yo creo que le da un toque muy chic). Lo hacemos despues de elaborar la masa o al día siguiente, tanto da. Llevamos a ebullición el agua y el azúcar y una vez que hierba dejamos que enfríe.
  6. Una vez reposada la masa durante unas cuantas horas, al día siguiente, podemos empezar a darle forma en el momento que mas nos apetezca. Para elaborar la primera pieza vamos a coger una porción de masa , del tamaño de un limón aproximadamente, y vamos a desgasificarla con las manos. Acto seguido hacemos una bola redonda con ella, la posamos sobre papel vegetal en la bandeja del horno,  y le hacemos cuatro cortes con el cuchillo en forma de lazo como se aprecia en la foto.
  7. Cogemos otra porción mucho mas pequeña de masa, la desgasificamos, le damos cuatro cortes también y la colocamos encima de la primera  porción. Con una brocha pintamos toda la superficie y alrededores de la pieza con un poco de huevo batido. Repetimos todo el proceso hasta obtener varias piezas y terminar la masa.
  8. Una vez que tenemos las piezas repartidas por la bandeja , con una pequeña separación porque crecen durante el horneado, vamos a introducirlas en el horno precalentado a 180º. Las colocamos en el medio y las horneamos durante aproximadamente 15-20 minutos, hasta que estén doradas.
  9. Sacamos las piezas del horno y con una brocha vamos a ir pintándolas por fuera con el almíbar para darles un poco de brillo y dulzor. Dejamos que enfríen y ya tenemos listas nuestras  deliciosas marañuelas para degustar cuando mas nos apetezca.

 

CON THERMOMIX

A la hora de hacer la masa de las marañuelas en la thermomix divagué un poco por internet para encontrar referencias. No encontré ninguna receta  hecha con la thermo así que me propuse adaptarla yo misma. Lo intenté de la manera mas simplificada posible y al final conseguí cogerle el punto. Así que si os apetece probar ya tenéis una forma muy sencilla de obtener estas ricas marañuelas.

ELABORACION

  1. Como dije anteriormente lo ideal es hacer la masa y dejarla levando durante varias horas , por tanto es mas sencillo elaborarla de noche y dejarla levando hasta el dia siguiente. Para comenzar la receta vamos a ir introduciendo en la thermomix la leche y calentándola durante un minuto a 37º y velocidad 2.
  2. Agregamos la levadura y mezclamos 5 segundos en velocidad 5.
  3. Añadimos los huevos, el azúcar y la manteca y programamos 10 segundos en velocidad 6.
  4. Agregamos la mitad de la harina, la ralladura de limón y la sal y mezclamos 10 segundos a velocidad 6. Añadimos la otra mitad de la harina  y volvemos a mezclar 10 segundos en velocidad 6.
  5. Una vez que tenemos mezclados todos los ingredientes programamos la maquina para amasar durante 5 minutos  en vaso cerrado, espiga.
  6. Cuando el amasado finalice, si vemos que  la masa está muy pegajosa añadimos un poco de harina y le damos un golpe de turbo para que salga sin dificultad de la thermomix. Volcamos la masa sobre la mesa algo enharinada y hacemos una bola con ella. La dejamos dentro de un bol tapado con un paño toda la noche levando.
  7. Antes de trabajar la masa vamos a hacer el almíbar para abrillantar las piezas mas tarde. Para ello introducimos en la thermo el azúcar y el agua y programamos 7 minutos , 100º , velocidad 2. Introducimos el almíbar en un vaso y dejamos que enfríe.
  8. Una vez reposada la masa durante unas cuantas horas, al día siguiente, podemos empezar a darle forma en el momento que mas nos apetezca. Para elaborar la primera pieza vamos a coger una porción de masa , del tamaño de un limón aproximadamente, y vamos a desgasificarla con las manos. Acto seguido hacemos una bola redonda con ella, la posamos sobre papel vegetal en la bandeja del horno,  y le hacemos cuatro cortes con el cuchillo en forma de lazo como se aprecia en la foto.
  9. Cogemos otra porción mucho mas pequeña de masa, la desgasificamos, le damos cuatro cortes también y la colocamos encima de la primera  porción. Con una brocha pintamos toda la superficie y alrededores de la pieza con un poco de huevo batido. Repetimos todo el proceso hasta obtener varias piezas y terminar la masa.
  10. Una vez que tenemos las piezas repartidas por la bandeja  , con una pequeña separación porque crecen durante el horneado, vamos a introducirlas en el horno precalentado a 180º. Las colocamos en el medio y las horneamos durante aproximadamente 15-20 minutos, hasta que estén doradas.
  11. Sacamos las piezas del horno y con una brocha vamos a ir pintándolas por fuera con el almíbar para darles un poco de brillo y dulzor. Dejamos que enfríen y ya tenemos listas nuestras deliciosas marañuelas caseras.

 

Si os ha gustado la receta y os apetece, podéis seguirme  en mis otras redes sociales:

https://www.instagram.com/almudenaalvarezperez/ https://www.facebook.com/midulcepecado4/